Staff                                              AutoridadesEdita y publica                                    Ministro ...
Trabajo    	         y familiaResponsabilidades compartidas y corresponsabilidad social para la igualdad de oportunidadesi...
t r a b a j o    y   f a m i l i aIntroducciónEl presente documento tiene como pro-         indagar para su observancia ca...
cuidado                                  De la economía del cuidado                                  a la ética del cuidad...
t r a b a j o     y   f a m i l i aLos gobiernos y los Estados, a través de ladefinición de sus políticas implementan yref...
propuesta Una propuesta de análisis Como marco de referencia para examinar los condicionantes que conforman las representa...
t r a b a j o     y    f a m i l i a1. Construccion de las                          cada cultura y momento histórico, pero...
Parte de los mensajes que en nuestras so-     los trabajos instituidos a las mujeres: tra-                               c...
t r a b a j o     y   f a m i l i acuidado de la familia, de los chicos, de la    especial a mujeres de menores recur-casa...
autodesvalorización en el caso de que no                               1. 2. Sexualidad-maternidad-paternidad             ...
t r a b a j o    y   f a m i l i ab)	 madres “añosas” como se denomi-    Ser                   ,                   compart...
a la maternidad, limitan su propio avance     La identidad social y personal de los va-                               en l...
t r a b a j o   y   f a m i l i aDentro de la suma de cambios, contradic-    reproductivas, lo que incluye embrionesciones...
la responsabilidad del varón como único           que atribuye a los varones jerarquías,                               pro...
t r a b a j o     y    f a m i l i a                                                 y renacer de la vida, a la que percib...
varón para su protección y provisión. Du-       de producción, pero manteniendo las de                               rante...
t r a b a j o    y   f a m i l i aOtro gran salto cualitativo en las relacio-   bién con la actitud de las mujeres frenten...
Ese lugar arcano, idealizado, encubre que         líticas y leyes económicas, como puede ser                              ...
t r a b a j o     y   f a m i l i a Históricamente, el poder real, con algu-      las personas y la diferencia sobre mujer...
se ubican las mujeres, basada en las va-       el pensamiento universal único, con dife-                               ria...
t r a b a j o   y   f a m i l i a                     situación         Estado de situación y algunas propuestas.         ...
compromisos      Compromisos integrados a los objetivos                                 establecidos en el último         ...
t r a b a j o    y   f a m i l i a   estrategias para resolver la creciente       de las madres y padres en sus lugares   ...
las políticas de Estado a las que se         las normas, legislación y políticas                                  les dest...
Reflexiones finalesLos cambios individuales y sociales se retroalimentan,      ¿Cómo se evalúa económicamente el compromis...
Ctio igualdad de oportunidades nº3 trabajo y familia
Ctio igualdad de oportunidades nº3 trabajo y familia
Ctio igualdad de oportunidades nº3 trabajo y familia
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ctio igualdad de oportunidades nº3 trabajo y familia

328 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
328
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ctio igualdad de oportunidades nº3 trabajo y familia

  1. 1. Staff AutoridadesEdita y publica Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad SocialMinisterio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social Carlos A. TomadaProducción de ContenidosArea de Formación CTIO Secretaria de TrabajoBlanca Ibarlucía Noemí RialArea de Comunicación y Difusión CTIO Jefe de GabineteCarmen López Norberto CiaravinoEstilo editorialArea de Estilo Editorial Comisión Tripartita de Igualdad de OportunidadesDirección de Prensa y Comunicaciones y de Trato entre Mujeres y Varones en el Mundo Laboral (CTIO)Producción gráfica Olga Martín de HammarArea de Diseño GráficoDirección de Prensa y Comunicaciones
  2. 2. Trabajo y familiaResponsabilidades compartidas y corresponsabilidad social para la igualdad de oportunidadesintroduccion | De la economia del cuidado a la etica del cuidado | Una propuesta de analisis |Construccion de las subjetividades e identidades | Division socio-sexual del funcionamientode las sociedades | Relaciones de poder-dominacion y control | Estado de situacion y algunaspropuestas | compromisos integrados a los objetivos de la CTIO | reflexiones finales
  3. 3. t r a b a j o y f a m i l i aIntroducciónEl presente documento tiene como pro- indagar para su observancia cabal. A talpósito aportar a la definición de políticas fin, este trabajo plantea el análisis de losque hagan realidad la igualdad de opor- ejes que pueden constituir rémoras y detunidades entre mujeres y varones en los que vehiculizan avances, y desde allílos espacios laborales, principio fundan- proponer posibles soluciones. Los temaste de la CTIO. Todos los derechos están del cuidado y de las responsabilidadesgarantizados de jure por la Constitución compartidas son fundamentales, por-Nacional y las provinciales, y por las le- que están directamente vinculados conyes que las regulan, pero no de facto; de la conciliación entre trabajo y familia y lahecho no se cumplen en su totalidad de- consecuente equidad.bido a complejas razones que es preciso Igualdad de oportunidades 5
  4. 4. cuidado De la economía del cuidado a la ética del cuidado Por tradición y cultura, las mujeres, remuneradas o no, son quienes,La complejidad y multiplicidad además del cuidado de su prole y su familia, continúan mayorita-de las obligaciones demanda- riamente haciéndose cargo de la atención de la ancianidad, de lasdas en los trabajos del cuidado personas enfermas y de todas aquellas personas con diferentes ne-están naturalizadas y atribui- cesidades. La complejidad y multiplicidad de las obligaciones de-das a las mujeres como parte mandadas en los trabajos del cuidado están naturalizadas y atri-de la esencia femenina. buidas a las mujeres como parte de la esencia femenina. Las sociedades son dinámicas. Un cambio en una parte del sistema tiene efectos en el resto. Esto sucedió con la masiva irrupción de las mujeres en el mundo público y su inserción en espacios de deci- sión antes sólo ocupados por los varones como conjunto humano. Algunas de las consecuencias se han visto reflejadas en los cues- tionamientos y planteamientos acerca de la asunción de las tareas del cuidado y las responsabilidades compartidas entre mujeres y varones en los mundos público y privado. Afrontar alternativas sig- nifica tramitar un cambio de paradigma en beneficio del bienestar y la equidad social.
