Por  el Mtro. Fernando Reyes Baños
<ul><li>Introducción </li></ul><ul><li>&quot;¡Deje de hablar! No se puede escuchar si está hablando“, diría Keith Davis (C...
<ul><li>Pero… ¿Qué pasa con quienes deben poseer estas cualidades para orientar a otros, digamos, a los estudiantes univer...
<ul><li>Elementos importantes relacionados con la escucha activa, empatía y  rapport . </li></ul><ul><li>De  Hall & Rueth ...
<ul><li>De Vendrell (2008): </li></ul>
<ul><li>De Codina (2004): </li></ul>
<ul><li>Es probable que ningún consejero escolar desdeñaría la incorporación  ipso facto  de lo que Max Scheler denomina, ...
<ul><li>Es imposible dejar de comunicarnos (López, 2008), el problema se presenta cada vez que nos comunicamos incorrectam...
<ul><li>La importancia de que un consejero escolar sepa escuchar es innegable, si se considera que una de sus funciones es...
<ul><li>Conclusión </li></ul><ul><li>Una reflexión final, en perfecta concordancia con lo presentado por Codina (2004), es...
<ul><li>Referencias </li></ul><ul><li>Codina, A. (2004, septiembre-octubre).  Saber escuchar: Un intangible valioso. Intan...
<ul><li>Esta presentación es una adaptación resumida de un trabajo escolar presentado por el autor el 16 de octubre del 20...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Competencias del consejero escolar

1.762 visualizaciones

Publicado el

Este trabajo describe, brevemente, cuáles son las competencias del consejero escolar, centrándose sobre todo en los aspectos claves de la comunicación interpersonal.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.762
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
306
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Competencias del consejero escolar

  1. 1. Por el Mtro. Fernando Reyes Baños
  2. 2. <ul><li>Introducción </li></ul><ul><li>&quot;¡Deje de hablar! No se puede escuchar si está hablando“, diría Keith Davis (Codina, 2004), como una de sus diez reglas de la buena escucha. Parece algo muy sencillo de hacer, pero ponerla en práctica y, más aún, integrarla como una de nuestras conductas habituales no parece ser nada fácil, sobre todo cuando estamos habituados precisamente a todo aquello que, según los expertos: Robertson, Covey, los Epstein, etc., contraviene lo investigado sobre el tema y que, ocasionalmente, se traduce en reglas que pueden resultar útiles para escuchar activamente con empatía, o para establecer con el otro, la confianza necesaria para que podamos comprender su situación y pueda él o ella también comprendernos a nosotros. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Pero… ¿Qué pasa con quienes deben poseer estas cualidades para orientar a otros, digamos, a los estudiantes universitarios, docentes y padres de familia que requieren de la escucha atenta de alguien que se muestre interesado en su problemática y que, de algún modo, pueda apoyarles? Lo anterior, que hace alusión a lo que ocurre con demasiada frecuencia en la cotidianeidad, en el campo profesional adquiere matices cuyo propósito es alertar sobre la importancia que tiene saber escuchar, poder hacerlo sin interrumpir en ningún momento, comenzando la conversación sin ideas preconcebidas y mirando siempre al interlocutor que se tenga al frente. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Elementos importantes relacionados con la escucha activa, empatía y rapport . </li></ul><ul><li>De Hall & Rueth (1999): </li></ul>
  5. 5. <ul><li>De Vendrell (2008): </li></ul>
  6. 6. <ul><li>De Codina (2004): </li></ul>
  7. 7.
  8. 8. <ul><li>Es probable que ningún consejero escolar desdeñaría la incorporación ipso facto de lo que Max Scheler denomina, en sentido estricto, simpatía (citado por Vendrell, 2008 ), lamentablemente, aprehender ese sentimiento que nos permitiría percatarnos, de manera inmediata, de las vivencias de otras personas (y que nos colocaría en la cúspide de los grados de intersubjetividad propuestos por este autor) no es algo que pueda adquirirse de esa manera, porque, como habilidad que es, requiere ser conocido y comprendido, así como llevarse a la práctica regularmente para su incorporación como parte, tan sólo como una parte, de lo que hace falta para saber escuchar; lo mismo ocurre con el resto de los elementos que podrían considerarse para ello, es decir, el establecimiento del rapport y con la escucha activa. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Es imposible dejar de comunicarnos (López, 2008), el problema se presenta cada vez que nos comunicamos incorrectamente, con lo que abrimos la posibilidad de tener malos entendidos o conflictos con la gente. </li></ul><ul><li>En el ámbito escolar esto ocurre con mucha frecuencia en los estudiantes con relación a sus profesores, con sus compañeros de clase e, in extenso , con otras personas que forman parte inevitable de su entorno, y de las circunstancias y aspectos que caracterizan la etapa de desarrollo que están viviendo: pareja, padres de familia, amigos, etc. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>La importancia de que un consejero escolar sepa escuchar es innegable, si se considera que una de sus funciones es apoyar a los estudiantes a encontrar una solución para estos malentendidos y conflictos que surgen en la comunicación, para lo cual necesita entender las situaciones que sirven de plataforma existencial para los estudiantes que acuden hasta su espacio a “pedirle un consejo”, pero este entendimiento sólo puede ocurrir si procura interesarse, con autenticidad, en lo que el otro está diciendo, parafraseando algunas de sus frases y resumiendo algunos puntos para hacerle ver que está prestándole atención, así como evitando _mientras lo escucha_ pensar en otra cosa, interpretar lo que dice de manera selectiva o distraerse, paralelamente, por lo que surja como “ruido” desde su fuero interno. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Conclusión </li></ul><ul><li>Una reflexión final, en perfecta concordancia con lo presentado por Codina (2004), es la necesidad palpable de trabajar, con mayor intensidad, nuestra habilidad para escuchar mejor, no sólo en lo que atañe a los consejeros escolares o profesionales que comparten esa gran responsabilidad implicada en el trabajo con la gente, sino también para todos los que, de alguna u otra forma, nos comunicamos o buscamos comunicarnos con los demás (¡?). </li></ul><ul><li>Una forma, al margen de todo lo que representa lidiar con nuestras percepciones como interlocutores, es dejar de pensar que la persona que controla una conversación es quien más habla y que el otro sólo debe escuchar porque no sabe, porque es más débil o porque necesita de nuestros consejos, siendo que la cosa es, justamente, al revés. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Referencias </li></ul><ul><li>Codina, A. (2004, septiembre-octubre). Saber escuchar: Un intangible valioso. Intangible Capital, 3. Recuperado el 29 de abril de 2010. </li></ul><ul><li>Hall, S. E., Rueth, T. W. (1999, Jan). Counselors in the Classroom: A Developmental Approach to Student Well-Being. NASSP Bulletin, 83 (603), pp.27. </li></ul><ul><li>López, J. (2008). Construir la relación de asesoramiento: Un enfoque institucional basado en la comunicación. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado. Recuperado el 22 de Mayo de 2010. </li></ul><ul><li>Vendrell, I. (2008, abril-junio). Simpatía, empatía y otros actos sociales: las raíces olvidadas de la sociología fenomenológica . Espacio Abierto, 17 (002),  pp. 303-315. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Esta presentación es una adaptación resumida de un trabajo escolar presentado por el autor el 16 de octubre del 2010 para la materia Asesoría y consejería: teoría y Práctica , correspondiente al plan de estudios de la Maestría en Administración de Instituciones Educativas (con Acentuación en Asuntos Estudiantiles) de la Universidad Virtual del Tecnológico de Monterrey. </li></ul>

×