Guillermo Aníbal Gärtner TobónMaestría Derecho Penal Internacional       CONTEXTO GLOBAL Y LOCAL (GLOCAL) DE LA CRIMINALID...
INDICEINTRODUCCIÓN …………………………………………………………………………… 4CAPITULO I ………………………………………………………………………………….. 9CAPITULO II ……………………………………...
INTRODUCCIÓNObjetivos:Objetivo principal de este trabajo de fin de la maestría en Derecho PenalInternacional es realizar d...
"Lo importante es atribuirle al grupo: uno, los delitos, dos, la función del autor, ytres, que la estructura de imputación...
Así planteadas las cosas esquemáticamente y siguiendo las líneas sugeridas parala presentación formal de este trabajo creo...
Al concluir este ejercicio como requisito para optar al titulo correspondiente comoMaster en DPI lo planteado en un comien...
simplemente de la lectura de los documentos que nos fueron suministrados enesta maestría, sino que se hizo evidente para m...
CAPITULO I                                         “No basta saber quiénes son los autores si no hay que señalar el contex...
e)                  Experiencia como activista en el campo de los derechos humanos.Ninguno de estos campos es excluyente y...
El viaje y estudios en la RDA ocurre cuando en Colombia se había iniciado abiertamenteen el año de 1964 el proceso de insu...
“Fue así como en el transcurso de los días el pensamiento militar fue asumiendo cada vezmayor conciencia de la identidad p...
b)     Experiencia profesional como oficial del Ejército Nacional (Teniente-abogado) en el cargo de Auditor Auxiliar de Gu...
Una relación sucinta de estas experiencias se encuentra en el escrito de denunciapresentado el 23 de abril de 1980 a la CO...
CAPITULO II Elementos del Derecho Penal Internacional comprometidos o aplicables en el juzgamiento  de los crímenes de gue...
Las dificultades a que se alude en el concepto trascrito se hace claramente evidentes enel acontecer cotidiano en Colombia...
interno”, e identificados como “comunistas” o “marxistas”, no estaríamos frente a unevento o varios de GENOCIDIO(S) sino q...
Saltando por sobre los limites del DPI afirmo que he estado y estamos en el campo de lalógica jurídico-penal frente a hech...
c) Con el propósito de facilitar la comisión de ese crimen, sea cómplice o encubridor ocolabore de algún modo en la comisi...
c) No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance paraprevenir o reprimir su comisión o para p...
A manera de tesis mi comprensión de esta materia se deja expresar sintéticamenteafirmando que crímenes tales como homicidi...
“a. Delitos de un aparato de poder de organización estatal:El prototipo de este grupo de casos es el Estado totalitario co...
ostentaba la responsabilidad administrativa de la “solución final”. Si esto es así, sinembargo, y siguiendo a Roxin (85), ...
De modo explícito, sin embargo, la teoría del dominio de organización alcanzó por primeravez, y, en lo que se alcanza, tam...
Frente a ello, la CS rechaza la concurrencia de autoría mediata en la sentencia firmadapor todos los magistrados, pero de ...
despertaron no solo interés sino asombro positivo pues en varios lugares me pareció estarleyendo en forma cultivada en con...
indirecta" o "autoría mediata" está afianzada, en principio, en el artículo 25 (3)(a) delEstatuto de la CPI.”	            ...
CAPITULO III       Marco histórico y condicionamientos políticos en la comisión de crímenes de guerra y        crímenes de...
guerrilla FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA. Al fallar esta“operación jurídica” se abrió el camino a una sistemá...
CONCLUSIONESLa criminalidad de relevancia para el derecho penal internacional producida en el paíscolombiano a partir de l...
Plantear que esta guerra (CAI) ha sido y es una guerra vicarial seguramente irritará aalgunos de sus guerreros que se la h...
BIBLIOGRAFIA- Bibliografía.I. TEXTOS BASICOS DE FUNDAMENTACIÓN E INTEGRANTES YCOMPLEMENTARIOS ESTUDIADOS DURANTE LA MAESTR...
COMITÉ INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA. (1990) DERECHO INTERNACIONALRELATIVO A LA CONDUCCIÓN DE LAS HOSTILIDADES. COMITÉ INT...
JIMENEZ GÓMEZ, C. (2009). CAMINO DE LA TRAGEDIA NACIONAL. La entrevista dePanamá, el Palacio de Justicia y el denuncio par...
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Redaccion final trabajo maestria
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Redaccion final trabajo maestria

1.082 visualizaciones

Publicado el

Resumen ejecutivo del trabajo de investigación en Maestria sobre Derecho Penal Internacional, IAEU, Universidad de Granada.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.082
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Redaccion final trabajo maestria

  1. 1. Guillermo Aníbal Gärtner TobónMaestría Derecho Penal Internacional CONTEXTO GLOBAL Y LOCAL (GLOCAL) DE LA CRIMINALIDAD DE RELEVANCIA PARA EL DPI . LA RESPONSABILIDAD PENAL INDIVIDUAL EN MARCOS DEL DOMINIO POR ORGANIZACIÓN EL CASO COLOMBIANO   0  
  2. 2. INDICEINTRODUCCIÓN …………………………………………………………………………… 4CAPITULO I ………………………………………………………………………………….. 9CAPITULO II ……………………………………………………………………………… 15CAPITULO III …………………………………………………………………………..… 28CONCLUSIONES ………………………………………………………………………… 30BIBLIOGRAFIA …………………………………………………………………………… 32ANEXOS:DOCUMENTO DE APOYO NO. 1Denuncia presentado el 23 de abril de 1980 a la COMISIÓN INTERAMERICANA DEDERECHOS HUMANOS que sesionó en esa fecha en la ciudad de Medellín. 35DOCUMENTO  DE  APOYO  NO.  2  Carta a una asamblea regional del Partido Comunista. Sin fecha. 39DOCUMENTO DE APOYO NR. 3Alegato final presentado en el Consejo de Guerra que se celebró en el CuartelGeneral de la IV Brigada en Medellín. Marzo del año 1979. 45   1  
  3. 3. INTRODUCCIÓNObjetivos:Objetivo principal de este trabajo de fin de la maestría en Derecho PenalInternacional es realizar desde con base en las competencias logradas durante elcurso ofrecido por el IAEU una lectura y esfuerzo de comprensión (Verstehen) dela compleja realidad de criminalidad y violencia en el país suramericano Colombiaen marcos del conflicto armado interno desatado desde mediados de los años 60 yque a la fecha, marzo de 2012, sigue generando perdidas enormes de vidashumanas.Justificación:La justificación de este trabajo se evidencia si prestamos atención a hechos yprocesos que comprometen el campo de aplicación del Derecho PenalInternacional. Como muestra de lo afirmado y la pertinencia de nuestroplanteamiento y propósitos sugiero considerar recientes pronunciamientos delnuevo Fiscal General de la Nación quien momentos antes de su elección elpasado 22 de marzo de este año así lo expuso:"En el caso de que sea elegido fiscal general de la Nación, mi propuesta será enmateria de derechos humanos", dijo al inicio de su intervención.La primera iniciativa que planteará al Congreso, según su discurso, es una leyestatutaria que permita la ampliación de la protección de estos derechos."Considero que una de las grandes falencias que tiene el código penalcolombiano es que no incorpora avances del moderno derecho penalinternacional".Dijo además que al código penal colombiano hay que rejuvenecerlo y que una delas cosas sujetas de cambio es el modelo individual. "Se debe pasar al modelo dedoble imputación en el que se le atribuya no sólo al autor material los delitos, sinotambién al grupo al que pertenece"."No basta saber quiénes son los autores si no que hay que señalar elcontexto”, aseguró Montealegre.   2  
  4. 4. "Lo importante es atribuirle al grupo: uno, los delitos, dos, la función del autor, ytres, que la estructura de imputación se fundamente en la omisión de deberes devigilancia", resaltó Montealegre.1 (subrayados míos)Metodología:Saliéndome de los esquemas tradicionales que confunden metodología conmétodos y métodos con técnicas de investigación, en la realización de este trabajola metodología no ha sido otra que la decantación racional, critica, de lossupuestos de conocimiento logrados en la propia práctica social y profesionalconfrontado con los conceptos y teorías conocidos y estudiados en el desarrollode la maestría. De hecho y como investigador en los campos de la criminología ygestor de la iniciativa desarrollada desde la Universidad Tecnológica de Pereiraconocida inicialmente como Observatorio del Delito y luego como Observatorio deConvivencia, Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos2, esbocé, desarrollé ymantengo el concepto que privilegia un tratamiento COMPLEJO, HOLÍSTICO YAMBIENTAL de los campos de la convivencia, la seguridad y los derechoshumanos entendidos en sus mutuos condicionamientos.Estado de la cuestión:Las palabras del recientemente designado Fiscal General de la Naciónreproducidas líneas atrás y que considero expresivas del estado de cosas en estepaís en lo que se refiere a los campos del DPI y de los Derecho Humanos meexime de otras consideraciones. Esta realidad en desarrollo puedo al mismotiempo invocarla para justificar el valor prospectivo de este esfuerzo académico ylas posibilidades de su aplicación en el ámbito profesional. En este contexto deboseñalar que no estoy siguiendo una determinada línea ni estoy haciendo unaconstrucción a partir de ladrillos (valiosos o no) aportados o apropiados de otrasfuentes diferentes a las del propio estudio y prácticas profesionales en el campode la criminología y del derecho penal sin que esto signifique desconocer, ignoraro minusvalorar los conceptos y experiencias de tantos otros y otras profesionalese investigadores o investigadoras en estas áreas.                                                                                                                1  Semana.  Jueves  22  de  marzo  de  2012.      Eduardo  Montealegre  es  el  nuevo  fiscal  general  de  la  Nación.    Consultada  el  sábado  24  de  marzo  de  2012.  http://www.semana.com/nacion/eduardo-­‐montealegre-­‐nuevo-­‐fiscal-­‐general-­‐nacion/174205-­‐3.aspx    2  Información  general  sobre  esta  iniciativa  de  Observatorio  que  por  dificultades  materiales  y  de  voluntad  política  para  su  mantenimiento  se  dio  por  terminada  al  comenzar  el  presente  año  de  2012  puede  apreciarse  en  este  video:  http://www.youtube.com/watch?v=De5p14AkrwQ       3  
