Guía de conducta dentro y fuera del Colegio

3.776 visualizaciones

Publicado el

Guía de conducta dentro y fuera del Colegio.
Colegio Internacional Europa, Espartinas (Sevilla)

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.776
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.684
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Guía de conducta dentro y fuera del Colegio

  1. 1. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 1. LA ASIGNATURA MÁS IMPORTANTE SE LLAMA "EDUCACIÓN" GUÍA DE CONDUCTA DENTRO Y FUERA DEL COLEGIO
  2. 2. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 2. Este conjunto de "Normas de Convivencia" se incluye en nuestra Agenda anual. Natural- mente, somos muy conscientes de que para algunos alumnos (especialmente, los más pequeños) su lectura no estará al alcance de su actual capacidad de comprensión. Si la incluimos (incluso en ese caso) es por hacer patente nuestra concepción educativa (a partir del Ideario que nos define): Se trata de la concepción ética que orienta las normas de conducta que forman parte de nuestro modelo educativo, las normas y objetivos que nuestros profesores y tutores explican en clase y aplican durante toda la convivencia escolar. La educación consiste en una apuesta irrepetible (transcurre una sola vez, irreversible) en la que la familia y la institución educativa que los padres han elegido para sus hijos son agentes indispensables y complementarios. "Fabricamos" (conjuntamente y de consuno) los hombres y mujeres, ciudadanos del futuro y es ésa la tarea que más importa. Querríamos recabar, una vez más, la colaboración de cada familia para hacer accesibles a sus hijos las normas de conducta (y sus razones) que forman parte del Ideario del Colegio que han elegido como colaborador en la educación de sus hijos. Tradicionalmente, en la mayoría de los centros educativos, estas "Normas" suelen formularse comoun"Reglamento":Unaespeciedecatálogo(comoel"códigodederechopenal")deposibles faltas, asociadas -cada una de ellas- con la correspondiente penalización. Ese tipo de catálogos presuponen la permanente vigilancia de puede sancionar las malas conductas y convertirse en sancionador. En ese sentido, constituyen también un colección de medidas preventivas ("lo que te puede pasar si haces..") frente a los posibles castigos. Ese principio del temor al castigo o al ojo que vigila nos pareció menos educador que el del alternativo que consiste en el fomento de los clásicos llamaron "la afición al bien", es decir, el aliento al desarrollo de la virtud más que la evitación de las acciones que pudiesen acarrear castigos. Formamos a personas libres, ciudadanos del futuro, que deberán sentirse obligados y guiados en el desarrollo de sus conductas y hábitos más por las exigencias de una conciencia personal clara y exigente que por el temor a un hipotético vigilante sancionador. El desarrollo de una ética profundamente interiorizada es uno de los elementos fundamentales de la educación. Es necesario ayudar a descubrir que, con ocasión de cualquier conducta optativa, existe siempre una opción moralmente más exigente y ayudar a convertir esa opción en hábito. Se enseña enseñando a mirar adentro (que es la norma que nos acompañará toda la vida), a optar por la justicia y por la opción moralmente más exigente. Hay dos sentencias clásicas que orientan todo nuestro Ideario educativo: el "llega a ser lo que eres" de Píndaro y el lema "la fidelidad a la propia esencia es la fuente de la libertad" ("fidelitas essentiae, libertatis fons") , que preside nuestro emblema. La norma ética más exigente es aquella que persigue el pleno desarrollo de las capacidades esenciales de cada ser humano y el bien de sus semejantes. LaspáginasquesiguenconstituyenlaexpresiónnormativadeesemismoIdearioeducativoalque invitamos, en su día, a participar a padres, alumnos y profesores. Son también nuestras propias normas las que rigen el proceder de nosotros (padres y profesores) como educadores. Se enseña mediante la reflexión sobre las normas y se enseña mediante el ejemplo constante a propósito de cualquier circunstancia cotidiana: "Profesor" (que viene de "professio" de "profesar") significa "el que declara lo que es mediante lo que hace".
  3. 3. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 3. LA ASIGNATURA MÁS IMPORTANTE SE LLAMA "EDUCACIÓN" UNA REFLEXIÓN, HECHA CONTIGO. Como se indica en otro lugar de esta misma Agenda (págs. 9 y 10, a propósito del calendario), el programa educativo de tu curso no consta sólo de asignaturas. La educación no consiste en la suma de una serie de asignaturas aprobadas: Éstas (con sus conocimientos y destrezas) aseguran sólo una parte de tu educación que se llama la "capacitación": Te convierten en "capaz" de resolver una serie de cuestiones, como aprobar un curso de mecanografía te convierte en capaz de escribir más deprisa ante un teclado. Algunos lo pueden confundir. Estarás de acuerdo en que existen ciertas personas de las que has sabido por la televisión o por los libros de Historia a las que no te gustaría nada parecerte aunque hayan obtenido "muy buenas notas" en algunas de las asignaturas que cursaron. Un colegio concreto no es tampoco una serie de profesores (ni siquiera los más capaces profesores) reunidos en un determinado recinto. Un verdadero colegio se elige en función de la educación que ofrece e imparte. El objetivo de la educación es ayudarte a que seas un ser humano bien educado, es decir, a que despliegues todas las posibilidades de excelencia de las que tú eres capaz y que están dentro de ti, esperando para ser desplegadas. Un Colegio no "hace" tu educación. La tienes que realizar tú, siguiendo las orientaciones y las posibilidades que te dan tus padres, la sociedad en la que vives y tu Colegio. Esto es un principio general, pero, en concreto, qué es lo que se entiende por una "buena educación" cambia mucho de un lugar a otro y depende de una idea concreta que se tiene acerca de qué es educar, es decir de un "Ideario educativo" y también de un conjunto de métodos y de un determinado estilo de ser y de aprender. Es eso lo que define a un colegio: A éste, el que tus padres eligieron para ti y a cualquier otro. Un colegio concreto está constituido por una serie de profesionales que desarrollan su vocación al servicio de unos concretos ideario, métodos y estilo y se elige en función de todo ello. La asignatura más importante de las que se imparten en un Colegio se llama, por tanto, "educación", su estilo educativo. Ésta se orienta desde principios pero se concreta, sobre todo, en normas. Las normas (positivas, es decir "lo que se espera de ti" ante cada circunstancia, o negativas, lo contrario) de educación de un Colegio se parecen a los criterios de evaluación y a los objetivos que te plantean las asignaturas: Te sirven para conocer cómo vas y por donde debes ir para obtener éxito en esa asignatura concreta. Cada Colegio tiene las suyas. Del mismo modo que cada profesor, en su asignatura, va anotando los resultados parciales que vas obteniendo en su área, la base de datos de tu Colegio registra tu nivel de progreso en tu educación, en general, y en tu conducta, en concreto: Desde tu puntualidad, a tu comportamiento en el recreo, en clase, en el comedor o en los deportes. Todo eso forma parte de un historial de tu progreso educativo que es paralelo a tu "libro de escolaridad". NORMA Y RAZÓN DE SER. En todo el mundo, en todas partes hay normas, que son indispensables para que se pueda convivir. Pero, en este sentido, tu Colegio es muy “especial” . En primer lugar, porque esto de las normas se considera más importante que cualquier otro resultado académico, más que cualquier “nota” o evaluación. Tu avance académico es -claro está- muy importante. Pero hay rasgos de tu personalidad que afectan a tu manera de ser (que son tu manera de ser) y que resultan todavía más importantes y que, además, corresponden a esta etapa de tu formación. El día de mañana, en la Universidad, o después, en la vida profesional, tus amigos o la sociedad en su conjunto utilizarán para describirte adjetivos y adverbios tales como (“muy” o “poco”) trabajador, sincero, generoso, perfeccionista, simpático, ordenado, bueno, comunicativo, justo, honrado, “limpio”, creativo, estudioso, cumplidor, atento, etc o expresiones tales como “sabe hablar muy bien”, “cuando se propone una cosa...”, etc. Todos estos rasgos te definirán siempre y estarán en la base de tu nivel de éxito como persona y como profesional, por encima de cualquier preparación profesional que adquieras. A la hora de elegir un médico, o un amigo o un compañero constituirán “lo decisivo”. Ahora bien, el
