La PeonzaRevista de Educación Física para la paz                    Número: 1 – Enero de 2002* Manifiesto de la cooperació...
La PeonzaRevista de Educación Física para la paz                      Número: 1 – Enero de 2002                           ...
La Peonza                Revista de Educación Física para la paz                                                          ...
PRESENTACIÓN         En octubre de 1993 cinco maestros de Educación Física que trabajábamos en la provincia de Valladolidc...
MANIFIESTO DE LA COOPERACIÓN        Del 5 al 9 de septiembre de 2001 se celebró en la ciudad brasileña de Sâo Paulo el 2º ...
LAS ACTIVIDADES FÍSICAS COOPERATIVAS                                         EN UN PROGRAMA DE                            ...
de actividades físicas, el desarrollo de una serie de                   Raúl Omeñaca y Jesús Vicente Ruiz subrayan queacti...
el desarrollo de habilidades sociales y de actitudes de                En este sentido, encontramos actividades dondeempat...
Las actividades competitivas de oposición            juego; dicho de otro modo, la meta de la actividad        indirecta p...
superando una puntuación determinada                                        Dentro de las actividades cooperativas de     ...
Al contrario que otras clasificaciones (Cascón y      ella, jugadores, experiencias previas de los mismos,Beristain, 1989;...
aunque sigue jugando en su campo; en caso              actividad, determinando el tipo de problemas que pueden         con...
iguales en número o un determinado espacio,            las que con mayor facilidad manifiestan inicialmente        por eje...
posibilidad es la de introducir una penalización que no        estructura con situaciones cooperativas, en el caso desupon...
de un equipo deben haber tocado la pelota,                    el equipo con 10 puntos anotara, su canasta no              ...
•   Aumentar la autoestima de aquellos niños y                 •   La necesidad de integrar la evaluación en el        niñ...
•   CHANAN, G. y FRANCIS, H (1984): "Juegos y              •   M.E.C. (1992): "Educación Física". M.E.C.       juguetes de...
NOTAS    1.   Aunque Guitart habla de juegos no competitivos, hace referencia a los juegos cooperativos.    2.   Cuando la...
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Peonza1
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Peonza1

975 visualizaciones

Publicado el

Educacion Fisica

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
975
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Peonza1

  1. 1. La PeonzaRevista de Educación Física para la paz Número: 1 – Enero de 2002* Manifiesto de la cooperación * Las actividades físicas cooperativas en un programa de Educación Física para la paz * El manifiestomundial de la Educación Física – FIEP 2000 * Autoestima y Educación Física * ¿Educación para la paz? * Juego y juguete, elementos trascendentales en el acto lúdico del hombre en sus diferentesépocas * Rarajipuami. La carrera de bola tarahumara * Relajación ymusicoterapia * Experiencia de juegos del mundo con alumnado de 6º de Primaria. Propuesta para cuatro sesiones * Una experiencia orientada a la creatividad: actividades cooperativas con combas * Los juegos de nuestros lectores * Libros recomendados *
  2. 2. La PeonzaRevista de Educación Física para la paz Número: 1 – Enero de 2002 La Peonza Revista de Educación Física para la paz Depósito Legal: VA – 707 – 2005 ISSN: 1885 – 124XEdita: Colectivo de Docentes de Educación Física para la pazhttp://www.terra.es/personal4/lapeonzae-mail: lapeonza@terra.es
  3. 3. La Peonza Revista de Educación Física para la paz Número: 1 – Enero de 2002 ÍNDICE• Presentación ........................................................................................................................................... 2• Manifiesto de la cooperación. Varios autores/as ............................................................................... 3• Las actividades físicas cooperativas en un programa de Educación Física para la paz. Carlos Velázquez Callado .................................................................................................................................... 4• El manifiesto mundial de la Educación Física – FIEP 2002. Manuel Bellido Pérez ....................... 17• Autoestima y Educación Física. Miguel Romero Luis ......................................................................... 33• ¿Educación para la paz? Felipe Sarasa Biel ........................................................................................ 34• Juego y juguete, elementos transcendentales en el acto lúdico del hombre en sus diferentes épocas. Humberto Gómez ........................................................................................................................ 38• Rarajipuami. La carrera de bola tarahumara. Miguel Ángel Osorio ............................................... 40• Relajación y musicoterapia. Mª Inmaculada Fernández et.al. ............................................................ 42• Experiencia de juegos del mundo con alumnado de 6º de Primaria. Propuesta de cuatro sesiones. Sergio Martín ............................................................................................................................. 44• Una experiencia orientada a la creatividad: actividades cooperativas con combas. Jose Manuel Rodríguez Gimeno y Elena de la Puente Fra ......................................................................................... 47• Los juegos de nuestros lectores .............................................................................................................. 55• Libros recomendados .............................................................................................................................. 56• Humor ....................................................................................................................................................... 56
  4. 4. PRESENTACIÓN En octubre de 1993 cinco maestros de Educación Física que trabajábamos en la provincia de Valladolidconstituimos un grupo de trabajo, al que dimos el nombre de "La Comba", con el objetivo de elaborar durante uncurso académico una recopilación de juegos cooperativos que, organizados en forma de fichas, sirvieran de recursoen nuestras clases. Poco imaginábamos entonces que ese proyecto iba a definir, para algunos de nosotros, nuestraforma de entender la educación en general y la Educación Física en particular, nuestra vida profesional y, endefinitiva, nuestra práctica diaria con alumnado, pero lo cierto es que así fue. La simple búsqueda de juegoscooperativos nos llevó a consultar bibliografía relacionada con la educación para la paz y la lectura de autores comoRodríguez Rojo, Grasa, Orlick, Jares o Novara hizo que nos cuestionáramos muchas de las ideas que, derivadas denuestra formación inicial, sentaban, por aquel entonces, las bases de nuestra forma de entender la escuela. A ese proyecto anual le siguieron otros, siempre orientados a la elaboración de recursos que nos ayudaran adesarrollar en nuestras clases un programa específico de Educación Física para la paz. Durante ese tiempo nuevaspersonas se incorporaron al grupo y otras tuvieron que dejarlo al ser destinadas fuera la provincia de Valladolid. En septiembre de 1999, tres de los antiguos fundadores de "La Comba" pensamos que había llegado el momentode dar una nueva orientación a nuestro trabajo. Finalizaba un ciclo y empezaba otro. Considerábamos que, si laelaboración de recursos para el aula había sido importante en años anteriores, ahora debíamos avanzar hacia laconcreción de nuestras ideas en ese programa de Educación Física para la paz del que tanto hablábamos. Ya no setrataba de planificar una unidad didáctica sobre una temática específica y de ponerla en práctica con un grupo dealumnado durante un tiempo más o menos corto, ni de desarrollar una serie de actividades determinadas. Estábamoshablando de definir, elaborar, poner en práctica y evaluar todo un programa específico de Educación Física para la paz.Así nació el Colectivo "La Peonza". Ese mismo año, con una subvención de Centro Innovación y Desarrollo Educativo, desarrollamos un proyectode innovación educativa que llevó por título “Educación Física para la paz, la convivencia y la integración”, el cual seeditará en cd-rom en el primer trimestre del 2002. Surgieron nuevos proyectos orientados a tratar de difundir nuestro trabajo por medio de publicaciones y decursos de formación del profesorado. Así , hemos ido participando en diversas actividades formativas en varias ciudadesespañolas y algunas portuguesas. Hemos estado en encuentros, jornadas y congresos exponiendo nuestra visión de loque debe ser la educación en general y la Educación Física en particular. Pero queríamos ir más allá, pretendíamos contactar con otras personas que tuvieran las mismas inquietudes quenosotros para intercambiar recursos, materiales y experiencias, y decidimos c rear una web que sirviera de lugar deencuentro para todas esas personas. En marzo de 2001 la inaguramos y, al finalizar el año rondamos las 6500 visitas.Creamos la figura del socio colaborador y ya somos más de 40. En julio de 2001 llevamos a cabo otra de nuestras ideas para extender la cooperación y organizamos el ICongreso Estatal de Actividades Físicas Cooperativas que se desarrolló en el Castillo de la Mota, en Medina del Campo(Valladolid). Allí tuvimos la fortuna de conocer personalmente a algunos de los socios colaboradores con los que sóloteníamos un contacto virtual. Ahora, iniciamos el 2002 con un nuevo proyecto, una revista digital hecha por todos y para todos. ¡Puracooperación! En vuestras manos, o en la pantalla de vuestro ordenador, está ya este primer número en el que hemostrabajado con toda la ilusión del mundo. Sabemos que todo es mejorable y esperamos que, entre todos, la mejoremos. Un fuerte y cooperativo abrazo: Carlos Velázquez Callado Coordinador del Colectivo La Peonza“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 2
