Primeros Auxilios

358 visualizaciones

Publicado el

Este manual sobre los primeros auxilios nos ayudará a conocer las posibles acciones que deberemos tomar en ciertas ocasiones, porque por desgracia, los accidentes no son algo ficticio. La guía recopila varios puntos relacionados con las lesiones más comunes en el centro escolar o cómo actuar ante un accidente.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
358
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
51
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Primeros Auxilios

  1. 1. Manual básico de Primeros Auxilios Índice 1. Primeros auxilios................................................................................................Pág. 02 1.1. Introducción a los primeros auxilios........................................................Pág. 02 1.2. Terminología necesaria ...........................................................................Pág. 02 1.3. Evaluación primaria .................................................................................Pág. 03 1.3.1. Posición lateral de seguridad ......................................................Pág. 04 1.3.2. Maniobra de Heimlich.................................................................Pág. 05 1.3.3. Reanimación cardio pulmonar....................................................Pág. 06 1.4. Evaluación secundaria .............................................................................Pág. 07 2. Actuación ante un posible accidente.................................................................Pág. 08 2.1. Concepto de accidente y lesión...............................................................Pág. 08 2.2. Tipos de lesiones......................................................................................Pág. 08 2.3. Organización del material........................................................................Pág. 09 3. Accidentes y lesiones más comunes..................................................................Pág. 11 3.1. Contusiones .............................................................................................Pág. 11 3.2. Heridas.....................................................................................................Pág. 11 3.3. Hemorragias.............................................................................................Pág. 12 3.4. Shock........................................................................................................Pág. 13 3.5. Traumatismos..........................................................................................Pág. 13 3.6. Lipotimias.................................................................................................Pág. 15 3.7. Insolación y golpe de calor ......................................................................Pág. 15 4. Bibliografía.........................................................................................................Pág. 16
  2. 2. Manual básico de Primeros Auxilios 1. Primeros auxilios 1.1. ......................................Introducción a los primeros auxilios Según Javier Pérez Soriano1 (2009) en su libro de prevención dentro de la enseñanza, “es el conjunto de actuaciones y técnicas que permiten la atención inmediata de un accidentado hasta que llega la asistencia médica profesional, a fin de que las lesiones que ha sufrido no empeoren”. Existen 10 reglas básicas que debemos tener en cuenta en cualquier situación que lo requiera y que nos permitirán no cometer errores frecuentes en la atención de accidentados y conseguir no agravar las lesiones de los mismos. Las reglas son las siguientes: 1. Conservar la calma. 2. Evitar aglomeraciones. 3. Saber imponerse y dirigir la situación. 4. No mover al accidentado (en principio). 5. Examinar al herido: a. Evaluación Primaria. b. Evaluación secundaria. 6. Tranquilizar al herido. 7. Mantener al herido caliente. 8. Avisar al personal sanitario (tfno. 112). 9. Traslado adecuado. 10. No medicar. Lo primero que debemos hacer ante una situación de accidente o emergencia, es activar el denominado sistema de emergencia. Consiste en tres pasos – aunque según autores se incluye un cuarto paso – que son: proteger, avisar y socorrer (PAS). Una vez protegida la persona y habiendo avisado a emergencias, tendremos que empezar las maniobras de Primeros Auxilios que sean prioritarias. Estas maniobras serán en base a una evaluación primaria que hace referencia a las constantes vitales y una evaluación secundaria que hace referencia a otras lesiones. 1.2. ......................................................... Terminología necesaria Signos y síntomas. Ambos nos van a proporcionar información sobre el herido. El síntoma es la manifestación de una alteración orgánica o funcional apreciable solamente por el paciente (por ejemplo el dolor). Los síntomas son subjetivos y para conocerlos recurriremos al interrogatorio. El signo es la manifestación de una alteración orgánica o funcional apreciable tanto por el paciente como por un observador (Por ejemplo las convulsiones o la deformación de un miembro). Los signos son objetivos y para conocerlos utilizaremos la exploración, la inspección o la palpación. 1 - Pérez, Javier (2009): “Manual de Prevención Docente: Riesgos Laborales en el sector de la enseñanza”
