CUARTA CAMPAÑA DE MORELOS<br />Sin comunicar a nadie sus proyectos, hizo concentración de todas sus fuerzas, y marcho cont...
Cuarta campaña de morelos
Cuarta campaña de morelos
Cuarta campaña de morelos
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuarta campaña de morelos

3.013 visualizaciones

Publicado el

es un poco de las campañas e morelos

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.013
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuarta campaña de morelos

  1. 1. CUARTA CAMPAÑA DE MORELOS<br />Sin comunicar a nadie sus proyectos, hizo concentración de todas sus fuerzas, y marcho contra Valladolid; pero los curas de varias poblaciones denunciaron sus movimientos, y Calleja formo el ejército del Norte, que situó en Acámbaro, al mandato del Llano e Iturbide.<br />Morelos se presentó ante Valladolid, con una fuerza de seis mil hombres y treinta cañones, el 22 de diciembre de 1813.La plaza, defendida por mil hombres, hubiera caído en poder de los insurgentes, a no ser por el oportuno auxilio que le prestara el referido ejército del Norte. Cogidas de improviso las fuerzas de Morelos entre dos juegos, tuvieron que retirarse con enormes pérdidas, pues en medio del mayor pánico, llegaron los independientes a batirse entre sí. Perecieron en el combate setecientos hombres, y quedaron en poder de los realistas doscientos treinta prisioneros que fueron inhumanamente fusilados, haciéndoles antes cavar sus propias tumbas.<br />El generalísimo Morelos marchó a Chupío, donde reunió a los dispersos, y de allí fue a puruarán, donde se fortificó, dejando la mayor parte de sus fuerzas en este lugar, al mando de don Mariano Matamoros. Los realistas se presentaron allí a poco, mandados por llano, y el 5 de enero se dio una batalla en que los insurgentes fueron derrotados por completo, cayendo en poder del enemigo del mismo Matamoros, quien fue fusilado el 3 de febrero e 1814 en Valladolid.<br />Terrible impresión causó en Morelos la muerte de este caudillo, que había sido uno de sus más ameritados y útiles auxiliares. Morelos entonces, debido quizá a las críticas que causaran sus derrotas, cometió el error de abandonar el mando político, reservándose sólo el militar, cuando era más necesaria la unificación de ambos, dejando, además, que el congreso ordenara la campaña. Esta asamblea, falta de recursos y de prestigio, y activamente perseguida por las fuerzas realistas comenzó a llevar una vida errante, por Tlacotepec, Ayutla y otros lugares. A pesar de ello seguía legislado, haciendo nombramientos, y dando órdenes en materia militar con notoria incompetencia. Así mando Morelos desmantelar el castillo de Acapulco, que estaba abandonado. Entretanto Calleja, libre de cuidados, ordenaba una expedición a Oaxaca, Hacía invadir la costa de Sotavento, Tehuantepec, la Costa chica y parte de la Mixteca, y las tropas realistas, al mando del coronel don Melchor Álvarez, acababan por tomar la ciudad de Oaxaca, sin resistencia, el 29 de marzo de 1814.Despues de estos sucesos, la guerra entra en un periodo de completa decadencia, debido a las dimensiones de los principales caudillos insurgentes como a los triunfos de los realistas. Ya no ay batallas de importancia, movimientos de grandes masas, planes militares que puedan conducirá vastos resultados. Todo se reduce a la guerra de guerrillas; pero el gobierno colonial, a pesar de ello, no logra pacificar el país. Nada pinta mejor aquel estado social. Los jefes realistas, desesperados con aquella lucha interminable, daban tormento a los prisioneros, deportaban familias enteras, fusilaban a quienes les parecía, incendiaban pueblos y mientras más brutales se mostraban, mas atraían la buena voluntad del virrey. Morelos después de su excursión a Acapulco, se retiro al Veladero; pero perseguido activamente por Armijo, marchó a Tecpan, yendo luego a Zacatula donde ordeno fusilar a todos los prisioneros españoles que allí había, en represalia de las ejecuciones ordenadas por los realistas. Después fue a Átijo, donde disciplino alginas tropas, y luego marchó a reunirse con el congreso. El 27 de junio, otro de los principales capitanes de Morelos, don Hermenegildo Galeana, moría combatiendo cerca de coyuca, y, al saberlo Morelos, se dice que exclamó: “¡Se acabaron mis brazos!... ¡Ya no soy nada!”