¡Organizarse es empezar a triunfar! 
El Buen Vecino 04/09 
Esta es una publicación del área de Comunicación de Holcim Ecua...
El Buen Vecino 04/09 
van tomando forma y haciéndose realidad con el 
apoyo del equipo técnico del proyecto. 
Terminado el...
CAP Mirador Norte 
Para todos los integrantes del CAP Junior Guayaquil 
fue un gran reto tener a nuestro cuidado a un niño...
¡Nuestros árboles ya crecieron! 
Saskia Izurieta 
Coordinadora 
de proyectos 
Fundación 
Holcim Ecuador 
El Buen Vecino 04...
El Buen Vecino 04/09 5 
el yagual que, a pesar de ser nati-va, 
no logró asentarse en la tierra. 
Algunos de los árboles s...
6 El Buen Vecino 04/09 
En la comunidad Los Corrales, es 
destacable el impacto generado 
con la intervención del proyecto...
Novedades en el CAP Quito Sur CAP Quito Sur 
El Buen Vecino 04/09 7 
El CAP Quito Sur, en su segundo 
año de proyectos aus...
8 El Buen Vecino 04/09 
¡Tú puedes contribuir 
con El Buen Vecino! 
¿Quieres escribir algo para que salga publicado aquí e...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El Buen Vecino - Edición Abril 2009 - Holcim Ecuador

218 visualizaciones

Publicado el

Periódico el Buen Vecino de Fundación Holcim Ecuador. Edición Abril 2009.

Publicado en: Medio ambiente
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
218
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Buen Vecino - Edición Abril 2009 - Holcim Ecuador

  1. 1. ¡Organizarse es empezar a triunfar! El Buen Vecino 04/09 Esta es una publicación del área de Comunicación de Holcim Ecuador S.A. 1 El Buen Vecino Informativo de la Fundación Holcim Ecuador para las comunidades No. 007 • Abril de 2009 • Ecuador www.holcim.com/ec Editorial El 2009 inició con una frase que nos marcará a lo largo de todo el año: “es-tamos en crisis”. Esta frase que ha re-corrido el mundo, nuestro país, nues-tras empresas, nuestras comunidades y nuestras familias, nos tiene en aler-ta constante de que las cosas no es-tán bien y que se vienen días difíciles. María Caridad Benítez Directora Ejecutiva Fundación Holcim Ecuador La crisis le llega a todo el mundo. A unos antes que a otros y a unos más fuerte que a otros, pero al final del día… todos nos veremos afectados por ella. Holcim Ecuador no es la excepción; sin embargo, es muy conciente de cuan importante es para la empresa y para nuestros vecinos, mantener nuestro compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa. Es así, que durante el 2009 Holcim, a través de la Fundación Hol-cim Ecuador, mantendrá la continuidad en todos sus proyectos a nivel nacional, e iniciará algunos nuevos, trabajando en la actualidad con una población total de 50.000 personas en todo el país. De igual manera, se-guiremos enfocados en mejorar constantemente. Una muestra de ello, es el nuevo logotipo de la Fundación Holcim Ecuador y la nueva imagen de éste, su periódico El Buen Vecino, que estrenamos con la presente edición. En momentos de crisis, la gente reacciona de diversas maneras. Unos entran en pánico, otros reaccionan de forma agresiva, otros reaccionan de “primerazo”, otros no reaccionan, otros reflexionan antes de reaccionar, y el resto es conciente de que hay una crisis, pero no sabe cómo enfrentarla. Vecinos, desde la Fundación Holcim Ecuador, les pro-ponemos que hagamos de este año de crisis, un año de oportunidades. Oportunidades para ser más soli-darios dentro de nuestras comunidades, para ser me-nos críticos, para pensar más en el bienestar de la mayoría, para llegar a acuerdos, para luchar por una sola causa, para aunar esfuerzos, para trabajar en co-munidad y valorar más que nunca el apoyo de otros. Esta no es una época para reclamar, ni exigir, ni rechazar; al contrario… es una época para apoyar y aportar, no poner obstáculos, ni barreras, ni crear conflictos adicionales que aplacen y anulen los proyectos que juntos, hemos venido desarrollando. Los invito a que reflexionemos, pues en momentos de crisis, lo importante y lo clave es mantenerse unidos, con un objetivo claro; con una estrategia a largo plazo