• Me gusta
Ponencia 2012 b entretejiendo realidades campesinas hacia la formación para la soberanía alimentaria y territorial 18 11-12 (2)
Próxima SlideShare
Cargando en...5
×

Ponencia 2012 b entretejiendo realidades campesinas hacia la formación para la soberanía alimentaria y territorial 18 11-12 (2)

  • 2,097 reproducciones
Subido el

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • mi punto de vista en este escrito es que los alimentos que pueden ser provechosos, económicos y saludables para el cuerpo humano y más aún para jóvenes en etapa de desarrollo se han visto desplazado por la euforia de la comida chatarra que fue conllevada por la incursión de la vida laboral del núcleo familiar, y así no se tiene ni se cuenta con el tiempo necesario para la preparación de comida nutritivas por tal motivo este tipo de comida basada en químicos, persevantes y muchos más elementos nocivos para la salud están tomando fuerza y ahora hasta en el propio campo, donde debería ser la producción de la materia prima,los niños son muy importantes en este cambio porque son los que viven la consecuencia de estos cambios para el futuro. por eso es importante que todas las personas que ingresan a esta pagina deje muy bien claros sus conocimientos sobre este tema......
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Be the first to like this
Sin descargas

reproducciones

reproducciones totales
2,097
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13

Acciones

Compartido
Descargas
2
Comentarios
1
Me gusta
0

Insertados 0

No embeds

Denunciar contenido

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Ponencia Entretejiendo realidades campesinas… hacia la formación para la soberanía alimentaria y territorial1 El Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (o de Organismos Genéticamente Modificados o Transgénicos), o UPOV 91, la Ley 1032 de 2006 - que modifica el artículo 306 del Código Penal- y la Resolución 970 de 2010 del ICA, entre otras normas, protegen a las semillas manipuladas, prohíben la siembra, el uso y la multiplicación de las criollas y penalizan el uso de las protegidas legalmente y de aquellas “similarmente confundibles” con éstas. Las penas varían entre los cuatro y ocho años de cárcel y las multas van hasta los 1.500 salarios mínimos. En consecuencia, la Ley 1518 de abril 23 de 2012, aprobada como prerrequisito para la firma del TLC con Estados Unidos, respalda el UPOV 91 que “permite la privatización y monopolio de las semillas, desprotege las nativas y criollas y provoca su desabastecimiento”. Sus repercusiones ya empiezan a causar desazón en el país. Muestra de esto son las incautaciones de más de dos mil bultos de semillas de papa (en la Unión, Antioquia) y de arroz (en Campoalegre, Huila) por parte del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), reportadas por miembros del Pacto Mundial Consciente. (Publicación en UN Periódico Impreso No. 161, 10 de noviembre de 2012)¿El Estado colombiano crimina las semillas nativas? Con estocriminaliza el territorio y se pone en riesgo la Soberanía Nacional.Cuando definimos que el territorio es el lugar donde se concreta yhabita lo sagrado, lo simbólico y lo mítico... donde habita el tiempo dela historia que se manifiesta y representa en el espacio, donde seenraízan la memoria, el tiempo y todas las metáforas de la sociedadpara dar existencia física a los sentidos de identidad y pertenencia2,1 Institución Educativa Escuela Normal Superior de Neiva. Programa de formación complementaria. Proyectode Educación Rural IV semestre normalistas- año 2012 B “Entretejiendo realidades campesinas hacia una escuela rural pertinente”2 Citando a Gerardo Ardila en la ponencia Entretejiendo realidades campesinas hacia una escuela ruralpertinente, V semestre Programa de Formación Complementaria, 2012 1
