Francisco diazactividad3

134 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
134
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Francisco diazactividad3

  1. 1. Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey Maestría en estudios humanísticos: Materia La novela y sus discursos. Francisco Jacobo Díaz Sepúlveda A01305924 Lo real maravilloso y el realismo mágico en la novela de “Pedro Paramo” De entrada, y con la frase que comienza la novela, corta y tajante, nos quedamosen lugar desconocido, cuyo nombre no nos permite encajarlo rápidamente, y que, a cadaintento de hacerlo vuelve a escapar, ya que nos demuestra que hay cosas, presentadasdesde diferentes perspectivas y en constante flujo, a las que no les podremos establecernuestra constelación de sentido1. Lo anterior queda manifiesto cuando se va dificultandoidentificar la delgada línea entre la vida y la muerte, entre el sueño y la realidad, o en lostiempos mismos. Así, podemos decir que con esto se cumple el primero de los puntosestablecidos por Scheel para el realismo maravilloso, ya que cada suceso tiene un sentidoy unas razones propias de la narración, en donde no tienen nada de asombroso. (1985,cit. En Menton, 1998). En un segundo punto, una vez que se van encontrando los personajes, y quetransitamos del presente al pasado, o viceversa, cumplimos a la perfección el segundo delos puntos, ya que la visión animista se hace presente, personajes y objetos, o el pueblomismo, se van confrontando con la narración como si cada uno tuviese vida ysentimientos propios, y donde cada uno pesa sobre lo que va sucediendo. (Scheel, Cit. EnMenton, 1998). Además, en este escenario, el esquema temporal que fluye como unorganismo vivo que no respeta lo lineal nos lleva a cumplir otro de los requerimientos parael realismo maravilloso. (Scheel, Cit. En Menton, 1998). Finalmente el lenguaje,encerrando poesía dentro de su cotidianidad, nos lleva para tener un escenario completode lo Real Maravilloso de acuerdo a lo propuesto por Menton dentro de su artículo. Pero esto no queda concluido ahí, ya que en la historia podemos encontrarsituaciones que fácilmente pueden ser encajadas dentro del realismo mágico. La primeraes que, una vez que va fluyendo la historia, y ya dentro del universo de sentido de lamisma, la situación que se le presenta al personaje es como un todo que lo persigue y loconfronta, pero que nunca trata de explicarse, si no de vivir, lo que apunta a una de lascaracterísticas del realismo mágico, el grado de reflexividad, es decir, un punto de vista1 El termino constelación de sentido hace referencia a todo aquello que hace y vuelve posible nuestra capacidad de entendimiento. Sehará referencia a este dentro del modo empleado dentro de la sistemología interpretativa, es decir, apelando a una unidad nofragmentada de entendimiento, que nos permite interactuar y enfrentar las situaciones, lo anterior basado en una narrativa madre. Página 1
  2. 2. prelógico, en donde no cabe la explicación racional de los acontecimientos y en donde nohay una distinción entre mito y o realidad. Otro punto es la característica mencionada por Brushwood, la ausencia delprincipio de causa y efecto. Dicha mención apunta a un camino dentro del realismomágico, en donde se admiten aspectos mitológicos y o leyendas, como el tono narrativoen el que se va sumergiendo la historia a medida que avanza. Dado lo anterior, en la obra se puede hablar de un predominio de lo realmaravilloso, pero no sin dejar a tras el realismo mágico. Pero, por encima de estaspreguntas, estas dos perspectivas y análisis de la obra dejan de lado el entendimiento dela obra dentro de un momento histórico determinado, en donde hay una crisis y unrompimiento, mismos que actúan como cuna de la obra. Semejante al Quijote, PedroParamo nace dentro de un México que está dejando atrás algo, (la revolución) y que enese dejar atrás quedo en muchos aspectos devastado. El pueblo, que ahora el leer el libroparece un pueblo fantasma, adquiere un significado pleno y diferente si nos situamos enese México en donde hay pueblos devastados, solos, pero principalmente, pueblos endonde hay muchas voces clamando un entendimiento que nunca se dio. Pedro Paramo,como el ingenioso Hidalgo, son buscadores de una causa perdida, ya que todo eso queapuntaba a su universo de sentido ya no está, en el caso del Hidalgo, la época clásica, enel caso de Pedro Paramo, un México que lucho por algo que tal vez nunca entendió porno estar en sus términos. En ese México nace una obra que rompe con el realismo criollo dentro de laliteratura, con el ideal de la racionalización, que llega permeado a muchos dirigentes debatallas, pero principalmente, nace una obra que funde todos esos universos de sentido,muy diferentes, en un horizonte en constante cambio, fundiéndolos a través de voces ysusurros, pero principalmente en un lugar en donde la vida y la muerte, la razón y lasinrazón conviven sin restricciones. Como punto final, hay que mencionar que la obra nace antes que los términosrealismo mágico y realismo maravilloso, como hoy los entendemos, por lo que más hayade tratar de encajarla dentro de los mismos podríamos invertir la pregunta y buscar cómoy de que maneras, la obra de Rulfo marca el camino para lo que habrá de venir en cuantoa dichos términos, como y de qué manera la obra de Rulfo rompe con una tradición y unmomento histórico que se manifiesta en unas cuantas páginas. Página 2
  3. 3. BibliografíaBrushwood, J. S. (1984). El año de Pedro Paramo. En J. S. Brushwood, La novela hispanoamericana del siglo XX. Una vista panoramica (pág. 192.206).Llarena, Alicia. (1997). Anales de la literatura hispanoamericana. [Un balance crítico: la polémica entre el realismo mágico y lo real maravilloso americano]. Consultado el día 20 de Agosto de 2011 de la World Wide Web: http://www.ucm,es/BUCM/revistas/fll/02104547/articulos.Menton, S. (1998). Entre el realismo magico y lo real maravilloso. En S. Menton, Historia verdadera del realismo (págs. 161-204). Página 3

×