<br />Puesto en libertad Fernando VII por Napoleón y retirados de España los ejércitos extranjeros, al ver el primero el delirio con que le recibían sus súbditos comprendió cuán impopulares y pegadizos eran, ente la mayoría, el gobiernos representativo y la constitución; por lo que apenas llegado a Madrid, anuló ambas cosas, el 4 de mayo de 1814, volviendo a gobernar como soberano absoluto, persiguiendo activamente a los liberales. Tales noticias, recibidas en México, el 5 de agosto del mismo año, si bien produjeron gran entusiasmo entre una gran parte delos españoles, disgustaron a muchos de ellos, especialmente a los comerciantes de Veracruz, que eran masones, y que mandaron a España una representación a favor del código anulado y en contra de Calleja.<br />Derrotados los mas notables caudillos insurgentes, el principal objeto de las ansias de calleja, es aniquilar al congreso, destacando en su persecución fuerzas considerables, a las órdenes de Armijo. De Uruapan se traslada dicha asamblea a apatzingán , y allí promulga al fin la constitución , que había ido confeccionado en medio de sus peregrinaciones, el 22 de octubre de 1814. Constitución por entonces inútil, ya que no había quien la obedeciera; pero que muestra las tendencias netamente democráticas de sus autores. Dicha Constitución titulada “Decreto Constitucional para la libertad de la América mexicana” .<br />El coronel don Agustín de Iturbide, de acuerdo con el virrey, se había propuesto perseguir al congreso y aprehender a sus miembros. Este se encontraba en Ario; pero al saber que era perseguido, anduvo huyendo por allí donde, viéndose desobedecido por el doctor Cos, llamó a Morelos para que lo redujera al orden, aparte comisiono a Morelos para la ejecución del proyecto de traslado de poderes. Morelos ordeno que varias partidas procuraran distraer al enemigo pero sus indisciplinados jefes en su mayoría no obedecieron, y juntamente con el congreso y el supremo tribunal, se puso en marcha el 29 de septiembre 1815.El virrey al tener la noticia de estos movimientos comisiono a Concha para que, desentendiéndose de cualquier otro asunto, persiguiera sin descansó a Morelos. Salían los insurgentes de TESMALACA, cuando llegaron allí los realistas, y el encuentro fue inevitable. MORELOS PUDO HABER ESCAPADO, pero procuró, ante todo, poner a salvo el gobierno que el mismo había creado, y se preparo a resistir. El combate se convirtió de allí poco sangrienta derrota para los insurgentes; ero el congreso pudo salvarse. Morelos entonces se vio obligado a huir a pie, cuando fue reconocido por Matías Carranco, soldado que había militado a sus órdenes, y que lo aprehendió. Los insurgentes perdieron 30 hombres sin contar con los equipajes que eran valiosos: pero nada era aquello ante la pérdida irreparable de un jefe como MORELOS.<br />El virrey ordeno que s ele condujera a México para juzgarlo, y ejecutada tal orden se comenzó a instruir el proceso de las jurisdicciones real y eclesiástica unidas. Él tribunal de la Inquisición que acaba de restablecerse, citó entonces a Morelos para auto fe, el 27 de noviembre. Nada más absurdo que acusar de herejía a quien como Morelos siempre se había mostrado católico ferviente. Aun mandó el virrey practicar nuevas diligencias por la jurisdicción militar, pasándole el reo de las cárceles de la Inquisición a la ciudadela. Después de ellas se le condenó a muerte, ejecutándose la sentencia en San Cristóbal Ecatepec, el 22 de diciembre de 1815 a las tres de la tarde. Se dice que en los momentos de ser fusilado, pronuncio estas palabras un crucifijo que tenia en las manos:”Señor, si he obrado bien tú lo sabes, y si mal yo me acojo a tu infinita misericordia”<br />Así termino su vida aquel hombre extraordinario, tan grande capitán como profundo estadista, que fue de todos los caudillos insurgentes, quien más hondo penetro las profundas causas de los males de su pueblo, tratando de ponerles remedios radicales. Fue un precursor del socialismo, cuando aun hasta esa palabra era desconocida. CITATION TOR51 l 2058 (TORO, 1951)<br />

×