“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
“La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar
                                                           ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

10 experimentos para refutar la conspiración lunar

5.481 visualizaciones

Publicado el

Este documento es una aplicación didáctica del libro "La conspiración lunar ¡vaya timo!"

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.481
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
839
Acciones
Compartido
0
Descargas
68
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

10 experimentos para refutar la conspiración lunar

  1. 1. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. LA CONSPIRACIÓN LUNAR ¡VAYA TIMO! Eugenio Fernández Aguilar 176 páginas PVP: 15,00 euros Colección ¡Vaya timo!, 10 ISBN: 978-84-92422-14-2 «La colección más crítica» (Muy Interesante) «Una invitación a reflexionar» (El País, Babelia) « Aunque son muchos los bulos que circulan, especialmente por Internet, son también cada vez más quienes intentan derrumbarlos. En este libro, el autor intenta —y consigue— desmontar y echar abajo el bulo o superchería de que el ser humano nunca llegó a la Luna. En él analiza también algunos posibles conceptos erróneos sobre las misiones Apolo. El autor ha elegido 50 hipótesis que parecen demostrar que el ser humano nunca llegó a la Luna, busca las fuentes donde se originaron y las refuta contundentemente una por una. Gracias a este exhaustivo análisis aprenderemos detalles y aspectos del programa lunar desconocidos para la mayoría. Gracias a él pondremos asimismo nuestra cabeza en funcionamiento y nos admiraremos —si aún cabe en nosotros capacidad de asombro— de que haya todavía tantos crédulos ignorantes que siguen creyendo en la conspiración lunar». http://www.laetoli.net/ 1
  2. 2. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. 10 experimentos para refutar la conspiración lunar El libro “La conspiración lunar ¡vaya timo!” (Eugenio Fernández, Ed. Laetoli 2009) es una excelente herramienta para llevar experiencias al aula, además de ser una invitación al pensamiento crítico. En este libro se refutan 50 de las hipótesis presentadas por los teóricos de la conspiración, es decir, hipótesis que pretenden demostrar que el hombre no estuvo en la Luna. Pero estas hipótesis pueden ser refutadas a la luz de la ciencia, con sencillos montajes experimentales. Se pretende, por tanto, presentar una batería de experiencias para profesores de Secundaria, aunque pueden adaptarse para Primaria o Bachillerato. No es buena idea expresar todos los elementos del experimento con todo lujo de detalles, pues es interesante que los alumnos aporten variaciones en función del material que tengan disponible. Es un modo de evaluar la competencia de “Autonomía e iniciativa personal”. Así, que lo que se ofrece es una orientación en cada uno de los casos. La experiencia con los alumnos demuestra que los resultados son excepcionales. La satisfacción mostrada por éstos al diseñar sus propias pruebas no tiene precio. En esta lista de experimentos se hace referencia al número de hipótesis presentada en el libro y número de página, según la 1º Edición de julio de 2009. Las hipótesis con las que se trabajan son: Hipótesis 4: Si la gravedad en la Luna es menor que en la Tierra, ¿cómo es que el polvo lunar no permanecía más tiempo en el aire? Hipótesis 9: Según la NASA, la extraña silueta que aparece en la foto (imagen 7) tomada desde el módulo lunar, a 95 km de la superficie de la Luna, era la sombra del módulo. Pero cuando un avión de gran tamaño vuela a baja altura sobre la Tierra no proyecta sombras tan enormes y definidas. Hipótesis 10: Algunas sombras que deberían ser paralelas forman cierto ángulo, lo cual indica que había más de un foco de luz. Consecuencia: todo fue rodado en un estudio. Hipótesis 11: Hay una imagen de la misión Apolo 16 que muestra a dos astronautas cuyas sombras forman 90 grados. Hipótesis 12: Algunas sombras son más largas de lo esperable. Hipótesis 13: Los astronautas y algunos objetos aparecen misteriosamente alumbrados en mitad de las sombras. 2
