Traducción de
HORACIOPONS
MICHEL FOUCAULT
NACIMIENTO
DE LA BIOPOLÍTICA
Curso en el College de France
(1978-1979)
Edición e...
Primera cdicióri en francés, 2004
Priiiicra edición en espaíiol, 2007
Foucaulr. Michel
Nacimicnro de In biapolírica :curso...
8 NACIMIENTO DE LA BlOPOLfTlCA
En la jerga del Collkge de France se dicc que los profesores iio tie-
nen aliiinnos sino oy...
ADVERTENCIA 1 1
La decada de 1.970presenció el desarrollo y el perfeccioiiamiento de los gra-
badores dc caseres, y el esc...
Curso
Ciclo lectivo 1978-1979
Clase del 10 de enero de 1979
Cuestiones de matodo - Suponer que los universales no existen -
Rerumen del curro del año pr...
18 NACIMIENTO D E LA LIIOPOLfTICA
CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 19
unas ciia;itas cosas sobre cuyo estatus habrá que iiite...
20 NACIMIENTO DE LA ~ l O l ' O L h l C 4 CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 21
Dos palabras, entonces, sobre lo que trate de d...
CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 23
o, niejor diclio, el gobierno según la razón de Estado, eii su política exterior
-digamos...
24 NACIMIENTO DE IA BIOPOl.lTICA CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 25
toda una serie de problenias, poletiiicas, batallas polí...
26 NACIMIENTO DE LA HIOPOLI1'ICA CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1179 27
Dios o se fijaron de una vez por todas en el origcii, o ...
práctica gubernaiiiental o, mejor, en la propia práctica giibernainental, entre
las operaciones que pueden hacerse y las q...
30 NACIMIENTO DE LA BIOPOL~T~CA
se situabay cra identificable, a grandes rasgos, alrededor dc la
mitad del siglo xvi11.¿Qu...
32 NACIMIENTODE LA BIOPOL~TICA . CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 33
de siis fronteras no esrá encerrado, no esrá perfilado p...
CIASE DEL 10DE ENERO DE 1979 35
utilitarista podrá conectarse directamente cori esos nuevos problemas de la
guber~iameiita...
36 NACIMIENTO DE LA 13101>OLfTlC~ CLASE DEI. 10 DE ENERO DE 1979 37
de acoiirecimientos y principios de racioiializacióii ...
CiASE DEI, 10 DE ENERO DE 1979 41
Creí que esre año hacer i i n curso sobre la hiopolítica. ~~~~~~éde
mostrarle^ que todos...
Clase del 17de enero de 1979
El liberalirmoy ka prrerta en acciún de un nuevo arte de goberr~ar
en eLrigloXVIII - Los rasg...
44 NACIMIENTO 13EW BlOPOLíTlCA CLASE DEL 17 DE ENERO DE 1979 45
la abolición, la Arifhebzing, corno prefieran, de esa razó...
46 NACIMIENTO DE LA BIOPOLITICA CLASE DEL 17 DE ENEIIO DE 1979 47
guberiiaiiicntal, algo que había sido el objeto privileg...
CLASE DEL 17 IIk ENERO DE 1979 49
el inrercainbio y forniularse en el precio. Digamos que el mercado era un
lugar de juris...
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)

1.380 visualizaciones

Publicado el

Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.380
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Foucault 1978 Nacimiento de la Biopolítica (París - College de France 2004)

  1. 1. Traducción de HORACIOPONS MICHEL FOUCAULT NACIMIENTO DE LA BIOPOLÍTICA Curso en el College de France (1978-1979) Edición establecida por Michel Senellart, b .o la dirección de Fraiiqois Ewald y Alessandro Fontana aJ
  2. 2. Primera cdicióri en francés, 2004 Priiiicra edición en espaíiol, 2007 Foucaulr. Michel Nacimicnro de In biapolírica :curso cri el Coll¿gc de Francc : 1978-1979 - l a ed. - Buenos Aircr, : Fondo de Culrura Ecoiiómica, 2007 401 p. ; 23x16 cm. (Obras de socialogia) Tradiicida par: Horacio Pnns lSBN 978-950-557-715-6 1. Sociologia Polirica. 2. Biopaliiica. 1. Horacio Poiir, trad. 1I.Tirulo C D D 306.2 Titulo original: Nnirrnncc de In biopolitiqt<t, Coiirr nu Coll?~~de Franrc (1978-1979) ISBN origiiial: 2-02-032401-6 O SeuillGdlimard, 2004 D.R. O 2007, FONDODE CULTURA ECONOMiC4 DE ARGENTINA, S. A. El Salvador 5665 / 1414 Bueiios Aires forido@fcc.com.ar i www.fcc.com.ar Av. Picncho Ajusw 227; 14200 MCxiw D.F. ISBN: 978-950-557-715-6 Farocopiai libras está penado por la ley I'roliibida su reproducción total o parcial par cualquier medio dc iiziprcsióri o digiral, cn forma idbirica, extractada o modificada. cn castellano a en cudquier arco idioma, sin aurorimción expresa dc la editorial. IMPRESO EN ARGENTINA - PRINTD INARCENTINA Hecho cl dcpúsiro que marca la Icy 11.723 PROH~BIDASU VENTA EN ESPANA Micliel Foucault dictó claseseii el College de Fraiice desde enero de 1971hasta su muerte,eii juriio de 1984, a excepcióii dcl año 1977,cuando disfrutó de uii año sabático. El nombre de su catedra era "Historia de los sistemas de pensa- miento". Esta cátedra fue creada el 30 dc iioviembre de 1969, según una propucsta deJules Vuilleiiiin, por la asaiiiblea general de profesores del Collhge de France, eii reemplazo de la cátedra de "Historia del pensamiento filosófico", que diri- gió Jean Hyppolire hasta su iiiuerte. El 12 de abril de 1970, la niistna asani- blea eligió a Michel Foricault, que por entonces tenla 43 años, como titiilar de la nueva cátedia.' Foucault dictó la leccióri inaugural el 2 de dicieinbre de 1970.' La enseñai17~1en el College de France obedece a reglas partici~lares.Los profe- sores tienen la obligacióii de dictar 26 horas de cáredra por año (la niitad, conio máximo, puede adoptar la forma de seminario~).~Cada ano deben exponer una investigación original, lo cual les exige una renovación consraiitc del con- teiiidode su éiiseiianza. La asistciicia a los cursos y seminarios es conipletamen- te libre; iio requiere ni iiiscripción iii título alguno. El profesor tampoco los ' Foucaulr había concluido coii crra fdri~iiilauii opúsciilo rcdncndo cii apoyo dc ru caiidi- dacura: "Habrla quc emprender la hisroria dc los sisrenias de pciisac~iicnto"("Tirrcs ei tra- vaux", cn Dirr afcrin, 1954-l988,4vols., ed. de Daiiicl Dcfert y Fran~oisEwald coii la cola- boración dc Jacques Lagrange, I'arir. Gallirnard, 1994: véasc vol. i . p. 846). 'Seria en iiiayo dc 1971 por la cdiroriiil Galliniard, con cl titulo de L'Ordre dr< dircor'rr [trad. csp.:Elorden deldircr~no,Barceloiia, Tusqucts, 19871. 'Lo que Michcl Foucaulr hizo hasta principios dc la décadn de 1980.
  3. 3. 8 NACIMIENTO DE LA BlOPOLfTlCA En la jerga del Collkge de France se dicc que los profesores iio tie- nen aliiinnos sino oyeiires. Los cursos de Michel Foucaulr se redizaban todos los miércoles, desde pin- cipios de enero hasta fines de marzo. 1.a coiicurrencia, muy numerosa y coin- puesta por estudiantes, docentes, investigadores y simples curiosos,.muchos de ellos exrratijeros, ocupaba dos anfiteatros del Collkge de France. Foucaiilt se quejó con frecueiicia de la distancia que solía haber eiitre 61 y su "público" y de los escasos intercambios que la foriiia del curso hacia posibles.5 Soñaba con un seminario que fuera el itmbito de un verdadero trabajo colectivo. Trató de conseguirlo de diversas maneras. Los últimos años, a la salida del curso, dedi- caba bastante tiempo a responder a las pregiititas de los oyentes. En 1'975, así retrataba el periodista Gerard Petitjean, de Le Nouu~l Ohieru~teur,la atm6sfera reinanre en esos c;rsos: Cuando Poiicaiilt entra en el anfireatro, rápida, precipitado, coma alguicn que fuera a arrojarse al agua, se abre paso enrre los cuerpos par3 llegar a su silla,aparta losgrabadorespara colocarsuspapeles, sesaca la chaqtiera,eiiciende tina Iáiiipara y arranca, a cien por hora. Una voz fuerre, eficaz,rrprodiicida por los altopsrlantes, única concesión al modernismo en una sala apenas ilu- minada por la luz que se eleva de uiios pilones de estuco. Hay trescientos Jugara y quiniuitas personas apjfisdas, que ociipan hasra el más rníoii>,o espacia libre. l...]Ningún efectodeoratoria.l3limpidoy rremendamenteefi- caz. Sin la meiior concesión a la improvisacióri. Foiicaiilt tiene doce horas para explicar, en un curso público,el sentidodesu investigaciónduranteel año que acaba de terminar. Enronces, se ciñe al rnixirnoy llena los márgenes como esos corresponsales que todavía tienen dcinasiado que decir una vez que Ile- gan al final de la hoja.A las 19:15sederiene. Los estudiantesse~liahnzansobre su escritorio.No para hablarle, sino para apagar los grabadores. NOhay pre- gunra En el tropel, Foucault está solo. i: %n el marco del Collfge dr Francc. En 1976, con la espcrñnza -vana- dc que la concurrenciadirminiiyera,Michcl Foucaulr camhió el horariodel curso, que paró dc las 17:45 a lar 9 dc la mafiñlia. Vease el omicnzo dc la primeraclarc (7 dc enero dc 1976) dc "Ilfoutd!f¿ndrr In roriiri. '"Coun<?aCol& & Frnnct, 1975-1976ed. de Mauro Bcrrani y Alesandro Fonrana, bajo la direcci6n dc Fan~oiaEwald y AlessandroFontana. Parir, GallimardlSeuil,col. Haurer Eriides, 1997 [trad.esp.:D$ndcrInroric- d d Ctrmm rl Colligrdehncc (1975-1976).BucnorAira,Fondo deCulturaEcon6mica.20001. Y Foucault comenta: ,Sería conveniente poder disciitir lo que he expuesto. A vecés, cuando la clase no fue bucna, bastaría con poca cosa, una pregunta, para volver a poner rada en su liigar. Pero esa pregunta Gunca se plantea. En Francia,el efectode grupo hace imposible cualquier discusióii real. Y como no liayun canal de retorno, CIcurso se tearraliza.Tengo una relación de actor o de acrbbata coii las perso- nas presentes. Y cuando termino de hablar, una sensación de soledad total." Michel Foucault abordaba su ensefianza como un investigador: exploraciones para un libro Futuro y tambien desciframiento de campos de probleinatización, que solíaii formularse iiiás Oien como una iilviración lanzada a eventuales iiivcs- tigadores. Por eso los cursos en elCollkge de France no duplican los libros piiblicados. No son su esbozo, aunque haya temas comuncs ciirre unos y otros. Tienen su propio estatus. Supoiieii iiii régimen discursivo específico en el conjuiiro de los "actos filosóficos" efectuados por Michel Foucault. En ellos, &te despliega muy particularmeiite el programa de una genealogía de las rela- ciones saberIpoder en función del cual, a partir de principios de la década de 1970, pensar&su trabajo, en oposición al programa de una arqiieología de las formaciones discursivas hasta entonces pred~minanre.~ . Los cursos también renían una función en la actualidad del nioinenro. El oyente que participaba en ellos nose senria únicamente cautivado por el relato que se construia semana tras semana, no s61oera seducido por el rigor de la expo- sición, también enconrraba en ella una dilucidación del presente. El arte de Michel Foiicault consistía en abordar en diagonal la actualidad a través de la historia. Podía hablar de Niemclie o de Arisróreles, de la pericia psiquiiitrica en el siglo XK o de la cristiana: el oyente siempre exrraia de esos temas una luz sobre el preseiirey los acontecin~ieiirosde los que era conteinporjneo. El poder propio de Michel Foiicault en sus cursos obedecía a ese sutil cruce entre una erudicióii sabia, un conipromiso personal y uii trabajo sobre el aconteciniieiito. Gtraid Perirjean. "LesGnnds Prtrrer de I'univerrirt franpisc",en ONo~ivrlOhrrruafrur, 7 dc abril de 1775. 'Vtasc cn particiilar Michel Fouwulr, "Nicr~s-ichc,la gtntaiagie, I'liisroirc", en Diri rtEciirr, op. cit.,vol. 2, p. 137 [trad. esp.: Niear~bt,L?grnr-?/ogi":In bhmrin, Valencia, h-Tuios, 1988).