  5. 5. Así planteadas las cosas esquemáticamente y siguiendo las líneas sugeridas parala presentación formal de este trabajo creo estar en condiciones de ampliar estaintroducción retomando en forma libre los planteamientos consignados en elprimer escrito producido en el mes de diciembre del año pasado y enviado a laSecretaria de la Maestría.Asumir el tratamiento de una realidad en movimiento o de un proceso inconcluso,constituye desde la perspectiva de las ciencias sociales, un reto de considerabledificultad para resolver siendo la complejidad mayor cuando se reconoce que elobservador y analista ha sido y es parte de esa misma realidad y ha sido y es unactor mas dentro de ese proceso y no un simple observador imparcial desde unatorre de marfil como tantas veces se pretende la academia.Acercarnos a la comprensión compleja, holística y ambiental de formas decriminalidad de relevancia para la justicia penal internacional es una actividad nocarente de riesgos y la posibilidad de incurrir en sesgos o subjetividades comoactor unas veces y como sujeto pasivo otras veces está presente a través de esteejercicio y solamente el hecho de hacer manifiesto, expreso, este ruido en lainvestigación alivia la conciencia dejando en el lector crítico y que pueda colocarsemas allá del bosque la tarea de poder apreciarlo con la objetividad posible ydeseable.Este acercamiento al entendimiento de la relevancia de los fenómenos decriminalidad y violencia en el país, Colombia, no resultó exclusivamente delcompromiso adquirido como estudiante de la Maestría en Derecho PenalInternacional pero es innegable que ha sido esta participación lo que hace posibleahora posible darle forma y precisión a un conocimiento adquirido durantedécadas desde las más diversas perspectivas, entre otras: como simple individuo,como estudiante y profesional en los campos del derecho, la sociología y lahistoria, como participe en el Conflicto Armado Interno vinculado con las fuerzas,organizaciones e instituciones confrontadas, como periodista y como académico.El relato de algunas de esas experiencias se hace imprescindible y en buena partepodría constituir algo más que un simple testimonio personal que permitirá,contrastando esas vivencias y percepciones con los desarrollos conceptuales yteóricos que informaron el desarrollo de la Maestría en DPI, derivar algunasconclusiones que esperamos resulten bien fundadas y sirvan de alguna formapara una mas coherente y justa aplicación de la normatividad existente en estecampo cuando de aplicarse al caso colombiano se trate. 3.                                                                                                                3  http://www.youtube.com/watch?v=kiZpiFVqwd8&feature=player_embedded    http://www.youtube.com/watch?v=0vYaoZQENv8&feature=player_embedded#!  En  estos  video  pretendo  mostrar  sintéticamente  y  a  partir  de  un  caso  particular  la  compleja  relación  de  Guerra  –  Derecho  –  DIH  –  DPI  como  la  asumí  para  el  desarrollo  de  este  trabajo  final.     4  
  6. 6. Al concluir este ejercicio como requisito para optar al titulo correspondiente comoMaster en DPI lo planteado en un comienzo como hipótesis lo presento ahoracomo la tesis o conclusión a que he podido llegar enriquecida y confrontada lapercepción de los hechos con los marcos teóricos ahora conocidos: Lacriminalidad de relevancia para el derecho penal internacional producida enel país colombiano a partir de la irrupción de la guerra subversiva yantisubversiva a mediados de los años 60 y que aun no concluye (2011)constituye una expresión local del fenómeno global de la guerra fría y suprolongación a manera de supervivencias atávicas hasta el presente.4Soy consciente del procedimiento no ortodoxo al intentar exponer en este informeo trabajo final el aprovechamiento de los estudios realizados en esta Maestríadesde la propia biografía atando algunos cabos de la praxis personal comoabogado, pretendido jurista, y cultor de la sustancia de los Derechos Humanosque nutren el Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Penal Internacional.Una ampliación o explicación acerca de los temas aquí tratados pensada comoposibilidad para abrir diálogos o foros sobre ellos, se encuentra en el sitio web:http://derechopenalinternacional.wikispaces.com que en algún momento concebícomo apoyo para la realización de este trabajo. Agradezco la paciencia y laindulgencia de quien o quienes lea(n) estas notas y así agradezco susapreciaciones criticas, sugerencias, etc.Debo aclarar para terminar esta introducción que en la construcción de dicha wikino pretendí cumplir con propósitos formales específicos como los que parecesupuso o supusieron la persona o personas que hicieron la evaluación de mitrabajo al afirmar infundadamente una supuesta inclinación al plagio o copia fuerade todo aporte personal al escribir en su evaluación lo que ahora puedo invitar acualquier lector a que considere o reconsidere objetiva, críticamente:“En segundo y último lugar porque un parte considerable del trabajo se encuentracopiado de paginas de Internet sin ningún tipo de referencia. A modo de ejemplo,compárese el artículo de Kai Ambos “Dominio del hecho por dominio de voluntaden virtud de aparatos organizados de poder” con el texto presentado a partir de lapágina 23, o la web:http://derechopenalinternacional.wikispaces.com/dominiopororganizacion”y concluir así arbitrariamente que: “Por ello, el trabajo del alumno no puede servalorado conforme a las pautas que deben marcar el adecuado desarrollo de unainvestigación.” (Documento adjunto a correo recibido en mi buzónguillermogaertner@yahoo.com con fecha Jueves, marzo 1, 2012 10:21 A.M)Quiero dejar clara constancia de mi afinidad en muchos conceptos con lascomprensiones teóricas del profesor Kai Ambos, afinidad que no resulta                                                                                                                4    Ampliar  escuchando  las  consideraciones  hechas  en  el  video:  http://youtu.be/G5q2Ppu-­‐fWI       5  
  7. 7. simplemente de la lectura de los documentos que nos fueron suministrados enesta maestría, sino que se hizo evidente para mi cuando años atrás tuveoportunidad de traducir algunos textos del profesor alemán para la REVISTA DECIENCIAS HUMANAS5 de la UTP y luego cuando en actividades de investigaciónsobre el campo de las denominadas “drogas” y la problemática del narcotráfico6,apropié y usé creativamente contextualizando en las condiciones colombianasvarios trabajos del profesor Ambos.Mal puede entonces tomarse como plagio la apropiación de los conceptos denuestros docentes o maestros mas cuando se han hecho en el cuerpo del trabajolas aclaraciones y justificaciones pertinentes como la siguiente : “Cuando leí porprimera vez el documento “Dominio del hecho por dominio de voluntad en virtudde aparatos organizados de poder. Una valoración critica y ulterioresaportaciones”, del profesor Kai Ambos, sus argumentos y reflexiones despertaronno solo interés sino asombro positivo pues en varios lugares me pareció estarleyendo en forma cultivada en conceptos jurídico-políticos penales, mi percepcióndirecta lograda en una praxis vivida durante décadas en esos campos.” ( ver pág.___ de este trabajo).                                                                                                                5  La  referencia  a  esta  traducción  se  encuentra  en  el  siguiente  sitio  visitado  el  día  26  de  marzo  de  2012  :    http://www.utp.edu.co/~chumanas/revistas/revistas/revista4.html    6  Cito  para  estos  efectos  la  investigación  que  se  compendió  en  la  publicación  http://www.descentralizadrogas.gov.co/LinkClick.aspx?fileticket=40BHx2Eoa04%3D&tabid=160        Vease  en  este  documento  la  bibliografía  citada  a  partir  de  la  pág.  128,  numeral  2:  AMBOS,  Kai  (1998)  Control  de  Drogas.  Comisión  Andina  de  Juristas,  Ediciones  Jurídicas  Gustavo  Ibáñez  y  Universidad  Nacional  del  Litoral  (Argentina).  Giro  Editores,  Bogotá.     6  
  8. 8. CAPITULO I “No basta saber quiénes son los autores si no hay que señalar el contexto” (Eduardo Montealegre, Fiscal General de la Nación, Colombia.)A diferencia de lo identificable como desarrollos del derecho penal clásico o tradicional sise prefiere la expresión, centrados en buena medida en la consideración de laresponsabilidad individual en marcos del ejercicio de la libertad del ser humano quetrasgrede la ley para los desarrollos de las nuevas comprensiones del derecho punitivocomo se evidencian en el Derecho Penal Internacional con posterioridad al Estatuto deRoma, no solo importa la consideración del dolo en la esfera de libertad de quien incurreen conducta lesiva del derecho sino que es del caso considerar los contextos o elcontexto en el cual se produce el hecho criminal.Como quedó expresado en la propuesta de trabajo es mi propósito aproximarme alentendimiento de las relaciones entre la responsabilidad penal individual (injustoindividual) y la responsabilidad de las organizaciones (injusto colectivo) contextosorganizados de poder generadores de una macrocriminalidad integrada por tipos penalesrelevantes para el DPI: genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad.En este capitulo pretendo exponer y documentar en líneas generales la propia percepciónde ese contexto.VIVENCIAS DEL CONTEXTOPresentar y validar la propia experiencia como conocimiento constituye un reto a la naturalinclinación del ser humano a la autojustificación. Solo gracias a la posibilidad dedocumentar esa experiencia con medios que no podrían calificarse como producidos ad-hoc o para ese cometido he optado por atreverme a presentar de manera sintética lo quepara los fines de este trabajo y anuncié en la propuesta inicial7 en los siguientes términos:a) Experiencia como actor en el desarrollo del conflicto.b) Experiencia profesional como abogado interviniente como defensor y/o como partecivil en procesos penales ante la justicia penal militar, jurisdicciones especiales de ordenpúblico y justicia penal ordinaria.c) Experiencia como escritor (columnista en diarios como El Espectador, El Mundo yLa Tarde, entre otros).d) Experiencia como docente e investigador en los campos del derechoconstitucional.                                                                                                                7  http://www.youtube.com/watch?v=EmCaraQlw6A&feature=player_embedded       7  