  4. 4. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 4. momento, la oportunidad de desarrollar todos esos rasgos de personalidad es ahora, antes de pasar a la Universidad. Por eso, ésta es la “asignatura educativa” más importante de todas. Esa “asignatura”, como cualquier otra tiene sus objetivos y sus métodos que la diferencian de las demás. La primera diferencia está en que el objetivo máximo a conseguir ya está dentro de ti, dormido, y, por tanto, el método consiste no en introducir conocimientos desde fuera hacia dentro de ti (como se hace con el aprendizaje de los símbolos químicos) sino en sacarlos a la luz desde tu interior, donde ya están. La palabra "educar" quiere decir precisamente ésto: “sacar, conducir” hacia fuera. El mejor ejemplo es el de la educación física o, cualquiera relacionado con el desarrollo de los seres vivos: La posibilidad de saltar hasta una cierta longitud está dentro de cada uno de nosotros, diferente en cada uno, y “dormida”, hasta que un buen entrenamiento, día a día, despierta y hace florecer del todo esa posibilidad. Lo que ocurre es que, como el carácter y la personalidad son mucho más complejas que la destreza física, el método resulta también más complejo. El primer paso es presentarte razones, ideales de manera de ser, para que tú te enamores de ellos, los reconozcas como tuyos, reconozcas que te atraen como posibilidad ideal: “eso, así es como me gustaría llegar a ser”. Por eso esta sección se llama “norma y razón”. Después viene la tarea (que nunca estará acabada del todo) de convertir ese ideal en una “norma positiva”. Nosotros, en el Ideario de tu Colegio, creemos en las normas positivas en vez de en normas negativas. Ya veremos más adelante en dónde está la diferencia entre unas y otras. De momento, tomemos “normas negativas” como equivalente a “prohibiciones”. En el Colegio, creemos que si la conducta está basada sólo en prohibiciones, cuando no está “el que prohibe”, cuando nadie te ve, suele desaparecer el hábito de actuar con arreglo a la norma. Pero tú te estas educando para un mundo con cada vez menos prohibiciones: Por ejemplo, en la Universidad, ningún profesor te llamará la atención si no vas a clase o no estudias. La verdadera norma será la que habrá ido creciendo en tu interior hasta convertirse en tu estilo personal y más auténtico de reaccionar. Cuando eras muy pequeño, en Preescolar, es muy posible que creyeras que si alguna vez tuvieses algún dinero te lo gastarías todo en plastilina o en globos. La “norma negativa” consistía en que no te dejaban. Ahora seguramente podrías hacerlo, pero ya no te interesa comprar plastilina, porque hay otras cosas que te gustan más. Tanto es así, que la plastilina ya no te atrae absolutamente nada. Esto que ahora te interesa y que te hace despreciar lo demás es lo que llamamos una norma positiva. Es la “afición” a algo la que te hace intentar conseguirlo y convierte en menos o nada apetecibles las demás cosas. En un plano más profundo, el conjunto de las cosas, maneras de ser y de actuar que realmente te “apetecen ser” forman tu estilo personal, los rasgos de tu personalidad. Ahora bien: Desde que descubres que te gustaría ser así y que además podrías serlo, hasta que lo conviertes en un modo de ser, en un impulso espontáneo y natural, media un largo camino: Un determinado entrenamiento. Una cosa es soñar con que puedes hacer un buen control del balón y saber que podrías llegar a hacerlo y otra es lograr que, cuando se presente esa ocasión, inesperada, te salga espontáneamente y perfecto. Ésa es la meta: Que lo mejor de lo que eres capaz de ser y de hacer salga de ti, espontáneo, que te llegue a parecer lo más apetecible e interesante, hasta convertir en “natural”, en “lo más cómodo”, en “lo tuyo”, lo que al principio fue “una razón”, difícil de descubrir, de asumir, aunque fuese “tragando saliva”. Para ayudarte en ese entrenamiento están todos los profesores, están muy especialmente tus padres y amigos y, sobre todo, tu Tutor (que es el “especialista") y tu Colegio, en su conjunto, cuyo Ideario tiene como punto de partida el hecho de considerar a ésta como la asignatura educativa más importante. Pero el protagonista y el responsable final del éxito eres tú y sólo tú en este “gran partido” que marcará toda tu vida.
  5. 5. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 5. Como primera tarea, te rogamos que reflexiones un poco sobre las “razones” e ideales de modos de ser que te propondremos a continuación. Cualquier duda o matiz, discútelos con tu tutor, que es, además, tu amigo y consejero personal. Luego, cada vez que tengas varias alternativas de actuación, piensa cuál de ellas se parece más a ese ideal educativo y, aunque te cueste trabajo, escoge esa opción, que seguramente será la más difícil.Al cabo del tiempo (y dependiendo sólo del esfuerzo y de la constancia que hayas puesto en ello) habrás convertido esa “opción de excelencia” en un impulso natural, como los conductores experimentados cambian de marcha sin apenas darse cuenta. En eso consiste, precisamente, la “conducta”: El arte de llegar a conducirse con arreglo a la norma positiva, con arreglo al impulso hacia lo mejor de lo que cada uno es capaz. “Realizar” es convertir en real lo posible, lo soñado. Cada vez que escoges la opción que conduce hacia tu ideal más profundo, tu “proyecto final”, te realizas y, aunque te estén “empujando” a seguir ese proyecto sin desviarte, te estarás haciendo cada vez más libre. Llegar a ser libre es llegar a ser tal como uno mismo es en el ideal de ese proyecto final, escondido: Su “vocación” de ser. A eso le llamamos educar en la libertad. Educar en la libertad suena a frase hecha y vacía; a que, poco más o menos, no hay normas . En cambio ocurre lo contrario: Es más comprometido, más riguroso que hacerlo mediante prohibiciones. En este último caso, basta con no hacer lo prohibido, que es una norma dictada por alguien ajeno a mí: Por ejemplo, en España los automóviles deben circular por la derecha, al contrario que en Inglaterra, por ejemplo. En cambio, cuando se propone una norma positiva se toman, como punto de partida, “razones” , es decir algo que se convertirá en un principio racional, asumido por quien ha de cumplir la norma y que, incluso irá inventando o deduciendo normas nuevas que apliquen ese mismo principio a cada ocasión no prevista. Por ejemplo “cada amigo quiere a su amigo” es una razón: A partir de esa razón, convertida en un principio moral y asumida en el interior, unas veces se procurará que tenga el disco que hemos visto en el escaparate y que sabemos que le gusta y otras que no se lleve un disgusto. No todas las situaciones, no todas las normas están previstas: Se las va descubriendo, como obligatorias, en función de un principio que cada cual guarda en su interior. Alo largo de este proceso educativo, como en todo entrenamiento, vas a tener que sacrificarte, que recibir “broncas” de tu entrenador, te llamarán la atención. Aunque tengas que tragar saliva, recapacita y agradécelo: Muy pronto, cada vez tendrás a tu lado menos (cada vez menos) entrenadores y estarás a solas contigo mismo para oír la voz interior de tu “norma positiva” de tu "proyecto de ser”. Llegar a oír la voz que cada uno lleva en su interior no es fácil y seguir la norma que ella nos indica, menos aún. Normalmente hay mucho “ruido”, desde la precipitación y el nerviosismo de cada ocasión de la vida (todo el mundo vive cada momento nuevo de su vida por primera vez y, por eso, siempre es “novato”) y porque, como en el ajedrez, hay muchas jugadas a corto plazo (por ejemplo “comer el peón”), tentadoras, que hacen perder de vista el sentido de la jugada grande, de la partida. Por ejemplo, si tienes que hacer un trabajo en casa y, en vez de hacerlo, lo copias, la jugada (“comerte el peón”) te habrá salido muy bien porque es muy posible que nadie (salvo tú mismo) se entere y que obtengas buena nota. Lo que ocurre es que, cuando haya pasado algún tiempo, la nota de ese trabajo no tendrá ninguna importancia y ni te acordarás de ella, pero, en cambio, habrás perdido la oportunidad de haber aprendido, de haber desarrollado tu capacidad de trabajo y sabrás (de ti mismo) que eres más tramposo, menos valiente, menos honesto y que sabes menos de lo que aparentas: Si te acostumbras a repetirlo, jugadita a jugadita, estarás perdiendo la partida, la que importa para toda tu vida. Cualquier impulso egoísta, es siempre una jugada muy corta, “de peón”. Lo contrario es, en cambio, una gran jugada, aunque no lo parezca. Un tutor, un educador o maestro es la persona que es capaz de ayudar a otros a descubrir, a escuchar y a obedecer la voz que viene desde su interior. Todo eso (la jugada grande, oír la voz interior) ha de convertirse en un hábito espontáneo, una reacción tan natural como la de controlar el balón en el aire cuando te lo pasan. Y conseguir ese hábito, hacerlo espontáneo, es fruto de un entrenamiento, duro, constante, bajo la dirección de un buen entrenador y preparador físico que son tu Tutor, tus profesores, tu Colegio en su conjunto.