  4. 4. ADVERTENCIA 1 1 La decada de 1.970presenció el desarrollo y el perfeccioiiamiento de los gra- badores dc caseres, y el escritorio de Foucault pronto se vio invadido por ellos. De tal inodo, los cursos (y algunos seininarios) pudieroii conservarse. Esta edición toma como referencia la palabra pronuticiada públicamente por Michel Foucault. De ella ofrece la traiiscripción más literal posible.8 Habríamos deseado poder publicarlasin modificaciones. Pero el paso de lo oral a lo escrito impone una iiiterveiición del editor: como mínimo, preciso intro- ducir una puntuacióii y recortarlos párrafos..El principio consistió siempre en mantenerse lo más cerca posible del curso efectivamente dictado. Cuando pareció indispensable, se supiimieron las reiteraciones y las repe- ticiones; se restablecieron las frases interrumpidas y se rectificarori las cons- trucciones iiicorrectas. Los puntos suspensivos indican que la grabaciSn es inaudible. Cuando la frasees oscura, figura entre corchetes uiia iiitegracióii coiijerurai o uii agregado. Un ~tcriscoa pie de página indica las variantes significativas de las notas utilizadas por Micliel Foucault con respecto a lo dicho. Se~erificar~?las citas y se seíialaroii las referencias de los textos utilizados. El aparato cririco se limita a dilucidar los puntos oscuros, explicitar ciertas alusiones y precisar los puiltos críticos. Para facilitar la Lectura,cada clase esta precedida por un breve suniario que indica sus priilcipales articulacioiies. Sigue al texto del curso el resumen publicado en el Annuaire du Col& de Frarrcc. En general, Michel Foucault lo redactabaen junio, valedecir, un tiempo después de la finalización del curso. Solfa aprovecharlo para poner de relieve, retrospcctivariiente, su intención y sus objetivos. El resumen coiistituye su mejor presentación. Cada volumen terniiria con una "situación" cuya responsabilidad corres- ponde a su editor: se ttata de brindar al lector elementos coiitextuales de orderi biográfico, ideológico y politico; reubicar el curso en la obra publicada y dar iiidicaciones coiicernientes a su lugar dentro del corpus utilizado, a fin de facilitar su comprensióii y evitar los contrasentidos que suscitar el olvido de las circiinstancias en que cada u110 dc los cursos se elaboró y dictó. Nacimiento de la biopolíticu,CLIISO dictado en 1979, fue uiia obra editada por Michel Seiiellart. Con esta edicióii de los cursos del Collige de France sepublica un iiuevo rraiiio de "la obra" de Micliel Foucault. En seiitido propio, no se trata de trabajos inéditos, porque esta edición reproduce la palabra ptonuiiciada públicamente por Foucaulr, coi1exclusión del soporte escrito que utilizaba y que podía scr muy daborado. Daniel Defert, que posee esas notas, permitió a los editores cons~iltarlas.Le estamos muy agra- decidos. Esta edición de los cursos en el Collige de France ha sido autorizada por losherederos de Michel Foucault, que desearon col1ello satisfacer la inuy iiiteiisa demanda de que eran objeto, tanto eti Francia conlo eii el extranjero. Y esto en indiscutibles condiciones dc seriedad. Los cditores han procurado estar a la altura de la coiifiaiiza que depositaron en ellos. ., , SCutilizaron cn particular lar grabaciones realiadas por Gerard Burlcry JacquesLgrangc. guardadar cn el Colltgc dc Francc y e1 Instinir MCmoircsde I'6ditioiicoiitcinporaine(IMEC).
  5. 5. Curso Ciclo lectivo 1978-1979
  6. 6. Clase del 10 de enero de 1979 Cuestiones de matodo - Suponer que los universales no existen - Rerumen del curro del año precedente: el objetivo limitado del . . gobierno de,la rezón de Estado (política exterior)^ el objetivo ili- mitado delfitado dcpolicfa (políticainterior)- El derecho como principio de limitacidn .terna de la razón de Estado. Perspectiua del curro de este año: la economíapolítica comoprincipio de limi- racidri ikcrna de la r<lzengubername~~tal-Apuestageneraldeesta investigación: el acoplamieizto serie deprn'cticas-régimende uer- dody sus efectos de inscripciónen lo real -¿Que es el liberalismo? [DEBENCONOCER]la cita de Frcúd: Xcheronta nrouebo':' Puesbieii, querría poner d curso de este año bajo d signo de otra cita no tan conocida y pcrtenecietire a ' Cica de Virgilio, Entida, vil, 312, quc encabcrñ la 7kuntdrtrrung (1900) dc Signiuiid Frcud, Lcipzig, Deurike, 1911 (rrad. Fr: Lintrrprirnrion d o rPver, trad. de l. Meycrson, rev. por D. Bergcc París, PUF, 1771, p. 1) [trad. esp.: Ln intcrprrtncidn de lo~rrañor,eli Obras ron,- pktm, vals 4 y 5, Buenos Aires. Amorrorrii, 17771, y rc rcitera en cl cucrpo del tcxto (ibid, p. 516): "Fltctrre~i nrquro Sr~peror.Achrrolrd movrbo"('Si no puedo doblegar a los dioses supremos, mover4 el Aqucronre"). Michel Foucaulr y cita csras palabl.as, sin refcreiicia explí- cita a Freud, en Lz Iilontddc ~auoir,Parir, Gallitriard, col. Biblioth&qucdcs hirtoircs, 1776. p. 103 [rrad.esp,:Hirrorin dckzrexunlidnd vol. 1:Lz volunrnddrrnbcr,Mhxico, Siglom. 19851: "Dchecho, esta cucsti6ti, ratirñi vcccs rcitcrada cii nuesrn fpoca [acerca del scxol, s6lo cs la Forma rccicnrcdc una afirmaci6ri considerable y una p~cscripcióiisccular: allá está la verdad; id a ahl a aorprcndcrla.Arhcronra inorirbo: vicja dcciri6ii". Antes ddc Freud, la cica ya era muy apte- ciadñ por Birniarck, quc la uciliía eii vaiiar oporrunidadcs cn sus I>enrdmirnro,y rcrurrdor (vfase Carl Schmitt. Thtorir dupnrtirnn, rnd. de M-L. Stcinhauser, I'aris, Calinann-livy, 1772, p. 253; cd. orig.: Theoriederl'arrirn>zm, Beilln, Duricker & Hi>i~iblat,1763) [trad. esp.: liori<i dclpanhno, Madrid, Ccntro dc Estudios Consiiiucionales. 17661.
  7. 7. 18 NACIMIENTO D E LA LIIOPOLfTICA CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 19 unas ciia;itas cosas sobre cuyo estatus habrá que iiiterrogarsc, por supuesto, y que son el Estado y la sociedad, el soberano y los súbditos, etc. En otras pala- bras, en vez de partir de los universales para deducir de ellos unos fenómenos concretos, o en lugar de partir de esos universales como grilla de iiiteligibili- dad obligatoria para una serie de prácticas concretas, me guscariacomenzar por estas íilrimas y, de algún modo, pasar los universales por la grilla de esas prác- cicas. No se trata aquí de lo que podríamos calificar de reducción historicista; ¿en qué consistiria esta? Pues bien, precisamente en partir de esos universales tal conio se presentan y ver cómo la histairia Los modula, los inodifica o esta- blece en definitiva su fdta de validez. El historicismo parte de lo uiiiversal y lo pasa en cierto modo por el rallador de la historia. Mi problema es lo inverso. Parto de la decisión, a la vez teórica y metodolbgica, que consiste en decir: supongamos que los universales no existen; y planteo en este inomento la pregunta a la historia y los historiadores: ¿cómo pueden escribir historia si no admiten a priori la existencia de algo corno el Estado, la sociedad, el sobe- rano, los súbditos?Es la misma pregunta que yo hacia cuando decía, no esto: "¿Existela locura?Voy a exaniinar si la historia mc da, me remite a algo coirio la locura. No, no rne remite a nada parecido a la locura; por lo tanto, la locura no existe". De hecho, el razonamiento, el método no eran ésos. El método con- sistía en decirjsúpongamos que la locura no existe. ¿Cuál es entonces la his- toria que podemos hacer de esos diferentes acontecimientos, esas diferentes prácticas que, eri apariencia, se ajustan a esa cosa supuesta que es la l o ~ u r a ? ~ "tase PaulVeylic, "Foucault révalurionnc I'hisroiic",cn Comme>rton icrirrhirtoirc, París, Scuil, col. Poinrs Histoirc, 1979, pp. 227-230 [rrad.esp.: "Fducaultrevoluciona la historia",en Cótrio~c ~ ~ ~ r i b r(a hirroiin, Madrid, Alianza, 19941, rohre ese nominalirmo merodológica, con rclerciiciaa la íúiiiiuia "la locura no cxisre". Con>ocl rcxro de Veync data dc 1978, Fouuulr parecescguir aquí cl diálogo con cl aucor dc Lr Pain ar L Cirqur, a quien rindió homenaje cn E]curso de1 arlo anterior (vease Michcl Foucault, S¿ct<rit¿, rcrriroirc, popukation. Colrrrau Col12gcdrFlance, 1977.1978, cd. de Michel Scncllnrt,París, GallimardlScuil, col. Hautcs Eru- des, 2004, dasc del S de m a m d e 1978,p. 245 [trad. esp.:Spñddd, trmitorio,pobL?ci¿n. Cuna rn el Co6üZe&Fmnrr 11777-1978),BuenosAires, Fondo dc Cultura Económica, 20061). VCansc ya las obscivaUancs dc Michel Fouuulr sobrc csrc misma rema en la dase del 8 dc febrero dc 1978, p. 122. La crlticadc los universalesencuentra una reafirmación eii cl articulo "Foiiuult", aparecido, con cl seudónimo de Mauricc Florencc, en Dcnis Huismans (dir), Dictionnairc &, phihropher, Paris, Pur, 1984; vease Michel Faucaulr, D i t ~rr icrirr, 1954-1988,4 volr., cd. de Lo que querría introducir aqui es, en consecuencia, exactamente lo inverso del historicismo. No intcrrogar los universales utilizando la historia como método crítico, sino par~irde la decisión de la inexistencia de los universales para preguntar qué Iiistoria hacerse. Más adelarite volvere a csto con mayor detalle.' El aiio pasado, coiiio recordarán, trate de estudiar uno de esos episodios iniportaiites, mc parece, en la historia del gobierno. El episodio, a grandes ras- gos, era el dc la aparición y el establecimiento de lo que eii la Cpoca se llamaba razón de Estado, en un sentido infinitamentein& fuerte, 1116sestricto, m& rigii- toso y también más amplio que el atribuido más adelante a esa n o c i ó n . ' ~ ~había intentado identificar el surgirnienro de cierto cipo dc racionalidad en la pric- tica gubernamental, cierto tipo de racionalidad que permitiria ajustar la niaiiera de gobernar a algo denominado Estado y que, con respecto a esa práctica pber- namental y al cdculo de ésta, cumple el papel de un dato, pucs sólo se gobierna un Estado que se da cntiio ya presente, s61ose gobierna en el marco de un Estado, es cierro, pero éstc es al mismo tiempo i i i i objetivo por construir. El Estado es a la ve?. lo que existe y lo que aún no existc en grado suficiente. Y la razón de Estado es justatnente una práctica o, mejor, La racionaiizacibii de una práctica que va a situarse entre un Estad? presentado coiiio dato y un Estado presen- tado como algo por construir y levantar. El arte de gobernar debe fijar entoii- ces sus reglas y r;icionaliz;rrsus maneras de obrar, proponiéndose en cierto modo coiiio objetivo traiisforiiiar cii ser el deber ser del Estado. El deber hacer del gobicriio tiene que identificarse con el deber ser del Estado. Este últiiiio tal como está dado, la ratio gubernamental, permitirá, de uria iiiaiiera deliberada, razo- riada, calculada, hacerlo llegar a su punto máximo dc ser. ¿Qué es gobernar? Gobernar, segiin el principio de la razóii de Estado, es actuar de tal modo que el Estado pueda llegar a ser sólido y permanente, p e d a llegar a ser rico, pueda llegar a ser Fuerte frente a todo lo que amenaza con destruirlo. ~ - Darbid Dcfert y Fraiipis Ewald coi, In colahoiacióti dcJacquesLagrangc.París, Gdlimard, 1994 (en lo succriva, DEcon rcfercncia a esta cdiciúti), vol. 4, <núm.345, p. 634: la primera clccción de metodo implicada par "la cucrriún dc las relacioiies erirrc siijcro y verdad" cotisisría en "un esccpricismo sisrcmdticocoi, mpccra a todos los universales ñntropológicos". 'Michcl Foucault iio vuelve a tocar cl rema cn las siguicntcs clacs dcl cuno. ' V ~ ~ S CMichcl Faucault, S¿crrriri, tcrriroiw.., o?. cit., clases del 8, del 15 y del 22 de mamo dc 1978.
