1
2
introduccion
CAPITULO I.
INTRODUCCIÓN: UN PAPEL PARA LA HISTORIA
CAPITLO II.
EL CAMINO HACIA LA CIENCIA NORMAL.
CAPITLO ...
3
LAS REVOLUCIONES COMO CAMBIOS DEL CONCEPTO DEL MUNDO
CAPITLO XI.
LA INVISIBILIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS
CAPITL...
4
compromisos compartidos por una comunidad de científicos.
Por un lado, los teóricos, ontológicos, y de creencias y, por
...
5
en una disciplina que relata y registra esos incrementos
sucesivos y los obstáculos que han inhibido su acumulación.
Al ...
6
ensayo vamos a tratar de trazar esa imagen, estableciendo
explícitamente algunas de las nuevas implicaciones
historiográ...
7
Las nuevas invenciones de teorías no son tampoco los
únicos sucesos científicos que tienen un efecto
revolucionario sobr...
8
CAPITLO II.
EL CAMINO HACIA LA CIENCIA NORMAL.
En este ensayo, 'ciencia normal' significa investigación basada firmement...
9
otras de partículas. La investigación se lleva a cabo de
acuerdo con ello o, más bien, según la caracterización más
elab...
10
que, por consiguiente, podía proporcionar y proporcionó a
una generación subsiguiente de "electricistas" un paradigma
c...
11
deberá ser proporcionado del exterior, quizá por una
metafísica corriente, por otra ciencia o por incidentes
personales...
12
la misma relación con la realización profesional que conserva
todavía en otros campos creativos.
En la dinámica, la inv...
13
más detallada y profundamente. Y la ciencia normal posee n
mecanismo interno que siempre que el paradigma del que
proce...
14
naturaleza de los problemas y la actitud del científico. Pero
este cambio será explicado más detalladamente en los
capí...
15
Aumento de precisión en teorías. Ej.: Ciencias Matemáticas,
Europa S.XVIII-inicios S.XIX, Euler, Laplace y Gauss
destin...
16
basándose en ello coulomb fue capaz de diseñar aparatos
que dieron un resultado similar al anterior por eso no
sorprend...
17
solución asegurada; debe haber reglas que limiten las
soluciones aceptables y los procedimientos.
Las categorías princi...
18
2-El proceso de aprendizaje de una teoría depende del
estudio de sus aplicaciones, incluyendo la práctica en la
resoluc...
19
a la resolución de enigmas concretos y parciales. A través
de la resolución de estos enigmas los científicos tratan, al...
20
paradigma se encuentran separados por un abismo
insalvable. Aunque cada uno de ellos puede albergar la
esperanza de con...
21
normal sin necesidad reglas descubribles. Hay varias
razones que justifican este razonamiento: podríamos citar,
como pr...
22
En éste capítulo Kuhn nos habla de la “anomalía” en los
experimentos científicos, con lo cual nos quiere decir el
filós...
23
El descubrimiento comienza con la percepción de la
anomalía, se violan las expectativas del paradigma. Se
estudia la an...
24
gran concordancia entre naturaleza y la teoría. Cuanto más
preciso sea un paradigma, más sensibilidad habrá hacia la
an...
25
círculoscompuestos. Pero conforme pasó el tiempo, un
hombre que examinara el resultado neto del esfuerzo de
investigaci...
26
de la enunciación de la nueva teoría. La teoría nuevaparece
una respuesta directa a la crisis.
Como se menciona anterio...
27
y una penetración más profunda por medio del empleo
confiado de esos instrumentos. La razón es clara. Lo mismo
en la ma...
28
Las crisis son condición para el nacimiento de nuevas
teorías. Los científicos responden a la crisis con incredulidad
y...
29
paradigma y el subsiguiente aflojamiento de las reglas de la
investigación normal; y concluyen con la aparición de un
n...
30
los anteriores, si no que a su vez funcionan como base a la
creación de otros; por ejemplo, menciona que la teoría de l...
31
manera excéntrica. Luego se comprometen con alguna
proposición concreta para la reconstrucción de la sociedad.
La socie...
32
La nueva teoría deberá permitir predicciones que sean
diferentes de las derivadas de su predecesora, la segunda
teoría ...
33
La autoridad más elevada sobre la cual puede demostrarse
que la visión a cambiado se convertirá ella misma en la
fuente...
34
más frecuencia que el conjunto de paradigmas articulados
por la comunidad cuando fueron escritos. Registran los
resulta...
35
Cuando cambia el lenguaje, estructura o problemas de la
ciencia normal, es decir, cuando una revolución científica
inci...
36
Las revoluciones resultan casi invisibles y parecen simples
adiciones al conocimiento científico. Existe una autoridad
...
37
Su método consiste en probarse a si mismos estimulando a
propósito experimentos y descifrar los ¨enigmas¨ de la
natural...
38
Una teoría de posibilidades exige que comparemos una
teoría dada con todas las que puedan imaginarse, para que
se ajust...
39
comunidades distintas investigan un mismo problema,
comparten varios de los principales paradigmas. El resultado
del tr...
40
en general, son consecuencias del aislamiento de las
comunidades científicas y los profanos. El trabajar sólo para
la a...
41
La estructura de desarrollo de la ciencia que propone el libro
es en mi opinión bastante lógica y probablemente acertad...
42
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Capitulo i

231 visualizaciones

Publicado el

revolución científica

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
231
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
37
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Capitulo i

  1. 1. 1
  2. 2. 2 introduccion CAPITULO I. INTRODUCCIÓN: UN PAPEL PARA LA HISTORIA CAPITLO II. EL CAMINO HACIA LA CIENCIA NORMAL. CAPITLO III. NATURALEZA DE LA CIENCIA NORMAL CAPITLO IV. LA CIENCIA NORMAL COMO RESOLUCIÓN DE ENIGMAS CAPITLO V. PRIORIDAD DE LOS PARADIGMAS CAPITLO VI. LA ANOMALÍA Y LA EMERGENCIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS CIENTÍFICOS CAPITLO VII. LAS CRISIS Y LA EMERGENCIA DE LAS TEORÍAS CIENTÍFICAS CAPITLO VIII. LA RESPUESTA A LA CRISIS CAPITLO IX. NATURALEZA Y NECESIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS CAPITLO X.
  3. 3. 3 LAS REVOLUCIONES COMO CAMBIOS DEL CONCEPTO DEL MUNDO CAPITLO XI. LA INVISIBILIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS CAPITLO XII. LA RESOLUCIÓN DE LAS REVOLUCIONES CAPITLO XIII. PROGRESO A TRAVÉS DE LAS REVOLUCIONES Introduccion Thomas S. Kuhn (Cincinnati, EE.UU., 1922) es filósofo e historiador de la ciencia. Profesor de la universidad de Princetown, su pensamiento es deudor de las reflexiones de Koyré, Piaget, Whorf y Quine. Por su condición de historiador de la ciencia se ha interesado profundamente en el problema del cambio científico. Éste es de carácter revolucionario, la ciencia no progresa por simple acumulación de conocimientos; las revoluciones científicas son momentos de desarrollo no acumulativo en los que un viejo paradigma es sustituido por otro distinto e incompatible con él. Otras obras: La revolución copernicana (1957), Segundos pensamientos sobre paradigmas (1974) y La tensión esencial (1977). Su obra La estructura de las revoluciones científicas (1962) y el concepto de paradigma que introduce han supuesto un replanteamiento y crítica de la filosofía de la ciencia desarrollada hasta entonces (Carnap, Popper, Hempel), al mostrar que no es suficiente para la caracterización de la ciencia la exclusiva atención al contexto de justificación, y la imposibilidad de un lenguaje observacional neutro. Procura esclarecer conceptos, corregir malentendidos y, en suma, demostrar la extraordinaria complejidad del mecanismo del progreso científico, cuando es examinado sin ideas preconcebidas. El término paradigma designa todos lo
  4. 4. 4 compromisos compartidos por una comunidad de científicos. Por un lado, los teóricos, ontológicos, y de creencias y, por otro, los que hacen referencia a la aplicación de la teoría y a los modelos de soluciones de problemas. Los paradigmas son, por tanto, algo mas que un conjunto de axiomas (para aclarar su noción de paradigma Kuhn invoca a la noción wittgenstieniana de juego.). CAPITULO I. INTRODUCCIÓN: UN PAPEL PARA LA HISTORIA Si consedera a la historia como algo más que un depósito de anécdotas o cronología, puede producir una transformación decisiva de la imagen que tenemos actualmente de la ciencia. Esa imagen fue trazada previamente,incluso por los mismos científicos, sobre todo a partir del estudio de los logros científicos llevados a cabo, que se encuentran en las lecturas clásicas y, más recientemente, en los libros de texto con los que cadauna de las nuevas generaciones de científicos aprende a practicar su profesión. Sin embargo,es inevitable que la finalidad de esos libros sea persuasiva y pedagógica; un concepto de la ciencia que se obtenga de ellos no tendrá más probabilidades de ajustarse al ideal que los produjo,que la imagen que pueda obtenerse de una cultura nacional mediante un folleto turístico o un texto para el aprendizaje del idioma. Incluso a partir de la historia,ese nuevo concepto no surgiría si continuáramos buscando y estudiando los datos históricos con el único fin de responder a las preguntas planteadas por el estereotipo no histórico que procede de los libros de texto científicos. De manera casi igual de regular, los mismos libros se interpretan como si dijeran que los métodos científicos son simplemente los ilustrados por las técnicas de manipulación utilizadas en la reunión de datos para el texto, junto con las operaciones lógicas empleadas para relacionar esos datos con las generalizaciones teóricas del libro de texto en cuestión. El desarrollo científico se convierte en el proceso gradual mediante el que esos conceptos han sido añadidos, solos y en combinación, al caudal creciente de la técnica y de los conocimientos científicos, y la historia de la ciencia se convierte
  5. 5. 5 en una disciplina que relata y registra esos incrementos sucesivos y los obstáculos que han inhibido su acumulación. Al interesarse por el desarrollo científico, el historiador parece entonces tener dos tareas principales. Por una parte, debe determinar por qué hombre y en qué momento fue descubierto o inventado cada hecho, ley o teoría científica contemporánea. Por otra, debe describir y explicar él conjunto de errores, mitos y supersticiones que impidieron una acumulaciónmás rápida de los componentes del caudal científico moderno. Muchas investigaciones han sido encaminadas hacia estos fines y todavía hay algunas que lo son. Sin embargo, durante los últimos años, unos cuantos historiadores de la ciencia han descubierto que les es cada vez más difícil desempeñar las funciones que el concepto del desarrollo por acumulación les asigna como narradores de un proceso en incremento. la ciencia no se desarrolla por medio de la acumulación de descubrimientos e inventos individuales. Simultáneamente, esos mismos historiadores se enfrentan a dificultades cada vez mayores para distinguir el componente "científico" de las observaciones pasadas, y las creencias de lo que suspredecesores se apresuraron a tachar de "error"o "superstición". En principio, las teorías anticuadas no dejan de ser científicas por el hecho de que hayan sido descartadas. Sin embargo, dicha opción hace difícil poder considerar el desarrollo científico como un proceso de acumulación. La investigación histórica misma que muestra lasdificultades para aislar inventos y descubrimientos individuales proporciona bases para abrigar dudas profundas sobre el proceso de acumulación, por medio del que se creía que habían surgido esas contribuciones individuales a la ciencia. Además, insisten en estudiar las opiniones de ese grupo y de otros similares, desde el punto de vista a menudo muy diferente del de la ciencia moderna que concede a esas opiniones la máxima coherencia interna y el ajuste más estrecho posible con la naturaleza. Vista a través de las obras resultantes, que, quizá, estén mejor representadas en los escritos de Alexandre Koyré, la ciencia no parece en absoluto la misma empresa discutida por los escritores pertenecientes a la antigua tradición historiográfica. Por implicación al menos, esos estudios históricos sugieren la posibilidad de una imagen nueva de la ciencia. En este
  6. 6. 6 ensayo vamos a tratar de trazar esa imagen, estableciendo explícitamente algunas de las nuevas implicaciones historiográficas. Las mayorias de las ciencias s ha caracterizado por una competencia continua entre una serie de concepciones distintas de la naturaleza, cada una de las observaciones del metodo cientefico. La observación y la experiencia pueden y deben limitar drásticamente la gama de las creencias científicas admisibles o, de lo contrario, no habría ciencia. Un elemento aparentemente arbitrario, compuesto de incidentes personales e históricos, es siempre uno de los ingredientes de formación de las creencias sostenidas por una comunidad científica dada en un momento determinado.Sin embargo, este elemento arbitrario no indica que cualquier grupo científico podría practicar su profesión sin un conjunto dado de creencias recibidas. La investigación efectiva apenas comienza antes de que una comunidad científica crea haber encontrado respuestas firmes a preguntas tales como las siguientes:¿Cuáles son las entidades fundamentales de que se compone el Universo? ¿Cómo ínteractúan esas entidades, unas con otras y con los sentidos? ¿Qué preguntas pueden plantearse legítimamente sobre esas entidades y qué técnicas pueden emplearse para buscar las soluciones? Al menos en las ciencias maduras, las respuestas (o substitutos completos de ellas) a preguntas como ésas se encuentran enclavadas firmemente en la iniciación educativa que prepara y da licencia a los estudiantes para la práctica profesional. Debido a que esta educación es tanto rigurosa como rígida, esas respuestas llegan a ejercer una influencia profunda sobre la mentalidad científica. Revoluciones científicas son los episodios famosos del desarrollo entífico que, con frecuencia, han sido llamados anteriormente revoluciones cintificas. Cada una de ellas necesitaba el rechazo, por parte de la comunidad, de una teoría científica antes reconocida, para adoptar otra incompatible con ella. Cada una de ellas producía un cambio consiguiente en los problemas disponibles para el análisis científico y en las normas por las que la profesión determin qué debería considerarse como problema admisible o como solución legítima de un problema.Y cada una de ellas transformaba la imaginación científica en modos que, eventualmente,deberemos describir como una transformación del mundo en que se llevaba a cabo el trabajo científico.
