Roj: SAP M 15939/2006              Id Cendoj: 28079370252006100607                Órgano: Audiencia Provincial            ...
PRIMERO.- Que los autos originales núm. 489/04, procedentes del Juzgado de Primera Instancia Núm.64 de los de Madrid, fuer...
con su venta a consecuencia de la gestión de venta encomendada, que tenia señalada fecha fija y determinada,folio 94, seña...
la gestión de venta concertada por el mandante fallecido, único titular de aquellos, circunstancia que excluyela aplicabil...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sentencia a.p.madrid

663 visualizaciones

Publicado el

Sentencia A.P. Madrid diciembre de 2006

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
663
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sentencia a.p.madrid

  1. 1. Roj: SAP M 15939/2006 Id Cendoj: 28079370252006100607 Órgano: Audiencia Provincial Sede: Madrid Sección: 25 Nº de Recurso: 216/2006 Nº de Resolución: 616/2006 Procedimiento: Recurso de apelación Ponente: FRANCISCO RAMON MOYA HURTADO DE MENDOZA Tipo de Resolución: Sentencia AUD.PROVINCIAL SECCIÓN N. 25 MADRID SENTENCIA: 00616/2006 Fecha: 22 DE DICIEMBRE DE 2006 Rollo: RECURSO DE APELACIÓN 216/2006 Ponente: ILMO. SR. D. FRANCISCO MOYA HURTADO Apelante y demandante: D. Juan Alberto PROCURADOR: Dª. MARÍA DOLORES DE HARO MARTÍNEZ Apelada y demandada e impugnante: Dª. María Teresa PROCURADOR: Dª. MARÍA LUISA MONTERO CORREAL Apelada y demandada: La Entidad Mercantil AFINSA BIENES TANGIBLES, S.A. PROCURADOR: D. VICTORIO VENTURINI MEDINA Apelados y demandados: D. Benito , D. Darío y Dª. Concepción PROCURADOR: D. LUIS ARRENDO SANZ Autos: PROCEDIMIENTO ORDINARIO N. 489/2004 Procedencia: JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA N. 64 DE MADRID Ilmos. Sres. Magistrados: D. FRANCISCO MOYA HURTADO D. ÁNGEL LUIS SOBRINO BLANCO D. CARLOS LÓPEZ MUÑIZ CRIADO En MADRID, a veintidós de diciembre de dos mil seis. VISTO en grado de apelación ante esta Sección 25 de la Audiencia Provincial de MADRID, los Autosde PROCEDIMIENTO ORDINARIO 489/2004, procedentes del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA N. 64de MADRID, a los que ha correspondido el Rollo 216/2006, en los que aparece como parte Apelante ydemandante: D. Juan Alberto , representado por la procuradora Dª. MARÍA DOLORES DE HARO MARTÍNEZ,Apelada y demandada e impugnante: Dª. María Teresa representada por la procuradora Dª. MARÍA LUISAMONTERO CORREAL, Apelada y demandada: La Entidad Mercantil AFINSA BIENES TANGIBLES, S.A.representada por el procurador D. VICTORIO VENTURINI MEDINA y como Apelados y demandados: D.Benito , D. Darío y Dª. Concepción representados por el procurador D. LUIS ARRENDO SANZ, y siendoMagistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. FRANCISCO MOYA HURTADO.ANTECEDENTES DE HECHO 1
  2. 2. PRIMERO.- Que los autos originales núm. 489/04, procedentes del Juzgado de Primera Instancia Núm.64 de los de Madrid, fueron remitidos a esta Sección Vigesimoquinta de la Audiencia Provincial de Madrid,de conformidad con lo dispuesto en las Normas de Reparto aprobadas por la Sala de Gobierno del Excmo.Tribunal Superior de Justicia de Madrid. SEGUNDO.- Que por el Ilmo. Sr. D. Mariano Zabala Alonso, Magistrado-Juez del Juzgado de PrimeraInstancia núm. 64 de Madrid, se dictó sentencia con fecha 27 de Julio de 2005 , cuya PARTE DISPOSITIVAdice así: FALLO.- "Que desestimando la demanda formulada por la Procuradora Dña. María Dolores de HaroMartínez, en nombre y representación de D. Juan Alberto , contra la Entidad AFINSA BIENES TANGIBLES,S.A. y otros, debo absolver y absuelvo a dichos demandados de las pretensiones en su contra deducidas, sinhacer expresa imposición de las costas del proceso a ninguna de las partes, debiendo abonar cada una lascausadas a su instancia y las comunes por mitad entre actor y demandados." TERCERO.- Que contra dicha Sentencia se preparó e interpuso en tiempo y forma recurso de apelaciónpor la representación de la parte demandante, la Procuradora Sra. Dª. María Dolores de Haro Martínez,dándole traslado del mismo a las partes quienes presentaron en tiempo y forma escritos de oposición al recursoentablado de contrario, así mismo la codemandada María Teresa a través de su representación procesalpresentó escrito de oposición y de impugnación de la sentencia recurrida, dando traslado de éste al apelanteprincipal quien presentó escrito de alegación; remitiéndose los autos a esta Sección Vigesimoquinta, se señalópara deliberación, votación y fallo del presente recurso el día 30 de Noviembre del año en curso. CUARTO.