  5. 5. MANIFIESTO DE LA COOPERACIÓN Del 5 al 9 de septiembre de 2001 se celebró en la ciudad brasileña de Sâo Paulo el 2º Festival de JogosCooperativos. En dicho Festival se elaboró el “Manifesto da Cooperaçâo” al que queremos sumarnos en sutotalidad al tiempo que pensamos que es la mejor forma de inagurar nuestro proyecto cooperativo de revista digital.Hemos decidido no traducir el manifiesto y dejarlo tal y como fue redactado dado que es fácilmente comprensibley hay algunos juegos de palabras que perderían su sentido con la traducción. Queremos, desde aquí, dar las graciasa Eliana Rossetti Fausto por hacérnoslo llegar y por permitir que lo compartamos con todos vosotros y vosotras.Leedlo con atención y reflexionad sobre él. Recogeremos los nombres y apellidos de todas aquellas personas quequieran adherirse sinceramente a lo que el manifiesto supone y se los haremos llegar al grupo que participó en suredacción. Manifesto da CooperaçâoAutor: D’eus (nós)Somos un grupo que acredita na esencia humana. Dizamos, pois, aquí nosso manifiesto para aqueles que nâotiverem a oportunidade de participar do 2º Festival de Jogos Cooperativos. Nós, que confiamos num mundomelhor, ode todos podem Ven-Ser, onde a justiça, a solidaridades, o amor, a liberdade e o respeito sâopossíveis, sentimos e divulgamos que esta já é una realidades entre nós.Optamos pela cooperaçâo por se um camniho pleno de posibilidades: uniâo de conciencias, cuidado com ooutro, cidadania responsable. Da uniâo da visâo destas posibilidades com a açâo, surge a transformaçâo e, comoum processo dialéitco, novas visôes vâo transcendendo essa transformaçâo.A semente já foi plantada e reafirmamaos aqui o nosso compromisso de cuidá-la, buscando praticar valorescomo a uniâo, respeito à ecologia interna e externa, desenvolver a intuiçâo e a flexibilidade. Cabe a nós regar asemente para que o futuro floresça harmonioso e equilibrado. Sabemos que este é um camniho con muitosdesafios e riscos, que necessitará coragem e desprendimento, mas somos guiados pelo sonho e pela esperança.Almas sÂo como velas, se a(s)cendem umas nas outras. Por isso confiamos que esta luz irá se propagar pelomundo.Através da inclusâo celebramos a diversidades como um mosaico da raça humana. Queremos dizer a todos queem nossos coraçôes habita a possibilidade de transformaçâo e que, cada um, comprometido com assa as-ins-trans-piraçâo, fará a diferencça e transformará a humanidade em um lugar mais digno de se viver.Porque tudo é uma questâo de colocaçâo da vírgula: “Eu, nâo nós Eu nâo, nós Porque nós é faito D’eus” (Geraldo Eustáquio)Com esse espíritu de cooperaçâo, assinamos esse manifesto.“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 3
  6. 6. LAS ACTIVIDADES FÍSICAS COOPERATIVAS EN UN PROGRAMA DE EDUCACIÓN FÍSICA PARA LA PAZ Carlos Velázquez Callado cvelazqu@roble.pntic.mec.es Maestro de Educación Física en el C.P. “Miguel Hernández” de Laguna de Duero. Delegado adjunto de la Federación Internacional de Educación Física en Castilla y León. Coordinador del Colectivo de Educación Física para la paz “La Peonza”.RESUMEN Si hace tan sólo una década, las actividades físicas cooperativas se veían como algo alternativo y minoritario, desvinculadas de los programas formales deEducación Física y más relacionadas con los programas de recreación y de tiempo libre, en los últimos años han aparecido en nuestro país algunas publicaciones que hanservido de recurso y de orientación a muchos profesionales para introducir las actividades cooperativas en sus clases. Contrariamente a lo que pudiera pensarse, en muchas ocasiones dichas actividades se han introducido de forma puntual, completamente desvinculadas de las basesgenerales de las programaciones, o se han concentrado unidades didácticas sobre de temáticas concretas: “juegos cooperativos”, “danzas del mundo”, etc., lo que no hasupuesto avances demasiado significativos en el desarrollo de programas de Educación Física cooperativa. La presente comunicación pretende analizar críticamente el papel que las actividades físicas cooperativas pueden jugar en programas específicos de EducaciónFísica para la paz. Para ello partiré de analizar lo que es la cultura de la paz y la Educación Física para la paz como respuesta educativa a esas concepciones, después analizaré lascaracterísticas de las actividades cooperativas exponiendo una taxonomía que nos permita comprender mejor la estructura interna de este tipo de actividades y nos lleve aentender algunas situaciones que se producen en la práctica al introducirlas en programas de Educación Física y, finalmente, hablaré de los posibles objetivos que se puedenalcanzar mediante la introducción racional de las actividades físicas cooperativas en programas a largo plazo, sugiriendo algunas indicaciones para su evaluación.1. PLANTEAMIENTOS INICIALES: CULTURA DE denominar educación para la paz, la cual puede ser PAZ, EDUCACIÓN PARA LA PAZ Y definida como el proceso continuo de concienciación de la EDUCACIÓN FÍSICA PARA LA PAZ persona y de la sociedad, que, partiendo de la concepción positiva de la paz y del tratamiento creativo del conflicto, El que fuera secretario general de la UNESCO, tiende a desarrollar un nuevo tipo de cultura, la cultura deFederico Mayor Zaragoza, acuñó, en la Conferencia de paz, caracterizada por una triple armonía del ser humanoYamoussoukro (Costa de Marfil) de 1995, la expresión consigo mismo, con los demás y con el medio ambiente encultura de paz para definir un proceso de transformación el que se desenvuelve (Jares, 1991; Rodríguez, 1995).de la cultura de la guerra, violencia, imposición ydiscriminación, en otra cultura comprometida con la no De la interrelación entre los principios de laviolencia, el diálogo, el respeto y la solidaridad. La cultura educación para la paz y las características específicas delde paz supone, en definitiva, una nueva forma de concebir área de Educación Física nace una nueva concepción de lael mundo en que vivimos que, tomando como base la Educación Física que he denominado Educación FísicaDeclaración Universal de los Derechos Humanos, se para la paz (Velázquez, 1996).caracteriza por el respeto a la vida y a la dignidad de cadapersona, el rechazo a la violencia en todas sus formas, la CULTURA DE PAZdefensa de un conjunto de valores como la libertad, elrespeto o el diálogo y el rechazo activo de otros como lainjusticia, la intolerancia o el racismo; la apuesta por la EDUCACIÓN PARA LA PAZ EDUCACIÓN FÍSICAdiversidad cultural y el interculturalismo como medio deenriquecimiento común, el deseo de un desarrollo que EDUCACIÓN FÍSICA PARA LA PAZtenga en cuenta la importancia de todas las formas de viday el equilibrio de los recursos naturales del planeta y, endefinitiva, la búsqueda colectiva de un modo de vivir y de La Educación Física para la paz trata de descubrirrelacionarse que contribuya a construir un mundo más qué es lo que puede aportar el área de Educación Física ajusto y solidario en beneficio de toda la humanidad la concepción global de la educación para la paz, es decir,(Velázquez, 2001). intenta responder a cuáles son los aspectos de la educación para la paz que pueden ser trabajados desde el área de La respuesta educativa a las concepciones Educación Física (Velázquez, 1996). En otras palabras, lafilosóficas de la cultura de paz es lo que se ha venido a Educación Física para la paz plantea, mediante la práctica“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 4
