Las Medidas de Coerción 
Etapa Inicial, Principios y Garantías del Proceso Penal 
© Escuela Nacional de la Judicatura, 201...
Las Medidas de Coerción 
Existen las medidas de coerción personales cuya 
finalidad no es otra que, garantizar la presenci...
Tomando como base la definición dada por CUÉLLAR CRUZ, las 
medidas de coerción son "Aquellas que pueden adoptarse 
motiva...
La Constitución Dominicana en el artículo 40 
numerales 8 y 9 consagra lo siguiente: "8) Nadie 
puede ser sometido a medid...
Ante la afectación de derechos fundamentales, que supone 
toda adopción de medidas de coerción, su imposición 
debe proven...
Otros aspectos que necesariamente deben ser 
observados y valorados por el juez, al momento 
del conocimiento de una vista...
De los aspectos esenciales que extraemos de la 
definición antes dada: "la existencia de una 
imputación basada en la cons...
El Código Procesal Penal en su artículo 222, nos 
presenta como Principio General: "Toda persona tiene 
derecho a la liber...
Con el Título de Medidas de Coerción Personales 
en el artículo 223 destinado al Capítulo I, la 
normativa procesal penal ...
Luego en el Capítulo II refiere Otras medidas (las que también 
son personales), para señalar en el artículo 226 las sigui...
Apoderado el juez por medio a una solicitud para la 
imposición de medidas de coerción, fija una Vista 
para su conocimien...
La audiencia de medida de coerción ha de ser 
breve, centrada en la naturaleza de la misma; 
pero al mismo tiempo garantiz...
¡Gracias! 
© Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

ENJ-300: Las Medidas de Coerción

433 visualizaciones

Publicado el

Etapa Inicial, Principios y Garantías del Proceso Penal
Módulo V

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
433
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
130
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

ENJ-300: Las Medidas de Coerción

  1. 1. Las Medidas de Coerción Etapa Inicial, Principios y Garantías del Proceso Penal © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  2. 2. Las Medidas de Coerción Existen las medidas de coerción personales cuya finalidad no es otra que, garantizar la presencia de la persona imputada de un hecho punible durante todas las etapas del proceso. Y las medidas de coerción reales que procuran asegurar las eventuales responsabilidades pecuniarias respecto de los daños y perjuicios provocados por el hecho punible y el pago de las costas del procedimiento; así como del pago de las multas imponibles. © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  3. 3. Tomando como base la definición dada por CUÉLLAR CRUZ, las medidas de coerción son "Aquellas que pueden adoptarse motivadamente por el órgano jurisdiccional, u otra autoridad competente en casos excepcionales, contra un presunto responsable de un hecho delictivo al estimarse dos aspectos esenciales: por una parte, la existencia de una imputación basada en la constatación objetiva de un hecho típico y en la probabilidad razonable de quien sea su autor; y por otra, en la fundada posibilidad de ocultación personal o patrimonial del imputado en el curso del procedimiento penal. Teniendo como finalidad única y legítima, el garantizar los efectos penales y civiles de una futura sentencia condenatoria". © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  4. 4. La Constitución Dominicana en el artículo 40 numerales 8 y 9 consagra lo siguiente: "8) Nadie puede ser sometido a medidas de coerción sino por su propio hecho; 9) Las medidas de coerción, restrictivas de la libertad personal, tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser proporcional al peligro que tratan de resguardar". © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  5. 5. Ante la afectación de derechos fundamentales, que supone toda adopción de medidas de coerción, su imposición debe provenir de un órgano jurisdiccional competente que justifique por medio de una decisión legalmente fundamentada tal afectación. Sin embargo, no sin antes tomar en cuenta las características esenciales que le son propias, a saber: • Excepcionalidad; • Instrumentalidad; • Provisionalidad; • Variabilidad; • Necesidad; y • Temporalidad. © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  6. 6. Otros aspectos que necesariamente deben ser observados y valorados por el juez, al momento del conocimiento de una vista y adopción de medidas de coerción, son los principios generales que las inspiran, esto es Principio de: • Legalidad • Jurisdiccionalidad • Proporcionalidad © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  7. 7. De los aspectos esenciales que extraemos de la definición antes dada: "la existencia de una imputación basada en la constatación objetiva de un hecho típico y en la probabilidad razonable de quien sea su autor", y "la fundada posibilidad de ocultación personal o patrimonial del imputado en el curso del procedimiento penal; obtenemos los presupuestos que se han de tomar en cuenta para la adopción de medidas de coerción: "Fumus Boni Juris o Apariencia de Buen Derecho, y Periculum in mora o peligro en la demora. (“periculum libertatis”)". © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  8. 8. El Código Procesal Penal en su artículo 222, nos presenta como Principio General: "Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Las medidas de coerción tienen carácter excepcional y sólo pueden ser impuestas mediante resolución judicial motivad y escrita, por el tiempo absolutamente indispensable y a los fines de asegurar la presencia del imputado en el procedimiento. La resolución judicial que impone una medida de coerción o la rechace es revocable o reformable en cualquier estado del procedimiento. En todo caso, el juez puede proceder de oficio cuando favorezca la libertad del imputado". © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  9. 9. Con el Título de Medidas de Coerción Personales en el artículo 223 destinado al Capítulo I, la normativa procesal penal da el tratamiento de medida de coerción a la Citación, que puede ser realizada tanto por el Juez como por el Ministerio Público, y al arresto. Esto en el entendido de que a partir de la citación o del arresto de una persona se restringe o limita el derecho de libertad. © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  10. 10. Luego en el Capítulo II refiere Otras medidas (las que también son personales), para señalar en el artículo 226 las siguiente 1. La presentación de una garantía económica suficiente; 2. La prohibición de salir sin autorización del país, de la localidad en la cual reside o del ámbito que fije el juez; 3. La obligación de someterse al cuidado o vigilancia de una persona o institución determinada, que informa regularmente al juez; 4. La obligación de presentarse periódicamente ante el juez o ante la autoridad que él designe; 5. La colocación de localizadores electrónicos, sin que pueda mediar violencia o lesión a la dignidad o integridad física del imputado; 6. El arresto domiciliario, en su propio domicilio o en custodia de otra persona, sin vigilancia alguna o con la que el juez disponga; 7. La prisión preventiva. medidas: © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  11. 11. Apoderado el juez por medio a una solicitud para la imposición de medidas de coerción, fija una Vista para su conocimiento. En ésta las partes pueden proponer pruebas con el fin de fundamentar sus pretensiones. Pruebas que el juez debe determinar si le son propias a la finalidad de la etapa inicial del proceso, que vayan a incidir en la decisión de adopción o no de medida de coerción; o si por el contrario, son pruebas tendentes a demostrar la responsabilidad o culpabilidad de la persona imputada. © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  12. 12. La audiencia de medida de coerción ha de ser breve, centrada en la naturaleza de la misma; pero al mismo tiempo garantizando los derechos de las partes. La que debe culminar con una decisión legalmente fundamentada y vertida en la misma audiencia. © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014
  13. 13. ¡Gracias! © Escuela Nacional de la Judicatura, 2014

×