Nuevas amenazas a la vida humanasegún la encíclica Evangelium Vitae Ing. Daniel Iglesias Grèzes         Centro Cultural Ca...
Introducción (EV 3-4)• Toda amenaza a la dignidad y a la vida del hombre afecta a la Iglesia en sumisión de anunciar el Ev...
Capítulo I – La sangre de tu hermano clama a mí desde el suelo. Actuales     amenazas a la vida humana1. Raíz de la violen...
EV 7-9 – “Caín se lanzó contra su hermano Abel ylo mató” (Gn 4,8): raíz de la violencia contra la vida   “No fue Dios qui...
Raíz de la violencia contra la vida Caín se irritó en gran manera porque Dios prefirióel sacrificio de Abel al suyo. Sin ...
Raíz de la violencia contra la vida Después del delito, Dios interviene para vengar alasesinado. Dios no puede dejar impu...
EV 10-17 – “¿Qué has hecho?” (Gn 4,10):       eclipse del valor de la vida La pregunta del Señor «¿Qué has hecho?», que C...
Eclipse del valor de la vida• Estamos frente a una auténtica estructura de pecado, caracterizada porla difusión de una cul...
Eclipse del valor de la vida También las distintas técnicas de reproducción artificial, queparecerían puestas al servicio...
Eclipse del valor de la vida Se agudiza la tentación de resolver el problema del sufrimiento de losenfermos incurables o ...
Eclipse del valor de la vida El antiguo Faraón, viendo como una pesadilla la presencia y el aumentode los hijos de Israel...
Eclipse del valor de la vida Con el tiempo, las amenazas contra la vida no disminuyen. Al contrario,adquieren dimensiones...
EV 18-20 – “¿Soy yo acaso el guarda de mihermano?” (Gn 4,9): una idea perversa de libertad  En el plano cultural, social ...
Una idea perversa de libertad Podemos encontrar las raíces de esta contradicción en la mentalidadque sólo reconoce como t...
Una idea perversa de libertad Con esta concepción de la libertad, la convivencia social se deterioraprofundamente. Si la ...
EV 21-24 – “He de esconderme de tu presencia” (Gn  4,14): eclipse del sentido de Dios y del hombre  En la búsqueda de las...
Eclipse del sentido de Dios y del hombre «La criatura sin el Creador desaparece... Más aún, por el olvido de Dios lapropi...
Eclipse del sentido de Dios y del hombre El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce inevitablemente almaterialis...
Eclipse del sentido de Dios y del hombre La conciencia moral, tanto individual como social, está hoy sometida, acausa tam...
EV 25-28 – “Os habéis acercado a la sangre de la aspersión”(Hb 12,22.24): signos de esperanza y llamada al compromiso   L...
Signos de esperanza y llamada al compromiso No faltan signos que anticipan esta victoria en nuestras sociedades, Se daría...
Signos de esperanza y llamada al compromiso Estamos en medio de un enorme y dramático choque entre el bien y elmal, la «c...
Muchas gracias por su atenciónDaniel Iglesias Grèzes• Email: diglesias59@gmail.com• Blog: www.infocatolica.com/blog/razone...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae

8.755 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
8.755
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.148
Acciones
Compartido
0
Descargas
49
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae

  1. 1. Nuevas amenazas a la vida humanasegún la encíclica Evangelium Vitae Ing. Daniel Iglesias Grèzes Centro Cultural Católico “Fe y Razón” Montevideo, 17/11/2012
  2. 2. Introducción (EV 3-4)• Toda amenaza a la dignidad y a la vida del hombre afecta a la Iglesia en sumisión de anunciar el Evangelio de la vida a todos.• Hoy este anuncio es particularmente urgente por la multiplicación yagudización de las amenazas a la vida de las personas, sobre todo las másdébiles.• El Papa cita un texto del Concilio Vaticano II (GS 27) que denunció confuerza un largo elenco de delitos y atentados contra la vida humana o ladignidad humana.• Por desgracia, este alarmante panorama, en vez de disminuir, se va másbien agrandando, debido principalmente a dos factores: – Con el progreso científico y tecnológico surgen nuevas formas de agresión contra la dignidad humana. – De un modo inédito y aún más inicuo, amplios sectores de la opinión pública pretenden justificar algunos atentados contra la vida, a fin de despenalizarlos, legalizarlos o incluso considerarlos como derechos individuales garantizados por el Estado. Todo esto es a la vez un síntoma preocupante y una causa importante deun gran deterioro moral. Muchos graves problemas reciben así solucionesfalsas e ilusorias. Se eliminan injustamente muchas vidas humanas y enmuchas conciencias se oscurece cada vez más la distinción entre el bien y elmal.