  3. 3. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Hipótesis 14: Hay una fotografía en la que un astronauta no tiene sombra: es como si se hubiese pegado su foto sobre un fondo fijo. Hipótesis 18: Algunas fotografías muestran extrañas manchas en el cielo: ¿qué son? Hipótesis 19: En ninguna de las fotografías de las misiones Apolo aparecen estrellas, ya que una simulación de este tipo habría sido descubierta por cualquier astrónomo. Hipótesis 31: Las imágenes de los vídeos parecen haber sido grabadas en la Tierra y ralentizadas a la mitad de tiempo para imitar la gravedad lunar. En el blog Ciencia en el XXI (http://eumafeag.blogspot.com/) se irán añadiendo más experiencias. Cualquier sugerencia será bienvenida. Sería una buena idea que me enviases las fotografías de tus resultados para publicarlas en el blog. Lo haría encantado. eumafeag@gmail.com Experiencia 1: Plumas y martillos Objetivos Demostrar que el experimento del martillo y la pluma (Apolo 15) no podría haberse grabado en la Tierra. Hipótesis 4 (pág. 52-54). Materiales Una pluma (de paloma, de gallina, de lo que sea, pero no mates a ningún ave para cogerla, si no la encuentras puedes usar un papel en forma de pluma). Localización Cualquier lugar es bueno, aunque el aire libre es lo mejor (un patio, un campo, una huerta, etc.). Procedimiento Realizaremos la experiencia en dos partes. 3
  4. 4. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico.  Primera parte: Deja caer a la par el martillo y la pluma. Grábalo en vídeo.  Segunda parte: Introduce la pluma y martillo en sendas cajas de zapatos, bien cerradas. Déjalas caer y grábalas en vídeo. Resultados Es evidente que cuando sueltas el martillo y la pluma libremente, desnudos de una cubierta, la pluma cae ondeando, mientras que el martillo cae directamente al suelo. Sin embargo, en la segunda parte, verás que ambas cajas caen casi al unísono, si es que no han llegado a la vez al dejarlo caer de una altura prudente. Así podemos entender que la masa no es el aspecto más importante en la caída libre de objetos en la Tierra. Es el aire que nos rodea el que «frena» los objetos ligeros debido a su forma aerodinámica (fíjate además en que las plumas deben ofrecer cierta resistencia al aire, por eso algunas aves pueden planear). Si introducimos los dos objetos en cajas, estamos despojándolos de sus formas, ofreciendo ambos la misma resistencia al aire, por eso caen casi a la vez («casi» porque la masa también es, en menor medida, causante de la resistencia). En la Luna la forma y la masa no importan, porque no hay atmósfera. Por eso ambos objetos tocan el suelo justo al mismo tiempo. Experiencia 2: La sombra polizona Objetivos Mostrar que un objeto puede parecer una sombra si se hace la foto adecuadamente. Conseguiremos recrear las condiciones adecuadas para demostrar que la Hipótesis 9 (pág. 63-65) se basa en fundamentos falsos. Materiales Distintos objetos, como lápices, guantes, sacapuntas, etc. Localización Algún lugar con un fondo claro e iluminado, como una playa o un campo con vegetación baja. 4
  5. 5. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Procedimiento Anula la función de autoenfoque de tu cámara y enfócala al infinito, es decir, hacia el fondo lejano (en algunas cámaras puedes usar la opción en la que sale un paisaje o una montaña). Justo cuando vayas a hacer las fotos, ve colocando distintos objetos delante de la cámara, a pocos centímetros. Resultados Los objetos que están en primer plano salen desenfocados, incluso pueden parecer sombras si consigues ponerlo a la distancia adecuada. En la fotografía de la Hipótesis 9, lo que parecía una sombra eran en realidad las pequeñas boquillas de los motores RCS. Las condiciones de las fotografías pueden cambiarse si se usa el autoenfoque. Puedes enfocar los objetos cercanos y hacer una fotografía. El fondo aparece desenfocado, explicando así por qué algunas veces la superficie lunar no aparece y pueden verse los motores RCS. Experiencia 3: Sombras paralelas Objetivos Mostrar que dos sombras paralelas en el espacio tridimensional pueden formar cierto ángulo en el papel, una vez se ha fotografiado. Así se refuta la Hipótesis 10 (pág. 65- 66). Materiales Un par de palos, pueden servir un palo de fregona o de escoba. Localización Un lugar amplio y despejado, por ejemplo, el patio del Instituto. Debe ser accesible a la luz solar. Procedimiento 5
