135134CU_HERRAMIENTAS.fh 15/11/11 10:39 P gina 1                                                   C   M   Y   CM   MY   C...
HERRAMIENTAS DIGITALES  Y CLASE DE RELIGIÓN   Manuel Fernández Álvarez (coord.)                                 Augusto Ib...
©	De los autores©	Fundación SM	 Joaquín Turina, 39 – 28044 – Madrid	 Tel.: 91 535 96 00	 www.fundacion-sm.com	 fsm@fundaci...
ÍndiceEl papel de la TIC en la educación. Augusto Ibáñez Pérez .................................	                   9Retos...
PrólogoLos que conocen bien la razón de ser de SM, saben que uno de sus principios inspira-dores es la convicción de que “...
presenta todo el potencial educativo de nuestros libros digitales, finalizando con undirectorio de páginas web prácticas y...
EL PAPEL DE LAS TIC EN LA EDUCACIÓN                                                                       AUGUSTO IBÁÑEZ1....
Por ello, las TIC tienen que estar plenamente integradas en el discurso pedagógico ydeben, además, servir al docente sin r...
2.	 «¿Por qué cambiar, si lo que hago funciona?»Probablemente, porque no está tan claro que funcione. El elevado fracaso e...
de toda la vida. Pero, ¿qué es lo que no caduca? Gareth Mills 5 lo expresa con una su-gerente metáfora en la que las hojas...
c)	 Porque la sociedad moderna exige una educación más personalizada,    en la que todos progresen en función de su potenc...
3.	 ¿Qué pueden aportar las TIC a la mejora de la educación?Las tecnologías abren, pues, un inmenso abanico de posibilidad...
beneficiará de sus conocimientos y los aprenderá en entornos de trabajo seguros y             con poco riesgo frente a la ...
red social, orientada a la conversación entre iguales, encaja mal con la jerarquía de lainformación propia de la enseñanza...
además por el proyecto educativo del centro. Y la misión del docente ya no es, lógica-mente, la transmisión de conocimient...
¿Qué competencias necesita el docente para abordar retos tan complejos? Desdeluego debe integrar la tecnología desde la pe...
curriculares. Esto nos demuestra la plena actualidad de la famosa cita de Montaigne–«Más vale una cabeza bien hecha que un...
RETOS TIC EN EL AULA DE RELIGIÓN:                PANORAMA Y DESAFÍOS                                                    MA...
El Proyecto Escuela 2.0 es un proyecto de integración de las tecnologías de la infor-             mación y de la comunicac...
Llegados a este punto, ¿cómo llevo esto a mi aula de religión? En la página http://web2.econsultant.com/index.html, donde ...
1.	 El reto de la alfabetizaciónAlfabetizar no se refiere solo a aprender y saber leer y escribir con las nuevas tecnolo-g...
Esta Escuela 2.0 se caracteriza por la sencillez en su manejo, por lo tanto los cono-cimientos y las habilidades son acces...
nuevas funciones relacionadas con esta: buscar en la red, adaptarla a las necesidades ycaracterísticas de sus alumnos y de...
Al mismo tiempo, esta metodología destaca por su flexibilidad en los recursos, enlas formas de expresar, de crear y de eva...
4.	 El reto de la evaluaciónSi el contexto de esta nueva escuela cambia (roles, aplicaciones, alfabetización, herra-mienta...
No se trata de empezar con grandes proyectos, sino de, paulatinamente, ir intro-duciendo estas herramientas de forma natur...
TRATAMIENTO DE LA INFORMACIÓN         Y COMPETENCIA DIGITAL EN LA ERE:             IMPLICACIONES PRÁCTICAS                ...
➭	 En la exposición de motivos de la LOE se habla de los tres principios en los que    se fundamenta la ley: el primero co...
de estos enfoques y, además, analizar la situación del equipo del profesorado (sus pro-pios saberes en este sentido, sus n...
•	 reproducir una tradición cultural y promover alternativas;     •	 conocer las características de la sociedad actual par...
Las TIC en los centros educativos        •	 alfabetización digital de los estudiantes (y profesores... y familias...);    ...
Siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea, el Anexo I de ambosReales Decretos dedica un apartado específico a l...
La competencia digital incluye utilizar las tecnologías de la información y la comunicación, extrayendo su máximo rendimie...
2.1. Buscar, seleccionar y tratar información                                                  contenida en documentos de ...
¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos?   •	 identificar los elementos que constituyen un ordenador;   •	 identifica...
SUBCOMPETENCIA 2                                     DESCRIPTORES                                                  2.1. Bu...
•	 dar formato a un texto (letra, párrafo, alineación...);  •	 emplear una herramienta de presentaciones para realizar una...
¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos?  •	 intercambiar información mediante Internet;  •	 difundir información uti...
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Herramientas digitales y clase de religión
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Herramientas digitales y clase de religión

3.335 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.335
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
583
Acciones
Compartido
0
Descargas
60
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Herramientas digitales y clase de religión

  1. 1. 135134CU_HERRAMIENTAS.fh 15/11/11 10:39 P gina 1 C M Y CM MY CY CMY KComposici n
  2. 2. HERRAMIENTAS DIGITALES Y CLASE DE RELIGIÓN Manuel Fernández Álvarez (coord.) Augusto Ibáñez Pérez Manuel Fernández Álvarez José Luis Jiménez. Juan Núñez Colás Julia Molano Mazón José Antonio Fernández Almudena Fernández y Pablo Rodríguez Cabanillas Julio Monteserín Prieto Pedro Felipe de la Iglesia Javier Gómez Torres José Manuel Mansilla
  3. 3. © De los autores© Fundación SM Joaquín Turina, 39 – 28044 – Madrid Tel.: 91 535 96 00 www.fundacion-sm.com fsm@fundacion-sm.com
  4. 4. ÍndiceEl papel de la TIC en la educación. Augusto Ibáñez Pérez ................................. 9Retos TIC en el aula de religión: panorama y desafíos. Manuel Fernández Álvarez .............................................................................. 21Tratamiento de la información y competencia digital en la ERE: implicaciones prácticas. José Luis Jiménez .................................................... 31Las plataformas educativas. Juan Núñez Colás . .................................................. 45Las redes sociales en educación. Julia Molano Mazón ........................................ 55Las wikis. José Antonio Fernández ....................................................................... 65Los edublogs. Almudena Fernández y Pablo Rodríguez Cabanillas .................... 77Las webquest. Julio Monteserín Prieto . ................................................................ 93Las pizarras digitales. Pedro Felipe de la Iglesia ................................................. 105El libro digital de SM. Javier Gómez Torres ........................................................ 115Webs con recursos. José Manuel Mansilla ........................................................... 125 5
  5. 5. PrólogoLos que conocen bien la razón de ser de SM, saben que uno de sus principios inspira-dores es la convicción de que “Es mejor compartir que acaparar”. Como resultado dela misma nuestro proyecto se articula en dos realidades complementarias. Por un ladoEdiciones SM, como empresa moderna que desarrolla y elabora publicaciones escola-res, materiales educativos, publicaciones religiosas y literatura infantil y juvenil ennueve países (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, México, Perú, Puerto Ricoy República Dominicana). Por otro, los beneficios empresariales generados se destinana las acciones de la Fundación SM. Así, la eficacia y profesionalidad del Grupo Edi-torial SM adquiere una razón de ser y se complementa en la generosidad y desprendi-miento de la Fundación SM. Y de esta nota de identidad, casi exclusiva en el panoramaempresarial actual, se sienten muy orgullosos los más de dos mil profesionales quetrabajan en SM. Gracias a esta identidad la Fundación SM pone a disposición de la comunidad edu-cativa en general y de los profesores de Enseñanza Religiosa Escolar (ERE) en parti-cular, un nuevo cuaderno titulado Herramientas Digitales y clase de Religión. Estamosante una radiografía actualizada de los diferentes mecanismos que la Tecnología de laInformación y Comunicación (TIC) aporta a la tarea docente de la ERE. Como no podía ser de otro modo y más tratándose de TIC, el trabajo que se reflejaes el de un equipo, un esfuerzo colectivo que requiere de aportaciones diferentes, dife-renciadas y complementarias. El objetivo no es solo ofrecer un abanico de herramientas digitales prácticas paratrasladar al aula, sino buscar desde los primeros capítulos un marco de reflexión gene-ral, que ayude a centrar la cuestión dentro de la actual revolución digital que se estáviviendo en el campo educativo. En este sentido apuntan las reflexiones de AugustoIbáñez, Manuel Fernández y José Luis Jiménez. Juan Núñez y Julia Molano nos ofrecendos capítulos con cuestiones candentes y muy de vanguardia como son las PlataformasEducativas y las Redes Sociales. Los demás capítulos ofrecen claves para profundizardidácticamente en otras herramientas TIC para la praxis de la Enseñanza ReligiosaEscolar: las wikis, los edublogs, las webquest y las pizarras digitales. Javier Gómez nos 7
  6. 6. presenta todo el potencial educativo de nuestros libros digitales, finalizando con undirectorio de páginas web prácticas y útiles para el docente de la ERE. La idea de realizar esta publicación surge a partir de los contenidos de nuestroscursos sobre los nuevos desafíos en el aula, desarrollados con gran éxito en Santiagode Compostela, Cáceres y A Coruña. La experiencia de esos cursos necesitaba sercompartida con los que no pudieron estar presentes. El compromiso de SM con los profesores de ERE viene de lejos. El profesor deReligión sabe que en SM tiene un aliado fiel en su nada fácil tarea. Porque, si no esfácil la tarea educativa, las especiales circunstancias del profesor de Religión le añadenmayores dificultades. Sirva esta publicación también como un merecido homenaje yreconocimiento a estos docentes. Finalizo con el deseo de que este libro aporte reflexión, propuesta, debate y sobretodo ilusión educadora. Leoncio Fernández Bernardo Director Fundación SM.8