  7. 7. de actividades físicas, el desarrollo de una serie de Raúl Omeñaca y Jesús Vicente Ruiz subrayan queactitudes y valores derivados del hecho de asumir la el juego cooperativo (Omeñaca y Ruiz, 1999):cultura de paz como filosofía de vida. • Permite explorar y facilita la búsqueda de2. APROXIMACIÓN AL JUEGO COOPERATIVO soluciones creativas en un entorno libre de presiones. A partir de los planteamientos que se derivan de la • Propicia las relaciones empáticas, cordiales yEducación Física para la paz, el juego motor cooperativo constructivas entre los participantes.se convierte en un recurso de especial importancia y, desde • Destaca el proceso sobre el producto.mediados de los años setenta, son muchos los autores que • Integra al error dentro del proceso.han destacado sus características principales, • Posibilita el aprendizaje de valores morales yrelacionándolas con la posibilidad de ser utilizado como destrezas de carácter social.medio para favorecer la participación y el disfrute de todos • Permite valorar positivamente el éxito ajeno.los participantes, al tiempo que para ofrecer una alternativa • Fomenta las conductas de ayuda y un alto gradomás humana al juego tradicional competitivo. de comunicación entre los participantes. En este sentido, el canadiense Terry Orlick El brasileño Fábio Otuzi Brotto, basándose en lasprimero, y otros autores después, consideran al juego ideas de Terry Orlick, destaca el papel educativo de loscooperativo una actividad liberadora ya que (Orlick, 1990; juegos cooperativos comparándolo con el de los juegosBrown, 1992; Omeñaca y Ruiz, 1999): competitivos (Brotto, 1999): • Libera de la competición. El objetivo es que todas las personas participen para alcanzar una meta JUEGOS JUEGOS común. COMPETITIVOS COOPERATIVOS • Libera de la eliminación. Se busca la participación de todos, la inclusión en vez de la exclusión. Son divertidos sólo para Son divertidos para todos. • Libera para crear. Las reglas son flexibles y los algunos. propios participantes pueden cambiarlas para La mayoría experimentan Todos tienen un sentimiento favorecer una mayor participación o diversión. un sentimiento de derrota. de victoria. • Libera la posibilidad de elegir. Los jugadores Algunos son excluidos por Hay una mezcla de grupos tienen en sus manos la decisión de participar, de falta de habilidad. que juegan juntos creando cambiar las normas, de regular los conflictos, etc. un alto nivel de aceptación • Libera de la agresión. Dado que el resultado se mutua. alcanza por la unión de esfuerzos desaparecen los Se aprende a ser Todos participan y nadie es comportamientos agresivos hacia los demás. desconfiado. rechazado o excluido. Los perdedores salen del Los jugadores aprenden a Para Sigrid Loos, pedagoga alemana afincada en juego y simplemente se tener un sentido de unidad yItalia, el juego cooperativo puede estimular el sentido de convierten es observadores. a compartir el éxito.pertenencia a un grupo, ya que las personas que juegan Los jugadores no se Desarrollan la autoconfianzajuntas se sienten bien juntas. (Loos, 1989). solidarizan y son felices porque todos son bien cuando algo “malo” les aceptados. Rosa María Guitart destaca el papel de los juegos sucede a los otros.no competitivos (nota 1) ya que (Guitart, 1990): La poca tolerancia a la La habilidad de perseverar derrota desarrolla en ante las dificultades se • El niño participa por el mero placer de jugar y no algunos jugadores un fortalece. por el hecho de lograr un premio. sentimiento de abandono • Aseguran la diversión al desaparecer la amenaza frente a las dificultades. de no alcanzar el objetivo marcado. Pocos tienen éxito. Para cada uno el juego es un • Favorecen la participación de todos. camino de co-evolución. • Permiten establecer relaciones de igualdad con el resto de los participantes. Después de este rápido recorrido por las opiniones • Buscan la superación personal y no el superar a de diversos autores, referentes básicos a la hora de estudiar los otros. las actividades físicas cooperativas, en general, y el juego • El niño percibe el juego como una actividad cooperativo, en particular, podemos concluir que en este conjunta, no individualizada. tipo de actividades la gente juega con, y no contra, los • Favorecen sentimientos de protagonismo demás, para superar uno o varios desafíos colectivos que colectivo en los que todos y cada uno de los en ningún caso suponen superar a otras personas. Esta participantes tienen un papel destacado. característica que las define, favorece en los participantes“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 5
  8. 8. el desarrollo de habilidades sociales y de actitudes de En este sentido, encontramos actividades dondeempatía, cooperación, solidaridad y diálogo. no existen interrelaciones entre las acciones de los participantes y otras donde sí. En el primer caso hablaríamos de actividades individuales y en el segundo3. HACIA UNA CLASIFICACIÓN DE LAS caso de actividades colectivas. ACTIVIDADES FÍSICAS COLECTIVAS Las actividades individuales suponen acciones orientadas a la realización de una meta u objetivo por parte Si, como ya hemos visto, la totalidad de los de una única persona las cuales no interfieren las de losautores consultados coinciden en las ventajas del juego demás, con independencia de que varias personas realicencooperativo para el desarrollo de valores relacionados con la misma actividad en un mismo espacio y al mismola cultura de paz, sin que se apunte ningún inconveniente tiempo. Así, una profesora de Educación Física puedeen este sentido, a la hora de determinar qué es realmente hacer a su alumnado la propuesta de ver quién es capaz deun juego cooperativo se genera una cierta confusión. cruzar el gimnasio sin tocar el suelo con los pies. El alumnado no necesita cooperar entre sí para superar el reto La mayoría de los autores distinguen, explícita o propuesto, pero tampoco tienen lugar acciones deimplícitamente, entre juego cooperativo, donde no existen oposición dentro el grupo. El hecho de que una personaacciones opuestas entre los participantes, y juego logre el objetivo del juego no implica el que otras locompetitivo, en el cual se establecen unas relaciones de hagan, pero tampoco el que no lo hagan.oposición entre los jugadores, con independencia de quetambién existan relaciones de cooperación (nota 2) entre Las actividades colectivas implican, como yalos miembros de un mismo equipo. Desde este punto de hemos dicho, una interrelación en las acciones de losvista, distinguiríamos únicamente dos tipos de juegos: participantes y, entre ellas distinguiríamos:competitivos y cooperativos. a.) ACTIVIDADES COMPETITIVAS. Son aquellas Por otra parte, también son varios los autores que, actividades donde existen relaciones de oposiciónhaciendo referencia a los juegos cooperativos, introducen entre las acciones de los participantes y ademásen sus obras ejemplos de juegos competitivos al tiempo hay incompatibilidad de meta, dicho de otroque dan una serie de razones para justificar su modo, el hecho de que una persona alcance eldescripción, normalmente referidas a que el juego, objetivo de la actividad implica, necesariamente,competitivo en cuanto a su estructura, no despierta en los que, al menos, otra no pueda hacerlo. Expresadoparticipantes el afán de victoria sino que el dinamismo o la en un lenguaje más coloquial, actividadesdiversión que el juego proporciona supera con creces al competitivas serían aquéllas en las que existe unointerés por el resultado. Un ejemplo lo encontramos a la o varios ganadores y uno o varios perdedores. Sehora de describir una carrera en la cual hay que reventar, incluyen también en este apartado actividades queen parejas, varios globos rellenos de sustancias diversas, pueden finalizar en empate siempre que eldesde agua hasta chocolate líquido, sin que se pueda objetivo de las mismas no sea precisamente elutilizar las manos. Lo menos trascendente en esta empatar.actividad sería quién gana esa carrera. El tipo de oposición que se establece entre Otras veces, se describen acciones de los propios las acciones de los participantes puede ser activa ojugadores, durante la práctica de juegos no cooperativos, pasiva.para evitar los malos sentimientos de alguno de losparticipantes, como la fórmula de los aborígenes de Papua Hablamos de oposición activa o directaNueva Guinea donde, al terminar un juego de persecución cuando las acciones de una persona o de un gruposimilar a la tula llamado siikori, todos los participantes repercuten en las acciones de la persona o grupotocan un árbol en cuyo tronco se supone que depositan opuesto, un partido de tenis, una lucha o cualquiertodo lo negativo que haya podido acontecer durante el deporte colectivo son buenos ejemplos detranscurso de la actividad (Orlick, 1990). actividades competitivas de oposición directa. Todas estas ideas son importantes y nos Oposición pasiva o indirecta es aquéllaproporcionan visiones parciales de una misma realidad que que se produce cuando las acciones de unadeben ser tenidas en cuenta. Así, es posible aunar todas persona o grupo no afectan a las acciones de laestas miradas y agruparlas en una clasificación de abarque persona o grupos opuestos, pero sí existe unala totalidad de las actividades en función de dos variables: incompatibilidad de meta. Imaginemos una carrera de 100 metros lisos, no hay interferencia a. La interrelación en las acciones de los entre las acciones de los corredores pero el hecho participantes. de que alguien gane la carrera implica que el resto b. La compatibilidad o incompatibilidad de no pueda hacerlo. Hay un ganador y, metas. necesariamente, uno o varios perdedores.“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 6