  8. 8. 20 NACIMIENTO DE LA ~ l O l ' O L h l C 4 CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 21 Dos palabras, entonces, sobre lo que trate de decir el año pasado, para resumir un poco ese curso. Querría insistir en dos o tres puntos. Primero, como recordarin, lo que caracteriza esta niieva racionalidad gubernamental llamada razón de Estado que, en general, se había constitiiido durante el siglo es qiie el Estado se define y recorta como uiia realidad a la vez específica y autó- noma, o al menosrelativamente autónoma. Es decir qiie el gobernante del Estado debe, claro, respetar una serie de principios y reglas que se sitúan por encima del Esrado o lo dominan y son exteriores a él. Ese gobernante debe respetar las leyes divinas, niorales y naturales, y otras tantas leyes que no son Iiomog4neas ni intrínsecas al Estado, Pero así como debe respetar esas leyes, el gobernante tiene que Iiacer algo miiy distinto a asegurar la salvación de sus súb- ditos el! el más allá, cuando lo habitual en la Edad Media era definir al sobc- rano como alguien qiie debía ayudar a sus~súbditosa alcanzar esa salvación iiltraterrena. En lo sucesivo, el gobernante del Estado ya no tiene que preocu- parse por la salvación de sus súbditos en el más allá, al menos de manera directa. Tampoco tiene que desplegar una benevolencia paterna con sus súbditos ni establecer entre ellos relaciones de padre a hijos, aunque en el Medioevo el rol paternal del soberano siempre era muy pronunciado y marcado. En otras palabras, el Estado no es ni una casa, ni una iglesia, iii un imperio. El Estado es una realidad específica y discontinua. S610 existe para en relación consi- go, cualqiiiera sea el sistema de obediencia que deba a otros sistemas como la naturaleza o Dios. El Estado sólo existe por y pata sí mismo y en plural, es decir que no debe, eii un horizonte hisrórico más ornenos próxiino o distante, fun- dirse con o someterse a algo semejante a una estructura imperial que sea, de alguna rnaiiera, una tenfanía de Dios en el mundo, una teofanía que con- duzca a los hombres, en una liurnanidad finalmente reunida, hasta el borde del fin del mundo. No hay, por lo tanto, integración del Estado al imperio. El Estado sólo existe como Estados, en plural. Especificidad y pluralidad del Esrado. Por otra parre, traté de mostrarles que esa especificidad pliiral del Estado sehabía encarnado en una serie de mane- ras precisas de gobernar y, a la vez, en instituciones correlarivas a cllas. Primero, por el lado económico, estaba el mercantilismo, vale decir, una forma de gobierno. El mercantilismo no es una doctrina económica, es mucho más y inuy distinto de una doctrina econórnica. Es una organizacióii determinada de la producción y los circuitos comerciales de acuerdo con el principio de que, en primer lugar, el Esrado debeenriquecerse mediante la acumulación mone- taria; segundo, debe fortalecerse por el crecimiento de la población; y tercero, debe estar y mantenerse en una situación de competericia permanente con las potencias extranjeras. Hasta aquí el mercantilismo. De acoerdo con la razón de Estado, la segunda manera de que el gobierno se organice y cobre cuerpo en una práctica es la gestión interna, es decir, lo que en la época se denomi- naba policía, la reglamentación indefinida del país según el modelo de una orga- nización urbana apretada. Tercero y úlrimo, constitución de un ejercito per- manente y de uiia diploiiiacia también permanente. Organización, si sc quiere, de un aparato diplomático militar permanente, cuyo objetivo es manrerier la pluralidad de los Estados al margen de cualquier absorción iinperial, y hacerlo de tal manera que entre ello~/~uedaalcanzarse cierto equilibrio, sin que, en defi- nitiva, sean viables las unificaciones de tipo imperial a traves de Europa. Entonces, mercantilismo por un lado, Estado de policía por otro, balanza europea: todo esto coristituyó el cuerpo concreto de ese nuevo arte de gober- nar que se ajustaba al principio de la razón de Estado. Son tres maneras -soli- darias entre sí, además- [del gobernar de acuerdo con una racionalidad cuyo priiicipio y ámbito de aplicación es el Estado. Y en cse aspecto rraté de mos- trarles que el Estado, lejos de ser una suerte de dato his;órico natural que se desarrolla por su propio dinamismo como un "monstruo frío"' cuya simiente habría sido lanzada en un iiiomento dado en la historia'y que poco a poco la roería -el Esrado no es eso, iio es un monstruo frío-, es el correlato de tina mariera determinada de gobernar. Y el problema consiste en saber cómo se desarrolla esa manera de gobernar, cuál es su historia, cómo conquista, cómo se encoge, cómo se extiende a tal o cual dominio, cómo inventa, forina, desa- rrolla nuevas prácticas; ése es el problema, y no hacer dc[l Estado],* sobre el escenario de un guiñol, una especie de gendarme que venga a aporrear a los diferentes personajes de la historia. Varias observaciones al respecto. Ante todo, la siguiente: en ese arte de gober- nar ajustado a la razón de Estado hay un rasgo que me parece niuy caracierís- tico e importante para comprender lo que sigue. Es que, como vcn, el Estado 'VCase S¿mrifC.rm'roirt..., op. cit., clse del lo de febrero de 1978,,>p.112y 118, n. 39 [rr;id. esp.: Sryzrridnd. rcmirorio...,40. it,p. 136. n. 391. 'lnprur rnatiifierro. Michel Foucaulr dice: la Iiisroria.
  9. 9. CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 23 o, niejor diclio, el gobierno según la razón de Estado, eii su política exterior -digamos en sus relaciones con los otros Estados-, sc asigna un objetivo limi- tado, a diferencia de lo que había sido, en definitiva, el Iiorizonte, el proyecto, el deseo de la mayoría de los gobernantes y soberanos de la Edad Media, a saber, situarsecon respecto a los demás Estados en una posición imperial quc les diera, tanto en la historia como en la teofanía, un papel decisivo. En el casode la razón de Estado, en cambio, se admite que &?da Estado tiene sus iiitcrcscs y, por corisiguiente, debe defenderlos, y defeiiderlos absolutamente, pero se re& noce también que su objetivo no debe ser alcanzar en el fin de los tiempos la posición unificadora de un imperio total y global. No dcbe soñar con ser algúti día el imperio del último día. Cada Estado debe autolimitarse en sus propios objetivos, asegurar su independencia y dcterminada coridicióii de sus hicrzas que le permita no estar nunca en posición de inferioridad ya seacon respecto al coiijunto de los restantes países, a sus vecinos, o al más fuerte de todos los otros paises (se trata de diferentes teorlas de la balanza europea en la epoca, no tiene importancia). Pero de todas maneras, esa autoliniitación externa carac- teriza la razón de Estado tal como éstase mariifiesta en la formación de los apa- ratos diplomático militares del siglo xvir. Delliatado de Wistfalia a la Guerra de los Siete Años -o, digamos, a las guerras revolucionarias que van a iiitro- ducir una diinciisión completainente diferente-, esa política diplomático mili- tar se ajustará al principio de,autolimitación del Estado, al principio de com- petencia necesaria y suficiente entre los distintos Estados. En cambio, eii el orden de lo que hoy llamariamos política interria, implica el Estado de policía? l'ues bien, implica justamente un objetivo o una serie de objetivos que podríamos calificar de ili'mitados, en cuanto la cues- tión, para quienes gobiernan ese Estado, pasa por roinar en cuenta y hacerse cargo de la actividad no sólo dc los grupos, no sólo de los diferentes estamen- tos, esto es, de los diferentes tipos de iiidividuos.con su estatus particular, sino de la actividad de laspersonas hasta en el más tenue &.sus detalla. En los gran- des tratados de policía de los siglos xvii y m i , , todti.10~quekotejaii los dis- tintos reglamentos y tratan de sistematizarlos coincideii en esto, y lo dicen expresamente: el objeto de la policía es un objeto casi infinito. Es decir que, en cuanto poder independientefrente a los otros podercs, quien gobierna scgúri la razón de Estado tiene objetivos limitados. En cambio, cuando debe mane- jar un poder público que regiila el conlportamiento de los sujetos, el objetivo de quien gobieriia es ilimitado. La competencia entre Estados es la bisagra entre esos objetivos Liniitados e ilimitados, pues justainente para poder entrar en competencia con los otros Estados, es decir, para mantenerse en iiiia situación de equilibrio siempre desequilibrada. en un equilibrio competitivo con los demás Estados, el que gobierna va [a tener que reglamentar la vida de] sus súbditos, su actividad económica, su producción, el precio [al cual] van a vender las mercancias, el precio al cual van a coinprarlas, etc. [...l. La liinita- ción del objetivo internaciorial del gobierno según la razón de Estado, la linii- tacióii en las relaciones internacionales, tiene por correlato la iliinitación en el ejercicio del Estado de policía. Segundaobservación que querria hacer sobre el funcionaniieiito de la razón de Estado en el s i g l o ' ~ i iy principios del siglo xviri: el objcto interior sobre el cual se ejercerá el gobierno de acuerdo con esa razón de Estado 4 si lo pre- fieren, el Estado de policía-, es, desde luego, ilimitado en sus objctivos. Sin embargo, esto no quiere decir en absoluto que rio Iiaya cierta cantidad de meca- nismos de compensación o, iiiejor, cierta cantidad de posiciones a partir de las cuales se intentará establecer un termino, una frontera a ese objetivo ilimi- tado que la razón de Estado prescribe ;d Estado de policía. Hubo muchas mane- ras de buscar límites a la razóri de Estado, por el lado de la teología; claro está. Pero nie gustaría insistir eii orrop;ncipio de limitación de la razón de Estado .en esa epoca, que es el dcrecho. En efecto, sucedió algo curioso. Durante toda la Edad Media, en el fondo, ¿apartir de que se produjo el creciniiento del poder real?A partir, desde luego, del ejercito. Y tambieii de las iiistituciones judiciales. Si el rey liiiiitó y redujo poco a poco los juegos complejos de los poderes feudales, lo liizo en su carác- ter de piedra angular dc un Estado dejusticia, utisistenia dejusticia, redoblado . por un sistema armado. La práctica judicial fue la niultiplicadora del poder real durante todo el Medioevo. Ahora bien, cuando a partir del siglo xvii y sobre todo de principios del siglo,mri se desarrolle esta nueva racionalidad guber- namental, el dereclio servirá, por el contrario, de piiiito de apoyo a toda per- sona que quiera Iiriiitar de una iiiancra u otra la extensión indefinida de una razón de Estado que cobra cuerpo en un Estado de policía. La teoría dcl dere- cho y las i~istitucionesjudiciales ya no actuarán ahora conio multiplicadores sino, al contrario, como sustractores del poder real. Y de ese modo, a partir del siglo XVI y durante todo el siglo XV~I,comprobaremos el desarrollo dc
  10. 10. 24 NACIMIENTO DE IA BIOPOl.lTICA CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 25 toda una serie de problenias, poletiiicas, batallas políticas, en torno, por ejem- plo, de las leyes fundamentales del rcina, esas leyes fiindameiirales que losjuris- tas van a'oponer como objeción a la razón de Estado, para lo cual dirán que ning~iriapráctica g~iberiiainentaly riingu~iarazón de Estado pueden justificar su cuestioiiamiento. En cierta Forma, esas leyes están ahí con anterioridad al Estado, pues son coiistiriiiivas dc éstey, entonces, por ahsoluro que sea su poder, dicen alguiios jurisras, el rey no debe tocarlas. El dereclio constituido por esas leyes fiindanieiitalcs aparece así al rnargeii de la razón de Estado y coino prin- cipio de esta liniiiación. Tenemos tambi60 la teoría del derecho natural y los derechos .naturales,. que se posrulan como derechos iinprescripribles y que ningún soberano, de todas fornias, puede transgredir. Y, asimismo, la teoría del contrato suscripto entre los individuos para constit~iira uii soberano, un contrato que incluye una seric de cláusulas que ese soberano debería acatar puesto que, si se convierte en tal, es justamente en virtiid de ese contrato y las cláiisulas que contieiie. Existe incluso, iiiás en Inglaterra que en Francia, la teoría del acuerdo concerrado entre el soberano y los súbditos para constituir ptecisaiiieiite un Esrado, y al cabo del coa1el soberano se comproinete a hacer y a no hacer una serie de cosas. Taiiibién debemos iiiencioiiar toda esa retlexióli histórico jurídica de la que, . IiablC Iiacc dos o trcs años, ya no me acuerdo? en la cual se iiirenraha destacar que, históricamente, ci poder real durante niudio rieiiipo habia distado de ser 1111 gobierno absoluto, y la razón qiie reinaba y se habíi establecido entre el soberano y sus súbditos no era de ningún modo la razón de Estado sino una especie de transacción entre, por ejemplo, la nobleza y el jefe militar a quien esta había investido, durante el período de guerra y tal vez un poco niás, con las funciones de jefe. Y el rey habría salido de esrn suerte de situación de dere- cho priniirivo, y a continuación habría abiisado de ella para invalidar esas leyes Iiistóricamente originarias que ahora sería preciso recuperar. De todas nianeras, para resunlit, estas disciisioncs alrededor del dcrecho, la vivacidad que tenían, el desarrollo iiireiiso, además, de todos los Iiroblenias Viare Miclicl Foiicaulr, "rlfi/nridPfendrr In roci/t/, " Coim ar' Coll¿gtde Frnnre, 1975- 1976,cd. de Mauro Bcirani y AlessandroForitana,París, GalliniñrdlScuil. col. Haum &des. 1997 [rnd. crp.: Drfo,dmInroeirdad.Curro o,, rl Col& drFw:~ncc(1975-19763,Buciios Airer, Fondo de Cu1rut.aEconómica, 20001. y teorías de lo que podríamos llamar derecho piiblico, la reaparición de los remas del derecho natural, el dereclio originario;el coiirraro, etc., que sehabían formulado durante la Edad Media en un contexto muy d i ~ r i n t ~ r o d oeso, deci- mos, era en cierto rnodo el reverso y la coiiseciiencia, así ionio la reaccióii contra esa nueva manera de gober~larqiie se establecía a partir de la wzón de Estado. En realidad, el derecho y las instituciones judiciales que habían sido intrínsecas al desarrollo del poder real se convierten ahora, en cierto modo, ranto en exteriores como en exorbitantes coi1respecto al ejercicio de un gobierno según la tazón de Estado. No es sorprendeiite ver que todos esos problenias de derecho siempre son planteados -en primera instancia, al menos- por quie- nes se oponen al nuevo sistema de la tazón de Estado. En Francia, por ejem- plo, es el caso de los parlamentarios, los protestantes, los nobles, que, por su parte, se refieren mis bien al aspecto histórico jurídico. En Inglarerra fue In burguesía contra la monarquía absolura de los Estuardo, y fueron los disidentes religiosos a partir de comienzos del siglo XWI. En sintesis, la objeción a la razón de Estado en t6rmiiios de derecho siempre se plantea por el lado de ]a oposi- ción y, consiguiente, se ponen en juego contra ella la reflexión jurídica, las reglas de dereclio y la instancia niisma del derecho. El derecho público, digá- moslo en pocas palabras, es opositor eii los siglos xvii y xviii,* aun cuando, desde luego, unos cuantos teóricos favorables al poder real retoman el prohlerna y tratan de integrarlo, de integrar las cuestiones de derecho, la interrogación formulada por este a la razón de Estado y su justificación. En todo caso, hay uiia cosa que me parece necesario retener: si bien es cieno quela razón de Estado planteada, manifestada como Estado de policía, eiicarnada en el Estado de poli- cía, tiene objetivos ilimitados, en los siglos XVII y XWII hay una tentativa cons- tante de limitarla, y esa limitación, ese principio, esa razón de limitación de la razón de Estado, la encontrarnos por el lado de la razón jurídica. Pero, como pueden ver, es una limitación externa. Por lo demás, los juristas saben bien que sil cuestión de derecho es extrínseca a la razón de Estado, pues definen esta últirna, precisamente, como lo que es exorbitante al derecho. Limites de derecho exterioresal Estado, a la razón de Estado; eso quiere decir, en primer lugar, que los limites que se intenta poiier a esa razón proviciien de 'El mariuscriro aclaa en la p. 10:"(ralvo cn las Erradas alemanes, quc deberán fundarrc en cl derecho coiirra el imperio)".