como la que mantenemos, y con lealtad hacia los miembros de los CAP, que tanto se han esforzado por mejorar la calidad de vida dentro de sus comunidades. Pero sobre todo… los in-vito a que mantengan ese fuerte compromiso por seguir trabajando de la mano de la Fundación Holcim Ecuador, como Buenos Vecinos que, en tiempos de crisis, buscan la oportunidad de que todos juntos salgamos adelante. Una iniciativa de Estamos desarrollando proyec-tos que nos están transforman-do desde el interior de nosotros mismos: de simples moradores a verdaderos líderes, de simples observadores a planificadores de soluciones, de un grupo de vecinos a un equipo con una meta única. De hecho, nos sen-timos los principales actores de este gran proceso. Iván Salvatierra Miembro CAP Mirador Norte El trabajo del CAP Mirador Norte ha sido profun-do. Siempre ha privilegiado el desarrollo personal y comunitario, al brindarnos capacitaciones técni-cas y culturales que se han encaminado a mejorar la calidad de vida del sector, al tiempo que se han fortalecido estos conocimientos, al practicarlos en beneficio de la colectividad. Nos motivaron para fijarnos metas y descubrir-nos, a través de diversas capacitaciones. Nos enseñaron que para lograr esas metas, debemos trabajar en equipo. Entonces, constituímos la Asociación Sembrando un futuro, donde todos nos comprometimos a trabajar responsablemente por el progreso sostenido de los habitantes de las ocho cooperativas de viviendas, que son el campo de acción de la Fundación Holcim Ecuador. Nuestra autoestima se elevó, motivándonos a ser parte importante del motor generador de nuestra patria. Esto es reconocido por todos y, por lo tanto, nos sentimos con la responsabilidad de multiplicar en los vecinos, las semillas de los valores, nobles sentimientos y conocimientos que hemos recibido, y que garantizarán una mejor visión socio-económico a nivel local y nacional de nuestra realidad. Los jóvenes, niños y niñas en la forma del CAP Junior Mirador Norte, han sido protagonistas importantes de este proceso, al mostrar gran interés en la búsqueda de soluciones y participar en las mismas, demostrando respeto y cariño a los demás, que pudieron plasmaron en un mural que pintaron en el exterior de la Planta de hormigón Mirador Norte de Holcim Ecuador, además reali-zaron un vídeo, obras de teatro y, lo más impor-tante, es que ayudan a impulsar los proyectos que llevamos a cabo. Muchas fueron experiencias únicas: elegir de en-tre seis posibilidades un terreno dónde construir un local que llamamos Casa de Servicios Múltiples; gestionar ante el Municipio de Guayaquil la dona-ción y legalización del mismo; diseñar los espacios en el edificio de acuerdo a nuestras necesidades, como es tener un gran auditorio, salas pedagógi-cas para impartir talleres y cursos, un área para la tercera edad, otra para las ma-dres; el hecho de realizar, estudiar y aprobar estatutos que regirán en la Asociación. Como se puede ver, múltiples actividades que sólo nos han dejado enseñanzas y experiencias positivas. Y como todo lo bien trabajado tie-ne excelentes resultados, hemos sentido una gran satisfacción al obtener el Acuerdo Ministerial que nos identifica como organización, junto con el compromiso del Sr. Alcalde de la ciudad de Guayaquil, Ab. Jaime Nebot, al donarnos el terreno solicitado. Definitivamente, no es tan senci-llo cumplir metas. Debemos tener mucha paciencia y ser perseve-rantes en pro de construir una sociedad de oportunidades, libre, solidaria y democrática. Instamos a quienes lean este, el periódico El Buen Vecino, a que trabajen en equipo al delegar responsabilida-des, que tomen decisiones, que no se rindan, que se fijen metas, que sean emprendedores y que, sobre todo, tengan mucha fe en lo que hacen. Sólo así verán resultados. Gracias a Dios, tenemos en nues-tra comunidad la presencia de dos grandes instituciones que se han identificado con las necesidades de nuestros habitantes, y es el motivo por el que agradecemos de todo corazón a Fundación Hol-cim Ecuador y a Cefocine.