  6. 6. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 6. Bueno, basta de prólogo. ¿Cuál es la norma positiva, el principio? Muy simple: Aprovecha; que dé fruto lo que tienes a tu alcance. ¿De verdad te parecería justo que alguien que tuviese en un almacén de su propiedad los alimentos que darían de comer a todos los seres que se morirán de hambre en el mundo hoy mismo, o todos los medicamentos para curar a todos los enfermos, los quemara simplemente porque son suyos, por que le da la gana ? Imagínate que, además fuesen los últimos alimentos, medicamentos, los últimos recursos naturales disponibles en la Historia, que ya no hubiese ni siquiera la posibilidad de volverlos a producir, de que volviesen a crecer. Claro que protestarás diciendo que esto es un cuento imposible: Que crees que efectivamente sería totalmente inmoral quemar, por que sí y por muy tuyos que fuesen, todos esos bienes irreemplazables, pero que tú no tienes de verdad esos bienes a tu alcance, que no tienes esa responsabilidad. Que tú eres un chico o una chica “normal”, que no te vengan a ti con esas tragedias y responsabilidades. De acuerdo. Hagamos, en cambio, un pequeño recuento de lo que sí tienes, de lo que sí es tuyo. Al menos, tienes cuatro cosas: Por ejemplo, tienes muchos LIBROS. Unos libros mejor hechos, mejor ilustrados, más veraces que los que ningún otro alumno de la historia pasada tuvo, ni siquiera los que llegaron a grandes sabios. Libros de texto, enciclopedias, libros de literatura, de divulgación científica, tanto en el Colegio como en casa. La inmensa mayoría de los chicos de tu edad en todo el mundo (e incluso, “mas cerca que en el mundo”) no tiene tantos. Cada libro representa y contiene lo mejor que el ser humano ha sido capaz de hacer, pensar, inventar y sentir a lo largo de al menos los seis mil últimos años, abriéndose paso entre la oscuridad, el error y el miedo a lo desconocido. Libros, cuadernos, bolígrafos de todos los tipos y colores, ... montones de recursos que tus padres, con su esfuerzo de muchos años y con la mayor de sus ilusiones (desde antes de que nacieras) han puesto a tu alcance y que muchos autores han creado para ti, pensando en el momento en que lo leerías, cuidando cada dato y cada palabra, soñando con la herramienta que ponían a tu alcance. Cada vez que los maltratas, que los pintarrajeas, que los destrozas ofendes grave- mente al esfuerzo de tus padres y al de todos los que a lo largo de miles de años los hicieron posibles. Por muy “tuyos y nada más que tuyos” que sean. Cada una de esas veces ofendes a todos los que no los tienen y hubiesen querido tenerlos. En realidad, ¿qué has hecho tú que no hayan hecho los demás para merecer el privilegio de tenerlos a tu disposición, a diferencia de los que no los tienen ? Cuando hablamos de “libros’, nos referimos a muchas cosas a las que ellos simbolizan y representan. También tienes, además de muchos libros, muchos profesores, muchas clases (acerca de prácticamente todo), tutores dispuestos a atender tus consultas siempre, conferencias, actividades diversas, talleres de arte. No aprovechar, “tirar”, esa fantástica oportunidad, equivale también a “quemar”, sin usarlos, los recursos que tienes la suerte (pura suerte) de tener a tu alcance. La inmensa mayoría de “los grandes” (en música, en deportes, en la ciencia) tuvieron muchísimo menos que tú de todos esos recursos: Lo poco que tenían lo acogieron con unas ganas que se convirtió en “maravilloso”: La pelota de trapo de Pelé fue el mejor balón del mundo, como los modestísimos, malos, libros que tuvieron algunos de los grandes inventores cuando eran como tú. Maltratar un libro, por muy tuyo que sea, o dejar de usarlo no es tu derecho, como perder la oportunidad educativa que tienes, aunque nadie (nadie más que tú y tu conciencia) pueda verte y llamarte la atención. Es muy posible que la reflexión acerca de la desproporción entre lo que tú tienes a tu alcance y lo que otros chicos y chicas, menos afortunados, tienen te resulte (además de incómoda) “lejana” por supersabida, que te lleve a sólo encogerte de hombros: “¿Qué es lo que yo puedo hacer acerca de la injusticia, del mal en el mundo, que no depende de mí“? “¿Qué es lo que se supone que debo hacer ?"" ¿Estar más triste y serio, pasarlo menos bien?" "¿ Enviarles una limosna por el Domund ?"
  7. 7. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 7. “El mundo entero” no es de tu responsabilidad y ciertamente no lo puedes arreglar. En cambio, el pequeño mundo que eres tú y tu “día a día” depende sólo de ti: El modo de ser justo que está totalmente (y sólo) a tu alcance en este aspecto consiste en aprovechar “a tope” todos los recursos que tienes a tu alcance, darles “sentido”: Una página que no se lee ha perdido el “sentido” para el que fue escrita, lo mismo que una explicación de un profesor que no se atiende, o un rato de prácticas de laboratorio que no se hace o se hace con desgana. Hay que lograr ( y eso sí que depende sólo de ti) que cada recurso dé fruto. Como harían con él los que sueñan, ambicionan, llegar a tenerlo. Y todo ello por justicia (que les debes) a los que hicieron posible (con su esfuerzo y cariño) que lo tuvieses en las manos, por justicia hacia los que no los tienen y, en cambio, lo harían fructificar si lo tuviesen y, además, por justicia hacia ti mismo. - Otra cosa que tienes es “TIEMPO”. Tanto tiempo por delante que te parece que lo tienes todo. “Hoy no, este curso no. Ya lo haré más adelante”. No creas en la magia: Detrás de la próxima loma (cuando sea mayor, cuando llegue a la universidad, cuando ya gane dinero, cuando tenga coche) no hay un milagro inesperado, escondido: Tu futuro (el lejano y el inmediato) lo estás haciendo ahora. Empieza ya; es más tarde de lo que crees. ¿Sabes, por ejemplo, que si no lo haces ahora mismo, si lo dejas para cuando seas mayor (en la Universidad, cuando ya seas profesional) es prácticamente imposible que llegues a aprender perfectamente inglés y francés, o a tocar bien el piano, o a leer siquiera una partitura fácil, o a tener facilidad de expresión para comunicarte con precisión y con riqueza de lenguaje, o a tener mucha capacidad de trabajo o a tener una verdadera cultura (hace falta haber comenzado a leer con gusto desde pequeño) o a tener capacidad de cálculo matemático o para dibujar? Créetelo, de verdad. Pregún- talo, si quieres, a cualquiera. No hay muchas oportunidades de “repetir curso”: Antes hablábamos del ejemplo de recursos que era imposible reponer: El tiempo, tu tiempo, es uno de ellos. Por duro que te resulte, ésta, la de ahora, es tu oportunidad. Y, además, no hagas nada “provisional”, para salir del paso y “ya mañana lo haré mejor”. Llena tu propia historia de cosas definitivamente bien hechas a la medida de todas tus capacidades de cada momento. Por ejemplo, no copies ni hagas trampa, no ya en el examen, sino cuando haces un trabajo en casa: ¿A quién vas a engañar cuando tú mismo mires atrás ? Sé justo contigo: No hagas imposible lo que has soñado para ti mismo, lo que han soñado los que te quieren acerca de quién serás el día de mañana. - Una tercera cosa que tienes es SALUD. Tienes músculos, pulmones, fuerza, agilidad, coordinación que tienes que desarrollar y llevar al máximo de tus posibilidades. También éste es un “recurso” que está medio dormido, como la semilla de un árbol, y que -como los ya mencionados- tienes la responsabilidad de desplegar hasta la plenitud. Eso implica hacer deporte (no sólo jugar), comer y dormir lo necesario y aficionarte a vivir limpio no sólo en tu higiene, sino en tu aspecto personal y en tu entorno: Desde tu mochila a la mesa que usas en clase o en el comedor, desde los servicios al césped , esfuérzate, exige a los demás y logra que todo lo que te rodee esté limpio, ordenado. No te hagas trampas con el alcohol o con el tabaco. Por mucho “glamour”, sofisticación, “aires de mayor” con que te vendan el tabaco desde las películas, por muy frecuente que sea fumar entre los adultos, se trata de algo seriamente perjudicial para tu salud y para tu calidad de vida. Si (“aunque sólo sea por probar”) te aficionas a fumar, te será tan difícil luego abandonar este hábito como a los drogadictos dejar la droga (el tabaco también es “droga”). En cuanto al alcohol, es cierto que vivimos en esa “cultura” desde el principio de la Historia, y que resulta casi impensable una reunión, una fiesta sin alcohol, pero desconfía mucho del hecho de tener que recurrir a tomar una sustancia para poder estar “a gusto” o “alegre”: La alegría de vivir no se vende, ni embotellada, ni en cápsulas. La verdadera alegría nace, sana, sin necesidad de muletas y bastones. En el Colegio, desde luego, estamos firmemente empeñados en lograr que no adquieras ninguno de esos dos hábitos y, por eso está prohibido (como verás mas adelante) cualquier consumo de alcohol (incluyendo las excursiones escolares) y de tabaco, incluso en el caso de que en tu casa te lo hubiesen tolerado tus padres.