  9. 9. e) Experiencia como activista en el campo de los derechos humanos.Ninguno de estos campos es excluyente y por lo contrario se integran y complementanunos con otros. Algunos documentos seleccionados para efectos de sustentar lo aquíafirmado como tesis quedan integrados a esta monografía como anexos al final de lamisma. a) Experiencia como actor en el desarrollo del conflicto.8Iniciada la década del 60 del pasado siglo luego de haber vivido durante los años 50 comoadolescente los coletazos de la llamada violencia liberal-conservadora en Colombiaregistrado en la obra LA VIOLENCIA EN COLOMBIA – Estudio de un proceso social , enla región del Quindío en donde mi padre se desempeñó como Notario en la ciudad deCalarcá comencé estudios de Bachillerato en el Colegio Deogracias Cardona de la ciudadde Pereira en el entonces existente Departamento de Caldas. Ese traslado de lugarpensado por mis padres para alejarme de ese entorno violento del Quindío coincidía conun cambio epocal definible como el fin de la violencia partidista entre las colectividadesconservadora de una parte y liberal de la otra al inicio del predominio de otra forma deviolencia cuyas expresiones se mantienen hasta la fecha como confrontación entre el“establishment” representado por el fenómeno partidista del Frente Nacional (acordadoentre liberales y conservadores para un reparto del poder político y una sucesiónalternada de gobiernos liberales y conservadores) de una parte y la subversión de cortemarxista y partidistamente comunista de otra parte.En el marco de ese cambio de época se produjo en el continente americano la revolucióncubana que empezaba en los años 60 a presentarse como el “faro luminoso” quemarcaría las nuevas rutas de los pueblos de América Latina y las nuevas tendenciasencontraban en suelo colombiano campo abonado con la existencia de organizacionescomunistas claramente influidas por el entonces en desarrollo CAMPO SOCIALISTAinspirado en los desarrollos de la entonces existente UNIÓN DE REPÚBLICASSOCIALISTAS SOVIÉTICAS. Estos organizaciones se presentaban explícitamente comode carácter INTERNACIONAL bajo el concepto de “internacionalismo proletario” y laconsigna del Manifiesto Comunista “PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES UNIOS”entusiasmó e inspiró a quienes entonces, como el autor de estos apuntes, deseábamoscomo jóvenes comunistas una transformación radical de la sociedad colombiana paragenerar condiciones materiales, sistémico-estructurales, que hicieran posible eldespliegue libre de todas las potencialidades humanas.En este contexto me destaco en la construcción y fortalecimiento de las juventudescomunistas en la región hoy conocida como VIEJO CALDAS integrada por losdepartamentos de Caldas, Risaralda y Quindío lo que me hace candidato para ir a unaEscuela Internacional del Movimiento Comunista Internacional y en efecto dados losorígenes alemanes de la familia de la cual hago parte, Gärtner, viajo a la entoncesexistente (damals existierende …) REPÚBLICA DEMOCRÁTICA ALEMANA participandodurante los años 64 y 65 en un cursos de nivel superior sobre Filosofía, Economía Políticay Estrategia y Táctica del Movimiento Comunista Internacional.                                                                                                                8  Véase  video  con  el  relato  de  lo  aquí  expuesto:  http://youtu.be/mS-­‐I-­‐FNiEJg       8  
  10. 10. El viaje y estudios en la RDA ocurre cuando en Colombia se había iniciado abiertamenteen el año de 1964 el proceso de insurgencia armada que dio comienzo al todavíaexistente CONFLICTO ARMADO INTERNO (CAI) con la OPERACIÓN MARQUETALIAacerca de la cual existe documentación abundante entre la cual se encuentra el libro-testimonio “ALTERNATIVA DEL 84-PAZ O GUERRA” escrito años después por uno desus protagonistas, el General JOSÉ JOAQUÍN MATALLANA BERMUDEZ . Acerca deeste momento histórico se encuentra –en mi concepto, una documentación de especialvalor en el libro de ARTURO ALAPE titulado LA VIOLENCIA, LA PAZ: TESTIGOS DEEXCEPCIÓN en cuya elaboración tuve alguna injerencia.Estas experiencias existenciales, vivencias propias que no relatos de oídas, y elconocimiento directo de cómo muchos de los jóvenes revolucionarios de esa época, años60 y 70 se formaron política, militarmente en diferentes países del reconocido entoncescomo CAMPO SOCIALISTA (Unión Soviética, Checoeslovaquia, Bulgaria, Albania,República Popular China, República Democrática Alemana, Cuba, etc.) me permitenafirmar sin lugar a dudas que el CONFLICTO ARMADO INTERNO entendido comoGUERRA REVOLUCIONARIA CONTRA EL CAPITALISMO Y EL IMPERIALISMO no fueen sus comienzos un hecho “interno” aislado, parroquial, nacional, sino un componente depropósitos estratégicos de una parte del movimiento comunista internacional y de otraparte un componente integral de la lucha encabezada por los países capitalistas masdesarrollados por defender el status quo y el orden mundial distinguido por un centrodominante altamente desarrollado encabezado por los Estados Unidos de Norteamérica ysus aliados principalmente Gran Bretaña, Francia, con unos intereses comunes definidosa partir de la postguerra por una periferia de países dependientes, subdesarrollados. Esteasí descrito de manera simplista constituyó el eje de la llamada GUERRA FRIA comoconfrontación de los dos grandes sistemas socioeconómicos que marcó el carácter deuna época hasta el momento en que se produjo la disolución de la Unión de RepúblicasSocialistas Soviéticas y la desintegración del ya mencionado campo socialista.Este contexto constituye el caldo de cultivo de una CRIMINALIDAD DE CONTENIDO OCARÁCTER POLÍTICO en la cual se combinan los ya mencionados elementos de unconflicto global con elementos internos del país. Formalmente se tiene en este país unaConstitución Política como Estado de Derecho y un orden jurídico y particularmentejurídico-penal que incorpora y desarrolla conceptualmente los principios de ese Estado deDerecho inspirados en teorías y conceptualizaciones de indiscutible contenido humanistapero el desarrollo real y el ejercicio del poder materialmente presenta otra cara que hasido definida como TERRORISMO DE ESTADO generando unas condicionespropiciatorias de una criminalidad política que bien permite apropiar para calificarla, laspalabras del preámbulo del Estatuto de Roma:“… en este siglo, millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidadesque desafían la imaginación y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad”.Ha sido y es esa experiencia de vida la que me permite apropiar como concepto sintéticoque explica la formación de ese contexto propicio de una criminalidad de relevancia actualpara el Derecho Penal Internacional las afirmaciones del General FERNANDOLANDAZABAL REYES en su libro FACTORES DE VIOLENCIA y que resulta pertinentetranscribir en extenso:   9  
  11. 11. “Fue así como en el transcurso de los días el pensamiento militar fue asumiendo cada vezmayor conciencia de la identidad política de sus propios objetivos; la guerra tomóentonces los hábitos de su nueva de-finición y se presentó no ya como “la continuaciónde la política por otros ‘medios”, sino como una actividad política en la que la violenciaprolongada vino a constituirse en una herramienta habitual de trabajo. Llegó entonces eladoctrinamiento ideológico a los ejércitos que ante la contienda de las grandes potenciasy ante la búsqueda por ellas del pre-dominio mundial, llevó a los ejércitos de los países endesarrollo, ya no a defender o disputar esta o aquella posición, este o aquel sector delterreno, sine este o aquel sistema, mediante la acción amenazante que se le ofrecía a suspueblos, de la erradicación por la violencia de sus ideologías, de su sentido del ser, de lasociedad, del estado, del capital y del trabajo, para llevarlos a practicar el sistema que elenemigo declarado les quería imponer, como única solución para convivir en elen-tendimiento y fijar el desarrollo armónico de una sociedad común, con las mismasaspiraciones, limitaciones y derechos, en los campos sociales, políticos y económicosespecialmente.Surgieron en esta ocasión los ejércitos ideológicos y con ellos se hizo presente lapolitización de los ejércitos de muchos países de América Latina y en especial de los deAmérica del Sur, pues fue este continente también seleccionado para buscar elpredominio de las grandes potencias. La nueva lucha surgió en el Perú, en Uruguay, enBrasil, en Chile, en Venezuela, en Colombia, en Bolivia, en Argentina, en fin, en to-dos lospaíses del Continente Suramericano y ante el carácter esencialmente político de susplaneamientos y objetivos se politizaron los Ejércitos como consecuencia de suparticipación en el gran debate ideológico mundial y en muchas naciones se vieronforzados a asumir el poder contra los mandatos de su constitución y las tradiciones de supueblo, en prevención del mantenimiento de un orden establecido y aceptado conanterioridad por las grandes mayorías americanas, como digno de mantenerse, guardarsey defenderse según los dictados, pactos, compromisos y doctrinas emanadas de la JuntaInteramericana de Defensa, tendientes a mantener la defensa del conjunto dentro de losrasgos tradicionales del sistema global continental.Se estableció entonces el conflicto entre la defensa constitucional particular de la nación yla defensa del sistema común de los países asociados y al parecer la defensa delsegundo, dados los intereses vitales para la defensa y seguridad del conjunto, se impusoen el criterio militar de muchas naciones, frente a la norma constitucional,tradicionalmente exigida por los más grandes intereses, de cada nación particular.Surgieron los gobiernos militares, en muchos lugares con la anuencia de las corrientespolíticas mayoritarias de la nación, frente a las pers-pectivas de un cambio radical en lasestructuras del sistema. Y la política de las naciones siguió abriéndose paso, a través delinstrumento militar, para garantizar la supervivencia de los grandes objetivos de lospueblos amenazados por la nueva forma del poder.Frente a esta nueva situación se mantuvo en Chile un gobierno cuyo principal objetivo fueel cambio del sistema político con la propia herramienta legal otorgada por la constitución,sin violar abiertamente la norma por ésta establecida. Pero llegado el momento de verseen peligro la estructura del sistema, ésta adquirió superior jerarquía ante los militares yellos mismos, contra todos sus planteamientos, violaron la constitución para defender elsistema tradicionalista Suramericano.”   10  
  12. 12. b) Experiencia profesional como oficial del Ejército Nacional (Teniente-abogado) en el cargo de Auditor Auxiliar de Guerra, abogado interviniente comodefensor y/o como parte civil en procesos penales ante la justicia penal militar,jurisdicciones especiales de orden público y justicia penal ordinaria.Concluidos los estudios de Derecho en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de laUniversidad de Antioquia en la ciudad de Medellín y encontrándome trabajando comoAsesor Jurídico del Instituto de Crédito Territorial correspondiome entre otrasresponsabilidades las de intervenir en el control de las adjudicaciones de viviendas apersonal militar dentro de los programas diseñados para tales efectos por esa instituciónlo cual me llevó a mantener una estrecha relación con oficiales de la Guarnición militar dela capital antioqueña, Medellín (IV Brigada y Batallones Girardot, Bomboná y de PolicíaMilitar No. 4). Fue así como se dio la oportunidad de ser considerado por el CoronelHernán Zapata Vélez para participar en el Primer Curso Mixto de Escalafonamiento parael Cuerpo Logístico del Ejército Nacional realizado en la Escuela Militar de Cadetes enBogotá.En los estudios de seguridad cumplidos por la inteligencia militar del Ejército quedaronclaramente expuestos mis “antecedentes revolucionarios” , la relación con la Juventud y elPartido Comunista, mis actividades como dirigente estudiantil y otras relaciones consindicatos obreros de Antioquia como la Federación de Trabajadores de Antioquia(FEDETA) de marcada tendencia de izquierda. Este momento de mi vida no exento deriesgos dadas las características del conflicto colombiano, fue considerado por algunaspersonas como una actividad de comando, de infiltración, y por otros como una evidenciade la tendencia y capacidad existente en el ejercito colombiano de superar esquemas yrígidas determinaciones, una apertura a escuchar y eventualmente recepcionar otraspropuestas ideológicas y concepciones del mundo. Escalafonado, en marcos de esacomplejidad, como Teniente del Ejército fui asignado como Auditor Auxiliar 74 de Guerraal Cuartel General de la Cuarta Brigada, cargo que ejercí durante un año en el cual tuveoportunidad de conocer, de vivir, situaciones dramáticas de tensión entre el uso de lafuerza y el ejercicio de la administración de justicia sobre las cuales quedó un conceptoque claramente expuse en mi solicitud de retiro la cual una vez aceptada abrió el capítulodel ejercicio profesional como abogado en causas que ahora pretendo compartir en elmarco de este ejercicio de Maestría como conocimiento del contexto en el cual se hanproducido hechos criminales de relevancia para el Derecho Penal Internacional.Durante años y en ejercicio de funciones públicas estuve vinculado o participé o fui testigocomo funcionario y como abogado en el área penal y contencioso administrativa en y deevento y que puedo relacionar como constitutivos o bien como resultado de un contextosocial concreto con claras determinaciones locales y globales de lo que ha sido y esreconocible como el campo del CONFLICTO ARMADO INTERNO y que puedensubsumirse en las categorías, tipificaciones y otras expresiones del ESTATUTO DEROMA o Estatuto de la Corte Penal Internacional:- CRIMEN DE GENOCIDIO (Art. 6º.)- CRIMENES DE LESA HUMANIDAD (Art. 7º.)- CRIMENES DE GUERRA (Art. 8º)   11  
