Últimos días de la Atlántida                   ÚLTIMOS DÍAS DE LA ATLÁNTIDA                    LAST DAYS OF NORTH ATLANTIC...
Últimos días de la Atlántida                   ÚLTIMOS DÍAS DE LA ATLÁNTIDA                  Amor, ambición y traición en ...
Últimos días de la Atlántida                  A Ica con todo mi amor verdadero                        To Ica with all my t...
Últimos días de la Atlántida
Últimos días de la Atlántida   Dedicado a la humanidad con la esperanza que si algún día afronta el apocalipsis se unan co...
Últimos días de la AtlántidaÍNDICE DE CAPÍTULOSCAPÍTULO 1…………………Atardecer de una civilizaciónCAPÍTULO 2………………... Preparati...
Últimos días de la Atlántida                                      CAPÍTULO 1                               Atardecer de un...
Últimos días de la AtlántidaYa sabes algo de la vida atlante en cuanto a su sistema político y religioso, peroaún no te he...
Últimos días de la Atlántida                                    CAPÍTULO 2                        Preparativos para la sal...
Últimos días de la AtlántidaTe cuento que la única forma de salvarse era en el agua porque se pondría rojo alcielo al roza...
Últimos días de la Atlántida                                   CAPÍTULO 3                                200 años despuésE...
Últimos días de la Atlántida                                        CAPÍTULO 4                               Un día en la ...
Últimos días de la AtlántidaCada atlante hasta el más simple era importante. Su día empezaba a las 6 a. m.,desayunaba por ...
Últimos días de la Atlántida                                    CAPÍTULO 5                       Ígneo y Azoes: El nacimie...
Últimos días de la Atlántidaobstante, ella recordaba con gran dolor y disgusto el vaticinio de sus ancestros delinminente ...
Últimos días de la AtlántidaEn la plaza donde se conocieron los jóvenes enamorados atlantes era sitio habituédel paseo de ...
Últimos días de la Atlántida                                   CAPÍTULO 7                                 Fuego en el ciel...
Últimos días de la Atlántidavenció proclamándose rey y ordenando que pare la evacuación y en ese momentose generó el caos....
Últimos días de la AtlántidaEn cuanto a Azoes, ella fue a buscar en medio del caos a su amado Ígneo quequedo en separado d...
Últimos días de la Atlántidatenían un cristal en extremo resistente a la presión que cubría un 15% del techo.Isis al mirar...
Últimos días de la Atlántida                                   CAPÍTULO 9            Llegada a Egipto: Una nueva vida y el...
Últimos días de la AtlántidaIsis se transformo para muchos en la diosa del amor, por su amor a Osiris, peroera humana. Que...
Últimos días de la Atlántida
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

12375368[1]ultimos dias de la atlantida

851 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
851
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

12375368[1]ultimos dias de la atlantida

  1. 1. Últimos días de la Atlántida ÚLTIMOS DÍAS DE LA ATLÁNTIDA LAST DAYS OF NORTH ATLANTIC Amor, ambición y traición en el apocalipsis de una civilización Love, ambition and traction in the apocalypse of a civilization
  2. 2. Últimos días de la Atlántida ÚLTIMOS DÍAS DE LA ATLÁNTIDA Amor, ambición y traición en el apocalipsis de una civilizaciónBasada en el antiguo mito, en relatos antiguos y en mi contacto con mi amada Hermandad Blanca De realidad se trata la ficción Autora: Fabiana Aida del Valle Soria ISBN 978-1-105-40510-5 © 2011, Lulu Press Inc. © Copyright standard license
  3. 3. Últimos días de la Atlántida A Ica con todo mi amor verdadero To Ica with all my true love
  4. 4. Últimos días de la Atlántida
  5. 5. Últimos días de la Atlántida Dedicado a la humanidad con la esperanza que si algún día afronta el apocalipsis se unan con el fin de perpetuar la especie y no la de fomentar la autodestrucción.