  7. 7. EL PAPEL DE LAS TIC EN LA EDUCACIÓN AUGUSTO IBÁÑEZ1. Tecnología frente a pedagogía«Lo que une es la causa final», afirmaba el gran maestro de Estagira. Y cuando se tratadel binomio TIC y educación, no hay duda de que la causa final no es la tecnología sinola educación, a cuya mejora deben dirigirse todos los esfuerzos, los pedagógicos y lostecnológicos. Una cita atribuida a Nicholas Negroponte lo expresa con una metáfora: La diferencia fundamental entre un perro y un ser humano es muy sencilla; cuando se señala con el dedo, el perro mira hacia la punta del dedo, y el ser humano dirige su vista hacia donde apunta el dedo. Y los educadores ¿hacia dónde miramos? ¿Hacia el dedo –la tecnología– o haciadonde apunta el dedo –la mejora en la educación–? ¿Compartimos la misma mirada,los mismos criterios, las mismas prioridades? Muchos de los mitos de las TIC en laeducación –y también muchas de las decisiones tomadas para su implantación en elaula– se justifican por un enfoque más centrado en la tecnología que en la educación.No debe extrañar el escepticismo de algunos docentes, que se sienten empujados haciaun nuevo paradigma educativo que ha sido diseñado, en gran medida, por agentes muyalejados del aula. Se les ofrecen soluciones tecnológicas deslumbrantes, sí, pero que noencajan con sus necesidades reales y, por tanto, no facilitan su tarea ni ayudan a resol-ver sus problemas. Por ello es importante que los docentes se alejen de cualquier visiónestereotipada de las TIC y usen siempre el filtro de sus propios criterios pedagógicos. Afortunadamente, todas las innovaciones entran en el aula de la mano del profesor,quien debe velar por que estén alineadas con sus objetivos educativos. Para que esoocurra, la tecnología debe ser capaz de facilitar el trabajo del docente, liberarlo de lastareas más rutinarias o que aportan menos valor educativo y permitirle concentrarse enlo esencial, que no es otra cosa que acompañar el crecimiento integral de cada alumno. 9
  8. 8. Por ello, las TIC tienen que estar plenamente integradas en el discurso pedagógico ydeben, además, servir al docente sin robar su atención –algo así como las gafas nossirven sin que ni siquiera nos demos cuenta de que las estamos usando–, para que asípueda centrar todo su esfuerzo en la acción educativa. Los estudios señalan que carecemos de evidencias que demuestren que las TIChayan promovido cambios substanciales en los procesos educativos o que actúen comocatalizadores de los cambios que la escuela necesita para adaptarse a los desafíos de lasociedad de la información, a pesar de las enormes inversiones realizadas para dotartecnológicamente a los centros 1. Uno de los obstáculos para la integración plena delordenador en el aula está en el propio modelo de implementación. Los centros hacenlo que suele hacer cualquier organización cuando incorpora una innovación: la encajanen el modelo existente para apoyar lo que ya se venía haciendo, pero eso es insuficien-te para generar una verdadera transformación. Las investigaciones muestran que la tecnología se emplea principalmente para hacerde forma más eficiente lo que ya se venía haciendo; es decir, que se utiliza como unrecurso que ayuda a los profesores y a los alumnos a hacer con más eficiencia lo quehacían antes de incorporarla a sus actividades. Cuando las TIC se incorporan de estemodo, sin una reflexión profunda sobre la organización de los agrupamientos, las tareas,los espacios y los tiempos escolares, refuerzan aún más los métodos anteriores, frenanla innovación educativa y actúan como un amplificador de las ineficiencias del sistema: No mejora la educación, pero sirve para poder mejorarla, es decir, como revulsivo, ya que hace ver con más claridad los defectos y, por tanto, la necesidad de cambios 2. La realidad es que la intensiva incorporación de las TIC en todos los niveles de laeducación a lo largo de estos últimos años, ha generado unos resultados muy alejadosde las expectativas. Eso demuestra que las TIC, por sí mismas, no son un instrumentode mejora del sistema educativo, sino que requieren el concurso de la pedagogía. Comoafirma Leo Trahtemberg 3, las TIC abren un campo insospechado para el aprendizaje einevitablemente estarán en la escuela, pero no lo harán como una vitamina mágica, cuya sola presencia reemplazará el currículo y mejorará los resultados educacionales, sino que requerirán complejos procesos de innovación en cada uno de los aspectos de la escolaridad, incluyendo el currículo, la pedagogía, la evaluación, la administración, la organización y el desarrollo profesio- nal de profesores y directores. 1   F. Vílchez, «Tecnologías aplicadas a la educación y procesos de enseñanza-aprendizaje en el aula», enInforme España 2009. Madrid, Fundación Encuentro, 2010. 2   A. Rodríguez de las Heras, «La función de los contenidos en la intervención de las TIC en educación»,en Orealc-Unesco, Materiales didácticos para una mejora de la calidad educativa. Madrid, Fundación SM,2011 (en prensa). 3   L. Trahtemberg, L., «El impacto de las nuevas tecnologías en la enseñanza y en la organización escolar»,en Seminario sobre prospectiva de la educación en la Región de América Latina y el Caribe. Santiago de Chile,UNESCO, 2000.10
  9. 9. 2. «¿Por qué cambiar, si lo que hago funciona?»Probablemente, porque no está tan claro que funcione. El elevado fracaso escolar denuestro sistema educativo pone en riesgo de exclusión a muchos jóvenes, aunque esevidente que pueden poseer otro tipo de habilidades y competencias, distintas de lasacadémicas pero igualmente válidas para la vida. Lamentablemente, el sistema educa-tivo actual es incapaz de integrar a estas personas, descubrir sus inteligencias y desa-rrollarlas, por lo que las deja fuera. Es, además de injusto, un despilfarro de talento. ¿Por qué cambiar? Hay, sin duda, muchas respuestas posibles, pero abordaremostres muy significativas.a) Porque está cambiando la forma de aprenderEl cambio es consecuencia de la discontinuidad cultural motivada por el paso de unacultura impresa a una cultura multimedia. Las aportaciones de la neurociencia sugierenque, al cambiar los estímulos que nuestros alumnos reciben del entorno, su cerebro seconstruye de forma diferente, lo que explicaría ciertos cambios cognitivos, como latendencia al procesamiento de la información en paralelo, el acceso a la informacióndesde diferentes perspectivas, el aprendizaje orientado a resolución de problemas oasociado a sistemas de recompensa inmediata. Es decir, que las experiencias diferentesprovocan una forma diferente de pensar. Hay varias evidencias de que el cerebro se modifica con la experiencia, como ex-plica Sarah Blakemore, neurocientífica de la universidad de Londres: es el caso de losviolinistas, cuyo hemisferio derecho, que es la parte que controla el movimiento de losdedos de la mano izquierda, es mayor en los violinistas que practican desde la infanciaque en los que aprendieron de mayores. Blakemore, experta en plasticidad cerebral,aclara que cada vez que aprendemos una palabra nueva o un nuevo rostro, algo cambia en nuestro cerebro: la fuerza de las conexiones entre las células cambia... Y sabemos que podría seguir así para siempre, durante toda la vida 4. Lo inmediato es hacerse esta pregunta: si la cultura digital cambia la forma deaprender ¿seguirán siendo útiles los antiguos métodos de enseñar?b) Porque la sociedad del conocimiento exige aprendizajes muy diferentes de los saberes enciclopédicos tradicionalesEs evidente que debemos formar a nuestros alumnos para trabajos que todavía no exis-ten y somos conscientes de que muchos de los contenidos que hoy enseñamos en nues-tras aulas pueden quedar obsoletos en pocos años. Por tanto, hay que centrarse en loesencial, en aquello que no caduca y sirva para asentar las bases del aprendizaje a lo largo 4   Entrena tu cerebro, cambia tu mente. Programa Redes (emisión 01/11/2009). Entrevista de Eduard Punsetcon Sarah-Jayne Blakemore, junio de 2009. Ver http://www.smartplanet.es/redesblog/?p=588 11
  10. 10. de toda la vida. Pero, ¿qué es lo que no caduca? Gareth Mills 5 lo expresa con una su-gerente metáfora en la que las hojas de un árbol son los conocimientos adquiridos, locurricular y las raíces son las competencias personales, sociales y de pensamiento, losvalores –confianza, compasión, solidaridad...–, la creatividad, el espíritu emprende-dor, etc. Las hojas caen y se reponen, pero las raíces permanecen, dando sostén al in-dividuo a lo largo de su vida y permitiendo enfrentarse a la incertidumbre. ¿Dedicamosel tiempo suficiente a fortalecer las raíces o centramos la atención educativa en poten-ciar los conocimientos? Toda la comunidad educativa comparte que, en la sociedad digital, la clave de laeducación no reside en la acumulación de conocimiento, sino en el desarrollo de com-petencias que permitan enfrentarse a un entorno tecnificado y cambiante, y seguiraprendiendo a lo largo de la vida. Por eso la Unión Europea elaboró en 1995 el docu-mento Competencias clave para el aprendizaje permanente 6, en el que las competen-cias se definían como «una combinación de conocimientos, capacidades y actitudesadecuadas al contexto». El Proyecto DeSeCo 7 (Definición y Selección de Competen-cias), de la OCDE, las definió más tarde como la capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada. Suponen una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento, que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz. En este marco se inscriben las competencias básicas del currículo que prescribe laLOE, donde las TIC aparecen especialmente reflejadas a través de la competencia detratamiento de la información y competencia digital. Es importante no confundir estacompetencia digital con el mero manejo de la tecnología, ya que se refiere a su usoreflexivo y crítico: Desde la perspectiva de alfabetización básica, la enseñanza de las competencias re- lativas a las TIC debe tener como objetivo que los alumnos, como futuros ciudada- nos, no sean meros consumidores de estas tecnologías, sino que sus conocimientos les permitan usarlas para dar respuesta a sus necesidades y producir nuevos conoci- mientos. Se trata de hacer de los alumnos personas que controlen estas potentes he- rramientas en vez de ser controlados por ellas 8. 5   Gareth Mills es director asociado de FutureLab y del World Class Curriculum [http://futurelab.org.uk/]. 6   Unión Europea, Competencias clave para el aprendizaje permanente (2005) [http://www.scribd.com/doc/56910/Competencias-clave-para-el-aprendizaje-permanente]. 7   D. S. Rychen / L. H. Salganik (eds.), Definir y seleccionar las competencias fundamentales para la vida.Proyecto DeSeCo. OCDE, 2004 [www.OECD.org/edu/statistics/deseco]. 8   E. Martín / Á. Marchesi, La integración de las tecnologías de información y comunicación en los siste-mas educativos: Propuestas de introducción al currículo de las competencias relacionadas con las TIC. InstitutoInternacional de Planeamiento de la Educación, UNESCO, 2006 [http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001507/150785s.pdf]12