  13. 13. Una relación sucinta de estas experiencias se encuentra en el escrito de denunciapresentado el 23 de abril de 1980 a la COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOSHUMANOS que sesionó en esa fecha en la ciudad de Medellín. Ver documento de apoyoanexo al final de este trabajo.c) Otras experiencias en diversos campos de actividad política, social, pública ycompartidas como escritor (columnista en diarios como El Espectador, El Mundo yLa Tarde, entre otros).En el blog personal que he venido desarrollando durante años compartiendo públicamenteapuntes sobre mis conocimientos, opiniones, experiencias relacionadas con el ConflictoArmado intentando en reiteradas oportunidades provocar y fundamentar en esos apuntesdiscusiones desde la perspectiva de Derechos Humanos, Derecho InternacionalHumanitario y Derecho Penal Internacional, publiqué el 4 de febrero de 2010 con el tituloY LAS COSAS SIGUEN … 9 un relato histórico que indiscutiblemente invita a pensar eltema de la RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL de los actores en ese conflicto y a poner aprueba el concepto de DOMINIO POR ORGANIZACIÓN y otros conocidos y apropiadosen el desarrollo de esta Maestría. Ver documento de apoyo No. 2 adjunto al final de estetrabajo.                                                                                                                9  http://guillermogaertner.blogspot.com/2010/02/y-­‐las-­‐cosas-­‐siguen.html       12  
  14. 14. CAPITULO II Elementos del Derecho Penal Internacional comprometidos o aplicables en el juzgamiento de los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en Colombia en el marco del Conflicto Armado Interno.10A modo de advertencia sobre la relatividad de mis propios planteamientos considerooportuno apropiar y reproducir unas breves pero claras consideraciones que de maneraextensa pueden consultarse en documento consultable en el OBSERVATORIOREGIONAL SOBRE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL 11y las cuales me permitoreproducir a continuación literalmente:“En este contexto, el Estatuto de Roma es sin dudas el punto más alto de los esfuerzos decodificación de los principios generales del DPI. Por primera vez, las cuestiones generalesde derecho reciben un tratamiento diferenciado de las concretas definiciones de loscrímenes. De este modo, el derecho penal estatutario, complementado con la ricajurisprudencia de los tribunales para Yugoslavia y Ruanda, son el punto de partida para lasiguiente discusión, que también arrojará luz sobre la relación entre el derecho que surgedel Estatuto de Roma y el derecho internacional consuetudinario.Como la codificación ha sido reciente, algunos principios generales del Estatuto de Romatienen una “madurez doctrinaria limitada”, por lo que resulta crucial aclarar sus alcances.Dado que tanto la creación de la norma como determinación del derecho, en el campo delos principios generales –en contraste con la definición de los crímenes- ocurren en elmarco de ordenamientos jurídicos nacionales, que coexisten en forma paralela al derechointernacional, esta tarea resulta particularmente difícil. Todo sistema legal tiene reglasescritas o no escritas sobre determinados principios generales del derecho penal; todoabogado interpreta las normas del DPI -primero y ante todo- desde la óptica determinologías y doctrinas nacionales que le son familiares. Además, la mayor parte de lasdisposiciones de la Parte 3 del Estatuto de Roma constituyen un “conglomeradoasistemático proveniente de diversas tradiciones legales”, cuyos elementos generalmentehunden sus raíces en los sistemas legales nacionales. Sin embargo, la similitud (por logeneral aparente) de las reglas de DPI con los modelos legales domésticos resultaengañosa. Por lo tanto, discutir sobre los principios generales del DPI requiere liberarsede los esquemas de pensamiento y los conceptos doctrinarios propios de la leydoméstica. La Conferencia de Roma demostró lo difícil que resulta satisfacer estaexigencia. “12                                                                                                                10  El  contenido  de  este  capitulo  queda  reproducido  en  buena  parte  en  video  en  la  siguiente  dirección:  http://youtu.be/nS0pJm_-­‐EuM    11  http://www.observatoriodpi.org/index.php    12  Consultable  en  el  sitio  web  del  observatorio  http://www.observatoriodpi.org/_data/spda/contenido/20080401160235_.pdf  Revisado  en  la  fecha  marzo  26  encuentro  que  se  ha  producido  daños  en  la  versión  digital.     13  
  15. 15. Las dificultades a que se alude en el concepto trascrito se hace claramente evidentes enel acontecer cotidiano en Colombia y no simplemente en el relato de experiencias tenidasen años anteriores. Los debates en curso sobre la reforma a la Justicia, la aguda y alparecer inagotable discusión sobre el entendimiento y la consagración positiva delFUERO MILITAR 13 y los marcos de funcionamiento de la justicia penal militar no dejanlugar a duda sobre las serias dificultades que afronta el cultor del derecho penalinternacional siendo del caso afirmar que la falta de madurez en estos ámbitos no es solodoctrinal.-¿CRIMEN DE GENOCIDIO O CRIMENES DE LESA HUMANIDAD?La relación de eventos en el capitulo anterior y presentada a la Comisión de la OEA nocontiene en detalle una explicita referencia ni descripción del CRIMEN DE GENOCIDIOtal como a la luz de las competencias cognitivas adquiridas en esta Maestría de DerechoPenal Internacional considero se ha producido en este país de manera continuada enclara conexión con propósitos políticos y estratégicos militares de carácter glocal. Noobstante son esas experiencias asi compartidas las que me permiten avalar desde lapráctica profesional la coherencia y valor probatorio de denuncias reiteradas pormultiplicidad de organizaciones y personas en el ámbito internacional. Remito a uno delos libros que sobre el tema han sido conocidos en el ámbito internacional sobre elTERRORISMO DE ESTADO en este país, Colombia.En el libro EL TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA referenciado se documentanalgunos eventos de homicidio que tuve oportunidad de conocer e intervenir en lasinvestigaciones correspondientes quedando en mi percepción el concepto aquí expuestoque no se trató de casos aislados sino que enmarcaban dentro de un mismo propósito deneutralizar y destruir al así llamado y llamable ENEMIGO INTERNO (Ver: Pág. 182,asesinato de Gustavo Albeiro Muñoz Hurtado; Pág. 416, asesinato de Luis FernandoGiraldo Builes; Pág. 430, asesinato de Omaira Montoya Henao.)La redacción del art. 6º. del Estatuto de Roma genera en cierto grado confusión alreferirse literalmente a “un grupo nacional, étnico, racional o religioso como tal”, parapensar que el tipo penal en estos eventos sería de definir en marcos del art. 7 de losCRIMENES DE LESA HUMANIDAD combinando el tipo a) Asesinato o b) Exterminio enconexión intima con la conducta descrita en el literal h) Persecución de un grupo ocolectividad con identidad propia fundada en motivos políticos …Quedándonos en lo literal en el caso del exterminio de la Unión Patriótica14 en Colombia ydel asesinato continuado, permanente, con miras a su destrucción total del grupo humanointegrado por individuos de la especie humana denominados “subversivos”, “enemigo                                                                                                                13  Ver  nota  periodística  sobre  la  actualidad  del  tema  en:  http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-­‐333939-­‐el-­‐lio-­‐del-­‐fuero-­‐militar    14  http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/genocidio.html  Mayo  2005.    EQUIPO  NIZKOR.  El  genocidio  contra  la  Unión  Patriótica.     14  
  16. 16. interno”, e identificados como “comunistas” o “marxistas”, no estaríamos frente a unevento o varios de GENOCIDIO(S) sino que estaríamos ante una concurrencia oacumulación de una pluralidad de CRIMENES DE LESA HUMANIDAD.Para los propósitos del DPI resultaría entonces conveniente superar mediante unarevisión de la redacción de la norma ese estado de confusión mediante la palabraGRUPO HUMANO la cual subsumiría los adjetivos: nacional, étnico, racial o religioso,ídem. “grupo o colectividad … fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos,culturales, religiosos, de genero.”Existe el peligro, bajo la categoría CRIMENES DE LESA HUMANIDAD, de perderfácilmente la mirada al CONTEXTO considerando los crímenes cometidos y que sesiguen cometiendo en Colombia no en su conexión interna en una compleja amalgamacohesionadora de intereses y propósitos y generadora de responsabilidadesINDIVIDUALES (tradicionalmente acogidas por el derecho penal) pero tambiénresponsabilidades COLECTIVAS de cuya comprensión se ha querido ocupar el DerechoPenal Internacional.Lo expresado en el párrafo anterior sumado a la bien conocida y divulgada “tesis” o“explicación” convertida en opinión pública que crímenes como los denunciados y tenidosen cuenta para sustentar esta tesis de Maestría, y otros que han sido bien documentadosen artículos periodísticos y en estudios académicos, son el resultado de DESVIACIONESPARTICULARES de ALGUNOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS, produce el ambientepropicio para quedarse a mitad de camino sin llegar a contribuir a la superación mediantela debida aplicación de la justicia los estados de cosas, los contextos, que han generado opropiciado la criminalidad de la cual nos estamos ocupando.Conocidos los argumentos que nos permitió apropiar Alicia Gil Gil en el modulo sobreLOS CRIMENES INTERNACIONALES y con los elementos que he percibido y podidoconocer y reflexionar sobre ellos, me inclino a reivindicar el valor y pertinencia del tipopenal GENOCIDIO como el recurso jurídico-penal que permitiría tener un enfoqueholístico, ambiental, propiciador de una mas clara y objetiva comprensión de lasresponsabilidades jurídico-penales.Tratando eventos criminales como los mencionados atrás, como si fueran en suindividualización asesinatos, torturas, desapariciones, CRIMENES DE LESAHUMANIDAD o CRIMENES DE GUERRA las responsabilidades podrán seguirlimitándose como hasta el momento ha ocurrido en el plano de los vulgarmente llamadosCHIVOS EXPIATORIOS y en algunos casos y hasta ciertos niveles se llamarán aresponder a algunos “hombres de atrás”. De manera simplista y vulgar ocurreseme ilustrarlo hasta aquí afirmado con un ejemplo, ficción que de algo de posible ocurrencia:Antes de la disolución de la URSS un profesional de la medicina cae asesinado en laciudad de Medellín por un grupo de “paramilitares” que dejan sobre el mensaje que lo han“ajusticiado” por ser un colaborador de la guerrilla marxista / comunista (no importa si eradel M-19, del EPL, Farc o del ELN). Para Ud. Como juez o como analista es claro queeste episodio es un episodio mas en la guerra o lucha entre los dos grandes sistemas quedefinen el carácter de la época como GUERRA FRIA: ¿Cabria pensarse predicar algunaresponsabilidad de alguien en el Kremlin en Moscú o de alguien en la casa blanca y susdependencias en Washington?. ¿Exagerado?.   15  
