Cuando se presentan los conflictos
familiares, generalmente el niño es el
punto mas débil. Por eso puede parecer
que se tr...
Alguno de los trastornos que, a simple
vista, parecen desapercibidos a la
educación tienen su origen a menudo
en un confli...
Si los dos padres trabajan, no hay ninguna
razón para que no se compartan las tareas
domésticas y la educación de los hijo...
Es necesario un reparto de los roles
que permita al padre y a la madre
compartir por igual las tareas de la
casa y la educ...
Educar es, sobre todo
tener espíritu de lucha,
amor capaz de llevar a otro
a su plena realización. No
es ignorar las dific...
Una misión, un deber ineludible de la
paternidad es ayudar a los hijos en sus
problemas y tomar conciencia de ellas,
adapt...
Cuando un niño fracasa en los primeros intentos del
aprendizaje social y se ve a si mismo incapaz , tímido y
torpe para re...
El niño hiperactivo no para un instante, apenas
escucha, va irreflexivamente de una casa a otra…
padres y profesores se si...
Son aquellos niños cuya conducta adopta formas de comportamiento
socialmente no aceptables, debido a determinados aspectos...
La pereza en el niño se manifiesta por una
ausencia de reacción ante los diversos estímulos y
se caracteriza por la tenden...
Unas pautas a seguir en estos casos:
 Reforzar los patrones de una conducta activa
 Infundir animo
 Confiar en él y est...
El niño muy pequeño no miente voluntariamente, ya que la frontera
entre sus sueños y la propia realidad son muy borrosas e...
Una de las características del niño líder y bien
integrado en su grupo es gozar de un alto nivel de
autoestima. Para ser l...
El comportamiento agresivo es la expresión de sentimientos de
profunda inseguridad, carencia afectiva, frustración, baja
a...
La tristeza es un estado de ánimo que se
caracteriza por un dolor moral y la depresión
afectiva. Quien pasa por un estado ...
Cuando un niño vive cierto tiempo como hijo único, todo gira en
torno a él, que es, en verdad, el rey de la casa. Pero cua...
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Problemas personales y sociales del niño 2º (2)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Problemas personales y sociales del niño 2º (2)

5.942 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.942
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
184
Acciones
Compartido
0
Descargas
56
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Problemas personales y sociales del niño 2º (2)