  11. 11. c) Porque la sociedad moderna exige una educación más personalizada, en la que todos progresen en función de su potencialLa escuela surgió para homogeneizar y la estructura del aula, la metodología y la agru-pación por edades servían claramente a ese propósito. En ese modelo tradicional todosdebían aprender lo mismo, al mismo ritmo, y eran evaluados mediante pruebas estan-darizadas. Pero el gran desafío actual de la escuela se llama diversidad y, para abordar-lo, hay que dar cabida a distintos tipos de inteligencias, de ritmos y de estilos deaprendizaje. Hay que personalizar la enseñanza. Precisamente es en este campo de la personalización y de la atención a la diversidaddonde se vislumbra una de las principales ventajas de las TIC. El ordenador abre uninmenso abanico de posibilidades, que permiten adaptarse al ritmo, inquietudes y ca-pacidades de cada alumno. Permite llegar, así, a un grupo de alumnos que era inacce-sible en la clase tradicional: el formado por los alumnos menos interesados, bien porquecarecían de conocimiento o de interés por la clase, bien porque tenían altas capacidadesy desconectaban ante una clase que les aportaba poco. Estos alumnos pueden ser losprimeros beneficiados por la integración de las TIC; para ellos no son una alternativamás, sino la principal vía de atención. Esta reflexión concuerda con algunas de las conclusiones de la investigación Tecno-logía y aprendizaje. Investigación sobre el impacto del ordenador en el aula 9, que pre-tendía comprobar experimentalmente si los ordenadores son útiles en términos de apren-dizaje. Los resultados de los exámenes externos realizados mostraron que no habíadiferencias significativas entre estudiar con ordenador o con libro de texto, lo que indi-ca que, en las condiciones de la investigación, los alumnos aprendían lo mismo. Fueronmás significativos los resultados obtenidos por los alumnos con peor conocimiento ini-cial y menor motivación tras su paso por el aula de informática: resultaron superioresa los obtenidos por los alumnos de similares características en la clase tradicional. Estehecho sugiere que estos alumnos más necesitados de apoyo se ven beneficiados frenteal resto cuando su aprendizaje se realiza por medio de materiales interactivos. En elmismo sentido, los profesores señalaron que los alumnos que tradicionalmente no par-ticipan en clase, se encuentran más cómodos con esta nueva forma de enseñar. En resumen, el «café para todos» no sirve en la escuela actual, que demanda unacombinación equilibrada de enseñanza personalizada, centrada en el alumno, con trabajocooperativo en red. Las TIC pueden ayudar a lograr esta combinación, partiendo siemprede la reflexión pedagógica. Por ejemplo, las TIC permiten configurar nuevos escenarios,ligando la dimensión colaborativa que propicia la web con un enfoque competencial, contareas adaptadas a diferentes ritmos y estilos de aprendizaje. O posibilitar nuevas meto-dologías didácticas centradas en el alumno, como el aprendizaje cooperativo en red, elestudio de casos, el trabajo por proyectos, el aprendizaje basado en problemas, etc. 10 9   Á. Marchesi / E. Martín (coord.), Tecnología y aprendizaje. Investigación sobre el impacto del ordena-dor en el aula. Madrid, Ediciones SM, 2003. 10   J. Salinas / A. Pérez / B. Benito, Metodologías centradas en el alumno para el aprendizaje en red.Madrid, Síntesis, 2008. 13
  12. 12. 3. ¿Qué pueden aportar las TIC a la mejora de la educación?Las tecnologías abren, pues, un inmenso abanico de posibilidades para adaptarse alritmo, inquietudes y capacidades de cada alumno. Más concretamente, las TIC ofre-cen grandes oportunidades como instrumentos para la enseñanza y aprendizaje, connuevas posibilidades para representar, procesar, transmitir y compartir información,y también como herramientas mediadoras que hacen posible nuevas formas de inter-vención pedagógica: acompañamiento de alumnos con dificultades, soporte para eldiagnóstico inicial, instrumentos para la elaboración de secuencias de aprendizajepersonalizadas, seguimiento de los procesos de aprendizaje del alumno, a través delas huellas que deja en un sistema informático, contacto permanente con la familiaen torno al progreso del alumno, etc. Pero es importante recordar, como insiste CésarColl 11, que no es en las TIC sino en las actividades que llevan a cabo profesores y estudiantes, gracias a las posibilidades de comunicación, intercambio, acceso y procesamiento de la información que les ofrecen las TIC, donde hay que buscar las claves para com- prender y valorar el alcance de su impacto sobre la educación escolar, incluido su eventual impacto sobre la mejora de los resultados del aprendizaje. Sin duda es el campo de la personalización y la atención a la diversidad donde lasTIC generan más expectativas. Las TIC facilitan la adaptación de la enseñanza a las ca-racterísticas de cada alumno, permiten ajustar al máximo los apoyos individuales yposibilitan la atención a grupos específicos de alumnos. El nivel actual del desarrollotecnológico, permite imaginar –en palabras de Cabrol y Severin 12– por primera vez desde las re- formas educativas que ampliaron sustancialmente la cobertura de los sistemas esco- lares, una educación al mismo tiempo masiva y personalizada. Algunos estudios sugieren que Internet ofrece ventajas diferenciales a las chicas,porque aprovechan mejor las posibilidades comunicativas de la red. Las adolescentescrean sus comunidades con criterios cuidadosos, agrupando a las personas que han idoconociendo en diferentes actividades –idiomas, deporte, colegio, viajes...– y mantienenviva la relación con ese grupo selecto. Y lo mismo ocurre en el ámbito del aprendizaje.Según Ana Alario y Rocío Anguita, las chicas tienden a desarrollar estrategias de trabajo en grupo y de colaboración, frente a estrategias más individuales de los chicos, y ello tiene como consecuencia el que, si hay una chica en un grupo que sabe manejar la máquina, el resto del grupo se 11   C. Coll, (2005), «Psicología de la educación y prácticas educativas mediadas por las tecnologías de lainformación y la comunicación. Una mirada constructivista», en Sinéctica 25, (2005), separata 1-24. 12   M. Cabrol / E. Severin, «TICs en educación: una innovación disruptiva», en Aportes 2 (2010).14
  13. 13. beneficiará de sus conocimientos y los aprenderá en entornos de trabajo seguros y con poco riesgo frente a la norma del grupo masculino, lo cual es especialmente beneficioso para las chicas 13. Por tanto, el entorno digital es un buen caldo de cultivo para la discriminación po-sitiva y para lograr que la tecnología contribuya al crecimiento integral de las chicas. Hay un ámbito de las TIC que suscita mucha más polémica entre los educadores.Se trata de las redes sociales, núcleo de la llamada web 2.0. Son sitios muy populares–Twitter, Tuenti, Facebook, SecondLife...–, donde los usuarios comparten sus fotos, susopiniones y su vida personal. Generan mucha preocupación entre los educadores, sobretodo por las débiles políticas de privacidad y por la fácil exposición pública de lasconductas personales, pero también generan expectativas por la idoneidad de algunosde estos espacios para cierto tipo de tareas colaborativas. La verdad es que las redes sociales son, principalmente, espacios para conversacio-nes entre iguales, no entornos de aprendizaje explícitos. En este sentido, el recienteestudio Menores y redes sociales 14, que analiza los hábitos de los niños y adolescentesespañoles frente a las redes sociales, muestra que los menores que no usan redes so-ciales visitan contenidos de tipo educativo con mayor frecuencia que los usuarios deestas redes, y que el uso intensivo de la red social va asociado a una disminución deltiempo dedicado a la lectura o al estudio. Una vida social digital intensa hace que compartan más música, que accedan a más contenidos lúdicos o relacionados con los intereses de su grupo, […] o que envíen más mensajes de texto a través de sus móviles… Y la excepción a esta regla lo cons- tituye todo aquello relacionado con los contenidos educativos y culturales. Entre los muy usuarios de la red, siete de cada diez menores utilizan servicios dedescarga de música, películas y series, frente a uno de cada diez que visita habitual-mente recursos educativos. Las herramientas propias de la web 2.0 –blogs, wikis, redes sociales...– están cadavez más presentes en los entornos virtuales de aprendizaje de los centros escolares,aunque con resultados poco satisfactorios, porque generan cierto rechazo entre susprincipales destinatarios, los alumnos. La razón es que muchos de ellos perciben estasiniciativas académicas como una invasión de su espacio social, artificiosa y sin senti-do 15. Paradójicamente, este tipo de rechazo no se aprecia frente a otras herramientas TICque se asocian más directamente con el contenido curricular. La estructura plana de la 13   A. Alario / R. Anguita, R., Las mujeres, las nuevas tecnologías y la educación. Un camino lleno deobstáculos». Educar en la sociedad de la información. Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001. 14   X. Bringué / R. Sádaba R., Menores y redes sociales. Generaciones interactivas-Fundación Telefónica,2001 [http://www.generacionesinteractivas.org/?p=2727]. 15   G. Siemens / M. Weller, «El impacto de las redes sociales en la enseñanza y el aprendizaje» [monográ-fico en línea], en Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC) 8, (2001/1), pp. 157-163 [http://rusc.uoc.edu/ojs/index.php/rusc/article/view/v8n1-siemens-weller/v8n1-siemens-weller]. 15
  14. 14. red social, orientada a la conversación entre iguales, encaja mal con la jerarquía de lainformación propia de la enseñanza tradicional, lo que explica que cuando los centrosimpulsan estas redes sociales y fuerzan determinados usos, la comunicación se veacondicionada o se interrumpa. También se da el caso contrario, centros que prohíben sistemáticamente cualquieruso de redes sociales en el ámbito escolar, para cubrirse ante sus eventuales riesgos. Escierto que no son los espacios más idóneos para transmitir información ni para contro-lar el aprendizaje, pero pueden fomentar el diálogo entre iguales, facilitar el trabajocolaborativo y desarrollar las competencias de comunicación y resolución de conflic-tos. Por tanto, no podemos renunciar al potencial educativo de estas herramientas yestamos obligados a investigar su aprovechamiento curricular sin destruir los aspectosque las hacen tan atractivas para los alumnos. Más adelante veremos algunas ideas paralograrlo.4. ¿Cómo cambia el papel del profesor en el nuevo contexto digital? Conviene aclarar que, aunque hablemos de contexto digital, lo realmente significa-tivo es el nuevo contexto social, cultural y educativo. Son contextos cambiantes queintroducen una enorme complejidad en la tarea educadora y obligan a una transforma-ción de los docentes y de la escuela. Como señala Marchesi 16: Las características de la sociedad actual complican mucho la tarea de enseñar. [...] La sociedad es cada vez más individualista, con sobreabundancia de información y de actividad, y, en consecuencia, deja poco tiempo para la reflexión, la comunicación tranquila, el desarrollo social, la construcción de valores y la búsqueda de la identi- dad personal y colectiva. Y estos últimos rasgos son los que dan un mayor sentido a la acción educativa. Con Internet hemos pasado de espectadores –o consumidores pasivos de informa-ción– a usuarios activos que producen información a partir, fundamentalmente, de re-comendar, mezclar, comentar o incorporar sus propios contenidos (textos, fotos, ví-deos...). Esto genera un crecimiento exponencial de la información, que además está alalcance de todos. La paradoja es que la información de alto valor se mezcla en condi-ciones de igualdad con la de calidad pésima, lo que dificulta mucho su manejo y exigeacompañamiento y formación para distinguir lo significativo de lo irrelevante. Por otrolado, las características de la red hacen que aparezcan referentes de corto recorrido,encumbrados por los altavoces de la popularidad mediática, que ensombrecen o anulanlos clásicos referentes intelectuales, culturales o científicos. Desde ese punto de vista, la cultura digital, sobresaturada de información fragmen-tada, invasiva y efímera, hace más necesaria que nunca la acción docente, reforzada 16   Á Marchesi, «Presente y futuro de la reforma educativa en España», en Revista Iberoamericana de Edu-cación 27 (2001).16