  17. 17. Saltando por sobre los limites del DPI afirmo que he estado y estamos en el campo de lalógica jurídico-penal frente a hechos “perpetrados con la intención de destruir total oparcialmente a un grupo (humano) como tal” con el claro propósito a) del “mantenimientode un orden establecido y aceptado con anterioridad por las grandes mayoríasamericanas, como digno de mantenerse, guardarse y defenderse según LOSDICTADOS,PACTOS.COMPROMISOS Y DOCTRINAS EMANADAS CUSTODIADAS YPROMULGADAS POR LA JUNTA ÍNTERAMERICANA DE DEFENSA tendientes amantener la defensa del conjunto dentro de los rasgos tradicionales del SISTEMAGLOBAL CONTINENTAL.” (recordar cita del texto del Gr. Fernando Landazabalreproducido párrafos atrás), esto de una parte, y de otra b) : “por la transformaciónrevolucionaria de un estado de cosas de injusticia, explotación, exclusión y crimenpropiciado por el imperialismo y la burguesía”.-¿UN NUEVO ENTENDIMIENTO DE LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL?Los hechos referidos en los capítulos anteriores sucedieron y algunos fueronjudicializados y fallados con anterioridad a la vigencia del Estatuto de Roma, no obstante,el examen o consideración reflexiva de los mismos resulta pertinente entre otras no solocomo ejercicio académica sino también la duda la posibilidad que eventos similares quehasta el momento no han sido tratados por jurisdicción alguna y dada la noprescriptibilidad de crímenes como lo dispone el art. 29 .En este capitulo se trata de lograr dentro del campo de los PRINCIPIOS GENERALES DEDERECHO PENAL un acercamiento a la comprensión del tema de la responsabilidadpenal teniendo como referencia las normas pertinentes del E. De R. Con este propósitoreproduzco a continuación literalmente las normas en mención.-ARTICULADO DEL E. DE R. ACERCA DE LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUALArtículo 25.Responsabilidad penal individual1. De conformidad con el presente Estatuto, la Corte tendrá competencia respecto de laspersonas naturales.2. Quien cometa un crimen de la competencia de la Corte será responsableindividualmente y podrá ser penado de conformidad con el presente Estatuto.3. De conformidad con el presente Estatuto, será penalmente responsable y podrá serpenado por la comisión de un crimen de la competencia de la Corte quien:a) Cometa ese crimen por sí solo, con otro o por conducto de otro, sea éste o nopenalmente responsable;b) Ordene, proponga o induzca la comisión de ese crimen, ya sea consumado o en gradode tentativa;   16  
  18. 18. c) Con el propósito de facilitar la comisión de ese crimen, sea cómplice o encubridor ocolabore de algún modo en la comisión o la tentativa de comisión del crimen, inclusosuministrando los medios para su comisión;d) Contribuya de algún otro modo en la comisión o tentativa de comisión del crimen por ungrupo de personas que tengan una finalidad común. La contribución deberá serintencional y se hará:i) Con el propósito de llevar a cabo la actividad o propósito delictivo del grupo, cuando unau otro entrañe la comisión de un crimen de la competencia de la Corte; oii) A sabiendas de que el grupo tiene la intención de cometer el crimen;e) Respecto del crimen de genocidio, haga una instigación directa y pública a que secometa;f) Intente cometer ese crimen mediante actos que supongan un paso importante para suejecución, aunque el crimen no se consume debido a circunstancias ajenas a su voluntad.Sin embargo, quien desista de la comisión del crimen o impida de otra forma que seconsuma no podrá ser penado de conformidad con el presente Estatuto por la tentativa sirenunciare íntegra y voluntariamente al propósito delictivo.4. Nada de lo dispuesto en el presente Estatuto respecto de la responsabilidad penal delas personas naturales afectará a la responsabilidad del Estado conforme al derechointernacional.Artículo 28Responsabilidad de los jefes y otros superiores.Además de otras causales de responsabilidad penal de conformidad con el presenteEstatuto por crímenes de la competencia de la Corte:1. El jefe militar o el que actúe efectivamente como jefe militar será penalmenteresponsable por los crímenes de la competencia de la Corte que hubieren sido cometidospor fuerzas bajo su mando y control efectivo, o su autoridad y control efectivo, según seael caso, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobre esas fuerzas cuando:a) Hubiere sabido o, en razón de las circunstancias del momento, hubiere debido saberque las fuerzas estaban cometiendo esos crímenes o se proponían cometerlos; yb) No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance paraprevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridadescompetentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.2. En lo que respecta a las relaciones entre superior y subordinado distintas de lasseñaladas en el apartado a), el superior será penalmente responsable por los crímenes dela competencia de la Corte que hubieren sido cometidos por subordinados bajo suautoridad y control efectivo, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobreesos subordinados, cuando:a) Hubiere tenido conocimiento o deliberadamente hubiere hecho caso omiso deinformación que indicase claramente que los subordinados estaban cometiendo esoscrímenes o se proponían cometerlos;b) Los crímenes guardaren relación con actividades bajo su responsabilidad y controlefectivo; y   17  
  19. 19. c) No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance paraprevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridadescompetentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.Artículo 33Órdenes superiores y disposiciones legales1. Quien hubiere cometido un crimen de la competencia de la Corte en cumplimiento deuna orden emitida por un gobierno o un superior, sea militar o civil, no será eximido deresponsabilidad penal a menos que:a) Estuviere obligado por ley a obedecer órdenes emitidas por el gobierno o el superior deque se trate;b) No supiera que la orden era ilícita; yc) La orden no fuera manifiestamente ilícita.2. A los efectos del presente artículo, se entenderá que las órdenes de cometer genocidioo crímenes de lesa humanidad son manifiestamente ilícitas.Ostensible en las normas transcritas es el tener como destinatario al INDIVIDUO DE LAESPECIE HUMANA, su RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL. No obstante ese articuladotomado en su integridad, permite inferir y entender que ese individuo humano no es unindividuo aislado sino integrado a un determinado contexto en el cual se despliega suaccionar como actor, coautor, etc. de crímenes de genocidio, de lesa humanidad ocrímenes de guerra.Es claro que el DPI tiene elementos o se integra de elementos de una tradición mas quecentenaria suficientemente elaborados integrados en ese acerbo de los PRINCIPIOSGENERALES. La lectura del Estatuto en estos ítems provoca la evocación de losmaestros, de Beccaria, Ferri, etc. etc. tamizados o filtrados cuando no “infiltrados” a travésde los mojónes históricos que nos fueron dados en el modulo mientras se hace elrecorrido que el módulo elaborado por la docente Alicia Gil Gil nos permite emprenderpor la historia del derecho penal internacional. Es innegable en mi propio conceptoformado en estos ejercicios que el DPI no constituye una RUPTURA sino unDESARROLLO Y AMPLIACIÓN del núcleo de principios generales o normas rectoras delDerecho Penal: Nullum crimen sine lege; nulla poena sine lege; entre otras. En cuanto alo concerniente a la responsabilidad penal individual me parece se deja abierto el campopara desarrollos que permitan su conocimiento y juzgamiento en contextos en los cualespuede y debe hablarse de responsabilidades colectivas, institucionales y de grupo. 15Este campo de la responsabilidad penal individual –en mi concepto sustentado en elconocimiento de una significativa pluralidad de casos, requiere de una articulación conrealidades comprendidas en el concepto de dominio de voluntad en virtud de aparatosorganizados de poder incluidas las esferas de la legalidad como las de la ilegalidad.                                                                                                                15  http://www.youtube.com/watch?v=sY93a6QNT-­‐o&feature=player_embedded#!  Relación  de  normas  del  Estatuto  de  Roma  de  pertinencia  para  la  tesis  aquí  expuesta.     18  