  7. 7. 7 Las nuevas invenciones de teorías no son tampoco los únicos sucesos científicos que tienen un efecto revolucionario sobre los especialistas en cuyo campo tienen lugar. Los principios que rigen la ciencia normal no sólo especifican qué tipos de entidades contiene el Universo, sino también,por implicación, los que no contiene. De ello se desprende, aunque este punto puede requerir una exposición amplia, que un descubrimiento como el del oxígeno o el de los rayos X no se limita a añadir un concepto nuevo a la población del mundo de los científicos. Tendrá ese efecto en última instancia, pero no antes de que la comunidad profesional haya reevaluado los procedimientos experimentales tradicionales, alterado su concepto de las entidades con las que ha estado familiarizada durante largo tiempo y, en el curso del proceso, modificado el sistema teórico por medio del que se ocupa del mundo. Los hechos y las teorías científicas no son categóricamente separables, excepto quizá dentro de una tradición única de una práctica científica normal. Por eso el descubrimiento inesperado no es simplemente real en su importancia y por es.o el mundo científico es transformado desde el punto de vista cualitativo y enriquecido cuantitativamente por las novedades fundamentales aportadas por hecho o teoría.Esta concepción amplia de la naturaleza de las revoluciones científicas es la que delineamos en las páginas siguientes. Desde luego, la extensión deforma el uso habitual. Sin embargo, continuaré hablando incluso de los descubrimientos como revolucionarios, porque es precisamente la posibilidad de relacionar su estructura con la de, por ejemplo, la revolución de Copérnico, lo que hace que la concepción amplia me parezca tan importante, una teoría de la investigación científica, a los procedimientos de confirmación o denegación que resultan familiares a causa de nuestra imagen usual de la ciencia. Los aspectos que destacan en esa revolución tienen insuficientes recursos metodológicos para sacar conclusiones sustantivas; incuso se destruye la innovación que trastoca los esquemas preestablecidos. Cuando se intuye que es imposible investigar sin trastocar esos esquemas, se da paso a una revolución científica que destruye la ciencia normal: se produce un rechazo por parte de la comunidad científica de una teoría para adoptar otra incompatible con la primera, se produce un cambio en el análisis y las normas de la ciencia. Estos cambios se suelen dar a partir de descubrimientos inesperados, aislados que desnudan y evidencian a la ciencia en uso.
  8. 8. 8 CAPITLO II. EL CAMINO HACIA LA CIENCIA NORMAL. En este ensayo, 'ciencia normal' significa investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica particular reconoce,durante cierto tiempo, como fundamento para su práctica posterior. En la actualidad, esas realizaciones son relatadas, aunque raramente en su forma original, por los libros de texto científicos,tanto elementales como avanzados. Antes de que esoslibros se popularizaran, a comienzos del siglo XIX (e incluso en tiempos más recientes, en las ciencias que han madurado últimamente), muchos de los libros clásicos famosos de ciencia desempeñaban una función similar. La Física de Aristóteles,el Almagesto de Tolomeo, los Principios y la óptica de Newton, la Electricidad de Franklin, la Química de Lavoisier y la Geología de Lyell estas y muchas otras obras sirvieron implícitamentedurante cierto tiempo, para definir los problemas y métodos legítimos de un campo de la investigación para generaciones sucesivas de científicos. A partir de los mismos modelos concretos, su práctica subsiguiente raramente despertará desacuerdos sobre los fundamentos claramente expresados.Los hombres cuya investigación se basa en paradigmas compartidos están sujetos a las mismas reglas y normas para la práctica científica. Este compromiso y el consentimiento aparente que provoca son requisitos previos para la ciencia normal, es decir, para la génesis y la continuación de una tradición particular de la investigación científica. La adquisición de un paradigma y del tipo más esotérico de investigación que dicho paradigma permite es un signo de madurez en el desarrollo de cualquier campo científico dado. Si el historiador sigue la pista en el tiempo al conocimiento científico de cualquier grupo seleccionado de fenómenos relacionados, tendrá probabilidades de encontrarse con alguna variante menor de un patrón que ilustramos aquí a partir de la historia de la óptica física. Los libros de texto de física, en la actualidad, indican al estudiante que la luz es fotones, es decir, entidades mecánico-cuánticas que muestran ciertas características de ondas y
  9. 9. 9 otras de partículas. La investigación se lleva a cabo de acuerdo con ello o, más bien, según la caracterización más elaborada y matemática de la que se deriva esa verbalización usual. Sin embargo, esta caracterización de la luz tiene, apenas, medio siglo de antigüedad. Las transformaciones de los paradigmas de la óptica física son revoluciones científicas y la transición sucesiva de un paradigma a otro por medio de una revolución es el patrón usual de desarrollo de una ciencia madura. Sin embargo, no es el patrón característico del periodo anterior a la obra de Newton, y tal es el contraste, que nos interesa en este caso. No hubo ningún periodo, desde la antigüedad más remota hasta fines del siglo XVII, en que existiera una opiniónúnica generalmente aceptada sobre la naturaleza de la luz. En lugar de ello, había numerosas escuelas y subescuelas competidoras, la mayoría de las cuales aceptaban una u otra variante de la teoría epicúrea, aristotélica o platónica. Cada una de las escuelas correspondientes tomaba fuerza de su relación con alguna metafísica particular y todas realzaban, como observaciones paradigmáticas, el conjunto particular de fenómenos ópticos que mejor podía explicar su propia teoría. Un grupo temprano de teorías, seguidoras de la práctica del siglo XVII, consideraban la atracción y la generación friccional como el fenómeno eléctrico fundamental. Este grupo tenía tendencia a considerar la repulsión como un efecto secundario debido a alguna clase de rebote mecánico y, asimismo, a aplazar cuanto fuera posible tanto la discusión como la investigación sistemática del recién descubierto efecto de Gray, la conducción eléctrica. Otros "electricistas" (el término es de ellos mismos) consideraron la tracción y la repulsión como manifestaciones igualmente elementales de la electricidad y modificaron en consecuencia sus teorías e investigaciones. (En realidad, este grupo es notablemente pequeño: ni siquiera la teoría de Franklin justificó nunca completamente la repulsión mutua de dos cuerpos cargados negativamente). Pero tuvieron tanta dificultad como el primer grupo para explicar simultáneamente cualesquiera efectos que no fueran los más simples de la conducción. Sin embargo, esos efectos proporcionaron el punto departida para un tercer grupo, que tenía tendencia a considerar a la electricidad como un "fluido" que podía circular a través de conductores, en lugar de un "efluvio" que emanaba de los no conductores. Este grupo, a su vez, tenía dificultades para reconciliar su teoría con numerosos efectos de atracción y repulsión. Sólo por medio de los trabajos de Franklin y de sus seguidores inmediatos surgió una teoría que podía explicar, casi con la misma facilidad, casi todos esos efectos y
  10. 10. 10 que, por consiguiente, podía proporcionar y proporcionó a una generación subsiguiente de "electricistas" un paradigma común para sus investigaciones. Tambien los campos, tales como las matemáticas y la astronomía, en los que los primeros paradigmas firmes datan de la prehistoria, y también los que, como la bioquímica, surgieron por la división o la combinación de especialidades ya maduras, las situaciones mencionadas antes son típicas desde el punto de vista histórico. Sin embargo, la historia sugiere también ciertasrazones que explican el porqué de las dificultades encontradas. A falta de un paradigma o de algún candidato a paradigma, todos los hechos que pudieran ser pertinentes para el desarrollo de una ciencia dada tienen probabilidades de parecer igualmenfe importantes. Como resultado de ello, la primera reunión de hechos es una actividad mucho más fortuita que la que resulta familiar,después del desarrollo científico subsiguiente. Además, a falta de una razón para buscar alguna forma particular de información más recóndita,la primera reunión de hechos y datos queda limitada habitualmente al caudal de datos de que se dispone. El instrumental resultante de hechos contiene los accesibles a la observación y la experimentación casual, junto con algunos de los datos más esotéricos procedentes de artesanías establecidas, tales como la medicina, la confección de calendarios y la metalurgia. La historia natural típica con frecuencia omite, de sus informes sumamente circunstanciados, precisamente aquellos detalles que científicos posteriores considerarán como fuentes importantes de informes esclarecedores.Por ejemplo, casi ninguna de las primeras "historias" de la electricidad, menciona que las granzas,atraídas a una varilla de vidrio frotada, son despedidas nuevamente. Ese efecto parecía mecánico,no eléctrico.Además, puesto que quien reúne datos casuales raramente posee el tiempo o la preparación para ser crítico, las historias naturales yuxtaponen, a menudo, descripciones como las anteriores con otras como, por ejemplo,el calentamiento por antiperistasis (o por enfriamiento),que en la actualidad nos sentimos absolutamente incapaces de confirmar.Sólo de vez en cuando, como en los casos de la estática, la dinámica y la óptica geométrica antiguas, los hechos reunidos con tan poca guía de una teoría preestablecida hablan con suficiente claridad como para permitir el surgimiento de un primer paradigma. La historia natural sin, al menos, cierto caudal implícito de creencias metodológicas y teóricas entrelazadas, que permite la selección, la evaluación y la crítica. Si este caudal de creencias no se encuentra ya implícito en la colección de hechos en cuyo caso tendremos a mano algo más que "hechos simples"