  6. 6. Últimos días de la AtlántidaÍNDICE DE CAPÍTULOSCAPÍTULO 1…………………Atardecer de una civilizaciónCAPÍTULO 2………………... Preparativos para la salvación mundialCAPÍTULO 3………………….200 años despuésCAPÍTULO 4…………………Un día en la vida de un atlanteCAPÍTULO 5…………………Azoes e Ígneo: El nacimiento de un amorCAPÍTULO 6…………………La Familia real: Integrantes y disputas por el tronoCAPÍTULO 7…………………Fuego en el cieloCAPÍTULO 8…………………Huida en el caosCAPÍTULO 9…………………Llegada a Egipto: Una nueva vida y el nacimiento deuna ERA
  7. 7. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 1 Atardecer de una civilizaciónEn este relato quiero contarte sobre una antigua civilización que sacudió loscimientos de la tierra con sus avances en ciencia y tecnología que ni siquiera elhombre hoy ha logrado emular estando atrasada nuestra actual civilización unos5000 años en avances con respecto a su predecesora. Quiero contarte sobre todola razón de su triste atardecer. Su nombre era Atlántida y geográficamente estabaubicada a unos 300 Km de las columnas de Hércules (mencionada en el relato dePlatón pero quien no dio una ubicación exacta sino aproximada a su real posición).Era un continente es cierto pero también tenía archipiélagos a su alrededor, suextensión era de unos 1.200 km de longitud en el continente y en total las cientosde islas a su alrededor era de unos 3.500 km aun hoy hay un pequeño reducto dela Atlántida que permanece oculto entre las Islas Canarias.Atlántida tenía dos capitales: Tara y Toya, una situada al N del vasto imperio yotra al SO, lo cual era necesario dada la enorme extensión del continente. Taraera la capital política y Toya, la capital científico – tecnológica, carecía de capitalfinanciera dado que los atlantes eran seres en extremo evolucionados que nonecesitaban manejarse con un sistema monetario para ser felices. Ellos ya habíansolucionada muchas diferencias que hoy día mantienen sus descendientes, loshumanos actuales pero siempre en una caja de manzanas hay alguna que tieneputrefacción, con eso te dejaré pensando. Continuando con la organización socio– política, su sistema de gobierno era una monarquía casi absoluta pero moderadapor el Consejo de Sacerdotes, cada uno de los cuales estaba formado por unintegrante elegido desde su niñez para representar a cada Ciudad – Estado. Elloscrecían y se entrenaban el Templo Sacerdotal de Toya bajo la supervisión delEmperador (título simbólico) del hombre de ciencias más sabio de la Atlántida porlo general un anciano pero no de 70 u 80 años ya que el promedio de vida atlanteera de unos 300 años, es decir el anciano emperador debía tener unos 170 añosmínimo para ocupar tal cargo, el cual era vitalicio hasta que por razones de saludo de no poder continuar debía ser reemplazado por otro.
  8. 8. Últimos días de la AtlántidaYa sabes algo de la vida atlante en cuanto a su sistema político y religioso, peroaún no te he contado detalles sobre la arquitectura de una ciudad atlante.Las ciudades-Estado estaban formadas por círculos concéntricos de un materialmás fuerte que el actual concreto, sus construcciones principales eran el palaciodel gobernador, el templo sacerdotal, las escuelas de habilidades atlantes, elobservatorio astronómico, y el edificio del portal espacial que cada ciudad delimperio poseía que era para realizar viajes intergalácticos e intercambiartecnología y cultura con otras civilizaciones menos y más avanzadas sobre todocon un planeta llamado Pulser que gira alrededor de la estrella Siryo, sistemaplanetario que hace 12000 años tenía planetas habitados y además de Pulsersalieron los grandes conquistadores de los planetas de la Vía Láctea tales comoMarte y la Tierra. Los atlantes, hombres pensantes, de gran porte, erandescendientes de los pulseres.Ya sabes que construcciones tenia cada ciudad y el material del que estabanconstruidas no era ni piedra ni concreto, era algo mas superior, una aleación dedos metales fuertes que no existen en la Tierra y que tienen elevadas propiedadesaislantes de la corrientes eléctrica y térmicas. ¡Sí!, aunque no lo creas, aislantesbajo determinadas condiciones de presión, temperatura y humedad, y en esashabilidades eran muy buenos los ingenieros atlantes, ingenieros como tú.Te comenté que en cada urbe, había escuelas de habilidades atlantes, en esasmagnificas y geométricas construcciones “que se movían”, ellos aprendían a vercon su tercer ojo, a levitar, a meditar, a atravesar las paredes, a comunicarsetelepáticamente y la telequinesis, principal fuerza para efectuar colosalesestructuras como el templo de los sietes colores, llamado así porque emitía esoscolores en la noche resplandeciendo a la luz de la luna y de Alción, al cual podíanver con sus instrumentos de tecnología de punta, una tecnología que nuestrasociedad está a “años luz” de obtenerla porque Alción es el sol central de lagalaxia, y nuestro planeta está en la frontera y ver al sol central sería comointentar ver el árbol central de un bosque desde la orilla.Retomando el punto del atardecer de la Atlántida, solo puedo decirte que fuerondiferencias entre miembros de la familia real, más precisamente la ambición por eltrono que ocupaba Orión, el sabio Rey – Alto sacerdote. Ese sentimiento, laambición, hacía mucho tiempo que habían vencido los ancestros siryanos de losAtlantes pero siempre hay una manzana podrida en el cajón de manzanas sanas.