  3. 3. Manual básico de Primeros Auxilios Exploración Inspección Palpación Mediante aparatos auxiliares: Termómetro. Esfigmomanómetro. Permite apreciar el estado general del herido, el color del rostro, una posible deformidad de un miembro, la importancia de una quemadura, etc. Podemos apreciar la frecuencia y la regularidad del pulso o el dolor localizado de una contusión. La respiración. En este caso, no nos centramos en la descripción de la respiración sino en los diversos tipos de respiración que nos podemos encontrar. Taquipnea: aumento de la frecuencia respiratoria debido al ejercicio físico o a la permanencia a gran altura o gran profundidad. Bradipnea: disminución de la frecuencia respiratoria debido a intoxicaciones por sustancias estupefacientes, estado que se llega durante el sueño o por estado de shock. Disnea: dificultad involuntaria para respirar debido a la falta de oxígeno en el aire, a la escasez de hemoglobina en la sangre o a la obstrucción de las vías respiratorias. El pulso. También llamado frecuencia cardíaca, es la trasmisión a todas las arterias del organismo del impulso cardíaco durante la contracción del corazón. Lo podemos localizar en la cara anterior de la muñeca (arteria radial), en ambos lados de la garganta (arteria carótida), en las sienes (arterias temporales) o en las ingles (arteria femoral). Las variedades que podemos encontrar en la frecuencia cardíaca las agrupamos en dos vertientes. La taquicardia: aumento de la frecuencia cardíaca producida por el ejercicio físico, la excitación nerviosa o por una comida abundante (aspectos fisiológicos) y por culpa de la fiebre, un shock traumático, un infarto de miocardio o una hemorragia (aspectos patológicos). La bradicardia: disminución de la frecuencia cardíaca producida por el sueño o ciertos deportistas de élite (aspectos fisiológicos) y por culpa de una lesión cardíaca o cerebral (aspectos patológicos). Otro de los términos con los que nos podemos encontrar en un Centro escolar es la coloración del rostro. Los diferentes tipos de coloración los hemos clasificado de la siguiente manera. La palidez puede ser causada por una hemorragia interna, por estar en estado de shock, producido por una lipotimia o por un síncope. El enrojecimiento de la piel está directamente ligado a una intoxicación por dióxido de carbono (CO2). El rojo oscuro o amoratado se debe a una insuficiencia de oxígeno en la sangre. Y por último, un color amarillento o verdoso puede estar producido por el mal funcionamiento del hígado o de la vesícula biliar o sus vías biliares. 1.3. ...............................................................Evaluación primaria La evaluación primaria es el proceso de valoración del estado del accidentado que consiste en la recogida de datos sobre el accidentado que pueden ser útiles para favorecer la correcta actuación del socorrista. Estas situaciones requieren de pocos minutos y deben ser organizadas porque de ello depende la vida del accidentado. Consiste en identificar los problemas que amenazan la vida del individuo. Existen unas siglas (ABC) que sirven de guía para aprenderse los pasos que tenemos que comprobar. Lo primero que tenemos que verificar es la permeabilidad de
  4. 4. Manual básico de Primeros Auxilios las vías aéreas (Airway), ver si el aire llega o no llega a los pulmones. El segundo paso es comprobar si el accidentado respira (Breathing) y el último paso es examinar la existencia del latido cardíaco (Circulation) junto con la ausencia de grandes hemorragias. A saber que la ausencia de los tres puntos causa una parada cardiorrespiratoria, y tendremos que actuar de inmediato. Para saber cómo tenemos que actuar y qué tipo de maniobra realizar, tenemos esta tabla que nos resume las posibles opciones. Respira Tiene pulso Posición Lateral de Seguridad (PLS) Respira No tiene pulso Imposible que suceda No respira Tiene pulso Maniobra Heimlich No respira No tiene pulso Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) 1.3.1................................................................Posición lateral de seguridad La posición lateral de seguridad (PLS) es de vital importancia ante una pérdida de conciencia. Es una maniobra muy básica al alcance de cualquier persona (no hace falta que se tengan nociones avanzadas de primeros auxilios) pero que puede ayudar a salvar vidas. En caso de encontrarnos con una persona que sufre una pérdida de conciencia, existe riesgo de que la legua o el vómito puedan obstruir las vías respiratorias. Para evitar riesgos mayores, debemos colocar a la persona inconsciente en la posición lateral de seguridad. No obstante, hay ciertas recomendaciones antes de proceder a realizar esta maniobra:  No utilizar en caso de traumatismo, puede agravar las lesiones.  Se recomienda cambiar de lado cada 30 minutos más o menos.  Retirar objetos que puedan presionar al accidentado.  En caso de embarazadas, acostar sobre el lado izquierdo.  Pensar en cómo movilizar a la víctima antes de hacerlo para evitar así manipularla de forma innecesaria.  Avisar a los servicios de emergencias. Ante la duda, no movilizar hasta que el personal de emergencias nos lo diga. Partimos de una posición en decúbito supino (boca arriba). Colocamos el brazo que más cerca tengamos con el codo flexionado en ángulo recto y la palma de la mano mirando hacia arriba. Cruzamos por delante de su cuerpo el otro brazo y colocamos la mano sobre el hombro. Flexionamos la pierna más alejada, apoyando el pie en el suelo. Con una mano sobre el hombro y otra en la rodilla flexionada, hacemos girar al paciente hacia nosotros. Colocamos su mano bajo la mejilla, como si fuera una almohada, e inclinamos la cabeza hacia atrás para que la vía aérea permanezca abierta. La rodilla se debe quedar flexionada y junto con la cadera deben estar en ángulo recto.