  2. 2. El Buen Vecino 04/09 van tomando forma y haciéndose realidad con el apoyo del equipo técnico del proyecto. Terminado el mes, regresan todos al aula para ex-poner sus logros y dificultades, e intercambiar las experiencias de cada barrio. Y así, empieza un nuevo módulo. Módulo a módulo, los gestores ganan expe-riencia, fortalecen su autoestima y orgullo de perte-nencia, aprenden a trabajar en equipos y a gestionar. Y es que un gestor cultural barrial necesita mucho más que pasión e inquietud. Necesita reflexionar críticamente, saber hacer y saber retroalimentar. Los gestores son ya una red informal, que va constru-yendo capacidades de propuesta como vecinos del Centro Histórico. Se aprestan a graduarse en abril, tras más de 140 horas de capacitación, asistencia técnica y tantas otras de trabajo en sus barrios. Previo a ello, mostrarán su capa-cidad de gestión, desarrollando los primeros encuentros barriales para difundir su patrimonio cultural inmate-rial. En ellos se desplegará toda la creatividad y compro-miso de estos líderes culturales. Luego de la graduación, empezará una nueva etapa de formación e investiga-ción, y el arduo trabajo de diseñar y ejecutar sus planes y proyectos culturales, en cultura y desarrollo. Al iniciar este proyecto piloto, nos propusimos traba-jar en dos barrios. Hoy son cinco. Empezamos con 40 vecinos y vecinas. Hoy participan 100 de forma direc-ta en las actividades del proyecto, y más de 1.000 de forma indirecta. Sin duda, seremos muchos más. Con pasión, capacidades y compromiso, es posible crecer juntos como buenos vecinos, para el desarro-llo de un territorio con identidad cultural. Muchos de noso-tros hemos escu-chado alguna vez sobre las leyendas, personajes e historias del Quito colonial. Can-tuña y el Padre Almeida alimen-taron nuestra imaginación con sus fantásticas leyendas. Eugenio Espejo, Manuela Sáenz y tantos otros héroes de la independencia recorrieron nuestros textos de historia, dándonos un sentido de identidad como país. Todos ellos y tantos otros, alguna vez fueron también vecinos de los barrios del Centro Histórico. La Tola, El Panecillo, San Sebastián, La Calle de la Ronda, la Avenida 24 de Mayo, son algunos de los barrios y lugares más tradiciona-les del Centro Histórico de Quito. Cada una de sus calles, iglesias, piedras, plazas, casonas y escalina-tas, registran la huella de la histo-ria pero también del presente que forjamos hoy desde el mestizaje. Estos cinco barrios trabajan hoy silenciosamente para descubrir su historia, reflexionar sobre el presente, recuperar la memoria que aún está viva en cada vecino y vecina, y difundirlas para las nue-vas generaciones. Buscan poner 2 Vecinos del Centro Histórico de Quito trabajan juntos por un desarrollo con identidad cultural. Lucía Durán Directora ejecutiva Interculturas en valor sus conocimientos, lenguas, oficios, artes, mitos y leyendas, juegos y deportes, medicina tradi-cional, gastronomía y música; es decir, su patrimonio cultural inmaterial. Todo se inició en septiembre del 2008, cuando cuaren-ta vecinos y vecinas de entre 17 y 72 años, la mayoría líderes en sus barrios, fueron seleccionados para formar parte de la Escuela de Gestión Cultural para el Desarro-llo, como parte del proyecto Identidad y Cultura impul-sado por Fundación Holcim Ecuador e Interculturas. Gestores y gestoras transitan todos los días por la tradicional Calle de la Ronda, una pequeña calle de origen pre-incásico ubicada en el corazón de Quito, hasta llegar a la Escuela. Los recibe una antigua casa restaurada por el Fondo de Salvamento del Patrimo-nio Cultural Material e Inmaterial de Quito, gracias a un convenio que asigna el espacio para el desarrollo del proyecto. Cada módulo presencial