  11. 11. 26 NACIMIENTO DE LA HIOPOLI1'ICA CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1179 27 Dios o se fijaron de una vez por todas en el origcii, o bien se foriiiularoll en una historia remota. Decir que son extrínsecos a la razón de Estado sighifica tambiCn que tienen, en cierto modo, un funcionamiento puramente limitati~o, dramático,pues, en el fondo, la razón de Estado sólo sufrirá objecio~,~de derecho cuando haya franqueado esos límites, y en ese momento el detecho podrá definir el gobierno ~01110ilegítimo, podrá objetarle sus usurpaciones y en última instancia liberar a los súbditos de su deber de obediencia. A grandes rasgos, así trate de caracterizar esa manera de gobernar qic, lja- mamos razóii de Estado. Ahora bien, en este momento querria situarme más o menos a mediados del siglo xviii, la epoca (con la salvedad que enseguida les mencioriart) en que Walpole decía: 'Guietn non mouere"("no hay que toCarlo que esrá tranquilo"). Querria situarme aproximadaineiite en esta época> Y en tal caso creo que uno está obligado a constatar una transformación taiite que caracterizará de iiianera general lo que podrianios llamar la cazón gubernamental moderna. ;En qué consiste esa traiisformación? Pues bit,, una palabra, consiste en la introducción dc un principio de limitación del arte de gobernar que ya no le es extrínseco como lo era el derccho en el siglo mi, [sino] que vaaserle intrínseco. Regulación interna de la racionalidad giiber. nameiital. En tPrminos generales, y de manera abstracta, ¿que es esa rpgula- cióii interna? ¿Cómo puede entendersela con anterioridad a cualquier por,, liisiói~caprecisa y cnncrc'ta?;qué puede ser una lioiitación iiiterna de la racio- nalidad gdberiiamental? En iugar, será una regulación, una limitación de 1iecho.Dehecho quiere decir que no será una limitación de derecho, auii cuando Pste se vea, eii uno u otro momento, eii la obligación de transcribirla en forma de ceglas que no deben infringirse. Sea como fucre, decir que es tina limitacióii de hecho significa que si el gobieriio llega alguna vez a atropellarla, a traspasar las ron- teras que se le imponen, no será sin embargo ilcgítimo, no habrá dese-, .tado, en cierto modo, de su propia esencia, no se verá desposeído de sus derc:chos fundamentales. Decir que hay una limitación de hecho de la práctica giber- namental querrá decir que el gobierno que desconozca esa limitación será simplemente un gobierno, iiisistamos, no ilcgítimo, no usurpador, sitio ti xpe; inadaptado, un gobierno que no hace lo que conviene. En segundo lugar, hablar de limitación intrínseca del arte de gobernar vale a sefialar que se trata de una limitación que, aun siendo de hecho, n: por ello es menos general. No se trata etironces sinipleiiient~de una sucrte de consejos de prudencia que, en tal o cual circunstaiicia, indiquen lo que,es mejor Iiacer o se limite; a observar que eii tal o cual circunstaiicia más vale abstenerse que intervenir. No. Regulación interna significa que Iiay en efecto una liiiiita- ción que, aunque de hecho, es general, o sea que sigue, de todos modos, un trazado relativamente uniforme en función de principios que son valederos siempre y cii todas las circunstancias. Y el problenia estribará precisanieiite en definir esi límite, a la vez general y de hecho, que el gobierno deberá impo- nerse a sí misirio. En tercer lugar, limitación interna qiiicre decir que su principio, justa- mente porque es preciso saber en que se apoya esa generalidad, no va a bus- carse por el lado, por ejeiiiplo, de los derechos de naturaleza prescriptos +r Dios a todos los horribtcs, ni por el lado de una escritura rcvelada y iii siquiera por el lado de lavoluntad de los sujetos q i i e hati aceptado en uii tiioniento dado entrar en sociedad. No, el principio de esa limitación no debe buscarse en lo que es exterior al gobierno, sino en lo que es interior a la práctica gubernamental, cs decir, por el lado de los objetivos del gobierno. Y la limitación se presentará entonces como uno de los medios, y acaso el niedio fundamental, de alcanzar precisaineiite dichos objetivos. Para llegar a ellos es menester tal vez limitar la acción gubernamental. La razóii guKernaiiiental no tiene que respetar esoslínii- ccspor c~'decdo deque en a(gunapuce, a(nrargen aéc((a,a n c s q ~ ~ e & ~ , en torno del Estado, haya una serie de limites fijados de tnancra definitiva. No, en absoluto. Deberá respetarlos cii cuanto puede calcularlos por iniciativa propia en función de sus objerivos y conio [el1 mejor medio de alcanzarlos. En cuarto lugar, esta liiiiitación de hecho, general, que sc plantea eii fun- ción ~riismade la práctica gubernamental, va a establecer, claro está, una divi- sión entre lo que es preciso hacer y lo qiie conviene no hacer. Va a marcar límite de una acción gubernaniciital, pero ese limite no estará trazado en los sujetos, los individuos-sujetos dirigidos por el gobierno. Vale decir que no se intentará deterniinar cuál es, en ellos, la parte que debe estar sonietida a su acción y la parte de libertad que les esti reservada definitivamente y de u,ia vez por todas. En otras palabras, esa razón gubernaiiiental no escinde a los sujetos en una parte de libertad absolutamente reservada y iiiiaparte de sullli- sión impuesta o consentida. En realidad, la división no se establecerá eii los individuos, los hombres, los sujetos; se establecerá en el doininio mismo dela
  12. 12. práctica gubernaiiiental o, mejor, en la propia práctica giibernainental, entre las operaciones que pueden hacerse y las que no pueden hacerse, es decir, entre las cosas por hacer ylos niedios qiie deben emplearse para hacerlas, por un lado, y las cosas que no hay que Iiacer, por otro. El problema, entonces, no es: ¿dóndeesrán los derechos hindanientales y cómo dividen el dominio de la gubernamentalidad posible y el dominio de la libertad fundamental?La línea de división se esrablecerá entre dosserics de cosas [cuya] lista elaboró Bentham eii uno de sus textos mis importantes, al cual tratar6 de volver:' la divisi611se r r m entre nbndn y non agenda, las cosas que deben hacerse y las cosas que no deben hacerse. En qiiinto Iiigar, esta limitación que es entonces tina limiración.de hecho, general, en función de los objetivosdel gobierno, una limitación que no divide a los sujetossino las cosaspor Iiacer, estalimitación intcrna vuelve muy evidente que no son los que gobiernan quienes, con toda soberanía y razón, van a deci- dir por sí mismos [acerca de ella].* Y en la medida en que el gobierno de los hombres es una práctica que no es inipiiesta por quienes gobiernan a quienes son gobernndos, sino una práctica que fija la definición y la posición respectiva 'Jcrcnq. Bcnrhani (1748-1832), "Merhod and leading fcarilrer af an lnstitutc of Polirical Economy (including finance) considcred iiot only as r rcicncc bur ar an arr" (1800-1804), en J<rtwtyUenrhami Eronornie IWiting,, ed. de W Srark, Londres, Allen & Unwiii, 1954, c. iii, pp. 305-380 [trad. crp.: "Mttodo y caracrrríiricas principales dc un lnsriruro de Economia I'olírica (incluycnda finali7.a~)considerada no s61a como tina ciencia sino como un arrc", en ficrirm rrnnbmicol, MCxico, Fondo de Cultura Econbmica, 19651.Ai final de la primca parte, "Tlie Science". en la seccián "Gcnesir of rhe marrcr of mcalrh", Benchaiii presenta In celebre distinci6li enrrc p%re acta, ngrizdn y non agezdn, que estructura a canriniiaci6n los crea capi- rulor ("Wealrh", "Popularion" y "Financc") dc la siguiente, "Thc Arr". Lar rponrrarrnron las actividades ecan6micar quc los miembros dc una comunidad dcrarrollan de manera erpon- [anea. sin inrervenci6n alguna dcl gobierna. Los agrndn y non agcnda designan las acrividada ecoti6micar del gobierno, según contribuyan o no a incrementar la felicidad (maximizacidn de los placeres y minimizacidn dc las penar). nieta de roda accidn política. Ladivisidn dc los dominios entre crar rrcs clarcr v.irla de acuerdo coi1 los momentos y los Iiigarcr; Iñ extenri6n de los rponrr ncrd rr rclariva al grado de desarrolla económ'ico de los paises. Michcl Faucault welve a hacer una breve aluridn a csra lisra benrhamiana de los agenda en la clase del 7 de iiiarz.o dc 1979 (infm, p. 230), pera no vilelve propiamenrc Iinblando ?I temo cirndo (salvo, rni vez, de manen iiidirccra, al final de la clarc del 24 de cncro [infrn, pp. 88 y 891, con rcfcrcncix. .~ . al patiaprirmo como f6rniulñ gcncal del gobierno libcd). * Michel Foitcaulr: vaii a decidir por al niirmor lo que debe hacerse y no hacerse. CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 29 de los gobernados y los gobernantes entre sí y con referencia a los otros, "regu- lación interna' querrá decir que esa limitación no es impuesta exactamente ni por un lado ni por otro, o en todo caso no se la impone global, definitiva y total- mente por, yo diría, una transacción, en un sentido muy lato de "transacción", vale decir, "acción entre", mediante toda una serie de conflictos, acuerdos, dis- cusiones, concesiones recíprocas: peripecias cuyo efecto consiste en establecer finalmente en la práctica de gobernar una división de hecho, una división getieral, una división racional entre lo quedebehacerse y lo que no debehacerse. En una palabra, digamos queel principio de derecho, ya sea histórica o te& ricamente definido, no importa, planteaba antaíio cierto líinite d soberano y 10 este podía hacer: no franquearás esta línea, no pasarás por encima de este derecho, no violarás esta libertad fundamental. En esa epoca, el principio de derecho equilibraba la razón de Estado por medio de iin principio exterrio. Digamos que, como podrán verlo con claridad, entramos con ello en una era que es la de la razón gubernamental crítica. Y advertirán que esta razcin guber- namental crítica o esta crítica interna de la iazóii gubernamental ya no va a girar eii torno de la cuestión del derecho, de la cuestión de la usurpación y la legitimidad del soberano. Ya no va a tener esa especie de apariencia penal que aún tenía el derecho público en los siglos XVI y XWI cuando decía: si el sobe- rano infringe esta ley, será preciso caitigarlo con una sanción de ilegitimidad. Toda esa cuestión de la razón gubernamental crítica va a girar alrededor del "cómo no gobernaidemasiado".10Las objeciones ya no recaeriin en el abuso de la soberanía sino en el exceso degobierno. Y la racionalidad'de la práctica gubernamental podrá medirse en relación con ese exceso o, en todo caso, la delimitación de lo que sería excesivo para un gobierno. Pues bien, antes de caracterizarla de una manera abstiacG les dije que esta transforniación fundamental, creo, en ias relaciones entre derecho y ptác- rica gubernamental, este surgimiento de una limitación interna de la razón 'O La Mrmula "no gobernar demasiado" es del inarqutr de Argerison (v¿asc infiu, nata 16 dcara clase): V¿;lrctambitn Benjainin Franklin. Rin+crduconimrrcr, cic. y rrad. por Edouard 'úboulnyc cn ru iiirroduccidn ala antología de rcxror dcl mismo autor, Errairde mmoralrrr d'¿- con~mirpoliri~uc,5 O ed., Parir, Haclierrc, 1883, p. 8: "Un r6lida escritor [de Francia] dice que acá muy ad~lanradoen lacicncia dc la poliricaquicn comprcndc roda la Fucmdc erra rnixima: Ncgowurmc~pafrrmp. mixima que acaso sea más pcrrincntc para el comercio que para cual- quier otro inrkrtr público" (enuna nora, Laboulayc remire a Qucrnay).