  15. 15. además por el proyecto educativo del centro. Y la misión del docente ya no es, lógica-mente, la transmisión de conocimientos, sino formar criterios y valores en los alumnos,imprescindibles para que sepan actuar de forma ética, responsable y solidaria en unmundo tan complejo. Formar criterios: esa es la gran misión del docente en la sociedad digital. Losprofesores tienen el papel esencial de orientar a los alumnos de cara a un mundosaturado de información, enseñarles a moverse con criterio propio, estimular su pen-samiento crítico; en definitiva, ayudarlos a desarrollar sus competencias para quepuedan afrontar con responsabilidad y sentido ético los retos de su futuro profesionaly prepararlos para que sigan aprendiendo autónomamente cuando ya no estén en elcentro.a) Competencias docentes para abordar los nuevos retosNo es fácil acotar el rol del docente, porque surgen nuevas necesidades de intervención,que requieren nuevas competencias. Una de esas necesidades se centra en garantizar laequidad, clave para la cohesión social, también en el ámbito digital. Se ha escrito mucho sobre la brecha digital, relacionada con la exclusión que se-para a las personas que tienen acceso a la tecnología y competencia para usarla pro-vechosamente y las que no, los nuevos analfabetos de la sociedad de la información. Peroemerge otra nueva brecha, más sutil, entre los alumnos usuarios del ordenador, quedistancia a los que poseen las competencias adecuadas para beneficiarse del uso delordenador y a los que no. Es decir, mientras que las TIC son para unos alumnos unavaliosa herramienta en la realización de las tareas escolares, para otros son una fuentede distracción, una lluvia constante de mensajes que interrumpen y dificultan su con-centración. Este mal uso de las TIC tiene consecuencias directas en el rendimiento escolar,como pone de relieve un informe de la OCDE –Are the new millenium learners makingthe grade? 17–, que ofrece una conclusión sorprendente: el uso del ordenador producemejoras significativas en los resultados de los alumnos de entorno socioeconómico alto,mientras que genera un empeoramiento, también significativo, en los alumnos de ám-bitos socioeconómicos más desfavorecidos. Es decir, que partiendo de alumnos consimilares capacidades las TIC actúan en detrimento de los resultados PISA cuando elentrono sociocultural es bajo. El resultado sugiere que en estos entornos, las TIC su-ponen una fuente de distracción, por lo que cuanto más se usa el ordenador, más em-peoran los resultados. El equipo que ha realizado el informe, dirigido por FrancescPedró, plantea la necesidad de aumentar el uso del ordenador en el centro, con unfuerte seguimiento del profesor, para contrarrestar desde el aula este efecto tan negati-vo que impacta de lleno contra el papel clave de la escuela en la nivelación de las di-ferencias sociales. 17   OECD Directorate for Education, Are the New Millennium Learners Making the Grade? París, OECDPublishing, 2010. 17
  16. 16. ¿Qué competencias necesita el docente para abordar retos tan complejos? Desdeluego debe integrar la tecnología desde la pedagogía: Se necesitan profesores reflexivos, preparados para usar las tecnologías en el aula, que se hayan planteado el paradigma psicoeducativo desde el que quieren proponer los procesos de enseñanza-aprendizaje. Profesores flexibles para adaptarse a diversas situaciones de aprendizaje, con capacidad creativa, pero pegados a la realidad, y con unas actitudes positivas ante lo que es una indudable posibilidad para una manera distinta de enseñar y aprender 18. Estas competencias se agrupan bajo el nombre de «competencia en TIC del docen-te», que no debe confundirse con convertir en tecnólogo al profesor. Se trata de integrarlos contenidos –no solo los digitales– dentro del proceso de aprendizaje de los alumnospara atender sus necesidades individuales y potenciar su desarrollo intelectual. El in-forme Estándares de Competencia en TIC para Docentes, de la UNESCO 19, consideraque los profesores deben estar preparados para ofrecer a los estudiantes oportunidadesde aprendizaje apoyadas en las TIC, y analiza también las capacidades necesarias quelos alumnos pueden y deben desarrollar mediante las TIC para convertirse en «ciuda-danos informados, responsables y capaces de contribuir a la sociedad».b) Algunas implicaciones para el ámbito de la enseñanza de la religión (ERE)Desde la perspectiva de la cultura digital, ERE se enfrenta a un doble desafío: por unlado, aprovechar y desarrollar en su propio ámbito el potencial educativo de las TIC;por otro, impulsar un enfoque transversal que recorra todas las áreas para lograr unaformación integral en una verdadera comunidad de aprendizaje. El primer desafío tiene que ver con incorporar los recursos digitales interactivos enla enseñanza de la religión, tanto para enriquecer las clases y hacerlas más atractivascomo para lograr que los alumnos adquieran un papel más activo y protagonista en suaprendizaje. Para abordar el segundo desafío se hace evidente la necesidad de potenciar las ac-tuaciones transversales en el ámbito escolar para estimular la reflexión, el pensamien-to crítico y la creación de marcos de referencia, con ayuda de las TIC y en estrechacolaboración con las familias. La mayoría de los programas educativos no deja espaciopara este planteamiento de transversalidad, pero el área de ERE puede aportar muchoen este ámbito, por ejemplo, aglutinando a las otras áreas curriculares en torno a pro-yectos interdisciplinares que trabajen sobre la educación en valores o en la creación delos marcos de referencia. En definitiva, se trata de impulsar espacios más dirigidos a orientar la experien-cia del alumno, su proyecto de vida, que a profundizar en los aspectos cognitivos o 18   F., Vílchez, o. c. 19   UNESCO, Estándares de competencias en TIC para docentes. París, 2008..18
  17. 17. curriculares. Esto nos demuestra la plena actualidad de la famosa cita de Montaigne–«Más vale una cabeza bien hecha que una cabeza bien llena»–, citada y ampliada porEdgar Morin: La misión de la «enseñanza educativa» es transmitir no el saber puro, sino una cul- tura que permita comprender nuestra condición y ayudarnos a vivir 20. Llegamos así a las claves educativas en la sociedad digital: formar cabezas concriterios en vez de llenarlas con datos, enseñar a entender la fragilidad humana y aafrontar la incertidumbre. En síntesis, desarrollar las bases competenciales para apren-der a ser, aprender a vivir juntos y aprender a pensar. Para avanzar en estos desafíos es necesario poner las potencialidades de las TIC alservicio de los diferentes proyectos: mejorar las formas de participación y colaboraciónde las familias; incorporar desde ERE a nuevos agentes que colaboren en las activida-des educativas del centro, como antiguos alumnos, voluntarios o miembros de organi-zaciones no gubernamentales; impulsar redes de escuelas en torno a un gran proyectotransversal, conectado con el propio proyecto educativo del centro... Y, desde luego, fomentar desde la ERE el uso educativo de las redes sociales. Yahemos visto que forzar la presencia académica en estos espacios es contraproducentey que hay que trabajar desde fuera hasta lograr ser invitado. Las redes sociales soncomo el patio, un lugar para conversaciones entre iguales, pero los buenos tutores in-corporan el patio como espacio para abordar temas que no es posible tratar en el aulaconvencional, y lo mismo hay que hacer con el patio virtual de las redes. La comuni-cación con los alumnos en estos espacios virtuales no tiene que ver con decir cosas,sino con escuchar y contestar; contestar siempre como señal de que se escucha, concercanía y talento. Las redes sociales nos ofrecen estos espacios de relación horizontalque, bien utilizados, permiten llegar hasta donde están los alumnos e influir positiva-mente desde su propio terreno. Una conversación de calidad en esos espacios generasimpatía y respeto hacia el docente. En resumen, hay que situarse ante las tecnologías, también desde la ERE, como anteuna auténtica oportunidad para el mundo educativo, una palanca que, con su punto deapoyo en el proyecto educativo, amplifica el efecto de la intervención educativa ypotencia la misión de la escuela y del docente. 20   E. Morin, La mente bien ordenada (Repensar la forma; reformar el pensamiento). Barcelona, Seix-Barral, 2000. 19
  18. 18. RETOS TIC EN EL AULA DE RELIGIÓN: PANORAMA Y DESAFÍOS MANUEL FERNÁNDEZ ÁLVAREZEl auge de las nuevas tecnologías en los últimos años ha llegado a todos los sectoresde la sociedad: ocio, cultura, deporte, y por supuesto, a la educación. Y han venido paraquedarse. Su llegada ha sido repentina y sin aviso previo, por lo que a muchos profesores lesha cogido a contrapié. Falta formación y preparación para utilizar estos nuevos recursosen el aula y ello, añadido al miedo y a la reticencia, hace que no utilicemos estos mediosde una forma correcta en el ámbito educativo. Las aportaciones de las nuevas tecnologías a la educación son enormes: la flexi-bilización (contenidos, metodología, evaluación), el aprendizaje individual o grupal,la individualización de la enseñanza, la adaptación del proceso de aprendizaje delalumno, la interacción, etc. Pero tenemos que tener claro que son un medio más en el proceso de enseñan-za-aprendizaje. El uso de las TIC, por sí solo, no garantiza un mejor aprendizaje.Afirma Roszak 1 cuando, al hablar de los problemas educativos, se pregunta si eluso de las TIC los soluciona: «Si se recurre al ordenador, no es una solución, sinouna rendición». Y ¿por qué? Porque falta un proyecto de integración del uso delas TIC. La integración tecnológica tiene que llevar consigo una innovación peda-gógica. En este nuevo marco educativo ha surgido lo que se denomina la «Escuela 2.0».El ministerio de Educación 2 define así este proyecto: 1   http://jei.pangea.org/edu/f/tic-uso-edu.htm 2   http://www.ite.educacion.es/es/escuela-20 21