  9. 9. Las actividades competitivas de oposición juego; dicho de otro modo, la meta de la actividad indirecta pueden ser de desarrollo simultáneo, no es la misma para todos los participantes sino como el ejemplo expuesto anteriormente, o que depende del rol que desempeñan en cada consecutivo, por ejemplo una partida de bolos o momento, con lo que, al contrario que en las un ejercicio de gimnasia rítmica. actividades competitivas, no podemos hablar de Dentro de las actividades competitivas una meta única incompatible para todos (nota 3). pueden establecerse relaciones de colaboración El cambio de papeles es siempre motivado por entre las personas de un mismo grupo para tratar circunstancia s del propio juego, bien por la de superar a otro. La mayoría de los autores intervención de otros participantes con un papel hablan de relaciones de cooperación / oposición, distinto, oposición activa, bien por un fallo sin pero, desde mi punto de vista, el término intervención ajena, oposición pasiva. cooperación sólo puede aplicarse a aquellas situaciones que implican superar un reto externo Atendiendo a si este cambio de papeles es al total de los y las participantes en una temporal o definitivo distinguimos dos subgrupos determinada actividad y no a la superación de otra dentro de las actividades de cambio de rol: persona o grupo de personas. De ahí que prefiera hablar de relaciones de colaboración / oposición b.1.1.) Actividades de cambio reversible. En las para hacer referencia a aquellas actividades donde que una persona puede pasar, a lo largo varias personas colaboran entre sí, oponiéndose a de la actividad, varias veces por el mismo otras, con el fin de alcanzar una meta papel. En el caso de juegos, éstos suelen incompatible para todas. Los deportes colectivos finalizar cuando lo deciden, de mutuo de oposición, fútbol, baloncesto, balonmano, acuerdo, los propios jugadores; en el caso voleibol, etc. son un buen ejemplo de este tipo de de danzas jugadas, cuando finaliza la actividades. música. Ejemplos de este tipo de actividades los tenemos en el juego de lab.) ACTIVIDADES NO COMPETITIVAS. Son tula y en danzas juego como el baile de la aquellas actividades donde hay interrelación entre escoba. las acciones de los participantes pero no incompatibilidad de meta, es decir, el hecho de b.1.2.) Actividades de cambio irreversible. En las que una persona alcance el objetivo de la que la actividad finaliza cuando todos los actividad no supone que otras no puedan hacerlo, participantes adoptan un determinado es más, va a suponer que el resto lo logre también. papel. No se puede, por tanto, pasar de un En otras palabras, las actividades no competitivas papel a otro más que una sola vez. Un sería aquéllas en las que existen ganadores o ejemplo de este tipo de actividades lo perdedores (todos ganan o todos pierden) o bien tenemos en juegos como la araña. en las que no existen ni ganadores ni perdedores (nadie gana y nadie pierde). b.2.) Actividades cooperativas. Son actividades colectivas no competitivas en las que no Centrándonos en las actividades no competitivas y existe oposición entre las acciones de losatendiendo al tipo de interrelaciones que se establecen participantes, sino que todos buscan unentre las acciones de los y las participantes, distinguimos objetivo común, con independencia dedos grupos: que desempeñen el mismo papel o papeles complementarios. Dentro de lasb.1.) Actividades de cambio de rol. Son actividades no actividades colectivas cooperativas competitivas en las que existe una oposición entre distinguimos dos tipos: las acciones de los participantes. Esta oposición puede ser activa o pasiva. Es activa cuando los b.2.1.) Con objetivo cuantificable. El objetivo, participantes persiguen distintos objetivos y las idéntico para todos los jugadores, está acciones de los unos se oponen a las de los otros; perfectamente definido y se puede un claro ejemplo lo tenemos en los juegos de comprobar si se cumple o no. En este tipo persecución como la tula. La oposición es pasiva de actividades todos ganan o todos cuando los participantes presentan acciones pierden, en función de si el grupo alcanza diferentes pero éstas no se interfieren; por o no el objetivo propuesto. Dentro de este ejemplo, los juegos tradicionales de comba. grupo, diferenciamos estos dos subgrupos: Es interesante destacar que en las actividades colectivas de cambio de rol no existen - Con puntuación. Actividades de tanteo nunca ni ganadores ni perdedores, sino que se colectivo. El objetivo común es hacer el produce un cambio de papeles a lo largo del mayor número de puntos posible,“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 7
  10. 10. superando una puntuación determinada Dentro de las actividades cooperativas de que, a veces, no está definida al objetivo no cuantificable pueden comenzar la actividad, sino que se va distinguirse tantos subgrupos como tipos definiendo en función de los puntos de objetivo consideremos. Señalaremos, a obtenidos por el grupo, de forma que modo de ejemplo, los siguientes: éste considera que gana cuando supera su propio récord. * De imitación. Uno o varios participantes imitan a otro u otros. El - Sin puntuación. Actividades en las que el objetivo suele ser el hacerlo lo más objetivo que hay que superar no es el de fielmente posible. Ejemplos los alcanzar una puntuación determinada, encontramos en seguir al rey, el espejo, sino que normalmente se trata de una etc. prueba que debe superar el grupo. * De vértigo. Uno o varios participantes, b.2.2.) Con objetivo no cuantificable. con ayuda de otro u otros, tratan de sentir Actividades en las que el objetivo no una sensación especial mediante el juego. puede ser evaluado por criterios rígidos. El látigo y el molinillo son dos juegos No puede determinarse si se ha cumplido tradicionales que nos sirven de ejemplo. o no. No existen, por tanto, ni ganadores ni perdedores. El papel de todos los * De mantener un objeto en movimiento. El jugadores puede ser el mismo o objetivo es que un móvil no se detenga. La mayor diferenciarse varios papeles. En este parte de las actividades cooperativas con último caso pueden existir cambios de rol puntuación podrían incluirse aquí cuando a lo largo de la actividad pero, a precisamente falte el tanteo; en este caso, los diferencia de los que se producían en las participantes no se preocupan por hacer el mayor actividades de cambio de rol propiamente número de puntos, sino que lo único que les dichas, en las actividades cooperativas de interesa es mantener el objeto en movimiento el objetivo no cuantificable estos cambios mayor tiempo posible o hacerlo tan deprisa como vienen determinados por los propios puedan. El tenis de mesa rotativo es un ejemplo de participantes y no por circunstancias del este tipo de actividades. juego. Otra diferencia significativa es que en las actividades de este tipo no existe * De reproducción de secuencias rítmicas. preferencia por parte de los participantes Incluimos aquí las danzas colectivas, todos del tipo de papel que van a desarrollar, aquellos juegos tradicionales de palmas sin mientras que en las actividades de cambio eliminados, los de corro y los juegos cantados. El de rol propiamente dichas, los objetivo es reproducir, tan fielmente como sea participantes prefieren un determinado posible, una serie de acciones mientras se canta papel (perseguir a ser perseguido, saltar a una canción o se escucha una melodía. hacer girar la comba, etc.) El siguiente cuadro pretende clarificar todos los conceptos desarrollados anteriormente para facilitar su comprensión por el lector: Interrelación entre las acciones de los y las participantes Existe No existe ACTIVIDADES COLECTIVAS ACTIVIDADES INDIVIDUALES Tipo de interrelación entre las acciones de los y las participantes Incompatibilidad Existe oposición No existe oposición de meta No existe ACTIVIDADES NO ACTIVIDADES NO incompatibilidad de meta COMPETITIVAS DE COMPETITIVAS CAMBIO DE ROL COOPERATIVAS Existe incompatibilidad ACTIVIDADES de meta COMPETITIVAS“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 8