  • 2. ¿dónde ubicar, desde la criminalización de las semillas nativas-,nuestra ciudadanía, nuestra persona, el ser maestro, la escuela en elmarco constitucional que en su Artículo Primero consagra a este paíscomo Estado Social de Derecho, fundada en el respeto de la dignidadhumana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integrany la prevalencia del interés general?A los clamores de políticas para enfrentar el hambre, que la mismaFAO les hace a los gobiernos, nos encontramos con respuestas comolos Tratados de Libre Comercio y la consecuente adecuación delmarco jurídico a sus pretensiones de usufructuar las riquezas de lospueblos para favorecer los intereses del mercado global capitalista.Aquí, ¿cuál es el papel de la FAO?De lo anterior, sumado al creciente flagelo del hambre y desnutriciónque padecen nuestros niños y niñas (Al menos 14 niños del Chocóhan muerto de hambre este año – Titular del diario El Tiempo el 28 deabril de 2012), ¿qué demandas se derivan para la construcción decurrículos pertinentes?Desde este marco de realidad nos confirmamos en que la escueladebe formar para la Soberanía Alimentaria y territorial como loexpresan Los Fines de la Educación en la Ley 115: “El estudio y la comprensión crítica de la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país, como fundamento de la unidad nacional y su diversidad; la creación y fomento de una conciencia de la soberanía nacional; el desarrollo de la capacidad crítica, reflexiva y analítica que fortalezca el avance científico y tecnológico nacional, orientado con prioridad al mejoramiento cultural y de la calidad de vida de la población; 2
  • 3. a la participación de la búsqueda de alternativas de solución a los problemas sociales del país y hacia la adquisición de una conciencia para la conservación, protección y mejoramiento del medio ambiente, de la calidad de la vida… a la defensa del patrimonio cultural de la nación y la formación para la promoción y preservación de la salud...”3Por lo expuesto, en la apuesta por la Soberanía Alimentaria yTerritorial, la práctica docente realizada en el Núcleo Educativo ElGuadual Rivera, las sedes rurales de la Escuela Normal Superior deNeiva y el Grado Tercero de Sordos se orienta en torno a dostemáticas: el aprovechamiento de la producción agraria de las veredasen la promoción de prácticas alimenticias saludables y los cambios ytransformaciones en las prácticas alimenticias de las familias de losniños y niñas.Así, los proyectos de aula desarrollados en las sedes rurales ElGuadual, El Salado, La Honda, Viso Mesitas y Las Juntas, veredas delmunicipio de Rivera, abordados desde la pregunta: ¿Qué prácticasalimenticias saludables promover aprovechando la producción agrariade la vereda? dan cuenta de resultados que se constituyen en pistaspara avanzar en la formación para que se asuma con mayorconciencia algo tan vital como lo es la alimentación.De los procesos de negociación se destaca el que al comprender lospropósitos del proyecto los distintos actores se comprometen enacciones que trascienden la cotidianidad del aula, así puede leerse enacuerdos como: “Adiós a los chicles, los bombones y los refrescos; ni en el colegio, ni en el pueblo.” (Niñas y niños de Las Juntas)3 Ley 115 de 1994 3
  • 4. “Buscar la manera de tener una huerta casera.” (Padres y madres de Viso Mesitas). “Mejorar la cooperativa de la escuela, cambiando los dulces por alimentos saludables para los niños. Se preparará ensalada de frutas, batidos de leche, galletas y tortas.” (Maestra de Las Juntas). “En las loncheras empacar frutas.” (Padres y madres, grado segundo El Guadual).Salvaguardar la vida en todas sus manifestaciones ha de ser tarea detodos y todas; ejemplos como éstos nos deben llevar a un gran pactopor proveernos de alimentos sanos y desenmascarar los trucos queutiliza el mercado injusto para hacernos dependientes de prácticas queatentan contra la salud.Al indagar sobre lo que se come se encontró que: no faltan en loshogares por lo menos las tres comidas diarias, excepto en El Salado yEl Guadual donde salen a flote problemas de hambre, que se agravanal no estar en servicio el restaurante