El amor es uno de los sentimientos más intensos que
podemos albergar y como diría Baudelaire aunque fuera
una trampa tendi...
La cita
Con la opaca luz de la luna las flores brillan,
es una noche oportuna para ver quien se ama;
descalza, camina suav...
El Diario De Adán y Eva
Mark Twain (1835 -1910)
El diario de Adán
“(…) Al cabo de los años transcurridos, me doy cuenta de...
NOVIA.-¡No te acerques!
LEONARDO. –Callar y quemarse es el castigo
más grande que nos podemos echar encima ¿De
qué me sirv...
El amor en los tiempos de cólera
Gabriel García Márquez (1927-2014)
“(…) Fermina Daza despidió a la mayoría junto al
altar...
(…) He sido íntima contigo, te he conocido.
¿Acaso no he tocado tus palmas y las puntas de tus dedos?
¿Acaso no me he desl...
editorialimago@gmail.com
editorialimago.blogspot.com
https:/www.facebook.com/editorial.imago
Elaborado por Gloria Pachas
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El amor

622 visualizaciones

Publicado el

Escritores y el amor

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
622
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
287
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El amor

  1. 1. El amor es uno de los sentimientos más intensos que podemos albergar y como diría Baudelaire aunque fuera una trampa tendida y el inicio de la perdición, todos estamos dispuestos a experimentarlo. A continuación, lo que algunos escritores han escrito sobre el amor.
  2. 2. La cita Con la opaca luz de la luna las flores brillan, es una noche oportuna para ver quien se ama; descalza, camina suave sobre musgo perfumado, llevando en sus manos su par de chinelas brocadas en oro. Su amante le espera al fondo de una cámara de tenues colores; y en él se recuesta temblando de pasión. “Como es tan difícil salir para verte, te permitiré que me ames como quieras, amor”. Poemas chinos de amor. Editorial China Hoy, p. 57 Li Yu (937-978)
  3. 3. El Diario De Adán y Eva Mark Twain (1835 -1910) El diario de Adán “(…) Al cabo de los años transcurridos, me doy cuenta de que al principio sufrí un error a propósito de Eva; es preferible vivir con ella fuera del Edén, que sin ella dentro. En los comienzos me dio la impresión de que hablaba mucho; pero hoy me dolería que esa voz suya cayese en el silencio y desapareciese de mi vida (…) Donde quiera que ella estaba, allí era el Edén”. El diario de Eva “ (…) Habla muy poco. Quizá porque no es muy brillante, y es muy sensible acerca de eso y desea ocultarlo. Es una pena que se sienta así, porque el brillo está en el corazón, allí es donde están los valores. Ojalá pudiera hacerle entender que un corazón bueno y amable es una riqueza, y mucha, y que sin eso el intelecto es pobreza”. El Diario De Adán y Eva. Luarna ediciones, pp. 26-63.
  4. 4. NOVIA.-¡No te acerques! LEONARDO. –Callar y quemarse es el castigo más grande que nos podemos echar encima ¿De qué me sirvió a mí el orgullo y el mirarte y dejarte desierta noches y noches? ¡De nada! ¡Sirvió para echarme fuego encima! Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad. ¡Cuando las cosas llegan a los centros no hay quien las arranque! NOVIA (temblando).-No puedo oírte. No puedo oír tu voz. Es como si bebiera una botella de anís y me durmiera en una colcha de rosas y me arrastra, y sé que me ahogo, pero voy detrás”. Bodas de Sangre y antología poética. Ediciones Gente, Página 34.
  5. 5. El amor en los tiempos de cólera Gabriel García Márquez (1927-2014) “(…) Fermina Daza despidió a la mayoría junto al altar, pero acompañó al último grupo de amigos íntimos hasta la puerta de la calle, para cerrarla ella misma, como lo había hecho siempre. Se disponía a hacerlo con el último aliento, cuando vio a Florentino Ariza vestido de luto en el centro de la sala desierta. Se alegró, porque hacía muchos años que lo había borrado de su vida, y era la primera vez que lo veía a conciencia depurado por el olvido. Pero antes de que pudiera agradecerle la visita, él se puso el sombrero en el sitio del corazón, trémulo, y reventó el absceso que había sido el sustento de su vida. —Fermina —le dijo—: he esperado esta ocasión durante más de medio siglo, para repetirle una vez más el juramento de mi fidelidad eterna y mi amor para siempre”. El amor en los tiempos de cólera. Editorial oveja negra, p. 74.
  6. 6. (…) He sido íntima contigo, te he conocido. ¿Acaso no he tocado tus palmas y las puntas de tus dedos? ¿Acaso no me he deslizado a través tuyo hasta los talones? ¿Cómo entré? ¿Acaso no soy yo tú y Tú? Y ningún sol viene a socorrerme en este lugar Y estoy desgarrada contra la oscuridad tenebrosa; Y ninguna luz me golpea y no dices Palabra, día tras día. ¡Oh! podría salir, a pesar de las marcas Y toda su hábil labor sobre la puerta, Salir a través de los campos de verde cristal… Mas hay quietud aquí. No me voy.” Carta del exiliado y otros poemas. Biblioteca digital, p. 17. La tumba de Akr Caar Ezra Pound (1885-1972)
  7. 7. editorialimago@gmail.com editorialimago.blogspot.com https:/www.facebook.com/editorial.imago Elaborado por Gloria Pachas

×