consiste en dos días inten-sos de 8 a 12 horas diarias, en los que se combinan la capacitación sobre cultura, patrimonio y desarrollo, con el diálogo y la vivencia de experiencias. Subiendo un par de gradas, está el Centro de Infor-mación y Documentación. Este es el corazón del proyecto, pues los gestores lo ocupan todos los días del mes, que transcurre entre cada módulo presen-cial: vienen por información, libros, documentos; usan la tecnología que está a su disposición; reciben asesoría; organizan y desarrollan talleres con sus ve-cinos; reciben y entregan material de audio, video y fotografía para su trabajo de investigación y gestión; se reúnen con el equipo del proyecto para planificar sus proyectos barriales, darles seguimiento y evaluar el trabajo, entre otras. Desde este espacio de sueños colectivos, van sur-giendo iniciativas como la reactivación de centros culturales barriales, la creación de museos comunita-rios, el uso de espacios públicos para la comunidad, ciclos de cine barrial, la creación de microempresas culturales, y tantos otros sueños postergados que Participantes de la Escuela de Gestión Cultural para el Desarrollo. Gestores culturales de La Tola y del Panecillo realizando actividades para el desarrollo de la creatividad Vecinos y vecinas en medio de una minga de limpieza en su barrio
  3. 3. CAP Mirador Norte Para todos los integrantes del CAP Junior Guayaquil fue un gran reto tener a nuestro cuidado a un niño por una jornada, pues sentimos en carne propia la gran responsabilidad que tienen nuestros padres con nosotros. El Buen Vecino 04/09 3 Día de integración e intercambio entre los CAP Guayaquil y Mirador Norte El sábado 6 de diciembre del 2008, efectuamos el día de integración entre el CAP Guayaquil y el CAP Mirador Norte, en las instalacio-nes del club El Gran Chaparral, ubicado en el km. 19 de la vía a la costa, en la ciudad de Guayaquil. Vivimos momentos muy bonitos entre todos los asistentes del proyecto, ya que realizamos diferentes actividades, como concursos de 40, de baile, fútbol, básquet y muchos más que nos alegraron mucho la mañana y tarde de integración. Además, el hecho de conocer y dialogar entre todos nosotros fue una experiencia muy especial, ya que concordamos en muchas ideas sobre lo importante de ser parte del CAP Junior. Fue una experiencia muy especial, ya que la alegría Proceso de selección de participantes en los proyectos del CAP Latacunga Fundación Holcim Ecuador CAP Guayaquil Fundación Holcim Ecuador Josué Kontong Participante CAP Junior Mirador Norte Martha Ramos Participante CAP Junior Guayaquil invadía los rostros de todos los jóvenes y adultos que participamos ese sábado 6 de diciembre en el complejo El Gran Chaparral. Además, este espacio nos permitió conocer a jóvenes que nunca habíamos visto, como los del CAP Junior de Planta Guayaquil… gente muy amigable con quienes conversamos de muchos temas, en especial de las actividades que habíamos realizado durante el 2008, de las cosas que más nos gustan y todo lo que hemos aprendido en las capacitaciones del CAP Junior. Jugamos fútbol, participamos en un concurso de baile llamado Bailando por el CAP Junior de Holcim, montamos a caballo, y jugamos cartas, entre muchas cosas más; pero lo que quiero destacar es la camadería que se sentía en el ambiente, en donde todos los integrantes del CAP Mirador Norte y Guayaquil estamos sumamente felices de trabajar por nuestras comunidades y, en especial, por nuestro bien común. Evento de Navidad “Adoptando un ahijado” Ese mismo día, realizamos un evento de Navidad denominado Adoptando un ahijado, con el objetivo de brindarles un momento de integración y alegría a todos los niños y niñas de la comunidad de Casas Viejas, a través de