  20. 20. A manera de tesis mi comprensión de esta materia se deja expresar sintéticamenteafirmando que crímenes tales como homicidio en particular los denominados comoejecuciones extrajudiciales, tortura, desplazamiento forzado, desaparición forzada, en loscuales se han visto comprometidos individuos integrantes de las instituciones queconforman la Fuerza Pública en Colombia, se han producido y se producen aun hoy “endeterminadas condiciones marco preconfiguradas por unas estructuras de organización…de carácter estatal” jerarquizadas.Los actores inmediatos y materiales comprometidos en los mencionados hechos hanactuado como ha sido expresado, en cumplimiento de ordenes superiores relacionadascon la ejecución de operaciones militares y/o policiales concebidas para combatir,neutralizar o destruir objetivos concebidos como “el enemigo”.Esas condiciones marco preconfiguradas en el caso colombiano se han producido en uncomplejo proceso histórico de la así concebida como lucha o guerra contra el ENEMIGOINTERNO racionalizada con identificables componentes ideológicos (también adobadoscon conceptos políticos y religiosos).La generación de ese contexto o condiciones marco ha sido posible no solamente porcircunstancias internas culturales o de otro orden, sino por la existencia de unoscondicionamientos internacionales y de manera evidenciable en virtud de los vínculos dedependencia del país Colombia con la potencia hemisférica los Estados Unidos deNorteamerica . Es así entonces como el criterio militar para vencer al enemigo internoconsiderado como el enemigo del sistema hemisférico primó sobre cualquierconsideración de derechos constitucionales de los cuales –teóricamente- debían y debengozar también en el marco de un Estado de Derecho, los sujetos sociales, individuales y/ocolectivos, opuestos y oponentes activos a/y frente a los supuestos ideológicos ymateriales de la configuración estatal en su forma de gobierno del país.Los delitos en cuestión pueden considerarse como expresión de extralimitaciones yexcesos en el uso de la fuerza confiado privativamente en el orden formal constitucional ala institución cuya organización jerarquizada se ve comprometida en ellos bajo elsupuesto de cumplir misiones de defensa del orden público y de los valores que informanla organización político-estatal.Con el animo de incentivar la reflexión sobre lo que acabo de plantear como tesis opropuesta de comprensión sobre las posibilidades que el caso colombiano representapara la aplicación del DPI, trascribo a continuación en extenso y sin glosas de mi partealgunos elementos teóricos extractados de la lectura “Dominio del hecho por dominiode voluntad en virtud de aparatos organizados de poder. Una valoración crítica yulteriores aportaciones.” 16                                                                                                                16  Kai Ambos. Dominio del hecho por dominio de voluntad en virtud de aparatosorganizados de poder. Una valoración crítica y ulteriores aportaciones. Moduloimpreso desde: http://www.iaeu.es/etextos/textos/95-module1811/web/printmodule.html Este texto se encuentra además publicadocomo texto por la Universidad Externado de Colombia:http://www.lalibreriadelau.com/derecho-penal-ca89_115/libro-dominio-del-hecho-por-dominio-de-voluntad-p11088     19  
  21. 21. “a. Delitos de un aparato de poder de organización estatal:El prototipo de este grupo de casos es el Estado totalitario como contraconcepto frente alEstado liberal. Ciertamente, el totalitarismo de un Estado, es decir, el grado de control ydominio de los ciudadanos, puede variar y nunca será verdaderamente "total". Tambiénse discute si es que los ejemplos históricos que se suelen mencionar siempre (es decir, elsistema nazi y otros sistemas fascistas, así ́ como las dictaduras del socialismo real decorte estalinista) pueden ser conjuntados bajo el rótulo del totalitarismo como conceptounitario. Todo ello, sin embargo, puede quedar fuera de consideración en el presentecontexto (77), ya que tan sólo son de interés los elementos estructurales comunes deestos aparatos de poder. Para poder elaborar estos elementos, se ofrece, por un lado, unanálisis teórico-sociológico, y, por otro, el análisis de sentencias penales en este ámbito.Aquí se emprende el camino enunciado en segundo lugar, ya que solo el tratamiento delpasado por medio de la justicia penal tiene como presupuesto -aparte de unacomprobación exhaustiva de los hechos- la valoración jurídica de las relaciones departicipación.Mientras que la jurisprudencia alemana (78) tan sólo con su lenta aproximación a la teoríadel dominio del hecho hubo de reconocer una autoría mediata basada en dominio deorganización por parte de órganos de dirección políticos o administrativos (79), la figuraadquirió relevancia con anterioridad en el extranjero. En las sentencias pronunciadas en elcaso Eichmann (80) -ya recogidas por Roxin y otros (81)- se constató que con la teoríatradicional de la participación (en especial, inducción y complicidad) no podíaaprehenderse de modo adecuado los delitos juzgados. La solución del Tribunal de Distritoconsistió, en lugar de ello, en hacer aumentar la responsabilidad jurídico-penal individual -prácticamente, invirtiendo la teoría habitual de la participación- en la medida en que ladistancia hacia el hecho fuera mayor, de modo que se arribaba a la conclusión de que elhombre de atrás que dirigía el suceso poseía una mayor responsabilidad que el autordirecto:“Los delitos juzgados son delitos masivos..., de modo que la cercanía o el alejamientorespecto del hombre que mató de hecho a la victima no puede tener ninguna influencia enel alcance de la responsabilidad. Por el contrario, la medida de la responsabilidad se veincrementada... en cuanto más nos alejamos de aquel que pone en funcionamiento elarma homicida con sus manos y llegamos a los niveles de jerarquía superiores, los“inductores” en la terminología de nuestro legislador. Respecto de las víctimas... esespecialmente difícil definir en términos técnicos quien prestó auxilio a quien: aquel querecogía los datos de las víctimas y las deportaba al campo de concentración, o más bienque allí ́ les obligaba a realizar trabajos forzados.” (82).Aunque se considere que esto es correcto, con ello en todo caso queda dicho que noentra en consideración la participación para estos supuestos (83), pero no se resuelve lacuestión –que es la única que aquí interesa– de si concurre coautoría o autoría mediata.En el caso se llegó a la conclusión de que se trataba de coautoría, la fundamentaciónofrecida, sin embargo, es más adecuada para fundamentar un dominio por organización.Pues en resumen se constata que Eichmann “no era una ‘marioneta’ en manos de otros”,sino que tenía “su lugar entre los directivos” (84). Desde este punto de vista, de facto                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     20  
  22. 22. ostentaba la responsabilidad administrativa de la “solución final”. Si esto es así, sinembargo, y siguiendo a Roxin (85), cabe comprobar que su falta de proximidad frente alhecho, o la reducción de ésta, quedaba compensada con un incremento de dominio pororganización. En contra de la coautoría, al menos desde la perspectiva alemana, ha derecordarse los argumentos ya mencionados (86).Sin embargo, la afirmación de que ocurre un dominio del hecho en Eichmann en virtud deun aparato organizado de poder parece una solución bastante amplia si se tienen encuenta otros procedimientos de estas características. Si se compara su posición y función–en su último cargo, como jefe del negociado IV B4 de la Oficina Central de Seguridad delReich (Reichssicherheitshauptamt, RSHA) (87), era responsable de las deportaciones dejudíos– con las de los acusados en los procesos de Nurnberg (88) o en los procesosrelacionados con la RDA (contra el Consejo Nacional de Defensa o los “generales”), llamala atención que en éstos se acusaron o acusan los miembros de la dirección del Estadoen sentido amplio (89), mientras que Eichmann tan sólo era un funcionario de ciertorango, una “pequeña ruedecilla en el engranaje global” (90);una rueda importante einsustituible, pero a mucha distancia de los principales criminales de guerra Hitler,Goebbels, Himmler, Goring, etc. ¿Podía realmente equipararse a Eichmann, el funcionarioy autor de escritorio con esos acusados de alto rango? La cuestión es sugerente, ya queprecisamente tal equiparación no deriva de las sentencias en el caso Eichmann, al afirmaréstas que el alcance de la responsabilidad personal crece con una mayor responsabilidaden el apartado de poder, abriendo así la posibilidad de un dominio de organizaciónescalonado. Por lo demás, que ésta ni siquiera se planteara en los procesos de Nurnbergestá más relacionado con la tendencia más bien pragmática que teórica del Derechopenal estadounidense que con una decisión dogmática consciente. Ya las bases jurídicasde Nurnberg abrían la posibilidad de equiparar meras conductas de apoyo con accionesde ejecución de propia mano (91), al exigirse únicamente de manera muy genérica laprueba de una intervención criminal (“participación”) (92). Esta base extensiva -fundamentada en la teoría de la participación estadounidense, próxima al conceptounitario de autor (93)- de la imputación hacia superflua una distinción entre autoría yparticipación, y por tanto también las consideraciones relativas a la autoría mediata envirtud de dominio de organización.Por tanto, con el caso Eichmann ha de reconocerse la posibilidad de un dominio deorganización en varios escalones. Y es que el supuesto no sólo enseña -como formulaacertadamente Jager (94)- que “también una acción que sólo consiste en la firma de undocumento o en una llamada telefónica puede ser un asesinato”, sino, además, quetambién pueden cometer tales acciones burócratas medios, alejados de la dirección delEstado propiamente dicha. En esta medida, ha de darse la razón a Roxin (95) cuandoafirma que cabe fundamentar autoría mediata con base en una posición con facultad dedar instrucciones ubicada en “cualquier punto” del aparato organizado de poder. Perotambién queda claro que no podrá descenderse mucho más que a la posición delfuncionario medio del corte de Eichmann.Idea clave 3 :El dominio de organización siempre tiene como presupuesto el dominio sobre unaorganización, es decir, sobre un colectivo de ejecutores sustituibles, y, con ello, también laconcurrencia de un dominio mediante esta organización. Este dominio se acumula y sehace más denso en la medida en que se incrementa el poder de decisión y ladisponibilidad de recursos personales.   21  