- Que en la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.FUNDAMENTOS DE DERECHO PRIMERO.- Por la demandante en la instancia se ejercitó acción interesando diversospronunciamientos, declarativos y de condena, frente a las codemandadas. Las pretensiones así ejercitadas fueron desestimadas íntegramente por la sentencia de instancia alconsiderar que la premisa fáctica en la que sustenta su pretensión no tiene encaje en la estipulación a favorde tercero alegada en el escrito de demanda y sí en una donación mortis causa, en la que no concurren losrequisitos exigidos para su existencia y validez, todo ello sin hacer expresa imposición de las costas causadasen la primera instancia por las dudas de hecho y de derecho concurrentes. Frente a dicho pronunciamiento muestra disconformidad la parte actora con base a los siguientesmotivos de impugnación; inaplicación al caso de autos del artículo 1257 párrafo segundo del Código Civil; aplicación indebida del artículo 620 del Código Civil y de la doctrina relativa a la donación mortis causa,inobservancia de lo dispuesto en el artículo 635 del Código Civil ; inaplicación de las reglas de interpretaciónde los contratos contenidas en los artículos 1281 y 1284 del Código Civil . Por la codemandada Sra. María Teresa se impugnó a su vez la sentencia al considerar que habiendosido llamada al procedimiento sin justificación causal alguna las costas derivadas de dicho llamamiento debenser impuestas a la parte actora. SEGUNDO.- El recurso de la demandante debe ser rechazado. Las premisas fácticas a tener en cuenta en resolución de lo planteado se concretan en que el causantede las personas físicas codemandadas suscribió diversos contratos con la mercantil codemandada, que comocomisionista mercantil se comprometía a realizar gestiones a favor del contratante, designado mandante, engestión de venta de valores filatélicos, estableciendo la cláusula cuarta que "En caso de fallecimiento, elmandante designa como beneficiario de cuantos derechos y obligaciones se deriven del presente contrato aJuan Alberto ", sobrino del mandante. Habiendo tenido lugar el fallecimiento del mandante, estando en vigor los contratos suscritos, eldesignado beneficiario interesó de la comisionista la obtención de los derechos derivados de aquel,circunstancia que dio lugar al litigio planteado en la instancia al haberle sido negados por la reclamaciónigualmente planteada por los herederos del mandante. La cuestión controvertida exige una labor interpretativa de la cláusula y del documento en que sefundamenta la pretensión de la actora. La relación jurídica en la que se ubica la citada cláusula contempla y regula las obligaciones asumidaspor las contratantes, ostentando el allí designado como mandante la titularidad de los valores filatélicos que seadquirían en su nombre y por su cuenta, folio 91, y la legitimación para el percibo de las cantidades obtenidas 2
  3. 3. con su venta a consecuencia de la gestión de venta encomendada, que tenia señalada fecha fija y determinada,folio 94, señalando igualmente que de dichas cantidades a entregar se podrían descontar las entregas acuenta obtenidas por el mandante con anterioridad. De lo así expresado se deduce y desprende la voluntadmanifiesta de mantener el mandante la efectiva titularidad de los derechos derivados de la relación analizada,sin que en ningún caso pueda desprenderse la efectiva existencia de una estipulación a favor de tercero, al notransmitir la titularidad de ningún derecho al demandante en relación a los derechos y obligaciones derivadosdel contrato, celebrado con previsión de duración temporal al asumir la comisionista la venta de los valoresen la fecha señalada para el caso de no encontrar un comprador. De lo así expresado se deduce y desprende el carácter accesorio de la cláusula, llamada a producirefectos tan solo para el caso de fallecimiento del mandante, en la que se recoge la designación del demandantepara percibir la prestación en caso de dicho fallecimiento. De igual forma se infiere de lo anterior que los valores filatélicos comprados con capital del causante porla comisionista pasaron a formar parte integrante del patrimonio del mandante. Esa integración patrimonial,no se especificó en el contrato que pasara a ser titularidad del beneficiario en vida del causante, en cuyo casonos encontraríamos en presencia de