  8. 8. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 8. La “salud” no sólo se refiere al cuerpo y a las cosas, sino también al espíritu. Tener salud no es sólo lo contrario de estar muerto, sino que equivale a vivir en la plenitud de tus posibilidades, como hacen los verdaderos atletas, lo cual incluye también al espíritu. No te limites a “cumplir” cansinamente. Da el paso hacia delante. No te tomes como ideal la pereza, no hacer nada, “tragar televisión”. Esfuérzate en conectar el mundo real, el que más te importa, con lo que has aprendido en clase o plantea en clase problemas que se te ocurran fuera del Colegio. Los verdaderos profesionales con éxito son aquellos que no viven dos realidades contrarias: la de lo que tienen que hacer para poder vivir y la de lo que les hace disfrutar, vivir. Un buen médico, abogado, profesor, disfruta en sus ratos libres pero también disfruta mientras ejerce su tarea. Pero eso, son más auténticos, ellos mismos, a cualquier hora (y los demás lo notan). Por eso disfrutan el doble. Por ejemplo, esfuérzate en lograr cada día una expresión cada vez más precisa para comunicar exactamente todo lo que quieres decir con cada palabra y cada frase, evita las frases hechas y los comodines que cada vez irán haciendo más perezosa a tu inteligencia. Interésate por las cosas, por las explicaciones, pregúntate y luego sé positivo (que es un síntoma de espíritu sano): Encuentra el lado bueno de cada cosa. Procura dominar cada día un poco tu voluntad y ganar capacidad de esfuerzo y de sacrificio, como hacen los buenos deportistas. Por ejemplo, no emplees nunca palabras malsonantes (aunque no vayan dirigidas a nadie, aunque no sean insultos, por muy frecuentes que sean) como exclamacio- nes y “muletillas”: Tu lenguaje debe ser “limpio” (hay palabras “malolientes”) y, además, creativo, expresivo, recién estrenado cada vez que lo usas, pleno de significado y de matices tuyos. Y cultiva la alegría, tu capacidad de estar alegre y feliz que es el síntoma definitivo de la salud. Estas normas de conducta no consisten en otra cosa que en desarrollar una verdadera afición por ser mejor (no mejor que nadie, sino mejor que tú mismo ayer), todo lo “mejor” (en todas las direcciones) que eres capaz de ser. - Y una cuarta cosa que tienes consiste en “LOS DEMÁS”. En primer lugar tus padres, tu familia. Y también tus profesores, tus amigos... ¿Te das cuenta cuánta gente hay a tu alrededor que te quiere o que quiere lo mejor para ti, que pone en ti todo su empeño, que te sueña pleno y feliz ? O, ¿cuánta gente hay cerca a la que podrías hacer feliz con sólo un pequeño esfuerzo por tu parte ? ¿No crees que se lo merece ?: Desde algo muy importante, como lograr la personalidad que ellos sueñan que llegues a alcanzar, a algo tan pequeño como una sonrisa o una frase amable y de corazón a tiempo. Por ejemplo “Oye, que bien te ha salido eso”, simplemente. ¿No crees que, más que tenerles, les perteneces, y que eso es lo grande? ¿No eres capaz de soñar en hacer algo (ahora mismo) para los demás que les haga mejores, más sanos, más felices? Dedica al menos un instante (qué trabajo te cuesta) a inventar cómo podrías lograr darles una alegría a cada uno. Hacer felices a los demás es ayudarles a lograr la plenitud de ellos mismos. Y, desde luego, a no hacer lo contrario: Por ejemplo sé especialmente cuidadoso con todo lo que no es tuyo, con todo lo que les pertenece a los demás: Desde lo más insignificante (un lápiz) a lo más importante: su tiempo, sus razones, su derecho, su tiempo. Desconfía de tí mismo cuando el otro esté en situación de inferioridad: sabe menos, es más pequeño o más débil. Ser "bueno" consiste, simplemente, en ejercer la bondad. Y ésto no es una cuestión de carácter (más o menos bondadoso, apacible) sino del ejercicio consciente de la generosidad. A ser bueno se aprende. Desde lo más difícil a lo más simple y cotidiano: Por ejemplo, el mal humor ("¿tengo derecho a estar furioso, no ?") es, si lo piensas bien, un ejercicio de egoísmo explosivo. Empéñate en hacer felices, en hacer la vida más agradable a los que te rodean. La más refinada norma de cortesía, la más elegante, consiste en lograr que la persona con quien estés tratando se sienta, cómoda, atendida tal como ella es, en su lenguaje. Vivir
  9. 9. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 9. pendiente, atento a la plenitud de los demás y la tu propia posibilidad de excelencia es la norma. Tú que eres joven estás a tiempo de hacer un mundo sin rayas fronterizas, ni guerras, ni extranjeros. No digas nunca la palabra “extranjero”: Si alguna vez vives en otro país, y te lo llaman, verás lo injusto que te resulta. Uno sólo se hace realmente “extranjero” a sí mismo y frente a los demás, por fanatismo, prejuicios, ignorancia o egoísmo. No te rías jamás de alguien que pronuncia con dificultad tu idioma o que no conoce tus usos y costumbres. No cuentes nunca chistes de esos que comienzan diciendo "un francés, un alemán y un ..". Son tópicos y prejuicios que han servido históricamente para evitar la necesidad de pensar y, además, para hacer daño. Ten cuidado también con todos los topicazos que se te hayan podido "colar" dentro, a fuerza de oírlos: Tú eres de sobra inteligente para decir sólo lo que de verdad crees y piensas. Por ejemplo, no crees que distinguir entre hombres y mujeres o entre gentes de una u otra procedencia a la hora de hablar de su capacidad para hacer algo sería algo tan idiota como distinguirlos según el color de su pelo o según sean o no diabéticos (cuestión de hormonas, al fin y al cabo) ?. Por cierto, ¿ conoces el sexo y el país de procedencia de las personas que han fabricado esa medicina que ha salvado la vida de tanta gente ?. ¿Te importa ? Descubre lo bueno de quienes te rodean, sus razones, y déjate llevar de ese entusiasmo. Y, desde luego, no te empeñes en ser astuto, cauto, desconfiado. No critiques. No te esfuerces en sacar “la otra versión” de lo que los demás hacen o dicen. Que los que te rodean no tengan “espalda” para ti: A lo mejor crees que has descubierto un trocito de “la cara oculta de la luna”. Puede que alguna vez sea verdad. Pero, a cambio, te habrás envilecido tú mismo, te habrás hecho mezquino. No compensa. Llena tu mundo de confianzas luminosas, sé grande, generoso y llama a los demás a ese tu terreno de las miradas limpias. Ya verás cómo vienen y les gusta más vivir así. Si algo te parece mal, ve y díselo, pero no para dejar bien clara tu severa autoridad de crítico, sino justamente en la forma en que se consiga que las cosas se hagan mejor. NORMAS POSITIVAS Y NORMAS NEGATIVAS. 1. Todo lo anterior son razones y, al mismo tiempo, dan lugar a normas positivas. Una norma positiva se diferencia en muchas cosas de una norma negativa. Por ejemplo, las normas positivas pueden ser "unas cuantas", mientras que las negativas serían infinitas: Aunque llegásemos a la más remota y rara posibilidad (“no se debe comer la tiza”), nos quedarían por “legislar” y por prever muchísimas más. 2. Otra diferencia: Lo que las normas positivas pretenden alcanzar es la afición auténtica por lo que es mejor desde el punto de vista moral. 3. Una última diferencia: Lo que se prohibe, basta con no hacerlo; las normas positivas, en cambio, señalan un camino sin límites: “Cuanto más hagas en ese sentido, mejor. Avanza por ahí, cada día más lejos”. Ésa es la norma que tus tutores y profesores estarán esperando que cumplas y con arreglo a la que te irán corrigiendo: No digas “no he hecho nada malo”. De lo que se trata es de que avances hacia el proyecto de lograr ser tú mismo y del todo: ¿Qué es lo que has avanzado en el camino de aprovechar y de que dé fruto todo lo que tienes a tu alcance? : Tiempo, clases, libros, profesores, inteligencia, actividades, salud, los demás. Lo que sigue es una lista de hechos posibles que significarían que estás haciendo lo contrario de lo que señala la norma positiva. Constituyen precisamente lo contrario de lo que tus tutores y profesores esperan de ti. Tu conducta, tu actitud es el síntoma externo de tu nivel de educación. Por eso se habla de una persona "bien educada" o "maleducada" A veces es bueno, además de los principios generales o las razones (que son el fundamento, sobre los que hay que pensar y que hay que interiorizar) poner ejemplos concretos. En las páginas que siguen, hemos incluido una enumeración de ejem- plos concretos de los síntomas de buena o mala educación, dentro del Colegio y fuera del Colegio.