  19. 19. El Proyecto Escuela 2.0 es un proyecto de integración de las tecnologías de la infor- mación y de la comunicación (TIC) en los centros educativos, que contempla el uso personalizado de un ordenador portátil por parte de cada alumno. Pero no se trata solo de dotar a cada alumno de un ordenador personal, se trata también de poner en marcha las «aulas digitales» del siglo xxi, dotadas de la infraestructura tecnológica y de conectividad básicas para abrir las aulas a la realidad. No solo hace referencia a dotar a los centros de los medios técnicos, sino a la for-mación del profesorado, a los aspectos metodológicos y a la implicación de las familias,para no reducirlo solo al aspecto tecnológico. Para hablar de la Escuela 2.0 tenemos que hacer referencia a la web 2.0. MarionaGrané 3 la define como: una nueva generación de servicios y aplicaciones web en línea que facilitan la pu- blicación, el compartir y la difusión de contenidos digitales, que fomentan la cola- boración y la interacción en línea y que ofrecen unos instrumentos que facilitan la búsqueda y la organización de la información en línea. Y completando esta afirmación, podríamos sintetizarla con el título de la obra deIsmael Nafría 4: El usuario, el nuevo rey de Internet. Observamos, en estas dos definiciones, que es una manera distinta de utilizar Inter-net, de una forma más personal, participativa y colaboradora. Se convierte, por tanto,en una web social, con un software social y basado en la inteligencia colectiva, por sucarácter colaborador y de construcción social, no limitado a un único dispositivo. Estofavorece la comunicación y la colaboración entre los usuarios. En ella, el usuario (en nuestro caso, los alumnos) se convierte en el protagonista desu proceso de enseñanza-aprendizaje y nosotros en sus acompañantes, los guías de eseproceso. Algunas de las características que aporta la web 2.0 a la escuela son: • sencillez de uso, no es necesario tener grandes conocimientos técnicos; • enormes posibilidades de comunicación, bidireccionalidad; variedad de aplica- ciones, en su mayoría gratuitas, atractivas y motivadoras; • fomento del proceso de lecto-escritura; • actualización de contenidos; • las aplicaciones se ejecutan desde el navegador, no es necesario instalar nada; • interés del alumnado, que participa activamente en su proceso y desarrollo. 3   M. Grané / C. Willem, Web 2.0: Nuevas formas de aprender y participar. Barcelona, Laertes, 2008. 4   I. Nafría, Web 2.0. El usuario, el nuevo rey de Internet. Barcelona, Gestión 2000, 2008.22
  20. 20. Llegados a este punto, ¿cómo llevo esto a mi aula de religión? En la página http://web2.econsultant.com/index.html, donde se muestran más de 1.500 aplicaciones o herramien-tas de la web 2.0 aplicadas a la educación, tenéis muchas indicaciones y posibilidadespara hacerlo realidad. Lo mismo sucede con http://c4lpt.co.uk/Directory/index.html, don-de se agrupan por categorías. Está claro que no las vamos a utilizar todas, tendremos que seleccionar aquellas quemejor se adapten a nuestro proyecto dentro del aula. No podemos caer, como afirmaJulio Cabero en un «fundamentalismo tecnológico», es decir, debemos conocer lasposibilidades que nos ofrecen, pero siempre enmarcadas en un proyecto de aula, conunos objetivos, una metodología y un motivo para utilizarlas. La Escuela 2.0 no se basa tanto en lo tecnológico como en la actitud del profesorante el uso de estas herramientas. Dentro de las herramientas o aplicaciones que podemos llevar al aula de religióncon nuestros alumnos, podemos destacar: Blogs (Blogger, WordPress, etc.) Wikis (Wikispaces, PBwiki, etc.) Generar y publicar contenidos Vlogs (vídeo) Moodle Imágenes (Flickr, Picasa) Herramientas para generar Vídeo (YouTube, Google Video) contenidos Presentaciones multimedia (Slideshare, Scribd, Slidestory) Sonido, podcast (Odeo, last.fm, Educasting) Etc. Comunicarse Redes sociales (Edmodo, Facebook, Ning, etc.) Sindicación de contenidos Recuperar información Marcadores sociales (Delicious, Digg) Buscadores especializados (Bloglines, Technorati, etc) Ofimática on-line (Google, Zoho) Canales streaming en directo (Ustream, Livestream) Otros Vídeoblogs educativos (Sclipo, Teacher Tube) Presentaciones dinámicas (Prezi) Programas de autor JClic, Cuadernia, Lim, Notebook, Hot Potatoes, Ardora, etc. Y así un sinfín de aplicaciones y posibilidades educativas a la hora de plantear nues-tra clase de religión de una forma más atractiva, con un lenguaje más cercano a nuestrosalumnos y conectados a su realidad. Debemos conseguir hacer una ERE 2.0 para estaren su misma onda. Una vez situados en este nuevo contexto educativo de la Escuela 2.0, y en nuestrocaso ERE 2.0, se nos plantean una serie de retos o desafíos que como profesores debe-mos abordar: la alfabetización, los roles profesor-alumno, el cambio metodológico y laevaluación. 23
  21. 21. 1. El reto de la alfabetizaciónAlfabetizar no se refiere solo a aprender y saber leer y escribir con las nuevas tecnolo-gías, sino a saber comunicarse con ellas y conocer las posibilidades, riesgos, amenazasy límites que llevan consigo de cara a nuestros alumnos. El objetivo de toda alfabetización es «transformar la información en conocimientoy este convertirlo en un elemento de colaboración y transformación de la sociedad». En esta Escuela 2.0, es necesario, como profesores, alfabetizarnos en el uso y ma-nejo de estas aplicaciones, para no quedarnos atrás con respecto a nuestros alumnos,para no aumentar la «brecha digital». Como dice Marc Prensky, que diferencia entre los «nativos digitales» (nuestrosalumnos rodeados de tecnologías desde que nacen) y los «inmigrantes digitales» (losprofesores que llegamos a ella de forma indirecta). Estos dos tipos se caracterizan por: NATIVO DIGITAL INMIGRANTE DIGITAL Idioma nuevo: ordenador, videojuegos, P2P... Hablan la lengua analógica, no la digital. Acostumbrados a recibir información Piensan que aprender no puede ser divertido. rápidamente. Procesan en paralelo y en multitarea. Enseñar una cosa cada vez y de forma individual. Prefieran la imagen al texto y el hipertexto. Miedo a lo nuevo. Funcionan mejor conectados. Poco aprecio por las habilidades del nativo. Tiene poca paciencia para la conferencia, la Creen que el método tradicional es válido. lógica del paso a paso, y el método «explicar- examinar». Pero quizás haya una vía intermedia de la que habla Tíscar Lara, la de los «peregri-nos digitales». Estamos en camino, en constante aprendizaje conjuntamente con nues-tros alumnos y viceversa. Ni nosotros somos tan inmigrantes ni ellos tan nativos en estemundo de lo digital. Es un proceso abierto, de adquisición de competencias. Por lo tanto, no podemos reducir la alfabetización a lo instrumental-tecnológico;aunque sea lo primero, no puede convertirse en lo prioritario. Debemos basarla en es-trategias y no en contenidos, en las que haya un «proyecto de trabajo» con un métodode aprendizaje y una reflexión crítica; ayudarlos a pensar, enseñarles a razonar y querelacionen contenidos. Desde esta perspectiva analizamos la alfabetización como competencia, como unaprendizaje para la vida, donde debemos dar respuesta a: • ¿Qué es necesario saber? Conocimientos • ¿Qué se debe hacer? Habilidades • ¿Qué se debe ser? Actitudes24
  22. 22. Esta Escuela 2.0 se caracteriza por la sencillez en su manejo, por lo tanto los cono-cimientos y las habilidades son accesibles y por eso deberíamos centrarnos en la actituddel profesor de religión a la hora de incorporar estos nuevos medios en su aula, en suactitud de cambio. Como dice Manuel Castell 5: En la sociedad de Internet, lo complicado no es saber navegar, sino saber dónde ir, dónde buscar lo que se quiere encontrar y qué hacer con lo que se encuentra. Y esto requiere educación. Esta educación es la alfabetización, en la que el profesor va a adquirir un nuevo rolfrente a sus alumnos, lo que supone un nuevo reto.2. El reto de los roles profesor-alumnoLas TIC, donde incluimos la Escuela 2.0, poseen un potencial para los profesores,porque les sirven para apoyar y construir el aprendizaje y para desarrollar habilida-des y competencias. Ante este nuevo panorama educativo, donde hay una actualización constante, unpredominio de las estrategias sobre los contenidos, donde hay que memorizar me-nos y saber seleccionar más, procesar la información con nuevos métodos de tra-bajo, el rol del profesor también necesita cambiar y adaptarse a este nuevo modelode escuela. Siguiendo a Resta, vamos a analizar en qué consiste este cambio de rol del pro-fesorado: ROL ACTUAL ROL ESCUELA 2.0 Trasmisor, orador Facilitador, asesor, orientador Fuente principal de la información Colaborador Controla Permite Experto Tutor, guía El profesor pasa de ser la fuente principal del conocimiento, de controlar todos losaspectos del aprendizaje y de ser el experto en los contenidos, a ser guía y colaboradory a permitir que el alumno sea más responsable de su aprendizaje, ayudándole a trans-formar la información en conocimiento. Podría parecernos que el profesor pierde autonomía o autoridad frente a sus alum-nos, pero no es así. No deja de ser la pieza clave en el acceso a la información, pero laincorporación de las nuevas tecnologías, de la Escuela 2.0, lo llevan a desempeñar 5   http://www.elpais.com/articulo/reportajes/poder/tiene/miedo/Internet/elpepusocdmg/20080106elpdmgrep_5/Tes 25
  23. 23. nuevas funciones relacionadas con esta: buscar en la red, adaptarla a las necesidades ycaracterísticas de sus alumnos y de su proceso de enseñanza, y alfabetizarlos desde unaactitud crítico-reflexiva. Por lo tanto, como profesores debemos adquirir las competencias digitales, didác-ticas, actitudinales y técnicas necesarias. Si hablamos en clave de la Escuela 2.0, debe-ríamos centrarnos en las actitudinales. El profesor debe tener una actitud abierta, flexi-ble, e investigadora ante estas nuevas aplicaciones, y debe poner el énfasis en elcomponente comunicativo/educativo y no en el tecnológico. Por otro lado, si nuestro rol cambia, el de nuestros alumnos también, ya que ellosse convierten en los protagonistas de su aprendizaje. Por ello necesitan adquirir ciertascompetencias digitales como saber navegar por la red y procesar la información a laque tienen acceso para elaborar su propio conocimiento. Deben conocer los riesgos ylas amenazas, así como saber expresarse y convivir con los demás respetando las nor-mas sociales. El alumno de esta Escuela 2.0 se convierte en creador y generador de contenidos através de su participación activa en ellos, desde una actitud crítica y responsable de suaprendizaje. Ya no es un alumno que acumula, sino que participa de su proceso. Unavez más, se observa la necesidad de la alfabetización, no como algo tecnológico sinocomo competencia. Del mismo modo, destaca el papel clave del profesor en todo esteproceso de enseñanza-aprendizaje.3. El reto del cambio de metodologíaPara que resulte de utilidad, la integración tecnológica requiere una innovación peda-gógica. Internet y sus enormes posibilidades para trabajar en el aula suponen replan-tearnos nuestros modelos de enseñanza(s) y nuestras estrategias, si queremos incorpo-rarlos como recurso para nuestras aulas. Julio Cabero 6 afirma que hablar de metodología supone definir el cómo vamos a desarrollar este proceso. Un cómo que implica de- finir los modos de trabajo de profesores y alumnos, teniendo en cuenta también los recursos a utilizar y los modos de organizar las tareas y las actividades. Es decir, debemos de tener un proyecto. Saber de dónde partimos, adónde queremosllegar y qué medios y recursos utilizaremos en nuestro viaje. Tener una ruta de viajeclara. Entonces ¿cómo es esa nueva metodología? Lo primero que destaca es que se trata de una metodología donde lo esencial no eslo tecnológico, sino el nuevo estilo pedagógico sustentado en la modalidad comunica-cional y en una interactividad que implica la participación, la colaboración y la bidi-reccionalidad. 6   J. Cabero Almenara, Nuevas tecnologías aplicadas a la educación. Madrid, McGraw-Hill/Interameri-cana de España, 2007.26