  9. 9. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 2 Preparativos para la salvación mundialEra con exactitud el año 11.500 a. C. y los sacerdotes atlantes observaronextraños fenómenos en el cielo, lo que los llevo a consultar con las astrónomas,unas mujeres que trabajaban en el observatorio principal del imperio situado enToya. Ellas eran expertas observadoras del cielo tanto de noche como de día.Luego de unos meses de analizar esos sucesos celestiales, más precisamentesolares, ellas elevaron un informe a los sacerdotes.Relataron que una gran llamarada solar con una extensión desde el ecuador delsol hasta el polo sur de la estrella, alcanzaría a la Tierra en 250 años.Los sacerdotes recibieron consternados tal fatal noticia, ya que en tiempospasados, los ancestros de Siryo habían sufrido un cataclismo similar queprácticamente extinguió la vida en nuestro planeta.Urgente se reunieron el rey y el consejo de sacerdotes y decidieron que hacer. Ladecisión fue construir vehículos que pudieran sumergirse en el agua, se las podríacomparar con pequeñas arcas de Noé, la única forma de salvar muchas vidas anteel otrora y despiadado cataclismo inminente. Había formas alternativas de salvarpersonas y era por tele transportación y los portales a otros mundos con loscuales como antes he mencionado, la Atlántida se intercambiaba culturalmentepero dichos centros no eran muchos, solo había uno en cada ciudad y se podíaenviar hasta cinco personas y en aquel entonces la población mundial ascendía a200000000 habitantes.En cuanto al medio masivo de salvación, este debía ser un barco cerrado con unaabertura en la popa en donde se encontraría el mástil dándole estabilidad ypermitiéndole sumergirse en el agua. Cada barco tenía tres reactores de trespartículas de antimateria que aun no están descubiertas en la Tierra.
  10. 10. Últimos días de la AtlántidaTe cuento que la única forma de salvarse era en el agua porque se pondría rojo alcielo al rozar la llamarada con la estratosfera de nuestro planeta y enconsecuencia eso generaría una gran inestabilidad, una aumento repentino de latemperatura sobre la superficie terrestre, y unos sucesivos terremotos ymaremotos además del fluir del magma de las entrañas de las tierras.En consecuencia, los sacerdotes sabían que el sentido de los polos cambiaría yque los leones se invertirían.Las fuerzas de la naturaleza serian despiadadas con la más clemente de lascivilizaciones y ni toda su sabiduría podría dejarla intacta luego de tal descomunaldesastre solo la unión de sus gobernantes y habitantes, todos iguales ante elhorrible destino que les esperaba, podría salvarles de una cruel muerte.Los sacerdotes consultaron los ingenieros navales y arquitectos y les pidieron queconstruyeran el modelo anteriormente descripto con materiales impermeables. Elúnico material disponible con gran resistencia mecánica era un polímerodesarrollado en un planeta de la constelación de las Pléyades.Los barcos en los astilleros atlantes se construyeron haciendo mediciones previasestadísticas como un Q-Qplot y una extrapolación con respeto a qué cantidad dehabitantes tendría el mundo en esos fatídicos días postreros.Se construyeron barcos por centenares en esos 250 años previos al desastre y noera posible en este caso dado la delicadeza el material usar la telequinesis, debíanser construidos en un 70% a mano.Todo se había complicado para los fabulosos atlantes que vivieron un paraísohasta recibir esa primavera, la triste noticia de su final.Rasgo mis vestiduras de dolor al sentir esos corazones impotentes y solitarios enla cuenta regresiva del declive de su mundo.