divertidas actividades grupales. En total, participaron 30 niños y niñas de 6 a 12 años de edad. Los fondos económicos para realizar la actividad se consiguieron con la realización de la rifa de un teléfono celular. Por otro lado, los fondos recaudados sirvieron para brindar almuerzos, refrigerios, torta y sorpresas de caramelos a los niños, niñas y adolescentes asistentes. CAP Latacunga Fundación Holcim Ecuador Son seis los nuevos proyectos del CAP Latacunga que arrancaron en octubre del 2008, y que involucrarán a más de 642 familias, estos son: 1. Cría de animales menores, Fase II. 2. Forestería comunitaria, Fase II. 3. Microempresa de chochos (con-tinuación del proyecto Huertos familiares) 4. Manejo de la humedad 5. Producción de huevos de gallina 6. Comunicación Desde noviembre del año pasado, el CAP Latacunga cuenta con siete facilitadores comunitarios, que brindan apoyo en los 7 barrios o comunidades vecinas a la Planta de cemento Latacunga. Ellos son: Laura Caicedo - San Juan Paco Villavicencio - San Rafael Patricio Cepeda - Jaime Hurtado Luis Alfredo Chuquitarco - El Chan Franklin Tobar - San José de Pichul Myriam Mendoza - Loma Grande Inés Paredes - Santa Rosa de Pichul Este grupo de voluntarios, apoya a sus comunidades en el desarrollo de los proyectos, trabajan de la
  4. 4. ¡Nuestros árboles ya crecieron! Saskia Izurieta Coordinadora de proyectos Fundación Holcim Ecuador El Buen Vecino 04/09 mo proyecto, en la etapa anterior. 4. No ser arrendatario, sino dueño del terreno o parcela 5. No estar inscrito en otro proyecto de los impulsa-dos por la Fundación Holcim Ecuador Se dio prioridad a las personas que no habían partici-pado antes en un proyecto impulsado por la Funda-ción Holcim Ecuador. De igual manera, las dirigencias junto con Técnicos de Comunidec, eligieron 30 candidatos para convertirse en promotores, que fueron seleccionados en sus asambleas generales, tomando en cuenta lo siguiente: formación previa, asistencia en capacitaciones anteriores, evaluación de conocimientos y tiempo para trabajar. Los promotores deben dar seguimiento y asistencia técnica a las familias participantes en los diferentes proyectos, y deberán asistir a reuniones semanales de coordinación, planificación y evaluación. El 8 de noviembre del 2008, los siete comités de 4 mano con las dirigencias barriales, están en permanente comuni-cación con la gente de su comu-nidad, y llevan las inquietudes y mensajes a la Fundación Holcim Ecuador. Además, todas las sema-nas tienen reuniones de coordina-ción, ya sea entre ellos, con el Jefe de la Planta, Técnicas de la Funda-ción Holcim Ecuador y/o con Téc-nicos de Comunidec (fundación que se encarga de la ejecución de los proyectos en campo). ¿Cómo se seleccionaron a los participantes de cada proyecto? En esta ocasión, la selección de los participantes estuvo liderada por las dirigencias, y apoyada por Comunidec y los facilitadores comunitarios. Por un lado, para ir consolidando los niveles de parti-cipación local y por otro, para evi-tar que se beneficien las mismas personas y las mismas familias. Se conformó un Comité de Selec-ción en cada una de las comunida-des, que se constituyó por: n Un representante o dirigente de cada organización comunitaria. Por ejemplo, la Junta de Agua, Comité Promejoras o Comité del Cementerio. n Un facilitador comunitario Las condiciones o requisitos ge-nerales para que la gente pudiese participar en los proyectos, son: 1. Contar con el espacio físico para la implementación de la infraestructura del proyecto 2. Participar en los talleres de capacitación 3. No haber participado en el mis-selección se reunieron en la casa comunal de San Rafael y entregaron el listado de los participantes y promotores. Posteriormente, los