  24. 24. Al mismo tiempo, esta metodología destaca por su flexibilidad en los recursos, enlas formas de expresar, de crear y de evaluar. Una metodología donde el alumno «apren-de a hacer algo». Por ello está centrada en él, parte de su interés y motivación procu-rando su autonomía en el proceso de aprendizaje. Un ejemplo serían las webquest. Es una metodología con gran variedad de estilos de aprendizaje, basados en el as-pecto colaborador, y todo ello mediado por las TIC, donde el profesor, asumiendo sunuevo rol, se convierte en acompañante del proceso. El cambio metodológico no consiste en hacer lo mismo pero con tecnología. Estase pone al servicio de la metodología con un fin concreto. Por ello debemos cambiar de estrategias de enseñanza basadas en el profesor comoorador que utiliza un método expositivo y transmite los contenidos de forma unidirec-cional, a estrategias de aprendizaje donde destacan los contenidos sobre las capacida-des, con un modelo interactivo, orientado al aprendizaje y bidireccional, aprovechandola inteligencia colectiva, la web social de la Escuela 2.0. Debemos de tener en cuenta que no hay una sola metodología válida. En cada si-tuación, en cada proyecto que nos planteemos con nuestros alumnos, debemos saberdecidir, flexibilizar aquella que más se ajuste a la realidad y al contexto de nuestrosalumnos y nuestra aula. A modo de síntesis podemos observar en el siguiente cuadro 7 algunas característi-cas de las estrategias basadas en proyectos y competencias relacionadas. Orientado al mundo real De especialidad: Conocimientos técnicos, destrezas, aprendizaje Interdisciplinar de conceptos, creación. Metodológica: Responde a intereses Planificación del proceso, estrategia cognitiva, control y necesidades alumno del proceso, diseño, aplicación de la información, representación del conocimiento de diversas formas, resolución de problemas, investigación, aplicación Autónomo del método científico. Con perspectiva práctica Social: Cooperación, comunicación, interacción. Colaborativo Individual: Disposición para el trabajo en equipo, responsabilidad, Mediado por las TIC integración de conocimientos. 7   J. Salinas / A. Pérez / B. de Benito, Metodologías centradas en el alumno para el aprendizaje en red.Madrid, Síntesis, 2008. 27
  25. 25. 4. El reto de la evaluaciónSi el contexto de esta nueva escuela cambia (roles, aplicaciones, alfabetización, herra-mientas, etc.), no podemos evaluar lo nuevo con procedimientos antiguos. Hablar de cambio metodológico supone también reflexionar sobre la evaluación, yaque esta es fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje y su diseño guardaestrecha relación con la metodología didáctica que se utiliza. Es difícil introducir cam-bios metodológicos sin cambiar el sistema de evaluación. La evaluación centrada en el alumno de la Escuela 2.0 no debe ser vista como unjuicio, un suceso o un producto, es decir, una acción enfocada a valorar y certificarresultados y conocimientos, sino como una evaluación desde la perspectiva de ser unaocasión de aprender para alguien que está en proceso, y como una acción de interven-ción dirigida a la reconstrucción de los conocimientos que se van a aprender. Por ello son necesarias nuevas estrategias de evaluación, teniendo en cuenta elcontexto en el que estamos, la Escuela 2.0, una escuela de competencias. Estrategias de evaluación desde las metodologías centradas en el alumno 8 ESTRATEGIAS DE EVALUACIÓN CARACTERÍSTICAS Participativas, negociadas Sistemas de evaluación no directiva. Formativas Procedimientos para adaptar las estrategias didácticas a los progresos y necesidades de aprendizaje. Continuas Formal, sistemática y plenamente integrada en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Metacognitivas Reflexión sobre el propio aprendizaje. Situadas, contextualizadas Consideración del contexto donde se produce el aprendizaje. Como observamos, la evaluación propuesta sigue la esencia de la Escuela 2.0, don-de todo gira en torno al alumno y a su participación activa en todo el proceso, inclu-yendo la evaluación. Por eso se nos propone pasar de una evaluación formativa, queparte del profesor, a la formadora, que se basa en el autoaprendizaje por parte delalumno, en la que se haga una reflexión compartida del proceso, así como contextua-lizada en la realidad y competencias de nuestros alumnos. Toda esta reflexión nos hace ver que otra clase de religión, una ERE 2.0, es posible,Yes, We Can, y la podemos llevar a cabo utilizando estas nuevas aplicaciones a nuestraaula. Esto nos llevará a una reflexión previa sobre lo que queremos hacer, cómo hacer-lo y con qué fin, teniendo en cuenta las características de nuestros alumnos, de surealidad y nuestras posibilidades. 8   J. Salinas / A. Pérez / B. de Benito, o. c.28
  26. 26. No se trata de empezar con grandes proyectos, sino de, paulatinamente, ir intro-duciendo estas herramientas de forma natural en nuestra práctica diaria. Y a medidaque nos familiaricemos con las herramientas, podremos ir buscando proyectos másambiciosos. Como dice Tíscar Lara 9 al hablar de Internet, y aplicándolo nosotros a la Escuela2.0, todo esto se escribe con “C” de: conocimiento construir comunidad confianza compartir control commons crear ciudadanía corazón copyleft comercial cultura colaborar comunicar(se) compromiso commons censura ciencia cooperar conversar compañía código calidad ciudad contribuir contactar cuerpo canal crítico Como profesores de religión debemos tener esa actitud de cambio, de apertura haciaesta escuela emergente. Debemos evitar los miedos y las desconfianzas. No estamossolos, en la red ya hay compañeros que han abierto la senda para que otros podamoscaminar más seguros por este nuevo contexto cambiante. Nuestros alumnos esperan mucho de nosotros, somos referentes para ellos y debe-mos darles la oportunidad de que se expresen a través de los nuevos medios dentro delaula, para formarlos de forma integral y enseñarles a ser competentes, también en elárea de religión. Me gustaría concluir con las palabras del Pontificio Consejo para las comunicacio-nes sociales 10 acerca de la Iglesia e Internet. Recoge el espíritu de la ERE 2.0: Así, la enseñanza sobre Internet y las nuevas tecnologías implica mucho más que meras enseñanzas técnicas; los jóvenes necesitan aprender cómo funcionar bien en el mundo del ciberespacio, cómo hacer juicios maduros, según sólidos criterios mo- rales, sobre lo que encuentran en él, y cómo usar la nueva tecnología para su desa- rrollo integral y en beneficio de los demás. 9   http://www.slideshare.net/tiscar/internet-seescribeconcthinkingparty 10   http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/pccs/documents/rc_pc_pccs_doc_20020228_church-internet_sp.html (Apdo. 7,35) 29
  27. 27. TRATAMIENTO DE LA INFORMACIÓN Y COMPETENCIA DIGITAL EN LA ERE: IMPLICACIONES PRÁCTICAS JOSÉ LUIS JIMÉNEZ MARTÍN1. Competencias básicas y programación«¿Tienes tu programación por competencias?». Seguro que es una pregunta que oyesa menudo. La importancia y dificultades de esta tarea, derivada de la incorporaciónde las competencias básicas al currículo, activan todo tipo de iniciativas de búsqueda deinformación y materiales. La enseñanza en competencias básicas puede suponer unaimportante mejora educativa. La clave está en percibir que con las competencias bási-cas estamos mejorando el aprendizaje de nuestro alumnado, haciendo personas prepa-radas para desarrollar sus conocimientos en la sociedad actual, creativas, con iniciativa,con habilidades para la participación activa en nuestra sociedad y con capacidad paraseguir aprendiendo a lo largo de toda la vida. Principios por los que se incorporan las competencias básicas en el currículo escolar ➭ El proceso de construcción europea está llevando a una convergencia de los sis- temas de educación y formación, que se ha traducido en el establecimiento de unos objetivos educativos comunes para este inicio del siglo xxi. Por tanto, se trata de una exigencia europea necesaria para construir una ciudadanía nueva. ➭ La pretensión de convertirse en la próxima década en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica, capaz de lograr un crecimiento eco- nómico sostenido, acompañado de una mejora cuantitativa y cualitativa del em- pleo y de una mayor cohesión social, se ha plasmado en la formulación de unos objetivos educativos comunes. 31
  28. 28. ➭ En la exposición de motivos de la LOE se habla de los tres principios en los que se fundamenta la ley: el primero consiste en la exigencia de proporcionar una educación de calidad a todos los ciudadanos de ambos sexos en todos los niveles del sistema educativo, el segundo consiste en la necesidad de que todos los com- ponentes de la comunidad educativa colaboren para conseguir ese objetivo tan ambicioso y el tercer principio que inspira esta Ley consiste en un compromiso decidido con los objetivos educativos planteados por la Unión Europea para los próximos años. El nuevo panorama educativo conlleva la exigencia de modificar los roles del pro-fesor y del alumno: El profesor ha dejado de ser el encargado de transmitir sus conocimientos de formateórica a los alumnos, en la mayoría de las ocasiones, de forma oral, con actividadesmuy conceptuales y rígidas; para pasar a ser un orientador, un asesor, un mediador enel proceso de enseñanza-aprendizaje. Este profesor de las aulas del siglo xxi debe deincluir competencias para conocer las capacidades de sus alumnos, diseñar interven-ciones y participaciones en distintos tipos de actividades, utilizando diferentes recursosy materiales, con la posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías, creando sus propiosmateriales didácticos para adaptarse mejor a la diversidad real del alumnado que estápresente en el aula y que varía de un curso académico a otro. El alumnado ya no es un reproductor de conocimientos, ha dejado de tener unaactitud más o menos activa o pasiva, ante el libro o el profesor; ahora es un crítico dela información: precisa aprender a buscar, obtener, procesar, comunicar informa-ción…desarrollar estrategias para establecer relaciones. Hay que diversificar las fuentes del conocimiento, asumir las que provienen de lasnuevas tecnologías y sus grandes posibilidades didácticas. Ello requiere una nuevaorganización de los espacios y tiempos escolares que permitan la utilización de nuevasformas de trabajo para dar respuesta a: • la atención a la diversidad, • la transversalidad de determinadas temáticas, • la innovación curricular, que permita abordar los contenidos desde distintos agrupamientos. Importante en la organización del trabajo de los equipos docentes será la decisiónante la pregunta siguiente: ¿cómo se va a programar? Habrá que decidir si se programa por proyectos globalizados o ámbitos o bien poráreas. Esto puede suponer una visión a priori demasiado complicada de las nuevas pro-gramaciones, por lo que también podríamos establecer una metodología intermedia, enla que, partiendo de una programación por áreas, vayamos introduciendo ciertos proyec-tos globalizados. Deben analizarse estas propuestas metodológicas teniendo en cuentael enfoque interdisciplinar que aconseja el trabajo por competencias, las posibilidades32