  11. 11. 11 deberá ser proporcionado del exterior, quizá por una metafísica corriente, por otra ciencia o por incidentes personales o históricos. Los electricistas que creyeron que la electricidad era un fluido y que, por consiguiente, concedieron una importancia especial a la conducción, proporcionan un ejemplo excelente. Conducidos por esa creencia, que apenas podía explicar la conocida multiplicidad de los efectos de atracción y repulsión, varios de ellos tuvieron la idea de embotellar el fluido eléctrico. El fruto inmediato de sus esfuerzos fue la botella de Leyden,un artefacto que nunca hubiera podido ser descubierto por un hombre que explorara la naturaleza fortuitamente o al azar, pero que, en efecto, fue descubierto independientemente al menos por dos investigadores, en los primeros años de la década de 1740. Casi desde el comienzo de sus investigaciones sobre la electricidad, Franklin se interesó particularmente en explicar el extraño y, en aquellos tiempos, muy revelador aparato especial. El éxito que tuvo al hacerlo proporcionó el más efectivo de los argumentos para convertir su teoría en un paradigma, aunque é Lo que hizo la teoría del fluido eléctrico por el subgrupo que la sostenía, lo hizo después el paradigma de Franklin por todo el grupo de los electricistas. Sugirió qué experimentos valía la pena llevar a cabo y cuáles no, porque iban encaminados hacia manifestaciones secundarias o demasiado complejas de la electricidad.ste todavía no podía explicar todos los casos conocidos de repulsión eléctrica. La efectividad y la eficiencia de la investigación eléctrica aumentaron consecuentemente, proporcionando evidencia al apoyo de una versión societaria del agudo aforismo metodológico de Francis Bacon:"La verdad surge más fácilmente del error que de la confusión". En el desarrollo de una ciencia natural, cuando un individuo o grupo produce, por primera vez, una síntesis capaz de atraer a la mayoría de los profesionales de la generación siguiente, las escuelas más antiguas desaparecen gradualmente. La definición más rígida del grupo científico tiene otras consecuencias. Cuando un científico individual puede dar por sentado un paradigma,no necesita ya, en sus trabajos principales, tratar de reconstruir completamente su campo, desde sus principios, y justificar el uso de cada concepto presentado. En la actualidad, en las ciencias, los libros son habitualmente textos o reflexiones retrospectivas sobre algún aspecto de la vida científica. El científico que escribe uno de esos libros tiene mayores probabilidades de que su reputación profesional sea dañada que realzada. Sólo en las primeras etapas del desarrollo de las diversas ciencias, anteriores al paradigma, posee el libro ordinariamente
  12. 12. 12 la misma relación con la realización profesional que conserva todavía en otros campos creativos. En la dinámica, la investigación se hizo similarmente esotérica a fines de la Edad Media y volvió a recuperar su inteligibilidad, de manera breve, a comienzos del siglo XVII, cuando un nuevo paradigma reemplazó al que había guiado las investigaciones medievales. Las investigaciones eléctricas comenzaron a requerir ser traducidas para los legos en la materia a fines del siglo XVIII y la mayoría de los campos restantes de las ciencias físicas dejaron de ser generalmente accesibles durante el siglo XIX. Durante esos mismos dos siglos, pueden señalarse transiciones similares en las diversas partes de las ciencias biológicas; en ciertas partes de las ciencias sociales pueden estarse registrando en la actualidad. Aunque se ha hecho habitual y es seguramente apropiado deplorar el abismo cada vez mayor que separa al científico profesional de sus colegas en otros campos, se dedica demasiado poca atención a la relación esencial entre ese abismo y los mecanismos intrínsecos del progreso científico. CAPITLO III. NATURALEZA DE LA CIENCIA NORMAL Un paradigma es un modelo o patrón aceptado. En la ciencia un paradigma es raramente un objeto para renovación, es un objeto para una mayor articulación y especificación, en condiciones nuevas y más rigurosas. Debemos reconocer lo miu limitado que puede ser un paradigma en alcance y precisión en el momento de su primera aparición. Los paradigmas obtienen un estatus dependiendo de cuando éxito tenga en comparación de otros modelos, pero el que tenga éxito no quiere decir un éxito completo en la resolución de problemas o que dé resultados totalmente satisfactorios. El éxito de un paradigma es una promesa de éxito discernible en ejemplos seleccionados. La ciencia normal consiste en la realización de esa promesa, una realización hecha del conocimiento de aquellos hechos que el paradigma muestra como particularmente reveladores y eliminándolos por medio del mismo paradigma pero articularlo. Las zonas que estudia la ciencia normal son minúsculas, ya que enfocan su atención sobre un cuadro pequeño de problemas relativamente esotéricos. Algunas veces los paradigmas obligan a investigar una parte de la naturaleza
  13. 13. 13 más detallada y profundamente. Y la ciencia normal posee n mecanismo interno que siempre que el paradigma del que proceden deja de funcionar de manera efectiva, asegura el relajamiento de las restricciones que atan a la investigación. La investigación científica normal va dirigida a la articulación de aquellos fenómenos y teorías que proporcionan el paradigma. Tres cosas que determinan a la articulación de paradigmas: 1. Hechos que el paradigma ha mostrado que son particularmente reveladores de la naturaleza de las cosas 2. Hechos que aunque no tengan mucho interés pueden compararse directamente con las predicciones de la teoría del paradigma. 3. Cuando un paradigma, desarrollado para un conjunto de fenómenos, resulta ambiguo al aplicarse a otros casi parecidos o estrechamente relacionados. Entonces ahí es cuando son necesarios experimentos para escoger entre los métodos alternativos. Las investigaciones de la ciencia normal van dirigidas a la articulación de fenómenos y teorías que proporciona el paradigma vigente. Las ‘Operaciones de Limpieza’ constituyen a la ciencia normal; enmarcan toda investigación, obligando a la naturaleza a que encaje dentro de los límites del paradigma: ‘El Paradigma obliga a los científicos a investigar una parte de la naturaleza de alguna manera’, estableciendo el problema que debe resolverse, pues en su diseño teórico esta garantizada la existencia de una solución estable. ‘Operación de limpieza’ es eliminar datos innecesarios y excluir temas. Esto conduce al descarte, intolerancia y desprecio de los fenómenos que no encuadran en los límites del patrón, cual zapato talla 36 en el pie paradigmático de una mujer obesa y de gran tamaño, la teoría que no ajusta se desdeña. Esta operación natural de la ciencia es nacida de la confianza que tiene el científico en un paradigma, y en no dejarlo perecer al primer asomo de anomalía, y esta actitud de fe y seguridad es pieza esencial para el desarrollo de la ciencia misma. Ya que son tan fuertes las reducciones impuestas por el paradigma, al dejar de ser efectivo se relajan las restricciones que atan a la investigación, y cambia la
  14. 14. 14 naturaleza de los problemas y la actitud del científico. Pero este cambio será explicado más detalladamente en los capítulos posteriores. La ciencia normal posee problemas recurrentes y comunes en su actividad. Cabe decir que todo problema es necesariamente problema ajustado por el paradigma de turno. Por lo mismo, todo fenómeno, tiene que pasar por esa delicada malla filtrante, propia de la ciencia normal y de sus operaciones de limpieza, para que sea aceptado como un problema digno de develar. 1. Los focos de la investigación fáctica-experimental son tres: Determinación del hecho significativo: Hechos reveladores de la naturaleza de las cosas (ajustados al paradigma). Son experimentaciones para acrecentar el alcance de los hechos, diseña aparatos para esos fines. Demostración del acuerdo ‘naturaleza + teoría’. Comparar predicciones teóricas con los hechos, busca perfección, demostración inequívoca de las leyes. Mejoramiento del acuerdo o el descubrimiento de nuevos campos en los que pueda demostrarse. Ej.: telescopios especiales para demostrar la predicción de Copérnico sobre el paralaje anular. Proporcionando así los datos especiales que exigen las aplicaciones concretas del paradigma. Articulación de la teoría: determinar constantes físicas. Requisito: un mismo paradigma. Experimentar leyes y relacionarlas con otras teorías. Ej: El oxigeno es aire desflogistizado (articulación de la teoría del flogisto) -Priestley. 2. Los Problemas Teóricos de la Ciencia Normal: Uso de la teoría existente para predecir información fáctica. Es en principio observacional. Su fin es mostrar una nueva aplicación del paradigma o aumentar precisión de aplicaciones pasadas. Pueden confrontarse experimentalmente. La práctica es un punto de contacto entre teoría y naturaleza, permite validación y no solo presunción. Ejemplo: Newton derivo de las Leyes de Kepler sobre el movimiento planetario, que la luna no se ajustaba a este.
