Curso Teoría del Delito
© Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
Docentes:
- Johanny Elizabeth Castillo Sabarí
- Ramón Bá...
“sólo actúa antijurídicamente el que comete plenamente un delito mediante una
acción típica y no justificada cometida culp...
Las normas imperativas surgen con
exclusividad del ordenamiento jurídico penal
En cambio, las normas
permisivas pueden
Pro...
Definición causas de justificación:
“es una situación especial en la que el ordenamiento jurídico permite la lesión de un ...
Se trata de aquellos puntos de partida axiológicos que permiten explicar los
fundamentos de las causas de justificación.
T...
Causas de
justificación más
tradicionales
Legítima
defensa
Estado de
necesidad
Conflicto
de deberes
-agresión ilegítima, f...
Fundamento.
Superadas las discusiones en torno a considerar la legítima defensa como
causa de inimputabilidad o de inculpa...
Concepto de legítima defensa.
La legítima defensa es una causa de justificación prevista en la mayoría de los
códigos pena...
El Código Penal Dominicano, al igual que los de otras latitudes, ha previsto y regulado
la legítima defensa. En los artícu...
Para que la legítima defensa exista han de concurrir los requisitos siguientes:
a.­ agresión ilegítima y actual a bienes i...
A esto hay que agregar, que esta agresión ilegítima de la que se defiende la persona
afectada o de la que se defiende a un...
2o.-Necesidad racional del medio empleado para impedirla o
repelerla. Se habla de necesidad racional, cuando se utiliza el...
3o.-Falta de provocación suficiente por parte del que se defiende. Es
necesario examinar si ha habido o no provocación por...
La legítima defensa, aunque se encuentra prevista en la ley, no se puede dejar
de tener en cuenta que el juzgador, tiene u...
¡Muchas gracias!
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

ENJ-2-301: Presentación Módulo VII: Antijuricidad y Justificación Curso Teoría del Delito AJP

519 visualizaciones

Publicado el

ENJ-2-301: Presentación Módulo VII: Antijuricidad y Justificación Curso Teoría del Delito AJP

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
519
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
112
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

ENJ-2-301: Presentación Módulo VII: Antijuricidad y Justificación Curso Teoría del Delito AJP

