OPINIÓN

                       EL POWER POINT EN EL AULA (DE GEOLOGÍA):
                       ¿PUNTO Y FINAL DEL APRENDI...
imágenes. Es un sistema pensado para ver,               REFLEXIONES PARA UN DEBATE DE
 como claramente lo indica su apelat...
del siglo XXI, que al fin y al cabo no ha hecho sino                 esa inquietud sin la cual, como sostiene Savater,
sus...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

EL POWER POINT EN ELAULA (DE GEOLOGÍA): ¿PUNTO Y FINAL DELAPRENDIZAJE CRÍTICO?

1.582 visualizaciones

Publicado el

Como ha sucedido con otras novedades tecnológicas aplicadas a la educación, los programas Power Point han sido aceptados acríticamente por muchos profesores, especialmente en las universidades. En este artículo analizo brevemente los pros (teóricos) y contras (muy reales) de esta tecnología empresarial aplicada abusivamente al mundo de la educación.

Publicado en: Educación, Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.582
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

EL POWER POINT EN ELAULA (DE GEOLOGÍA): ¿PUNTO Y FINAL DELAPRENDIZAJE CRÍTICO?

  1. 1. OPINIÓN EL POWER POINT EN EL AULA (DE GEOLOGÍA): ¿PUNTO Y FINAL DEL APRENDIZAJE CRÍTICO? Power Point Programs in the (Geology) Classroom: Is this the End of Critic Learning? Francisco Anguita (*) RESUMEN Como ha sucedido con otras novedades tecnológicas aplicadas a la educación, los programas Power Point han sido aceptados acríticamente por muchos profesores, especialmente en las universidades. En este artículo analizo brevemente los pros (teóricos) y contras (muy reales) de esta tecnología empresarial aplicada abusivamente al mundo de la educación. ABSTRACT As it happened with other technologies applied to education, the Power Point software has been uncri- tically accepted by many teachers, particularly at universities. In this paper, the pros (theoretical) and cons (very real) of this technique devised for the business world and abusively applied in the classroom are analysed. Palabras clave: Didáctica de la Ciencias Naturales, Ordenadores en la enseñanza Keywords: Science teaching, Computers in teaching INTRODUCCIÓN crítica en clases activas; pero subrayando estas modalidades como usos espurios de una técnica que Una novedad tecnológico ha invadido de forma no ha sido diseñada para ayudar a nadie a pensar. arrolladora el mundo de la comunicación, incluyen- do el espacio específico de la comunicación didácti- ca: la técnica del Power Point, surgida del mundo LAS SUPUESTAS VENTAJAS DIDÁCTICAS empresarial, ha llegado a nuestras aulas, y puede DEL PUNTO PODEROSO acabar en muy corto tiempo con el escaso aprendi- zaje crítico que se practicaba en ellas, sustituyendo • Facilidad para incorporar gráficos de alta cali- las relaciones personales entre los profesores y el dad (animaciones y sonidos incluidos) obteni- grupo de clase por una técnica que no dudo en cali- dos de Internet. ficar de deshumanizadora. • Posibilidad de integrar textos con los gráficos, Por el momento, en España esta invasión afecta y utilizar éstos como ideas-fuerza, listas de sólo en forma puntual a la enseñanza secundaria; sin conclusiones, etc. embargo, su irrupción en la universidad ha sido tan • El profesor no necesita llevar notas para seguir avasalladora que es presumible que no tardando el hilo de la clase. mucho la moda se haya convertido en una pandemia • Cada lección queda grabada como un conjunto que afecte a todo el sistema educativo. Admito que listo para ser expuesto; y sin embargo, los con- (en el mejor de los casos) esta tecnología se puede tenidos se pueden renovar fácilmente, volvien- usar de forma inocua, pero no que suponga ningún do a grabar sobre la versión anterior. avance didáctico sobre las preexistentes. En la enu- meración de sus supuestas ventajas y sus reales • El temario completo de una materia científica inconvenientes, me atendré a los usos típicos, según que incluya cientos o miles de ilustraciones se las actuaciones que he podido presenciar personal- puede transportar en una pequeña caja. mente, pero también siguiendo los relatos de alum- nos universitarios de Geología que están siendo víc- Y SUS DESVENTAJAS timas de este atropello tecnológico disfrazado de modernidad. También utilizaré datos de colegas que • El papel de espectador del alumno en la clase defienden esta herramienta, y que la usan de forma magistral queda sellado por la avalancha de (*) Facultad de Ciencias Geológicas, Universidad Complutense, 28040 Madrid. E-mail: anguita@geo.ucm.es 190 EnseñanzaEnseñanza de lasde la Tierra, 2005. (13.2) 190-192 de las Ciencias Ciencias de la Tierra, 2005 (13.2) I.S.S.N.: 1132-9157