Técnicos realizaron una visita a cada una de las personas de la lista, para comunicarles su elección y comprobar el cumplimiento de los requisitos. Una vez realizado este proceso, se iniciaron las actividades en cada uno de los proyectos. A fin de integrar a todos los involucrados, el 12 de marzo de este año, se llevó a cabo una reunión de coordinación con todos los actores del proceso de desarrollo del CAP Latacunga, en la que participaron alrededor de cuarenta personas, entre ellos: promotores de los proyectos de Manejo de humedad, Cría de animales menores y Forestería comunitaria; el equipo de trabajo del vivero; los promotores de comunicación; los facilitadores comunitarios; el Jefe de Planta, y los Técnicos de Comunidec y Fundación Holcim Ecuador. ¿Y los árboles que se sem-braron en Latacunga ya crecieron?... ¿los huertos ya dieron frutos? ¿Y los pollitos… ya se los comieron? Estas preguntas nos han hecho varios personas, ge-rentes de Holcim Ecuador, que par-ticiparon en la visita a los proyectos del CAP Latacunga en junio del año pasado, en la que algunos sembra-ron semillas en huertos comunita-rios, otros adecuaron galpones para los pollitos y la gran mayoría sem-braron árboles nativos; actividades que contribuyeron a tres proyectos que actualmente continúan en la zona, ya en su segunda etapa: Huer-tos familiares, Forestería comunitaria y Cría de animales menores. Sin duda, el aporte de los gerentes de Holcim fue muy valioso. Según datos recientes, de nuestro facili-tador comunitario de El Chan, Luis Alfredo Chuquitarco, de los 1.000 árboles sembrados, 800 son parte ya del paisaje, los 200 restantes no lograron sobrevivir, principal-mente por falta de agua, pues la mejor época para sembrar árboles es en invierno, esto es, entre enero y abril. De las especies sembradas, las que más crecieron fueron la acacia, el aliso y la retama; no así
  5. 5. El Buen Vecino 04/09 5 el yagual que, a pesar de ser nati-va, no logró asentarse en la tierra. Algunos de los árboles sembrados ya miden cerca de dos metros, so-bre todo el aliso, que suele llegar a los 8 metros de altura. “Incluso en la montañita más alta, es donde mejor se asentaron y donde más crecidos están los árboles”, comenta Luis Alfredo. Como parte del proyecto Foreste-ría comunitaria, los habitantes de la comunidad de El Chan, vecinos de la Planta Latacunga de Holcim Ecuador, han sembrado 4.000 árboles en el ojo de agua, de los cuales 1.000 fueron sembrados por los gerentes de Holcim Ecuador, durante su vista. Los vecinos de la comunidad El Chan están muy agradecidos y contentos por este aporte con sus árboles. De hecho, en los próxi-mos días plantarán 1.000 árboles más, que serán entregados por la Planta Latacunga, gracias a la producción de su propio vivero. Por otro lado, de los dos huertos que se trabajaron, el uno perte-nece a doña Inés Paredes, actual-mente facilitadora comunitaria de Santa Rosa de Pichul, y el otro a Freddy Lagla, vecino de la comuni-dad de San Juan. A Inesita, el tiem-po no le favoreció mucho, pues le cayó una helada y gran parte del sembrío se vio afectado por una sequía: “Gracias a Dios, sí se cosecharon un poco de las alverji-tas, fréjoles, habichuelas y papas, que sembraron los ingenieros de la Holcim… ¡claro, luego de sudar mucho, sacando la hierva mala!”