  10. 10. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 10. DENTRO DEL COLEGIO. "HECHO" Y "CONDUCTA": Toda esta enumeración se refiere a hechos. Hay algunos de estos hechos que, por su gravedad, o por su reiteración, o por la intención con que se hagan, revelarían por tu parte una actitud, lo cual es mucho más grave. El Colegio considera que estos aspectos relacionados con la formación de tu personalidad son aún más importantes que los académicos y, por tanto, no te extrañes de la “seriedad” y del rigor con el que se considerarán estas cuestiones, muy especialmente si dañan la posibilidad y el derecho de los demás a "llegar a ser". Todos los profesores del Colegio, cualquiera que sea la etapa o asignatura a la que se dediquen, son tus profesores a estos efectos. A todos ellos (así como al personal no-docente) les debes el mismo respeto y todos ellos están en su deber y derecho para llamarte la atención si observan algo que está mal en tu conducta. En algunos casos, pasarán nota, además, a tu Tutor, que es el responsable de los aspectos más generales (y profundos) de tu educación: Habla abiertamente con él y con sinceridad, porque no desea otra cosa que lo mejor para ti. El Tutor hablará o escribirá a tus padres y, probablemente, te aplicará una medida correctiva. MEDIDAS CORRECTIVAS. Las medidas correctivas dentro del Colegio tienen por objeto corregir el fallo apreciado: Normalmente consisten en que hagas “lo contrario” de lo que has hecho mal o constituyen una reparación en beneficio de los demás miembros de la comunidad escolar, que son tus compañeros y profesores. Nadie quiere “vengarse” de ti pero sí que efectivamente tomes el camino debido en la formación de tu personalidad. Si el tutor aprecia que se trata de una actitud por tu parte y que la corrección del camino que estás tomando escapa a los recursos que tiene a su alcance, pasará el tema a la Directora o al Consejo Rector, que establecerá las medidas correctivas oportunas a largo plazo y/o las propondrá al Rector del Colegio. EJEMPLOS DE LO CONTRARIO A LA NORMA. - Faltar al Colegio sin que esté plenamente justificado, llegar tarde a clase, ausentarse del Colegio sin autorización expresa del Tutor, no prestar atención a la explicación, distraer a los compañeros de cualquier modo, no tener a punto el material adecuado para tomar nota o para realizar las prácticas, interrumpir la explicación del profesor sin autorización expresa de éste, etc. Si llegas tarde al Colegio, pasa por Secretaría para que anoten tu justificación, que leerá después el Tutor. - Penetrar en el recinto escolar, sin autorización, fuera del horario y del calendario de clases. Penetrar en clase tarde sin pedir permiso desde la puerta para ello, con respeto y cuidado de no alterar el trabajo del profesor y de los alumnos. - Alborotar, desordenar, jugar, comer, etc en el aula aprovechando la ausencia del profesor. En ausencia del profesor, los alumnos no deben penetrar en el aula, salvo autorización expresa y, en este último caso, deben permanecer sentados hasta la llegada del profesor. - Maltratar los libros y útiles de trabajo propios, de otros compañeros o los recursos materiales (edificios, muebles, instrumentos, material deportivo, etc) del Colegio o utilizarlos para un uso distinto a aquel para el que fueron concebidos. El alumno es responsable de que el siguiente alumno que vaya a ocupar su puesto en clase, en el estudio, en el comedor, después que él, lo encuentre en las mejores y más agradables condiciones de uso. Reparar o reponer lo dañado no será suficiente. Además, será necesario reparar el daño moral. Cualquiera puede dañar sin querer algo, romper un cristal o un plato: No pasa nada. Sé sensato y noble y adviértelo a tu Tutor, sin esconder nada de
  11. 11. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 11. lo que pasó. - Apropiarse o utilizar como suyo algún bien que no sea de la propiedad personal del alumno, por insignificante que sea su valor. Hacer prevalecer el provecho propio injustamente y sobre el derecho de los demás en cualquier recinto o actividad del Colegio. No toques siquiera algo que pertenezca a un compañero. Si encuentras algún libro, mochila, prenda de vestir en medio del patio, en un pasillo o sobre tu pupitre no lo toques, déjalo allí: Su dueño acudirá a buscarlo precisamente en ese sitio en que lo dejó. Por otra parte, debes informar al profesor más cercano o a alguna persona de mantenimiento que lo recogerá y lo llevará al depósito de objetos perdidos. Todos los objetos que ingresan en este depósito están registrados en una base de datos con acceso por parte de las personas que están en Secretaría. Conviene que tu ropa y libros estén bien identificados con etiquetas y letreros para facilitar su recuperación. - Traer al Colegio cualquier cosa que no podrá utilizarse dentro de su recinto y con arreglo a estas normas, tal como revistas, juguetes, walkman, pipas, tabaco, bebidas, encendedores, herramientas, ropa distinta del uniforme, etc. Los alumnos que no utilicen el servicio de catering deben dejar sus comidas al llegar al Colegio y en el lugar expresamente destinado para ello. - Entrar en unos servicios distintos a los correspondientes a cada sexo y etapa escolar. Utilizar los servicios para un uso diferente de aquel al que fueron destinados, como por ejemplo, para reuniones, juegos, fumar, etc . Los servi- cios sanitarios sirven sólo para aquella función a la que están destinados. Salvo una emergencia que debe autorizar expresamente el profesor, sólo se pueden utilizar en los recreos. En cada cabina debe entrar, como es natural, una sola persona cada vez. - Pintar o despintar paredes, puertas o muebles. Arrojar papeles al suelo o no recogerlos cuando accidentalmente se le han caído a uno mismo o a alguien que no se ha dado cuenta, ser sucio en los servicios o no contribuir a que los demás los encuentren limpios. - Alborotar, viajar de pie, gritar en el autobús escolar. Faltar al respeto al conductor, a la monitora (que, en ese momento, representa a todo el Colegio) o a los compañeros. Utilizar, sin previo aviso y consentimiento, una ruta de autobús escolar distinta a la habitual. - El comedor es un “aula especial”, que tiene normas precisas de comportamien- to. Estas normas están fijadas en cada aula. También los deportes o el labora- torio de idiomas tienen normas especiales. Es en los espacios y actividades más abiertas (recreos, comedor, deportes, excursiones, artes) donde se verá, mejor que en clase, el nivel de educación, la personalidad que llevas dentro. - Gritar en cualquier lugar del Colegio, correr atropelladamente al entrar o salir de clase, decir cualquier expresión o palabra malsonante. - Cualquier forma de conducta o de expresión que implique desprecio, discrimi- nación o injuria para cualquier compañero, tomando como criterio para esa consideración el de quien las reciba o, en todo caso, el del Tutor. Serán consideradas tanto más graves cuando mayor sea la condición de debilidad del compañero insultado o agredido de palabra u obra. - Usar el teléfono sin autorización expresa, sacar fuera del Colegio o de su lugar propio dentro del recinto escolar libros, instrumentos de laboratorio, herra- mientas, material de deportes, etc. Entrar sin haber sido invitado a ello en la Sala de Profesores, en la Secretaría, en los Despachos y oficinas. - Perder intencionadamente notas y notificaciones dirigidas desde el Colegio a la familia o viceversa, alterar su contenido o la firma de su remitente, cualquier forma de falsificación o de alteración de un mensaje escrito o verbal, de un examen, de una circular o una autorización.
  12. 12. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 12. - Utilizar ropa distinta de la prefijada como reglamentaria para cada actividad del Colegio. Hay uniformes de clase y de deportes, de invierno y de verano. No hay posibilidad de argumentar que no sabías cuál era la prenda que forma parte del uniforme porque hay, incluso, un folleto con fotos de cada una de las piezas del uniforme. Vestir adecuadamente es imprescindible para asistir a clase. Cualquier prenda adicional que quieras llevar puesta dentro del recinto escolar debe ir debajo del uniforme, que será la única vestimenta visible. Piénsalo ("norma y razón"). Te han invitado a venir a clase. ¿A que no te presentarías en una boda con un chandal ?. Las chicas no deben venir a clase con maquillaje ni con los labios o los ojos pintados. Estas normas de vestuario están especificadas en la circular inicial de cada año lectivo y figuran en el tablón de anuncios de las aulas. - CON LOS ADULTOS. Toda acción, omisión, expresión o actitud que pueda ser interpre- tada como una falta de respeto y de consideración hacia la persona adulta, tanto si es profesor, persona no docente del Colegio o visitante. Al profesor se le tratará de Vd. o de “tú” según él mismo lo indique. Cuando se le acaba de conocer y en ausencia de una indicación suya expresa acerca de cómo debe llamársele, el alumno se dirigirá a él o ella como “profesor” y de Vd. Si algún adulto (otro profesor) penetra en el aula, todos los alumnos deben ponerse en pie hasta que el visitante les dispense de ello. Si, en un espacio distinto del aula (recreo, comedor, deportes, etc) un adulto se dirige a un alumno éste debe abandonar lo que esté haciendo, ponerse de pie y atenderle correctamente, mirándole a los ojos y sin meter las manos en los bolsillos. A los adultos se les alude utilizando siempre “señor” y “señora”: Por ejemplo, “hay allí un señor que...” Si te saludan, debes contestar en el mismo nivel de corrección con que él lo hace. Por ejemplo, si dice “Buenos días” no debes responder con un “Hola”. Habla siempre de Vd. a no ser que te indiquen lo contrario. Si ves a un adulto, desorientado, en cualquier lugar del recinto escolar, debes tomar la iniciativa de presentarte (“Buenas tardes. Me llamo ...”) sin timideces absurdas y de brindarle ayuda para encontrar lo que está buscando o necesita. CUATRO NOTAS FINALES: - Recuerda que no basta con reparar lo dañado. La frase: "No importa, yo lo pago" sería una muestra evidente de que estás en el polo opuesto de lo que este conjunto de normas pretenden de ti. Sí importa. Además, hay muchas cosas irrecuperables, como el tiempo perdido por los demás y el perdido por ti mismo para tu educación en términos del Ideario, que es para lo que tú y todos nosotros (alumnos y profesores) estamos aquí. El Colegio constituye un conjunto muy valioso de recursos humanos, materiales y metodológicos, de bienes, de trabajo, de años de estudio y de dedicación a cuyo disfrute y provecho están invitados sólo aquellos que sean capaces de demostrar que así lo entienden y que en ese sentido lo aprovechan. - Si tienes dudas y en todo lo no mencionado, déjate llevar por el principio de la razón más exigente. De las dos opciones de conducta que tienes ante tí, ¿ cuál es la más exigente ?. ¿Cuál de las dos te parece que podría proponerse como ejemplo de conducta para todos ? - Recuerda que todos los profesores (de cualquier asignatura y etapa) son tus profesores y que debes respeto a las indicaciones de todos ellos, además de a las monitoras de autobús o de comedor, al personal de secretaría o de mantenimiento. - Y consulta a tu Tutor. En último caso, tu Tutor es quien interpreta la norma (positiva o negativa) porque es él quien dirige tu proyecto educativo.