  11. 11. Al contrario que otras clasificaciones (Cascón y ella, jugadores, experiencias previas de los mismos,Beristain, 1989; Jares, 1989, 1992), que agrupan las espacio, materiales, tiempos, etc.actividades en función de los diferentes objetivos quepersiguen dentro del proceso de conformación de un grupo De este modo, una misma actividad puede generar(nota 4), donde una misma actividad puede ser incluida en dos situaciones de juego distintas dependiendo, porvarios apartados, la clasificación que anteriormente he ejemplo, de los jugadores o incluso del estado de ánimo deexpuesto permite clasificar cualquier actividad en función los mismos jugadores en un determinado momento.de su propia estructura interna, de acuerdo a las variablesconsideradas e integrarla en un único apartado, lo cual Volviendo a la clasificación del apartado anterior,supone un gran paso a la hora de comprender la lógica hablaríamos de actividades paradójicas para hacerinterna de cualquier actividad, individual o colectiva. referencia a aquéllas en las que la situación práctica no coincide con su estructura interna, lo cual puede suceder Un segundo elemento que conviene destacar de la tanto con actividades de estructura competitiva como contaxonomía propuesta es la diferenciación entre oposición y actividades de estructura cooperativa. Algunos ejemplos:competición. La oposición hace referencia a un tipo de • Actividades competitivas sin competición.interrelación entre las acciones de los y las participantes Incluiríamos aquí todas aquellas actividades conmientras que la competición implica una incompatibilidad estructura competitiva, en las que están presentesde meta entre los mismos. Todas las actividades todos los elementos de la competición, pero en lascompetitivas implican relaciones de oposición, pero la que ésta no existe o queda diluida por la actividadexistencia de oposición no siempre supone competición. en sí. El ejemplo aclarará la definición, supongamos que un grupo de amigos que agrupan Atendiendo a su estructura interna, es decir, en en dos equipos y comienzan a jugar un "partidillo"función únicamente de la propia actividad, de su de baloncesto en una canasta. Al cabo de un ratoreglamentación, queda perfectamente definida una nadie sabe cuál es el tanteo, al fin y al cabo a ellosactividad cooperativa como aquélla donde existe no les parece importante dado que estáncompatibilidad de meta para todos los participantes y disfrutando con el juego. El partido finaliza,donde, desarrollando el mismo papel o papeles distintos, teóricamente un equipo ha ganado y otro hano hay oposición entre las acciones de los mismos. perdido, pero ni los propios jugadores saben quién ha sido. Otro ejemplo de este tipo es el juego tradicional de "piedra, papel o tijeras", donde dos4. HACIA UNA COMPRENSIÓN DE LAS jugadores reproducen, una y otra vez, la secuencia SITUACIONES PARADÓJICAS EN LA del juego sin que medie puntuación alguna. PRÁCTICA • Actividades competitivas modificadas. Son Ya he comentado que, absolutamente toda la actividades con ganadores y perdedores pero endocumentación que he encontrado, valora positivamente la los que se han introducido una o varias reglas paraintroducción de actividades cooperativas en los programas favorecer a aquellos que van perdiendo en uneducativos con el fin de desarrollar en los educandos determinado momento del juego o para promoverconductas de cooperación, solidaridad, aceptación de uno la participación de las personas con mayoresmismo y del otro, comunicación, regulación pacífica de problemas con respecto a las exigencias queconflictos, etc. También he mencionado que, al contrario plantea la actividad motriz. Nuevamente unque en el caso de las actividades competitivas, no he ejemplo aclarará mejor lo que decimos.encontrado ningún documento donde se expongan Imaginemos un partido de baloncesto donde seinconvenientes del hecho de introducir actividades introduzca una modificación en el sistema decooperativas en los programas educativos. Sin embargo, el puntuación, las canastas valen dos puntos si lasprofesorado sigue manifestándose reacio a desarrollar marca el equipo que va perdiendo y uno si lasprogramas cooperativos de actividad física y algunos marca el que va ganando.manifiestan que las actividades cooperativas están muybien en teoría pero no funcionan en la práctica. • Actividades competitivas de posibilidad remota. Son actividades donde la competición existe pero Es cierto que, en ciertas ocasiones, se dan en la en las que las posibilidades de que alguno de lospráctica una serie de situaciones que no responden a la participantes consiga la victoria son prácticamenteestructura interna de la actividad, conductas competitivas nulas. Imaginemos una cancha de voleibol conen juegos cooperativos y viceversa. Así, es necesario seis jugadores a cada lado de la red. Los de undistinguir claramente entre estructura que, como ya he lado son reyes y los del otro son vasallos. Unmencionado anteriormente, se correspondería a lo que la jugador inicia el juego lanzando un balón hacia elactividad es en sí misma, en cuanto a su reglamentación, otro equipo con el objetivo de que, pasando porconsiderada asépticamente, y situación que sería el encima de la red, bote en el campo contrario. Sicontexto en el que se desarrolla esa actividad, lo externo a eso sucede el jugador obtiene el título de rey“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 9
  12. 12. aunque sigue jugando en su campo; en caso actividad, determinando el tipo de problemas que pueden contrario, el jugador del otro equipo que logró surgir en la práctica y sugiriendo unas posibles respuestas atrapar la pelota, impidiendo que botara en su orientadas a subsanarlos. campo, la lanza por encima de la red hacia el otro lado con el objetivo anteriormente descrito. Esta Agrupamientos: fase del juego finaliza cuando seis personas, con • La disposición en filas paralelas de grupos de independencia de su equipo de origen, obtienen el igual número de componentes para la título de rey; entonces, los seis se colocan en el realización de actividades individuales, por campo de los reyes y el resto pasan al campo de ejemplo botar un balón hasta una pica, volver y los vasallos. Un equipo ganará cuando seis reyes entregárselo al siguiente, puede inducir a consigan renovar su título de forma consecutiva. carreras de relevos. Como solución proponemos El análisis de esta actividad nos muestra cómo las la realización de este tipo de actividades en posibilidades de que las mismas seis personas grupos desiguales o incluso orientados en consigan repetir en su campo son muy reducidas distintos sentidos. aunque, en principio, no imposibles. • Grupos iguales realizando la misma tarea en • Actividades cooperativas sin cooperación. Son espacios diferentes, aunque con un contacto actividades de estructura cooperativa donde se dan visual, puede inducir a competir por ver quién situaciones de oposición o de desarrollo termina la actividad antes. Como soluciones individual. Imaginemos un juego en el cual proponemos: delimitamos un espacio amplio y lo llenamos de - Grupos desiguales en número. objetos de desecho variados, latas, vasitos de - Propuesta inmediata de nueva tarea al yogur, botes de suavizante, botellas de leche... grupo que finaliza. Hacemos saber a los participantes que es un lago - Diferentes tareas en función de cómo contaminado que deben limpiar. Como está tan resuelven los problemas presentados en contaminado, nadie puede pisarlo por lo que para cada grupo. Así puede comenzarse sacar los objetos depositados en el utilizarán jugando con reglas comunes y, en balones que deberán lanzar desde las orillas. El función de la respuesta de los grupos, objetivo del grupo es limpiar el lago en un tiempo las reglas se irían diferenciando en las determinado. Esta actividad de estructura siguientes actividades. cooperativa puede generar una situación - Diferentes niveles de dificultad en la cooperativa en la que todos colaboren para limpiar tarea, Por ejemplo, en los circuitos de el lago en el menor tiempo posible, pasándose los orientación. balones e incluso repartiendo tareas en función de - Rotación de tareas en lugar de la habilidad de cada uno, pero podrían generarse realización simultánea. Cada grupo situaciones en las que los jugadores lucharan entre realiza una tarea distinta y al cabo de un ellos por hacerse con un balón o llevado al tiempo rotan en la tarea. extremo podría suceder que dos jugadores se • Grupos iguales participando en tareas de encargaran de hacer todo el trabajo y el resto oposición pueden inducir a entender como permanecieran cruzados de brazos. competitivo un juego no competitivo de cambio de rol. Esta situación se multiplica en función del material del j ego, sobre todo si éste es un u5. INTRODUCIENDO ACTIVIDADES NO balón. COMPETITIVAS EN LAS CLASES DE • Cambios constantes de pareja o de rol a lo largo EDUCACIÓN FÍSICA. SITUACIONES del juego no parecen determinar conductas PROBLEMÁTICAS EN LA PRÁCTICA competitivas. Si se desarrollan rápidamente parecen favorecer la eliminación de la La distinción entre estructura y situación nos manifestaciones de rechazo. Ahora bien, parapermite identificar y comprender el porqué de una serie de eliminar la discriminación, no basta con que dosconductas que surgen en nuestras clases. Nuestro objetivo o más personas se pongan juntas durante unsería ahora el de favorecer una serie de condiciones para cierto tiempo, es necesario que trabajen juntas,evitar que actividades con estructura cooperativa den lugar que tengan un objetivo común.a situaciones no cooperativas. En este sentido, el primerpaso sería identificar qué condicionantes provocan Materiales y espacios:respuestas inadecuadas por parte del alumnado en relación • Algunos materiales tienden a relacionarse cona la estructura de la actividad. Así, podemos por ejemplo estructuras de juego competitivas; ahora bien,analizar si existen relaciones entre la respuesta competitiva parece necesaria la combinación de otrasdel alumnado y los agrupamientos, los espacios o los variables como son la existencia de gruposmateriales utilizados en el desarrollo de una determinada“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 10