  3. 3. Capítulo I – La sangre de tu hermano clama a mí desde el suelo. Actuales amenazas a la vida humana1. Raíz de la violencia contra la vida2. Eclipse del valor de la vida3. Una idea perversa de libertad4. Eclipse del sentido de Dios y del hombre5. Signos de esperanza y llamada al compromiso
  4. 4. EV 7-9 – “Caín se lanzó contra su hermano Abel ylo mató” (Gn 4,8): raíz de la violencia contra la vida  “No fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes; Él todo lo creó para que subsistiera… Porque Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo imagen de su misma naturaleza; mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen (Sb 1,13-14; 2,23-24).  La muerte entra en el mundo del hombre por el pecado original y lo hace de un modo violento, a través de la muerte de Abel causada por su hermano Caín.  El Papa cita íntegramente el texto bíblico sobre Caín y Abel (Gn 4,2-16) y dice que, pese a su carácter arcaico y su extrema simplicidad, esta página bíblica se presenta muy rica en enseñanzas. El Capítulo I de la encíclica es un magnífico comentario de ese texto.
  5. 5. Raíz de la violencia contra la vida Caín se irritó en gran manera porque Dios prefirióel sacrificio de Abel al suyo. Sin embargo Dios nointerrumpió su diálogo con Caín y lo reprendiórecordándole su libertad frente al mal. El hombre noestá predestinado al mal. Los celos y la ira prevalecen sobre la advertenciadel Señor, y así Caín se lanza contra su hermano ylo mata. El hermano mata a su hermano. Como enel primer fratricidio, en cada homicidio se viola elparentesco espiritual que agrupa a los hombres enuna única gran familia donde todos participan de lamisma dignidad personal. El mal avanza rápidamente: a la rebelión delhombre contra Dios en el paraíso terrenal se añadela lucha mortal del hombre contra el hombre.
  6. 6. Raíz de la violencia contra la vida Después del delito, Dios interviene para vengar alasesinado. Dios no puede dejar impune el delito:desde el suelo, la sangre derramada del asesinadoclama justicia a Dios. Caín trata de ocultar su delito con la mentira. Caín es castigado por Dios: tendrá que habitar enla estepa y en el desierto. La violencia homicidacambia profundamente el ambiente de vida delhombre. Ni siquiera el homicida pierde su dignidadpersonal. Dios no quiso castigar al homicida con elhomicidio, ya que quiere el arrepentimiento delpecador y no su muerte.