  1. 1. Curso Teoría del Delito © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014 Docentes: - Johanny Elizabeth Castillo Sabarí - Ramón Báez Rodríguez - Francisca Gabiela García - Eduardo Antonio Núñez Vásquez Módulo VII: Antijuricidad y Justificación
  2. 2. “sólo actúa antijurídicamente el que comete plenamente un delito mediante una acción típica y no justificada cometida culpablemente, constituyéndose de esa forma la tipicidad en un indicio de antijuridicidad” (Molina Fernández) La Antijuricidad EL ORDENAMIENTO JURÍDICO PENAL SE COMPONE DE DOS TIPOS DE NORMAS Normas imperativas: Son las normas “principales” del sistema normativo del derecho penal y las que definen o estipulan un deber de actuar (cuya lesión da lugar a los delitos de omisión) o de omitir (cuya lesión da lugar a los delitos de comisión). La infracción de esas normas se analiza en la tipicidad. Normas permisivas: Son las normas que definen un permiso o facultad para actuar, aún cuando ese ejercicio o facultad implique la lesión de una norma imperativa. En la teoría del delito estas normas dan lugar a las eximentes denominadas “causas de justificación”
  3. 3. Las normas imperativas surgen con exclusividad del ordenamiento jurídico penal En cambio, las normas permisivas pueden Provenir del código penal sustantivo, como sucede con las causas de justificación más clásicas (ej. Legítima defensa) Provenir de sectores externos al derecho penal, como sucede con los permisos que provienen del derecho procesal penal, del derecho administrativo, del derecho civil, etc. La Antijuricidad
  4. 4. Definición causas de justificación: “es una situación especial en la que el ordenamiento jurídico permite la lesión de un bien jurídico, es decir, permite la realización de una conducta típica, en principio lesiva, en principio prohibida (enunciado general prohibitivo), la cual queda después matizada por otro enunciado ocasionalmente permisivo”. La Antijuricidad Efecto sistemático de las causas de justificación: - Excluye la antijuridicidad - La exclusión de la antijuridicidad del comportamiento del autor, se traslada y beneficia al participe. Proviene de una norma permisiva, que son aquellas normas que definen un permiso o facultad para actuar, aún cuando ese ejercicio o facultad implique la lesión a una norma imperativa. En la teoría del delito las normas permisivas son las que dan lugar a las eximentes denominadas “causas de justificación”; Teniendo por normas imperativas aquellas que definen o estipulan un deber de actuar o de omitir. Significa la contrariedad al derecho de la conducta realizada por el agente productor del resultado lesivo. Las causas de justificación excluyen la antijuridicidad.
  5. 5. Se trata de aquellos puntos de partida axiológicos que permiten explicar los fundamentos de las causas de justificación. Teorías sobre el fundamento axiológico de las causas de justificación Teorías monistas Teorías pluralistas Con un único punto de vista pretenden fundamentar todas las causas de justificación (“bien preponderante” o “más utilidad que daño social”). Parten de la base de que no hay un solo presupuesto para explicar los permisos justificantes (“idea de ponderación de bienes”, “idea del fin”, “ausencia de interés”, etc.) Los fundamentos axiológicos de las causas de justificación La Antijuricidad Los principios justificantes
  6. 6. Causas de justificación más tradicionales Legítima defensa Estado de necesidad Conflicto de deberes -agresión ilegítima, falta de provocación, necesidad racional del medio empleado. -Conflicto de males o bienes (situación de necesidad de sacrificar un bien) jenidad frente al conflicto, evitación del mal mayor. -Existencia de dos deberes de diferente o similar jerarquía, imposibilidad de cumplimiento de ambos, haber sido ajeno al conflicto, cumplimiento del deber de mayor importancia. Causas de Justificación Requisitos La Antijuricidad
  7. 7. Fundamento. Superadas las discusiones en torno a considerar la legítima defensa como causa de inimputabilidad o de inculpabilidad, la doctrina mayoritaria ha entendido la legítima defensa como una causa de justificación, fundamentándola algunos en la falta de protección estatal, que provoca una delegación hipotética y condicionada del poder de policía Estatal a favor del particular por necesidad, o en el hecho de que en la legítima defensa se enfrenten el derecho y el injusto, o en la necesidad de proteger los diversos bienes jurídicos individuales - Así lo resalta Cobo del Rosal y Vives Antón en Derecho Penal Parte General. 5ta Edición. Tirant lo Blanch. Valencia 1999. P 502.-, destacando hoy en día la superación de las denominadas teorías monistas frente a la tesis dualista que afirma su fundamento por un lado en la defensa del bien jurídico atacado injustamente (necesidad de defensa individual), y por otro lado la primacía del derecho sobre lo ilícito -Jiménez Díaz María José. El exceso intensivo en la legítima defensa. Biblioteca Comares de Ciencia Jurídica. Granada 2007. P 6-, siendo el fundamento aceptado casi unánimemente en la doctrina Española. Legítima Defensa