  5. 5. t r a b a j o y f a m i l i aLos gobiernos y los Estados, a través de ladefinición de sus políticas implementan yrefuerzan la ideología que las regula. Esto Ese cuidado se ha basado en lasucede con las políticas que explícita o facultad de las mujeres como re-implícitamente prosiguen fortaleciendo productoras de la especie; trasla-el rol instituido a las mujeres como las dando el hecho biológico, físico,principales responsables del cuidado en de la reproducción-materni-sus diferentes modalidades, mecanismo dad, al ideológico-político deque se constata, entre otras cosas, en el maternaje, esto es, a la funciónhecho de que las licencias para el cuidado de cuidado, instituyendo ade los/las recién nacidos/as en los prime- las mujeres como cuidadorasros meses de vida son para las madres; las universales.guarderías (cuando las hay) están cercadel lugar de trabajo de las madres, comosi los hijos e hijas fueran sólo de las mu-jeres; lo mismo sucede con las licencias Socialmente se invisibiliza que la comple-para el cuidado de familiares. Además no ja red de funciones y responsabilidadeshay políticas públicas para cuidar a las que implican los trabajos de cuidado apersonas que ejercen los cuidados; no se cargo de las mujeres en el mundo priva-reconoce el valor económico ni la ener- do resuelve muchas necesidades básicasgía psíquico-física puesta al servicio de la de las personas para su inserción en elasistencia y protección de los demás. mundo público. Igualdad de oportunidades 7
  6. 6. propuesta Una propuesta de análisis Como marco de referencia para examinar los condicionantes que conforman las representaciones, base de las construcciones de las subjetividades e identidades de mujeres y varones, su consecuente desempeño personal y social, para estudiar constantes, permanen- cias y cambios y dar cauce a acciones superadoras que se concreten en políticas para la igualdad de oportunidades, se propone hacerlo a partir de tres variables intervinientes, interdependientes, que se vinculan, interactúan y afectan recíprocamente en forma sostenida. 1. Construcción de las subjetividades e identidades. Lo biológico y lo social. 2. ivisión socio-sexual del funcionamiento de las sociedades: es- D pacios, trabajos, tiempos, funciones, responsabilidades. 3. Relaciones de poder-dominación y control social. Esta propuesta teórico-práctica se plantea como una posibilidad de construir un cuerpo de conocimientos permanentemente enri- quecido con el trabajo interdisciplinario y multisectorial tripartito, teniendo como herramienta al Diálogo Social.
  7. 7. t r a b a j o y f a m i l i a1. Construccion de las cada cultura y momento histórico, perosubjetividades e identidades que dentro de sí contienen su propias contradicciones para los cambios.Para garantizar su funcionamiento, con-tinuidad y permanencia las sociedades Dentro de los ejes subjetivantes e identi-establecen normas, reglas y principios, tarios se ha de analizar:insertos en un ideario compartido por a) el trabajo y el empleoquienes las conforman; ideario que les b) la sexualidad-maternidad-paternidad.da coherencia e identidad social. Comoparte de ese ideario se asignan roles, fun- 1. 1 El trabajo y el empleociones y responsabilidades, en gran partedivididas por sexo, y se ubica a mujeresy varones en lugares adecuados para lasustentabilidad de lo establecido. Esesistema ideológico-político permea to- El trabajo y el empleo sondas las estructuras sociales: la familia, la mecanismos primordiales queeducación formal y no formal, el lengua- hacen a la inclusión social, alje, las confesiones religiosas, el trabajo, la capital social, al prestigio quepublicidad, los medios de comunicación, esos lugares adjudican y por losla política y se instituye como formador que se valora a las personas; ende la subjetividad de sus integrantes. consecuencia, forman parte deEsto se manifiesta a través de sus deseos, la autoimagen, de la autoestima,expectativas, proyectos. Esos modos de son instituyentes de la subjeti-sentir, pensar y actuar responden a di- vidad e identidad y tienen en elchos mandatos, estableciendo represen- sistema capitalista-mercantilistataciones compartidas, que fijan, de forma valor económico-monetario.directa o subliminal, qué “es” cada uno,qué “deben ser” la mujer y el varón en Igualdad de oportunidades 9
  8. 8. Parte de los mensajes que en nuestras so- los trabajos instituidos a las mujeres: tra- ciedades capitalistas-mercantilistas nos bajo doméstico, comunitario, de cuidado; constituyen se vincula con la relación del obnubilando el aporte económico con- valor economía-trabajo, que valoriza a las creto, no contabilizado, de esos trabajos personas de acuerdo con el trabajo que como sostén del mundo público. Esto realizan y su precio en el mercado. En ese está avalado por estimaciones aproxi- esquema, el trabajo, remunerado o no, madas del PNUD (Programa de Naciones de las mujeres como cuidadoras (im- Unidas para el Desarrollo) en los Informes prescindible para la reproducción de la de Desarrollo Humano (1995, 1996, 1998, especie) goza de un “prestigio” meramen- 1999) que establecen que si los trabajos te discursivo. Se tiene incorporado que di- no remunerados que realizan las muje- chos trabajos y responsabilidades