  7. 7. EV 10-17 – “¿Qué has hecho?” (Gn 4,10): eclipse del valor de la vida La pregunta del Señor «¿Qué has hecho?», que Caín no puedeesquivar, se dirige también al hombre contemporáneo para que tomeconciencia de la amplitud y gravedad de los atentados contra la vida, quesiguen marcando la historia de la humanidad; para que busque lasmúltiples causas que los generan y alimentan; y para que reflexione conextrema seriedad sobre las consecuencias que derivan de estos mismosatentados para la vida de las personas y de los pueblos. El Papa concentra su atención, en particular, en un género deatentados, relativos a la vida naciente y terminal, que presentancaracteres nuevos respecto al pasado y suscitan problemas de gravedadsingular, por el hecho de que, en la conciencia colectiva, tienden a perderel carácter de «delito» y a asumir paradójicamente el de «derecho»,hasta el punto de pretenderse un reconocimiento legal por parte delEstado y la sucesiva ejecución mediante la intervención gratuita de losagentes sanitarios. ¿Cómo se ha podido llegar a una situación semejante? Se deben tomaren consideración múltiples factores. En el fondo hay una profunda crisisde la cultura, que engendra escepticismo en los fundamentos mismos delsaber y de la ética, haciendo cada vez más difícil ver con claridad elsentido del hombre, de sus derechos y deberes.
  8. 8. Eclipse del valor de la vida• Estamos frente a una auténtica estructura de pecado, caracterizada porla difusión de una cultura contraria a la solidaridad, que en muchos casosse configura como verdadera «cultura de muerte». Esta estructura esactivamente promovida por fuertes corrientes culturales, económicas ypolíticas, portadoras de una concepción de la sociedad basada en laeficiencia. Mirando las cosas desde este punto de vista, se puede hablar,en cierto sentido, de una guerra de los poderosos contra los débiles.• Para facilitar la difusión del aborto, se han invertido y se sigueninvirtiendo ingentes sumas destinadas a la obtención de productosfarmacéuticos, que hacen posible la muerte del feto en el seno materno,sin necesidad de recurrir a la ayuda del médico. La misma investigacióncientífica sobre este punto parece preocupada casi exclusivamente porobtener productos cada vez más simples y eficaces contra la vida y, almismo tiempo, capaces de sustraer el aborto a toda forma de control yresponsabilidad social.• A pesar de su diversa naturaleza y peso moral, el aborto y laanticoncepción muy a menudo están íntimamente relacionados, comofrutos de una misma planta.
  9. 9. Eclipse del valor de la vida También las distintas técnicas de reproducción artificial, queparecerían puestas al servicio de la vida y que son practicadasno pocas veces con esta intención, en realidad dan pie anuevos atentados contra la vida (más allá del hecho de queson moralmente inaceptables desde el momento en queseparan la procreación del contexto integralmente humano delacto conyugal). Los diagnósticos prenatales, que no presentan dificultadesmorales si se realizan para determinar eventuales cuidadosnecesarios para el niño aún no nacido, con mucha frecuenciason ocasión para proponer o practicar el aborto. Además, el panorama actual resulta aún másdesconcertante debido a las propuestas, hechas en varioslugares, de legitimar, en la misma línea del derecho al aborto,incluso el infanticidio, retornando así a una época de barbarieque se creía superada para siempre.
  10. 10. Eclipse del valor de la vida Se agudiza la tentación de resolver el problema del sufrimiento de losenfermos incurables o terminales anticipando la muerte al momentoconsiderado como más oportuno. Todo esto se ve agravado por un ambiente cultural que no ve en elsufrimiento ningún significado o valor, es más, lo considera el mal porexcelencia, que debe eliminar a toda costa. Esto acontece especialmentecuando no se tiene una visión religiosa que ayude a comprenderpositivamente el misterio del dolor. Encontramos una trágica expresión de todo esto en la difusión de laeutanasia, encubierta, practicada abiertamente o incluso legalizada. Ésta,más que por una presunta piedad ante el dolor del paciente, es justificadaa veces por razones utilitarias, de cara a evitar gastos innecesariosdemasiado costosos para la sociedad. Otras formas más engañosas de eutanasia podrían producirse cuando,por ejemplo, para aumentar la disponibilidad de órganos para trasplante,se procede a la extracción de los órganos sin respetar los criteriosobjetivos y adecuados que certifican la muerte del donante.