  5. 5. Manual básico de Primeros Auxilios 1.3.2.......................................................................... Maniobra de Heimlich La obstrucción de vías aéreas por algún tipo de cuerpo es más frecuente de lo que podamos creer. En las personas de más edad, se suele producir mientras comen mientras que en niños es más probable que la obstrucción sea causada por un objeto de pequeño tamaño (alguna pieza de algún juguete). La obstrucción de las vías aéreas puede ocasionar la muerte, en caso de no tratarse a tiempo. Se habla normalmente de un tiempo de 4-5 minutos en caso de no socorrer a la persona atragantada. La maniobra de Heimlich consiste en que por medio de la compresión del abdomen, crea una fuerza expulsora que actúa desde los pulmones hasta las vías superiores. La velocidad que genera la corriente aérea suele ser suficiente para impulsar el objeto obstructor hacia el exterior. La explicación de esta maniobra se encuentra en la fuerza y empuje que experimenta el diafragma al presionar el abdomen de forma muy fuerte. La víctima en este caso, no puede respirar, hablar o toser, colocando instintivamente su mano en la garganta. La expresión es de angustia y la mayor parte de las veces se queda inmóvil por el pánico. Además, se observa cómo aparece una palidez en el rostro de color violácea por la asfixia. Para realizar la maniobra de Heimlich vamos a dar tres supuestos. El primero es que la víctima es adulta y está de pie. Se le pasa un brazo auxiliador alrededor de la cintura con el puño cerrado, colocando el lado del pulgar del puño justo encima del ombligo de la víctima y por debajo de la punta del esternón. Después, con el otro brazo rodea la cintura y abraza su puño cerrado. Colocado así se hace una única compresión o empujón, decidido, fuerte y rápido, hacia adentro y arriba, sin miedo a los posibles daños. A veces puede necesitar una serie de dos o más empujones. Si la víctima está tumbada en el suelo, en posición supina. El auxiliador se arrodilla a horcajadas sobre la víctima y coloca el talón de una mano por encima del ombligo y por debajo de la punta del esternón, y da un decidido empuje hacia arriba y adentro. La presión se realizará con el talón de la mano. Pueden ser necesarios dos más empujones. Es importante colocar la mano en la línea media y no desviarla hacia alguno de los lados, para evitar lesiones en el hígado, bazo u otra víscera.
  6. 6. Manual básico de Primeros Auxilios Si la víctima es un niño pequeño. La maniobra es la misma que en el caso de un adulto tumbado, pero en este caso se usarán el dedo índice y el dedo medio, muy unidos, colocados por encima del ombligo y en la línea media. Se aplica un empujón abdominal en este caso la fuerza hay que medirla, hay que aplicar una fuerza de intensidad razonable que dependerá de la edad del niño. También se puede aplicar dos o más veces si es necesario. 1.3.3..............................................................Reanimación cardio pulmonar La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de salvamento que se lleva a cabo cuando ha cesado la respiración o los latidos del corazón. La RCP es una combinación de respiración boca a boca – que provee oxígeno a los pulmones – y compresiones cardíacas – que mantienen la sangre en circulación –. El tiempo es muy importante cuando una persona inconsciente no está respirando. La lesión cerebral permanente comienza después de tan solo 4 minutos sin oxígeno y la muerte puede ocurrir de 4 a 6 minutos más tarde. No obstante, remarcar que nosotros no somos personal sanitario y que es muy probable que el esfuerzo sea en vano, ya que la probabilidad de reanimar a alguien que está en parada cardíaca es muy baja. Los síntomas que nos podemos encontrar es que la víctima esté en un paro cardíaco o con dificultad para respirar, la ausencia de pulso y la pérdida de conocimiento. Importante que se den los tres aspectos para realizar esta maniobra, tal como describíamos en la tabla del punto 1.3. A continuación vamos a ver los pasos necesarios para proceder a una RCP:  Verificar si la persona está consciente. Hay que darle golpes en la cara para ver si se mueve o hace algún ruido.  Llamar a emergencias (tfno. 112) si no hay respuesta. Pida ayuda y envíe a alguien a llamar al número de emergencias. Importante no dejar sola a la víctima.  Colocar a la persona en decúbito supino (boca arriba).  Realizar las compresiones cardíacas: o Colocar la base de una mano en el esternón, dos dedos por encima de donde acaba, a la altura de los pezones. Colocar la base de la otra mano sobre la primera mano. Poner el cuerpo sobre las manos, en perpendicular a la víctima (para ejercer la mayor fuerza posible). o Aplicar 30 compresiones. Deben ser rápidas y fuertes. Debemos hundir el pecho unos 4 cm. Importante, tenemos que ser conscientes que para salvar a la persona tendremos que romper la caja torácica.  Abrir las vías respiratorias. Levantar la barbilla con dos dedos e inclinar la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano. Escuchar si hay respiración.