corres- res a nivel mundial fueran evaluados en ponden “naturalmente” a las mujeres, pero relación con los salarios predominantes, no son estimados en términos económi- equivaldrían a alrededor del 30% de la cos, ni apreciados en su real magnitud. producción mundial. En cambio, aparece con valor econó- Como derivación de ese ocultamiento, mico-monetario lo que se considera la la sociedad en su conjunto, y las mujeres producción, hecho que en la división como parte de ella, especialmente cuan- socio-sexual del trabajo atañe primor- do realizan trabajos no reconocidos como dialmente a los trabajos y competencias tales, suelen hacer coincidir esa desva- de los varones como grupo; quedando lorización con su propia identidad. Más en esa evaluación oscurecidos, no valo- de una vez hemos oído: “Yo no trabajo, rados, o de escasa valoración económica sólo soy ama de casa, sólo me ocupo del10 Igualdad de oportunidades
  9. 9. t r a b a j o y f a m i l i acuidado de la familia, de los chicos, de la especial a mujeres de menores recur-casa” lo que implica suponer yo no apor- , sos económicos) por lo cual entran en elto, mi trabajo no vale, el que trabaja es mercado informal, en el que pueden aco-mi marido, él es quien nos mantiene, modar horarios y lugares de trabajo quequien aporta económicamente al ho- se adecuen a sus obligaciones familiares.gar, a cubrir nuestras necesidades. Y en Esta solución aparentemente beneficio-algún lugar, esa mujer siente y piensa: “Si sa es precaria, carece de estabilidad y nolo que hago no vale, entonces, ¿yo valgo?” . recibe ninguna protección de la seguri- dad social.La sobrecarga de responsabilidades cen-tradas en los trabajos de cuidado, suma- Hoy una gran cantidad de mujeres apor-das a las del trabajo doméstico remunera- tan económicamente en igualdad con losdo y no remunerado, constituye la base de varones, y muchas dedican tiempo simi-la discriminación y dificulta la igualdad de lar que ellos al trabajo remunerado, perooportunidades tanto para el acceso a me- no hay una equitativa distribución de lasjores fuentes de trabajo como a su posibi- tareas domésticas. Hay espacios institui-lidad de permanencia y ascenso. Asimis- dos para la negociación en el mundo pú-mo, limitan su autonomía y contribuyen blico, pero no existe el mismo tipo de ca-a fortalecer la brecha de posibilidades de pacidad de conciliación al interior de lasperfeccionamiento de sus capacidades. unidades familiares. Mientras que las dis- cusiones socio-económicas del mundoLas responsabilidades del cuidado tam- público son tratadas exhaustivamente, labién imponen obstáculos para la libre problemática del mundo privado pareceelección de trabajos remunerados (en no ser relevante. Igualdad de oportunidades 11
  10. 10. autodesvalorización en el caso de que no 1. 2. Sexualidad-maternidad-paternidad se logre cumplir con esas exigencias. No obstante las grandes transformacio- nes culturales y las nuevas formas de re- Si bien no es cierto que “la biología es lación entre los sexos, un punto clave de destino” como sustentara Freud, ni que , diferenciación entre mujeres y varones a las mujeres las mueva el instinto, es in- en cuanto a la conformación de las sub- dudable que los tiempos biológicos de jetividades está determinado por el eje mujeres y varones son distintos. A causa sexualidad-maternidad-paternidad del reloj biológico, las mujeres deben to- con consecuencias en todas las áreas de mar decisiones vitales que pueden hacer involucramiento. A pesar de los cambios entrar en conflicto lo personal y lo labo- persiste el hecho de que la sexualidad ral; ese determinante biológico limitativo de las mujeres está fuertemente ligada condiciona el tiempo para decidir acerca a la procreación, mientras que la de los de ser madres o no, resolver la contradic- varones se vincula al placer, existiendo ción entre carrera profesional, laboral, dobles valores al respecto. social, sindical, política y la maternidad / maternaje. Esto ubica a las mujeres ante Las relaciones sexuales suelen, para los las siguientes opciones: varones, no tener la misma carga afectiva que para las mujeres, y las consecuencias a) Ser madres jóvenes “de excelencia” , no son iguales. Por otro lado, en relación tiempo completo, como exige el man- con la sexualidad, como en el resto de las dato instituido, y postergar la carrera acciones que deben enfrentar los varones, laboral, lo que significa un gran des- la exigencia de ser siempre potentes, exi- fasaje con los varones, quienes no in- tosos, sin claudicación, es fuente de desa- terrumpen su desarrollo a causa de la fío y posible angustia, con la consecuente paternidad.12 Igualdad de oportunidades