  1. 1. Cuando se presentan los conflictos familiares, generalmente el niño es el punto mas débil. Por eso puede parecer que se trata de un niño problemático cuando, en realidad nos encontramos ante un problema de convivencia de toda la familia.
  2. 2. Alguno de los trastornos que, a simple vista, parecen desapercibidos a la educación tienen su origen a menudo en un conflicto familiar.
  3. 3. Si los dos padres trabajan, no hay ninguna razón para que no se compartan las tareas domésticas y la educación de los hijos. A menudo, el hombre trabaja todo el día fuera de casa, mientras que la mujer trabaja sólo media jornada o no trabaja fuera. A cambio se la considera responsable de la educación cotidiana de los hijos. Al padre sólo se le puede molestar limitadamente cuando llega a casa por la noche.
  4. 4. Es necesario un reparto de los roles que permita al padre y a la madre compartir por igual las tareas de la casa y la educación de los hijos.
  5. 5. Educar es, sobre todo tener espíritu de lucha, amor capaz de llevar a otro a su plena realización. No es ignorar las dificultades sino, por el contrario, estar siempre pronto a administrarlas y, a pesar de ellas, llevar siempre adelante esa misión.
  6. 6. Una misión, un deber ineludible de la paternidad es ayudar a los hijos en sus problemas y tomar conciencia de ellas, adaptándose a la situación y circunstancias de cada hijo.
  7. 7. Cuando un niño fracasa en los primeros intentos del aprendizaje social y se ve a si mismo incapaz , tímido y torpe para relacionarse, se encerrará en una vida infeliz y solitaria. La autoimagen juega un papel decisivo que se va formando desde los primeros años. Es claro que una excelente autoimagen sólo es posible si el circulo mas inmediato de amigos, familiares y conocidos se sienten felices con su presencia y reconocen sus cualidades. El niño solitario y sin amigos necesita una ayuda urgente en el campo de las actividades sociales.
  8. 8. El niño hiperactivo no para un instante, apenas escucha, va irreflexivamente de una casa a otra… padres y profesores se sienten agotados ante tanta actividad incontrolada. La inatención y la falta de fijación contribuyen a su poco rendimiento escolar. El niño hiperactivo exige una cantidad excesiva de atención individual una primera medida a seguir tanto en el hogar como en la escuela, es facilitarle las cosas para que consiga pequeños éxitos y alabarlos de manera inmediata y con entusiasmo.
  9. 9. Son aquellos niños cuya conducta adopta formas de comportamiento socialmente no aceptables, debido a determinados aspectos físicos, psicológicos, afectivos y sociales que actúan sobre él de manera directa. El primer favorecedor de la adaptación o inadaptación del niño es la familia. La madre es su primer juguete, su primer amigo, su primera fuente de amor, de seguridad, de estímulos. Las ausencias maternales prolongadas, el variar los horarios, el despertarlo a gritos, son situaciones muy negativas que van creando en el niño un estado permanente de inseguridad y nerviosismo. La calle también es causa de inadaptación. Es un medio conflictivo, de contaminación, de inseguridad, de estímulos negativos. El niño superprotegido y muy mimado que no ha logrado nada por si mismo, puede presentar problemas de adaptación al relacionarse con los otros niños.
  10. 10. La pereza en el niño se manifiesta por una ausencia de reacción ante los diversos estímulos y se caracteriza por la tendencia a seguir siempre la línea del mínimo esfuerzo. El niño perezoso se muestra incapaz de reaccionar en todos los campos, rehúsan cualquier esfuerzo físico o intelectual, a veces pierden el apetito, se hace menos comunicativo, duerme poco o mal. Los padres superprotectores son los principales causantes del aprendizaje de conductas pasivas.
  11. 11. Unas pautas a seguir en estos casos:  Reforzar los patrones de una conducta activa  Infundir animo  Confiar en él y estimularlo a superarse  Alabarlo por cada pequeño logro
  12. 12. El niño muy pequeño no miente voluntariamente, ya que la frontera entre sus sueños y la propia realidad son muy borrosas e imprecisas. A medida que se hace mayor va aprendiendo a discernir y a distinguir la realidad de la imaginación. En un ambiente familiar muy severo e intransigente en el que el castigo se emplea a menudo, el niño aprende a mentir para liberarse de los castigos. Todo se vuelve contra él, ya que los padres severos lo culpan de mentir, sin darse cuenta que son ellos quienes, al castigar con tanta dureza una falta leve, le inducen indirectamente a mentir. Otra razón por la que mienten los niños es porque los adultos los enseñamos con el propio ejemplo. Cuando un niño no se destaca en algo, recurre a la mentira como medida compensatoria de su deficiencia para no aceptar la derrota. En ocasiones se utiliza la mentira como medida para llamar la atención del adulto.
  13. 13. Una de las características del niño líder y bien integrado en su grupo es gozar de un alto nivel de autoestima. Para ser líder es necesario una imagen de seguridad y de firmeza, tener ideas claras sobre lo que se ha de hacer y lo que no se ha de hacer. Este tipo de niño actúa casi siempre de manera muy inteligente ya desde los primeros encuentros interpreta la conducta y actitudes de las personas que acaba de conocer y sabe como comportarse. Son niños que han sido educados en el seno familiar en el desarrollo de las habilidades sociales y de integración.
  14. 14. El comportamiento agresivo es la expresión de sentimientos de profunda inseguridad, carencia afectiva, frustración, baja autoestima, etc. Se sugiere las siguientes pautas:  Alejarse de la persona cuando está bajo el efecto del mal genio.  Reducir al mínimo las ocasiones y condiciones que lo induzcan a la agresividad.  Reducirle gradualmente el contacto con personas agresivas.  Evitar estímulos que suelen provocar conductas agresivas.  Enseñarle a tener calma, serenidad, a estar seguro de si mismo.
  15. 15. La tristeza es un estado de ánimo que se caracteriza por un dolor moral y la depresión afectiva. Quien pasa por un estado pesimista y de tristeza, tiene muchos problemas para mostrarse activo y participativo. Todo lo que significa acción lo considera una carga insoportable. El niño triste y pesimista polariza su trastorno afectivo hacia sentimientos de culpa; en estos casos el sujeto se muestra como ausente, deprimido, falto de ánimo, se refugia en su propia melancolía.
  16. 16. Cuando un niño vive cierto tiempo como hijo único, todo gira en torno a él, que es, en verdad, el rey de la casa. Pero cuando llega un nuevo hermano todo se derrumba, puede emerger de lo profundo del subconsciente el fantasma de los celos. El niño observa con cierta preocupación los cambios que se producen en el hogar: decrece la atención que se le venía presentando en exclusiva, se habla con orgullo del bebé recién llegado, familiares y amigos vienen a visitar y a traerle regalos al “nuevo rey”. Conviene prepararlo psicológicamente durante el embarazo para aceptar la nueva situación, no reaccionar con castigos, nerviosismo, reprimendas para evitar que su agresividad se vuelque contra el nuevo hermanito; se debe tributar la misma dedicación a ambos hijos.

×