  7. 7. Manual básico de Primeros Auxilios  Si la persona no respira o tiene dificultad: o Cubrir con su boca la boca de la persona afectada. o Cerrarle la nariz apretando con los dedos. o Mantener la barbilla levantada y la cabeza inclinada. o Dar 2 insuflaciones. 1 insuflación por segundo, haciendo que el pecho se levante.  Continuar la RCP (30 compresiones, seguidas de dos insuflaciones) hasta que la persona se recupere o llegue ayuda. Por mucho que tarde la asistencia sanitaria, no debemos de parar la RCP. Si la persona comienza a respirar de nuevo, colóquela en posición de recuperación y verifique periódicamente la respiración hasta que llegue la ayuda. En el caso de que la RCP se pueda aplicar por dos personas, cada persona tendrá una tarea. Uno tendrá que hacer las insuflaciones y otro hará las compresiones. En el caso de tener que hacer la RCP a niños o bebés, como podría sucedernos en un Centro escolar, el procedimiento será el mismo salvo que variarán dos aspectos, uno en cada caso:  En caso de un niño, el número de compresiones e insuflaciones será el mismo – 30 compresiones por 2 insuflaciones – pero las compresiones las haremos con un solo brazo.  En el caso de un bebé, el número de compresiones será de 15 y el número de insuflaciones será 2. Además, cada compresión se hará con dos dedos, en la misma zona que en los anteriores casos. 1.4. ...........................................................Evaluación secundaria Son actuaciones, no menos importantes, pero que no van encaminadas a mantener la vida del accidentado. En este caso, el accidentado está consciente. Se hace una exploración del resto del cuerpo para buscar signos de fractura, heridas, contusiones, etc. Se lleva a cabo mediante una entrevista que siguen las siglas O.P.U.M.A.: O - ¿Qué ha ocurrido? P - Antecedentes personales. U - Última ingesta de sólidos/líquidos (Tipo y hora). M - Medicación que toma habitualmente. A - ¿Padece alergias? Hemos querido dejar la explicación de los diversos tipos de accidente y el protocolo de actuación que debe ejercer el maestro de Educación Física, para el apartado en el que explicamos concretamente la actuación del maestro.
  8. 8. Manual básico de Primeros Auxilios 2. Actuación ante un posible accidente 2.1. .............................................Concepto de accidente y lesión Para poder actuar de forma correcta, tenemos que saber diferencias los conceptos de accidente y lesión. Podemos decir que un accidente es una situación de alarma que sucede de repente y que provoca un daño determinado. Se puede decir que un accidente es una situación imprevisible e inesperada que provoca una alteración, causando un daño físico o mental. Según la RAE, es un “suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daño para las personas o las cosas”. Por otro lado, una lesión es un cambio anormal en la fisiología o la estructura de una parte del cuerpo producida por un daño tanto externo como interno. Volviendo a citar a la RAE, nos explica que una lesión es un “daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe o una enfermedad”. 2.2. ...................................................................Tipos de lesiones Para este trabajo, nos queremos centrar en las lesiones que pueden ser causadas en el aparato locomotor. Son los tipos de lesiones que nos vamos a encontrar a menudo en un Centro Escolar y, sobre todo, en la asignatura de Educación Física. Podemos encontrarnos con tres tipos: Extrínsecas: se producen por causa de agentes externos, tales como los factores climáticos (frío o calor) o el material deportivo (calzado o ropa, que hablaremos más adelante cómo prevenirlo). Causas físicas: los traumatismos, las radiaciones, la electricidad, las quemaduras o el frío. Causas químicas: sustancias corrosivas – como los tóxicos o venenos –, que dañan la piel. Causas biológicas: Corresponden a los agentes infecciosos, ya sean virus, bacterias o parásitos. Intrínsecas: debidas a factores ligados a la práctica deportiva como la falta de calentamiento, la deshidratación o la mala alimentación Trastornos inmunológicos como las reacciones de hipersensibilidad. Enfermedades hereditarias. Malformaciones congénitas o del desarrollo. Trastornos metabólicos como la diabetes. Deficiencia nutricional. Sobresolicitación: Por agotamiento de la persona o por insistencia a seguir practicando ejercicio físico sin existir una recuperación completa.