  15. 15. 15 Aumento de precisión en teorías. Ej.: Ciencias Matemáticas, Europa S.XVIII-inicios S.XIX, Euler, Laplace y Gauss destinaron parte de sus trabajos al perfeccionamiento de la concordancia entre el paradigma de Newton y la naturaleza. Simultáneamente, en el desarrollo de aplicaciones a las leyes de Newton. Aclaración del paradigma por medio de la Reformulación: Predominantemente cualitativo. Reformular teoría de Newton en una forma equivalente, pero mas satisfactoria lógica y estéticamente. A su vez mostrar lecciones implícitas. Busca obtener versiones menos equivocas en sus aplicaciones. Finalmente, el problema es base de la ciencia normal, pertenece a su naturaleza intrínseca. El problema esta impreso en la ciencia tanto como la posibilidad de solución. Los enigmas hacen que la ciencia misma progrese, buscando en su investigación que la teoría alcance a la naturaleza, es decir, que sea aplicable y contrastable. Los paradigmas no solucionan problemas, tan solo dan las bases para resolverlos de forma fiable, por ampliación de los paradigmas. La ciencia normal parece una empresa de encajar la naturaleza en los esquemas de los paradigmas; lo que no encaja, ni siquiera se percibe, lo que implica que las zonas investigadas por la ciencia normal son mínimas. Cuando el paradigma pierde fuerza hay menos restricciones para investigar: se dice que la ciencia normal es la basada en un paradigma. Los científicos informan de los aspectos de la naturaleza que el paradigma muestra como reveladores de la naturaleza de las cosas, así como los hechos que pueden compararse con predicciones de la teoría del paradigma, además de los hechos que resuelven problemas y ambigüedades del paradigma. En resumen, los pasos a seguir serían: determinar el hecho significativo, acoplar los hechos a la teoría, y por último, articular la teoría. CAPITLO IV. LA CIENCIA NORMAL COMO RESOLUCIÓN DE ENIGMAS Científicos como coulomb y sus contemporáneos poseían paradigmas que al aplicarse al problema de la atracción, producían las mismas expectativas
  16. 16. 16 basándose en ello coulomb fue capaz de diseñar aparatos que dieron un resultado similar al anterior por eso no sorprendió a ninguno de sus contemporáneos. El llegar a la conclusión de un problema de investigación normal es lograr parte de lo esperado de una nueva manera y eso requiere la resolución de toda clase de complejos enigmas instrumentales, conceptuales y matemáticos. El hombre que lo logra es un experto en la resolución de enigmas y el desafío que representan estos últimos es una parte importante del acicate que hace trabajar al científico. Los enigmas son en el sentido absolutamente ordinario que empleamos aquella categoría especial de problemas que puede servir para poner a prueba el ingenio o la habilidad para resolver. Los científicos son los interesados en estar investigando más allá de los paradigmas ya existentes derivando de inquietudes que van surgiendo, es como una serie de compromisos que este debe seguir según su formación, existen reglas que se derivan de los paradigmas, pero estos pueden dirigir una investigación aunque no existan reglas. Así con la constante investigación e inquietud de la ciencia es como se da la resolución de enigmas debido a su constante cambio día con día. Los problemas de la ciencia normal no aspiran a producir cambios. Los proyectos que no encajan en una gama estrecha de posibles resultados, suelen fracasar. Con ellos es difícil articular un paradigma. En este tipo de problemas, el resultado es obvio, pero se pone en duda el modo de obtenerlo de forma distinta, solucionando problemas instrumentales, conceptuales y matemáticos. En la ciencia normal, las novedades son fracasos, no se acercan a las expectativas. Los enigmas son una categoría de problemas que pone a prueba el ingenio para resolverlos. El paradigma sirve de criterio para seleccionar qué problemas pueden ser resolubles, y éstos serán los únicos considerados como científicos por la comunidad. Un paradigma puede aislar a la comunidad de problemas importantes tachándolos de metafísicos, correspondientes a otra disciplina o simplemente, problemáticos. Los problemas de la ciencia normal son enigmas en ese sentido. Sus científicos son impulsados a investigar para intentar descifrar un enigma aún por resolver. Normalmente cualquier disciplina no ofrece otra cosa que hacer. Para ser un enigma, un problema debe tener más de una
  17. 17. 17 solución asegurada; debe haber reglas que limiten las soluciones aceptables y los procedimientos. Las categorías principales a que corresponden las reglas complementarias que proporcionan información sobre los compromisos que deducen los científicos de sus paradigmas son, en primer lugar, los enunciados explícitos de leyes científicas, y sobre enunciados y teorías; también los tipos de instrumentación preferidos y modos de usarla, los compromisos más elevados de tipo metafísico (concepción del universo...), y, en un nivel aún más elevado, la comprensión del mundo y su orden. Estos compromisos relacionan la ciencia normal con los enigmas. Proporcionan reglas que dicen cómo son el mundo y su ciencia. El científico se concentra en los problemas que definen esas reglas. El reto es entonces llegar a resolver el enigma residual. En este aspecto, una discusión de enigmas y reglas esclarece la naturaleza de la ciencia normal. En otro aspecto puede ser engañoso: las reglas adheridas a una especialidad científica pueden no especificar los puntos comunes en las prácticas de sus especialistas. La ciencia normal no necesita estar ultradeterminada por reglas. Las reglas se derivan de los paradigmas, pero éstos pueden dirigir la investigación, incluso sin reglas. CAPITLO V. PRIORIDAD DE LOS PARADIGMAS Esto nos lleva a plantear problemas. A falta de un cuerpo pertinente de reglas ¿Qué es lo que liga al científico a una tradición particular de la ciencia normal? ¿Qué puede significa la frase ‘inspección directa de paradigmas’? Los científicos trabajan a partir de modelos adquiridos, con frecuencia sin conocer del todo o necesitar conocer qué características las han dado a esos modelos su status de paradigmas de la comunidad. Por ello, no necesitan un conjunto completo de reglas. Los paradigmas podrían determinar la ciencia normal sin intervención de reglas descubribles. Razones para creer que los paradigmas funcionan realmente en esa forma: 1-Gran dificultad para descubrir las reglas que han guiado a las tradiciones particulares de la ciencia normal.
  18. 18. 18 2-El proceso de aprendizaje de una teoría depende del estudio de sus aplicaciones, incluyendo la práctica en la resolución de problemas. Estas conllevan a 3-Los paradigmas guían la investigación tanto como modelos directos como por medio de reglas abstraídas 4-Para conceder a los paradigmas un status anterior a las reglas y de los supuestos compartidos. Aquí lanza Kuhn la primera definición de paradigmas: Realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica. Según Kuhn, el paradigma que precede un cambio de paradigma, es tan diferente del que lo sigue, que sus teorías no son comparables. El cambio de paradigma no es una mera revisión o transformación de una teoría aislada, sino que cambia la manera en que se define la terminología, la manera en que los científicos encaran su objeto de estudio, y acaso más importante aún, el tipo de preguntas consideradas válidas, así como las reglas utilizadas para determinar la verdad de una teoría particular. Plantea así la inconmensurabilidad de los paradigmas (imposibilidad de traducir las ideas de uno en las de otro, y por lo tanto de compararlos entre sí). Las nuevas teorías no serían, por tanto, meras extensiones de las antiguas, sino que conformarían visiones del mundo radicalmente diferentes. Tal inconmensurabilidad existe no sólo antes y después de un cambio de paradigma, sino también en los períodos de convivencia y conflicto. El período de transición entre un paradigma y otro no es sencillo ni rápido. El autor cita el comentario de Max Planck, según el cual: Una nueva verdad científica no triunfa porque haya convencido a sus oponentes y le haya hecho ver la luz, sino más bien porque sus oponentes eventualmente mueren, y una nueva generación crece más familiarizada con ella. Los paradigmas son, por tanto, algo más que un conjunto de axiomas (para aclarar su noción de paradigma Kuhn invoca a la noción wittgensteiniana de juego). La ciencia normal se inicia siempre con algún "logro", esto es, con el surgimiento de una teoría que explica, por primera vez en la historia del área, algún hecho o evento. La ciencia normal es un período en que la actividad científica se dedica
  19. 19. 19 a la resolución de enigmas concretos y parciales. A través de la resolución de estos enigmas los científicos tratan, al mismo tiempo, de extender el rango de aplicación de sus técnicas de investigación y de resolver algunos de los problemas existentes en su campo. Los períodos de investigación científica normal se caracterizan también por sus marcadas tendencias conservadoras, los investigadores son premiados no tanto por su originalidad como por su lealtad al trabajo de confirmación de la teoría o "paradigma" dominante. En este sentido, la tenacidad científica es también una de las características que define los períodos de ciencia normal. Esta tenacidad se manifiesta, principalmente, en la resistencia a cualquier manifestación externa y contraria al paradigma dominante. Es importante hacer notar que, para Kuhn, ésta es una característica que se origina con el entrenamiento científico que prepara a los estudiantes para el manejo y aplicación de un solo paradigma científico. La característica más importante de la ciencia normal es la existencia de un "paradigma". Debido principalmente a esto, en las correcciones a su propio trabajo, Kuhn distingue dos formas principales del uso de la palabra "paradigma". Por un lado, el paradigma debe ser concebido como un logro, es decir, como una forma nueva y aceptada de resolver un problema en la ciencia, que más tarde es utilizada como modelo para la investigación y la formación de una teoría. Por otra parte, el paradigma debe ser concebido como una serie de valores compartidos, esto es, un conjunto de métodos, reglas y generalizaciones utilizadas conjuntamente por aquellos entrenados para realizar el trabajo científico de investigación, que se modela a través del paradigma como logro. De acuerdo con Kuhn, el cambio de un paradigma por otro, a través de una resolución, no ocurre debido a que el nuevo paradigma responde mejor las preguntas que el viejo. Ocurre más bien, debido a que la teoría antigua se muestra cada vez más incapaz de resolver las anomalías que se le presentan, y la comunidad de científicos la abandona por otra a través de lo que el mismo Kuhn ha denominado switch gestaltico. Las revoluciones ocurren porque un nuevo logro o paradigma presenta nuevas formas de ver las cosas, crean de con ello nuevos métodos de análisis y nuevos problemas a qué dedicarse. Es imposible, según Kuhn, idear un lenguaje imparcial que pueda usarse para realizar una comparación neutral entre los paradigmas, pues los términos son parte integral de los mismos, y por lo tanto poseen diferentes connotaciones dependiendo en cuál de ellos se los use. Según el autor, los defensores de cada
  20. 20. 20 paradigma se encuentran separados por un abismo insalvable. Aunque cada uno de ellos puede albergar la esperanza de convertir al otro a su propia manera de ver la ciencia y sus problemas, ninguno puede esperar demostrar que está en lo cierto. La competencia entre paradigmas no es el tipo de batalla que puede ser resuelta en base a pruebas. El modelo de Kuhn tiene las siguientes virtudes:Aparece la historia; amplía horizontes al proponer conceptos como los paradigmas y las unidades de análisis o las matrices disciplinarias; la “leyenda científica” es tocada, es decir, la antigua visión de la ciencia (la ciencia que progresa de forma lineal, que es siempre objetiva, racional y que busca la verdad) se pone en duda, gracias a esto desmitifica la ciencia y humaniza el quehacer científico; se ocupa de cuestiones como el papel de la teoría en el hecho de ver o percibir; es el “padre” del nuevo racionalismo.Las desventajas son:Existen otros modelos diferentes de la historia de la ciencia, hay quienes consideran que la historia misma falsea el modelo de Kuhn; exagera el externalismo (el enfrentamiento entre las comunidades científicas tiene gran peso, Kuhn hace más sociología que filosofía); no es claro el concepto de paradigma; el modelo de continuidades y rupturas carece de profundidad; no sólo muere la “leyenda científica”, muere la misma ciencia; es el “padre” del nuevo irracionalismo. Para descubrir la relación entre reglas, paradigmas y ciencia normal consideramos cómo aísla el historiador los lugares de compromiso que hemos descrito como reglas aceptadas. Estudiando los paradigmas se aprenden las profesiones. Habrá realizaciones cuyo status está en duda, pero no es lo común. La determinación de paradigmas compartidos no implica reglas compartidas. Las reglas compartidas permiten comparar paradigmas encontrando qué elementos pueden haber abstraído los miembros de los paradigmas más globales, y empleado como reglas. La búsqueda de reglas es más difícil. Se puede estar de acuerdo en la identificación de un paradigma, sin estarlo en la interpretación o racionalización del mismo, lo que no impide el desarrollo de las investigaciones. La existencia de un paradigma no implica la existencia de un conjunto de reglas. A falta de esas reglas, ¿qué liga al científico a una tradición de ciencia normal?. Lo que tienen en común las técnicas de investigación no es que satisfagan a un conjunto de reglas. Se trabaja a partir de modelos adquiridos, por ello no se necesita el conjunto de reglas. La coherencia aportada por la tradición no trae consigo un conjunto de reglas. Los paradigmas podrían determinar la ciencia
  21. 21. 21 normal sin necesidad reglas descubribles. Hay varias razones que justifican este razonamiento: podríamos citar, como primer argumento, la dificultad para descubrir reglas; una segunda razón, corolario de la anterior, sería que los conceptos, leyes y teorías no son aprendidas en abstracto y por sí mismas, dependen del estudio de sus aplicaciones. En tercer lugar se puede decir que la ciencia normal puede trabajar sin reglas si se aceptan las soluciones a los problemas particulares, por lo que las reglas deben hacerse importantes cuando los paradigmas son inseguros. Cuando los científicos están en desacuerdo en si los problemas de su campo han sido resueltos, la búsqueda de reglas adquiere una función. Por último, otra razón de la innecesariedad de reglas sería que si la ciencia normal es tan rígida ¿cómo el cambio de un paradigma puede a veces afectar a un pequeño subgrupo solamente?. Las reglas son generalmente comunes a un grupo amplio, no es así con los paradigmas. CAPITLO VI. LA ANOMALÍA Y LA EMERGENCIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS CIENTÍFICOS