  13. 13. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 13. PROTÉGETE DE TUS PREJUICIOS Algunas personas tienen prejuicios frente a las normas de buena educación establecidas en nuestra cultura, porque les parecen una imposición falsa y carente de sentido. Paradójicamente, a muchas de esas personas les horroriza la idea de quedar mal cuando la ocasión "es importante" y además serían muy respetuosos con las costumbres locales si se encontrasen en una cultura extraña: una ceremonia del té china, una mezquita musulmana o la celebración de la caza del buey entre los watussi. Nosotros, en el Colegio, creemos que las normas de educación no son otra cosa que la expresión cultural y natural de eso tan importante que llamamos "la educación" y a lo que por cierto nos dedicamos todos, profesores y alumnos. Creemos que la educación, entendida como fórmulas de comportamiento con los demás (es decir, ser "bien educado") consiste básicamente en llevar a la práctica unos cuantos principios o propósitos que son netamente educativos, (a) Proponerse y lograr hacer la vida más agradable a los demás. (b) Hacerlo, además, dentro de las normas los demás esperan de tí en cada situación (si te invitan a bailar no vayas si es que esperas hablar del gregoriano primitivo y si te invitan a una cacería no vayas si eres enemigo de la caza). Hablar en su tono y en su lenguaje a quienes te rodeen, especialmente si están en desventaja respecto de ti. (c) Hacerlo (proponérselo y lograrlo) no por una obligación externa y artificial sino porque es eso lo que apetece lograr. Una buena educación -si lo es, de verdad- se convierte en tu manera espontánea y natural, a fuerza de ejercitar ese propósito. Cuando eras un niño o una niña te obligaban a ducharte o a lavarte los diente: seguro que ahora no sabrías vivir sin ese hábito, ahora tan natural para tí. La naturalidad se logra con el ejercicio: Si cometes un error, sé el primer en tener sentido del humor acerca de tí mismo y manifiéstalo: "Bueno, parece que no lo he hecho muy bien": Y ya está. (d) Hacerlo sin perder tu personalidad, sin falsearte ni forzarte. Al manifestarte con una buena educación estás expresando quién eres, sólo que en el idioma en el que los demás te entenderán mejor. Todo cuanto sigue te lo habrán enseñado y repetido en casa. Si te lo expresamos aquí es sólo para ayudarte a interiorizarlo y para que te llegues a sentir cómodo en cualquier situación social en la que puedas encontrarte fuera o dentro del recinto de tu Colegio. Saludos y presentaciones y "De TÚ "o "de Usted" ? Como sabes, en inglés no hay diferencia aparente: "Tú" y "usted" se traducen como "you". Eso no significa que las diferencias en la forma correcta de dirigirse a las personas no existan: A veces, será imprescindible responder "yes, sir" y no simplemente "yes". Y, desde luego, es muy importante saber si a John Smith hay que llamarle "John", "Mr. Smith" o "Smith". Esas diferencias de tratamiento corresponden a las que, en español, establecemos mediante el tratamiento "de tú" o "de usted". Naturalmente, lo adecuado es hablar siempre "de tú" a los amigos y familiares. La duda se plantea (y debe plantearse) cuando te presentan o conoces por primera vez a otra persona: El tratamiento de tú expresa una acogida o una bienvenida al círculo de tus amistades. Equivale a decirle a alguien "bienvenido: sé mi amigo o amiga, sé mi compañero o compañera". Si no es eso lo que quieres expresar, debes elegir cuidadosamente el tratamiento "de tú" o el "de usted". PARA UNA GUÍA DE SUPERVIVENCIA URBANA. ALGUNAS NORMAS DE BUENA EDUCACIÓN EN SOCIEDAD.
  14. 14. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 14. Por ejemplo si te presentan a una persona mayor que tú (un profesor, un amigo de tus padres) o te diriges a una persona mayor desconocida (un proveedor, un camarero, el médico, etc) utiliza siempre el "usted". Sólo debes pasar a utilizar el "tú" cuando la otra persona te insista expresamente para que lo hagas así. Nunca le hables "de tú" a una persona que se ha dirigido a tí "de usted" por razón de su trabajo o función: Por ejemplo, a un camarero. Nunca tutees a una persona que no podría tutearte. (A veces verás hacerlo a personas adultas, en los bares, pero tú no lo hagas). Si él no debe dirigirse a tí "de tú" tampoco tú debes hacerlo: Resultaría humillante para la otra persona (y estúpidamente "señorito" por tu parte). Debes ser exquisitamente educado con las personas que en un determinado momento (una función social) están en una posición inferior a la tuya. Pero, eso no quiere decir que el tratamiento que uses con una persona mayor será siempre el mismo que esa persona use contigo. Una persona mayor, el médico, un sacerdote o un profesor puede dirigirse a tí "de tú" y sin embargo tú deberás seguir manteniendo el "usted a no ser -como decíamos- que él insista expresamente en que le trates de tú. Hablar "de usted" a una persona no significa, de ningún modo, que no se le tenga afecto. En muchas ocasiones le tendrás mucho afecto a un profesor o a tu médico, etc y, sien embargo, no necesariamente le deberías hablar "de tú" ni dirigirte a él por su nombre: "Juan" , etc. Habrá casos en los que, por la relativa juventud de la persona, su amistad con tus padres u otras razones, se te plantee la duda de si debes usar el "tú" o el "usted". Norma: Si tienes dudas, utiliza el "usted" y, en todo caso espera a que te inviten a usar el "tú". Siempre será mejor "pecar" por exceso de respeto que por lo contrario: Tiempo habrá para establecer un trato más familiar o haceros amigos, etc. En todo caso será la persona mayor o de mayor categoría profesional, académica, etc, la que debe pedir el "tuteo". SALUDAR A ALGUIEN CONOCIDO. Ante todo, si estás sentado y se dirige a tí una persona mayor, ponte siempre de pie para hablar con ella. Si ya estabas ya de pie vuélvete de manera que le mires de frente y a sus ojos. Los chicos y chicas de tu edad deben siempre ponerse de pie para saludar o hablar con una persona mayor, cualquiera que sea el sexo de ésta. Entre los adultos, como verás, las señoras sólo se ponen de pie para saludar a otra señora o a un señor que es mucho mayor o que merece un muy alto respeto social. En cambio, los caballeros se levantan de su asiento siempre ya se trate de saludar a una señora o un señor. El saludo será más simple si ya conoces a la persona de ocasiones anteriores. Basta con un "buenos días", etc. No respondas con un "hola" si se han dirigido a tí con un "buenos días", "buenas tarde", "qué tal estás", etc. "Hola" (como primer saludo) es muy familiar y sólo debe utilizarse entre amigos, compañeros o familiares. Si a la persona que te saluda le hablas "de usted", contesta con un saludo más formal ("qué tal está", "buenas tardes") aunque ella se te haya dirigido a tí con un simpático "hola". En algunos países la costumbre es dar la mano (o un beso, en el caso de las chicas) cada día que vemos a una persona (aunque le hayamos visto ayer). En un Colegio internacional te encontrarás con muchas costumbres diversas. Observa y adopta la forma que a la otra persona (nuevos compañeros incluidos) le resulte más cómoda. Más adelante él pasará probablemente a adoptar las costumbres que se sigan en su nuevo ambiente. Ser bien educado consiste en procurar que no se encuentre incómodo ni desconcertado al llegar a un ambiente nuevo. Al dirigirte a alguna persona que está de servicio (un camarero, una persona que está trabajando en tu casa o en tu clase, una persona desconocida al otro lado del teléfono, etc) salúdale correctamente antes de iniciar cualquier conversación o petición. Sé especialmen- te educado con alguien que podría sentirse dolido por una falta de consideración por tu parte.