  13. 13. 30 NACIMIENTO DE LA BIOPOL~T~CA se situabay cra identificable, a grandes rasgos, alrededor dc la mitad del siglo xvi11.¿Quéfue lo que permitió su aparición?¿Cómoes que ésta se produjo? Por supucsto, habrfa que tomar en cuenta (y mis adelante volver6 a ello, al menos en parte) toda una transformación de cotijunto, pero hoy querría indicar simplemeiite cuál es el instrumento intelectual, cuál es la forma de cálculo y de racionalidad que pudo permitir la autoliinitacióii de una razóii gubernamental coiiio autorregulación de hecho, general, iiitrlnseca a 1% ope- raciones mismas del gobierno y que podla scr objeto dc transaccioncs indefi- nidas. Y bien, ese instruineriro intelectual, el tipo dc cálculo, la forma de racionalidad que perniite as1 a la razón gubernamental autolimitarse, tani- poco es ahora el derecho. ¿Cuálserá el instrumeiito a partir de mediados del siglo xviil? La economía~ollrica,desde luego. "Economia politica": los equívocos mismos dc la expresión y de su sentido eii la epoca indican, por otro lado, de quC se trataba fundamentalmente todo esto, porqiie ustedes bien sabcn que entre 1750y 1810-1820la expresión oscila ciirrc diferentes polos semánticos. Aveces apunta a cierto análisisestrictoy limi- tado de la producción y la circulación de las riquezas. Pero "economia politica" también alude, de una mariera inás amplia y más práctica, a todo método de gobierno en condiciones de asegurar la prosperidad de una nación. Y por últi~io, [la] economía polltica -son, por otra parte, las palabras que utiliza Rousseau en su famoso articiilo "ficononiie politique" de la Ei~cyclop¿die-~~es una suerte de reflexión general sobrc la organización, la distribucióii y la liinicación de los poderes eii una sociedad. En lo fundameiital, creo que la economla politica es lo que pcrmitió aegurar la autoliinitacióii de la razón gubernamental. ;Por qué y cómo lo permitió?También aquí -a cotitinuación entrare uti poco ni& en detalle- me gustaría indicarles sencillaiiiente una serie de puntos que son, a mi juicio, indispeiisables para comprender las cosas de las quiero hablar este ario. Pues bien, en primer lugar, la economía polltica -a diferencia, " El articulo figuró por primcra vn cn cl romo V de la Encyclp¿dic, pp. 337-349, apare- cido en novicmbm de 1755.VkrcJcan-JacquwRousscau,"Dircourssur I'4conoinic politique", ei> Ewurcrmmplirrr, París, Gallimard, col. Bibliorh&qucde la Pliiadc, 1964, t. iii, pp. 241-278 [trad. esp.: Dirrirrro robrc Li cconomlappoliti~a,Madrid, Tecnos, 19851. Sabrc wrc tcxro, vCac ynMicliel Foucaulr,SCrurir4 remmtoim...,op. cir.,claredcl lo de febrero de 1978,pp. 98 y 116, 11.21 [trad.esp.; Slgsri&d, territorio....op. cit.,p. 120, n. 211. CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 31 justameiite, del pensamiento juridico de los siglosxvi y mi- no se desarrolló fuera dc la razón de Estado. No se desarrolló contra ella ni para limitarla, al metios en primera instancia. Al contrario, se formó en el marco misiiio dc los objetivos que la razóii dc Estado había fijado al arte dc goberriai; porque, des- pués de todo, ¿que objetivos se propone la ecoiiomia politica? Se propone el enriquecimiento del Estado. Se propone el objetivo del creciiniento simiiltá- neo, correlativo y convenientemente ajustado de la población por ti11 lado y de los artículos de subsistencia por otro. ¿Qué procura la economla polltica? Garantizar de manera coiiveiiieiitc, ajustada ysiempre beneficiosa la compe- tencia entre los Estados. Procura mantener cierto equilibrio entre los Est~dos para qiie la competeiicia, precismeiite, pucda cxistir. Es decir que retoiiia con roda exactitud los objetivos correspoiidientes a la razón de Estado y que el Estado de polida, el tnercantilismo y la balanza europea hablan tratado de alcanzar. Por lo tarito, en primera instancia la economla política va a insta- larse eii el seno inismo de la razóri gubeinamental que habían definido los siglos x v i y XVII,y en esa medida, si sc quiere, no va a tener de ningún iiiodo la posición de exterioridad que inostraba el pensamiento jurldico. Segundo, la econoniia política iio se propone en absoluto como uiia objc- cióii externa a la razón de Estad? y su autonomía polltica porque -y 4stc cs un aspecto que tendrá su importancia Iiistórica- la primera consecuencia polltica de la primera reflexión ecotióinica que haya existido cn la historia del pensaiiiiento europeo [es], precisaincnte, una coiisecucncia contraria a lo qiic hablan queiido los juristas. Es una consecuencia que deduce la necesidad de un despotisnio total. La primera ecoiiomia politica es, por supuesto, la de los fisiócratas, y ustedes saben que estos (luegovolver6 a ocuparme de ellos), sobre la base de su análisis ecoiióinico, Ilcgaroii a la conclusión de que el poder polltico debía ser un poder siii limitación externa, sin contrapesos externos, sin frontera que surja de otra cosa que de sí mismo, y dieron a esto el nombre de despotisino.i2El despotisnio es un gobierno económico, pero que dentro " Vtasc Pierre-l'aul-Fran~ois-Joachim-HciiriLe Mercicr de La Itivikrc, L'Ordrr rinrr<rrl rr rrrrnrirldrr ~ociit¿rpoliri~t<rr,Londres y I'aris, Jcati Noiirsc y Dcsaiiit, 1767 (sin ~iornbre de auror), cap. 24, "Du dcrpotisnie Itgal" (el tcxro tuvo dos recdicioiies en cl siglo u:I'sris, P.Geilthner, col. Collcction dcs écona~nirrcser des rtformatcursracin<ixde la Frrncc, 1910, y Paris, Faynrd, col. Corpus des mi,vics dc pliilorophie en languc fran~aise,2000).
  14. 14. 32 NACIMIENTODE LA BIOPOL~TICA . CLASE DEL 10 DE ENERO DE 1979 33 de siis fronteras no esrá encerrado, no esrá perfilado por otra cosa que una econoniía que 61 misiiio ha definido y sobre la cual ejerce un completo con- trol. Despotisnio absoliito, y en esa medida, por consiguiente, podrdn ver que la econoinia política no invirtió la pendiente esbozada por la razón de Estado, al menos cii primera iiistancia o en ese nivel, y que esa econoniía pre- senrarse como la contiiiiiidad de una razón de Estado que daba al monarca un poder total y absoluto. Tercero, ;sobre qué reflexiona la econoniía politica? ;Qu6 aiializa?Sil tema no soti los derechos anteriores, presuntamente iiiscriptos ya sea en la natura- leza humana o eti la historia de uria sociedad determinada. La economía polí- tica reflexiona sobre las misnias pricricas gubernamentales y no las examina en términos de derecho para saber si son legítimas o no. No las considera desde el punto de vista de su origen sino de sus,efectos, y no se pregunta, por ejem- plo, qué auroriza a un soberano a recaudar impiiestos, sino sencillamente qué va a ~ S S "cuando se recaude un impuesto y cuando esto se haga en iin momenro preciso y sobre ral o cual categoría de personas o tal o cual categoría de mer- cancías. Importa poco que ese derecho sea legítimo o no,' el problema pasa por saber qué efectos tiene y si estos son negativos. En ese momeiito se dirá qiie el imp~iesroen cuestión es ilegítimo o, en todo caso, que no tiene razón de ser. Pero la cuestión económica siempre va a plantearse en el interior del campo de la prácrica giibernamental y en Funcibn de sus efectos, no en Fun- ción de lo que podría fundarla eii terminos de dereclio: jcuales son los efectos reales de la guberiiamcnralidad al cabo mismo de su ejercicio?Y no: ;cuáles son los derechos originarios que puedcn hindar esa giiberiiamentalidad?Ése es el tercer motivo por el cual la economíapolltica pudo, en su reflexión, en su nueva racionalidad, tener su lugar en el seno mismo de la práctica y la razón guber- namentales establecidas en la epoca anterior. La cuarta razón es que. al responder a ese tipo de intcrrogaiire, la economía política pone de manifiesto la exisrencia de fenómenos, procesos y regularida- des que se producen necesariamente en función de mecanismos inreligibles. Esos niecanisinos inteligiblcs y necesarios ~ u e d e nser contrariados, claro está, por determinad& fornias de gubernamentalidad y ciertas prácticas guberna- nientales. Puedtn ser contrariados, enturbiados, oscurecidos, pero de todas maneras no padrán evitarse,no seriposible suspenderlos toral y definitivaneiite.' ' De uno u otro modo reaparecerán en la práctica gubernamental. En otras palabras, la econoniía política no descubre derechos naturales anteriores al ejercicio de la gubernamentalidad. sino cierta naturalidad propia de la prácrica niisina del gobierno. Hay una naruralezapropia de los objetosde la acción guber- namental. Hay una nar~iralezapropia de esa misma acción gubernamental, y la ecoiiomía se va a dedicar a estudiarla. En consecuencia, esta noción* de la naturaleza va a bascular enteramente drededor de la aparicióii de la economia política. Para esta, la natiiraleza no es una región reservada y originaria sobre la cu:d el cjercicio del poder no debe tener influjo, salvo que sea ilegítiino. La natu- raleza es algo que corre por debajo, a través, dentro del ejerciciomismo de la guberiiamenralidad. Para decirlo de algúti modo, es la Iiipoderniis indispensa- ble. Es la orra cara de algo cuya fazvisible. visible para los gobernantes, es la pro- pia acción de esros. Su acción tiene un sustrato o, niejor, otra cara, y esa otra cara de la gubernanieiiralidad es justamente lo que estudia en sil propia nece- sidad la economia política. No trasfondo, sino correlato perpetuo. Así, por ejem- plo, los economistas explicarán como una ley de la naturaleza el hecho de que la población se desplace en procura de salarios más elevados,y tambikn el hecho de que tal o cual aranccl aduanero protector de los alros precios de los arrícu- los de subsistencia enrraíie fatalmenre un fenómeno como la escasez. Para íerniinar, el Gltimo punto que explica cómo y por qu&a economía política fue capaz de presentarse como forma primera de esa nueva ratiogubcr- iiamenral autolimitativa: si hay una naturaleza que es propia de la guberna- mentalidad, sus objetos y siis operaciones, la práctica gubernamental, coino consecuencia, sólo podrá hacer lo que debe hacer si respeta esa naturaleza. Si la perturba, si no la tiene cii cuenra o actúa en contra de las leyes qiie han sido Fijadas por esa naruralidad propia de los objetos que ella nianipula, surgirdri de inmediato consecuencias negativas para ella misma; en otras palabras, habrá kiro o fracaso, éxiro o fracaso que son ahora el criterio de la acción guberna- mental, y ya no legitimidad o ilegitimidad. Sustitución, pues, [de la legirimi- dad]" por el éxiro. Llegamos aquí, entonces, a todo el problema de la filoso- fía utilitarista, de la que tendremos que hablar. Y verán que una filosofía Michel Fouuulr agrega: narurd y *' Michel Foucaiilt: del fracasa.Michcl Foucñiilr agrega: cn terminos dc derecho.