escolar, prevaleciendo en éstaslos cereales, granos y huevos; el consumo de verduras y frutas no sehace de manera regular, salvo cuando se ofrece en la escuela dondela minuta está regulada por el Bienestar Familiar.Si la soberanía alimentaria “es el derecho de los pueblos a acceder aalimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidosde forma sustentable y ecológica, y el derecho a decidir su propiosistema alimentario y productivo, priorizando la producción local, porencima de las exigencias de los mercados y de las empresas, quedauna gran preocupación.. ¿cómo es que, estando la vereda el Guadualsobre un suelo tan rico en recursos naturales, los niños y niñas de la 4
  • 5. escuela, paradójicamente viven en la pobreza y padecen hambre?,¿cómo es posible que los conflictos que viven las familias en el sectorurbano ya estén llegando a lo rural?.En las sedes rurales de la Escuela Normal Superior de Neiva: ElCentro, Los Cauchos, Floragaita, Pueblo Nuevo, Motilón y La PlataMotilón, ubicadas en la Micro Cuenca del Río Las Ceibas, losproyectos de aula que se orientaron desde la pregunta, ¿Cuáles sonlos cambios y transformaciones en las prácticas alimenticias de lasfamilias de los niños y niñas de la escuela?, permitieron indagar tresgeneraciones, abuelos, padres e hijos.Estos los principales hallazgos:Durante la época de los abuelos, los productos alimenticios proveníande la huerta familiar y de la labranza; la caza de animales como elvenado, borugo, armadillo, guara, guacharaca…; la cría de cerdos ygallinas que se sacrificaban en fechas especiales; la manteca seextraía del tocino o el cebo de la res, pues se trataba al máximo deeconomizar; la molienda de caña para obtener la panela; poco secompraba en la ciudad: el arroz, la azúcar, la sal, carne de res. Paraesta generación fue relevante el trueque, se intercambiaban productoscomo maíz, plátano, yuca, frijoles, huevos, panela, entre otros”.No utilizaban abonos ni fertilizantes químicos, la tierra estaba menoscontaminada y era rica en nutrientes, a ella misma volvían losdesechos orgánicos descompuestos y lo que se sembraba se dabafácilmente.En cuanto a las herramientas utilizadas en el cultivo, se destacan “lospalos de macana, la pica, la pala, el azadón, el machete, el barretón yla barra. 5
  • 6. La preparación de alimentos se basaba, principalmente, en técnicasde cocción como el asado o el hervido y el uso de productos naturalespara sazonarlos. El lugar de consumo de los abuelos era sentados enel suelo o en bancas alrededor de mesas rústicas ubicadas en lacocina o en el corredor; los utensilios utilizados para cocinar eran debarro, al igual que los de comer, a los que se sumaban cucharas detotumo, molinillos elaborados con raíces de árboles y cucharonas demadera.En la generación de los padres se va notando la influencia delmercado. La costumbre de la huerta familiar fue disminuyendo;algunos de los productos anteriormente producidos en casa, fueronreemplazados por otros que se obtienen en tiendas o supermercados.El consumo de carne proveniente de la caza se redujo y aumentó el deres y de cerdo. La tradición de la molienda se mantiene.El uso de fertilizantes y abonos químicos va haciendo su entrada…, latierra y los cultivos empezaron a ser tratados con abonos y fertilizantesindustriales como el cargue, caldo lomita, urea, cal, triple quince yvenenos como el Lorsban porque, según ellos, los cambios climáticosfueron afectando poco a poco la fertilidad de las tierras, provocandoque los cultivos no se dieran con la misma fuerza de antes.Las herramientas usadas por los abuelos continuaron siendo lasmismas, pero ahora usan la moto sierra, la paladraga y la guadaña.En la preparación de los alimentos se mantiene la cocción y el asadopero se intensifica el uso de grasas para sofreírlos. Además del fogónde leña, se usa la hornilla y la estufa de petróleo o gasolina. Se hacemás habitual el uso utensilios de aluminio y plástico. Se generaliza eluso de mesas y sillas en la cocina o corredor donde se ingieren losalimentos. 6