  9. 9. Manual básico de Primeros Auxilios Las lesiones más frecuentes dentro de la práctica de la Educación Física son las siguientes: Lesiones óseas. Periostitis traumáticas: son lesiones del periostio (zona que envuelve a los huesos) producidas por una contusión. Se producirá una contusión o un hematoma, acompañados de dolor. Fracturas: es la interrupción de la continuidad de un hueso producida por un traumatismo que origina la inmovilidad del miembro lesionado. Van acompañadas de dolor en la región afectada. Fisura: es una hendidura de un hueso, que no llega a romperlo. Lesiones articulares Esguinces: torcedura violenta y dolorosa de una articulación, producidas por un mecanismo agudo (traumatismo accidental). Afecta, preferentemente, a los ligamentos de las articulaciones que soportan peso: tobillo, rodilla, dedos. Luxaciones: Pérdida permanente, parcial o total de la conexión entre las dos superficies articulares. Lesiones musculares Calambres: contracturas dolorosas y pasajeras de un músculo o de un grupo muscular. Causadas por la sobrecarga de ejercicio. Roturas fibrilares: lesión muscular frecuente. Puede ser parcial, cuando afecta a un haz o fascículo fibroso, y total, con separación entre las dos fibras. Tendinitis: inflamación del tendón. 2.3. ..................................................... Organización del material Dentro del aula de Educación Física debemos tomar ciertas decisiones previas – o preactivas, como citan varios autores –, en base a tener controlado todo el material y que esté dispuesto de la forma más segura posible, para evitar cualquier tipo de accidente. Esas decisiones previo, están destinadas a reducir el impacto del posible accidente, o incluso eliminarlo si es posible. Para ello es necesario un riguroso análisis de todos los ámbitos que intervienen en un sesión de Educación Física como las instalaciones, los materiales, factores climatológicos – en caso de lluvia dónde realizar la sesión –, propios de la actividad física – calentamiento, estiramientos, relajación, esfuerzos – vestimenta, alimentación y muchos más. Otros aspectos a tener en cuenta dentro de este momento es la preparación de teléfonos de emergencia – que los mismos alumnos sepan dónde llamar –, así como un botiquín de primeros auxilios en condiciones. También es conveniente tener información del alumnado – que obtendremos de la familia al inicio de curso –, que nos proporcionará información sobre alergias, patologías motrices, medicamentos que utiliza, etc.
  10. 10. Manual básico de Primeros Auxilios Muchos accidentes son causa del mal acondicionamiento del material que se usa en la práctica. Unas veces es causado por la mala colocación, otras porque están en mal estado y otras por el mal uso que se les da. Debemos seguir ciertas indicaciones para prevenir accidentes: Revisar el estado general de la instalación antes de comenzar la actividad. Comprobar que el material que se va a utilizar está en buen estado antes de que los niños lo manipulen. Prestar atención durante toda la actividad. Debemos ser capaces de detectar con antelación posibles situaciones en que el material pueda estropearse. Explicar cómo se usa el material antes de que se manipule. El profesor será el último en abandonar la instalación para asegurarse que no suceda nada al terminar la clase. También puede haber accidentes provocados por el mal estado del mobiliario o de los espacios destinados a la Educación Física. Podemos ver casos en los que haya canastas o porterías mal sujetadas, que se puedan volcar y caer; o también, si la actividad se realiza en el patio puede que haya un trozo de cemento levantado que pueda causar torceduras; o que por lluvia esté el terreno resbaladizo. En estos casos debemos informar inmediatamente a los responsables de las instalaciones y por supuesto, evitaremos realizar prácticas deportivas en estas instalaciones potencialmente peligrosas.