  11. 11. t r a b a j o y f a m i l i ab) madres “añosas” como se denomi- Ser , compartidas y sus consecuentes accio- na a las que han privilegiado sus ca- nes, las mujeres madres son las que mu- rreras. No se habla de igual modo de chas veces se ven ante el dilema de tener padres “añosos” quienes no tienen li- , que elegir un trabajo de medio tiempo, o mitantes biológicos para la reproduc- en ciertos casos dejar de trabajar remu- ción, ni la imposición de la responsa- neradamente hasta el momento en que bilidad del cuidado. sus hijas e hijos comienzan la escolaridad;c) ser madres, no procrear, a pesar de No aun así, no suelen estar tranquilas, por- los mandatos sociales que permane- que no hay espacios donde su prole esté cen, juzgan, prejuzgan, ideologizan, y atendida idónea y seguramente mientras hasta condenan, dicha decisión. Esta ellas trabajan fuera del hogar. La culpa, exigencia de procreación no es im- resultado del mandato social de cuidado- puesta del mismo modo a los varones. ras, es una constante, aparece permanen-d) madres “de excelencia” y al mismo Ser , temente, y la necesidad de enmendar su tiempo profesionales, políticas o sin- ausencia las lleva con frecuencia a situa- dicalistas también “de excelencia” con , ciones de autoexigencia compensatoria, los riesgos que tales exigencias signi- circunstancia que revela la necesidad de fican, física y psicológicamente. cambios respecto de valores en torno ae) ntrar y salir del mercado de trabajo, E los nuevos significados que han de ad- según el momento, alternando ello quirir las funciones de mujeres y varones con la maternidad y el maternaje, con y su correlación con la maternidad y la el consecuente perjuicio que les cau- paternidad. sa interrumpir sus carreras. Vemos cómo las funciones y responsabili-Dado que todavía no está incorporado dades, fruto del rol de cuidado asignado ael paradigma de las responsabilidades las mujeres, asociado de diversas maneras Igualdad de oportunidades 13
  12. 12. a la maternidad, limitan su propio avance La identidad social y personal de los va- en las carreras y muchas veces se instala rones no está definida por la paternidad. como un factor discriminatorio. Así, la ma- Con la paternidad cambian sus expecta- ternidad, que simbólicamente es sacrali- tivas, sus obligaciones, sus responsabili- zada, puede establecerse como un impe- dades, sus afectos, pero por ella no ven in- dimento para el desarrollo integral de las terrumpidas o postergadas sus acciones, potencialidades de las mujeres. sus trabajos, sus carreras. Además, a dife- rencia de lo que ocurre a las mujeres, la Si bien el descubrimiento de los anticon- paternidad no deja huellas marcadas en ceptivos permitió a muchas mujeres en sus cuerpos, ni existe igual tiempo limi- nuestra cultura separar la sexualidad de tante para la fertilidad y la consiguiente la procreación, la identidad de las muje- necesidad de enfrentarse a alternativas res continúa fuertemente marcada por la trascendentes. maternidad. La maternidad y la paternidad, como todas las acciones humanas, no son uní- vocas ni homogéneas; son acciones po- Aún persiste en ciertos espacios lisémicas, cruzadas, entre otros factores, el paso del hecho fáctico, bioló- por la edad, la clase social, la etnia, la con- gico, corpóreo de que “para ser fesión religiosa y están atravesadas, de madre es necesario ser mu- algún modo, por la ideología dominante, jer” al ideológico-político por el que forma parte del poder hegemónico, cual se considera “para ser mu- espacio donde se establecen las biopolí- jer es preciso ser madre” . ticas y se aporta a la resolución de la con- ciliación entre trabajo y familia.14 Igualdad de oportunidades
  13. 13. t r a b a j o y f a m i l i aDentro de la suma de cambios, contradic- reproductivas, lo que incluye embrionesciones y ambivalencias, hay permanencia congelados, alquiler de vientres; materni-de los valores tradicionalmente institui- dad sin compañero/a, y también el deseodos junto a su cuestionamiento por parte de no ser madre.de muchos sectores. Una de sus manifes-taciones contradictorias aparece en re- Estos cambios inciden en las unidadeslación con la maternidad y al aumento familiares, hay un aumento de familiasdel número de mujeres que no desean monomarentales (que llegan a casi elser madres, ni que su identidad esté li- 40% en muchos lugares), familias mono-gada a la maternidad; al mismo tiempo parentales; familias ensambladas, familiasque es cada vez mayor el caudal de ma- en las que conviven proles de distintas/dres precoces, cuyo proyecto de vida está os progenitoras/es; todo esto trae consi-vinculado a la maternidad, y asimismo, la go transformaciones sustanciales en lascantidad de mujeres que se someten a relaciones, en las tareas de cuidado, entécnicas reproductivas no siempre exito- las responsabilidades compartidas, quesas, pero onerosas en diversos aspectos, cuestionan la ideología hegemónica y re-con la expectativa de ser madres. Por lo claman la adecuación a la realidad de lastanto, más que hablar de maternidad de- políticas referidas al tema.bemos hablar de maternidades: mater-nidad como deseo, como elección, como Las modificaciones sociales, con la irrup-privilegio; maternidad como imposición, ción de las mujeres en el mundo público,como mandato; como adoptante, como están impactando sobre el ejercicio de laproducto de estupro, de violación; mater- paternidad. Se percibe, en ciertos secto-nidad en parejas del mismo sexo; mater- res, una tendencia a la democratizaciónnidad como resultado de metodologías de la autoridad paterna; ya no es universal Igualdad de oportunidades 15