  22. 22. 22 En éste capítulo Kuhn nos habla de la “anomalía” en los experimentos científicos, con lo cual nos quiere decir el filósofo de la ciencia, que a partir de algo no previsto en un experimento, de algo no tenido en cuenta, no calculado, etc., sucede algo que no debía suceder, y por tal, el experimento que se tenía destinado para descubrir algo en específico, no resulto exitoso, con lo cual no se quiere decir que no se haya descubierto nada, sino, más bien se entiende que se descubrió algo que no se tenía esperado ni planeado. La idea principal que maneja Kuhn en este apartado es la de “anomalía” –como ya lo habíamos mencionado– quien dice textualmente «la percepción de la anomalía –o sea, un fenómeno para el que el investigador no estaba preparado por su paradigma–» (T. S. Kuhn, 1971, p. 100,), siendo así que el investigador es tomado por sorpresa, y con esta anomalía que es con la que empieza un nuevo descubrimiento, ya que la anomalía en cuanto tal no es un descubrimiento, sino que es sólo el inicio, ya que para algo se pueda llegar a llamar descubrimiento, le tiene que seguir un proceso largo, y en tal caso de que se siga repitiendo esta “anomalía” tiene que haber un proceso donde se ajusten las categorías conceptuales de esta anomalía, hasta que ésta deje de verse como algo inusual y como tal, llegando así a algo que ya se tenía previsto. Para que pueda haber una anomalía en un experimento, forzosamente tiene que haber un paradigma anterior, un estado de ciencia normal, ya que es a partir del estado anterior donde se funda la anomalía y donde ella se nos hace presente, siendo así que ésta se da en lo establecido como algo fuera de lugar, siendo así el inicio de un nuevo descubrimiento que va evolucionando a medida que se va haciendo recurrente y se va manifestando siempre que se sigue el mismo procedimiento. Por tanto, la ciencia «descubre repetidamente fenómenos nuevos e inesperados-» (1971, p. 92,), y muchos de estos nuevos descubrimientos irrumpen como anomalías, ya que raramente un experimento sale como se tenía planeado. Con esto Kuhn apuntala la importancia de la anomalía en el avance de la ciencia, y nos deja ver que en la ciencia no hay errores, sino anomalías. La ciencia normal ha tenido éxito en su objetivo: la extensión y precisión del conocimiento. No tiende a novedades fácticas o teóricas. Ha desarrollado una técnica para descubrir fenómenos y a partir de ellos desarrollar nuevas teorías. La empresa que cae en modificaciones nunca vuelve a ser la misma.
  23. 23. 23 El descubrimiento comienza con la percepción de la anomalía, se violan las expectativas del paradigma. Se estudia la anomalía y se ajusta el paradigma para que lo anormal se convierta en esperado. Hasta que esto no se lleva a cabo, el nuevo hecho no es científico. El descubrimiento involucra un proceso extenso de asimilación conceptual. ¿Incluye también un cambio en el paradigma?.No podemos desplazar el momento de un descubrimiento a un punto determinado, en la mayoría de los casos. Si la decisión de usar un aparato, lleva consigo la suposición de que solo se presentarán ciertos tipos de circunstancias, ¿debemos llegar a la conclusión de que se deben abandonar las pruebas ordinarias porque su presencia puede ser engañosa?. Esto daría un método inconcebible de investigación. Éstos procedimientos son tan importantes como las leyes y teorías, aunque restringen el campo fenomenológico. Al reconocer esto podemos ver un sentido especial en el que un descubrimiento hace necesario un cambio de paradigma, y en consecuencia, un cambio en los procedimientos y las expectativas. No todas las teorías pertenecen a paradigmas, también existen en periodos de crisis, o anteriores a los mismos paradigmas. En éstos últimos las teorías existentes son especulativas y sus descubrimientos no son las esperados, en general. Cuando coincide el resultado del experimento con lo que supone la teoría de tanteo, esta teoría dará paso a un paradigma. Las características comunes a los descubrimientos serían la percepción previa de la anomalía, la aparición gradual y simultánea del reconocimiento, tanto conceptual como de observación, y el cambio consiguiente de las categorías y procedimientos del paradigma. Estas mismas características están incluidas en la naturaleza del proceso de percepción. En la ciencia, la novedad surge dificultosamente de lo que proporciona lo esperado. Esta percepción de la anomalía abre un periodo en que se ajustan las categorías conceptuales hasta que lo anómalo se convierte en previsto. En este momento se habrá completado el descubrimiento. La ciencia normal, que no va dirigida a la novedad (sino que más bien tiende a suprimirla), puede ser efectiva para que surja esa novedad. La ciencia se hace así cada vez más rígida, en los campos a los que se dirige el paradigma hay una información detallada y una
  24. 24. 24 gran concordancia entre naturaleza y la teoría. Cuanto más preciso sea un paradigma, más sensibilidad habrá hacia la anomalía y a la pertinente ocasión de cambio de paradigma. CAPITLO VII. LAS CRISIS Y LA EMERGENCIA DE LAS TEORÍAS CIENTÍFICAS En este capítulo, menciona que después de la existencia de una anomalía en el avance de la ciencia, como indica kuhn todos los nuevos descubrimientos que se habían encontrado, implica el estudio de nuevos fenómenos, que a su vez es necesario remplazar las creencias y las teorías que se habían realizado, para sustituirlas por nuevas teoría o modificar realizando métodos de investigación. Examinemos primeramente un caso particularmentefamoso de cambio de paradigma, el surgimiento de la astronomía de Copérnico. Cuando su predecesor, el sistema de Tolomeo, fue desarrollado durante los dos siglos anteriores a Cristo y los dos primeros de nuestra era, tuvo un éxito admirable en la predicción de los cambiosde posición tanto de los planetas como de las estrellas. Ningún otro sistema antiguo había dado tan buenos resultados; con respecto a las estrellas,la astronomía de Tolomeo es utilizada todavía en la actualidad, con bastante amplitud,como manual de aproximación de ingeniería; con respecto a los planetas, las predicciones de Tolomeo eran tan buenas como las de Copérnico. Pero para una teoría científica, el tener un éxito admirable no es lo mismo que tener un éxito completo.Con respecto tanto a la posición planetaria como a la precesión de los equinoccios, las predicciones hechas con el sistema de Tolomeo nunca se conformaron por completo a las mejores observaciones disponibles. La posterior reducciónde esas pequeñas discrepancias constituyó, para un gran número de los sucesores de Tolomeo,muchos de los principales problemas de la investigación astronómica normal, del mismo modo como un intento similar para hacer coincidir la observación del cielo con la teoría de Newton, proporcionó en el siglo XVIII problemas de investigación normal a los sucesores de Newton. Durante cierto tiempo, los astrónomos tenían todas las razones para suponer que esos intentos tendrían tanto éxito como los que habían conducido al sistema de Tolomeo. Cuando se presentabauna discrepancia, los astrónomos siempre eran capaces de eliminarla, mediante algún ajuste particular del sistema de Ptolomeo de los
  25. 25. 25 círculoscompuestos. Pero conforme pasó el tiempo, un hombre que examinara el resultado neto del esfuerzo de investigación normal de muchos astrónomos podía observar que la complejidad de laastronomía estaba aumentando de manera mucho más rápida que su exactitud y que las discrepancias corregidas en un punto tenían probabilidades de presentarse en otro. El desarrollo de una articulación apropiada constituyó un desafío, tanto para él como para sus sucesores. Sin embargo, en la práctica, como ha sucedido repetidas veces en el desarrollo científico, la articulación necesaria resultó inmensamente difícil de lograr.Del mismo modo como la proposición astronómica de Copérnico, a pesar del optimismo de su autor, creó una crisis cada vez mayor de las teorías existentes del movimiento, la teoría de Maxwell, a pesar de su origen newtoniano, produjo en última instancia una crisis para el paradigma del que surgió.Además, el punto en el que la crisis se hizo más aguda fue proporcionado por problemas que acabamos de considerar, los del movimiento con respecto al éter.La discusión hecha por Maxwell del comportamiento electromagnético de los cuerpos en movimiento no se refirió al arrastre del éter y, además,resultó muy difícil introducir en su teoría dicho arrastre. Como resultado de ello, toda una serie de observaciones destinadas a detectar el desplazamiento a través del éter se hizo anómala.Por consiguiente, los años posteriores a 1890 conocieron una larga serie de intentos, tanto experimentales como teóricos, para detectar el movimiento con respecto al éter y para introducir el arrastre del éter en la teoría de Maxwell. Los primeros carecieron uniformemente de éxito, aun cuando algunos analistas consideraron sus resultados como erróneos. Los últimos produjeron una serie de puntos de partida prometedores, sobre todo los de Lorenz y Fitzgerald; pero descubrieron también otros enigmas y finalmente dieron como resultado precisamente esa proliferación de teorías en competencia que hemos visto previamente como síntoma de crisis. Fue en medio de ese momento histórico cuando surgió, en 1905, la teoría especial de la relatividad, de Einstein.Esos tres ejemplos son casi completamente típicos.En cada caso, sólo surgió una nueva teoría después de un fracaso notable de la actividad normal de resolución de problemas. Además, excepto en el caso de Copérnico, en el que ciertos factores exteriores a la ciencia desempeñaron un papel muy importante, ese derrumbamiento y la proliferación de teorías, que es su síntoma, tuvieron lugar no más de una o dos décadas antes
  26. 26. 26 de la enunciación de la nueva teoría. La teoría nuevaparece una respuesta directa a la crisis. Como se menciona anterior mente, el impacto de nuevos fenómenos, causo para muchos científicos grandes problemas, en cuestión de los grandes paradigmas en grandes cantidades, tuvieron que entrar en grandes cambios en relación de las técnicas de la ciencia normal y empezó la crisis de realizar una gama de teorías, las cuales no se tenía una seguridad de que los resultados sean deseado. Tras la asimilación del descubrimiento se pueden explicar los fenómenos y precisar los ya conocidos. Los descubrimientos no son los únicos elementos de cambio en los paradigmas. Si las anomalías producen nuevos tipos de fenómenos, una percepción más profunda es un requisito previo para los cambios de teoría. El surgimiento de nuevas teorías implica un periodo de inseguridad profunda que lleva a la destrucción de paradigmas, problemas y técnicas de la ciencia normal. El fracaso de las reglas existentes sirve para la búsqueda de otras nuevas. En consecuencia surge una nueva teoría a partir de un fracaso notable de la actividad normal de resolución de problemas. Normalmente factores externos a la ciencia desempeñan un papel importante. La nueva teoría parece una respuesta directa a la crisis. Los problemas derrumbados habían sido reconocidos durante mucho tiempo y la ciencia normal anterior los creía casi resueltos, por lo que el sentimiento de fracaso puede ser agudo. No suelen ceder ante un primer ataque. Las soluciones habían sido previstas antes de la crisis, y en ausencia de crisis fueron descartadas. Se deben inventar alternativas teóricas, sobre todo en las primeras etapas de un paradigma. Se deben rediseñar las herramientas. Los filósofos de la ciencia han demostrado repetidamente que siempre se puede tomar base mas que en una construcción teórica, sobre una colección de datos determinada. La historia de la ciencia indica que, sobre todo en las primeras etapas de desarrollo de un nuevo paradigma, ni siquiera es muy difícil inventar esas alternativas.Pero es raro que los científicos se dediquen a tal invención de alternativas, excepto durante la etapa anterior al paradigma del desarrollo de su ciencia y en ocasiones muy especiales de su evolución subsiguiente. En tanto los instrumentos que proporciona un paradigma continúan mostrándose capaces de resolver los problemas que define, la ciencia tiene un movimiento más rápido
  27. 27. 27 y una penetración más profunda por medio del empleo confiado de esos instrumentos. La razón es clara. Lo mismo en la manufactura que en la ciencia, el volver a diseñar herramientas es una extravagancia reservada para las ocasiones en que sea absolutamente necesario hacerlo. El significado de las crisis es la indicación que proporcionan de que ha llegado la ocasión para rediseñar las herramientas. “El significado de las crisis es la indicación que proporcionan de que ha llegado la ocasión para rediseñar las herramientas” (1971, p. 127). CAPITLO VIII. LA RESPUESTA A LA CRISIS Nos explica Kuhn que la crisis es la condición previa y necesaria para el nacimiento de nuevas teorías. Una teoría se declara inválida si no hay un paradigma que la remplace, es decir no se puede hacer ciencia. La decisión de aceptar o rechazar un paradigma y al mismo tiempo el juicio que conduce a esa decisión, involucra siempre la comparación de los paradigmas. Y al rechazar un paradigma sin remplazarlo con otro es rechazar a la ciencia misma, los enigmas existen solo debido a que ningún paradigma resuelve completamente todos los problemas. El síntoma de crisis debilita las reglas de la resolución normal de enigmas de tal modo que permite la aparición de un nuevo paradigma. Esto quiere decir que un paradigma son modelos, teorías o métodos de trabajo en lo cual se termina hasta que se abandona el tema y es sustituido por otro paradigma. Para que la anomalía produzca crisis debe ser algo más que una simple anomalía, es decir debe ser grande o juntarse más de una. Pero el objetivo tiene que ser más claro, concreto y que cumpla con sus expectativas. Las crisis debilitan los estereotipos y proporcionan los datos adicionales para un cambio de paradigma fundamental. Se produce una revolución científica de los nuevos paradigmas al sustituir al paradigma tradicional es lo que nos explica Kuhn.