  11. 11. Manual básico de Primeros Auxilios 3. Accidentes y lesiones más comunes En este apartado queremos exponer la actuación que se debe llevar a cabo en cualquiera de los accidentes y lesiones que nombramos a continuación. Corresponde a la evaluación secundaria dentro de los primeros auxilios y es la que en mayor parte, tendremos que ejercer como docentes. 3.1. ...........................................................................Contusiones Las contusiones son un tipo de lesión física, que no afecta a la piel, causada por la acción de objetos duros (superficie obtusa o roma), que actúan sobre el organismo por medio de una fuerza considerable. Ante una contusión debemos actuar de forma que valoremos la zona para descartar otras lesiones como hemorragias o fracturas y aplicar frío y reposo. Las podemos encontrar en diferentes grados. En las de primer grado, los síntomas son dolor o cardenal; tendremos que aplicar agua fría o hielo y alcohol para su tratamiento. Las de segundo grado las trataremos con un vendaje; el síntoma principal en este caso es la aparición de un hematoma. Por último, las de tercer grado, tienen los mismos síntomas que en los casos anteriores pero pasadas 24 horas, la piel se vuelve pálida y aparece sobre la zona un vetado de color violeta; posteriormente da lugar a la aparición de ampollas. La actuación, en estos casos, es el traslado a un centro de traumatología. 3.2. ..................................................................................Heridas Las heridas son lesiones de la piel y de los diferentes órganos producidas por un corte, rasguño o desgarro. En estos casos sí que se ve afectada la piel y requiere una atención rápida porque suelen ir acompañadas de una hemorragia. Las heridas las podemos clasificar en tres grupos. Incisas: que están originadas por un objeto cortante. Contusas: originadas por un objeto romo, que derivan en hemorragias internas. Especiales: son un conjunto de las dos anteriores, porque pueden ser inciso- contusas, punzantes o mordeduras. En las heridas simples, el tratamiento lo puede ejercer el socorrista, desinfectándolas y colocando el apósito que corresponda. Para ello se deberá lavar las manos con abundante agua y jabón. Limpiará la herida partiendo desde el centro hacia el exterior, con jabón y líquido antiséptico, para posteriormente colocar el apósito o vendaje compresivo. En las heridas graves, la actuación se resume en tres palabras: embalar, avisar y evacuar. Deberemos tapar la herida con gasas limpias y aplicaremos una venda sobre la herida (más o menos apretada en función de la hemorragia). Importante que no retiremos en ningún momento las gasas anteriores si están llenas de sangre, simplemente tendremos que ir añadiendo más gasas encima.
  12. 12. Manual básico de Primeros Auxilios Si la herida está ubicada en el abdomen, el tratamiento será distinto en función del tamaño de la herida. Si es pequeña, taparemos con una compresa grande y sujetaremos con esparadrapo. Si la herida es grande, no tendremos que poner compresas. Es muy importante que si el intestino sale no lo intentemos meter dentro, sino que tendremos que cubrir la herida con un paño húmedo y lo más limpio posible. En caso de que haya algún objeto clavado, no quitarlo y evacuar al herido con el menor movimiento posible. Por último, no dar de comer ni de beber nada. Si la herida es provocada por una mordedura, se tratarán como cualquier otra herida, lavando la zona concienzudamente y aplicando cualquier antiséptico. En caso de que el animal pueda tener alguna enfermedad, se deberá vigilar al animal para descartar la presencia de rabia. 3.3. ..........................................................................Hemorragias Por lo que respecta a las hemorragias, son una salida de sangre de los vasos sanguíneos. Nos encontramos con varios tipos que clasificamos de dos formas. Por un lado, en función del lugar donde se dirige la pérdida de sangre serán externas, internas y exteriorizadas. Por otro lado se clasifican en función del tipo de vaso lesionado y serán arteriales, venosas o capilares. En las hemorragias externas, la sangre se vierte al exterior a través de una herida. Según el tipo de vaso que se haya dañado dependerá de la gravedad. En las hemorragias arteriales la sangre es de color rojo brillante debido a la presencia de oxígeno. En estos casos, la sangre sale a borbotones y de forma rítmica, pudiendo causar la muerte en pocos segundos. En las hemorragias venosas la sangre es de color rojo oscuro debido a la ausencia de oxígeno. La sangre sale más lenta y uniforme, además se controlan fácilmente porque se coagula más rápido. En las hemorragias capilares hay una pérdida muy lenta de sangre. Son superficiales y tratan como si de una herida se tratara. En las hemorragias internas, la sangre se vierte al interior del organismo y por tanto no son visibles. Algunos accidentes indicativos de este tipo de lesión pueden ser los traumatismos por accidente violento, una herida por arma o electrocuciones, una fractura de fémur o pelvis o algún traumatismo abdominal, torácico o craneal. La actuación frente a la sospecha de una hemorragia interna debe ser tranquilizar al herido, control de constantes vitales (RCP si fuera necesario), poner boca arriba y con los pies más elevados que la cabeza (posición de Trendelemburg), aflojar la ropa para favorecer la circulación), mantenerle caliente y llamar a emergencias (112). Las hemorragias exteriorizadas son un tipo de hemorragia interna que fluye al exterior a través de orificios naturales del cuerpo humano como los oídos (otorragias) o la nariz (epistaxis). Una otorragia puede estar producida por un traumatismo en la cabeza. Además puede ir acompañada de líquido cefalorraquídeo. Ante una otorragia, no debemos detener la hemorragia, sino colocar al herido en PLS hacia oído sangrante, mantener