  15. 15. CIASE DEL 10DE ENERO DE 1979 35 utilitarista podrá conectarse directamente cori esos nuevos problemas de la guber~iameiitalidad(en fin, por ahora no itnporta, ya volverenios sobre esto). El éxito o el fracaso reemplazarán entonces la división legiti~iiidadlilc~iti- rnidad, pero hay nih. ¿Quéllevará a un gobierno, iticluso a pesar dc sus obje- tivos, a perturbar la naturalidad propia de los objetos que manipula y las ope- raciones que lleva a cabo?¿Quélo impulsará a violar esa naturaleza, aun a costa del éxito que busca?Violencia, exceso, abuso: sí, tal vez, pero en el fondo de csos excesos, violencias y abusos, lo que estará en cuestidii no scrá ni simple ni fuiidamentalniente la maldad del Lo que cstá en cuestión, lo que explica todp, es que el gobierno, eii el mismo momeiito en que viola esas leyes de la naturaleza, pues bien, seiicil!amente las desconoce. Las desconoce porque ignora su existencia, siis niecanismos, sus efectos. En otras palabras, los gobiernos pueden equivocarse. Y el mayor mal de un gobierno, lo quc hace que sea malo, no residc en la nialdad dcl príncipe, sino en su ignorancia. Para resuiiiii; en el arte dc gobernar y a través de li econoiiiía entran de maiierasimultánea, priniero, la posibilidad de una autolimitacióti, que la acción guber~iaiiientdse liniite a sí misma eii función de la naturaleza de lo que hace y aquello sobre lo cual recae, [y segundo, lacuesrión dc laverdad].' Posibilidad de limitacióii y cuestión de la verdad: anibas cosas se introducen en la razón a través de la ecoiiomia política. Ustedes nic dirán que no es la primeravez, si11duda, que se plantea la cues- tión de la vcrdad y la cucstión de la autolimitación de la práctica guberna- mental. De*& de todo, ¿quése entendía por sabiduríadel pincipe en la tra- dición? La sabiduria del príncipc era algo que hacía decir a éste: coiiozco dcniasiado bien las leyes de Dios, conozco dem'asiado bien la debilidad humana, coiiozco demasiado bien mis propios límites para iio limitar mi poder, para iio respetar el derecho de mi súbdito. Pcro se advicrtc que esa relación entre priiicipio de verdad y principio de autolimitación es muy difereiite en la sabi- duría del príiicipe y en lo que comienza a aparecer diora, y quc cs una prác- ti~a~ubernameiitalpreocupada por sabcr cuáles serán, en los objetos que trata y manipula, las consecuencias naturales de lo que se propone. Los prudentes Frasc inconclusa. Manascriro, p. 20:"Para resumir, en el arce de gobernar y por nicdio dc la cconornb rnrran dr manera sirnulráiiea la p>osibilidadde la xorolimiración y Iicucr iián dc la verdad". coiisejeros que en otro tiempo ponían los límites dc la sabiduría a la prcsii~i- cióii del príncipe ya no tienen nada que ver coti esos expcrtos ecoiióiiiicos que cstán surgiendo y cuya carea es decir con veracidad a un gobierno cu(iles son los mecaiiismos naturales de lo que Cste manipula. Con la econornía política ingresamos entonces a una época cuyo priiicipio podría ser el siguieiitc: un gobierno iiuiica sabe con suficieiitc cerrcza que siein- pre corre el riesgo de goberiiar dciiiasiado, o iticluso: uii gobierno nunca sabe demasiado bien cómo gobernar lo suficiente y nada más. El priiicipii~del iiiáxiiiio y el iiiitiiiiio en el arte de goberriar sustituye la iiocióii de equilibrio equitativo, de la "justicia equirativa" que ordenaba aiitaho la sabiduría dcl prín- cipe. Pues bien, eii esta cuestión de la aiitolitnitación por el principio de la vcrdad, ésa es, creo, la cuíia foriiiidable que la economia política introdujo eii la presunción indefinida del Estado de policía. Morneiiro capital, sin duda, pues se establece en sus liiieaniieriros más iinportarites; no, por supuesto, el reino de lo verdadero eri la política, siiio cierto régiiiieri dc verdad que es jus- tamente característico de lo quc podríamos Ilaniar la era de la política y cuyo dispositivo básico, en suma, sigue siendo el niisnio en riuestros días. Cuando digo régimeii de ve&d no quiero decir que la política o el arte de goberiiai; si lo prcficren, por Gn accede eii esta Cpoca a la racionalidad. No quiero decir l que eii ese momento se alcanza especie de uiiibral episreniológico a par; tir dcl cual el arte de gobernar puede llegar a scr científico. Me refiero a que ese rnornento que trato de indicar actualmente está marcado por la articula- ci61icon una serie de pricticas de cierto tipo de discurso que, por un lado, lo constituye conio un conjunto ligado por un lazo inteligible y, por otro, legisla y p e d e legislar sobre esas prácticas en términos de vcrdad o falsedad. Para ser inis concreto, esto quiere decir lo siguiente. En los siglos XVI y mi, y aun antes, iiicluso Iiasta mediados del siglo xviii, había toda una serie de prácticas que eran, digamos, las recaudaciones fiscales, los aranceles adua- neros, los reglamentos de fabricación, las reglameiitaciories sobre las tarifas dc los granos, la protección y la codificación de las prácticas de mercado; en fin, todo eso, iqi14era y ~61110se concebía?Se concebía como el ejercicio de dere- chos soberanos, derechos feudales, como cl mantenimicnto de las costumbres, corno métodos de eiiriqueciiniento eficaces para el tesoro, como técnicas para impedir las revuelt; urbanas causadas por el descoiiteiito de tal o cual categoría de súbditos. Eran, en defiriiriva, prácticas deliberadas, claro está, pero a partir
  16. 16. 36 NACIMIENTO DE LA 13101>OLfTlC~ CLASE DEI. 10 DE ENERO DE 1979 37 de acoiirecimientos y principios de racioiializacióii diferenres. Entre esas dis- rinras prácticas que iban, para decirlo de alguna manera, del arancel aduanero a la recaudación fiscal y la reglamentación del niercado y la producción, etc., a partir de mediados del sigloxviii se podrá establecer uiia coherencia meditada, razonada; colierencia establecida por niecanismos inreligibles qiie ligan entre sí esas diferentes prácricas y sus efectos, y que permitirán, por consiguieiite, juz- garlascomo buenas o malas no en Función de una ley o iiii principio moral, sino de proposiciones que, por su parte, estar& sometidas a la división de 10 verda- dero y lo falso. De ese iiiodo, todo un sector de la acrividad gubernamental pasará a un iiiievo régimen de verdad, cuyo efecto lundamenral es desplazar todas Ins cuestiones que, nnteriornicnte, podía planrear el arre de gobernar. Cucsrioties que antaño erati: ¿gobiernode conformidad col1 las leyes morales, naturales, diviii:~~,etc.?Era; erironces, la cuestión de la conformidad guberna- mental. Después, eii los siglos xvi y xvii, con la razón de Estado: gobierno lo basraiite bien, con la iiirenzidad, la profundidad y cl detalle suficientes para llevar el Estado al punto fijado por su deber ser, para llevarlo al niáximo de su fuerza?Y ahora el problema va a ser: gobierno bien en el límite entre dema- siado y demasiado poco, entre ese máximo y ese mínimo que me fija la iiaru- raleza de las cosas, esro es, las necesidades intrínsecas a las operaciones del gobierno? Esto, el surgimiento de cse regimen de verdad conio principio de autnlitnitación del gobierno, es el objeui del que querría ocuparme este año. Sc trata, despues de rodo, del mismo problema que me planteé coi1 refe- rencia a la locura, a la eiifermedad, a la delinciiencia, a la sexualidad. En todos estos casos, la cuestión no pasa por mostrar que esos objetos estuvieron ocultos durante inucho tiempo antes de ser descubiertos, y tampoco por señdar que no son iiiás que ruines ilusiones o producros ideológicos que se disiparán a la [lu~]'de la razón por fin llegada a su cenit. Se trata de mostrar las iiiterferencias en virtud de las cuales una serie completa de prácricas -a par- tir del momento en que se coordinaron con un régimen de verdad- pudo hacer qiie lo que 110 existía (la locura, la enfermedad, la deliiicuencia, la sexualidad, erc.) se convirtiera sin embargo en algo, algo que, no obstante, siguió sin exis- [ir. Es decir, no [cómo] pudo nacer un error 5uando digo que lo que no existe se convierte eii algo, no iiie refiero a que se trata de mostrar cómo pudo cons- truirse efectivainerire un error-, no cómo pudo nacer la ilusión; no, lo [que] iiie gustaría mostrar es que cierto régimen de verdad, y por consiguiente no un error, hizo que algo iiiexistenre pudiera convertirse en algo. No es una ilu- sión porque es precisamente un conjunto de prácticas, y de p-cticas reales, lo que lo ha establecido y lo marca así de níanera imperiosa en lo real. La apuesra de todas esas empr;sas acerca d i la locura, la enfermedad, la delincuencia, la sexualidad y el tenia del que les hablo hoy es mostrar que el acopla~nientoserie de prácticas-régimen de verdad forma un disposirivo de , saber-poder que marca efectivamente en lo real lo inexistente, y lo somete eii forma legítima a la divisióii de lo verdadero y lo falso. ' Lo inexistente coiiio real, lo inexistente como elemento de un régimen legi- rimo de verdad y falsednd, es el momento -en las cosas que Iioy me ocupan- que niarca el nacimiento de la bipolaiidad disimerrica de la política y la eco- nomía. La política y la econoinía, que rio son cosas que existen, iii errores, iii ilusioiies, niideologías. Es algo que no existe y que, no obstante, esd ins- cripro en lo real, correspondieiire a un rigimeii de verdad que divide lo ver- dadero de lo falso. Pues bien, ese moniento cuyo componente principal tfaté de iiidicar es el que se sirúa entre Walpole, de quien les Iiablaba, y otro texto. Walpole decía: 'qí~ietanon mouere"(<'nohay que tocar lo que está tranquilo"). Consejo de pru- dencia, sin duda, y por entonces iins encontrábatn>asrodavia en el orden dc la sabidurla del príncipe, vale decir que, conio la genre esrá en calma, no se agita y no liay descontento ni revuelta, quedérnonos tranquilos. Sabiduría del príncipe:Walpole decía eso, creo, hacia 1740.En 1751aparece uii artícu- 10 anónimo en el Journalér~nomi~~re.En realidad, fue escrito por el marqués d i ~ r ~ e i i s o n , "que acababa de dejar los négocios eii Francia, recordando lo "Ren&-Lauis?cVoyer, marquts de Argcnron (1694-l757),srcrerñriodc Grado de Asunras earanjeror de 1744 a 1747, auror de lar Mimoirrr rrJournnL publicadas y anotadas por el mar- qbir de Argcnroii,Parir, Planner, 1858 (unaprimen edici(iii, muy incomplera, apircci6cn 1835 eri la colección Raudouin de "Mtinoiressur la RCvolurion franpirc"),y dc las Co,rridirarionririr Irgot<vcrntmrni~izcirncrprJjtnr de le Fmncc, Akrrerdarii, Rey, 1764.Jiinta coi, el h a r e dc Sainr-Pierre,fuc "no de los rnie~iibrarasiduos del Club del Enrrr~cielo,abierto en 1720 por ini- ciarivadel abarcAlaryy cerradocn 1731 por orden del Lrdcnd Flcury L3cxprerión "bfi~ezfnid' [dejadhacer]ya sc rciicra en E!borradoi dc una memoria asohrc la libertad de coinercio. fechada ,el 31 dc julio dc 1742 (/or<rnalrrM/m<iirc,cd. dc J. B. Rarhcry, París. Rcnouird, 1862, c. N,