  15. 15. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 15. Al hablar de una persona adulta (aunque sea entre compañeros) refiérete siempre a ella sin faltarle al respeto, por bajo que sea el nivel social o profesional que está ocupando: No "hay un hombre en la puerta que dice... " sino "un señor o una señora que dice..". Si eres tú quien llega a una fiesta, saluda, antes de nada a quien la ofrece, a los dueños de la casa, etc y no debes marcharte sin despedirte y dar las gracias expresa- mente al anfitrión. Si eres tú el que la ofreces esfuérzate por recibir a cada uno de tus amigos a la llegada y si están presentes tus padres, preséntaselos. SALUDAR AALGUIEN QUE NO SE CONOCE. PRESENTAR y PRESENTAR- SE. Primera norma: En las presentaciones, lo correcto es utilizar la jerarquía social establecida: La persona más joven será la presentada a la persona mayor, los caballeros son presentados a las señoras y las personas que ocupan un menor rango profesional o social a las que ocupan el nivel más alto. Besos de saludo: En España es habitual saludar a una chica o a una señora con dos besos incluso al ser presentados por primera vez. En otros países el hábito es diferente: En algunos, el beso a una persona a la que se presenta uno por primera vez puede resultar desconcertante. A las chicas y a las señoras se les da la mano (incluso entre chicas o entre señoras) cuando no existe una amistad o familiaridad. En otros países, en cambio, se hasta dan tres besos (alternando las mejillas) o se besan al saludarse los hombres (Rusia, y países del este europeo). En todo caso, procura observar cuál es la costumbre establecida para la persona a quien saludas. Al presentar a alguien debe pronunciarse claramente el nombre y apellidos de la persona presentada, así como su profesión o su relación con quien presenta: Por ejemplo, "Te presento a mi amigo Nicolás Ovando, compañero de clase", Cuando te presenten a alguien debes esforzarte por retener bien su nombre para llamarle luego correctamente. Si no lo has oído bien sería preferible que digas "Perdón, no he oído bien ("tu" o "su") nombre" para que te lo repitan. Dar la mano: La persona presentada es la que debe ofrecer primero su mano a aquella a la que se presenta. Ofrece la mano entera y no sólo los dedos, pero tampoco aprietes con exceso. Mientras que saludas, sonríe y mira a los ojos. Este primer saludo corresponde a la primera imagen e impresión que alguien tendrá de tí. Es imprescin- dible (salvo para las señoras) quitarse los guantes antes de dar la mano Autopresentarse: A veces, en una fiesta más o menos multitudinaria, no debes esperar a ser presentado. Toma tú mismo(a) la iniciativa con una frase del tipo "Me parece que no nos conocemos (o no tengo el gusto de conocerle" según los casos),. Mi nombre es etc, etc", mientras extiendes tu mano. Si se trata de una pareja o de un matrimonio, siempre debe saludarse en primer lugar a la persona de sexo femenino. En el Colegio: En clase. La primera vez que se presente un profesor en tu clase indicará cuál es su nombre y, a veces, lo escribirá en la pizarra. A no ser que él o ella no indique expresamente otra cosa, háblale de usted. Naturalmente, para preguntar en clase, levanta tu mano antes para pedir permiso y, cuando te lo den, ponte de pie para hablar. Si durante la clase entra en el aula otro profesor, toda la clase debe ponerse de pie. Naturalmente, debe utilizarse siempre la lengua propia de cada clase. Fuera del aula: Si estás sentado y se dirige a tí una persona mayor (profesor o no) ponte e pie para hablar con ella. Si ves a un adulto dentro del recinto escolar con aire de buscar algo o a alguien, toma tú mismo(a) la iniciativa y pregúntale: "Buenos días. ¿Puedo ayudarle en algo ?" o "Good morning. May I help you ?". Ayúdale a encontrar la persona o el lugar que busca. Piensa siempre en qué es lo que más te gustaría que ocurriese contigo en una situación análoga (en otro país, en otro colegio, etc).
  16. 16. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 16. VESTIDO, ASPECTO La norma es elegir, para cada situación diferente, la forma de vestir y de arreglarte más adecuada: Es tan inadecuado ir con zapatillas de deporte a una boda como ir vestidos "de fiesta" a una barbacoa junto a la piscina. Entérate bien cómo se espera que vayas. Si no estás de acuerdo con esa forma de vestir, sería preferible que no fueras: Esa a ésa determinada manera de presentarse a la que estás invitado y no a otra. Dentro del Colegio, la norma es más fácil: El uniforme (en modalidades de invierno y de verano o de deporte) es obligatorio durante todo el curso y tanto tu Tutor y profesores como el reglamento escrito te lo indicarán expresamente. Sólo puedes utilizar prendas que no correspon- dan al uniforme por debajo de éste y de forma que no sean visibles exteriormente. Las chicas no deben llevar maquillaje, pintura de labios o de ojos. El uniforme (correctamente llevado, incluyendo la camisa por dentro del pantalón o falda y los zapatos limpios) es imprescindible para entrar en clase. En las salidas (excursiones, visitas, conciertos) organizadas por el Colegio, tu Tutor te indicará la forma de vestir adecuada. COMIDAS. En el Colegio: La hora de la comida es una buena ocasión para -además de nutrirse- charlar con los compañeros. Pero no hay que confundir la situación con la del recreo. No es el momento, por ejemplo, de jugar. Procura, además, ensayar en el comedor algunas de los hábitos en la mesa que deberás poner en práctica cuando tengas una ocasión más formal y, en todo caso, no hagas nada que podría resultar desagradable al compañero de mesa más sensible en ese aspecto. Por lo demás, tu Tutor te indicará al principio de curso cuáles son las normas. Una persona bien educada no lo es sólo "en situaciones especiales" o en lugares públicos. La educación se lleva dentro, adecuada a cada situación (en casa, en el Colegio) o, simplemente, no existe. Recuerda la definición de educación que dábamos al comienzo. En casa y en invitaciones en otras casas o en lugares públicos: Puntualidad: En toda invitación se espera que llegues a la hora "en punto" (conciertos, restaurantes, teatro, etc) o, como máximo (en España) hasta diez minutos después de la hora fijada si acudes a una casa, invitado(a) a comer o a cenar. No importa si los que te han invitado son personas mayores o de tu edad. Al llegar, saluda a los anfitriones o dueños de la casa y, al despedirte, busca a los anfitriones y agradéceles la invitación. Regalos: Cuando te invitan a una comida o una fiesta en otra casa debes llevar siempre un regalo, por pequeño que sea. Si eres tú el que organiza la comida o fiesta y el que recibe los regalos, abre el paquete delante del que quien te lo entrega y en el momento de recibirlo. Naturalmente el contenido debe gustarte siempre y debes expresarlo y agradecerlo (aunque lo tengas repetido, aunque no sea lo que esperabas): El gesto de regalarte algo y de haberlo pensado ya merecen tu agradecimiento. Si es algo muy raro, pregunta con naturalidad y simpatía qué es y para qué sirve, muéstrate feliz con el regalo. Sentarse a la mesa: Espera a que te indiquen tu lugar en la mesa, antes de sentarte. El respaldo de tu silla debe quedar siempre paralela al borde de la mesa y con sus cuatro patas bien apoyadas en el suelo (una silla nunca es una "mecedora"). Si te invitan a sentarte en un tresillo, espera a averiguar cuál es el sillón que prefiere ocupar el dueño de la casa. Normalmente, él o ella ocuparán uno de los sillones de una sola plaza y los invitados se situarán en el sofá que tiene varios asientos. No te sientes nunca antes que los demás o que la persona que preside la mesa, especialmente si se trata de un adulto. No te levantes de la mesa hasta que lo hagan todos a no ser en caso de extrema necesidad y pidiendo perdón por ello. Si, un vez sentados, se incorpora a la mesa una señora, todos los comensales de género masculino deben ponerse de pie hasta que ella se siente. Colaboración: Si se trata de una comida en casa o entre amigos en casa de ellos, muéstrate dispuesto a colaborar a la hora de servir la mesa o de retirar los platos y de ordenar la cocina. Ofrécete expresamente a ello (que se note que es de verdad) o averigua con la mirada qué es lo que se espera de tí. Si la comida es atendida por un camarero o por una persona de servicio no te levantes de tu asiento hasta que no se levanten todos. En general, estamos seguros de que eres
  17. 17. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 17. una persona inteligente: Capta qué es lo que se espera de tí en cada situación determinada y ajústate a ello: logra obrar con naturalidad tanto si el comportamiento que se espera de la comida o cena es del tipo muy llano y sencillo o del más alto nivel de sofisticación. EN LA MESA. Si se trata de una ocasión familiar, habitual, la disposición de los elementos que tendrás ante tí en la mesa, será más o menos así: La servilleta estará a izquierda o sobre el plato. Colócala sobre tus piernas de forma que no se te caiga (agacharse en una mesa con muchos comensales puede resultar complicado). Debes usar la servilleta siembre que vayas a beber. Cuando termines de comer, debes dejarla sobre la mesa, a la derecha del plato. Los cubiertos estarán ordenados (de fuera a dentro) según los platos que te van a servir, avanzando plato tras plato hacia el centro. Por tan- to, si hay dos tenedores, de- bes utilizar en la primera oca- sión que sea necesaria, el que queda más alejado del plato. Como norma general, los cubiertos no deben cam- biarse de mano durante la comida: Los que están a la izquierda del plato deben ma- nejarse con la mano izquier- da y los que quedan a la dere- cha con la derecha. Más ade- lante hablaremos del uso de cada cubierto. Si eres zurdo(a), cambia de lugar los cubiertos antes de empezar la comida y todo el mundo en- tenderá que necesitas o pre- fieres que sea así. El cuchillo del platito de la mantequilla (arriba, a la izquierda) sólo puede utilizarse con ese fin (normalmente, antes del primer plato) y no para los platos que se van a servir. En una comida más formal (celebración, banquete, buen restaurante) los cubiertos pueden ser muchos más de los representados en el dibujo (paleta de pescado, cuchillo y tenedor de postre, etc) y también las copas y vasos. La norma respecto de los cubiertos es la misma. En relación con los vasos y/o copas, el vaso que estará lleno antes de empezar a cenar será sólo el del agua. Ya sabemos que tú no tomas alcohol pero verás que, a los adultos se les irá sirviendo los vinos (en una comida de ceremonia pueden ser varios) en relación con cada uno de los distintos platos (blanco o rosado para los pescados, tinto para las carnes). Con naturalidad pide (naturalmente "por favor" y de forma que te oiga sólo quien tiene que hacerlo) que te pongan un refresco si así lo prefieres. Si te van a servir (los vinos se sirven por la derecha del comensal) un vino o cualquier bebida que no te guste o que no te convenga, basta con que hagas el gesto de cubrir el vaso con los dedos (sin tocarlo) en el momento en que te vayan a servir: no hace falta decir nada. Si es una comida en casa y te encargan a tí de servir las bebidas, coge la botella con la mano derecha y hacia la mitad de la parte más gruesa (no por el cuello) y sirve (por la derecha del comensal) sin que la botella toque el borde del vaso o la copa. Los vasos que van a utilizarse primero (en el caso de varias bebidas) son los que quedan más a la derecha y se sigue el orden de derecha a izquierda. Los platos delante de tí estarán o bien apilados (el de más arriba servirá para el primer plato, etc) o bien (en las comidas más formales) habrá uno solo que te irán retirando y sustituyendo por otro.