  11. 11. Eclipse del valor de la vida El antiguo Faraón, viendo como una pesadilla la presencia y el aumentode los hijos de Israel, los sometió a toda forma de opresión y ordenó quefueran asesinados todos los recién nacidos varones de las mujereshebreas. Del mismo modo se comportan hoy no pocos poderosos de latierra. Éstos consideran también como una pesadilla el crecimientodemográfico actual y temen que los pueblos más prolíficos y más pobresrepresenten una amenaza para el bienestar y la tranquilidad de sus países.Por consiguiente, antes que querer afrontar y resolver estos gravesproblemas respetando la dignidad de las personas y de las familias, y elderecho inviolable de todo hombre a la vida, prefieren promover e imponerpor cualquier medio una masiva planificación de los nacimientos. Lasmismas ayudas económicas, que estarían dispuestos a dar, se condicionaninjustamente a la aceptación de una política antinatalista.
  12. 12. Eclipse del valor de la vida Con el tiempo, las amenazas contra la vida no disminuyen. Al contrario,adquieren dimensiones enormes. No se trata sólo de los "Caínes" queasesinan a los "Abeles"; no, se trata de amenazas programadas demanera científica y sistemática. El siglo XX será considerado una épocade ataques masivos contra la vida, una serie interminable de guerras yuna destrucción permanente de vidas humanas inocentes. Los falsosprofetas y los falsos maestros han logrado el mayor éxito posible. Másallá de las intenciones, estamos ante una objetiva «conjura contra lavida», que ve implicadas incluso a instituciones internacionales. No se puede negar que los medios de comunicación social son confrecuencia cómplices de esta conjura, creando en la opinión pública unacultura que presenta el recurso a la anticoncepción, la esterilización, elaborto y la eutanasia como un signo de progreso y conquista de libertad,mientras muestran como enemigas de la libertad y del progreso lasposiciones incondicionales a favor de la vida.
  13. 13. EV 18-20 – “¿Soy yo acaso el guarda de mihermano?” (Gn 4,9): una idea perversa de libertad  En el plano cultural, social y político se manifiesta un fenómeno subversivo e inquietante: la tendencia, cada vez más frecuente, a interpretar estos delitos contra la vida como legítimas expresiones de la libertad individual, que deben reconocerse y ser protegidas como verdaderos derechos.  Los atentados contra la vida humana representan una amenaza frontal a toda la cultura de los derechos del hombre. Es una amenaza capaz, al límite, de poner en peligro el significado mismo de la convivencia democrática: nuestras ciudades corren el riesgo de pasar de ser sociedades de «con-vivientes» a sociedades de excluidos, marginados, rechazados y eliminados.
  14. 14. Una idea perversa de libertad Podemos encontrar las raíces de esta contradicción en la mentalidadque sólo reconoce como titular de derechos al ser humano autónomo oindependiente, o capaz de comunicación verbal. Se toma pues a lafuerza como criterio básico en la convivencia social. Esto es contrario alEstado de derecho. A otro nivel, el origen de la contradicción entre la solemne afirmación delos derechos del hombre y su trágica negación en la práctica está en unconcepto de libertad que exalta de modo absoluto al individuo, y no lodispone a la solidaridad, a la plena acogida y al servicio del otro. Caínpregunta al Señor: «¿Soy yo acaso el guarda de mi hermano?» Sí, cadahombre es «guarda de su hermano», porque Dios confía el hombre alhombre. Y es también en vista de este encargo que Dios da a cadahombre la libertad, que posee una esencial dimensión relacional. Hay un aspecto aún más profundo que acentuar: la libertad reniega desí misma, se autodestruye y se dispone a la eliminación del otro cuandono reconoce ni respeta su vínculo constitutivo con la verdad.