. Freddy por su lado, tuvo mejor suerte… cosechó todo lo sembra-do por el grupo que trabajó en su huerto: col, acelga y lechuga. Finalmente, los pollitos crecieron sanos y salvos en los dos galpones instalados y sí… ¡ya se los comieron! Un poco de la historia de nuestras comunidades El escudo del barrio San José de Pichul San José de Pichul es una de las siete comunidades aledañas a la Planta de cemento Latacunga de Holcim Ecuador, que son parte del CAP Latacunga. En San José de Pichul, viven aproximadamente 350 familias. El barrio se encuen-tra ubicado al noreste de la Panamericana, a 2.5 km. de la ciudad de Latacunga. En la directiva y la administración del compañero Patricio Bastidas, surgió la necesidad de crear un escudo para que San José de Pichul sea reconoci-da a nivel cantonal y que éste represente nuestra cultura, nuestros productos alimenticios y nuestras Avances del proyecto “Fortalecimiento organizativo y educación ambiental” Comenzó un nuevo año, y las expecta-tivas por días mejores en las comunidades se renuevan. Con esta reno-vación, la inter-vención en el CAP El Chorrillo Milton Osorio Morador del barrio San José de Pichul Ronald Pincay Responsable del proyecto ocupaciones. Es decir, un escudo que simbolice cómo somos. El 1 de diciembre del 2007 se realizó la revelación del escudo, el mismo que contiene cuatro imágenes: n La primera, es la imagen de nuestra Santa Iglesia Católica, en referencia a la fe de la mayoría de los pobladores del barrio. n La segunda imagen es un árbol de capulí, represen-tando la actividad agrícola de la zona, fuente de in-gresos para nuestras familias. n La tercera y cuarta imagen del escudo, hacen re-ferencia a las actividades económicas de nuestros moradores: una máquina de coser y un trailer. En San José de Pichul, tanto hombres así como muje-res, se dedican a la confección de ternos y pantalo-nes; los moradores también se dedican a ser profe-sionales del volante. Este es el escudo de nuestro ba-rrio San José de Pichul… ¡el símbo-lo que nos identifica! ha decidido enfocarse en el apoyo a los procesos de gestión y fortalecimiento comunitario. Referirse a la realidad local de las comunidades, por un lado es mirar los problemas que conciernen a su desarrollo; entre ellos, la falta de agua potable, alcantarillado sanitario, obras de vialidad, acceso a herramientas de comunicación e información, atención a la niñez y adolescencia y equipamiento de escuelas, entre otros. De igual manera, es importante reconocer la participación comunitaria en las acciones y activida-des desarrolladas. CAP El Chorrillo Fundación Holcim Ecuador
  6. 6. 6 El Buen Vecino 04/09 En la comunidad Los Corrales, es destacable el impacto generado con la intervención del proyecto de Comedores populares, lugar que ahora es un referente para la degustación de platos típicos, generando así fuentes de trabajo y, mejorando por ende, la econo-mía local y el ornato comunitario. Hasta la fecha, se ha potenciado la participación de un grupo de damas, con quienes se han desa-rrollado talleres de fortalecimien-to, vinculados al mejoramiento de la autoestima y el empodera-miento del género. Así mismo, se han mantenido reuniones con los actores locales, para la discusión de temas y planificación de activi-dades comunitarias. Por otra parte, en El Chorrillo se han generado varias acciones, tales como el fortalecimiento de la agrupación juvenil Juventud soñadora, con quienes se han realizado jornadas de socializa-ción y confraternidad, reuniones y charlas de motivación . Tam-bién, a inicios del año, se efectuó el lanzamiento de la campaña Sembremos por la vida, actividad coordinada por el CAP El Chorrillo, agrupaciones juveniles y organiza-ciones de base locales, generando la movilización de niños, jóvenes y adultos, con quienes se alcanzó la siembra de 800 plantas, entre árboles frutales, forestales nativos y ornamentales. Además de éstas acciones, actual-mente la intervención del CAP El Chorrillo se centra en desarrollar y potenciar la capacidad de gestión comunitaria, incluyendo el acom-pañamiento para la inclusión de las comunidades, dentro de los planes de acción de los diferentes programas estatales.