  17. 17. CiASE DEI, 10 DE ENERO DE 1979 41 Creí que esre año hacer i i n curso sobre la hiopolítica. ~~~~~~éde mostrarle^ que todos los problemas que inteiiro identificar acriialmentc - O bien inreirogsr los derechos fundamcntaler, hacerlos valer en su roralid,d y dr una vez. Y a pairir dc ahl, $610 ~ierinirirla formación de uii gobiernu con 1%coiidici6,, d, aurarregiilaci6n los reproduzca todos. Mérodo [tachado: rcvoliicionario] de Iñ rubardimci6n gulirrnamcnral. [p. 291El merodo del residuo jiiridicu iiecerario y siificienrecs 11 prácrica libcr,l, EI metodo del cnii<licionimieiiiogiibernanici>ralexhaurrivo cs el proccdimienro revolucionirio, 1,. Segundaobservaiión: a r a iurolicnitación dc la rmhnybcrnamccital,caracrrriscicadel~li~e. ralismo', guarda una rrlaci6n cxrn6a con cl rtgimeii de la rarón de Errado. Craabbc, la p,áctica giihernamenral uii ámbito dc inren,e,ición indefinida, pero por otra partc sc asigna,en ,,iriiiddel principio de un equilibrio coinperitivo cnrrc los F~rados,objetivos inrernacianales lioiitador, - L3 auroliniiiaci6n de la piácrica gubcriintiienral por la razón liberal csruvo por la fragmeiiraci6ndc los objetivos inrcrnacioliales y la aparicidn de objerivos iliinirador can el imperialismo. Ip. 301 La razón de Esiado habia sido correlñriva de la desaparición del principio imperial, en beneficio del equilibrio comperirivo eiirre Errados. 1.a razón libcral es correlati,, dc la vació" del principio impcriñl no en la forma del imperio sitio del inipcrialisrno, y erro cn conc. xión coo el principio dc I i librc ~om~erericiñenrre individuos y empresas. Qcliasmo enrre objerivos limiradas y abjerivor iliiiiirñdor i n cuanro al dmbitO de la inrcr. vencióri ilirerria y el campo dc la accióii inrcrnicional. c. Tcrcera ohrcivaciúri: rrra raz6ii liberal re errablcce como iiirnliiniiaci6ii qelgohicriio a partir de una 'nariiralidad' de los objetor y lar practicas propias de ese gobicrii~,¿ ~ , , é era naturalidad? -¿La de las riquezas? Si, pera simpleiiie~ireen ciianro medios dc pago qiie se rnu~tip~icin o escaresii, sc estancan o [p. 311 circulan. Pero, mejor. los hiclier en cuanro son productor, son útiles y iiriliudar. cn cuatirorc inrcrcambian entre socios econ6micor. - F.s rainbitn la [de los] iiidividuor. No, sin embargo, conlo sujrrorobcdiciiikl o ind6ciler, sino en ciianro ellcis niis<iiosesrán ligados a esa naturalidad económica y sil n6mero, su lange., . vidad, su salud, su manen de comportarse, mantienen relaciones complejas y cnrcdadas con -os proccror cm>>6micor. Con el siirgimienro de la economia policica, con la inrroducción del ~princij,, limirarivoP eii la iiiisma prl~rica~ubernamrnral.sc produce unarusririicióri imporrai>reo.rnelor,una diipli. cñci6n. porque lor propios rujeror de deredio robrc los ciialer rc ejerce l i robc,,,h polirica aparecen como iinapoblnridiz qiic cl gobierno debe manejar. [p.321 Alli riciie su piinro de partida la Iiiiedde organi7nci6nde iinn'bioyoliric~,p,,, iq,,i&, no advicrrc qiie hay en ello sólo una parte dc algo mucha mds giandc, y que iCS] nueva rar6n gi<brrnamenral? . .Estudiar el liberalismo corno marco gciicriil de la biopalirica." nen coino núcleo central, por supuesto, ese algo que IlamaíÍ~ospoblación. Por consiguiente, será a partir de allí que pueda formarse algo seniejante a una biopolítica. Pero me parece qiie el análisis de la biopolítica sólo ~ u e d e Iiaccrsecuarido se ha compreiidido el rtgimen general de esa razóii guberna- meiiral de laqiie les hablo, ese regimen general que llamar cuestión de La verdad, priiiieramente de la verdad económica dentro de la raz6n guber- iiainental; y por ende, si se comprende con claridad de que se rrara en ese régiiiien que es.el liberalismo, opiiesto a la razón de Estado -o que, anres bien, [la] modifica de manera fundarnental sin cuestionar quizá sus funda- mentos-, una vez que se scpa qué es ese regimen gubernamental dciiominado liberalismo, se podrá, ine parece, captar qiié es la biopolítica. Entonces, perdónenme, durante iina cantidad de clases cuyo número no puedo fijar de aoteinano, les hablaré del liberalismo. Y para que los objetivos de esto parezcan acaso uii poco niás claros, porque, después de todo, ¿queiiitr- 16s hay en hablar del liberalismo, de los fisiócratas, de Argenson, de Adam Smith, de Aentbain, de los utilitaristas ingleses, comono sea cl heclio de que, desde'luego, el problcnia del liberalismo se nos plantea efectivamente en nues- tra actualidad inmediata y concreta? ¿DequC se rrara cuando sc habla de libe- ralismo, cuando a nosotros misinos se nos aplica en la actualidad una política liberal? ;Yqu6 relación puede tener esto con esas cuestiones de derecho que ihmanios (r'der~ddksr'~Cuá(esla cuestióri en codo esco, en este debate.de nues- tros d í a en que, curiosamente, los principios econ6micos de Helmut Scbmidri8 hacen un raro eco a tal o cual voz procedente de los disidentes del Este? ¿De qu6 se trata todoeste problema de la libertad, del liberdismo? Bueno, es un problema que nos es ~oiitem~orineo.Entonces, si quieren, después de haber situado el plinto de origen hist6rico de todo esto poniendo de relieve lo que a mi juicio es la nueva razón a partir del siglo x v i ~ i ,dar.? un salto adelante y leshablar6 del liberalismo aleiiign contemporáneo porque, por paradójico que sea, la libertad cn esta segunda initad del siglo xx,o el libera- lismo,para ser inás exactos, es una palabra que nos viene de Alemania. '' Hclmut Schniidr (nacido eii 1918): dipurado del Partido Socialdcmóciata Alemán (Si~i>, Soriaidemokrarirche I'arrei Deutrchlandr) en el Dundesrag cn 1953.alcacizd cl cargo de canci- ller en mayo de 1974 luego del reriro dc Willy Brandt. Al quedar en minarla, cedió su lugar a Helmur Kolil en 1982.
  18. 18. Clase del 17de enero de 1979 El liberalirmoy ka prrerta en acciún de un nuevo arte de goberr~ar en eLrigloXVIII - Los rasgo1 e ~ e c ~ o sdel arte liberalclegober~zar: 1) La.constitnción del mercado como ltrgar deformacidn de verdad y ya no exrlusiuamentecomo dmbitodejrrrisdiccidn- Currtiorlesde metodo. Objetiuorde la, inuestigncionuemprendidasen torno de la locura, ka potali&d y In sextralidnd: abow de una historia de los 'kgínrenerde ueridicciÓir"- En qué debe consistirrrna criticapoli- tic(¿delsaber-2) Elproblemade la limitacióndel iercicio delpoder público. Los dos tipos desolrrcidn: el radica1ismojrrridicof;ancPry el utilitarirnio ingk -La cucstió~~de ka 'írtilidad'y la limi~acióndel ejerciciodelpoder público - Qbscrunciúnsobre el estahlr de lo hete- rog411eoen historia: lógica de estrategin contra ldgica dialéctica-Ln nocid12de "irrter~s"comooperadordel izueuo arte degohcrnnr. QUEMAAFINAKUN POCOlas tesis o hipútesis qiic propuse lavez psada accrca dcl arte dc gobernar, acerca de lo que es, a nii juicio, un nuevo arte de gober- nar quc cotnenzú a forniularse, a pensarse, a bosqucjarse iiiás o tiieiios a inedia- dos del siglo mir.Creo quc ese nuevo arte J e gobernar se caracteriza en eseti- cia por la introducción de mecanisiiios a la vez interrios, numerosos, complejos, pero cuya función -en estc aspecto, si se quiere, se iiiarca la diferencia con respecto a la razói~de Estado- no consiste tanto' en asegurar un aiimeiito de la fuerza, la riqueza y el poder del Estado, [el] crcciniieiito itidefi~iidodel Estado, conio eti liniitar desdc adentro el ejercicio del poder de gobernar. Me parece que ese arte dc gobernar es, desde luego, nuevo en sus Aecanis- iiios, nuevo en sus efectos, nuevo cii su principio. Aunque sólo lo es Iiasta cierto punto, porquc iio debernos imaginar qiie constituye la supresióii, la borradura,
  19. 19. 44 NACIMIENTO 13EW BlOPOLíTlCA CLASE DEL 17 DE ENERO DE 1979 45 la abolición, la Arifhebzing, corno prefieran, de esa razón de Estado de la que iraté de liablarles la vez pasada. De hecho, no hay que olvidar que ese nuevo arte de gobernar e incluso ese arte de gobernar lo menos posible, ese arte de goberiiar entre un máximo y un niíiiiiiio, y inejor más cerca del niínimo que del niáxirno, pues bien, debe considerarse como iiiia especie de duplicación o, en fin, de refinamiento interno de la razón de Estado; es un principio para su niaiitenimiento, para su desarrollo más exhaustivo, para su perfeccioiiamiento. Digainos que no es algo disririto de la razón dc Estado, no es un elenieiito externo y negador de esta; es más bien el punto dc inflexión de la razón de Estado en la curva de su desarrollo. Utilizando una palabra poco adecuada, si se quiere, diría que es la razbiidel meiior Estado dentro y coino principio orgaiiizador de la propia razón de Estado, o bien: la razón del menor gobierno como principio de orgaiiización de la razón de Estado. Hay aiguieti (por des- dicha lio pudc encontrarlo en mis papeles, pero ya lo encoiirraré y les diré) que habló, afines del sigloxviir, dar; está, de un "gobierno frugal".' Pues bien, creo que, eii efecto, en ese nioinento se iiigresa a una epoca que podríamos llamar la del &bierno frugal, lo cual no deja de presentar, por supuesto, una serie de paradojas, porque durante este período del gobierno frugal inaugurado en el siglom i l , y del que sin di~datodavía no hemos salido, veremos desarrollarse toda una práctica guberriamental, a la vez extensiva e iiiteiisiva, coi1 todos los efectos negativos, las resisrencias, las revueltas, erc., que coiiocemos, preci- sameiire contra esas intromisiones de un gobierno que, no obstante, se dice y se quiere frugal. Digaiiios lo siguiente: ese desarrollo extensivo einteiisivqdel gobieriio que, sin embargo, se pretende friigal, no ha cesado -y en este aspecto podemos decir que estamos eii la era del gobierno frugül- dc sufrir el asedio, desde adentro y desde afuera, de la cuestión de lo demasiado y lo demasiado poco. Si fuerzo las cosas y las caricarurizo, puedo señalar esto: cualesquiera ' En el ' " R c s L ~ ~ c ~ ~del curso". Foilcaulr remite a Bcnjnmiti Franklin (viare infrn, p. 364). VCñse, par cjcaiililo, la carca dc Frankliii n Charla de Weissciisrcin del 1" de julio dc 1778,en Albrir 1-IenrySniytli (comp.), Thr Wririvgi ofBer$omiil Frnnklin, Niieva York, Macniilla~i, 1905-1907,c. vil. p. 168,citadopor Drew R. McCoy, "Bcnjaniin Fraiikliii's virian ofa rcpubli- can polirical economy for Amcrica",eii Thc Williom ondMaryQ~rnmrly,$serieiii. 35 (4), ocru- hre de 1978. p. 617: "A virruous arid laborioiispeoplc could alwayr he Clieaplygovcrned' i i i a relx~blicaiisystcm" [uii puchln viriuoso y lahni.ioso siempic pod;ia icr 'gobernado n bz'.,o pie- cid cn un sistema.rep«blirano]. hayan sido, de Iieclio, la extensión y el desarrollo raiiibiin inteiisivo de ese gobierno,'la cuestión de la frugalidad estuvo en el centro tiiisino de la refle- xión hecha en torno a él.* La cuestión de la frugalidad, si no sustituyó, al menos diiplicó y hasra cierto punto hizo retroceder, marginó un poco otra cuestión que asedió, al contrario, la reflexión de los siglos m y xvii c incluso [del comienzos del siglo X ~ I I I ,y que era el de la constitución. Monarquía, aristocracia, democracia: está claro que pese a ello todas estas cues- tiones no desaparecen. Pero así como eran las cuestiones fundamentales -iba a decir las c~iestionesregias- en los siglos xvi1 y xviii, a partir de este úlrimo, diirantetodo el siglox ~ cy, desde luego, mis que nunca en nuestros días, el pro- 'blema in'dudablementecentral es el de la cuestión de la Frugalidad del gobierno y no el de la constitución de los Estados. [La] cuestión de la frugalidad del gobierno es la cuestión del liberalismo. Y bien, aliora me gustaría retomar dos o tres puntos que mencioné la vez pasada para tratar de precisarlos y afinarlos. En la clase anterior trate de mostrarles que la idea, el rema o, mejor, el principio iegulador de uii gobierno frugal se había'forinado a partir de lo que podía Ilmarse o de lo que designe, groseramente, concxión con la razón de Estado, y el cilculo de esta, de cierro régimen de verdad que encoiitraba su expresión y su formulación teórica en la economía política. La aparición de la economí'a y el problema del gobierno mínimo eran -así intenté seña- larlo- dos cosas quc estaban ligadas. Pero me parcce que es preciso especificar uii poco la naturaleza de esa conexión. Cuando digo conexión de la ecoiiomía política con la razón de Estado, iquiere decir que la primera propuso deter- minado modelo de gobierno? ¿Quiere decir quc los hombres de Estado se iniciaron eri la economía política o que ernpezaron a escuchar a los econo- miiras?$1 modelo económico se convirtió en principio organizador de la prác- tica gubernamental? No es eso, desde luego, lo que quise decir. Lo que que- ría decir, lo quc trate de designar, era algo, a mi entender, de una naturaleza y uii nivel un tanto diferentes; el principio de esa conexión q ~ i eprocuré seña- lar, esa conexión entre práctica de gobierno y régimen de verdad sería lo siguiente: [. ..] que liabía, pues, algo que en el régimen de gobierno, en la prbc- rica gubernamental de los siglos vi y wii y también de la Edad Media, había constituido uno de los objetos privilegiados de la intervenció?, de la regulación