  14. 14. la responsabilidad del varón como único que atribuye a los varones jerarquías, proveedor, y la presencia de los padres en fortaleza, roles dominantes, autoridad la crianza de sus hijas e hijos está aumen- y responsabilidad por la provisión eco- tando; pero, del mismo modo que en el nómica como factor ineludible para el caso de la maternidad, esta tendencia no bienestar familiar. De sus logros y éxitos es uniforme. depende la inclusión social de su familia y de sus hijos e hijas; tal es así, que inclu- La paternidad es una construcción que so en ausencia el pater familiae mantie- congenia con el resto de las construccio- ne su presencia. nes humanas, tal como se ha expuesto, y si la maternidad es en el imaginario Vemos, entonces, que un eje identitario social lo que determina el ser mujer, la del ser mujer sigue siendo la maternidad paternidad sigue asociada a la jefatura con su vinculación con la responsabilidad familiar, a la autoridad, a la virilidad, a del cuidado, mientras que el del varón la toma de decisiones, y el varón sigue está unido al poder, cuya responsabilidad siendo tradicionalmente el que da el se inscribe en la obligación y exigencia nombre a la familia y a la descendencia. de proveer. A ambos es preciso incorpo- Ser padre debe verse dentro del proce- rarles los significantes ocultados: cuidar so de formación de la masculinidad, es proveer y proveer es cuidar. La maternidad también puede constituirse, y de hecho se ha dado, en potencia movilizadora, que alcanzó su grado excelso a través de las Madres de Plaza de Mayo, quienes (paridas por sus hijos/as, según sus propias palabras) arriesgando sus vidas, resignificaron la maternidad al transformar el sacrificio en coraje, politizaron su dolor y lo convirtieron en arma de lucha por la libertad. De ese modo, sus pañales-pañuelos blancos son hoy símbolo universal de la dignidad y la fortaleza de las mujeres, como mujeres y como madres.16 Igualdad de oportunidades
  15. 15. t r a b a j o y f a m i l i a y renacer de la vida, a la que percibieron2. Division socio-sexual del fun- ligada a sus propios ciclos vitales; ese co-cionamiento de las sociedades nocimiento las impulsó al desarrollo de la agricultura y facilitó la crianza de pe-Todo a lo largo de la historia, siempre, exis- queños animales domésticos; se mejorótió una marcada división de actividades, la alimentación, se promovió la no depre-responsabilidades y funciones según los dación, se estimuló la vida en comunidad,sexos, y también la percepción del binomio y con ello el desarrollo de las artes, el te-reproducción-producción como ente de jido, la alfarería, todas “cosas de mujeres”mitades contrapuestas, oscureciendo su que cambiaron la historia. También des-vínculo y recíproca complementariedad. cubrieron las hierbas curativas, pero ese saber utilizado en su rol de sanadoras lasAsí divididos, los varones, establecidos transformó en brujas temibles.como proveedores, ancestralmente seocupaban de la caza, y las mujeres, como En el proceso, las mujeres quedaron res-reproductoras de la especie, de la casa. Los ponsabilizadas del cuidado de la prole,varones cazadores, exigidos por su papel del grupo, de la alimentación, de ser lascomo protectores-proveedores, fueron custodias del fuego del lar; y los varones,también depredadores; la búsqueda de por cuyos cuerpos no pasa la gestación,alimento y de condiciones favorables para proteger su prole, su clan, su territo-para la vida los impulsaba a ser nómades. rio, se dedicaron a las distintas formas deLas mujeres, a causa de los embarazos, conquista y dominación que se fueron ypartos, puerperios y lactancias, requerían siguen adecuando al devenir histórico ycondiciones adecuadas para su función, sus consecuencias.y esa necesidad las llevó a sedentarse. Enesa división, ellas descubrieron la fuer- En la Edad Media los/las integrantes de laza de la tierra, de la naturaleza, el nacer familia estaban bajo el dominio del jefe Igualdad de oportunidades 17
  16. 16. varón para su protección y provisión. Du- de producción, pero manteniendo las de rante siglos la familia fue una unidad de cuidado, aunque se comenzó a compar- reproducción-producción, las tareas de tir esas responsabilidades y funciones de cuidado de la niñez y la ancianidad no cuidado con otras instituciones. El padre, eran un tema básico de responsabilida- como proveedor de bienes materiales, des dado que la esperanza de vida era aseguraba la relación de la familia con la muy corta y la muerte en los primeros sociedad; la madre fortaleció su función años de vida era lo esperado. de cuidadora al interior de la familia, es- pacio de la afectividad y protección ante El capitalismo, con la revolución indus- los problemas de la sociedad. trial, produjo cambios fundamentales en el funcionamiento de las sociedades, Con el surgimiento del proletariado, la se implantaron nuevos valores y relacio- prole se constituyó en un bien para la nes entre las personas. Se desarrolló la producción y en un seguro para la vejez. burguesía, se construyeron las ciudades. Se produjo la separación hogar-trabajo, imponiendo la supuesta disociación El modelo de las mujeres en el entre producción-reproducción, la divi- ámbito de lo privado, de lo cerra- sión público-privado, capital-trabajo; se do, del cuidado y responsabilidad ampliaron las fronteras del intercambio. del equilibrio físico y emocional Se instauró la división de funciones y de la familia, implicó que se les responsabilidades contrapuestas: varón proveedor-mujer cuidadora. Como sus- impusieran dificultades para tento, se fue estableciendo un nuevo acceder a los beneficios de los tipo de familia: la familia nuclear, que res- conocimientos requeridos para pondía a los requerimientos de la nueva su inserción en el campo laboral economía. La familia devino en unidad de externo a su hogar. consumo, fue perdiendo sus funciones18 Igualdad de oportunidades