  11. 11. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 3 200 años despuésEn el año 11.300 a. C. ya habían terminado de construirse gran parte de los botessalvavidas y adornaban las costas atlantes, estaban distribuidos a lo largo de lavasta extensión del mundo.En el interior de los botes cabían hasta 30 personas y estaban equipados con losinstrumentos de primera necesidad para sus futuros residentes para resistir losdías de la aniquilación. Había habitáculos para que cada persona se sintieracómoda.Los atlantes observaban con curiosidad los botes, los más ancianos sabían que novivirían tales días y tenían esa relativa tranquilidad pero solo eso, relativa ya quesabían que sus descendientes serian contemporáneos al fatal suceso.La opinión pública atlante aceptaba resignada su destino y trataban de vivir felicesesos últimos años del esplendor de su civilización. Eran amigos unos de otros, sereunían para compartir sus víveres, su vivencias y su arte. ¡Sí!, los atlantesademás de grandes científicos y técnicos, eran magníficos artísticas. Ellos hacíande la ciencia, un arte. Era el único consuelo que les quedaba, saber que dejaríanun legado a generaciones venideras de su vasta producción artística y científicapero lamentablemente todos sabemos que no ha sido así porque todo eso quedoenterrado en el olvido y solo hay fugaces flashes de su predominante existencia, laconexión telepática con la Hermandad Blanca, formada por maestros atlantes deque descansan en animación suspendida en los montes mongoles de la antiguaLemuria. ¡Sí! Los atlantes también dominaban la medicina y la bioquímica, sabíancómo realizar viajes interplanetarios cuando no era posible por tele transportacióno por los portales multidimensionales.
  12. 12. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 4 Un día en la vida de un atlanteLa Atlántida estaba formada por Ciudades – Estado, con un sistema monárquicode gobierno moderado por un Consejo de Sacerdotes, no tenían moneda. Eranmuy evolucionados en las relaciones humanas. Habían superado muchasdiferencias por eso podían realizar cosas que hoy son ciencia ficción para nuestraera. Estaban en la adultez tecnológica ya que el haber llegado a acuerdos fue lacausa que evito que se aniquilaran por guerras fratricidas. Esa palabra para ellosno existía salvo en primitivos libros de historia.Sus ciudades eran circulares, rodeados por lagos naturales o artificiales. El aguapara ellos era un elemento importante por eso construían canalitos alrededor de laciudad circular. Las ciudades podían sumergirse o sino elevarse. Esas ciudades,no pienses que eran como las actuales, eran mucho más superiores y mejoresempezando que no presentaban polución. ¡Sí! La Atlántida estaba libre decontaminación por factores humanos.La arquitectura de la ciudad estaba formada por edificios públicos curvados yprivados (similares en parte a las torres actuales de Dubai) pero atraídos uno aotro por un sistema de energía electromagnética y se podían mover. Cada edificioera una verdadera mini ciudad. El azul de las edificaciones en cuyos cristales dealeaciones que aun no conocemos, se reflejaba el azul del cielo y también el azuldel agua de los lagos. Era un paisaje bellísimo e irrepetible. A una la hace desearretroceder en el tiempo y ser atlante.Tenían verdes y diamantinos jardines que ni siquiera los Jardines de Babiloniapodían superarlos. Todo era impresionante, ni hablar de las megas estructurascomo el observatorio astronómico o los templos entre ellos el de habilidadesatlantes. No había calles, ya que los autos no existían, al levitar, no erannecesarios y para grandes distancias, una naves supersónicas o sino quesuperaban la velocidad de la luz.