  2. 2. imágenes. Es un sistema pensado para ver, REFLEXIONES PARA UN DEBATE DE como claramente lo indica su apelativo en CIERTA URGENCIA inglés, presentation, exposición. Tal modernidad es sólo un envoltorio sin conte- • La comunicación directa profesor-alumno nido, porque en un porcentaje muy elevado de casos queda sustituida por una atención común a la las presentaciones son en realidad clases magistrales pantalla. El contacto visual, esa herramienta disfrazadas, en las que el profesor ni siquiera expli- didáctica de primer orden, desaparece o queda ca, sino que deja que las imágenes y los textos que eclipsado. La clase adopta un formato de vide- ha grabado lo hagan por él. Entonces, ¿no se puede oclub, pero de uno en el que se proyectasen usar bien el punto poderoso? Creo que si un grupo películas en versión original, que la mayoría de clase aprende en profundidad en una sesión de del público no entiende: eso explicaría la ten- Power Point es porque el profesor lo ha utilizado dencia del profesor a leer los rótulos que acom- contra natura: no incluyendo textos porque quiere pañan a las imágenes. reservarse el privilegio de subrayar lo significativo • El presentador está ligado a un punto muy pre- mirando a la cara a sus alumnos, y utilizando un ciso del aula, definido por la posición del orde- número limitado de imágenes, sólo cuando sean nador portátil. Éste cumple exactamente el imprescindibles, y esencialmente como motivadoras mismo papel de las notas del profesor en las de discusiones. Es decir, desvirtuando radicalmente clases magistrales en las que éste las leía o glo- el vehículo técnico, y convirtiendo la presentación saba. en una clase de verdad. Claro está que para ese viaje • El sistema permite transmitir grandes cantida- no son necesarias alforjas, ya que lo mismo se logra des de información en forma de textos, una con unas cuantas diapositivas o transparencias. característica nefasta para el aprendizaje real La raíz del problema está, evidentemente, en que [aunque no exclusiva del punto poderoso: este en la enseñanza de las Ciencias de la Naturaleza es abuso nació con las transparencias]. imprescindible usar gráficos. Esta necesidad ha teni- • La facilidad para incorporar imágenes es un do sucesivas soluciones técnicas, desde las pizarras arma de dos filos: en muchos casos las imáge- que eran de pizarra, pasando por los positivos foto- nes se utilizarán “porque estaban ahí”, y no gráficos acristalados, por las diapositivas en color porque fuesen vehículos necesarios para la que han dominado buena parte del siglo XX, y por comprensión. Igual se puede decir de otros las transparencias que coexistieron con las anterio- recursos gráficos: recuerdo un profesor que res y que las aventajaban en flexibilidad, aunque ilustraba su trayectoria vital con una especie de incluían el peligro potencial de poder ser cargadas termómetro, en el que las fechas cambiaban de texto. De todos los medios se ha abusado, pero sucesivamente de color, una forma eficaz de esta necesidad de lo visual ha degenerado ahora en llamar la atención sobre lo superfluo. Otro una orgía de imágenes: hoy, hasta las palabras nece- había grabado una docena de veces la misma sitan proyectarse en la pantalla para existir en el secuencia animada, con el resultado de que aula, y en ocasiones entran en escena dando gracio- durante esos largos minutos, una auténtica sos saltos, o están cargadas de adornos, como colo- sesión de hipnosis colectiva, nadie atendió a lo res degradados o variables. Parece como si muchos que estaba diciendo. Ambos eran profesores adeptos al sistema fuesen incapaces de resistirse a experimentados, de lo que concluyo que para sus posibilidades de frivolidad. no pocos usuarios de este sistema la tentación Un elemento que sin embargo distingue al punto de usar elementos innecesarios debe de ser poderoso de las revoluciones tecnológicas anteriores difícil de resistir. La principal consecuencia es es que éstas fueron graduales y más o menos volun- que el mensaje de fondo queda irremisiblemen- tarias: en cambio, el Power Point está llevando a te emborronado. cabo una agresiva limpieza étnica de sus predeceso- • La renovación de las lecciones, tan fácil en teo- ras. Poco dispuesto a tolerar ninguna competencia, ría, es una utopía en muchos casos: una clase en los congresos ya se impone como obligatorio, así bien acabada tiende a fosilizar en su perfec- que los proyectores de diapositivas y retroproyecto- ción, y su cambio requiere tanta mayor fuerza res están desapareciendo. El territorio bajo su control de voluntad cuanto más perfecto es el acabado. no deja de crecer: no sólo los congresos científicos Igual puede decirse de los programas, pasados (su primera conquista), sino también las entrevistas a Power Point con una gran inversión de