  13. 13. iguales en número o un determinado espacio, las que con mayor facilidad manifiestan inicialmente por ejemplo: una cancha deportiva. conductas de pugna con los compañeros por un balón, de • Materiales alternativos (paracaídas, material de reclamo de protagonismo individual, etc. En estos casos desecho...) o la utilización alternativa de resulta útil la introducción de nuevas reglas que obliguen materiales de la vida cotidiana, como toallas, a una interdependencia positiva entre las acciones de parecen promover conductas cooperativas o todos los participantes, como hacer que una persona sólo competitivas en función de la primera pueda lanzar un balón contra algún objeto del lago si experiencia que el alumnado tenga con ellos. dicho balón se lo ha pasado otra persona. • La utilización de canastas, porterías o de materiales relacionados con actividades Es precisamente esta interdependencia positiva deportivas parece incidir, en un primer la que, según algunos autores como Johnson y Johnson, momento, a conductas competitivas. Por garantiza que una actividad con estructura cooperativa ejemplo, a ver quién lo hace antes. En cualquier genere una situación cooperativa, considerándola una de caso, parece interesante promover un las características esenciales que debe cumplir una enfrentamiento conceptual entre las ideas actividad para ser definida como cooperativa y previas del alumnado y nuevas propuestas diferenciarla de una actividad grupal. Así, en las orientadas a desvincular el resultado de la propia actividades cooperativas un individuo no puede lograr el acción de jugar. éxito hasta que los demás no lo hagan también, en otras palabras, para conseguir alcanzar la meta colectiva es De todo el análisis anterior quiero insistir en las necesaria la cooperación de todos los participantes; siinterrelaciones existentes entre la actividad propuesta, el alguien no cumple con su parte, el grupo no alcanzará eltipo de agrupamiento, el material necesario, el espacio objetivo propuesto. Sin embargo, ni siquiera estoutilizado y, sobre todo, las experiencias previas del garantiza una situación cooperativa en la práctica.alumnado en relación a las distintas variables. Así, por Imaginemos una actividad en la que delimitamos unejemplo, es frecuente que parte del alumnado perciba espacio trazando una circunferencia en el suelo dentrocomo competitivo el juego de las sillas cooperativas, aún de la cual disponemos de una gran cantidad de bolos,cuando se hayan definido claramente sus reglas. Una todos del mismo color excepto uno de un color distinto.anécdota que ilustra perfectamente esto que digo me la Permitimos que el grupo se distribuya libremente por elcontó mi amigo Fabio Otuzi Brotto quien, cuando se exterior de la circunferencia y repartimos varios balones.iniciaba en los juegos cooperativos se encontró con la Proponemos que el objetivo del juego sea derribar todosdesagradable sorpresa de ver cómo niños y adultos se los bolos iguales dejando en pie el bolo de distinto color,empujaban y competían tratando de sentarse en las sillas, indicando además que cada participante ha de derribar,sin percibir la posibilidad de compartir el asiento y al menos un bolo. La actividad tiene una estructuracooperar para vencer juntos, a pesar de que las reglas del claramente cooperativa, con compatibilidad de meta, sinjuego habían sido explicadas muy claramente. oposición entre las acciones de los participantes y, además, con interdependencia positiva ya que es Observamos entonces cómo el factor necesaria la colaboración de todos para alcanzar elfundamental no es tanto el material, el agrupamiento o el objetivo grupal. Imaginemos que alguien, por error,espacio, sino las experiencias previas de los y las derriba el bolo de distinto color. En grupos pocoparticipantes con respecto a dichas variables y, sobre habituados a cooperar la situación puede generartodo, con respecto al tipo de actividades realizadas con manifestaciones de rechazo hacia la persona que,dichas variables. Así, grupos que han desarrollado accidentalmente, derribó el bolo equivocado. Miprocesos de inmersión cooperativa durante un tiempo experiencia personal me permite afirmar que, por elmás o menos prolongado, es decir, grupos habituados a contrario, en grupos que han trabajado en procesoscooperar, difícilmente manifiestan conductas cooperativos prolongados en el tiempo, la situación escompetitivas o individuales con independencia de cuál otra muy distinta en la que se apoya a la persona quesea el tipo de material, agrupamiento o espacio erró y se pide, a veces insistentemente, la repetición denecesarios para el desarrollo de la actividad en cuestión. la actividad. Nuevamente las experiencias previas delPor el contrario, grupos acostumbrados al trabajo con alumnado son el factor determinante, y no otro, a la horaactividades con estructura competitiva tienden a generar, de generar una situación cooperativa.en un primer momento, situaciones competitivas aúncuando la estructura de la actividad no lo sea. Algunas propuestas prácticas para evitar que, en procesos iniciales, estructuras cooperativas degeneren en En este sentido, volviendo al ejemplo del juego situaciones como la descrita pasan por compartir eldel lago contaminado explicado en el apartado anterior, error, por ejemplo, introduciendo varios bolos distintos.personas habituadas a competir, ya sea dentro de las El juego sólo terminará si todos los bolos distintos sonclases de Educación Física o en actividades deportivas derribados. Aumenta así las probabilidad de éxito y, siextraescolares, que, normalmente destacan en el éste no aconteciera, la responsabilidad del fracaso, pordesarrollo de este tipo de actividades competitivas, son así decirlo, no dependería de una sola persona. Otra“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 11
  14. 14. posibilidad es la de introducir una penalización que no estructura con situaciones cooperativas, en el caso desupone la finalización del juego, por ejemplo, si cae el actividades con estructura competitiva el planteamiento esbolo equivocado, para levantarlo y poder seguir jugando, conseguir que estructura y situación no coincidan, es decir,hay que poner en pie también diez bolos correctamente que estructuras competitivas generen, en lo posible,derribados. Una última alternativa, muy útil en algunos situaciones no competitivas.casos, consiste en dar la posibilidad de enmendar elerror, es decir introducir una prueba complementaria Ya hemos visto que las experiencias previasque debe ser superada para, por ejemplo, volver a poner juegan un papel fundamental a la hora de determinar laen pie el bolo derribado accidentalmente y proseguir el situación de una determinada actividad, ya sea éstajuego. Es interesante que esta prueba sea realizada por el competitiva o no competitiva. Habitualmente, lasgrupo al completo o por la persona que falló junto a experiencias previas de nuestro alumnado sonotras elegidas por ella. En el primer caso la prueba puede competitivas. Desde mi punto de vista, nuestro objetivo noconseguir en que, lanzando una o dos veces cada jugador debe ser el de eliminar la competición, sino, por una partedel grupo se consiga derribar todos los bolos que aún generar alternativas a esa competición mediante laquedan en pie. El segundo caso es especialmente presentación y la práctica de nuevas actividades consignificativo porque la persona que falló tiende a estructura cooperativa y, por otra, racionalizar los procesosescoger, para que le ayuden, a las personas que más le competitivos con el fin de primar la actividad física y lohan reprochado por el fallo de forma que, curiosamente, que ella significa, medio de interrelación con otrassi la prueba no es superada también ellas serán personas, ocupación saludable del tiempo de ocio..., porresponsables del fracaso del grupo y, lógicamente, encima del resultado. En este sentido, podemos favorecerevitarán cualquier comentario; si, por el contrario, la estos dos objetivos:prueba es superada, también la persona que fallóinicialmente es responsable de haber enmendado su fallo • Promoviendo la participación. Favoreciendoy el juego proseguirá como si tal cosa. con ello el que todos los jugadores participen realmente en el juego. No basta con que estén Sintetizando todo lo dicho en este apartado, ocupando un espacio, sino que su participaciónvuelvo a subrayar la importancia de las experiencias debe ser activa, con independencia de susprevias de los participantes a la hora de que actividades capacidades. Algunas propuestas paracon estructura cooperativa generen situaciones de juego conseguirlo son:cooperativo. Es necesario, por tanto, tener en cuenta lasposibles situaciones que pueden generarse en los - Introducir un mayor número de móviles.procesos iniciales de introducción de programas de Más balones, por ejemplo, significa mayoractividad física cooperativa con nuestro alumnado, posibilidad de que las personas con menorcomprender el porqué de estas situaciones y estar capacidad puedan tocarlos y no sólo, comocapacitados para dar respuestas inmediatas que nos sucede en algunos casos, verlos pasar.permitan avanzar en el proceso. En este sentido, para la - Reducir el tamaño de los grupos. Como enintroducción de las actividades más adecuadas en cada el caso anterior, al disminuir el número demomento, es necesario el análisis de las