  13. 13. Manual básico de Primeros Auxilios controladas las constantes vitales y avisar al 112. Este tipo de lesión no es común y tenemos que estar alerta ante cualquier variación del estado del accidentado. Una epistaxis está producida por un golpe directo o por el desgaste de mucosas. Son fácilmente controlables pero tenemos que tranquilizar a la persona, presionar la fosa nasal sangrante contra tabique durante cinco minutos e inclinar la cabeza ligeramente hacia adelante (nunca hacia arriba, de lo contrario la sangre volverá hacia dentro). Si no cesa, taponaremos con una gasa y en caso de que siga sin cesar, evacuaremos a un centro médico. 3.4. .....................................................................................Shock El shock es un síndrome que se produce por un déficit de oxígeno, producido por diferentes causas como puede ser el fallo en la actividad del corazón (shock cardiogénico), la vasodilatación de los vasos sanguíneos o un escape de sangre por rotura de los vasos sanguíneos. Si no se actúa con rapidez, puede implicar la muerte del accidentado. Los signos y síntomas que podemos observar en una persona en estado de shock son independientes del tipo de shock que padezcan. Podremos observar la piel pálida, fría y húmeda; una sudoración abundante y densa en manos, pies, cara y pecho; mucha sed, debilidad y sensación de muerte próxima; alteración de la conciencia de forma progresiva (consciente, orientado, agitación, confusión, somnolencia e inconsciencia); disnea con aumento de la frecuencia respiratoria, respiración acelerada y superficial; y por último el pulso acelerado (taquicardia) y caída de tensión arterial. El modo con el que tenemos que actuar es, antes de nada, tranquilizar al paciente, controlarle las constantes vitales por si tenemos que iniciar una RCP si existe parada cardiorrespiratoria, aflojar todo aquello que oprima el cuerpo, colocar al paciente en posición Trendelemburg, mantener al herido caliente, sobre todo si se trata de un niño y procurar el traslado urgente a un Centro Hospitalario, vigilando siempre las constantes vitales, ya que la evolución normal del shock es empeorar hasta estado de coma. 3.5. ....................................................................... Traumatismos Por lo que respecta a los traumatismos, se entiende que son toda transferencia de energía hacia el cuerpo humano. Esta energía puede tomar cualquiera de las formas conocidas, aunque con más frecuencia nos encontramos con traumatismos de origen mecánico y que habitualmente son los que más víctimas producen. Dentro de los traumatismos podemos diferenciar los esguinces, las fracturas, las luxaciones o el traumatismo craneoencefálico. El esguince es una distensión o rotura del ligamento, que se produce por forzar la articulación, sobrepasando la resistencia del ligamento. Las causas pueden ser por impacto externo o por un movimiento inesperado o mal apoyo (suele ser la más
  14. 14. Manual básico de Primeros Auxilios común). Ante un esguince nos encontraremos con que la zona tiene una inflamación, está enrojecida y con mayor temperatura, además del dolor. Provocará también (en función del grado) cierta inestabilidad articular, ya que la articulación deja de estar sujeta firmemente. La conducta a seguir será aplicar frío, inmovilizar la articulación afectada y elevar la articulación en reposo. Importante no aplicar pomadas ni analgésicos porque pueden camuflar los síntomas. Posteriormente, procurar la evacuación del paciente a un Centro Sanitario. Una luxación es la pérdida de contacto entre dos superficies articulares. Se producen por traumatismos intensos y es necesario sufrir un esguince de grado III (rotura total del ligamento) para producir luxación. Los signos y síntomas que nos podemos encontrar son la inflamación y dolor de la zona, la imposibilidad de mover la articulación y la deformidad articular, debido al desplazamiento de los huesos que forman la articulación. La conducta a seguir será aplicar frío, inmovilizar la articulación afectada en la misma posición en la que se encuentre (no se deben realizar movimientos con la articulación luxada para intentar volver a ponerla en su posición original porque puedes astillar un hueso sin darte cuenta) y procurar la evacuación del paciente a un Centro Sanitario. Las fracturas son la pérdida de continuidad de un hueso, el cual estará en un punto roto parcial o totalmente. Las causas pueden ser por un impacto de una fuerza externa, un movimiento poderoso y brusco de la musculatura o traumatismos repetidos por fatiga. Los signos y síntomas que nos podemos encontrar son la inflamación y dolor de la zona, una deformidad ósea visible, crepitación (parecido a un crujido) y una movilidad anormal ya que el hueso se mueve por donde no existe articulación. La conducta a seguir será, inicialmente tranquilizar al paciente, valorar