  23. 23. De modo explícito, sin embargo, la teoría del dominio de organización alcanzó por primeravez, y, en lo que se alcanza, también por única vez, relevancia práctica en el procesocontra los antiguos comandantes de las Juntas militares argentinas (96). En este proceso,el Tribunal de apelación con competencia en primera instancia (Cámara Nacional deApelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital) (97) y la Corte Suprema (CS) (98)valoraron la conducta de los acusados como autoría mediata, pero los condenaron -encontra del criterio de la acusación (99)- por cooperación necesaria (100). Pues a losacusados no se les imputaron -como es necesario para afirmar la concurrencia de autoríamediata- los homicidios dolosamente ordenados por ellos, sino los “hechos principales”cometidos por los autores directos (es decir, torturas con consecuencia de muerte). Conello, se llegó en última instancia a una responsabilidad en régimen de accesoriedad (101).La Cámara constató, en primer lugar, que las reglas de imputación habituales del Derechopenal individual no pueden ser aplicadas sin más (102). En lo relativo a la delimitación deautoría y participación, en opinión del tribunal ha de considerarse que en la actualidad esdominante la teoría del dominio del hecho, mientras que debe rechazarse la teoría formal-objetiva, que en parte aún se defendía en la Argentina (103). Del art. 514 del Código deJusticia Militar (104) –basado en preceptos alemanes (105)- cabría deducir que el superiores responsable de los hechos cometidos por sus subordinados en cumplimiento de susinstrucciones. De este modo, se establece una modalidad de autoría mediata del superiorcon base en la especial relación de subordinación militar (106). Si bien la plenaresponsabilidad del ejecutor excluye en principio el dominio del hecho por parte delhombre de atrás (principio de responsabilidad), habría que establecer una excepción,siguiendo a Roxin, en el ámbito del dominio del hecho mediante un aparato organizado depoder (107). Tal seria el caso en el supuesto enjuiciado. De modo literal, respecto de estacuestión el tribunal afirma lo siguiente:"Los procesados tuvieron el dominio de los hechos porque controlaban la organizaciónque los produjo. Los sucesos juzgados en esta causa no son el producto de la errática ysolitaria decisión individual de quienes los ejecutaron sino que constituyeron el modo delucha que los comandantes en jefe de las fuerzas armadas impartieron a sus hombres. Esdecir que los hechos fueron llevados a cabo a través de la compleja gama de factores(hombres, órdenes, lugares, armas, vehículos, alimentos, etc.), que supone todaoperación militar. En este contexto, el ejecutor concreto de los hechos pierderelevancia. El dominio de quienes controlan el sistema sobre la consumación de loshechos que han ordenado es total, pues aunque hubiera algún subordinado que seresistiera a cumplir, sería automáticamente reemplazado por otro que sí lo haría, de loque se deriva que el plan trazado no puede ser frustrado por la voluntad del ejecutor,quien sólo desempeña el rol de mero engranaje de una gigantesca maquinaria.No se trata aquí del tradicional dominio de voluntad de la autoría mediata. El instrumentode que se vale el hombre de atrás es el sistema mismo que maneja discrecionalmente,sistema que está integrado por hombres fungibles en función del fin propuesto. El dominiono es entonces sobre una voluntad concreta, sino sobre una “voluntad indeterminada”,cualquiera sea el ejecutor, el hecho igual se producirá.El autor directo pierde trascendencia, pues cumple un papel secundario e la produccióndel hecho. Quien domina el sistema domina la anónima voluntad de todos los hombresque lo integran.” (108).   22  
  24. 24. Frente a ello, la CS rechaza la concurrencia de autoría mediata en la sentencia firmadapor todos los magistrados, pero de la -decisiva (109)- suma de los votos particularesderiva una mayoría de tres jueces (Fayt, Petrachi y Bacqué) a dos (Caballero, Belluscio) afavor de la autoría mediata, siguiendo los magistrados Petrachi y Bacqué expresamente ladoctrina del dominio de organización de Roxin (110). Esta opinión coincide en lofundamental con la de la Cámara, de modo que tan sólo es necesario exponerbrevemente el punto de vista de los jueces Caballero y Belluscio: rechazan ya elentendimiento del art. 514 CJM como forma de autoría mediata (111) y sostienen que lateoría del dominio del hecho no se halla reconocida de modo general ni en Alemania ni enFrancia, Italia y España. Por el contrario, aún serían mayoritarios la teoría formal-objetivay el principio de responsabilidad, de lo que habría que deducir que no entra enconsideración una existencia paralela de ejecutor responsable y autoría mediata delhombre de atrás, debiéndose afirmar, en todo caso, una coautoría o inducción (112). Lateoría del dominio por organización (113) no ha alcanzado, en opinión de estos jueces,relevancia en jurisprudencia y doctrina, y tampoco se trata de una concepción losuficientemente concreta. La ampliación del tipo que ello conlleva es contraria a laprohibición de retroactividad (art. 18 de la Constitución) y vulnera los límites trazados porel art. 45 (114) del Código penal (115). Por lo anterior, habría que llegar a la conclusión deque los acusados eran culpables de cooperación necesaria, es decir, que su “actividadcontribuyó a la realización del delito”. En este sentido, su punición igual a la de los autores-ordenada por la Ley (cfr. art. 45)- no significaría que la estructura de su conducta fuera lade un autor, pues ésta estaba en todo caso muy alejada de la verdadera realización típica(116).Esta postura debe rechazarse. La distancia entre hombre de atrás y hecho directo essencillamente constitutiva de la autoría mediata. Quien no reconoce esto, no entiende suestructura típica. También la afirmación de que el art. 45 limita la cointervención delictiva ala mera participación es incorrecta y demasiado formal, ya que la doctrina argentina vieneinterpretando desde siempre la demasiada estrecha disposición del art. 45 en un sentidoamplio, incluyendo todas las formas de cointervención (117). Autores más recientesincluso dan por supuesta la autoría mediata, sin siquiera entrar en una posible limitaciónderivada del tenor literal del art. 45 CP (118).Idea clave 4De la -acertada- fundamentación contenida en la sentencia de la Cámara y en la de lamayoría de la CS deriva -como confirmación de la teoría del dominio por organización- laregla general de que la estructura de organización de un aparato de poder militar puedeotorgar a los hombres de atrás responsables dominio del hecho sobre los autoresdirectos.”Cuando leí por primera vez el documento “Dominio del hecho por dominio devoluntad en virtud de aparatos organizados de poder. Una valoración crítica yulteriores aportaciones” 17 , del profesor Kai Ambos, sus argumentos y reflexiones                                                                                                                17  Kai  Ambos.  Manuel  Cancio  Meliá  (Traducción).  Editorial:  Universidad  Externado  de  Colombia,  Centro  de  Investigaciones  de  Derecho  Penal  y  Filosofía  del  Derecho,  Fecha  de  edición:  Septiembre  de  1998.  ISBN:  9586163547.  Colección:  Cuadernos  de  Conferencias  y  Artículos,  No.  20.     23  
  25. 25. despertaron no solo interés sino asombro positivo pues en varios lugares me pareció estarleyendo en forma cultivada en conceptos jurídico-políticos penales, mi percepción directalograda en una praxis vivida durante décadas en esos campos.En Colombia, como bien se expone en el documento del Profesor K. Ambos, “la doctrinaOrganisationsherrschaft ha ganado terreno en los últimos años, especialmente por eltrabajo de la Unidad de Derechos Humanos del fiscal Federal (“Fiscalía General de laNación”) que la aplicó en la persecución del grupo rebelde FARC 112. Sin embargo, laSala Penal de la Corte Suprema ha rechazado hasta ahora su aplicación prefiriendo unaresponsabilidad basada en la coautoría en el caso más importante de la masacre deMachuca 113.” , muy probablemente enraizará en la medida en la cual se fomente lavoluntad política y se haga posible el fenómeno de una colaboración e incluso integraciónde las instancias jurisdiccionales nacionales, locales, con los tribunales penalesinternacionales para el juzgamiento de los crímenes ya mencionados y sobre los cualestiene competencia la Corte Penal Internacional, seria esta una posibilidad de dar vida aese carácter complementario de que habla el art. 1º. del Estatuto de Roma.Retomando la realidad colombiana existen entre una multiplicidad compleja de hechosdos recientes que mas tarde o temprano puedo conjeturar han de ocuparse los tribunalesinternacionales con los elementos de juicio adquiridos en el estudio del módulo de DPIque son:a) los llamados eufemísticamente FALSOS POSITIVOSb) las intercepciones y otros actos criminales realizados a través del DepartamentoAdministrativo de Seguridad (DAS) .En los dos eventos y de acuerdo a las estructuras y el sistema normativo constitucionalcolombiano puede concluirse la responsabilidad recae en el Jefe del Ejecutivo (Presidentede la República):a) como Comandante General de las Fuerzas Armadas y;b) como responsable de las actuaciones de los Departamentos Administrativos entre ellosel DAS.Es claro que no puede afirmarse que el presidente haya participado materialmente endichos aberrantes hechos que aglutinan una multiplicidad de tipos delictivos, pero es unhecho notorio que quienes los ejecutaron (militares y agentes de seguridad) estaban bajosu ámbito de competencias y jurisdicción y que, aún no habiendo (supuesto) dados lasórdenes para que se cometieran (y se siguen cometiendo) tales actos criminales, es claroque no ha cumplido el deber de vigilancia y control que se supone por mandatoconstitucional y por claras prescripciones del derecho público, administrativo, le soninherentes a su cargo.Cito textualmente del modulo: “Del dominio de los líderes o jefes se deriva la importanciaparticular de un modelo de imputación que ponga de relieve el control o la supervisiónejercidos por esos líderes sobre los partícipes directos de nivel inferior, llamado asímodelo de imputación normativista o supervisionista13. Este modelo está representadopor la doctrina de responsabilidad por el mando y la doctrina (alemana) del dominio pororganización (criminal) (Organisationsherrschaftslehre). Este reconocimiento de la "autoría   24  
  26. 26. indirecta" o "autoría mediata" está afianzada, en principio, en el artículo 25 (3)(a) delEstatuto de la CPI.”   25  
  27. 27. CAPITULO III Marco histórico y condicionamientos políticos en la comisión de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del conflicto armado interno.EL CONFLICTO ARMADO INTERNOIDEOLOGÍA Y CONTEXTOLa intención, la voluntad libre, como elemento central, esencial del crimen trátese delgenocidio, de crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra constituye materia primaa considerar para una deseable aplicación de los principios y normas del Derecho PenalInternacional18. En el caso colombiano ese elemento subjetivo expresado en formaindividual o colectiva como lo evidencia la exploración en la historia del Conflicto Armadoy su expresión actual como guerra contra las Farc-Ep considerado por los gobernantes deeste país como una agrupación narco-terrorista, presenta unos claros componentesideológicos que se pueden identificar claramente en estudios de casos uno de los cualesconocido directamente años atrás y vuelto a repasar recientemente para la elaboración deeste trabajo final de Maestría.Luego de haberse producido mi retiro del Ejército inicié una nueva fase en mi vida comoabogado litigante sin vinculación funcional con organismo estatal alguno. Recibí en esacondición la invitación a hacer parte de un equipo comprometido con la causa de losDerechos Humanos y participé así en la conformación del primer COMITÉ DEDERECHOS HUMANOS en Antioquia integrado al COMITÉ nacional que en ese entonceslideró el Dr. ALFREDO VASQUEZ CARRIZOSA .Reconocido en el medio abogadil antioqueño como docente universitario, “ex -militar”,comprometido con la causa de los Derechos Humanos, en unos momentos en los cualesla Justicia Penal Militar fue aplicada al juzgamiento de civiles en algunos delitos entreellos el de rebelión, fue solicitado directamente o por sus familias para asistir aciudadanos de la región que resultaban sindicados o juzgados por la Justicia militar enConsejos de Guerra. En este contexto participé, entre otros procesos en unoespecialmente aleccionador en la materia que nos ocupa como defensor de tresciudadanos antioqueños sindicados por el Ejército como auxiliares de la guerrilla,concretamente del V Frente de las FARC.Durante ese proceso llegué a la convicción de que la operación militar que lo sustentabaconstituyó un esfuerzo político-militar de los detentadores del poder estatal por intermediode la institución militar, de sentar jurídicamente el hecho de la existencia de una relaciónorgánica, simbiótica, entre el PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA (línea Moscú) y la                                                                                                                18  http://www.youtube.com/watch?v=sY93a6QNT-­‐o&feature=player_embedded#!  En  este  video  se  contiene  la  presentación  de  algunas  de  las  normas  del  Estatuto  de  Roma  tenidas  en  especial  consideración  en  el  desarrollo  de  este  trabajo  final.         26  
