Utilitarismo

268 visualizaciones

Publicado el

ETICA TRABAJO

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
268
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Utilitarismo

  1. 1. República Bolivariana de Venezuela Universidad Fermin Toro Escuela de Derecho Barquisimeto - Estado Lara “ UTILITARISMO” Alumno: Castro Gabriel. C.I. 19.828.330 Sección: SAIA - B Cátedra: Filosofia del Derecho.
  2. 2. El utilitarismo es una teoría ética que asume las siguientes tres propuestas: lo  que resulta intrínsecamente valioso para los individuos, el mejor estado de las cosas  es aquel en el que la suma de lo que resulta valioso es lo más alta posible, y lo que  debemos hacer es aquello que consigue el mejor estado de cosas conforme a esto. De  este modo, la moralidad de cualquier acción o ley viene definida por su utilidad para  los seres sintientes en conjunto. Se puede decir que utilidad es una palabra que refiere  aquello   que   es   intrínsecamente   valioso   para   cada   individuo,   como   lo   dije  anteriormente. En la economía neoclásica, se llama utilidad a la satisfacción de  preferencias, en filosofía moral, es sinónimo de felicidad, sea cual sea el modo en el  que esta se entienda. Estas consecuencias usualmente incluyen felicidad o satisfacción  de las preferencias. El utilitarismo es a veces resumido como "El máximo bienestar  para el máximo número". De este modo el utilitarismo recomienda actuar de modos  que produzcan la mayor suma de felicidad posible en conjunto en el mundo. El utilitarismo es una doctrina filosófica que sitúa a la utilidad como principio  de la moral. Es un sistema ético teleológico que determina la concepción moral en  base al resultado final, fue una de las más importantes del siglo XIX fue el, tiene  entre sus principios fundamentales lo que se conoce como bienestar social. Todo ello  sin olvidar tampoco otra de sus máximas u objetivos más relevantes como sería el  caso del fomento del conjunto de las libertades.  Los resultados, por lo tanto, son la base al utilitarismo.  Jeremy Bentham  (1748–1832) fue uno de los pioneros en el desarrollo de esta filosofía, al plantear su  sistema ético en torno a la noción de placer y lejos del dolor físico. El utilitarismo de  Bentham aparece relacionado con el hedonismo, ya que considera que las acciones 
  3. 3. moral son aquellas que maximizan el placer y minimizan el dolor. Es interesante tener en cuenta que la ruptura que Bentham estableció respecto  al clasicismo de las sociedades anteriores la expresó perfectamente en obras tales  como la titulada “Introducción a los principios de la moral y de la legislación”.  En este tipo y en otros de corte similar dejaba patente que lo bueno será todo  aquello que dé placer a un mayor número de personas sin que en ningún caso se tenga  en consideración lo que es el estatus social de ellas. Una afirmación que asentó  además con la creación y desarrollo de lo que dio en llamar cálculo de placeres, una  serie de reglas que le servían para tener claro, en base a esos criterios, qué era bueno  y qué era malo.  Por otra parte tenemos a John Stuart Mill, Nació en Londres el 20 de mayo de  1806 y falleció en Avignon el 8 de mayo de 1873, avanzó con el desarrollo de esta  filosofía, aunque apartándose del hedonismo. Para Mill, el placer o felicidad general  debe calcularse a partir del mayor bien para el mayor número de personas, aunque  reconoce que ciertos placeres tienen una calidad superior a otras.  Entre las aportaciones que realizó Mill al utilitarismo destaca el hecho de que  consideraba que la sociedad para poder tener calidad moral debía estar instruida e  informada. Es importante tener en cuenta que el utilitarismo supuso un quiebre en la  forma de pensar. Mientras que la moral religiosa se basaba en reglas y en revelaciones  divinas, el utilitarismo antepuso los resultados. De esta forma, la razón reemplazó a la  fe en la determinación de la moral.
  4. 4. El utilitarismo siempre sobresalió por su relativa sencillez. Para pensar si una  acción es moral, no hace falta más que estimar sus consecuencias positivas y las  negativas. Cuando lo bueno supera a lo malo, puede considerarse que se trata de una  acción moral. Más allá del sistema filosófico, la noción de utilitarismo tiene un sentido  crítico para nombrar a la  actitud que valorar la utilidad de forma exagerada  y que  antepone su consecución a cualquier otra cosa. Por su parte Stuart Mill,  asume la máxima general utilitarista, según la cual,  la tendencia natural de todo individuo hacia la felicidad. Sin embargo, no coincide  con Bentham en la necesidad de admitir los tres principios anteriormente citados.  Respecto al primero arguye que la felicidad propia no es alcanzable totalmente, sino  de una u otra forma, procurar también la felicidad de los demás. Además, Mill admite  el sacrificio, la renuncia o el comportamiento, en general, no interesado como una  actitud moral que, en ciertas circunstancias, puede coincidir con la propia teoría  utilitarista matizando que dicho sacrificio no constituye un bien en sí mismo, sino un  bien   en   la   medida   en   que  contribuya  a   la   felicidad   de   los   demás.   Así,   en   El  Utilitarismo, se nos dice: «En la norma áurea de Jesús de Nazaret, leemos todo el  espíritu de la ética utilitarista: "Haz como querrías que hicieran contigo y ama a tu  prójimo   como   a   ti   mismo"».   Respecto   a   lo   segundo,   Mill   no   cree   en   una  indiferenciación cualitativa de los placeres; al contrario, habla de la necesidad de  distinguir placeres superiores de otros inferiores.  Finalmente, reconoce que si esta diferenciación cualitativa debe observarse en  una misma persona, ya no podemos hablar coherentemente de la comparabilidad de  los placeres entre diferentes personas. Ciertamente, es preferible una persona que ha 