una donación inter vivos, ni tampoco se deduce de lo expuesto que elcausante tuviera intención de sacarla de su activo patrimonial al mantener la titularidad y disposición sobredichos valores filatélicos. Así las cosas, la única disposición recogida y analizada en la cláusula debatida establece una previsiónpara la posible concurrencia del fallecimiento del mandante, en cuyo caso nombra beneficiario al demandante,si bien, dicha consideración, no puede extenderse como pretende la recurrente, a tener derecho como titularpor la estipulación a favor de tercero alegada a reclamar de la comisionista el importe convenido como pagodel precio de venta de los valores filatélicos, en la medida en que obvia un hecho determinante y causal parala efectiva obtención de la prestación pretendida y que no es otra cosa que la efectiva venta de los valoresfilatélicos de los que únicamente era titular, tanto en vida como al momento de su fallecimiento, el causante.En efecto, la comisión de venta encomendada, que pretendía obtener una diferencia de beneficio a favor delmandante entre lo entregado para la compra de los valores filatélicos y el saldo final resultante de la venta conel incremento correspondiente al capital inicial invertido en la compra, lleva implícita la venta en nombre delmandante, único titular de los valores, circunstancia por la que al hallarse aquellos integrados en el patrimoniodel causante, la posible disposición de los mismos, para después de su muerte, tan solo puede ser entendidacomo una donación mortis causa y no como una estipulación a favor de tercero. La anterior interpretación, correctamente recogida en la resolución recurrida, es consecuente con lodispuesto en el artículo 1281 del CC , no concurriendo dudas interpretativas, artículo 1284 del mismo textolegal, en la medida en que la conclusión es clara y evidente de la voluntad del causante de disponer a favordel demandante respecto de los activos patrimoniales objeto del negocio jurídico debatido caso de concurrirsu fallecimiento, si bien, dicha voluntad no puede obviar la exigencia de requisitos a los que se hace menciónen el fundamento siguiente. TERCERO.- Señala la Sentencia de la Sala 1ª del TS de fecha 26 de abril de 2003 : "Las Sentencias deesta Sala de 9-12-1940 (RJ 19401131), 10-12-1956 (RJ 19564126), 13-12-1984 (RJ 19846111), citadas porla de 6-2-1989 (RJ 1989670 ), establecen que «la estipulación en provecho de tercero supone una relacióncontractual en la que el acreedor deriva la prestación del deudor hacia otra persona que no ha intervenidoen el contrato y para fijar su naturaleza específica es preciso deslindar su esfera de acción, aislándola deotras figuras de derecho similares, diferenciándose el régimen jurídico de la prestación a tercera persona,según ésta venga autorizada solamente para recibir la prestación, o adquiera además el derecho estipulado,diferenciación que se traduce en que, en el primer caso, el tercero es únicamente destinatario de la prestación,sin la facultad de exigir su cumplimiento al deudor, que nace y persiste en el contratante acreedor, mientrasque en el caso del verdadero contrato a favor de tercero, éste es el titular del derecho hacia él derivado». En el contrato a favor de tercero el beneficiario tiene sobre la prestación un derecho propio y directo,inmediatamente derivado a su favor del contrato mismo, sin pasar por el patrimonio del estipulante, comoocurre en los supuestos de seguros de vida con la figura del beneficiario, circunstancia no concurrente en elcaso presente en la medida en que la prestación a obtener por el demandante exige la venta por la comisionistacodemandada de los valores filatélicos que en ningún momento salieron del patrimonio del mandante causantepara integrar el patrimonio del beneficiario demandante. Así las cosas, en ningún momento el demandanteha obtenido la titularidad de los valores filatélicos con arreglo a la cláusula analizada, quedando sujeta laobtención de la prestación asumida por la comisionista codemandada a la venta de dichos valores en virtud de 3