  28. 28. 28 Las crisis son condición para el nacimiento de nuevas teorías. Los científicos responden a la crisis con incredulidad y aferrándose al antiguo paradigma. Una vez alcanzado el status del paradigma, una teoría se declara invalida cuando hay un candidato alternativo para que ocupe su lugar. El acto de juicio que conduce a los científicos a rechazar una teoría se basa en más de una comparación de esa teoría con el mundo. La decisión de rechazar un paradigma es la decisión de aceptar otro, compararlos con la naturaleza y entre ellos. Y no se rechazan debido a que se enfrentan a anomalías o a ejemplos en contrario. Además, los paradigmas no pueden por si mismos demostrar que una teoría es falsa: inventarán modificaciones de su teoría para eliminar cualquier conflicto. Si esos ejemplos en contrario llegaran a “molestar” en exceso, será porque permiten un análisis nuevo de la ciencia. Además, las anomalías no parecerán ya hechos simples y pueden parecerse a tautologías (enunciados de situaciones que no pueden enunciarse de otro modo). Ha habido hombres obligados a abandonar la ciencia debido a su incapacidad de tolerar la crisis. Una vez descubierto un primer paradigma, no existe investigación sin ejemplos en contrario. La ciencia normal no se diferencia con la ciencia en estado de crisis en el hecho de que la primera se enfrente a ejemplos en contrario (existen enigmas.). Todos los enigmas de la ciencia normal se pueden ver como ejemplos en contrario, como fuentes de crisis. La existencia de una crisis no convierte a un enigma en un ejemplo en contrario, lo que hace es debilitar las reglas de resolución normal de los enigmas en modos que permiten la aparición de un paradigma. Una discrepancia grande por parte de los científicos ante una anomalía en el ajuste entre la teoría y la naturaleza no debe provocar cualquier respuesta profunda. Los científicos suelen esperar, o responder con la práctica normal. Para que una anomalía provoque crisis, debe ser algo más que una anomalía; siempre existen dificultades en el ajuste del paradigma con al naturaleza, que se resuelven con el paso del tiempo. No se suele parar a mirar todas las anomalías, debemos seleccionarlas. Cuando una anomalía parece ser más que un nuevo enigma de la ciencia normal se inicia la transición a la crisis. La anomalía es reconocida como tal. Los primeros intentos de resolución del problema seguirán las reglas del paradigma, para luego ir involucrando alguna coyuntura menor o no tan ligera del paradigma. A través de esas coyunturas divergentes, las reglas de la ciencia normal se hacen más confusas.Todas las crisis se inician con la confusión de un
  29. 29. 29 paradigma y el subsiguiente aflojamiento de las reglas de la investigación normal; y concluyen con la aparición de un nuevo paradigma y la lucha para su aceptación. La transición de un paradigma a otro es una reconstrucción que cambia generalizaciones teóricas, métodos y aplicaciones... habrá coincidencia entre los problemas a resolver. Con frecuencia surge un nuevo paradigma antes de que una crisis avance mucho en su desarrollo, o que haya sido reconocida. Frente a la admisión de una anomalía fundamental, se debe aislarla y darle una estructura, aplicar reglas de la ciencia normal, aunque no sean ya de del todo correctas para ver en qué zona está la dificultad, buscar maneras de realzar la importancia del trastorno y generar teorías especulativas que puedan mostrar al camino hacia un nuevo paradigma. Éste tipo de investigación es acompañado por el análisis filosófico para la búsqueda de reglas y suposiciones, para debilitar el dominio de una tradición sobre la mente y sugerir las bases para una nueva. Al concentrarse en el pequeño trastorno y prepararse la mentalidad para reconocer las anomalías tal como son, la crisis hace proliferar los descubrimientos. La transición al nuevo paradigma es la revolución científica. CAPITLO IX. NATURALEZA Y NECESIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS De acuerdo a Thomas Kuhn en su obre titulada ¨Las revoluciones científicas¨ explica que tanto las revoluciones políticas como científicas tienen su surgimiento a partir de sentimientos de insatisfacción por parte de un grupo de individuos que comparten ideas contrarias acerca de lo que se encuentra establecido. Dicho grupo tiene como característica el encontrarse reprimido por alguna fracción de la población que no comparte su mismo sentimiento de insatisfacción. Estas formas de pensar tienen el propósito de establecer algo nuevo que intentará sustituir a lo anterior. El autor también menciona que cualquier tipo de revolución en determinada sociedad es fundamental para la evolución de la misma. Thomas Kuhn dentro de éste capítulo hace una evaluación sobre las características que comparte los cambios de estructura de paradigmas y la evolución de las ciencias. La elección de nuevos paradigmas viene a raíz de manera lógica y de la experimentación. Kuhn también aclara que la adquisición de nuevos paradigmas no necesariamente vienen a destruir a
  30. 30. 30 los anteriores, si no que a su vez funcionan como base a la creación de otros; por ejemplo, menciona que la teoría de la conservación de la energía ha contribuido a nuevas aportaciones dentro de la física (en éste caso) como en otras ramas; la óptica o la teoría térmica. Es decir, la primera funciona como enlace, ya que después de ésta dio lugar a nuevos conocimientos. Entonces, se puede decir que la ciencia también es totalmente acumulativa. El autor también menciona que existen tres tipos de fenómenos sobre los que se puede desarrollar una nueva teoría. El surgimiento de nuevos conocimientos da pie a correr ciertos riesgos; por ejemplo, errores que al pasar del tiempo, se conviertan en ideas equivocas. Las variaciones entre un paradigma y otro indican el comportamiento de la población. Los paradigmas son la base del surgimiento de nuevas formas de resolver problemas, implementar nuevos métodos; entonces, paso a paso es posible una retroalimentación entre lo ya establecido y lo nuevo por establecer. El nuevo paradigma también viene a reemplazar a aquel que ha dejado de funcionar por diversas razones; cambios en la estructura social, política, comunidad científica. El sentimiento de insatisfacción es un detonante clave en el surgimiento de nuevos paradigmas. En la página 174, Kuhn menciona ¨Al aprender un paradigma, el científico adquiere al mismo tiempo teoría, métodos y normas, casi siempre en una mezcla inseparable. Por consiguiente, cuando cambian los paradigmas, hay normalmente transformaciones importantes de los criterios que determinan la legitimidad tanto de los problemas como de las soluciones propuestas¨ (Kuhn, 1962) Las revoluciones científicas son episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma es reemplazado por uno nuevo e incompatible. Existe un paralelismo entre las revoluciones científicas y las revoluciones políticas: Las revoluciones políticas se inician con un sentimiento de una fracción de la comunidad, de que las instituciones no satisfacen los problemas del medio en que vive. Las revoluciones científicas se inician con un sentimiento de una fracción de la comunidad de que un paradigma ha dejado de funcionar en la exploración de la naturaleza. El sentimiento de mal funcionamiento que puede conducir a la crisis es un requisito para la revolución. Las revoluciones políticas tienden a cambiar las instituciones en modos que éstas prohíben. Su éxito exige el abandono de unas instituciones a favor de otras, y mientras, la sociedad no es gobernada por ninguna. La crisis atenúa el papel de las instituciones como el de los paradigmas. Los individuos se alejan de la vida política y se comportan de
  31. 31. 31 manera excéntrica. Luego se comprometen con alguna proposición concreta para la reconstrucción de la sociedad. La sociedad se divide en partidos enfrentados (antiguos- nuevos), por lo que el discurso político fracasa, ya que no se reconoce ninguna estructura y no se da la persuasión de las masas. La elección de paradigmas en competencia es una elección entre modos incompatibles de vida dentro de la comunidad. Para defender un paradigma, un grupo usa su propio paradigma. En ésta circularidad es muy difícil entrar para los que están fuera. Entran pues a tomar parte en las revoluciones científicas las técnicas de argumentación persuasiva, además de la naturaleza y la lógica. En principio podría surgir un nuevo fenómeno sin destruir las prácticas científicas establecidas. La nueva teoría podría tratar fenómenos no conocidos previamente, ser de un nivel más elevado. Pueden establecerse relaciones compatibles entre teorías nuevas y antiguas, y el desarrollo científico sería acumulativo. Lo nuevo reemplazaría a lo ignorado, no a otros conocimientos incompatibles. Hay mucha gente que de hecho piensa que la ciencia se desarrolla de esta manera. De todas formas, cada vez hay más razones para preguntarse que ésta imagen sea una imagen de la ciencia; casi todos los nuevos fenómenos han exigido la destrucción de un paradigma anterior y el conflicto entre escuelas. La adquisición acumulativa de novedades es en principio improbable, la investigación normal acumulativa puede triunfar por el uso de técnicas vecinas a las existentes, pero el hombre que intenta resolver un problema definido por los conocimientos y técnicas existentes, sabe qué es lo que quiere y se dirige en consecuencia. La novedad inesperada puede hacer que esto sea erróneo. Hay conflicto entre el paradigma que descubre la anomalía y el que hace a la anomalía normal. Hay tres tipos de fenómenos sobre los que puede desarrollarse una nueva teoría: los que ya habían sido explicados, aunque las teorías resultantes son raramente aceptadas (la naturaleza no da un criterio de discriminación); aquellos cuya naturaleza es indicada por paradigmas, pero sus detalles solo pueden comprenderse con una teoría posterior (articulan paradigmas existentes, en general); y las anomalías reconocidas como inasimilables por los paradigmas, que dan lugar a nuevas teorías.