  18. 18. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 18. POSICIÓN CORRECTA DE LAS MANOS Actitud en la mesa: Tus manos deben permanecer durante toda la comida sobre la mesa (es decir, visibles) sin que apoyes sobre ella los codos. Es la comida la que debe viajar desde el plato hasta tu boca, y no bajar tu boca hacia la comi- da. Tanto si te sirven, como si te sirves tú mismo(a), procura po- ner en tu plato la cantidad que te vayas a comer. No está bien que dejes comida en el plato. Por el contrario, estará muy bien que preguntes: "¿Puedo repetir?", si quieres más. Coge con tu cuchara o con tu tenedor, sólo la cantidad que quepa cómodamente en tu boca y que te permita seguir charlando con los demás sin verte obligado a hacer pausas incómodas. No revuelvas la comida ser- vida en el plato. Se come con los labios ce- rrados, de manera que nadie vea la comida dentro de tu boca. Si hay una fuente o bandeja, salsa, etc que queda un poco lejos de tí, pide, por favor, que te la pasen y no intentes "acrobacias" . Nunca empieces a comer antes que el último de los comensales sentados a la mesa esté servido ni antes que la persona más importante de las que comen contigo haya empezado a comer. Esfuérzate por no terminar mucho más tarde que los demás. Si no sabes qué hacer ante un plato nuevo para tí, observa un momento -con naturalidad, e imita a quien te parezca más experimentado. Si, por el contrario, alguien "ha metido la pata", esfuérzate porque no se sienta incómodo. No mires directamente a su plato y, si es necesario, pasa a hacer lo que él hace para no avergonzarle. Si te dan a escoger entre dos o mas piezas desiguales, no escojas la mejor para tí. Los cubiertos no se "empuñan" como armas. Cuando sostengas una taza no levantes el dedo meñique. No hagas ruido al comer. Ensaya en el comedor de tu Colegio y pídele a tu Tutor que te ayude para que logres hacerlo todo con naturalidad. NO LLENAR LA BOCA EXCESIVAMENTE
  19. 19. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 19. Cubiertos: El pan no se corta con el cuchillo, sino con las manos. Sólo debes cortar cada vez (y manejar con la izquierda) el trocito que puedas comer de un solo bocado. En una comida formal no se hacen "barquitos" en la salsa. Si la comida es un poco más "informal" y, por ejemplo, quieres migar un trocito de pan (uno cada vez) en la yema de un huevo frito no lo hagas directamente con los dedos, sino ayudándote con el tenedor. Una taza de caldo o de gazpacho puede tomarse con la cuchara o sosteniéndola por el asa y bebiendo directa- mente. Espaguetis y tallarines: Los buenos comedores de pasta (los italianos, desde luego) usan sólo el tenedor (en este caso, con la derecha, claro) para enrollar en el unos cuantos (sólo los que quepan bien en tu boca, sin dejarLA COMIDA EN EL PLATO NO DEBE SER REVUELTA NI ATACADA LOS CUBIERTOS NO SE EMPUñAN COMO ARMAS ES LA COMIDA LA QUE DEBE "VIAJAR" A LA BOCA y NO LA BOCA A LA COMIDA. suelto ninguno). Si no tienes habilidad para hacerlo todavía, puedes hacer la mis- ma operación ayudándote con una cuchara en la mano izquierda. La mayor parte del marisco se toma con los dedos. Hay quienes prefieren uti- lizar la paleta de pescado para pelar un langostino, pero hacerlo con las manos no resulta, en absoluto, incorrecto. Cuando se sirve marisco, pondrán sobre la mesa unos pequeños cuencos de agua con limón para lavarte la punta de los dedos y que, de ese modo, no conserven durante el resto de la comida ese olor tan persistente. También se pueden usar los dedos para los espárragos que se sirven fríos, Los mejillones, almejas y ostras pueden comerse o bien con la mano o con tenedor (depende, naturalmente de si están moja- dos por un caldo o salsa, en cuyo caso el tenedor es siempre obligatorio). Sólo se debe usar el cuchillo para aquellos alimentos en los que éste resulta imprescindible: Por ejemplo, no se debe usar el cuchillo para partir una tortilla francesa, ni un huevo frito. En este caso, se utilizará el tenedor con la derecha. Cuando debas usar tenedor y cuchi- llo, procura partir trozos pequeños, de manera que puedas manejarlos dentro de la boca sin dificultad y sin pausas largas en la conversación. Una vez que tienes el alimento en el plato, no debes revolver todo el plato ni cortar la carne o el pescado en múltiples trozos para ir tomándolos después, uno a uno, Parte cada vez el trocito que vayas a comer. Si se sirve pescado, probablemente habrá en la mesa cubiertos especiales: Un tenedor de tres puntas y una paleta de pescado que se utiliza en vez del cuchillo. Si no hay cubierto especial de pescado, usa el tenedor y el cuchillo o, el tenedor y un trocito de pan..
  20. 20. Colegio Internacional Europa - Agenda escolar pág. 20. En ningún caso, ni el cuchillo ni la paleta de pescado pueden llevarse a la boca. Para indicar que has terminado de comer un plato deja los cubiertos utilizados encima del plato y tenedor y cuchillo paralelos (nunca apoya- dos entre el plato y el mantel o directamente sobre éste último). La fruta: Las frutas pequeñas, como las uvas, cerezas, ciruelas etc, se lavan en un pequeño cuenco de agua ("lavafrutas") y se comen con la mano. Las semillas o pepitas se recogen de la boca con la mano y se depositan en un lado del plato. Lo mismo debe hacerse con los huesos de aceituna. Para comer peras, naranjas o manzanas de- ben utilizarse tenedor y cuchillo (a no ser que la dueña de la casa o quien preside la mesa te indique otra costumbre): Se cortan en cuatro porciones y luego, cada una se pela con el cuchillo mientras que se sujeta con el tenedor. Luego se van troceando en pedazos correspondientes a cada bocado. El melón y la sandía se van cortando en pequeños trozos (no se hace un troceado general de la pieza). AL SERVIR CADA PLATO. Hemos dejado esta sección para el final porque admite muchas varieda- des y costumbres diferentes: (a) Modo familiar: Es sin duda la fórmula más cómoda para tí. Te están tratando como a "alguien de la casa" en una comida familiar de cualquier día. Segu- ramente, es la propia señora de la casa la que sirve a cada uno y no hay personas de servicio. En este caso, no hay otras normas que las generales que hemos señalado en los párrafos anteriores. (B) Los comensales se pasan una fuente o bandeja desde la que se sirven. Te la pasará tu compañero de la izquierda. Deposítala sobre la mesa, a tu lado iz- quierdo, sírvete y pásala al comensal que tengas a tu derecha. Conclusión final: Estas normas y costumbres son las habituales en Europa. Naturalmente existen otras muchas formas de convivir con arreglo a lo que en cada cultura se considera "buena educación" pero exponerlas se- ría tema de todo un libro. Además estamos segu- ros de que has captado el propósito fundamental de todos estos consejos: Que procures hacer grata tu presencia a los demás en los términos que ellos mismos te han invitado, que te encuentres cómo- do en cualquier situación social que se te presente y, además, que puedas disfrutar de la convivencia, la amistad y hasta de la comida sin otras preocu- paciones cuando todo esto te "salga" ya como espontáneo. También en esa tarea pequeñita esta- remos junto a tí. ¿Te servirán por la derecha o por la izquierda ?: Los platos y el agua "se mueven" por tu derecha. Las fuentes, las bandejas y el vino "se mueven" por tu izquierda.

×