  8. 8. Concepto de legítima defensa. La legítima defensa es una causa de justificación prevista en la mayoría de los códigos penales, y a ello no escapa la legislación dominicana. La legítima defensa no es más que una reacción ante una agresión ilegítima o injusta, y esta reacción ha de mantenerse siempre dentro de los límites de la proporcionalidad, lo que implica, que se han de evitar los excesos, por tanto, ha de guardar proporción con el bien o los bienes que se pretende resguardar. Se da el nombre de legítima defensa a aquella que es necesaria para evitar o repeler el ataque dirigido contra la persona que se defiende o contra un tercero, que puede ser extraño o pariente del defensor. El mayor impacto de la legítima defensa es que resulta en una causa de exclusión de la antijuricidad (causa de justificación), cabe deducir de ello las siguientes consecuencias: a.- No cabe la legítima defensa contra la legítima defensa (no puede hablarse de "legítima defensa recíproca; b.- Al excluir la antijuricidad, no puede deducirse a quien actúa en legítima defensa ninguna clase de responsabilidad penal, ni civil, y mucho menos, imponérsele medidas de seguridad; c.- Por considerarse una acción lícita, la legítima defensa ampara a todos los que participan en ella. Legítima Defensa
  9. 9. El Código Penal Dominicano, al igual que los de otras latitudes, ha previsto y regulado la legítima defensa. En los artículos 328 y 329, ­dispone: “Art. 328.- No hay crimen ni delito, cuando el homicidio, las heridas y los golpes se infieran por la necesidad actual de la legítima defensa de sí mismo o de otro. Art. 329.- Se reputa necesidad actual de legítima defensa, los casos siguientes: 1o. cuando se comete homicidio o se infieren heridas, o se den golpes rechazando de noche el escalamiento o rompimiento de casas, paredes o cercas, o la fractura de puertas o entradas de lugares habitados, sus viviendas o dependencias; 2o. cuando el hecho se ejecuta en defensa de agresión de los autores del robo o pillaje cometidos con violencia”. Como se puede apreciar, de la lectura de los dos artículos citados, en República Dominicana, la legítima defensa es una eximente de responsabilidad penal. Procede cuando se comete homicidio o se infieren heridas, o se den golpes, en el momento actual, en que se evita la penetración violenta a un domicilio o se evita un robo o pillaje. Pero se precisa decir, que a juicio nuestro, los casos de legítima defensa a que se refiere el legislador dominicano, son enunciativos y no limitativos, puesto que, no solamente se actúa en legítima defensa en los supuestos referidos, sino cuando se persigue la protección de la vida humana o de la integridad física frente a todo ataque injusto contra de los mismos. Legítima Defensa
  10. 10. Para que la legítima defensa exista han de concurrir los requisitos siguientes: a.­ agresión ilegítima y actual a bienes individuales; b.­ la necesidad de la defensa; y c.­ la voluntad de defensa. Jiménez de Asúa, define la agresión como el acto con el cual el agente tiende a poner en peligro o lesionar un interés jurídicamente tutelado. Para Welsel, por agresión se entiende la amenaza de lesión de intereses vitales jurídicamente protegidos, proveniente de una conducta humana, pudiendo ser una conducta positiva pero también puede tener lugar la agresión por comisión por omisión. Igualmente se entiende que la agresión debe ser actual o inminente. Para la doctrina más socorrida: “Agresión ilegítima equivale a agresión antijurídica. Ello significa que no basta que sea típica, pero también que no es preciso que sea personalmente imputable a su autor: cabe también legítima defensa frente a la agresión antijurídica de un inimputable o de quien actúa bajo una causa de exculpación. Siendo el dolo o la imprudencia elementos que condicionan el injusto en nuestro esquema finalista, la agresión ilegítima deberá ser dolosa o imprudente. No cabrá legítima defensa frente a una agresión en caso fortuito, pues tal agresión no será antijurídica”.­ (Ver Santiago Mir Puig: “Derecho Penal Parte General”, Pág. 432). En “Las causas de Justificación en el Derecho Penal. Compilación y Extractos por José N. Duque Gómez. Primera Edición. 2001. Editorial Jurídica Bolivariana. Bogota­Caracas­ Panamá­Quito. P. 63. Legítima Defensa
