Manuel OssorioDiccionariodeCiencias JurídicasPolíticas y Sociales1ª Edición ElectrónicaPROHIBIDA SU COPIA SIN PREVIA AUTOR...
PRINCIPALES ABREVIATURAS UTILIZADAS EN ESTA OBRAA.deJ.C. . . . . . . . . . . . .Ant. . . . . . . . . . . . . . .Arg. . . ....
AA beneficio de inventarioActitud sucesoria del heredero testamentario,legítimo o de una y otra especie que sujeta suacept...
A latáre Abacialque sea éste, sin quedar subordinado al cumpli-miento de un plazo prefijado.A látereV.LEGADO A LÁTERE.“A l...
Abad Abandono de bienesAbadJefe superior de una abadía, colegio o iglesiacatedral. | Persona seglar que, por derecho desuc...
Abandono de cosas Abandono de la instanciataría frente al hecho expreso de la renuncia y nofrente al tácito del abandono, ...
Abandono de la querella Abandono de servicioabandono de la instancia, porque el juicio semantiene mientras no sea el actor...
Abandono del buque Abandono del trabajoabandono de servicio por algunos de esos otrosempleados no puede representar peligr...
Abandono noxal Abducciónbien con finalidades reivindicatorias de tipogremial, bien por razones de disconformidadcon el emp...
Abejar AbogadismoAbejarParaje o lugar donde están situadas las colme-nas de abejas. Los abejares pueden ser fijos opermane...
Abogado Abogado de DiosEn otro sentido, la Academia señala quetambién se entiende por abogadismo la aplica-ción inadecuada...
Abogado de la iglesia AbonoAbogado de la iglesiaAsí eran llamados los defensores de una iglesiao monasterio, pero el conci...
Abono de testigos Abortoque toma sobre sí alguna responsabilidad parala seguridad de una deuda, obligación o contra-to. | ...
Abrevadero AbsolverOtro caso de impunidad del aborto, segúndeterminan algunas legislaciones, es el que sepractica sobre mu...
Absorción Abuelastro o abuelastrao criminal al demandado o al encausado (Dic.Acad.).En otro sentido, se habla de absolver ...
Abuelos Abuso de firma socialmarido de la abuela, o segunda o ulterior mujerdel abuelo.Los nexos jurídicos con el nietastr...
Abuso de menores o incapaces Abuso del derechoAbuso de menores o incapacesLlámase así el delito que comete quien, preva-li...
Abuso deshonesto AcatamientoObligaciones suizo declara lo siguiente: “Cadacual ha de proceder en el ejercicio de sus dere-...
Acatólico Acceso carnalAcatólicoCreyente en Cristo que no es católico (v.), pesea ello.AccedenteQue accede o consiente. La...
Accesorias de la condena Accidente de trabajo o del trabajoAccesorias de la condenav. PENA ACCESORIA.Accesorias legalesRec...
Accidente de tránsito Acción aquilianaversas legislaciones. Sin embargo, cabe afirmarque el accidente puede haber dejado a...
Acción arbitraria Acción de agravaciónAcción arbitrariaEn el Derecho Romano, aquella en la cual eljuez ordenaba, a su arbi...
Acción de alimentos Acción de reduccióndad de prever la evolución ulterior de la incapa-cidad laboral.Acción de alimentosL...