  13. 13. Últimos días de la AtlántidaCada atlante hasta el más simple era importante. Su día empezaba a las 6 a. m.,desayunaba por lo general leche de vaca con unas galletitas hechas con harina detrigo, luego meditaban, se biorelajaban, procedimiento que les permitíapermanecer jóvenes. Al mediodía almorzaban solamente unos frutos de higo conabundante agua y luego en el resto del día no consumían alimento. Ellos sabíanque no solo de pan vivía el hombre. Trabajaban en la asistencia social, ayudabana los atlantes que tenían algún problema de salud y enseñaban en las distintasescuelas atlantes entre ellas la de habilidades atlantes. Tenían centros de altosestudios, algo así como universidades, sin ser universidades como hoy lasconocemos. Estudiaban distintas ingenierías, medicina, ciencias químicas,geología y sobre todo filosofía. La reflexión era muy importante en la vida de losatlantes. Para que tengas una idea aproximada, la Academia de Atenas estabainspirada en los antiguos centros de estudios atlantes, si ella fue floreciente einigualable, ya te darás una idea lo que eran las academias de la Atlántida.En cuanto a la vestimenta de los atlantes, tenían distintos trajes, para susmeditaciones, solo una toga blanca, para salir en público usaban ropas largas, ybrillosas, elegantes, similar a la usanza de los sabios persas pero muchísimomejor. Las mujeres peinaban como las griegas ptolemaicas del antiguo Egipto.Ellas eran el alma de la Atlántida, mujeres que combinaban belleza e inteligenciaen una conjunción casi perfecta y se destacaban en profesiones como laastronomía, la física y la ingeniería geotérmica. Los hombres eran políticos yademás sacerdotes. Se lucían en todas las profesiones. Los ancianos enseñabany los niños aprendían, los cuales eran el futuro de su estirpe.En cuanto a los rasgos, mayoritariamente eran blancos con un leve bronceadomediterráneo, ojos por lo general cafés aunque cambiaban a violetas cuandousaban sus dones telequinéticos. Las minorías eran morenas y otros erancolorados pero igual de inteligentes y de sabios. Ellos no hacían diferencias consus hermanos. Todos eran amigos. Reinaba gran paz en la civilización de luz.En cuanto a la familia, eran monógamos o polígamos, a elección quedaba delinteresado, pero si decían casarse lo hacían con una sola mujer. No estabapermitido el incesto, salvo en la familia real.No manejaban dinero, no les hacía falta, tenían todo el oro que querían y otrosmetales más bellos que el oro, que aun no tenemos en la Tierra, porque ellospodían transmutar los metales pero no es por esta causa que no tenían un sistemafinanciero sino porque eran seres altamente sofisticados y espirituales. El amorera lo más importante para ellos. Amaban a la naturaleza y tenían mascotas quevivían en libertad.
  14. 14. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 5 Ígneo y Azoes: El nacimiento de un amorTe contaré ahora la vida de Azoes y de Ígneo. Azoes era un hermosa astrónomade aproximadamente 27 años cuya principal habilidad era la telepatía. Ígneo eraun joven de unos 25 años que era ingeniero de aeronaves y su habilidad atlanteera manipular el fuego, esa es la razón de su nombre. Ella vivía desde niña en elobservatorio, vestía ropas largas y muy femeninas además de un elevado brillo, elcual no era el ordinario de ahora que hay en las prendas, sino que estaba bordadoen hilos de platino, oro, plata y otros metales preciosos. El era más simple, vestíacomo los astrónomos de la Persia de nuestra era, a pesar que era un valerosomaestro constructor de aeronaves. El vivía en un edificio privado en el piso 90 consu familia. Se conocieron cuando la aeronave de ella tuvo fallas mecano-cuánticas en su motor de positrones (un sistema de elevada propulsión que lepermitía viajar a una velocidad mayor que la luz). Ella viajaba de Tara a Toya y ensu vehículo llegaría en milésimas de segundos pero debido a factores climáticos elmóvil tuvo una avería, la nieve de junio le había dañado el sistema de propulsión.El que levitaba en ese momento acudió en su auxilio y se lo soluciono a lasentimental mujer planetaria, como le llamaban los habitantes de ambas capitales,en cuestión de minutos. ¡Un hombre práctico como todo mecánico!Ella realizo su viaje para visitar a su familia y amigos del alma. El sabia comovolverla a encontrar, sabía que en el observatorio. No dudo en buscarla a suregreso a Tara. ¡Un hombre valiente! Como no los hay hoy.Al principio Azoes, una sentimental pero obsesiva en su trabajo, que amaba a sutelescopio de cristales prismáticos, no quería saber nada con él. Lo rechazaba,decía, soy demasiado joven para enamorarme tengo toda una vida por delante.Recordemos que la esperanza de vida un atlante era de varias centurias. No