  6. 6. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Dos de los alumnos deben situarse a una distancia de unos 10-20 m, con el Sol a la espalda. Ambos arrojarán una sombra que, a todos los efectos, son paralelas. Compruébalo, cerciórate, convéncete mirándolo una y otra vez. La idea es hacer fotos de los dos alumnos desde distintos ángulos, el Sol no debe quedar demasiado alto por encima de las cabezas. Hay que tener en cuenta que es difícil eliminar los reflejos debidos a Sol (se habló de este efecto, flare, en la Hipótesis 18, pág. 80-81). Para conseguir una mejor instantánea habría que situarse a una distancia cercana a uno de los alumnos y alejada del otro. El mejor momento para hacer la foto es poco después del amanecer o al atardecer, cuando el Sol está cerca del horizonte, para obtener sombras alargadas. Resultados Como imaginarás, el resultado es que en la foto las sombras no se ven paralelas, forman un ángulo. Si las líneas en las que está cada sombra se extrapolan, se cortarán en el punto de fuga, que es la base en la que caería el Sol si lo proyectáramos en el suelo. Un ejercicio muy práctico es imprimir la fotografía y trazar las líneas en que descansan las sombras con una recta. Las prolongaciones de las sombras convergen en el punto de fuga, como debe ser. No hay nada misterioso. 6
  7. 7. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Experiencia 4: Sombras perpendiculares Objetivos Mostrar que en una fotografía pueden aparecer «dos» personas con las sombras perpendiculares siendo sólo iluminadas por el Sol. Se quiere poner en evidencia la Hipótesis 11 (pág. 67-68). Materiales Nada en especial, sólo la cámara de fotos. Localización Es importante estar en un lugar en el que se vea el horizonte por todas direcciones. Aunque haya edificios o casas estaría bien, lo importante es que se vean a lo lejos. Procedimiento Pretendemos hacer una fotografía panorámica, igual que hacían los astronautas. Una panorámica en realidad no es una sola fotografía, como sabes, son muchas. Es decir, situado en un punto, ve haciendo fotos girándote, cada vez, 45º. En total 8 fotografías. Dile a un compañero que se sitúe en dos puntos distintos, por ejemplo, en la primera y en la tercera fotografía. Repite la panorámica a distintas alturas. El mejor momento del día es cuando el Sol está bajo en el horizonte. A continuación une todas las fotografías en línea recta con ayuda de algún programa de ordenador o imprímelas y pégalas con cinta adhesiva o pegamento. Resultados En la panorámica parecerá que tu compañero son dos personas que proyectan sombras perpendiculares. 7
  8. 8. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Experiencia 5: Sombras de distintas longitudes Objetivos Demostrar que la longitud de las sombras no depende únicamente de la altura de los objetos que arrojan dicha sombra, es también el terreno una variable a tener en cuenta. Con este experimento se rebate la Hipótesis 12 (pág. 69-70). Materiales Dos palos del mismo tamaño y un tercero de tamaño distinto a los primeros. Localización Buscar una zona con arena, como una playa. Si no se dispone de ella, se puede fabricar un cajón que contenga algún material que imite la arena, como harina, arroz, etc. Si esto tampoco es posible, se pueden hacer montañas con papeles arrugados y cartones. Procedimiento Si puedes ir a una playa, lo más indicado es usar palos largos (de más de un metro) para que las fotografías salgan mejor. Si no dispones de playa, sigue los mismos pasos, pero con palos pequeños. Las fotografías serán más complejas, pero con paciencia salen bien.  Paso 1: Clavar primero los dos palos del mismo tamaño a la misma profundidad. Hacer una fotografía, la cámara debe situarse de tal forma que las sombras salgan aproximadamente horizontales.  Paso 2: Clavar dos palos de distinto tamaño. Hacer una fotografía con las sombras aproximadamente horizontales.  Paso 3: Clavar dos palos del mismo tamaño pero a distintos niveles. Para ello hacer un montículo en el que clavar uno de los palos, el más cercano a la cámara. En una zona cercana al palo más lejano a la cámara, y donde se proyecte la sombra del más cercano, hacer una montaña de arena que cubra toda esta sombra. Hacer una fotografía de tal manera que la cámara esté más cerca del palo elevado, la fotografía debe ser lateral. 8