interrelaciones personas aumenta la posibilidad depersonales y afectivas entre los miembros del grupo y, participar activamente.aquí sí, nos sirven de gran ayuda las clasificaciones de - Aplicar hándicaps. Se trata de dificultar laautores como Cascón y Beristain (1989) o Jares (1989, acción de las personas que han anotado. Un1992) que se centran en los procesos dinámicos de ejemplo, supongamos un partido decreación y evolución de los grupos donde, tras la baloncesto en una sola canasta donde el quepresentación y el conocimiento de los componentes, se anota una canasta puede seguir jugando peroda paso a la afirmación de cada persona en el grupo, la ya no puede botar el balón y cuando anotacreación de un clima positivo de aceptación de todos y una segunda canasta se transforma encada uno de sus integrantes, los procesos de estatua, es decir, sigue jugando pero nocomunicación y diálogo para, finalmente alcanzar la puede moverse. El objetivo de cada grupo escooperación, entendida como situación cooperativa en el conseguir transformar en estatuas a todosdesarrollo de las actividades y en la superación de retos, sus componentes.y la regulación pacífica de los conflictos que pudieran - Delimitar espacios de actuación para lossurgir en el grupo. jugadores. El terreno de juego se divide en parcelas, cada una de las cuales es ocupada por uno o dos jugadores de cada equipo. La6. COOPERATIVIZANDO ACTIVIDADES pelota no puede pasar de una parcela a otra COMPETITIVAS DESDE LA PRÁCTICA no limítrofe. - Introducir la regla del “todos tocan”. Para Si nuestro objetivo en el caso de las actividades de que un tanto sea válido, todos los jugadoresestructura cooperativa es el de hacer coincidir dicha“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 12
  15. 15. de un equipo deben haber tocado la pelota, el equipo con 10 puntos anotara, su canasta no al menos, una vez. sumaría ni restaría nada. El partido finaliza - Variar el sistema de puntuación. Aplicable cuando ambos equipos empatan a 5. ¿Qué en juegos de invasión donde no resulte sucede cuando van 6 a 4 y tiene la pelota el demasiado difícil anotar. Imaginemos que equipo que lleva cuatro puntos? proponemos un partido de baloncesto donde - Favorecer al que va perdiendo. Hemos visto la puntuación del equipo no es la suma de algún ejemplo en el apartado de favorecer la los puntos de los jugadores de dicho equipo, participación como es el de aplicar hándicaps, sino los puntos del jugador del equipo que pero hay otras posibilidades que afectan al menos puntos lleve. Si en un equipo sus sistema de puntuación. Por ejemplo, los tantos jugadores han anotado 23, 45, 87, 99 y 4 del equipo que va perdiendo valen dos, puntos respectivamente, su puntuación sería mientras que si los logra el equipo que va 4. Si en el otro equipo sus jugadores han ganando sólo valen u punto. No se trata de n anotado 8, 6, 8, 6, y 6 puntos favorecer inicialmente a un equipo dándole respectivamente, su puntuación sería 6. ventaja, al tiempo que le decimos lo “malos” que son, sino de que cada equipo puntúe en • Desvinculando el juego del resultado. No se función del resultado del juego en cada trata de eliminar la competición sino de generar momento. reflexiones orientadas a demostrar que, por encima del resultado, del hecho de ganar o • Repartiendo el protagonismo. En la mayor perder, está la propia actividad, en otras parte de las actividades con estructura palabras, que lo que nos divierte es la actividad competitiva hay niños y niñas que habitualmente por sí misma y no el resultado. Para ello son protagonistas cuando su equipo gana, se ha expongo las siguientes propuestas: ganado gracias a ellos, y otros que lo son cuando su equipo pierde, se ha perdido por culpa de - Cambio de equipo. Cuando un jugador anota ellos. Existen sin embargo una serie de un tanto, pasa a jugar con el otro equipo. El actividades competitivas, a las que he juego finalizaría en el improbable caso de que denominado actividades competitivas de interés en un equipo no quedaran jugadores. ¿Quién pedagógico, que permiten adquirir ha ganado? protagonismo positivo a personas que - Reducir al mínimo la posibilidad de victoria. habitualmente no lo tienen. Este tipo de Se trata de variar alguna regla para dificultar actividades se caracteriza porque las el hecho de que un equipo gane. Por ejemplo, posibilidades de éxito son muy limitadas y imaginemos un partido de baloncesto donde dependen de la fortuna o de una estrategia de un equipo gana si anota diez canastas equipo más que de la habilidad o destreza de consecutivas. Muy posiblemente, este partido, algún jugador particular, de ahí que sea con equipos mínimamente igualados, duraría interesante aplicarlas en determinadas ocasiones una eternidad. y con determinados grupos de alumnado. - Tanteo por azar. Los puntos que un punto se anota cuando consigue su meta, varían en función de un elemento de fortuna. Por 7. HACIA UN MODELO DE INTEGRACIÓN DE ejemplo, cuando un equipo marca un tanto LAS ACTIVIDADES FÍSICAS COOPERATIVAS lanza un dado y anota se anota tantos puntos EN PROGRAMAS DE EDUCACIÓN FÍSICA como marque el dado. PARA LA PAZ - Aumentar el número de equipos. Imaginemos un partido de fútbol con cuatro equipos cada Si algo he querido resaltar a lo largo de toda mi uno de los cuales defiende una portería y tiene exposición es que el mero hecho de introducir una unidad que marcar un gol en las otras tres. Los pactos didáctica o un conjunto de actividades físicas cooperativas entre los equipos se realizarán en función de en los programas de Educación Física no sirve para que perjudicar en lo posible al equipo que más se nuestro alumnado aprenda a cooperar, a ser solidario, a acerca, en cada momento, al objetivo del valorarse a sí mismo y a los demás, etc. Es necesario el juego. desarrollo de programas globales de Educación Física en - Jugar a empatar. Nuevamente volvemos al valores y, en particular, de programas de Educación Física baloncesto. Imaginemos un partido en el cual para la paz, en los cuales la introducción racional de un equipo parte de 10 puntos y el otro de 0. actividades físicas cooperativas nos sirva para: Cuando un equipo anota una canasta se suma un punto y además resta otro punto al equipo • Promover la integración de todos y cada uno de contrario. Ningún equipo puede tener más de nuestros alumnos y alumnas en el grupo. 10 puntos y ninguno menos de 0, con lo que si“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 13
  16. 16. • Aumentar la autoestima de aquellos niños y • La necesidad de integrar la evaluación en el niñas que no tienen una correcta percepción de propio proceso educativo, dentro de la práctica sí mismos. cotidiana, y no como algo externo a él. • Favorecer conductas grupales, valorando que el • La perfecta diferenciación entre el proceso trabajo en grupo es superior a la suma de las evaluador y la calificación, individualidades. • La apuesta, firme y decidida, por una evaluación • Promover el gusto por la actividad física, como compartida entre profesor y alumnado, con todo una forma saludable de ocupación del tiempo de lo que ello conlleva, en la que se pueden utilizar ocio, particularmente entre el alumnado con una diferentes procedimientos que van desde la percepción negativa de la Educación Física. observación sistemática y registro a través de • Permitir que todos y cada uno de nuestros listas de control, registro anecdótico o diario del alumnos y alumnas participen en el éxito o profesor, hasta encuestas al alumnado, recogida de fracaso a la hora de alcanzar el objetivo comentarios durante las sesiones o incluso fuera propuesto, asumiendo su parte de de ellas, buzón de sugerencias o el cuaderno del responsabilidad. alumno. • Conocer nuevas posibilidades de juego, deshaciendo el mito de que sólo son divertidos los juegos competitivos. 