  11. 11. A esto hay que agregar, que esta agresión ilegítima de la que se defiende la persona afectada o de la que se defiende a un tercero, ha de ser actual, y sobre todo necesaria y proporcional a los bienes que se persigue resguardar, para lo cual es preciso hacer un balance con los medios empleados en cada caso en concreto. Este requisito es considerado esencial pues sin el no son posibles los demás (Luzón Peña Diego M. Aspectos esenciales de la Legítima Defensa. 2da edición. B de F. Montevideo­Buenos Aires. 2002. P. 527). Conforme a lo anterior, se visualiza que para que la agresión pueda dar lugar a la legítima defensa se necesita: a.- Que sea actual o inminente. De aquí se deduce: 1) Que no es necesario esperar el comienzo de la agresión, pues basta con que ésta sea inminente; y 2) que no actúa en legítima defensa quien dispara contra el agresor que huye, porque la agresión ha dejado de ser actual [la agresión de futuro y la pasada no dan lugar a legítima defensa]. Se considera, sin embargo, actual, la agresión del ladrón que huye con lo hurtado o robado. Cuando la defensa se prolonga más allá de lo que puede considerarse actual se habla de un exceso extensivo que excluye la legítima defensa tanto completa como incompleta ya que no se dará en ese caso el requisito de la agresión ilegítima. b.- Que sea ilegítima. Para que quepa la legítima defensa no basta con que haya agresión, es además necesario que dicha agresión sea ilegítima. Una agresión será legítima cuando esté amparada en una causa de justificación; en los demás casos será ilegítima. Legítima Defensa
  12. 12. 2o.-Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla. Se habla de necesidad racional, cuando se utiliza el medio de defensa menos lesivo que se tiene al alcance pero que al mismo tiempo sea seguro y suficiente para repeler o evitar la agresión, no limitándose desde luego la elección del medio de defensa a que forzosamente debe ser el menos lesivo, en tanto que habrá casos en que por las circunstancias del hecho, el agredido no podrá acceder al medio menos lesivo sin perjuicio de sufrir una agresión tal que haga ilusoria la defensa, en este caso será racional acudir al único medio de que se dispone para la defensa. Una sentencia del Tribunal supremo español de fecha 27 de septiembre de 1995 resulta muy ilustrativa al negar la racionalidad defensiva en la acción de un sujeto de defender a su compañera de los golpes que le propinaba otro y que la habían dejado inconsciente, porque le pareció excesivo que el defensor sacara una navaja de 8 centímetros de hoja clavándosela al agresor a la altura del epigastrio, interesándole el lóbulo hepático y perforándole la vena aorta, falleciendo a las pocas horas. El Tribunal Supremo consideró que la acción defensiva se podía encauzar de un modo menos lesivo, sin necesidad de un ataque mortal. Legítima Defensa
  13. 13. 3o.-Falta de provocación suficiente por parte del que se defiende. Es necesario examinar si ha habido o no provocación por parte del que se defiende. El español José Antón Oneca nos dice, por su parte, que "la provocación es un concepto distinto de la agresión ilegítima. Mientras ésta ha de ser actual o inminente, la provocación consiste en un ataque ya consumado. Pero la provocación suficiente es algo más que la condición que dio motivo o pretexto para la agresión: ha de ser proporcionada, equivalente a la respuesta agresora. Cuando ésta (la respuesta agresora) exceda la proporción, entonces el provocador se encuentra autorizado para la defensa". La jurisprudencia dominicana ha interpretado los supuestos en los cuales podrá visualizarse la existencia o no de legítima de defensa en los términos siguientes: Ha sido resuelto, que para que el agente se encuentra en estado de legítima defensa, “es de rigor que el daño que está amenazado sea grave, injusto, e inevitable”. Consultar: Suprema Corte de Justicia, 12 de abril del año 1901, B. J. No. 15, correspondiente a la Cuarta Época.- Citada por Luis E. Señor: Código Penal Dominicano Anotado 1865-1985, Primera Edición 1989, Santo Domingo, República Dominicana, Pág. 130. Legítima Defensa
  14. 14. La legítima defensa, aunque se encuentra prevista en la ley, no se puede dejar de tener en cuenta que el juzgador, tiene un margen de discrecionalidad en cuanto a su aplicación. En ese orden de ideas ha sido juzgado que: “La admisión de la legítima defensa, así como de circunstancias atenuantes a favor de un procesado, es una facultad que pertenece al poder discrecional de los jueces del fondo, cuya apreciación escapa al control de la casación”. No. 21, Seg. Abr. 2003, B. J. 1109. Conforme a la doctrina jurisprudencial, para que se reconozca la legítima defensa, es preciso que previamente exista la violación de un derecho, lo que equivale a exponer hay que estar en presencia de un ataque injusto. Al respecto ha sido sostenido que: “La legítima defensa supone que se haya actuado ante un peligro inminente por un ataque injusto que no se ha podido repeler por otros medios, lo cual no se presenta cuando se trata de personas armadas y por ende sometidas a ala obediencia”. No. 62, Seg. Jun. 2005, B. J. 1135. Legítima Defensa
  15. 15. ¡Muchas gracias!

×