  9. 9. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Para realizar este experimento debes hacer muchas pruebas de distancias y de enfoque. No pierdas la paciencia, con un poco de práctica todo sale. Sólo tienes que encontrar la configuración adecuada del terreno. Resultados En la primera fotografía las dos sombras son iguales. En la segunda fotografía la sombra más larga será la del palo largo. En la tercera fotografía tenemos palos iguales pero, si el experimento está bien diseñado, las sombras serán distintas. La más larga es la del palo elevado. Incluso puedes conseguir que la sombra de un palo pequeño sea mayor que la de un palo grande con un correcto diseño del montaje experimental. Experiencia 6: Astronautas iluminados Objetivos Demostrar que podemos observar objetos en la sombra de otros objetos existiendo un solo foco de luz. Este experimento sirve para entender la refutación de la Hipótesis 13 (pág. 70-72) Materiales Un muñeco de juguete pintado de blanco o cualquier otro objeto de pequeño tamaño que sea blanco. Un flexo. Folios blancos y negros, cartulinas o cualquier elemento que sirva para poner alrededor del muñeco. Localización Una habitación pequeña. Aunque todo puede reproducirse a escala dentro de una caja, con una linterna y una webcam estratégicamente situadas. Procedimiento Deben cerrarse todas las ventanas y puertas de la habitación. Hay que intentar que no entre un solo rayo de luz en el habitáculo, la oscuridad debe ser lo más perfecta posible. 9
  10. 10. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Colocaremos un flexo enfocado hacia el muñeco (el muñeco en una mesa y el flexo alejado y en lo alto). El flexo no debe dar luz en todas direcciones, tápalo con cartulina negra de manera que sólo dé luz a través de un círculo de unos cinco centímetros de diámetro como mucho. Haremos tres fotografías (sin flash):  Fotografía 1. Con el foco de luz detrás de nosotros o por encima (sin que nosotros mismos hagamos sombra).  Fotografía 2. Haz una fotografía al muñeco en la parte de la sombra (cuidado que el objetivo no sea interceptado por la luz del foco directamente). Se empapelará la mayor parte de la habitación de papel negro: la mesa, las paredes, bolas de papel arrugado alrededor del muñeco. Incluso pon una «pared» de papel detrás del muñeco, en la parte de la sombra.  Fotografía 3. Haz lo mismo pero con papel blanco, todos los alrededores deben estar cubiertos de blanco. Es el momento de hacer la fotografía al muñeco en la parte de la sombra. Resultados Si sigues todos los pasos, no tendrás ni que esperar a ver la fotografía en la pantalla de tu ordenador. Te habrás dado cuenta de que la habitación está más iluminada en las condiciones de la Fotografía 3. El entorno que rodea al muñeco refleja la luz mejor cuando es blanco. La Luna no es blanca, pero tiene una reflexividad suficiente como para iluminar a los astronautas. A esto hay que sumar la propia luz que refleja la Tierra. Se puede simular este efecto parcialmente con una bola de espejos, de las que se usan en las discotecas. Experiencia 7: Persona flotando Objetivos Demostrar que una persona en el aire, cuando está saltando, no arroja sombra justo debajo de sus pies y puede parecer que se trata de un montaje con dos fotografías. Se pretende refutar así la Hipótesis 14 (pág. 72-73). Materiales 10
  11. 11. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Ninguno, sólo la cámara y las personas que intervienen. Localización Una zona despejada y soleada. Si el fondo es un horizonte claro y uniforme es mucho mejor. Procedimiento Uno de los miembros del equipo debe saltar mientras otro hace la fotografía. El inconveniente que puedes tener es que la foto muestre al saltarín demasiado «en movimiento». Para evitar este factor no deseado, sería mejor que saltase alguien con el pelo corto, sin elementos colgantes, como cadenas o camisas anchas, sin ayudarse de movimientos con las manos ni flexionar las rodillas. En otras palabras, la imagen que muestre la fotografía no debe mostrar sensación de movimiento en el saltarín. Resultados Nada del otro mundo, lo esperable y lógico, la sombra se aleja igual que se aleja el saltarín. Si haces bien la fotografía y eliminas la parte de la sombra, puedes conseguir que parezca que la persona a la que han hecho la foto ha sido pegada en un fondo distinto. Si se evita la sombra, el efecto es más sorprendente. 11