8. A MODO DE CONCLUSIÓN • Desvincular el resultado de la actividad física. • Favorecer conductas orientadas a reflexionar, El éxito o fracaso de la introducción de compartir y actuar a través de desafíos físicos actividades físicas cooperativas en los programas de cooperativos. educación formal dependerá, por una parte, del grado de • Desarrollar habilidades sociales a través de la coherencia y seriedad de dichos programas y, por otra, de práctica de actividades físicas, disfrutando así de la capacidad de las actividades cooperativas para alcanzar la relación con los demás. los objetivos que persiguen, los cuales ya han sido • Promover un clima de clase positivo, expuestos, al tiempo que para dar respuesta a los distintos caracterizado por la expresión de sentimientos, problemas que actualmente surgen en las clases de la comunicación, la empatía, la regulación no Educación Física. violenta de los conflictos, etc. Entender la estructura de las actividades Desde esta base, y considerando siempre la cooperativas, aplicarlas en la práctica cotidiana y analizar,estructura interna de las actividades propuestas y el desde una concepción crítica, el porqué de determinadascontexto en el cual van a desarrollarse, trataremos de ir situaciones es lo que nos va a permitir avanzar en todo esteseleccionando las propuestas más adecuadas a cada proceso hasta alcanzar nuestro ambicioso objetivo.momento, desarrollando, en cualquier caso, un procesoque, a diferencia del modelo tradicional (nota 5), va desdelas actividades no competitivas a las competitivas, en el 9. BIBLIOGRAFÍAque se pueden integrar propuestas cooperativas como:danzas y actividades de expresión corporal, desafíos • AA.VV. (1995): "III Congreso Estatal defísicos cooperativos, entornos de aventura, juegos Educación para la Paz. Hacia un movimiento detradicionales, juegos cooperativos con materiales educación para la paz". Grupo de Educación paraalternativos, actividades físicas en el medio natural, la Paz de Concejo Educativo de Castilla y León.propuestas cooperativas de iniciación deportiva, etc. Valladolid. • AA.VV. (1998): "Aprender a vivir juntos. Mención aparte merece la evaluación de estos Educación para la convivencia. XIX concurso deprogramas. Desvincular el resultado de la actividad experiencias escolares". Santillana. Madrid.implica, por una parte, valorar el proceso con • AMANI COLECTIVO (1994): "Educaciónindependencia de si ese proceso ha conducido al éxito o no Intercultural. Análisis y resolución de conflictos".y, por otra, valorar los elementos actitudinales y afectivos Ed. Popular. Madrid.que han intervenido en dicho proceso. En este sentido, no • BROWN G. (1992): "Qué tal si jugamos... otraparecen demasiado viables los modelos tradicionales de vez. Nuevas experiencias de los juegosevaluación cuantitativa y me inclino por modelos de cooperativos en la educación popular". Ed.evaluación cualitativa. Humanitas. Buenos Aires. • CASCÓN, P. Y MARTÍN, C. (1986): "La Sin entrar en demasiadas valoraciones, para no alternativa del juego". Colectivo Educar para lahacer excesivamente extensa esta comunicación, sí quiero paz. Torrelavega.destacar, al menos, tres cuestiones:“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 14
  17. 17. • CHANAN, G. y FRANCIS, H (1984): "Juegos y • M.E.C. (1992): "Educación Física". M.E.C. juguetes de los niños del mundo". Ed. Serbal - Madrid. Unesco. Barcelona. • M.E.C. (1993): "Temas transversales y desarrollo • COLECTIVO NOVIOLENCIA Y curricular". M.E.C. Madrid. EDUCACIÓN (1994): " ¿Jugamos a la paz?". • NOVARA, D. (1989): "Scegliere la pace. Guida Colectivo Noviolencia y Educación. Madrid. metodologica". Edizioni Gruppo Abele. Turín. • DELGADO, F. (1986): "El juego consciente". • OMECAÑA, R. y RUIZ, J.V. (1999): "Juegos Integral. Barcelona. cooperativos y Educación Física". Paidotribo. • DELORS, J. (Dir.) (1996): "La educación Barcelona. encierra un tesoro". Madrid. Santillana - • ORLICK, T. (1986): "Juegos y deportes Ediciones UNESCO. cooperativos". Popular. Madrid. • FERNÁNDEZ-RÍO, J. (1999): “Cooperar para • ORLICK, T. (1988): "El juego cooperativo". En adquirir las bases de una buena condición Cuadernos de Pedagogía, nº 163. física”. Élide, nº 1. • ORLICK, T. (1990): " Libres para cooperar, • FERNÁNDEZ-RÍO, J. (2000). Una libres para crear". Paidotribo. Barcelona. metodología para una Educación Física de/con • RICART, I. (1981): “Juegos cooperativos. Cómo futuro. Áskesis, 9; Revista digital: jugar sin que haya vencedores ni vencidos”. En http://www.askesis.es Integral, nº 27. • GRASA, R. (1984): "Educar para la paz, una • RODRÍGUEZ, M. (1995): "La educación para tarea posible y urgente". En Cuadernos de la paz y el interculturalismo como tema Pedagogía, nº 112. transversal" Oikos-tau. Vilassar de Mar. • GRASA, R. (1985): "Aprender en la propia piel". • SEMINARIO DE EDUCACIÓN PARA LA En Cuadernos de Pedagogía, nº 132. PAZ (1990): "La alternativa del juego - II. Juegos • GRASA, R. (1987): "Vivir el conflicto". En y dinámicas en educación para la paz". Cuadernos de Pedagogía, nº 150. Asociación Pro-Derechos Humanos. Madrid. • GRINESKI, S. (1996): “Cooperative learning • TUVILLA, J. (Comp.) (1994): "La escuela: in physical education”. Human Kinetics, instrumento de paz y solidaridad". M.C.E.P. Champaign, IL. Sevilla. • GUITART, R.M. (1990): "101 juegos no • VELÁZQUEZ, C. (1995): "Juegos con competitivos". Graó. Barcelona. paracaídas en las clases de Educación Física". La • JARES, X.R. (1989): "Técnicas e xogos Comba. Valladolid. cooperativos para tódalas idades". Vía Láctea. La • VELÁZQUEZ, C. (et al.) (1995): "Ejercicios de Coruña. Educación Física para Educación Primaria. • JARES, X.R. (1991): "Educación para la paz. Su Fichero de juegos no competitivos". Escuela teoría y su práctica". Ed. Popular. Madrid. Española. Madrid. • JARES, X.R. (1992): "El placer de jugar juntos. • VELÁZQUEZ, C. (Coord.) (1996): " Proyecto Nuevas técnicas y juegos cooperativos". CCS. curricular de Educación Física en Educación Madrid. Primaria. Una propuesta orientada a la paz". La • JARES, X.R. (1992): "Educación para la paz". Comba. Valladolid. M.E.C. Madrid. • VELÁZQUEZ, C. (1999): "Juegos de otros • JUDSON, S. (1987): "Cómo hacer para...". En pueblos, países y culturas". La Peonza. Cuadernos de Pedagogía, nº 150. Valladolid. • LEDERACH, J.P. (1984): "Educar para la paz". • VELÁZQUEZ, C. (2001): “Educación Física Ed. Fontamara. Barcelona. para la paz. Una propuesta posible”. Lecturas de • LOOS, S. (1989): "Novantanove giochi Educación Física y Deporte, Revista Digital, nº cooperativi". Edizioni Gruppo Abele. Turín. 36. Mayo de 2001. Buenos Aires. • MAS, M. y MARTÍNEZ, M. (1989): “Los http://www.efdeportes.com juegos cooperativos”. En Integral, nº 119.“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 15
  18. 18. NOTAS 1. Aunque Guitart habla de juegos no competitivos, hace referencia a los juegos cooperativos. 2. Cuando la cooperación se realiza para superar a otras personas o grupos y no un reto externo a los participantes prefiero el término de colaboración. Así habría relaciones de oposición, de cooperación y de colaboración-oposición. 3. Últimamente es bastante frecuente encontrar, entre la bibliografía de Educación Física y de entrenamiento deportivo, adaptaciones competitivas de actividades no competitivas de cambio de rol en las que se asignan roles opuestos a dos personas o grupos y se establece un tiempo común en el que los distintos participantes tratan de mantener su rol. Un ejemplo, se establecen dos equipos, los jugadores de uno de ellos tiene que atrapar a los del otro en menos de cinco minutos, si lo consiguen ellos ganan, en caso contrario, pierden. En este tipo de actividades, bastante artificiales por cierto, se establecen dos metas distintas pero incompatibles, dado que el objetivo real del juego es ganar al grupo contrario, impidiendo que alcance su propia meta. Existen, por tanto ganadores y perdedores, y ambos son fácilmente identificables. En el caso de los juegos no competitivos de cambio de rol no es posible identificar ni ganadores ni perdedores. ¿Acaso gana el último en ser atrapado en el juego de la cadeneta?, ¿acaso pierde el que se la queda en el momento en que los participantes deciden abandonar un juego de tula? 4. Estas clasificaciones responden a la evolución de un grupo y son realmente interesantes para entender la dinámica de los mismos, aunque, en ellas, el patrón de clasificación es el grupo y no la actividad en sí misma lo que hace que una misma actividad pueda integrarse en varios apartados. Así, se distinguen, por este orden, actividades de presentación, de conocimiento, de afirmación, de confianza, de comunicación, de cooperación y de resolución de conflictos. 5. El modelo tradicional de Educación Física pretende favorecer actitudes de cooperación desde la práctica de actividades competitivas. Parte de la suposición de que el entorno es competitivo y, consecuentemente, la competición ha de formar parte del proceso educativo. A partir de los problemas que se manifiesten durante la práctica de actividades competitivas, el educador tratará de hacer reflexionar al alumnado y de convencerlo de que lo importante es la actividad en sí misma y no el resultado. Mi propuesta es un modelo alternativo que discrimine positivamente, en una primera fase, a las actividades no competitivas en general y a las cooperativas en particular para, a lo largo de este proceso, ir incorporando progresivamente actividades competitivas en las últimas etapas. Parto del hecho de que en el tiempo libre el alumnado tiene muchas posibilidades de competir y de aprender, por tanto, juegos con estructura cooperativa, y, por el contrario, muy pocas alternativas de juego cooperativo. En este modelo se realiza un aprendizaje de la cooperación y de todo lo que conlleva para, posteriormente, dar la alternativa de la competición a aquellas personas que la deseen. Mientras que en el modelo tradicional se trataría de aprender a cooperar mientras se compite, en el modelo alternativo se buscaría de aprender a cooperar para transferir ese aprendizaje posteriormente a las actividades competitivas.Este artículo, publicado en AA.VV. (2001): “Actas del Primer Congreso Estatal de Actividades Físicas Cooperativas. Medina del Campo, 9 –12 de julio de 2001” La Peonza Publicaciones. Valladolid, ha sido reproducido con el permiso del autor.“La Peonza” – Revista de Educación Física para la paz – nº 1 – enero de 2002 .............................. 16

×