  15. 15. Una idea perversa de libertad Con esta concepción de la libertad, la convivencia social se deterioraprofundamente. Si la promoción del propio yo se entiende en términos deautonomía absoluta, se llega inevitablemente a la negación del otro, consideradocomo enemigo de quien defenderse. De este modo la sociedad se convierte enun conjunto de individuos colocados unos junto a otros, pero sin vínculosrecíprocos: cada cual quiere afirmarse independientemente de los demás, inclusohaciendo prevalecer sus intereses. Sin embargo, frente a los intereses análogosde los otros, se ve obligado a buscar cualquier forma de compromiso, si se quieregarantizar a cada uno el máximo posible de libertad en la sociedad. Así,desaparece toda referencia a valores comunes y a una verdad absoluta paratodos; la vida social se adentra en las arenas movedizas de un relativismoabsoluto. Entonces todo es pactable, todo es negociable: incluso el primero de losderechos fundamentales, el de la vida. De este modo la democracia va por un camino de totalitarismo fundamental. ElEstado se transforma en Estado tirano, que presume de poder disponer de la vidade los más débiles e indefensos, en nombre de una utilidad pública que, enrealidad, no es otra cosa que el interés de algunos. Reivindicar el derecho al aborto o la eutanasia, y reconocerlo legalmente,significa atribuir a la libertad humana un significado perverso: el de un poderabsoluto sobre los demás y contra los demás. Pero ésta es la muerte de laverdadera libertad: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado esun esclavo» (Jn 8,34).
  16. 16. EV 21-24 – “He de esconderme de tu presencia” (Gn 4,14): eclipse del sentido de Dios y del hombre  En la búsqueda de las raíces más profundas de la «cultura de la muerte» no basta detenerse en la idea perversa de libertad anteriormente señalada. Es necesario llegar al centro del drama vivido por el hombre contemporáneo: el eclipse del sentido de Dios y del hombre, característico del contexto social dominado por el secularismo.  Quien se deja contagiar por esta atmósfera, entra fácilmente en el torbellino de un terrible círculo vicioso: perdiendo el sentido de Dios, se tiende a perder también el sentido del hombre, de su dignidad y de su vida. A su vez, la violación sistemática de la ley moral, especialmente en el grave campo del respeto de la vida humana y su dignidad, produce una especie de progresiva ofuscación de la capacidad de percibir la presencia vivificante y salvadora de Dios.  Caín considera que su pecado no podrá ser perdonado por el Señor y que su destino inevitable será tener que «esconderse de su presencia». Si Caín confiesa que su culpa es «demasiado grande», es porque sabe que se encuentra ante Dios y su justo juicio. En realidad, sólo delante del Señor el hombre puede reconocer su pecado y percibir toda su gravedad.
  17. 17. Eclipse del sentido de Dios y del hombre «La criatura sin el Creador desaparece... Más aún, por el olvido de Dios lapropia criatura queda oscurecida» (GS 36). El hombre se considera como uno de tantos seres vivientes, como unorganismo que, a lo sumo, ha alcanzado un estadio de perfección muy elevado.Encerrado en el restringido horizonte de su materialidad, se reduce de este modoa «una cosa». La vida llega a ser simplemente «una cosa» que el hombre reivindica como supropiedad exclusiva, totalmente dominable y manipulable. El hombre se preocupa sólo del «hacer» y se afana por programar, controlar ydominar el nacimiento y la muerte. La misma naturaleza queda reducida a «material» disponible para todas lasmanipulaciones. A esto parece conducir una cierta racionalidad técnico-científica,dominante en la cultura contemporánea, que niega la idea misma de una verdadde la creación que hay que reconocer o de un designio de Dios sobre la vida quehay que respetar. La angustia por los resultados de esta «libertad sin ley» lleva a algunos a lapostura opuesta de una «ley sin libertad»; esto sucede, por ejemplo, enideologías que contestan la legitimidad de cualquier intervención sobre lanaturaleza, como en nombre de una «divinización» suya, que una vez másdesconoce su dependencia del designio del Creador. En realidad, viviendo «como si Dios no existiera», el hombre pierde no sólo elmisterio de Dios, sino también el del mundo y el de su propio ser.