  • 7. Finalmente, la generación de hijos, más dependiente de los padres,aunque participa en la obtención de algunos alimentos de consumo,están siendo más influenciados por el mercado. Parte de los alimentosque consumen se compran en lugares de la ciudad como: La Placita,Calixto, Surabastos… Según sus padres, se adquieren productoscomo: empaquetados, enlatados, maíz, arveja, frijol y algunasverduras. Lo que antes se producía para el consumo, aún sin quesobre, muchas veces se vende para comprar otros de menor calidad;así ocurre con los pollos, huevos, frutas, arvejas. En suma, paso apaso están entrando en un proceso en el que la forma de obtener losalimentos es por medio de la compra y no del aprovechamiento de lasriquezas del campo para el autoabastecimiento.En la preparación de los alimentos se deja ver la influencia de lapublicidad en el uso de productos listos para sazonar. En ocasiones setienen productos que ya están elaborados, a los que únicamente esnecesario sazonarlos y servirlos como platillos ya terminados. Mientrasque en otros, únicamente hay que quitarles la envoltura. Otros como laharina de maíz, comienzan a ser utilizados con mayor frecuencia entrelas familias para la elaboración de tortillas, no ya trillar el maíz,cocinarlo.El consumo de esta generación está siendo más proclive a las ofertasdel mercado; se han introducido “nuevos” alimentos a la dietacotidiana, entre ellos, los refrescos embotellados de diversos sabores,principalmente de cola; enlatados, empaquetados, que tienden adesplazar el consumo de frutas y verduras.En esta dirección, como grupo, reflexionando sobre nuestras prácticasalimenticias encontramos que éstas han sido influenciadas por lomediático y han estado condicionadas, en los horarios, al estudio y altrabajo. En consecuencia, nuestros hábitos alimenticios no son losmejores, con una mayor tendencia a comer mal, a abusar de las 7
  • 8. comidas chatarras, dejando de lado alimentos saludables como frutasy verduras que, al sumarse a condiciones de pobreza y a una vidasedentaria, han ocasionado problemas de hambre, obesidad,sobrepeso y gastritis que afectan los procesos físicos, intelectuales,afectivos, éticos y estéticos de nuestras vidas.Reconocemos que el análisis de esta realidad, que se hizo durante elsemestre, más las experiencias en las distintas veredas, nos permitiótomar conciencia y reconocemos cambios positivos en nuestrasprácticas alimenticias, las de nuestras familias, con acciones concretascomo la de dejar de comprarle a quienes en el aula nos vendíancomida chatarra, como la de ellos dejar estas ventas.En este sentido exploramos, cómo la familia campesina, al leer susprácticas alimenticias, se sensibiliza y emprende acciones, conconocimiento de causa, en torno a que la exigencia del derecho a unaalimentación sana sea un imperativo en cada uno de los miembros dela comunidad.Así, para poner en contexto la demanda social que la mala nutriciónnos hace, las huertas escolares que, con tanto empeño se requeríanen cada práctica, den lugar a las huertas caseras.Hacer realidad el que la escuela eduque para la vida, es hacerrupturas con la concepción de desarrollo subyacente en las políticasde Estado. Son los problemas vitales los que orientan el currículo.Aquí el problema es de hambre, desnutrición, obesidad, anorexia,bulimia que se manifiesta en serias dificultades para pensar, sercreativos, relacionarse con el otro y lo otro, soñar y actuar para hacermundos posibles, pero el relevante es el de la Soberanía alimentaria yterritorial. Por ello la exploración de las prácticas alimenticias nos llevaa reconocer: 8
