Mes del padre
«El sueño del héroe, es ser grande en todas
partes y pequeño al lado de su padre».
Víctor Hugo
Pablo Neruda (1904 – 1973)
Padre tus ojos dulces nada
pueden,
como nada pudieron las
estrellas
que me abrasan los ojos y l...
Ciro Alegría ( 1909 – 1967)
Mi padre se llamaba Calixto. Oía de lo que se trataba, si le
parecía bien aceptaba y salía a l...
José Agustín Goytisolo (1928- 1999)
Olegario Lazo ( 1878 -1964)
Mi padre
El viejecito, deslumbrado con los honores que le hacían a su hijo, sin acordarse del
...
Pablo Guevara (1930 – 2006)
Imago
contacto@editorialimago.com
www.editorialimago.com
https:/www.facebook.com/editorial.imago
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Mes del padre

445 visualizaciones

Publicado el

Literatura sobre el padre

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
445
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
218
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Mes del padre

  1. 1. Mes del padre «El sueño del héroe, es ser grande en todas partes y pequeño al lado de su padre». Víctor Hugo
  2. 2. Pablo Neruda (1904 – 1973) Padre tus ojos dulces nada pueden, como nada pudieron las estrellas que me abrasan los ojos y las sienes. Crepusculario , 1923
  3. 3. Ciro Alegría ( 1909 – 1967) Mi padre se llamaba Calixto. Oía de lo que se trataba, si le parecía bien aceptaba y salía a la cabeza de la gente, que daba vivas y metía harta bulla, para hacer el reclamo. Hablaba con buena palabra. A veces, hacía ganar a los reclamadores y otras perdía, pero el pueblo siempre le tenía confianza. Abuso que se cometía, ahí estaba mi padre para reclamar al frente de los perjudicados. Las autoridades y los ricos del pueblo, dueños de haciendas y fundos, le tenían echado el ojo para partirlo en la primera ocasión. Consideraban altanero a mi padre, quien no los dejaba tranquilos. Él ni se daba cuenta y vivía como si nada le pudiera pasar. Había hecho un sillón grande, que ponía en el corredor. Ahí solía sentarse, por las tardes, a conversar con los amigos. «Lo que necesitamos es justicia», decía. «El día que el Perú tenga justicia, será grande». Lázaro, 1973
  4. 4. José Agustín Goytisolo (1928- 1999)
  5. 5. Olegario Lazo ( 1878 -1964) Mi padre El viejecito, deslumbrado con los honores que le hacían a su hijo, sin acordarse del canasto y de la gallina, con los brazos extendidos, salió a su encuentro. Sonreía con su cara de piel quebrada como corteza de árbol viejo. Temblando de placer, gritó: -¡Mañungo!, ¡Mañunguito…! El oficial lo saludó fríamente. Al campesino se le cayeron los brazos. Le palpitaban los músculos de la cara. El teniente lo sacó con disimulo del cuartel. En la calle le sopló al oído: -¡Qué ocurrencia la suya…! ¡Venir a verme…! Tengo servicio… No puedo salir. Y se entró bruscamente. Yl campesino volvió a la guardia, desconcertado, tembloroso. Hizo un esfuerzo, sacó la gallina del canasto y se la dio al sargento. -Tome: para ustedes, para ustedes solos. Dijo adiós y se fue arrastrando los pies, pesados por el desengaño. Pero desde la puerta se volvió para agregar, con lágrimas en los ojos: -Al niño le gusta mucho la pechuga. ¡Denle un pedacito…!. Nuevos cuentos militares , 1924
  6. 6. Pablo Guevara (1930 – 2006)
  7. 7. Imago contacto@editorialimago.com www.editorialimago.com https:/www.facebook.com/editorial.imago

×