tipo de lesión y complicaciones; no mover al accidentado a no ser que sea imprescindible; retirar objetos que puedan oprimir con la inflamación; explorar movilidad, sensibilidad y pulsos; inmovilizar el foco de la fractura y las articulaciones y procurar el traslado urgente a un centro sanitario. En el caso de las fracturas abiertas, tratar la posible hemorragia y la herida cubriéndola con gasas antes de proceder a su inmovilización, sin realizar una compresión directa. Posteriormente proteger al paciente de la pérdida de calor, vigilar las constantes vitales y prevenir el shock. Los traumatismos craneoencefálicos son aquellos que afectan al cráneo y/o cerebro. Los podemos clasificar como conmociones, que afectan muy poco, son transitorias y provocan inconsciencia y amnesia parcial; contusiones, que afectan de manera más grave, provoca inconsciencia, pupilas no reactivas, pueden provocar hemiplejia debido a pequeñas hemorragias en el cerebro; hematomas cerebrales, que ya tiene una afectación muy grave debido a la hemorragia cerebral, provocando nauseas, vómitos, respiración irregular o apnea, además de provocar un estado de coma; y por último, las fracturas cráneo, que son graves lesiones intracraneales que derivan en una inestabilidad del cráneo, pudiendo presentar otorragia o epistaxis. La conducta que debemos seguir es valorar las constantes vitales, el control de las hemorragias externas, observar cualquier alteración de la postura natural extremidades sin que existan signos de traumatismos, vigilar si las pupilas presentan
  15. 15. Manual básico de Primeros Auxilios cualquier resultado distinto a lo normal y explorar cualquier deformidad o hemorragia por la cabeza. 3.6. ..............................................................................Lipotimias Una lipotimia es la pérdida del conocimiento de forma breve, superficial y transitoria – no se llega a perder totalmente la consciencia –, disminuyendo momentáneamente la cantidad de sangre que llega al cerebro. Los factores que pueden causarla es el calor excesivo y prolongado, el esfuerzo físico en niños mal alimentados, anémicos o con defensas bajas. Los síntomas son sudor y palidez de cara, náuseas y vómitos, tono muscular bajo – puede llegar a caerse por pérdida del equilibrio –, mareos que provoquen el desplome de la persona. Además, el pulso es rápido y débil, pudiendo no ser palpable en la muñeca. En caso de encontrarnos ante un caso de lipotimia, lo primero que tenemos que comprobar es que el accidentado sigue respirando. Colocaremos a la víctima en un sitio que tenga buena ventilación y le aflojaremos la ropa para facilitar la respiración. Le diremos que tiene que respirar profundamente, tomando el aire por la nariz y expulsándolo por la boca. Pedir que intente toser varias veces para que mejore el riego sanguíneo cerebral. Si la persona está consciente, la acostaremos boca arriba y le levantaremos las piernas para facilitar el retorno de sangre al cerebro. En caso de que la persona esté inconsciente pero se ha comprobado que respira, la colocaremos en posición lateral de seguridad, para que en caso de vómito no se atragante. 3.7. .................................................... Insolación y golpe de calor Estas lesiones son consecuencia directa de la acción del Sol o por permanecer demasiado tiempo expuesto a temperaturas elevadas. Los síntomas de la insolación es la abundante sudoración – pero sin fiebre –. Por otro lado, los síntomas del golpe de calor sí que difieren; son una fiebre elevada aunque sin sudoración, pudiendo hacer que la víctima sufra alguna convulsión. Además, otros síntomas comunes en ambos casos son que la víctima tendrá sensación de tener la cara congestionada, dolor de cabeza, sensación de fatiga, sed intensa, náuseas o vómitos, son síntomas comunes en ambas. Los pasos que debemos seguir ante una insolación o golpe de calor serán los siguientes: Colocar al enfermo en un lugar fresco y ventilado, a la sombra y en posición semisentado. Incluso abanicarle. Aflojar la ropa. Aplicar paños fríos y húmedos en la frente de la víctima. Dar de beber agua a pequeños sorbos.
  16. 16. Manual básico de Primeros Auxilios 4. Bibliografía 4.1. ................................................................................................Libros Blázquez, D. (2010). La Educación Física. Barcelona: Inde. Pérez, J. (2009). Manual de Prevención Docente: Riesgos Laborales en el sector de la enseñanza. Valencia: Nau Llibres. Torrado, M. (1978). Primeros auxilios en la actividad físico-deportiva. Valladolid: Miñón. Vértice, E. (2012). RCP básica y primeros auxilios. Málaga: Vértice. 4.2. ........................................................................................... Artículos Aguado, X. y Fernández, A. (1998). Ergonomía, seguridad e higiene en educación primaria. Una propuesta de unidad didáctica en Educación Física. Actas del II Congreso, 1-15. López, B. y Cuesta, A.I. (Diciembre 2007). Higiene postural y ergonomía en el ámbito escolar: una perspectiva desde la fisioterapia. Revista de estudios de juventud, Nº79 - pág. 147- 155. 4.3. ................................................................................................ Webs Pérez, F. J. (s.f.). Prevención docente. Extraído de http://www.prevenciondocente.com/ Primeros auxilios. (s.f.). Extraído de http://primerosauxilios.org.es/rcp-basica

×