  7. 7. Novedades en el CAP Quito Sur CAP Quito Sur El Buen Vecino 04/09 7 El CAP Quito Sur, en su segundo año de proyectos auspiciados por la Fundación Holcim Ecuador, continúa impulsando el proyecto de Huertos familiares en el barrio La Argelia Alta y los proyectos del Centro Botánico y de las Canastas solidarias en el barrio El Carmen. En el barrio La Argelia Alta y en su primer año de ejecución, el proyecto de Huertos familiares tuvo como objetivo implementar huertos en los espacios disponibles de los lotes de las familias del sector. Como resultado, existen actualmente un total de 35 huertos ya implementados y en etapa de producción; de estos, 15 pasaron a una fase de producción mucho más comprometida, con el fin de comercializar sus productos. Fundación Holcim Ecuador Martha Coronel Asistente Técnica Fundación Holcim Ecuador Para el segundo año, el proyecto se amplió y, bajo el nombre de Microempresa de hortalizas, humus y producción de cuyes, busca que los participantes del proyecto puedan vender el excedente de sus productos, respaldados en una asociación, además de continuar fortaleciendo el autoconsumo familiar. Para ello, se invitó a los moradores del sector a que asistan a una reunión, que se llevó a cabo el pasado 24 de noviembre del 2008 en la casa comunal del mismo barrio, y así informarles acerca de la continuidad del proyecto e invitarlos a participar. Para calificar como beneficiario del proyecto, se tomó en cuenta y se priorizó la participación de los beneficiarios que tuvieron un buen desempeño durante el año anterior del proyecto y que de una u otra manera, aportaron en la construcción del huerto demostrativo, a través de mingas. Los participantes del proyecto deben contar con un espacio de terreno, para realizar labores agrícolas (siembra de hortalizas y forrajes), así como también espacio para realizar el montaje de jaulas para la crianza de cuyes que, en el mediano plazo, se ofrecerán a los mejores productores. Además, los beneficiarios deben estar dispuestos a formar parte de la Asociación de Productores, asistir a las reuniones de capacitación, cumplir con los parámetros dispuestos para la producción orgánica de hortalizas, y tener la disponibilidad para, de ser el caso, conceder jornales por el bien colectivo de la Asociación de Productores, en lo que se refiere a turnos para limpieza y empaquetado de las hortalizas. Los beneficiarios del proyecto deben cumplir con ciertas obligaciones, entre las que se encuentran: n Adecuar sus parcelas según los parámetros técnicos para la producción orgánica, que se establecerán de manera conjunta entre todos los productores. n Cultivar hortalizas (siembra, cuidado y cosecha) se-gún la planificación realizada por la Asociación de Productores. n Entregar las hortalizas a la microempresa en los tiempos pactados. n Acudir a las mingas que se organicen, para el bene-ficio colectivo. Hasta el momento, al cabo del primer cuatrimestre, el proyecto cuenta con 29 familias beneficiarias.
  8. 8. 8 El Buen Vecino 04/09 ¡Tú puedes contribuir con El Buen Vecino! ¿Quieres escribir algo para que salga publicado aquí en tu periódico El Buen Vecino?... ¡es muy fácil!... puedes hacerlo conversando con el representante de la Fundación Holcim Ecuador en tu comunidad, o contactándonos en las siguientes direcciones: En Quito: Saskia Izurieta Dirección: Calle Manuel Zambrano # 200 y Av. 10 de agosto. Teléfono: 02-2482830 Ext. 4302 E-mail: saskia.izurieta@holcim.com En Guayaquil: Luis Fernando Piedra Dirección: Urbanización San Eduardo I, Av. Barcelona, Edificio El Caimán, piso 2. Teléfono: 04-2871900 Ext. 1230 E-mail: luis.fernando.piedra@holcim.com De nuestra mesa a la suya En esta sección, podrás conocer las más deliciosas recetas de las caseritas y sus restaurantes del proyecto Comedores Populares del CAP El Chorrillo. ¡Buen provecho vecinos! Caldo de gallina criolla del restaurante Marianita Responsable: Mariana Triviño Pax: 4 personas Ingredientes: n 4 presas seleccionadas de gallina criolla n 1 cebolla colorada mediana n 2 dientes de ajo machacado n 1 rama de cebolla blanca Preparación: En una olla grande colocamos suficiente agua, añadimos la cebolla colorada, el pimiento, la cebolla blanca –debidamente picados en pedazos grandes- y los ajos machacados. Dejar hervir en fuego alto. Una vez hervidos, agregar las presas de gallina criolla y cocinar a fuego mediano, por un lapso de una hora –o hasta que la gallina se cosa-. Una vez que hemos comprobado la cocción de la gallina, adicionamos la yuca seccionada en trozos pequeños, y dejamos que ésta se cocine hasta que se ablande totalmente. Una vez que todos los ingredientes estén cocinados se agrega sal, pimienta, culantro finamente picado y orégano al gusto. Para servirlo se lo acompaña con un plato de arroz blanco cocinado y plátano asado. ¡Buen provecho buenos vecinos! n 1 pimiento verde mediano n ½ libra de yuca tierna n Orégano pequeño (opcional) n Culantro para decoración n Sal y pimienta al gusto

×