  29. 29. de estos enfoques y, además, analizar la situación del equipo del profesorado (sus pro-pios saberes en este sentido, sus necesidades formativas para abordar estas decisiones). Si se decide programar por áreas, el camino sería ver las aportaciones de las áreascurriculares a cada una de las ocho competencias, procurando que todas estén debida-mente representadas en cada área. La Comisión de coordinación pedagógica sería laencargada de la planificación por áreas. Es necesaria una mayor coordinación para queno se solapen solo algunas competencias y otras no «sean» de nadie. Cada especialista o departamento se encargaría de programar objetivos, contenidosy criterios de evaluación para su área, con una puesta en común con el resto del profe-sorado del ciclo o departamento. Si la opción ha sido programar por proyectos globalizados, ámbitos, centros deinterés, etc., se tendría que tener en cuenta que: • exigen mayor coordinación de todo el profesorado del centro; • la elección cuidadosa del proyecto por desarrollar, para que dé cabida a todas las áreas y ayude al desarrollo de todas las capacidades y competencias básicas; • la temporalización adecuada de las acciones; • el establecimiento de fases en las que cada parte sepa de qué se encarga; • el establecimiento de criterios de evaluación claros. El trabajo por proyectos en Educación Secundaria es posiblemente menos factibledesde un principio, pues requiere una fuerte coordinación de todo el profesorado delcentro y en Educación Secundaria existe una departamentalización excesiva. Si se decide programar por áreas incluyendo algún proyecto globalizado, segura-mente será la mejor manera de motivar al profesorado y al alumnado en este nuevométodo de trabajo. El profesorado podrá realizar una transición tranquila hacia un grancambio, encontrará mayor seguridad y tendrá tiempo para una mejor formación y pues-ta en práctica. El alumnado y sus familias integrarán este nuevo método de un modomás escalonado, sin presentar las inseguridades propias de todo cambio. Algún proyecto globalizado que podríamos programar sería: • plan de actividades extraescolares, • dinamización de alguna estancia del centro, • publicación escolar, • proyecto externo (ONG, ayuntamiento, barrio, parroquia...). Nuevo perfil docente para abordar los cambios que la LOE establece El profesor debe ser capaz de: • analizar el contexto en que desarrolla su actividad y planificarla; • combinar una enseñanza para todos con el tratamiento individualizado de la diversidad; 33
  30. 30. • reproducir una tradición cultural y promover alternativas; • conocer las características de la sociedad actual para educar críticamente a su alumnado, dando respuesta a una sociedad cambiante; • diseñar y organizar trabajos disciplinares e interdisciplinares en equipo: adap- tar un modelo curricular lo más integrado posible, abierto y flexible; • planificar y seleccionar tareas que resulten significativas dentro del contexto social en el que se desenvuelve el discente; • integrar las nuevas tecnologías en el currículo: uso de materiales y recursos TIC y diseño de materiales propios; • trabajar en la dinamización de grupos en un contexto de gran diversidad; • actuar con autonomía profesional, responsabilidad y compromiso.2. Las Nuevas Tecnologías en el mundo educativoLa sociedad de la información en general y las nuevas tecnologías en particular incidende manera significativa en todos los niveles del mundo educativo. Las nuevas genera-ciones van asimilando de manera natural esta nueva cultura, que se va conformando yque para nosotros conlleva muchas veces importantes esfuerzos de formación, de adap-tación y de «desaprender» muchas cosas, que ahora «se hacen de otra forma» o quesimplemente ya no sirven. Precisamente para favorecer este proceso que se empieza a desarrollar desde losentornos educativos informales (relaciones, familia, ocio...), la escuela debe integrartambién la nueva cultura: alfabetización digital, fuente de información, instrumentopara realizar trabajos, material didáctico, instrumento cognitivo... La escuela debeacercar a los estudiantes la cultura de hoy, no a la cultura de ayer. Es importante lapresencia en clase del ordenador (y de la cámara de vídeo, y de la televisión...) desdelos primeros cursos, como un instrumento más, que se utilizará con finalidades diver-sas: lúdicas, informativas, comunicativas, instructivas... También es importante queesté presente en los hogares y que los más pequeños puedan acercarse y disfrutar conestas tecnologías de la mano de sus familias. Pero además de este uso y disfrute de los medios tecnológicos, que permitirá rea-lizar actividades educativas dirigidas a su desarrollo, las nuevas tecnologías tambiénpueden contribuir a aumentar el contacto con las familias. Un ejemplo: la elaboraciónde un blog de la clase permitirá acercar a los padres la programación del curso y lasactividades que se van haciendo, y publicar algunos de los trabajos realizados en laclase. El alumnado, especialmente los más jóvenes, estará muy motivado con ello.Las familias también. Y el profesorado también. Según los últimos datos ofrecidos enel estudio Jóvenes españoles 2010 de la Fundación SM, el 69’2% de personas, com-prendidas entre los 16 y los 34 años ha utilizado alguna vez el ordenador, el 64’5%han utilizado alguna vez Internet. El porcentaje de jóvenes que usa Internet llega hastael 95%.34
  31. 31. Las TIC en los centros educativos • alfabetización digital de los estudiantes (y profesores... y familias...); • uso personal (profesores, alumnos...): acceso a la información, comunicación, gestión y proceso de datos...; • gestión del centro: secretaría, biblioteca, gestión de la tutoría de alumnos...; • uso didáctico para facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje; comuni- cación con las familias (a través de la web de centro...); • comunicación con el entorno; • relación entre profesores de diversos centros (a través de redes y comunidades virtuales): compartir recursos y experiencias, pasar informaciones, preguntas... En el siguiente cuadro se presentan desde otra perspectiva las principales funcionesde las TIC en los entornos educativos actuales. Funciones de las TIC en la educación • medio de expresión: escribir, dibujar, presentaciones, webs...; • canal de comunicación, colaboración e intercambio; • instrumento para procesar la información; • fuente abierta de información; • instrumento para la gestión administrativa y tutorial; • herramienta de diagnóstico y rehabilitación; • medio didáctico: informa, entrena, motiva; • generador de nuevos escenarios formativos; • medio lúdico y para el desarrollo cognitivo; • contenido curricular: conocimientos, competencias...3. El tratamiento de la información y la competencia digital en la LOELos Reales Decretos por los que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientesa la Educación Obligatoria 1 sitúan por primera vez la competencia digital entre las ocho competencias básicas que debe haber desarrollado un joven o una joven al finalizar la enseñanza obligatoria, para poder lograr su realización personal, ejercer la ciuda- danía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida. 1   Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educa-ción Primaria. Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimascorrespondientes a la Educación Secundaria Obligatoria. 35
  32. 32. Siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea, el Anexo I de ambosReales Decretos dedica un apartado específico a los aprendizajes relacionados con eltratamiento de la información y la competencia digital. Los currículos que a partir deestas enseñanzas mínimas establezcan las administraciones educativas autonómicasy los proyectos educativos y programaciones didácticas que elaboren los centrosdeberán orientarse a facilitar la adquisición efectiva de estas competencias por losalumnos. 4.  Tratamiento de la información y competencia digital Esta competencia consiste en disponer de habilidades para buscar, obtener, proce- sar y comunicar información, y para transformarla en conocimiento. Incorpora di- ferentes habilidades, que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez tratada, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, apren- der y comunicarse. Está asociada con la búsqueda, selección, registro y tratamiento o análisis de la información, utilizando técnicas y estrategias diversas para acceder a ella según la fuente a la que se acuda y el soporte que se utilice (oral, impreso, audiovisual, digital o multimedia). Requiere el dominio de lenguajes específicos básicos (tex- tual, numérico, icónico, visual, gráfico y sonoro) y de sus pautas de decodificación y transferencia, así como aplicar en distintas situaciones y contextos el conoci- miento de los diferentes tipos de información, sus fuentes, sus posibilidades y su localización, así como los lenguajes y soportes más frecuentes en los que ésta suele expresarse. Disponer de información no produce de forma automática conocimiento. Trans- formar la información en conocimiento exige destrezas de razonamiento para orga- nizarla, relacionarla, analizarla, sintetizarla y hacer inferencias y deducciones de distinto nivel de complejidad; en definitiva, comprenderla e integrarla en los esque- mas previos de conocimiento. Significa, asimismo, comunicar la información y los conocimientos adquiridos empleando recursos expresivos que incorporen no solo diferentes lenguajes y técnicas específicas sino también las posibilidades que ofre- cen las tecnologías de la información y la comunicación. Ser competente en la utilización de las tecnologías de la información y la comu- nicación como instrumento de trabajo intelectual incluye utilizarlas en su doble función de transmisoras y generadoras de información y conocimiento. Se utilizarán en su función generadora al emplearlas, por ejemplo, como herramienta en el uso de modelos de procesos matemáticos, físicos, sociales, económicos o artísticos. Asimismo, esta competencia permite procesar y gestionar adecuadamente informa- ción abundante y compleja, resolver problemas reales, tomar decisiones, trabajar en entornos colaborativos ampliando los entornos de comunicación para participar en comunidades de aprendizaje formales e informales, y generar producciones res- ponsables y creativas.36