  28. 28. guerrilla FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA. Al fallar esta“operación jurídica” se abrió el camino a una sistemática, continuada, eliminación física deintegrantes de las organizaciones políticas que en el criterio militar constituían las basesde apoyo de la organización guerrillera mencionada, en otras palabras, se abrió lacompuerta a la GUERRA SUCIA como una expresión de la lucha continental contra elcomunismo internacional.En esta relación o contexto hay un concepto que en el drama del conflicto colombianoocupa –entre otros- un papel central: LA COMBINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DELUCHA al cual se hace referencia en el documento que en extenso transcribo integrandoun acerbo de lo que puedo denominar como SUSTRATOS IDEOLÓGICOS DE LAGUERRA EN UN INTENTO FALLIDO DE GANARLA CON MEDIOS JURÍDICOS.No se requiere de un esfuerzo especial para encontrar el hilo conductor de un drama queno termina y que en los mas recientes días previos a la presentación de este trabajo se hamanifestado en la muerte de un considerable numero de jóvenes incorporados a los dosejércitos cuyas bases ideológicas hemos descrito aquí espero que con claridad suficiente. http://noticias.terra.com.co/nacional/ya-van-65-guerrilleros-muertos-por-el-ejercito-en-una- semana,009e90f3bff46310VgnVCM20000099f154d0RCRD.html   27  
  29. 29. CONCLUSIONESLa criminalidad de relevancia para el derecho penal internacional producida en el paíscolombiano a partir de la irrupción de la guerra subversiva y antisubversiva a mediados delos años 60 y que aun no concluye (2011) constituye una expresión local del fenómenoglobal de la guerra fría y su prolongación a manera de supervivencias atávicas hasta elpresente.Esas condiciones marco preconfiguradas en el caso colombiano se han producido en uncomplejo proceso histórico de la así concebida como lucha o guerra contra el ENEMIGOINTERNO racionalizada con identificables componentes ideológicos (también adobadoscon conceptos políticos y religiosos). Queda en mi percepción explicado y justificado confundamentos el concepto que no se trató ni se trata de casos aislados sino queenmarcaban y se subsumen dentro de un mismo propósito de neutralizar y destruir al asíllamado y llamable ENEMIGO INTERNO.La generación de ese contexto o condiciones marco ha sido posible no solamente porcircunstancias internas culturales o de otro orden, sino por la existencia de unoscondicionamientos internacionales y de manera evidenciable en virtud de los vínculos dedependencia del país Colombia con la potencia hemisférica los Estados Unidos deNorteamérica . Es así entonces como el criterio militar para vencer al enemigo internoconsiderado como el enemigo del sistema hemisférico primó sobre cualquierconsideración de derechos constitucionales de los cuales –teóricamente- debían y debengozar también en el marco de un Estado de Derecho, los sujetos sociales, individuales y/ocolectivos, opuestos y oponentes activos a/y frente a los supuestos ideológicos ymateriales de la configuración estatal en su forma de gobierno del país.Los delitos en cuestión pueden considerarse expresión de extralimitaciones y excesos enel uso de la fuerza confiada privativamente en el orden formal constitucional a lainstitución cuya organización jerarquizada se ve comprometida en ellos bajo el supuestode cumplir misiones de defensa del orden público y de los valores que informan laorganización político-estatal.El CONFLICTO ARMADO INTERNO entendido como GUERRA REVOLUCIONARIACONTRA EL CAPITALISMO Y EL IMPERIALISMO no fue en sus comienzos un hecho“interno” aislado, parroquial, nacional, sino un componente de propósitos estratégicos deuna parte del movimiento comunista internacional y de otra parte un componente integralde la lucha encabezada por los países capitalistas mas desarrollados por defender elstatus quo y el orden mundial distinguido por un centro dominante altamente desarrolladoencabezado por los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados principalmente GranBretaña, Francia, con unos intereses comunes definidos a partir de la postguerra por unaperiferia de países dependientes, subdesarrollados. Este así descrito de manera simplistaconstituyó el eje de la llamada GUERRA FRIA como confrontación de los dos grandessistemas socioeconómicos que marcó el carácter de una época hasta el momento en quese produjo la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y ladesintegración del ya mencionado campo socialista.   28  
  30. 30. Plantear que esta guerra (CAI) ha sido y es una guerra vicarial seguramente irritará aalgunos de sus guerreros que se la han jugado y se la juegan toda en la intima convicción,unos, que están defendiendo un orden de libertades, que amerita sacrificar la vida, lapropia y la de otros, por custodiarlo, los otros que están en igual esfuerzo por la liberaciónde un régimen corrupto y opresor y el establecimiento de un nuevo orden de justicia, etc.Frente a esta compleja realidad los cultores del Derecho Penal Internacional tienen uninteresante campo para sus reflexiones y desarrollos teórico-conceptuales, como tambiénun campo de especial responsabilidad para contribuir el propósito común de construcciónde condiciones de vida de mejor calidad desde la perspectiva de los derechos humanos.Ver y escuchar en video la exposición de estas conclusiones:http://youtu.be/LRn0vRfLwGMMarzo 27 de 2012   29  
  31. 31. BIBLIOGRAFIA- Bibliografía.I. TEXTOS BASICOS DE FUNDAMENTACIÓN E INTEGRANTES YCOMPLEMENTARIOS ESTUDIADOS DURANTE LA MAESTRIA: 1. GIL GIL, ALICIA. DERECHO PENAL INTERNACIONAL I: NACIMIENTO Y DESARROLLO HISTÓRICO. TRIBUNALES PENALES INTERNACIONALES. ESQUEMA DE CONCEPTOS BÁSICO. 2. GIL GIL, ALICIA. DERECHO PENAL INTERNACIONAL II: LOS CRIMENES INTERNACIONALES. ESQUEMA DE CONCEPTOS BASICOS. 3. GIL GIL, ALICIA. DERECHO PENAL INTERNACIONAL III: LA PERSECUCIÓN DE CRÍMENES INTERNACIONALES POR LOS TRIBUNALES INTERNOS. ESQUEMA DE CONCEPTOS BÁSICOS. 4. BONNET, FRANCOIS. SOCIOLOGIA DE LAS POLÍTICAS PENALES I. ESQUEMA DE CONCEPTOS BÁSICOS. 5. RAMOS TAPIA, Ma. INMACULADA. EL DERECHO PENAL DE LA UNIÓN EUROPEA. ESQUEMA D CONCEPTOS BÁSICOS. 6. CARDENETE, MIGUEL OLMEDO. TERRORISMO Y JUSTICIA PENAL INTERNACIONAL. ESQUEMA DE CONCEPTOS BÁSICOS. 7. AMBOS, K. ELEMENTOS DEL CRIMEN ASI COMO REGLAS DE PROCEDIMIENTO Y PRUEBA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL. 8. AMBOS, K y MALARINO, E. PERSECUCIÓN PENAL NACIONAL DE CRIMENES INTERNACIONALES EN AMÉRICA LATINA. CONCLUSIONES PRELIMINARES. 9. AMBOS, K. LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL EN EL DERECHO PENAL INTERNACIONAL. 10. AMBOS,K. PRINCIPIOS GENERALES DE DERECHO PENAL EN EL ESTATUTO DE ROMA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL. 11. AMBOS, K. DERECHOS HUMANOS Y DERECHO PENAL INTERNACIONAL.II. BIBLIOGRAFIA DE APOYO AL DESARROLLO DEL TEMA PROPUESTO   30  
  32. 32. COMITÉ INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA. (1990) DERECHO INTERNACIONALRELATIVO A LA CONDUCCIÓN DE LAS HOSTILIDADES. COMITÉ INTERNACIONALDE LA CRUZ ROJA, GINEBRA, EDICIÓN PUESTA AL DIA, 1996.COMITÉ INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA y otras. COMPILACIÓN DOCUMENTALPARA EL DIPLOMADO EN DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO. Fotocopias sinfecha.VELA ORBEGOZO, BERNARDO. (sin fecha) DE LA GUERRA REGULAR A LA GUERRADE GUERRILLAS. UNA APROXIMACIÓN ÉTICA AL CONFLICTO ARMADOCOLOMBIANO. Serie Textos de Divulgación, No. 14. Defensoría del Pueblo. Sin fecha nireferencia de editorial.VALENCIA VILLA, AL. (1994). DERECHO HUMANITARIO PARA COLOMBIA. Bogotá,Colombia. (Defensoría del Pueblo) Imprenta Nacional de Colombia, 1994.HERNANDEZ MONDRAGÓN, M. (1991). DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO.Su aplicación en Colombia. Santafé de Bogotá, Editorial Kimpres Ltda.,1992.DIAZ URIBE, A. y VILLAMIZAR HERRERA, D. Editores. (1996). PAZ Y GUERRA ENCONFLICTOS DE BAJA INTENSIDAD: EL CASO COLOMBIANO. Bogotá, Colombia.Atípicos Editores, 1996.DUDLEY, S. (2008). ARMAS Y URNAS. Historia de un genocidio político. Bogotá,Colombia. Editorial PLANETA S.A., 2008.GARCIA P. (1973). EJÉRCITO: PRESENTE Y FUTURO. 1. Ejército, polemología y pazinternacional. Madrid, España. Alianza Editorial, 1975.MATALLANA BERMUDEZ, J.J. (1984). ALTERNATIVA DEL 84. PAZ O GUERRA.Bogotá, Colombia. Canal Ramírez – Antares, 1984.BERMUDEZ ROSSI, G. (1982). EL PODER MILITAR EN COLOMBIA. Bogotá, Colombia.Ediciones Expresión, 1992.O.M.C.T. y otras instituciones. (1992). EL TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA.Bruselas, Bélgica. Ediciones NCOS. 1992.SANCHEZ, G. Y LAIR, E. Editores. (2004). VIOLENCIAS Y ESTRATEGIAS EN LAREGIÓN ANDINA. BOLIVIA, COLOMBIA, ECUADOR, PERÚ Y VENEZUELA. Bogotá,Colombia. Grupo Editorial Norma, 2004.RESTREPO RAMÍREZ, L.C. (2005). JUSTICIA Y PAZ. De la negociación a la gracia.Bogotá, Colombia. Fondo Editorial ITM, 2005.RAMSEY, R.W. (1981). GUERRILLEROS Y SOLDADOS. Santafé de Bogotá, Colombia.Tercer Mundo Editores, 2ª. Edición, 2000.   31  
  33. 33. JIMENEZ GÓMEZ, C. (2009). CAMINO DE LA TRAGEDIA NACIONAL. La entrevista dePanamá, el Palacio de Justicia y el denuncio paramilitar. Bogotá D.C. Colombia, EditorialKimpres Ltda., 2009.REYES POSADA, A. (2008). GUERREROS Y CAMPESINOS. El despojo de la tierra enColombia. Bogotá, Colombia. Grupo Editorial Norma, 2009.ATEHORTÚA CRUZ, A.L. y otros. (1994). ESTADO Y FUERZAS ARMADAS ENCOLOMBIA. Bogotá, Colombia. Tercer Mundo Editores, 1994.SALAZAR MEJÍA, F. (1982). SUBVERSIÓN, TERRORISMO Y DELITOS POLÍTICOS.Medellín, Colombia. Tesis de Grado Unaula, 1982.VENERONI, H. L. (1971). ESTADOS UNIDOS Y LAS FUERZAS ARMADAS DEAMÉRICA LATINA. Buenos Aires, Argentina. Ediciones Periferia. 1971.VARIOS:Apropiación y desarrollos de elementos de conocimiento en la red (web) en la utilizaciónde las TICs en la difusión y puesta en discusión de iniciativas en los campos de lapedagogía de derechos humanos y del derecho penal: 1. http://derechopenalinternacional.wikispaces.com 2. http://blog.utp.edu.co/constitucion 3. http://guillermogaertner.blogspot.com   32  

×