  18. 18. Eclipse del sentido de Dios y del hombre El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce inevitablemente almaterialismo práctico, en el que proliferan el individualismo, el utilitarismo y elhedonismo. Los valores del ser son sustituidos por los del tener. El único fin quecuenta es la consecución del propio bienestar material. El sufrimiento es rechazado como inútil y combatido como mal que debeevitarse siempre y de cualquier modo. Cuando la perspectiva de un bienestar almenos futuro se desvanece, entonces parece que la vida ha perdido ya todosentido. El cuerpo se reduce a pura materialidad: está simplemente compuesto deórganos, funciones y energías que hay que usar según criterios de mero goce yeficiencia. Por consiguiente, también la sexualidad se despersonaliza einstrumentaliza: pasa a ser cada vez más ocasión e instrumento de satisfacciónegoísta de los propios deseos e instintos. Los dos significados del acto conyugal,unitivo y procreativo, son separados artificialmente. La procreación se convierteen el «enemigo» a evitar en la práctica de la sexualidad. Cuando se acepta, essólo porque manifiesta el propio deseo de tener un hijo «a toda costa». En esta perspectiva materialista, las relaciones interpersonales experimentan ungrave empobrecimiento. Los primeros que sufren sus consecuencias negativasson la mujer, el niño, el enfermo y el anciano. El criterio de la dignidad personal sesustituye por el criterio de la eficiencia y la utilidad. Se aprecia al otro no por loque «es» sino por lo que «tiene, hace o produce». Es la supremacía del másfuerte sobre el más débil.
  19. 19. Eclipse del sentido de Dios y del hombre La conciencia moral, tanto individual como social, está hoy sometida, acausa también del fuerte influjo de muchos medios de comunicaciónsocial, a un peligro gravísimo y mortal, el de la confusión entre el bien yel mal en relación con el mismo derecho fundamental a la vida. Lamentablemente, una gran parte de la sociedad actual se asemeja ala que Pablo describe en la Carta a los Romanos. Está formada «dehombres que aprisionan la verdad en la injusticia» (1,18): habiendorenegado de Dios y creyendo poder construir la ciudad terrena sinnecesidad de Él, «se ofuscaron en sus razonamientos» de modo que «suinsensato corazón se entenebreció» (1,21); «jactándose de sabios sevolvieron estúpidos» (1,22), se hicieron autores de obras dignas demuerte y «no solamente las practican, sino que aprueban a los que lascometen» (1,32). Sin embargo, todos los condicionamientos y esfuerzos por imponer susilencio no logran sofocar la voz del Señor que resuena en la concienciade cada hombre. En este íntimo santuario de la conciencia puedeempezar un nuevo camino de amor, de acogida y de servicio a la vidahumana.
  20. 20. EV 25-28 – “Os habéis acercado a la sangre de la aspersión”(Hb 12,22.24): signos de esperanza y llamada al compromiso  La sangre de Cristo es la sangre de la aspersión que redime, purifica y salva; es la sangre del mediador de la Nueva Alianza «derramada por muchos para perdón de los pecados». Esta sangre, que brota del costado abierto de Cristo en la cruz, «habla mejor que la de Abel»; en efecto, expresa y exige una «justicia» más profunda, pero sobre todo implora misericordia, se hace ante el Padre intercesora por los hermanos, es fuente de redención perfecta y don de vida nueva.  La sangre de Cristo, mientras revela la grandeza del amor del Padre, manifiesta qué precioso es el hombre a los ojos de Dios y qué inestimable es el valor de su vida.  Además, la sangre de Cristo manifiesta al hombre que su grandeza, y por tanto su vocación, consiste en el don sincero de sí mismo. Precisamente porque se derrama como don de vida, la sangre de Cristo ya no es signo de muerte, sino instrumento de una comunión que es riqueza de vida para todos. Quien bebe esta sangre en el sacramento de la Eucaristía y permanece en Jesús queda comprometido en su mismo dinamismo de amor y de entrega de la vida, para llevar a plenitud la vocación originaria al amor, propia de todo hombre.  En la sangre de Cristo todos los hombres encuentran la fuerza para comprometerse a favor de la vida. Esta sangre es justamente el motivo más grande de esperanza, más aún, es el fundamento de la absoluta certeza de que según el designio divino la vida vencerá. «No habrá ya muerte», exclama la voz potente que sale del trono de Dios en la Jerusalén celestial.
