Tradición normalizadora disciplinadora

9.208 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
9.208
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
97
Acciones
Compartido
0
Descargas
47
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tradición normalizadora disciplinadora

  1. 1. PROVINCIA DE BUENOS AIRESDIRECCIÓN GENERAL CULTURA Y EDUCACIÓNDIRECCIÓN DE EDUCACIÓN SUPERIORESCUELA NORMAL SUPERIOR DOMINGO A. TERUGGIINSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA N° 165CARRERA: PROFESORADO DE EDUCACIÓN PRIMARIAESPACIO CURRICULAR: TEORÍA SOCIOPOLÍTICA Y EDUCACIÓNCURSO: 2do AÑOCICLO LECTIVO: 2012TÍTULO DEL TRABAJO: TRADICIÓN NORMALIZADORA-DISCIPLINADORAALUMNA: BRAVO, BÁRBARA. GALVÁN, XOANA. JANO, MARÍA EMILIA. ROJAS RAFFAGHELLI, DAIANA.PROFESORA: PEIRANO, CLAUDIA.
  2. 2. TRADICIÓN NORMALIZADORA-DISCIPLINADORA: El buen maestro En la Argentina, a fines del siglo XIX, el Estado fue el encargado de promover la“homogeneidad” para que se construya una nueva sociedad. Como plantea Andrea Allaud(2007) en la tradición Normalizadora disciplinadora se veía al maestro como: un “buenmaestro” las cualidades más elogiadas eran sacrificio, humildad, abnegación, desinterés.Amante del bien y cumplidor desinteresado de su deber, recibía recompensas simbólicas.Cuanto más sacrificados fuera el maestro, era merecedor de mayor elogio. Allaud en su texto hace mención a Dreyfus quien plantea que: “La profesión deenseñante nace en cierto momento y se debe al encuentro, sociológica e históricamentefundado, entre individuos y posiciones sociales, a las cuales los primeros le otorgan la vida”La autora anteriormente mencionada al igual que María Cristina Davini (1995), plantean quese introdujo en la formación de los docentes, el concepto de “maquinaria pedagógica”, ésteremitía a la normalización y homogeneidad de todas las culturas existentes en ese momentoen nuestro país. No solo se refería a la civilización de los bárbaros, sino también a la granmasa de inmigrantes que ingresaba en esa época, de diferentes lugares del mundo. Sermaestro implicaba reconocer la cultura dominante: la “alta cultura”, y saber solo lo que no eraposible ignorar para merecer ser denominado como tal. Entonces, podemos decir, que el sistema educativo fue el encargado de disciplinar laconducta y homogeneizar las ideologías de las grandes masas poblacionales, dejando de ladola formación de habilidades, desarrollo del pensamiento o desarrollo del conocimiento. Estatradición fue sustentada en el positivismo, precisamente en la concepción de “orden y progreso” del sistema educativo. Por otro lado el rol del docente era el de normalizar y socializar. Pretendía que losalumnos adquirieran hábitos buenos y reprimir los malos, ya que los hábitos familiares eranmuchas veces considerados bastos para un sector social. Se intentaba crear en ellos, hábitosvirtuosos y modalidades propias de una persona bien educada. Se intentaba “culturalizar” a la 2
  3. 3. población. Allaud: “Culto era, en este sentido el que poseía una estructura personal, unconjunto de esquemas ideales, un estilo “útil”, para la concepción, valoración y tratamientodel mundo”. Su labor era formar individuos buenos aunque no tan instruidos. El maestro era el alma de la escuela y debía poseer ciertos rasgos y característicasparticulares: temperamento, carácter, modales, presencia, rectitud e imparcialidad en susacciones, entre otras. Todas ellas eran necesarias para el orden y la disciplina escolar. Paralograr el orden en el aula, el maestro utilizaba técnicas de “vigilancia”, así impedir laadquisición de malas costumbres por parte de los alumnos. A demás, debía estar preparadopara estudiar las características e inclinaciones de los niños, para conocer sus cualidadesmorales. Las autoras Davini y Allaud plantean que la educación fue catalogada como“femenina”, ya que las docentes eran vistas como seres incondicionales de apoyo para losniños, una segunda madre, sensibles y “baratas”. Las mujeres instruyen menos pero educanmás, son educadoras por excelencia con cualidades naturales. Para ellas la elección de serdocentes representaba una vía de liberación social. Quien indicaba el “deber ser”, un modeloo ejemplo a seguir. En cambio los hombres eran quienes se encargaban de la dirección de lasescuelas. Eran vistos como más aptos para disciplinar, la presencia masculina estaba vistapara el disciplinamiento de los alumnos varones. La educación se resiste a las mujeres, por lafalta de energía, solidez e intensidad que sólo el hombre puede darle. El hombre mandaba y lamujer obedecía. 3
  4. 4. Para que existiera “el orden y el progreso”, es necesaria la disciplina, esto asegura el éxito de la escuela. Tarea designada a los hombres. La mujer como se la ve en la foto era la maestra educadora. La escuela normal es la institución que se consolida y expande en vistas de obtener “maestros preparados” o competentes, capaces de dirigir con éxito las escuelas.4
  5. 5. El papel del maestro se definía no tanto por la transmisión de conocimientos, por “enseñar” en sentido estricto, por instruir, sino más bien por socializar, educar, normalizar, “disciplinar”.Bibliografía:  DAVINI, María Cristina (1995) “La formación docente en cuestión: política y pedagógica” Capítulo 1. Editorial PAIDOS.  ALLIAUD, Andrea. “Los maestros y su historia” Cap. 3. Editorial Granica 2007. Bs. As.  Equipo responsable del Museo Pedagógico de Rosario. “Desvelando orígenes” Un recorrido por los inicios de la Escuela Normal. 5

×