  33. 33. La competencia digital incluye utilizar las tecnologías de la información y la comunicación, extrayendo su máximo rendimiento a partir de la comprensión de la naturaleza y modo de operar de los sistemas tecnológicos, y del efecto que esos cambios tienen en el mundo personal y sociolaboral. Asimismo supone manejar estrategias para identificar y resolver los problemas habituales de software y hard- ware que vayan surgiendo. Igualmente permite aprovechar la información que pro- porcionan y analizarla de forma crítica mediante el trabajo personal autónomo y el trabajo colaborativo, tanto en su vertiente sincrónica como diacrónica, conociendo y relacionándose con entornos físicos y sociales cada vez más amplios. Además de utilizarlas como herramienta para organizar la información, procesarla y orientarla para conseguir objetivos y fines de aprendizaje, trabajo y ocio previamente estable- cidos. En definitiva, la competencia digital comporta hacer uso habitual de los re- cursos tecnológicos disponibles para resolver problemas reales de modo eficiente. Al mismo tiempo, posibilita evaluar y seleccionar nuevas fuentes de información e innovaciones tecnológicas a medida que van apareciendo, en función de su utilidad para acometer tareas u objetivos específicos. En síntesis, el tratamiento de la información y la competencia digital implican ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes, así como las distintas herramientas tecnológicas; también tener una actitud crítica y reflexiva en la valoración de la información disponible, contrastándola cuando es necesario, y respetar las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en los distintos soportes.4. Dimensiones del tratamiento de la información y competencia digitalLa propuesta de dimensiones de tratamiento de la información y competencia digitalse resume en la siguiente tabla 2: SUBCOMPETENCIA DESCRIPTORES 1.1. Conocer las operaciones básicas de uso del ordenador. 1. Conocimientos y usos básicos de las TIC 1.2. Organizar, gestionar y localizar archivos en distintos soportes informáticos y tecnológicos.   Sobre propuestas de dimensiones sobre el tratamiento de la información y competencia digital, podemos 2encontrar muy diferentes planteamientos. Sigo aquí el que se propone desde el Centro Regional de Innovación yFormación «Las Acacias» de la Comunidad de Madrid. 37
  34. 34. 2.1. Buscar, seleccionar y tratar información contenida en documentos de distintos formatos para la realización de tareas individuales y colectivas. 2. so de las TIC para la búsqueda, U organización y tratamiento de la 2.2. Utilizar Internet para almacenar, organizar información y tratar documentación sobre informaciones solicitadas. 2.3. Evaluar la información encontrada, analizando su claridad y fiabilidad. 3.1. Utilizar herramientas ofimáticas para la creación y difusión de documentos en distintos lenguajes, formatos y/o soportes. 3.2. Crear y editar elementos multimedia como 3. reación, transformación y presentación de C medio de información y comunicación de la información experiencias. 3.3. Gestionar y publicar contenidos en la red colaborando en la creación y edición de documentos. 4.1. Compartir ideas e informaciones utilizando aplicaciones de comunicación y redes sociales como fuente de trabajo personal y ocio. 4.2 Utilizar los repositorios sociales. 4. tilización del ordenador como medio de U 4.3. Cumplir las normas de convivencia en el comunicación personal e intergrupal ciberespacio. 4.4. Seguir las normas de seguridad informática y personal. 4.5. Seguir las normas de seguridad informática y personal. Vamos a recorrer cada una de estas subcompetencias, haciendo una propuesta decompetencias que nuestro alumnado tendrá que ir alcanzando a lo largo de su procesoformativo. SUBCOMPETENCIA 1 DESCRIPTORES 1.1. Conocer las operaciones básicas de uso del ordenador. 1. Conocimientos y usos básicos de las TIC 1.2. Organizar, gestionar y localizar archivos en distintos soportes informáticos y tecnológicos.38
  35. 35. ¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos? • identificar los elementos que constituyen un ordenador; • identificar los periféricos fundamentales de un ordenador; • utilizar el vocabulario correcto: microprocesador, sistema operativo, servidor, icono, fichero, archivo...; • manejar básicamente los componentes de un ordenador; • conectar los periféricos de un ordenador; • explicar la función de los componentes y periféricos de un ordenador; • manejar el entorno gráfico de un sistema operativo; • almacenar información en soportes físicos, locales y extraíbles; • organizar información en soportes físicos, locales y extraíbles; • organizar el entorno de trabajo con carpetas, suprimiendo la información inútil, copiando y moviendo archivos de una carpeta a otra...; • recuperar información de soportes físicos, locales y extraíbles; • utilizar las principales funciones de un navegador; • utilizar recursos compartidos en redes locales; • compartir recursos en redes locales; • realizar las tareas básicas de mantenimiento de un ordenador; • guardar y localizar los archivos donde se indique (subcarpeta, carpeta, unidad de disco...); • utilizar el ordenador como elemento de programación y control; • realizar la configuración básica de una red de área local; • configurar el ordenador para acceder a Internet; • realizar las tareas básicas de seguridad personal: protección de datos e imagen personal; • manejar la interfaz de usuario del sistema operativo; • manejar el intérprete de comandos; • organizar y administrar ficheros; • configurar los equipos y dispositivos que forman una red de área local; • crear grupos de usuarios, adjudicar permisos y compartir recursos en una red de área local; • tomar medidas de seguridad informática activa y pasiva frente a los distintos ti- pos de malware; • almacenar y proteger la información mediante conversores, cortafuegos, antivi- rus, filtros, encriptación y firma electrónica; • obtener imágenes mediante periféricos de entrada; • capturar sonido y vídeo a partir de distintas fuentes. 39
  36. 36. SUBCOMPETENCIA 2 DESCRIPTORES 2.1. Buscar, seleccionar y tratar información contenida en documentos de distintos formatos para la realización de tareas individuales y colectivas. 2. so de las TIC para la búsqueda, U organización y tratamiento de la 2.2. Utilizar Internet para almacenar, organizar información y tratar documentación sobre informaciones solicitadas. 2.3. Evaluar la información encontrada, analizando su claridad y fiabilidad.¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos? • buscar información en Internet; • utilizar estrategias de búsqueda en un motor de búsqueda; • evaluar la pertinencia, validez y fiabilidad de la información encontrada en Internet; • descargar información de Internet; • analizar el funcionamiento de mecanismos de una máquina en un simulador; • organizar la información en una base de datos; • buscar información en una base de datos; • actualizar una base de datos; • manejar una hoja de cálculo para tratar información numérica y analizar pautas de comportamiento; • utilizar simuladores para estudiar circuitos electrónicos sencillos; • utilizar simuladores para comprobar el funcionamiento de sistemas diseñados. SUBCOMPETENCIA 3 DESCRIPTORES 3.1. Utilizar herramientas ofimáticas para la creación y difusión de documentos en distintos lenguajes, formatos y/o soportes. 3.2. Crear y editar elementos multimedia como 3. reación, transformación y presentación de C medio de información y comunicación de la información experiencias. 3.3. Gestionar y publicar contenidos en la red colaborando en la creación y edición de documentos.¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos? • emplear el procesador de textos para elaborar un proyecto; • organizar un documento utilizando texto, imágenes y tablas mediante un proce- sador de textos;40
  37. 37. • dar formato a un texto (letra, párrafo, alineación...); • emplear una herramienta de presentaciones para realizar una exposición oral; • crear una presentación con texto, imágenes, sonidos, elementos multimedia y enlaces; • utilizar efectos de transición y de animación en las presentaciones; • aplicar los procedimientos básicos de las hojas de cálculo para la realización de presupuestos y gráficas en un proyecto técnico; • crear una hoja de cálculo simple que responda a un problema dado, utilizando fórmulas; • realizar gráficas utilizando la hoja de cálculo; • realizar dibujos geométricos con un programa sencillo de dibujo gráfico; • utilizar simuladores para realizar montajes de circuitos eléctricos sencillos en corriente continua como respuesta a un fin determinado; • dibujar vistas de objetos sencillos mediante un programa de diseño asistido por ordenador; • manejar la hoja de cálculo para presentar información numérica; • tratar imágenes mediante técnicas de edición digital: redimensionar, alterar la saturación, la luminosidad o el brillo; • crear imágenes utilizando programas de diseño asistido por ordenador; • editar y montar vídeo y audio para producir contenidos multimedia; • grabar en un soporte físico los contenidos multimedia creados; • utilizar presentaciones con elementos multimedia para realizar una exposición oral de ideas o proyectos; • elaborar presentaciones interactivas multimedia. SUBCOMPETENCIA 4 DESCRIPTORES 4.1. Compartir ideas e informaciones utilizando aplicaciones de comunicación y redes sociales como fuente de trabajo personal y ocio. 4.2. Utilizar los repositorios sociales.4. tilización del ordenador como medio de U 4.3. Cumplir las normas de convivencia en el comunicación personal e intergrupal ciberespacio. 4.4. Seguir las normas de seguridad informática y personal. 4.5. Tener autonomía y espíritu de empresa, creatividad e innovación. 41
  38. 38. ¿Qué tienen que saber hacer nuestros alumnos? • intercambiar información mediante Internet; • difundir información utilizando Internet; • emplear el correo electrónico como medio de comunicación; • enviar un correo electrónico a uno o varios destinatarios; • responder a un correo electrónico y redirigirlo; • enviar un archivo de texto, imagen o sonido adjunto a un mensaje de correo electrónico; • emplear el chat como medio de comunicación; • emplear la videoconferencia como medio de comunicación; • emplear Internet como medio activo de comunicación intergrupal mediante co- munidades, aulas virtuales y foros; • emplear Internet como medio activo de publicación de información mediante blogs, wikis y elaboración de páginas web; • conocer y valorar los diferentes modelos de propiedad y distribución del software y de la información en general; • conocer los aspectos prácticos más importantes a nivel de usuario de los sistemas de telefonía, radio, televisión y satélites civiles; • describir esquemáticamente los sistemas de telefonía, radio, televisión y saté- lites civiles; • utilizar las normas básicas de uso de las tecnologías de la información: ciudada- nía digital, netiqueta, derechos de autor y licencias para compartir contenidos; • conocer los principios técnicos básicos que rigen el funcionamiento de los siste- mas de comunicación alámbrica e inalámbrica; • conocer y utilizar las tecnologías de la comunicación de uso cotidiano: telefonía móvil, GPS, Internet; • interconectar dispositivos móviles e inalámbricos o cableados para intercam- biar información; • crear y gestionar un sitio web constituido por varias páginas enlazadas; • aplicar los estándares de accesibilidad en la publicación de información en Internet; • participar en redes sociales para compartir ideas e información; • usar repositorios sociales para compartir contenidos; • conocer y valorar los diferentes modelos de propiedad y distribución del software y de la información en general; • realizar las tareas básicas de seguridad personal en Internet: protección de datos e imagen digital; • conocer y participar en una red cooperativa; • publicar contenidos en blogs, wikis...42

×