  15. 15. Últimos días de la Atlántidaobstante, ella recordaba con gran dolor y disgusto el vaticinio de sus ancestros delinminente fin que ese año tendría su pueblo.Luego de varios meses de reflexionar acepto Azoes. La cita tuvo lugar a orilla enla plaza en las cercanías del Palacio de Orión en Tara. El besó apasionadamentea Azoes y de ese modo nacía un gran amor atlante al cual nadie se oponía porqueel amor era lo más importante para todo atlante excepto uno. CAPÍTULO 6 La Familia Real: Integrantes y disputas por el trono
  16. 16. Últimos días de la AtlántidaEn la plaza donde se conocieron los jóvenes enamorados atlantes era sitio habituédel paseo de Orión, el rey de Atlántida, el cual mantenía contacto con su amadopueblo.La familia real estaba formada por Osiris que era el nuevo rey por abdicación desu padre Neo y su esposa, su media hermana Isis. Tenían un único hijo, Horus. Lareina madre era Nefet. El príncipe Set era el hermano de Osiris también llamadoOrión.Osiris e Isis, como los antiguos reyes que les antecedieron eran excelentespersonas, llenas de luz al igual que Horus, el joven gallardo príncipe heredero delos ojos violetas que cambiaban con el tiempo.Set, el segundo príncipe atlante ya era diferente a todo atlante, no deberíahaberse llamado así, era un ser obscuro, muy rencoroso y envidioso de suhermano Orión. Set lo único que quería era sentarse en el trono atlante y tener elpoder absoluto, su objetivo era destruir al consejo de sacerdotes e instaurar unsistema totalitario de gobierno. El era la manzana podrida a la que me refería alcomenzar el libro. A él no le importaba lo del cataclismo, para él era solo un mito,una superchería de sacerdotes fanáticos y poco prácticos.¡Ay!, pobres atlantes que debían sufrir dos terribles amenazas, una a su libertad,que era humana y otra, a su vida, la natural.Sucedió que unos meses antes del cataclismo, Set estuvo planeando derrocar aOrión, junto a grupo de atlantes que el engaño con natural encanto de lobodisfrazado de oveja. El planifico que lo haría el día de la evacuación porque todo leresultaría más fácil e incluso podría el generar el caos.El día D atlante sería el día del golpe de Estado.
  17. 17. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 7 Fuego en el cieloErase la noche final de una civilización…Ese fatídico día comenzó con un sol más radiante de lo normal. El día en si no eracomún, era el día de la evacuación global que empezaría a las 7 a. m. y terminaríaa las 18 p. m., así estaba organizado en horarios desde hacía 50 años cuando seterminaron de construir los botes salvavidas.Cabe aclarar que desde que se descubrió la cuestión de la gran llamarada solar,los atlantes comenzaron a irse del planeta Tierra a través de los portalesintergalácticos que había en todo el imperio o en las naves Luz (como la deAzoes) e incluso en las viejas ruinas de la antigua Lemuria había medios de teletransportación que aun funcionaban y portales, aunque eran muy pocos,paradójicamente temían el final de su civilización pero no temían viajar a través deesos medios de transporte poco usuales y comúnmente peligrosos aunqueagraciadamente todo resulto bien y llegaron a Pulser, el planeta que giraba entorno a Siryo. Aproximadamente el 2% de la población mundial abandonó nuestroplaneta azul, al día previo de la catástrofe.La razón por la cual muchos atlantes se negaron a abandonar la Tierra, era nosolo el temor a la tele transportación (otra forma de viajar pero en extremopeligrosa y no muy desarrollada, solo para intercambio de material), los portales ylas naves de positrones (antimateria) sino porque pensaban que nada pasaría,tenían mucho escepticismo como la sociedad tecnócrata que era.Retomando el día D, con los atlantes que quedaban, el 98 % de la gente, pasóque estaban organizados los salvatajes y se comenzó a llevar lo previsto con unahora de antelación para ganar tiempo por si algo llegaría a pasar. Hasta las 12 p.m. del día todo se desarrolló normalmente, se había evacuado al 45% de lapoblación mundial pero la tranquilidad que reino a lo largo de toda la historiaatlante tuvo su final cuando arremetió en el palacio de Orión, su hermano Set y lo