  32. 32. 32 La nueva teoría deberá permitir predicciones que sean diferentes de las derivadas de su predecesora, la segunda teoría desplaza a la primera (son incompatibles) . Se debe limitar la gama de aplicación de las teorías, de lo contrario los científicos no hablarían “científicamente” de fenómenos aún no observados. Sin la aceptación de un paradigma no se producirá la ciencia normal. El paradigma no puede tener grados de precisión completos, pues eliminarían la existencia de enigmas. Las diferencias aparentes entre una teoría descartada y su sucesora son reales. Las diferencias entre paradigmas son necesarias e irreconciliables. Éstas diferencias se dan en problemas de la propia sustancia, tales como la existencia de partículas subatómicas, la materialidad de la luz, la conservación del calor...; y en la redefinición de la ciencia correspondiente, ya que cambian los problemas. El papel de los paradigmas es determinar qué entidades contiene y no contiene la naturaleza. Ésto es esencial por el inmenso tamaño de ésta. CAPITLO X. LAS REVOLUCIONES COMO CAMBIOS DEL CONCEPTO DEL MUNDO Los nuevos paradigmas se han convertido en el concepto clave para entender el cambio. Los paradigmas se basan en patrones de comportamiento y las reglas que rigen dichos patrones. Primero establecemos los patrones para establecer límites en nuestra vida y luego para determinar cómo resolver los problemas dentro de esos límites. Por lo general el éxito está determinado en gran medida por la capacidad de resolver los problemas de nuestros paradigmas. Cambiar un paradigma significa modificar la manera de hacer las cosas. La gente que establece nuevas reglas es el primer elemento clave en el proceso del cambio. Al crear nuevas maneras de resolver los problemas. Los cambios de paradigmas hacen que los científicos vean de un modo distinto el modo al que aplican su investigación. Se puede decir que incluso respondan a un mundo diferente en algunos aspectos incomparable con el anterior.
  33. 33. 33 La autoridad más elevada sobre la cual puede demostrarse que la visión a cambiado se convertirá ella misma en la fuente de ese dato y el comportamiento de su visión podría convertirse en fuente de problemas. El científico que acepta nuevos paradigmas encuentra los objetos transformados en muchos se su detalles. En el cambio de paradigma se reúnen las experiencias previas y se transforman para reunirlas en el nuevo paradigma. Quizá la experiencia inmediata se deba dejar a un lado y discutir las operaciones concretas en los laboratorios. Para encontrar una experiencia estable donde no haya precepciones diferentes. Los cambios de paradigmas hacen ver a los científicos el mundo de forma diferente, se puede decir que incluso responden a un mundo diferente, en algunos aspectos, incomparable con el anterior. La autoridad más elevada sobre la cual puede demostrarse que la visión ha cambiado se convertiría ella misma en la fuente de ese dato y el comportamiento de su visión podría convertirse en fuente de problemas. El científico que acepta en nuevo paradigma encuentra los objetos anteriores transformados en muchos de sus detalles. En el cambio de paradigma se reúnen las experiencias previas y se transforman para reunirlas en el nuevo paradigma. Quizá la experiencia inmediata deba dejarse a un lado y discutir las operaciones concretas en los laboratorios, para encontrar una experiencia estable donde no halla percepciones diferentes. La ciencia utiliza las manipulaciones en laboratorios que yuxtaponen el paradigma con la experiencia inmediata (que determina el paradigma). Los paradigmas determinan grandes cambios de la experiencia. Después de que esa experiencia haya sido determinada puede comenzar la definición, un lenguaje de observación puro. Después de una revolución científica muchas mediciones pierden su importancia y son reemplazadas ( no es un cambio total, es el mismo mundo, los mismos instrumentos...). La ciencia posrevolucionaria incluye manipulaciones anteriores. Si son cambiadas, es que tienen relación con el paradigma o con sus resultados concretos. Las revoluciones resultan casi invisibles y parecen simples adiciones al conocimiento científico. Existe una autoridad que disimula la existencia y la significación de las revoluciones científicas, esta autoridad está representada tanto en libros de texto científicos, como en divulgativos o en escritos filosóficos, los cuales se dirigen a un cuerpo ya articulado de problemas, datos y teorías con
  34. 34. 34 más frecuencia que el conjunto de paradigmas articulados por la comunidad cuando fueron escritos. Registran los resultados de las pasadas revoluciones científicas y muestran las bases para la ciencia normal. Para esto no necesitan proporcionar informes sobre cómo fueron reconocidas por primera vez y adoptadas esas bases. Cuando cambia el lenguaje, estructura o problemas de la ciencia normal, es decir, cuando una revolución científica incide sobre ella, los libros deben ser reescritos, y una vez reescritos, el sentido histórico sólo se extenderá a los resultados más recientes de las revoluciones en el campo. Al rescribirse, la ciencia aparece como acumulativa, a lo que contribuye también que los científicos revisen los trabajos de sus héroes históricos. Pero la ciencia no se desarrolla así: la mayoría de los enigmas de la ciencia actual no aparecieron hasta la última revolución científica, las generaciones anteriores se preocuparon de sus propios problemas, con sus propios instrumentos y sus propias cánones de resolución, y cambia todo el conjunto de hechos y teorías que el paradigma de los libros de texto ajusta a la naturaleza. Las teorías surgen al mismo tiempo que los hechos, a los que se ajustan por medio de una reformulación de la tradición científica.Después de una revolución científica muchas mediciones pierden su importancia y son reemplazadas. Los paradigmas determinan grandes cambios de la experiencia. CAPITLO XI. LA INVISIBILIDAD DE LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS Las revoluciones resultan casi invisibles y parecen simples adiciones al conocimiento científico. Existe una autoridad que disimula la existencia y la significación de las revoluciones científicas, esta autoridad está representada tanto en libros de texto científicos, como en divulgaciones y en obras filosóficos, los cuales se dirigen a un cuerpo ya articulado de problemas, datos y teorías con más frecuencia que el conjunto de paradigmas articulados por la comunidad cuando fueron escritos. Registran los resultados de las pasadas revoluciones científicas y muestran las bases para la ciencia normal. Para esto no necesitan proporcionar informes sobre cómo fueron reconocidas por primera vez y adoptadas esas bases.
  35. 35. 35 Cuando cambia el lenguaje, estructura o problemas de la ciencia normal, es decir, cuando una revolución científica incide sobre ella, los libros deben ser reescritos, y una vez reescritos, el sentido histórico solo se extenderá a los resultados más recientes de las revoluciones en el campo. Al reescribirse, la ciencia aparece como acumulativa, a lo que atribuyen también que los científicos revisen los trabajos de sus héroes históricos. Pero la ciencia no se desarrolla así: la mayoría de los enigmas de la ciencia actual no aparecieron hasta la última revolución científica, las generaciones anteriores se preocuparon de sus propios problemas, con sus propios instrumentos y sus propios cánones de resolución, y cambia todo el conjunto de hechos y teorías que el paradigma de los libros de texto ajusta a la naturaleza. Las teorías surgen al mismo tiempo que los hechos, a los que se ajustan por medio de una reformulación de la tradición científica. Los cambios de paradigmas hacen ver a los científicos el mundo de forma diferente, se puede decir que incluso responden a un mundo diferente, en algunos aspectos, incomparable con el anterior. La autoridad más elevada sobre la cual puede demostrarse que la visión ha cambiado se convertiría ella misma en la fuente de ese dato y el comportamiento de su visión podría convertirse en fuente de problemas. El científico que acepta en nuevo paradigma encuentra los objetos anteriores transformados en muchos de sus detalles. En el cambio de paradigma se reúnen las experiencias previas y se transforman para reunirlas en el nuevo paradigma. Quizá la experiencia inmediata deba dejarse a un lado y discutir las operaciones concretas en los laboratorios, para encontrar una experiencia estable donde no halla percepciones diferentes. La ciencia utiliza las manipulaciones en laboratorios que yuxtaponen el paradigma con la experiencia inmediata (que determina el paradigma). Los paradigmas determinan grandes cambios de la experiencia. Después de que esa experiencia haya sido determinada puede comenzar la definición, un lenguaje de observación puro. Después de una revolución científica muchas mediciones pierden su importancia y son reemplazadas ( no es un cambio total, es el mismo mundo, los mismos instrumentos...). La ciencia posrevolucionaria incluye manipulaciones anteriores. Si son cambiadas, es que tienen relación con el paradigma o con sus resultados concretos.
  36. 36. 36 Las revoluciones resultan casi invisibles y parecen simples adiciones al conocimiento científico. Existe una autoridad que disimula la existencia y la significación de las revoluciones científicas, esta autoridad está representada tanto en libros de texto científicos, como en divulgativos o en escritos filosóficos, los cuales se dirigen a un cuerpo ya articulado de problemas, datos y teorías con más frecuencia que el conjunto de paradigmas articulados por la comunidad cuando fueron escritos. Registran los resultados de las pasadas revoluciones científicas y muestran las bases para la ciencia normal. Para esto no necesitan proporcionar informes sobre cómo fueron reconocidas por primera vez y adoptadas esas bases. Cuando cambia el lenguaje, estructura o problemas de la ciencia normal, es decir, cuando una revolución científica incide sobre ella, los libros deben ser reescritos, y una vez reescritos, el sentido histórico sólo se extenderá a los resultados más recientes de las revoluciones en el campo. Al rescribirse, la ciencia aparece como acumulativa, a lo que contribuye también que los científicos revisen los trabajos de sus héroes históricos. Pero la ciencia no se desarrolla así: la mayoría de los enigmas de la ciencia actual no aparecieron hasta la última revolución científica, las generaciones anteriores se preocuparon de sus propios problemas, con sus propios instrumentos y sus propias cánones de resolución, y cambia todo el conjunto de hechos y teorías que el paradigma de los libros de texto ajusta a la naturaleza. Las teorías surgen al mismo tiempo que los hechos, a los que se ajustan por medio de una reformulación de la tradición científica. CAPITLO XII. LA RESOLUCIÓN DE LAS REVOLUCIONES La base del origen de un paradigma radica en una inquietud existente en uno o varios pensamientos innovadores, esta perspectiva es en esencia una representación destacadísima de la realidad humana. Para llevar a cabo la difícil tarea de convencer a las otras partes, que también se aferran a una verdad, cuentan con dos factores a su favor: saben identificar los problemas que pueden provocar una crisis, y en su mayoría son más jóvenes que sus contemporáneos por lo que no se sienten tan identificados con ese paradigma primitivo para ellos.