  12. 12. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Experimento 8: Resplandores fantasmales Objetivos Realizar fotografías que muestren los efectos de los rayos de sol sobre la imagen. Con estas fotografías se dejará en evidencia la Hipótesis 18 (pág. 80-81). Materiales Ninguno en especial, sólo la cámara fotográfica. Localización Una zona de playa con vista clara al mar es el mejor escenario. Aunque puede servir cualquier sitio que deje el horizonte despejado, como un prado. Puedes irte a una autopista y buscar un mirador o una estación de servicio. Procedimiento La idea es muy simple, hay que hacer muchas fotografías que intercepten los rayos de luz desde distintos ángulos y alturas. Resultados Aparecen luces de todo tipo en las fotografías que son expuestas a los rayos de sol. Estos resplandores o luces son los denominados flare que aparecen en algunas fotografías de la Luna, no son ovnis ni errores de los técnicos de la NASA al intentar falsificar nada. 12
  13. 13. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Experiencia 9: Fotografiando el cielo Objetivos Demostrar que al hacer una fotografía del cielo no salen estrellas en él. Con esta experiencia se pretende dar respuesta a la Hipótesis 19 (pág. 81-83). Materiales Sólo la cámara de fotos. Localización En cualquier lugar donde se vean estrellas, lógicamente elige un día que no esté nublado. Procedimiento Simplemente se deben hacer fotografías del cielo. Lo mejor es hacer una secuencia para comparar las imágenes tomadas entre sí. Primero una fotografía de un elemento cercano, por ejemplo, el rostro de una persona o un árbol, pero que el fondo no sea el cielo. Luego una fotografía de ese elemento, pero variando el ángulo para que se vea el cielo de fondo. En tercer lugar, una fotografía del cielo sin más, sólo el cielo. Si tienes acceso a una cámara en la que se pueda variar el tiempo de exposición y el diámetro del obturador, puedes hacer otra fotografía interesante: abre el obturador al máximo y realiza una fotografía dirigiendo el objetivo sólo al cielo (esta sí que debe hacerse fuera de poblaciones y ciudades) y con un tiempo de exposición de unos 60 s. Resultados Sólo saldrán los objetos cercanos, verás que el cielo sale negro por completo. Si pudiste hacer la fotografía de exposición larga, verás que se ven algunas estrellas. Si tu cámara permite tiempos de exposición de una hora o más, incluso podrás ver la trayectoria seguida por las estrellas en el cielo, circunferencias alrededor de la estrella polar. 13
  14. 14. “La conspiración lunar ¡vaya timo!”, Eugenio Fernández Aguilar Material didáctico. Experiencia 10: Ralentiza tus pasos Objetivos Mostrar que no es posible que las imágenes de vídeo de las misiones Apolo sean vídeos grabados en la Tierra y reproducidos a mitad de velocidad. Hipótesis 31 (pág. 98-103). Materiales Una mochila y una raqueta. También necesitarás una cámara y un programa de edición de vídeos o un reproductor de DVD. Localización Un lugar donde se puedan dar algunos saltos y carreras. Por ejemplo, un patio o un jardín. Procedimiento La idea es grabar algunas imágenes en movimiento, al estilo de Cazadores de Mitos. Consiste en mostrar tres tipos de movimiento básicos: salto en vertical, desplazamiento mediante pequeños saltos y carrera. Lo primero que debes hacer es buscar en AJLS vídeos con estos movimientos, para poder imitarlos. En todas las escenas que grabes el actor debe tener colgada la mochila de forma que se pueda mover un poco.  Vídeo 1: El actor debe saltar mientras dice adiós con la mano rápidamente.  Vídeo 2: Un desplazamiento horizontal mediante pequeños saltos, manteniendo las piernas paralelas.  Vídeo 3: Una carrera pero sin separar demasiado las piernas. La raqueta sirve para todos los vídeos. El actor debe moverla horizontalmente a la par que realiza el resto de acciones. Una vez que tengas los vídeos, reprodúcelos a mitad de velocidad con un programa de ordenador o con un reproductor de DVD. Resultados Notarás los siguientes hechos:  Las mochilas nunca muestran la sensación de ligereza. 14

×