  21. 21. Signos de esperanza y llamada al compromiso No faltan signos que anticipan esta victoria en nuestras sociedades, Se daría una imagenunilateral si junto con la denuncia de las amenazas contra la vida no se presentaran los signospositivos que se dan en la situación actual de la humanidad. Los esposos que saben acoger a los hijos como «el don más excelente del matrimonio». Las familias que acogen a niños abandonados, a jóvenes en dificultad, a personasminusválidas, a ancianos solos. Los centros de ayuda a la vida que ofrecen un apoyo moral y material a madrestentadas de recurrir al aborto. Los grupos de voluntarios que dan hospitalidad a quienes no tienen familia, sufren penuria onecesitan ayuda para superar comportamientos destructivos y recuperar el sentido de la vida. Los avances de la medicina que abren nuevas perspectivas para la vida naciente, laspersonas que sufren y los enfermos en fase aguda o terminal. Las organizaciones que llevan a los países pobres los beneficios de la medicina másavanzada. Las asociaciones de médicos que socorren a las poblaciones probadas por calamidadesnaturales, epidemias o guerras. Los movimientos e iniciativas de sensibilización social a favor de la vida surgidos entodo el mundo. Los gestos cotidianos de acogida, sacrificio y cuidado desinteresado que un númeroincalculable de personas realiza con amor en las familias, hospitales, orfanatos, residencias deancianos, etc. La nueva sensibilidad cada vez más contraria a la guerra. La aversión cada vez más difundida a la pena de muerte. La mayor atención a la calidad de vida y a la ecología. El nacimiento y el desarrollo cada vez más extendido de la bioética.
  22. 22. Signos de esperanza y llamada al compromiso Estamos en medio de un enorme y dramático choque entre el bien y elmal, la «cultura de la vida» y la «cultura de la muerte». Todos nos vemosimplicados y obligados a participar, con la responsabilidad ineludible deelegir incondicionalmente a favor de la vida. También para nosotros resuena clara y fuerte la invitación a Moisés: «Mira,yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. Yo te prescribo hoyque ames al Señor tu Dios, que sigas sus caminos y guardes susmandamientos, preceptos y normas… Te pongo delante vida o muerte,bendición o maldición. Escoge la vida, para que vivas, tú y tu descendencia,amando al Señor tu Dios, escuchando su voz, viviendo unido a Él; pues eneso está tu vida, así como la prolongación de tus días» (Dt 30,15-16.19-20). La opción incondicional a favor de la vida alcanza plenamente susignificado religioso y moral cuando nace, viene plasmada y es alimentadapor la fe en Cristo. Nada ayuda tanto a afrontar positivamente el conflictoentre la muerte y la vida como la fe en el Hijo de Dios que se ha hechohombre y ha venido entre los hombres «para que tengan vida y la tengan enabundancia»: es la fe en el Resucitado, que ha vencido la muerte; es la feen la sangre de Cristo, «que habla mejor que la de Abel». Por tanto, a la luz y con la fuerza de esta fe, y ante los desafíos de lasituación actual, la Iglesia toma más viva conciencia de la gracia y de laresponsabilidad que recibe de su Señor para anunciar, celebrar y servir alEvangelio de la vida.
  23. 23. Muchas gracias por su atenciónDaniel Iglesias Grèzes• Email: diglesias59@gmail.com• Blog: www.infocatolica.com/blog/razones.php

×