  37. 37. 37 Su método consiste en probarse a si mismos estimulando a propósito experimentos y descifrar los ¨enigmas¨ de la naturaleza. Un paradigma se pone en duda cuando su proceder ha sido incapaz de resolver un problema de gran importancia. Al tratar de explicar, falla repetida e involuntariamente tratando de demostrar algo que para ellos suena hueco y falso. Es necesario, entonces, hacer una recapitulación de los hechos y dar origen a un nuevo paradigma. Sin embargo, no debemos olvidar que este nuevo paradigma nace o precede a partir de esta ¨crisis o fracaso¨. Es en este momento de disputa, entre paradigmas, es donde se halla el punto exacto de la ¨resolución de las revoluciones¨. Una y otra postura, luchan, cada una por su cuenta, para convencer a la otra parte de su verdad. Sin embargo una y otra no se pueden desprender y ser independientes de una vez, pues incluso a veces mantienen hasta los mismos conceptos utilizados, aunque con distintos significados. La crisis o fracaso de un paradigma, está íntimamente ligada con el resurgimiento y éxito de otro; por lo que no podemos negar o catalogar como un error al que le dio origen. Es así que también un nuevo paradigma está destinado a sufrir una crisis, esto quiere decir que por si solo es incapaz de resolver todos los problemas de una sola vez. ¨La resolución de las revoluciones¨ se refiere a eso, a la capacidad de uno y otro paradigma para reconocer su imperfección permitiendo a las próximas generaciones otros modelos de pensamiento dando pie a una nueva ¨ciencia normal¨. Los libros de texto son las bases de una nueva ciencia normal, pero hay un paso previo. Cualquier nueva interpretación de la naturaleza surge de la mente de uno o varios individuos cuya atención se ha concentrado intensamente en los problemas provocadores de crisis, y tan novatos que no están tan comprometidos con las reglas y la visión del mundo de sus contemporáneos. El investigador de ciencia normal no pone a prueba el paradigma, como “solucionador” de enigmas, ensayará distintos métodos alternativos. La prueba del paradigma se da cuando el fracaso persistente para obtener una solución haya producido una crisis y el sentimiento de crisis haya producido un candidato alternativo o paradigma.
  38. 38. 38 Una teoría de posibilidades exige que comparemos una teoría dada con todas las que puedan imaginarse, para que se ajusten al mismo conjunto de datos observados. Otros dicen que obliga a la construcción imaginaria de todas las pruebas a que pueda someterse la teoría. Las teorías probabilistas disimulan la situación de verificación tanto como la iluminan. Karl R. Popper niega la existencia de todo procedimiento de verificación; lo importante es rechazar teorías cuyo resultado es negativo. El proceso conjunto de verificación y demostración de falsación puede explicar el papel de acuerdo o desacuerdo entre la teoría y los hechos. La incomparabilidad de paradigmas en competencia puede justificarse por las siguientes razones: los proponentes de los paradigmas estarán en desacuerdo con la lista de problemas a resolver; los nuevos paradigmas involucran vocabulario y aparatos de los tradicionales, pero entran en relaciones diferentes unos con otros, creando malentendidos entre las escuelas. La transición debe tener lugar solo una sola vez, o no ocurrir nunca (como los cambios de forma de la Gestalt). La fuente de resistencia está en la seguridad de que el antiguo paradigma abarca la naturaleza y terminará resolviendo todos sus problemas. La conversión de los científicos es lenta hasta que todos aceptan al nuevo paradigma. La conversión se da por múltiples razones y muchas de ellas están fuera de la esfera de la ciencia. Los experimentos cruciales resuelven en un marco teórico nuevo experimentos que no podían haber sido resueltos usando el antiguo paradigma. Rara vez son suficientes para dar el giro definitivo. Otro elemento persuasivo es el ir hacia lo más apropiado y estético (teorías netas, sencillas y apropiadas). Los defensores del antiguo paradigma confían en que éste se articule y consiga resolver los problemas que su rival consigue resolver. CAPITLO XIII. PROGRESO A TRAVÉS DE LAS REVOLUCIONES Tenemos tendencia a ver la ciencia como cualquier campo donde el progreso sea notable. En la ciencia normal, los miembros trabajan a partir de un paradigma simple o un conjunto de paradigmas relacionados. Cuando, rara vez,
  39. 39. 39 comunidades distintas investigan un mismo problema, comparten varios de los principales paradigmas. El resultado del trabajo creador exitoso es progreso. Antes del paradigma las pruebas de progreso son muy difíciles de encontrar, al igual que en los periodos revolucionarios. El progreso científico en periodos de ciencia normal es más fácil de percibir, en ausencia de escuelas competidoras. El usar un paradigma permite a la comunidad centrarse en objetivos más concretos sin tener que reexaminar constantemente los primeros principios, logrando una mayor eficiencia. Esta eficiencia se ve reforzada por aspectos que en general, son consecuencias del aislamiento de las comunidades científicas y los profanos. El trabajar sólo para la audiencia de la comunidad, dando por sentado conjuntos de normas propias, sin preocuparse de la opinión de los que están fuera de su círculo, pudiendo trabajar así con mayor dinamismo. Las revoluciones científicas concluyen con una victoria de uno de dos campos. Para los vencedores, la revolución debe ser progreso. La comunidad científica es un instrumento eficiente para llevar al máximo de la limitación y el número los problemas resueltos a través del cambio de paradigma. Cuando se presenta un candidato a paradigma, los científicos deben estar convencidos de que es capaz de resolver algún problema extraordinario y reconocido que no puede ser resuelto de otra forma, y que presenta gran parte de la habilidad de resolver problemas que la ciencia ha adquirido con paradigmas anteriores. Tenemos tendencia a ver la ciencia como cualquier campo donde el progreso sea notable. En la ciencia normal, los miembros trabajan a partir de un paradigma simple o un conjunto de paradigmas relacionados. Cuando, rara vez, comunidades distintas investigan un mismo problema, comparten varios de los principales paradigmas. El resultado del trabajo creador exitoso es progreso. Antes del paradigma las pruebas de progreso son muy difíciles de encontrar, al igual que en los periodos revolucionarios. El progreso científico en periodos de ciencia normal es más fácil de percibir, en ausencia de escuelas competidoras. El usar un paradigma permite a la comunidad centrarse en objetivos más concretos sin tener que reexaminar constantemente los primeros principios, logrando una mayor eficiencia. Esta eficiencia se ve reforzada por aspectos que
  40. 40. 40 en general, son consecuencias del aislamiento de las comunidades científicas y los profanos. El trabajar sólo para la audiencia de la comunidad, dando por sentado conjuntos de normas propias, sin preocuparse de la opinión de los que están fuera de su círculo, pudiendo trabajar así con mayor dinamismo. Las revoluciones científicas concluyen con una victoria de uno de dos campos. Para los vencedores, la revolución debe ser progreso. La comunidad científica es un instrumento eficiente para llevar al máximo de la limitación y el número los problemas resueltos a través del cambio de paradigma. Cuando se presenta un candidato a paradigma, los científicos deben estar convencidos de que es capaz de resolver algún problema extraordinario y reconocido que no puede ser resuelto de otra forma, y que presenta gran parte de la habilidad de resolver problemas que la ciencia ha adquirido con paradigmas anteriores. En cuanto a la lectura del libro en sí, podría decir que es, en su mayoría es de carácter árido, difícil y lento. De todos modos tenía un preconcepto aún peor de lo que podía resultar su lectura, por lo que comentaban profesores, compañeros y alumnos de otros cursos Los múltiples ejemplos ilustran bien lo que el autor quiere expresar, pero en mi opinión da demasiada importancia a los descubrimientos, experimentos y circunstancias en sí mismos. Explica al detalle cómo se producen y describe exhaustivamente todos sus pasos, su contexto histórico y los marcos conceptuales de sus contemporáneos, cuando esto no es, ni mucho menos necesario. Resta así trascendencia a la verdadera función de estos ejemplos, que es la de aclarar los conceptos que expone la obra. Tengo la sensación de haber entendido bastante bien el libro. Me ha parecido, de todas formas, que muchos de los términos básicos no se determinan con gran precisión: no se sabe exactamente cuáles son los límites de su definición, y quedan algo ambiguos.
  41. 41. 41 La estructura de desarrollo de la ciencia que propone el libro es en mi opinión bastante lógica y probablemente acertada. No cabe duda que Kuhn rompe con lo que casi todo el mundo tiene por historia de la ciencia. Para mí, antes de leer el libro, la historia de la ciencia había sido meramente acumulativa: yo tenía en cuenta que había habido algunas revoluciones, con el consiguiente cambio de paradigma o marco teórico, como el giro copernicano; pero la mayoría de los hechos que para Kuhn son clarísimas revoluciones, yo los veía como simples aportaciones, algunas de ellas muy importantes, que se añadían y acumulaban al saber científico ampliándolo y haciéndolo más perfecto. Como ejemplo podría citar las teorías de la dinámica o de gravitación de Newton. En el caso de la psicología, todos sabemos que existen varias escuelas en esa misma ciencia. Me pregunto si realmente la psicología entonces es una ciencia o no. Se aborda prácticamente los problemas desde paradigmas distintos... ¿o quizá no pudiéramos hablar siquiera de paradigmas, sino de simples teorías heterogéneas en conflicto?. Bien, parece que ese “conflicto” no existe, y las deferentes escuelas han tomado su propio camino aceptando a las demás. Sin esa competencia es difícil que una de las escuelas se alce como “la mejor”, por lo que será difícil en consecuencia salir de la situación actual. Podríamos hablar también de varias ciencias, cada una con sus propios métodos, instrumentos, bases teóricas e historia. Si solo existiera una escuela, el desarrollo de las investigaciones sería mucho más rápido. Al no haber consenso entre las escuelas, el avance de las investigaciones está condicionado y dificultado. La ventaja es que en situación actual se tienen múltiples visiones de los hechos y la ciencia es mucho más amplia en sí gracias a la multitud de escuelas (aunque, a la hora de la verdad, cada profesional trabaje únicamente bajo su marco teórico). Otra cosa que me gustaría comentar es que, los experimentos en psicología, a mi entender, no pueden ser tomados en cuenta con la misma alegría que en otras ciencias más técnicas. Creo que la realidad en psicología es bastante más compleja que a lo que responden los experimentos. Hablamos de la validez ecológica de los experimentos. También me gustaría comentar que En los experimentos psicológicos, se toma un caso como el universo, este tipo de reduccionismo puede ser muy peligroso, sobretodo en psicología.
  42. 42. 42

×