  18. 18. Últimos días de la Atlántidavenció proclamándose rey y ordenando que pare la evacuación y en ese momentose generó el caos.Orión, el magnánimo y bondadoso rey murió en brazos de su esposa Isis, ante laimpotencia de sus desconsolados padres, el duque de Tara, Neo y la reina madre,Nefet.Al observar aquello, Horus, el legítimo nuevo rey, no tuvo otra opción que salir delpalacio ayudándole a su familia a protegerse de Set, quien procuraba destruirlos.A las dos horas de aquella terrible e ilegitima incursión en el palacio real, lallamarada solar llego a la Tierra, convirtiéndose el cielo de azul a un rojo escarlata.Comenzó a sentirse un abrupto aumento de la temperatura ambiental y las aguasdel globo comenzaron a entrar en ebullición. El caos empeoró, la gente queríaatrapar un bote salvavidas y en el intento varios se hundieron y hubo avalanchashumanas. La desesperación ante la prohibición de salir, la natural rebeldía a unrey ilegal de un reino moribundo, y el inicio del fin, provoco que las personas sedesequilibraran ante esos sucesos, dos de ellos inesperados. Es decir, estabanpreparados para una catástrofe con evacuación controlada, nadie les enseño loque era una guerra ni su crueldad.Geológicamente, las placas tectónicas, cuatro, sobre las que descansaba LaAtlántida, se movieron y generaron varios terremotos de 15. 4 en la escala deRichter, y además varios maremotos se produjeron en el planeta.En medio de toda esa masacre de la naturaleza, los pasillos de Tara se abrieroncomo en todo el mundo y se formaron muchos islotes de concreto, rodeados demagma.La gente, corría y corría rumbo a los puertos y en Tara al astillero, estaba cerradaasí que tuvieron que usar toda la telequinesis de sus mentes para abrir las puertaspero ni aun esta era fuerte y no podían por el estrés que estaban soportando asíque usaron la fuerza bruta. En el interior del edificio había como 100 naves.Muchos dejaron sus pertenencias, la tiraban en la locura por salvar sus vidas.Y en medio de ese caos, Horus que una vez que dejo segura a su familia en unbote, salió para enfrentar a Set. Su abuelo Neo, le dio una espada de platino conla cual se enfrento a su maléfico tío pero en esa batalla que estaba ganandoHorus, a traición, Set lastima mortalmente a Horus en uno de sus ojos, quedandomedio muerto en un islote pequeño de concreto rodeado de magma bajo laselevadas radiaciones.
  19. 19. Últimos días de la AtlántidaEn cuanto a Azoes, ella fue a buscar en medio del caos a su amado Ígneo quequedo en separado de ella por un pasillo de magma. Ellos esperaron hasta elúltimo momento a ser evacuados, sobre todo porque ella tenía que hacer unasúltimas observaciones astronómicas fundamentales para que la gente de los botespueda salvar sus vidas. Ígneo se quedo a acompañarla luego de despedirse de sufamilia. CAPÍTULO 8 HUIDA EN EL CAOSHorus medio muerto con una herida mortal en uno de sus ojos. La familia real enun bote a salvo pero fue un emisario real a avisarles lo que sucedió con Horus ysu abuelo, el duque de Tara, salió a buscarlo en medio del bullicio, la destrucción yla aniquilación.En cuanto a Azoes e Ígneo, ellos ayudaron a muchas personas a subir en losbotes y en esas idas y venidas, los separo la tierra, al abrirse ante esos ojosaterrados en los que se reflejaba el amarillo rojizo de la magma. Ella uso levitacióny pudo cruzar ante los brazos de Ígneo sin embargo tienes que tener en cuentaque las habilidades atlantes no se podían utilizar en situaciones traumáticas, yaque se necesitaba mucha concentración. Ella pudo concentrarse, era como unamutante tipo 5 de las X – Men del universo Marvel para que te des cuenta de suinmenso poder pero ni esto pudo salvarle la vida. Cuando quisieron abordar unbote no pudieron, un edificio se desplomo sobre ellos. Ambos partieron al paraísoatlante donde se amarían por siempre. No deseo en este momento ser atlante,siento un inmenso dolor al ver que seres de luz perecían en un cataclismo global.En medio del caos se perdió Neo y es probable que el anciano ex rey muriera ynunca más se supo nada de Horus, quizá murió en el cataclismo o sobrevivió peroperdió la memoria.Isis cargo en el barco el cuerpo de Osiris al que intento revivir con viejos ritos peroeso es una leyenda. Se dice que la bella astrónoma Azoes les envió un mensajeavisándoles que en algún momento una parte del cielo se despejaría y verían unconjunto de estrellas que los guiaría en la navegación. Te comento que los botes