  17. 17. t r a b a j o y f a m i l i aOtro gran salto cualitativo en las relacio- bién con la actitud de las mujeres frentenes se produjo a partir de la llamada se- a los cambios, a su rol en el cuidado, a susgunda guerra mundial y la consiguiente antiguas y nuevas responsabilidades, exi-ubicación socio-laboral de las mujeres, gencias que no se les plantean a los varo-hecho que trajo consigo desequilibrios nes. Ante estos veloces cambios y hastay la necesidad de nuevos equilibrios en tanto se haga realidad el principio de laslas relaciones familiares y sociales para responsabilidades compartidas, gran par-llegar a acuerdos acerca de los trabajos te de las mujeres asumen dobles y triplesde cuidado y encarar las responsabilida- jornadas de trabajo.des compartidas. Las divisiones responden a las represen- taciones simbólicas constituyentes com-Responsabilidades compartidas partidas en nuestra cultura, que sedi-Las responsabilidades compartidas en mentan modos de sentir, pensar y actuarlos mundos privado y público aluden a sobre bases binarias, simplificadoras deun cambio ideológico-político que habría la realidad, que ocultan la multiplicidad,de cruzar todas las instituciones y estruc- la complejidad y las contradicciones queturas sociales. Las rápidas transformacio- la conforman, y que continúan ubicandones socio-laborales objetivas no son fácil- a las mujeres en el mundo privado, elmente aceptadas por el conjunto social. mundo cerrado, el de los afectos, el delEl espacio de lo doméstico fue siempre cuidado, el de la contención cuya cen-el de las mujeres, y aunque muchos va- tralidad está dirigida a la formación delrones, sobre todo jóvenes, se están in- “ser”. Es el lugar donde se realizan loscorporando al mismo, gran parte siente trabajos necesarios para la reproducciónque si lo ocupan, su masculinidad podría de la fuerza de trabajo y en el que se ubi-ponerse en juego, especialmente frente a ca a la mujer como una intermediadorasus pares. Pero éste no es solamente un dentro de la cadena para la instalacióntema de los varones; tiene que ver tam- de la ideología hegemónica. Igualdad de oportunidades 19
  18. 18. Ese lugar arcano, idealizado, encubre que líticas y leyes económicas, como puede ser también puede y suele ser el espacio de la regulación de precios, impactan sobre las aprendizaje de las relaciones de poder posibilidades de desarrollo de las unidades desigual, de las violencias, de los someti- familiares, y al mismo tiempo, las prácticas mientos. Dicotómicamente, a los varones desarrolladas en el mundo privado en re- se los coloca en el mundo público, el de la lación especialmente al cuidado y la edu- producción, el espacio donde se deciden cación tienen efectos directos en el mundo las macropolíticas, desde donde se con- público, como pueden serlo las posibilida- duce el poder real, cuyo eje es la cons- des de inserción en el campo laboral. trucción del “tener”, y que es también parte fundamental y complementaria de la transmisión de lo instituido. 3. Relaciones de poder-dominacion y control Es preciso notar que esa división El tema del poder es una cuestión filo- ideológico-política intenta ocultar sófica, axiológica, política. Es el eje fun- que ambos mundos se retroali- damental que hace a la dominación y en mentan, se sostienen y enrique- sus diversas formas atraviesa todas las re- cen mutuamente, y constituyen laciones y las luchas humanas, individua- un continuo. les y sociales. No tiene una sola fuente, ni una sola manifestación, ni un solo modo de ejercerlo. En este artículo nos limita- Las decisiones y acciones en cada uno de remos a lo que compete al cuidado y las esos espacios influyen en el otro. Así, las po- responsabilidades compartidas.20 Igualdad de oportunidades
  19. 19. t r a b a j o y f a m i l i a Históricamente, el poder real, con algu- las personas y la diferencia sobre mujeresnas fuertes excepciones (como los casos y varones. Hoy el poder está cada vez másde Isabel de España, Isabel y Victoria de concentrado en manos de pocos gruposInglaterra, Catalina de Rusia, constructo- supranacionales, donde muchas vecesras de imperios) ha estado y permanece se entrelaza lo lícito con lo que no lo es.en manos de los varones como grupo. La Esas ciclópeas corporaciones que operaninserción de las mujeres en los espacios a escala mundial establecen las reglasantes vedados (mujeres presidentas de de intercambio por encima de los paí-naciones, mujeres parlamentarias, muje- ses, los gobiernos y los Estados; decidenres empresarias) está incidiendo notoria- sobre las inversiones, influyen sobre lasmente en las relaciones y en las políticas, políticas, el uso de los recursos, dominanpero representa todavía pocos años en el conocimiento, las comunicaciones, lasla historia para que pueda