  4. 4. la gestión de venta concertada por el mandante fallecido, único titular de aquellos, circunstancia que excluyela aplicabilidad pretendida del artículo 1257 del CC . La conclusión así expresada hay que ponerla en relación con la consideración atribuida a la cláusula deconstituir una donación mortis causa, plenamente compartida en esta alzada, en consonancia con el criteriojurisprudencial en tal sentido expresado por la jurisprudencia de la Sala 1ª del TS, entre otras sentencias lade fecha 12 de marzo de 2004 que establece: "Dados estos términos literales ha de considerarse acertadala declaración de la Sala «a quo» de que se trata de una donación «mortis causa», en cuanto sólo ha detener efectos después de morir el donante, conclusión a la que se llega si el donatario no puede disponer enforma alguna de la finca donada. Se acomoda pues tal calificación jurídica a lo dispuesto en el artículo 620del Código Civil , pues lo que caracteriza definitivamente a las donaciones con finalidad «mortis causa» es lapermanencia en el dominio y libre disposición del donante la cosa donada y su falta de intención de perderlaen caso de vivir, determinando que el donante no transfiere de presente la propiedad de la cosa donada, nisiquiera difiere la transferencia a plazo que pueda transcurrir mientras viva, sino que se fija para el efectode la donación la época o momento de su fallecimiento, disponiendo así para después de su muerte de algoque le pertenece. Estas declaraciones de la Sentencia de 24 febrero 1986 (RJ 1986935 ), se ajustan conprecisión al supuesto de hecho ahora contemplado, criterio seguido también por la Dirección General de losRegistros en su Resolución de 21 enero 1991 (RJ 1991592), y en otras sentencias anteriores. Y siendo así, aello no se opone el artículo 639 ni los demás invocados, toda vez que lo acreditado evidencia que el donantese reservó desde luego la facultad de disponer de los bienes donados. Y todo ello lleva consigo la sujeciónde la donación a las disposiciones de última voluntad, sin cuyo cumplimiento, como ha declarado esta Salareiteradamente, la donación «mortis causa» no es válida (Sentencias de 4 noviembre 1926, 8 julio 1943 [RJ1943855], 29 octubre 1956 [RJ 19563421], y otras ). En definitiva se llega a la conclusión de que la donacióndiscutida en el presente motivo carece de validez y ha de mantenerse lo acordado en los apartados 1.º y 2.ºdel fallo recurrido, y el motivo examinado debe decaer". CUARTO.- El motivo de impugnación planteado por la codemandada en relación a su falta delegitimación pasiva causal, que debe llevar, a su juicio, a la efectiva imposición de las costas que se le causaroncon el llamamiento innecesario al proceso, debe ser rechazado. En efecto, el llamamiento al proceso de la impugnante está plenamente justificado al ser legatariade parte alícuota en el testamento, folio 28, con el legado que se le hizo del tercio de libre disposición,circunstancia que le atribuye interés y efectos en lo planteado en la medida en que de haber sido estimadaslas pretensiones de la demandante, con detracción del caudal hereditario de las cantidades reclamadas endemanda, se hubiera reducido el legado en la proporción correspondiente. Señalado lo anterior, comparte plenamente la Sala las razones contenidas en la resolución recurridaa los efectos de no hacer expresa imposición de las costas causadas con arreglo a las dudas de hecho yderecho analizadas, circunstancia que debe llevar a desestimar el motivo de impugnación. En virtud de la Potestad Jurisdiccional que nos viene conferida por la Soberanía Popular y en nombrede S.M. el Rey.FALLAMOS Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la Procuradora Dª. María Dolores de HaroMartínez, en nombre y representación de D. Juan Alberto , así como el de impugnación interpuesto por laProcuradora Dª. María Luisa Montero Correal, en nombre y representación de Dª. María Teresa , contrala sentencia dictada en fecha 27 de Julio de 2005, por el Juzgado de 1ª. Instancia nº. 64 de Madrid ,en procedimiento nº. 489/2004. DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS íntegramente la misma, conimposición de las costas procesales causadas en esta alzada respectivamente a la recurrente e impugnantepor sus respectivos recursos. Notifíquese la presente resolución a las partes interesadas, haciéndoles saber que la misma puede sersusceptible de recurso de casación o de recurso extraordinario por infracción procesal, debiendo prepararcualquiera de ellos mediante escrito en el plazo de cinco días siguientes a la notificación ante esta Sala quela dicta. Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. PUBLICACIÓN.- Firmada la anterior resolución es entregada en esta Secretaría para su notificación,dándose publicidad en legal forma, y se expide certificación literal de la misma para su unión al rollo. Certifico. 4

×