  • 9. En conclusiónHay que seguir desentrañando las prácticas alimenticias, lapreparación de alimentos4 y, a la par como propuesta, “despertar conacción”5, crear bancos de semillas y huertas familiares en cada veredadonde hagamos presencia.El proyecto rural, desde la indignación, se suma al Manifiesto por lasSemillas Libres en Colombia de las organizaciones indígenas,campesinas, sociales, ambientales… para que, desde la escuela, lasniñas y los niños, como sujetos de derechos y deberes, ejerzan laciudadanía, “con conocimiento de causa” y movilicen a sus familias yestos, a su vez, construyendo sentidos colectivos en la construccióndel soñado país soberano, libre, justo, solidario y en paz a todas suscomunidades.Si bien se avanza en los propósitos de la escuela en el reconocimientodel entorno y sus sujetos, de la necesidad de reforestar, de darle unmanejo adecuado a las basuras, de proteger las especies nativas deflora y fauna inventariándolas, no basta…, no es suficiente. La cargacultural manifiesta en la caza de animales, las quemas, el uso detóxicos y abonos químicos para los cultivos…, sumado a esto, desdelos medios de comunicación, el avasallamiento perverso del mercadoglobal no dan espera…tenemos que ir más allá... Ser soberanos denuestro territorio y con ello de nuestra vida, nuestro alimento, nuestraescuela, nuestro ser.BIBLIOGRAFIAARDILA, Gerardo. Cultura y desarrollo territorial.4 Esto lo clarificamos leyendo a Michel de Certeau, Luce Giard y Pierre Mayol en La invención de lo cotidiano.5 Interpretación de desarrollo proveniente de idiomas no muy contaminados, como el Swahili africano o elMaya guatemalteco, en el prólogo de Fals Borda al libro “La invención del Tercer Mundo. Construcción ydeconstrucción del desarrollo de Arturo Escobar, Editorial Norma, Bogotá, 1996 9
  • 10. BARBERO, Jesús Martín. De los medios a las mediaciones. Convenio Andrés Bello, Bogotá, 2003.BERTELY B, María. Conociendo nuestras escuelas. Un acercamiento etnográfico a la culturaescolar. Paidos. México, 2000.COLECTIVO DE INVESTIGACION. Documento síntesis Etnografía de veredas de la zona deinfluencia de la escuela normal superior de Neiva. Neiva, 2005.CRUZ, Vicente; MARTIN, Gloria y otros. Proyectos Pedagógicos productivos. Documento detrabajo. Escuela Normal Superior. Neiva, 2006.__________. La escuela rural como proyecto pedagógico productivo. Escuela Normal Superior.Neiva, 2007CICLO COMPLEMENTARIO DE FORMACION DOCENTE. Informes de práctica rural 2010-2012.Escuela Normal Superior. Neiva.COLECTIVO DE INVESTIGACION. Documento síntesis Etnografía de veredas de la zona deinfluencia de la escuela normal superior de Neiva. Neiva, 2005.DE CERTEAU, Michel; GIARD, Luce y MAYOL, Pierre. La invención de lo cotidiano. 2. Habitar,cocinar. Universidad Iberoamericana. México, 2010.FREIRE, Paulo. Extensión o comunicación? La concientización en el medio rural. Editorial SigloXXI. Argentina, 1973.___________. Pedagogía de la esperanza. Siglo XXI Editores. Buenos Aires, 2002___________. Pedagogía de la indignación. Morata. Madrid, 2006.MEN. Guías Escuela Nueva____ Estándares de competencia_____ Lineamientos curriculares.NÁJERA, Antonio de Jesús y ÁLVAREZ, Guadalupe del Carmen. Del posol a la Coca Cola:cambios en las prácticas alimentarias en dos comunidades tojolabales. Revista LiminaR. Estudiossociales y humanísticos. Chiapas, México, 2010.NUSSBAUM, Marhta. Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita humanidades. katzEditores, Madrid, 2011.ROA, Tatiana. La cuestión agraria en Colombia.SECRETARIA DE EDUCACION. Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Orientaciones curriculares para elcampo del pensamiento histórico. Bogotá, 2008._______________. Orientaciones curriculares para el campo de comunicación, arte y expresión.Bogotá, 2008.TORRES, William; RODRIGUEZ, Luis y otra. Historia de la sierra y el desierto. Conflictos culturalesen el Huila entre 1940-1995. Lasser Impresores. Neiva, 1995.TORRES, William. Amarrar la burra de la cola. Qué personas y ciudadanos intentar ser en laglobalización?. Oti Impresos. Neiva, 2001WOLF, Eric. Los campesinos. Labor S.A. Barcelona, 1982.ZAMOSC, León. El campesinado y las perspectivas para la democracia rural.Documentales:Sin pan para el aceite…El silencio no perdona.Visiones hegemónicas y alternativas de desarrollo. 10