  20. 20. 46 NACIMIENTO DE LA BIOPOLITICA CLASE DEL 17 DE ENEIIO DE 1979 47 guberiiaiiicntal, algo que había sido el objeto privilegiado de la vigilaiicia Y las iiirervencioiies del gobierno. Y es ese lugar mismo, y no la teoría económica, el que, a partir del siglo m i l , llegaría a ser un ámbito y un rnecaiiisino de for- macióii de verdad. Y, [en vez de] seguir saturando ese lugar de forrnacióii de verdad de iiiia gubcrnamentalidad reglamentaria indefinida, va a recotiocerse -y es aquí donde suceden las cosas- la necesidad de dejarlo actuar con la iiieiior cantidad posible de intervencioiies para quc, justanicntc, pueda formular su verdad y propoiierlacomo regla y norma a la práctica guberriainrntai. Ese lugar de verdad 110es, claro está, la cabeza de los econoiiiistas, siiio el iiiercado. Diganios las cosas, si les parece, con iiiayor claridad. Acerca dcl niercado, eii el sentido riiuy general del termino, tal cpmo hiiicionó en el Medioevo y eii los siglos XVI y XVII,crco que podríamos decir en pocas palabras que era escii- cialtiieiite un lugar de justicia. ¿En qué seiitido era uii lugar dc justicia? En varios sentidos. Ante todo era un lugar, desde luego, investido de una regla- mentación extremadamente proliferante y estricta: reglameiitacióii en ciia!ito a los objetos que debía11llevarse a los iiiercados, al tipo de fabricación de esos objetos, al origen de los productos, a los derechos que Iiabia que pagar, a los procedimientos mis~nosde venta, a los prccios fijados. Por lo tanto, lugar inves- tido de reglanieiitación: eso era el mercado. Era asimismo iiri lugar de justicia en el seiitido de que tanto los teóricos como los prácticos, por lo demás, con- sideraban que el precio de veiita fijado .en el mercado era un precio justo o, eii todo caso, debía serlo,' es decir, un precio que debía tener una relación deter- ' h e precio jusro (jrtrniinprtium) ern el que la cscoldsrica iiiedicnl,sobre la base de la dac- irina arisiorflica dc la justicia conrnurarivn (Dica a Nicdmoro, libro v), había dercrniinado conia niodclo ideal de las rra~isrccioncs.VCase Steven LaurenccKaplaii, Be&, PoIii~lindPolirical Econo»>yin ihr Rcign ofLntiirW La Haya, Marrinur Nijhoff, 1976 (trad. fr.: tcI'ain, Ir Pcuple etirI>oi,riad de M.-A. Revellar, Paris. Pcriin, col. Paur i'hisroife, 1986, pp. 55 y 56: "El ienieiirc general de policia. los coiiiisarior, lar medidores de granos y los funcionarios locdcs inrisrcn sin cesar CI> cl 'prccio jusro' que se coiisideraii obligados z aacgurar l...] Para ser equirarivor, los prccios iio dcbcn 'rublcvar' a los inercados iii 'perjudicar' n las consuinidores. Sc arablcccii de conforniidad con un idcal dc moderacióii que tiende a variar según las circuiisraiicias.Uo pre- cio re juzga jurro cuando lo; camcrcianrcí rc fijan una ganancia moderada y la rriasa del púeblo que vive rn un est.ado de miseria crónica no sufre de mancra exagerada, es dccir, no ciiás que de castunii>ie.En riempus norrndrs, el prccio justo es siinplcrncnre cl prccio corrieiire [coma lo recomiendan los teólogos1 Fijado por una csrimación común y iio itiipuesru por las ~iia~~iobras de los comcrciaiiies o las órdeiics del gobicriio". V6anscJahn W. Baldwin, ThcM~dieual7K~oricr minada coi1 el trabajo realizado, con las tieccsidades de los conierciantes y, por supuesto, con las nccesidadcs y las posibilidades de los consuiiiidores. Lugar de justicia a td punto que cl mercado debía ser un áiiibito privilegiado de la justicia distributiva, porque, como bien [lo] saben, al nierios para una se1.i~de productos básicos conio los prodiictos alimenticios, mediaiite las reglas del mercado se disponía que, si no los ni8s pobres, por lo menos algutios de los más pobres pudieran comprar cosas al,igud que los mds ricos. En tal sentido, . . . .entoiices, ese mercado era uii lugar de justicia distriburiva. En fin, era un lugar de justicia eii la medida eii que lo que debía asegurarse eseiicialmente eii el mercado, por el mercado o, mejor, por sus reglanientacioiies, era?¿La verdad de los prccios, como diríarnos hoy eii día? En absoluto. Lo quc debía asegurarse era la ausencia de fraude. En otras palabras, la proteccióii del coni- piador. La rcglamentacióii del mercado cenia entonces por meta, por uii lado, la distribución más justa posible de las mercaiiclas, y ademis la ausencia de robos, la ausencia de delitos. Para decirlo de otro modo, cn esa época el mer- cado era percibido, en el Fatido, como uii riesgo quc acaso corría el corrier- ciante, por una parte, pero ~ e ~ u r a ~ n e n t ctaiiibi6ti el con~prador,por otro. Y era Irieiiestcr proteger al comprador contra el peligro constituido por una mala iiiercancia y el fraude de la veiidía. Era preciso, por taiito, garaiitizar esaausencia de fraiide eii cuanto2 la naturüleza dc los objetos, a su calidad, etc. ES; sistema-reglanientacióii, prccio justo, sancióri del fraude- hacia por coiisiguiente que el mercado 'fuera eii esencia y f~iiicioiiararealmente coiiio un lugar de justicia, iiii lugar doiide algo que era la justicia debía aparecer en of thrJrut Pritc: Ronrn»irri. Cnnonirtr nnd Bcologiairr in ihe T w c w artd Thirteorth C~ntizrier, Filadclfia. Ameiicari Pliilosaphical Sacicry, 1959,y Jorcph A. Sdiumpctec HLroryo/Efonomic Annlyrir,ed. ~srablecidasobre la base del nianurcriia par Elirabeth Boady Scliurnpctcr, Niieva York,Oxford Univcrsiiy Prcss. 1954 (trad. fr.: Hirroirr dc I'nim(yra ¿coco»omiqrrc,trad. y ed. dc Elizabcrh Boody Schumpeter, Roherr Kueiine, Jcan-Claude Casanova er nl, I'arls, Gdliniaid, col. Bibli~thl~uedesscienc~shuitiainer, 1983, i. i, pp. 139y 140) [trad. ~ r p :HirtorindeInn4- lirc rcondmico, Barcelona, hiel, 17711. Sc cncoiirrard bibliognfla cornplei~ienrariaen Srevcn Laurcnce Kaplan, Lrpdin, L Pqllc.., np. cit., pp. 441 y 442, B. 14 del cap. 2. Sobic esta cues- tión del precio. vCasc Michel Foucaulr, Lcr Motr ri Irrchorrr, Paris, Galliriiard, col. Bibliotheque dcsscicnccs liumaincs, 1966,cap. 6, sec. N, '1.e gagcct Ic priX trad. esp.: ~nr~nL?brnr~lar rornr Una nrqurologi. & b rirncinr humnnnr, Mtxico, Siglo m, 19681 (en esencia, In cuestión del precia se aborda aquí con rcfcrcncia a la función de la moneda).
  21. 21. CLASE DEL 17 IIk ENERO DE 1979 49 el inrercainbio y forniularse en el precio. Digamos que el mercado era un lugar de jurisdicción. Ahora bien, en ese aspecro se produjo iin cambio por unas cuantas razo- nes que mencionar6 dentro de uii rato. A mediados del siglo xviri se hizo evidente que el mercado ya iio era uii logar de jurisdicción o, más bien, ya no debia serlo. Y se dejó ver entonces, por una parte, como algo que obedecía y debía obedecer a niecanisriios "naturales",' es decir, mecanismos espontii- neos; aun cuando no fuera posil>leaprehenderlos en sii complejidad, pero no obstante espoodneos, y a tal extremo que, si se procuraba iiiodificarlos, sólo se lograba alterarlos y desnaturalizarlos. Por otra parte -y eii este segundo sentido se corivierre en un lugar de vcrdad-, el mercado iio sólo pone en evi- dencia los niecanisiiios naturales, sino que estos mecanismos, cuando se los deja acatar, permiten la forinación de cierto precio que Boisguilbcr? llamará precio "natural", los fisibcratas denominaráii "buen precio"4y a continuación se calificará de "precio normal..;' en fin, no importa, cierto precio natural, bueno, normal, queva a expresar la relación adecuada, cierta relación adecuada 'Eiirrc cotnillsr ct> el maniiscriro. 'Pierrr LcPcsanc, rcfiordc Roiryilbcrr (1646-1714). auroisnlirc codo de D>raildebFmnrc (1695) y del T;air¿dt la nntrirc ri,lturc, cconlmerrr rr inrPr¿t detggrnini (i707). Sc lo considera como el precursor de los iisiócraras. Véansc Joscph A. Schiiniperer, Hirroire dr Iánnlyre ¿cono- miqirr,op. cir., t. I, p. 302. n. 1, y en especial Aifred Sauvy, Pitrrrde Boriguilbrrr,ou LiNairinnre dr P~co~,,ro~niepoliti~rrr,,2 vols., I'arir, INEU, 1966.Al parecer, sin rmbrrga, Boisgililbcrr no uri- liza el conccpro de "prccio tiarural". A vccer Iiabli de "precio de proporción" (o precio "pro- porcional"), sin darle un canretiido analíricopreciso (compradoresy veiidcdarrs extraen el mismo beneficio), y dc ''precio de rigor", con referencia al costo dc producción (mínima aceptable). %tase Edgor Depitrc, inrrodiicción a Pierrc-Siiinucl Duponr de Nc,iii>iirs,Dr /&porto- ?ionrrdt limpotiarion dcrgrainr (1764). Parir. P Geuthncr, Collccrion des 4canoniirrcr cr des rtformareurr rociaux dc la France, 1911. pp. mlii y miV:"En cl sirrcma firiocririco, nada er más ficil de dererminar que el buen precia: esre es el precio común y poco vnriabk drl'merrndo ~enrrolaquel que kz comparencia riinbltcr rniz lar nnciotirr qtre rornrrrinn Iibr<mrnri'. Vease ranibiin Michrl Foiicaulr, SCmrit¿, rcrri:oir,popi~brion.Counnii CoIOgtdrFmncc, 1977-1978, ed. de Micliel Scncllarr, Parir, GallimtrdlScuil, a l . Haures Éiiidcs, 2004, clase del 5 dc abril de 1978, p. 369. n'.25 Iriad- esp.: Srgrrridd rrvirorio, pobbeidn. Ctrrm rn rl Colltgt de Frsnrnnrr 0977-1978),Buenos Aircr, Fondo de Culrur;i kanOmica, 2006, p. 393, n. 251. 'Vtaw AIfrtd Marrhall. PrinriplrrofEc~nomirr,Londres, Macmillan Sr Co., 1890 [rrad. esp.: Principio, dr rconomín. Madrid. Aguilar, 19631 (véase Joseph A. Schumyetcr, flirliiroin dt IBnolyr~¿canamiqusap. rir, t. 1, p. 268, y t. 11, p. 292). entre costo de producción y amplitud de la denianda. El mercado, cuando se lo deja actuarpor sí misino en su iiat~iralcza,en su verdad natural, si se quiere, permire la forniación de un precio determinado que de manera metafórica se llamara precio verdadero y a veces se denoniinará además precio justo, pero que ya de ningún modo acarrea consigo esas connotaciories de jiisricia. Seri cierto precio que va a oscilar en torno del valor del producto. . La importancia de la teoría económica -rne refiero a esta teoria que se cons- truyó en el discurso dclos economistas y sc formó en sus cabezas-, la irnpor- tancia de esta teoría de la relación precio-valor, se debe al hecho de que, pre- cisameiite, permite a la tcoiía económica apuntar a algo que aliora serA fundamental: que el mercado debc revelar algo semejante a una verdad. No se trata, desde luego, de que en sentido estricto los precios sean verdaderos, de que haya precios verdaderos y precios falsos; no es eso. Pero lo que se descu- bre en ese momento, tanto en la prictica gubernamental como eii la reflexión dedicada a ella, es que los prccios, en cuanto se ajustan a los mecanismos natiirales del mercado, van a constituir un parrón de verdad que permitiri discernir en las prácticas gubernamentales las que son correctas y las que son erróneas. En otras palabras, el mecanismo natural del mercadoy la foriiiación de un prccio natural van a permitir-cuando, apartir de ellos, se observalo qiie hace el gobierno, las &didas que tomh las reglas que impone- falsear y veri- ficar la práctica gubernamental. Elmercado, en la medida en que a través dcl inrercanibio permite vincular la producción, la necesidad, la oferta, la demanda, el valor, el precio, ctc., constituye un lugar de Geridicción, y con ello quiero decir un lugar de verificación y falseamiento de la práctica g~~bernaniental." Sobre csra nueva definición dcl mercado como lugar de veridicci6n a de vcrdad de los prccios, case, por ejemplo, [Ériennc Boolior de] Condillac, Lc Commrrcr ar & Gorrvcrnrmrnt ro,uid¿r¿~rebriiirmrnrlirnd Iáurre, Ariisteidam y París. Joniberr 81 Ccllor, 1776,priiiierñ parrc, cal). 4, "Dcr niarcher ou des licux oh sc rcndenr ceux qui onr bcsoin dc (aire des Cchanges" [rrñd. esp.: "Ucomcrcio y cl gabicriia, conridcrador por sí mismos y cn sur relaciones rccipro- ca", en Miguel GerOnimo Jujre?.(comp.), Mzmoriai inrtri<ctivary cariara iiobrc agriculriirrz, omrrrio, indumk, rconomia. clymirn, botdnira, hirrorin nanrrni. rrr, Madrid, Pedro Marín, 1778-17801 (darccn especial p. 23, edicián de 1795 [reimpr Parls y Ginebra, Slatkine, 19801: '"10sprecios sólo puedcn ajurtarrt en loa mercados. porquc únicamente cn cllos los ciudadanos reunidos liiieden, al comparar su inreres cn hacer inrcicamhios, juzgar el valor dc las cosas cn iclacidncan sur ieccridadcr. No pucdeii h~ccrla">irqiieallí. purss61ocn los mercadorsc poncn

×