tiem- de trabajo deben ya hacerse con el consabido maletín po. El profesor, agotado por el esfuerzo, tende- a cuestas. En mi Facultad, ningún candidato al Diplo- rá a no renovar sus CDs. ma de Estudios Avanzados (las antiguas tesinas) se atrevería a comparecer sin su CD. El resultado es que • La tecnología es aún vacilante: no es raro que ninguno mira al público ni acciona, ni por supuesto una clase se retrase o incluso se pierda por se acerca siquiera a la pantalla para señalar: ellos algún problema de compatibilidad. mismos son servidores de la pantalla y del ratón, el • He dejado para el final la objeción a mi juicio instrumento clave de esta ceremonia tecnológica. más importante: esta técnica de clase suplanta Éstos son los profesores universitarios de mañana. a todas las revoluciones pendientes en didácti- Ahora, una pregunta retórica: ¿No es retrógrado ca. Los profesores que presentan sus clases se atacar frontalmente el medio didáctico más típico rodean de un aura de modernidad. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 2005 (13.2) 191
  3. 3. del siglo XXI, que al fin y al cabo no ha hecho sino esa inquietud sin la cual, como sostiene Savater, sustituir con ventaja a las diapositivas y transparen- “nunca se sabe realmente nada aunque se repita cias? Defiendo que el problema va mucho más allá; todo”, habrá que convenir que no vamos por buen que, como gritó Celaya, estamos tocando el fondo. camino; si las cabezas de los alumnos no fuesen, ¿Cuál es el fondo de la cuestión? Que la gran mayo- como escribió Plutarco, odres a llenar sino hogueras ría de los alumnos llega a nuestras aulas con su a encender, ¿qué clase de fuegos podremos conse- desencanto a cuestas, y que por ello es necesaria una guir mediante sucesiones inacabables de imágenes? intervención decidida y personal del profesor, que Concluyo este alegato con un toque a rebato: los les convenza (a algunos de ellos al menos) de que el que, como el que firma, llevan años proponiendo juego que se juega allí es no sólo vistoso, sino ade- alternativas a la enseñanza tradicional podrían creer más importante1. Tradicionalmente, los profesores que es difícil que ésta pueda empeorar. Puede: mien- hemos usado dos armas clave en este combate psico- tras que el profesor magistral empezaba, en algunos lógico: nuestras pupilas, estos dos poderosos puntos ámbitos, a estar a la defensiva, el profesor puntopo- que van directamente de nuestra mente a la del deroso considera que ya ha cambiado todo lo que alumno. En cambio, ¿cómo va ninguna pantalla a tenía que cambiar, puesto que emplea la más moder- convencer a nadie de esta importancia? En un libro na tecnología educativa, una que viene directamente esclarecedor, el físico Jorge Wagensberg propone de América y que se utiliza en los foros más presti- que enseñar y aprender son formas de conversar; y giosos. ¿Será éste el último clavo en el ataúd del que no recordaba haber conversado mucho en sus pobre Juan de Mairena? ¿O estamos aún a tiempo de años de alumno. Si volviese a la universidad, quizá reivindicar a los profesores que, como él, hacen de añorase aquellos años, porque el punto poderoso va sus aulas escenarios vivos en los que la provocación a desterrar definitivamente la conversación del aula. al intelecto de sus alumnos hace saltar, sin más ¿Cómo podría Juan de Mairena, el alegórico profe- muletas tecnológicas que las imprescindibles, las sor que inventó Machado, llevar a cabo su plan chispas que encenderán las hogueras que el mundo estratégico de enseñar a sus alumnos a repensar lo actual necesita desesperadamente? pensado, a desaber lo sabido y a dudar de su propia duda? ¿Dónde quedan las dudas en esas aulas en penumbra? Donde han quedado siempre desde que BIBLIOGRAFÍA hay clases magistrales: sepultadas en las mentes de los alumnos, para resucitar temibles a la hora de los Celaya, G. (1977). Poesía. Alianza Editorial, Madrid. exámenes. Al usar unánimemente esta novedad tec- Machado, A. (1989). Juan de Mairena. Sentencias, nológica, estamos desoyendo de manera flagrante a donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo. En todos los pensadores que han reflexionado sobre el Prosas completas (Ed., O. Macrì). Espasa-Calpe, Madrid. proceso del auténtico aprendizaje: si el principal reto Savater, F. (1997). El valor de educar. Ariel, Barcelona. del enseñante es potenciar en quienes aprenden la Wagensberg, J. (2002). Si la Naturaleza es la respues- capacidad de preguntar y preguntarse, de fomentar ta, ¿cuál era la pregunta? Tusquets, Barcelona. (1) “Ser capaz de entusiasmar”, en palabras recientes de una pedagoga (El País, 29/1/06, “Así son los chicos en el Instituto”). 192 Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 2005 (13.2)

×