  5. 5. conquistado los placeres intelectivos, aunque insatisfecha en otros terrenos, a una  satisfecha en los placeres sensoriales, pero vacía de los contemplativos. En este punto,  el utilitarismo de Mill tiene rasgos de Aristotelismo, epicureísmo (que no hedonismo  craso) y estoicismo innegables. Críticos del utilitarismo: Los críticos argumentan que esta visión se enfrenta a muchos problemas, uno  de los cuales es el de la dificultad de comparar la utilidad entre diferentes personas.  Muchos   de   los   primeros   utilitaristas   creían   que   la   felicidad   podía   ser   medida  cuantitativamente y ser comparada a través de cálculos, aunque ninguno consiguió  hacer un cálculo semejante en la práctica. Se   ha   argumentado   que   la   felicidad   de   personas   diferentes   es  inconmensurable, y que este cálculo es imposible, pero no solo en práctica sino como  principio. Los defensores del utilitarismo responden a esto afirmando que ante este  problema se encuentra cualquiera que tenga que escoger entre dos estados alternativos  que   imponen   serias   cargas   a   las   personas   implicadas.   Si   la   felicidad   fuera  inconmensurable, la muerte de cientos de personas no sería peor que la muerte de  una. Otro de los argumentos en contra del utilitarismo, según James Rachels en su  Introducción a la Filosofía Moral, es la acusación de que esta forma de actuar es  demasiado exigente y elimina la distinción entre deberes y acciones supererogatorias.  Para sustentar esto los antiutilitaristas parten de lo que reconoce el propio filósofo  utilitarista John Stuart Mill: "el utilitarista obliga a ser tan estrictamente imparcial  como un espectador desinteresado y benévolo".
  6. 6. En forma general El utilitarismo, es la doctrina según la cual el valor supremo  es el de la utilidad y  no debe ser confundido con dicha doctrina del egoísmovulgar. Si  bien esta teoría filosófica es un sistema ético que fue desarrollado en Inglaterra por  Jeremy Bentham, primero en usar el término utilitarianismo en los siglos XVIII  y  XIX sus seguidores inmediatos James Mill y John Stuart Mill, tiene raíces en el  epicureísmo y el hedonismo de la antigüedad griega y en teorías epistemológicas y  morales del empirismo inglés. Tambien, este tema establece que bueno es una ética teleológica porque valora  las acciones humanas no por lo que son en sí mismas, sino por las consecuencias que  producen.   En conclusión, las diferencias entre los sistemas de Bentham y Mill, ha  permitido que se distingan entre dos actitudes utilitaristas subyacentes a cada sistema:  el Utilitarismo psicológico de Bentham, que pretende el análisis desapasionado y no  desprovisto de cierta ironía de las motivaciones del comportamiento individual y  colectivo, mientras que el utilitarismo idealista   de Mill pretende es destacar que  ciertos valores éticos tradicionales como la libertad, compasión, igualdad, entre otras  son lo que mas conviene  al ser humano, esto es utilitaristamente hablando. "El joven Sócrates escuchaba al viejo   Protágoras y mantenía (si el diálogo de Platón esta basado en  una conversación real) la teoría del utilitarismo frente a la moral  popular". (El Utilitarismo).
  7. 7. En forma general El utilitarismo, es la doctrina según la cual el valor supremo  es el de la utilidad y  no debe ser confundido con dicha doctrina del egoísmovulgar. Si  bien esta teoría filosófica es un sistema ético que fue desarrollado en Inglaterra por  Jeremy Bentham, primero en usar el término utilitarianismo en los siglos XVIII  y  XIX sus seguidores inmediatos James Mill y John Stuart Mill, tiene raíces en el  epicureísmo y el hedonismo de la antigüedad griega y en teorías epistemológicas y  morales del empirismo inglés. Tambien, este tema establece que bueno es una ética teleológica porque valora  las acciones humanas no por lo que son en sí mismas, sino por las consecuencias que  producen.   En conclusión, las diferencias entre los sistemas de Bentham y Mill, ha  permitido que se distingan entre dos actitudes utilitaristas subyacentes a cada sistema:  el Utilitarismo psicológico de Bentham, que pretende el análisis desapasionado y no  desprovisto de cierta ironía de las motivaciones del comportamiento individual y  colectivo, mientras que el utilitarismo idealista   de Mill pretende es destacar que  ciertos valores éticos tradicionales como la libertad, compasión, igualdad, entre otras  son lo que mas conviene  al ser humano, esto es utilitaristamente hablando. "El joven Sócrates escuchaba al viejo   Protágoras y mantenía (si el diálogo de Platón esta basado en  una conversación real) la teoría del utilitarismo frente a la moral  popular". (El Utilitarismo).

×