  20. 20. Últimos días de la Atlántidatenían un cristal en extremo resistente a la presión que cubría un 15% del techo.Isis al mirar la constelación veía a su marido como un arquero con vestidurasazules y bordadas en brillantes apuntando al horizonte. Ella llamó a esaconstelación, Orión. Ella decía que el alma de su esposo residía allí.Isis y su suegra dos viudas desamparadas en medio del desastre estabanacompañadas de una veintena de personas. Habían salvado sus vidas, teníanesperanza.En medio del caos los ancianos de la Hermandad Blanca Galáctica, provenientesde varios planetas de otros soles por amor a la humanidad, ellos viajaron a laAtlántida y ayudaron durante varios años a evacuar la tierra, sobre todo el día D.Cuando ya no quedaba ningún humano en Tara, en los botes o muertos, ellosdispusieron regresar a su planeta en su nave que viajaba a la velocidad de la luzpero la fatalidad se hizo presente, ellos colisionaron con una rocas en Lemuria, yaque se tele transportaron hasta allí porque ahí estaba la nave y sin interferenciasdesde el pico más alto del planeta podrían partir pero no pudieron ya que por elterremoto global quedaron atrapados bajos toneladas de rocas que luego devarios miles de años sedimentaron, pero están vivos porque están en animaciónsuspendida y el aire de algún modo llega a ellos (son los Transformers, ancestrosde Optimus Prime, del film de nuestra época que se sacrificaron por el bien de lahumanidad) pero no eran máquinas sino que son seres humanoides, vivos einteligentes, en base a carbono, silicio, germanio y otros metales que no sedescubrieron aun y esperan ser liberados de su pétrea tumba. Para ellos eltiempo se detuvo. La ubicación exacta de su tumba es en la actual Mongolia. Ellosa lo largo de la historia han estado en comunicación telepática con varioscanalizadores guiando a la humanidad por el buen camino. Son Maestrosascendidos.En cuanto al maléfico Set, se salvo del cataclismo en uno de los botes.Aproximadamente del 45% que faltaba evacuarse, solo pudieron ir en los botes el15%, el resto murieron o se perdieron.
  21. 21. Últimos días de la Atlántida CAPÍTULO 9 Llegada a Egipto: Una nueva vida y el nacimiento de una eraIsis afrontaba un nuevo desafío, enfrentar a Set, que querría disputar con el ella elgobierno mundial.Los botes de Tara luego de unos 40 días llegaron a las costas de actual Egipto.Todo ya estaba en calma aunque todo en el planeta cambio. El continente Atlantequedo sepultado bajo las aguas de océano Atlántico y unas colonias importantesbajo las aguas del mar Mediterráneo y del mar Tirreno.Al llegar era volver a empezar y rápidamente se construyó una ciudad que sellamó Tebas. Isis era la reina pero tuvo que enfrentarse a Set en diferentesguerras. Set tenía un reducto en una parte de la África oriental donde se hacíaadorar como un dios e hizo construir pirámides con habilidades atlantes y haciallevar muchos prisioneros para que el sirvieran (el anciano atlante de la película10.000 a. C.). Su guerra con Isis fue hasta su muerte por razones naturales.La humanidad ya no era la misma, el cataclismo los transformó en seres egoístas,envidiosos, poco amables y ambiciosos pero más que el cataclismo fue esepríncipe oscuro.Otros grupos humanos atlantes se instalaron en la antigua Sumeria, otros enCanaán, en Asia, en Europa, en Creta, y en América en México y en Perú. Ellosconservaban el legado de la antigua civilización pero con el tiempo se perdió por elegoísmo de la humanidad
  22. 22. Últimos días de la AtlántidaIsis se transformo para muchos en la diosa del amor, por su amor a Osiris, peroera humana. Quedo inmortalizada con diferentes nombres en diversas culturas,como Isthar, Venus, Afrodita, Semiramis, etc. Lo real es que fue de carne y huesoy que existió.Ella murió a los 370 años sobreviviendo a su marido unos 250 años. Llevo en sualma el dolor de no poder ver a su hijo Horus en cuyo honor hizo construir enEgipto varias estatuas con un ave de perfil mostrando un solo ojo. Luego en la Tierra, Egipto fue una potencia, posteriormente Babilonia, Grecia,Roma y finalmente tenemos la era actual del mundo globalizado paradójicamentecomo era aquel mundo tan lejano al nuestro en el tiempo pero con mayoresavances. Este mundo hoy enfrenta la posibilidad de un desastre climático oterremotos masivos entre otros hechos devastadores de la naturaleza ya que lasprofecías de los mayas – descendientes de los atlantes – advirtieron a lahumanidad. Hoy solo resta que tu ames a tu prójimo y que tu seas solidario, másaun de lo que eres hoy y si muchos como tu hacen eso, la especie humana puedesalvarse, es bíblico.El amor solo puede salvarnos.
  23. 23. Últimos días de la Atlántida

×