producirse un tecnologías y, por ende, la vida cotidianacambio de paradigma del poder real. de las personas, el trabajo, el empleo, la inclusión-exclusión.La globalización es una de las formasque ha adquirido el poder en la actuali- La posibilidad también mundializada dedad; con ella se ha producido una nueva acceso a los nuevos saberes ha produci-transformación en el desarrollo de las do una revolución en el conocimiento,fuerzas productivas y las consecuentes abriendo un creciente abanico de in-relaciones de producción, con los corres- novadoras capacidades profesionales ypondientes efectos en el eje poder-domi- laborales, al mismo tiempo que ha con-nación y control entre los países, su corre- solidado las brechas cada vez mayoreslato sobre las políticas, los efectos sobre en las competencias; brecha en la que Igualdad de oportunidades 21
  20. 20. se ubican las mujeres, basada en las va- el pensamiento universal único, con dife- riables analizadas anteriormente. Esta ex- rencias según los sexos, como sucede con presión actual del poder opera junto a la el resto de los dogmas. continuidad y permanencia globalmente instituida de la situación y condición de Para lograr el mejor resultado de sus in- mujeres y varones y sus diferentes po- versiones, las corporaciones utilizan la sibilidades de recibir los beneficios que libre movilidad del capital y al mismo esta etapa de desarrollo puede ofrecer. tiempo imponen fuertes restricciones a Las mujeres una vez más se encuentran la movilidad de las personas, concreta- en desventaja frente a los varones ante la das no sólo en políticas, sino en muros dificultad de poder superar “el techo de materiales, unidos a los muros subjetivos cristal” y “el piso enlodado” debido a que , internalizados, producto de esas políti- no hay cambios en las responsabilidades cas. No obstante ello, mujeres y varones diferenciales instituidas; entre las cuales encuentran modos de atravesar esos la cadena de cuidados es primordial. muros en busca de supuestas mejores condiciones de trabajo y empleo, aun a Parte importante de este nuevo poder riesgo de sus propias vidas. En ese sen- global reside en la propiedad de los me- tido, la experiencia de cuidado de las dios de comunicación, que sirve como mujeres es un antecedente de posible instrumento para homogenizar las re- ubicación laboral, a pesar de la precari- laciones, el deseo, el ocio, los cuerpos, el zación, la superexplotación y la falta de consumo, la moda: una suerte de “Gran protección social a las que con gran fre- Hermano” de George Orwell que instaura cuencia son sometidas.22 Igualdad de oportunidades
  21. 21. t r a b a j o y f a m i l i a situación Estado de situación y algunas propuestas. Responsabilidades compartidas, un compromiso político n Convención contra toda forma de Discriminación hacia la La Mujer (CEDAW) incluye el tema de “responsabilidades familiares”Se han de proveer servicios que establece que se han de proveer servicios sociales para quesociales para que madre y pa- madre y padre puedan desempeñar con tranquilidad sus obli-dre puedan desempeñar con gaciones laborales. Esta Convención forma parte del art. 75 de latranquilidad sus obligaciones Constitución Nacional; sin embargo no es hasta el momento unlaborales. tema de agenda de los/las decisores/as de políticas públicas. n el Consenso de Quito de agosto de 2007 se impulsó otorgar: En reconocimiento del valor social y económico del trabajo “El doméstico no remunerado de las mujeres como asunto de política pública que compete a los Estados, los gobiernos, las organizaciones sociales, las empresas, las familias y la necesi- dad de promover responsabilidades compartidas” . “Adoptar y establecer las medidas necesarias económicas, so- ciales, culturales para que los Estados asuman la reproducción social, el cuidado y el bienestar de la población como objetivo de la economía y responsabilidad pública indelegable.” Igualdad de oportunidades 23
  22. 22. compromisos Compromisos integrados a los objetivos establecidos en el último Acta Acuerdo de la CTIO Para contribuir a hacer realidad la igualdad de oportunidades:Para alcanzar la equidad n Las políticas públicas en general y las de trabajo y empleoentre mujeres y varones, la en particular han de tener esos parámetros dentro de sus ob-conciliación entre el trabajo jetivos, incluyendo la visibilización del valor socio-económicoy familia ha de formar parte de las tareas de cuidado. Para ello no sólo es necesario un cam-de las Leyes de Contrato de bio ideológico, sino que debe estar sustentado por legislaciónTrabajo, de la Negociación específica que integre a todos los sectores involucrados. n Ante la falta o lenidad de políticas públicas que sustenten lasColectiva y de las Paritarias. responsabilidades compartidas y a fin de facilitar la posibilidad de las mujeres de emplearse y poder aceptar empleos registra- dos y de tiempo completo, mercantilizan la responsabilidad de cuidado, contratando la atención con centros de cuidado privados, con servicio doméstico, con cuidadoras domiciliarias, etc., casi todos en manos de otras mujeres. n esto hay que adicionar la existencia de nuevas demandas de A cuidado a causa del envejecimiento de la población. n oferta de servicios de cuidado de jornada extendida y de ca- La lidad es mayoritariamente privada y sometida a las leyes del mer- cado, por lo cual es viable para las familias de altos ingresos. Las
  23. 23. t r a b a j o y f a m i l i a estrategias para resolver la creciente de las madres y padres en sus lugares problemática del cuidado están estra- de trabajo, con beneficios también tificadas, las familias que disponen de para las/los empleadoras/es. recursos económicos pueden recurrir n Se han de establecer políticas y a modalidades de servicios que van programas universales dirigidos desde el empleo de personas califica- al cuidado y las responsabilidades das, a centros de excelencia; las fami- compartidas. La legislación existen- lias con menores capacidades econó- te –si bien precaria– sólo beneficia a micas recurren a familiares, amistades trabajadoras/res registradas/os. De o redes de apoyo que no siempre las personas que trabajan en el mer- están capacitadas o aseguran la con- cado informal, una gran mayoría son tinuidad de estas funciones, lo cual mujeres, presionadas, en gran parte retroalimenta y reproduce generacio- por sus responsabilidades familiares nalmente el círculo de las diferencias y domésticas, quedando así fuera de y las posibilidades de la infancia y su los escasos beneficios para el cuida- ulterior inserción socio-laboral. do. La legislación prueba que la ideo-n hecho de que las hijas e hijos de El logía predominante sostiene que los todas y todos las y los trabajadores/as cuidados son un asunto privado y del –registradas/os o no, desempleadas/ ámbito familiar. os– estén cuidadas/dos en lugares n Las tareas de cuidado sustentadas que aseguren su idoneidad y seguri- sobre los conocimientos actualizados dad redunda en el buen desempeño debe ser una decisión ineludible de Igualdad de oportunidades 25
  24. 24. las políticas de Estado a las que se las normas, legislación y políticas les destinarán los recursos humanos, existentes e incorporación de otras materiales y económicos suficientes nuevas con la participación de todas para que las mismas sean de calidad y las partes implicadas. de carácter universal, sustentables n ampliación de la licencia por pa- La en tiempo y forma. ternidad será un aporte a las respon- n Con la participación conjunta de los sabilidades compartidas y a la posi- sectores implicados se monitoreará bilidad de mayor involucramiento de el cumplimiento de lo existente en los varones en el cuidado de su prole cuanto a servicios y a la legislación con beneficios para ambos. y se implementarán los necesarios n Los temas del cuidado y de las respon- adecuados a las diferentes demandas sabilidades compartidas ha de formar y posibilidades. parte de la curricula educativa en n Para alcanzar la equidad entre muje- todos sus niveles y asimismo de los res y varones, la conciliación entre el contenidos de los medios de comu- trabajo y familia ha de formar parte nicación. de las Leyes de Contrato de Trabajo, n CTIO constituye un espacio privi- La de la Negociación Colectiva y de las legiado para proponer y promover Paritarias. Esto implica revisión de la definición de políticas a tal fin.26 Igualdad de oportunidades
  25. 25. Reflexiones finalesLos cambios individuales y sociales se retroalimentan, ¿Cómo se evalúa económicamente el compromisoesto sucede con el cuidado y las responsabilidades que significa transformar un cuerpo en persona? Estocompartidas. ¿Quiénes cuidan? ¿A quiénes? ¿Qué se es la ética del cuidado que es de incumbencia de lascomparte? ¿Cómo? ¿Con qué fines? mujeres como de los varones, de los Estados, de los gobiernos, del conjunto de la sociedad.Cuando a Freud se le pidió la definición de salud men-tal, dijo: “Amor y Trabajo”. La ética del cuidado no sólo es la alimentación, el ves- tido, la salud, la educación, la contención y acciones afi-En las sociedades parece que el amor es competen- nes; entraña además el compromiso constante puestocia de las mujeres y el trabajo de los varones, oscure- al servicio de preparar y sostener al otro y otra paraciendo que mujeres y varones amamos y trabajamos, que devengan en ciudadanas y ciudadanos en pleni-somos fuertes y débiles, sensibles e inteligentes, de- tud, capaces de ejercer cabalmente sus derechos y serpendientes e independientes; tenemos las mismas responsables de sus obligaciones. En los primeros ci-necesidades físicas y emocionales y nos sujetan los clos de la vida es la preparación para la inserción en elmismos sentimientos eróticos y tanáticos. mundo, y en los demás, protección, sostén, presencia. Implica también el cuidado de las personas ancianas,La fórmula de economía del cuidado que se promue- de las que efectuaron esos trabajos en su juventud yve no incluye todo el compromiso vital que involucra que en el último tramo de su vida necesitan del cuida-la ética del cuidado. Si las acciones se evalúan eco- do como reconocimiento, como derecho humano.nómicamente, además de los trabajos cotidianos querealizan las mujeres para la reproducción y los ocultosde la producción; ¿cómo se evalúa el afecto, la solidari- El cuidado es un compromiso con la vidadad, la contención? ¿Cuánto vale el “trabajo” de dar, deestar, de escuchar, de cuidar física y emocionalmente? Igualdad de oportunidades 27

×