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Diccionario juridico
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Diccionario juridico

1.319 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.319
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
79
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Diccionario juridico

  1. 1. Manuel OssorioDiccionariodeCiencias JurídicasPolíticas y Sociales1ª Edición ElectrónicaPROHIBIDA SU COPIA SIN PREVIA AUTORIZACIONRealizada por Datascan, S.A.Guatemala, C.A.Tel: (502) 334-0329(502) 361-32467a Ave. 14-44 Zona 9 Edificio La Galeria 2ndo Nivel Local 2
  2. 2. PRINCIPALES ABREVIATURAS UTILIZADAS EN ESTA OBRAA.deJ.C. . . . . . . . . . . . .Ant. . . . . . . . . . . . . . .Arg. . . . . . . . . . . . . . .Art. . . . . . . . . . . . . . .Arts. . . . . . . . . . . . . . .Civ. . . . . . . . . . . . . . .Cód. Civ. . . . . . . . . . . . .Cód. Com. . . . . . . . . . . . .Cód. Pen. . . . . . . . . . . . .Codex . . . . . . . . . . . . .Const. . . . . . . . . . . . . .Crim. . . . . . . . . . . . . . .Dec. . . . . . . . . . . . . . .Dic. Acad. . . . . . . . . . . . .Dic. Der. Priv. . . . . . . . . . .Dic. Der Usual. . . . . . . . . . .Enc. Jur. Omeba . . . . . . . . .Enj. . . . . . . . . . . . . . .Esp. . . . . . . . . . . . . . . .Etc. . . . . . . . . . . . . . .Just. . . . . . . . . . . . . . .L. . . . . . . . . . . . . . . .Lat. . . . . . . . . . . . . . .Lib. . . . . . . . . . . . . . .Loc. . . . . . . . . . . . . . .N.U. . . . . . . . . . . . . . .O.N.U. . . . . . . . . . . . . .Part. . . . . . . . . . . . . . .Pen. . . . . . . . . . . . . . .Proc. . . . . . . . . . . . . . .Regl. . . . . . . . . . . . . . .Ss. . . . . . . . . . . . . . . .Supr. . . . . . . . . . . . . . .Tít. . . . . . . . . . . . . . . .Trib. . . . . . . . . . . . . . .v. . . . . . . . . . . . . . . .Antes de Jesucristo.Anticuado.Argentina; argentino.Artículo.Artículos.Civil.Código Civil.Código de Comercio.Código PenalCodex Juris Canonici.Constitución.Criminal.Decreto.Diccionario de la Academia Española.Diccionario de Derecho Privado.Diccionario de Derecho Usual.Enciclopedia Jurídica Omeba.Enjuiciamiento.España; español, española.Etcétera.Justicia.Ley.Latina.Libro.LocuciónNaciones Unidas.Organización de las Naciones Unidas.Partida, Partidas.Penal.Procedimiento, procedimientos, procesal.Reglamento.Siguientes.Supremo, Suprema.Título.Tribunal.véase, véanse.
  3. 3. AA beneficio de inventarioActitud sucesoria del heredero testamentario,legítimo o de una y otra especie que sujeta suaceptación hereditaria al resultado positivo pa-ra él del haber del de cuius; es decir, sujeta aque el activo patrimonial supere al pasivo, a lasobligaciones y cargas de lo transmitido y de latransmisión.De tal forma se excluye en absoluto la con-fusión de patrimonios, propia de la aceptaciónpura y simple, entre el de cuius y el heredero,obligado entonces a responder ilimitadamentepor su causante. (v. BENEFICIO DE INVENTARIO.)A contrario sensuLocución latina. En sentido contrario. Es defrecuente empleo forense para la interpretaciónde los textos legales o para deducir una conse-cuencia por oposición con algo expuesto ante-riormente.A cuentaPago parcial de una deuda a efectos de que seaimputado a su pago total.A día fijo o determinadoCon esta expresión se quiere decir que la obli-gación contenida en un documento, general-mente de crédito, vence en la fecha que a talesefectos figura en él.A días o a meses fechaFórmula usual en las letras de cambio para indi-car que el pago debe ser efectuado a tantos díaso meses como se concrete, contados desde lafecha en que el documento de crédito haya sidolibrado. Los plazos empiezan a contarse a partirde las doce de la noche de la fecha del venci-miento.A días o a meses vistaEn las letras de cambio giradas con esta fórmu-la se entiende que se deja pendiente de la vo-luntad del tenedor la determinación del venci-miento del documento. Cuando el tenedor fijael vencimiento, el término corre desde el día si-guiente al de la aceptación o el protesto por fal-ta de ella.A divinisLocución latina y castellana. Se aplica en lo ca-nónico, a la suspensión de los oficios divinosen un templo profanado.A fortioriForma jurídica de argumentar, consistente enestablecer la verdad de una proposición univer-sal, a fin de deducir de ella una proposición par-ticular.A la ordenFórmula inexcusable para que una letra decambio u otros documentos de crédito puedanser transmitidos por vía de endoso. Si los paga-rés han sido librados con aquella expresión, seconsideran como letras de cambio. Los chequesgirados contra la cuenta del librador, puedenserlo a la orden.A la vista o presentaciónCon esta frase se quiere decir que el documentode crédito (letra o pagaré) tiene que ser pagadoen el momento de su presentación, cualquiera
  4. 4. A latáre Abacialque sea éste, sin quedar subordinado al cumpli-miento de un plazo prefijado.A látereV.LEGADO A LÁTERE.“A limine”Locución latina. Desde el umbral o desde el co-mienzo. En el uso forense, suele referirse al re-chazamiento de una demanda o de un recursosin fundar la resolución, por evidente improce-dencia.A mano armadaCalifica y agrava la delincuencia en que se re-fuerza la acción criminal y la intimidatoria delas víctimas con la exhibición de armas, blan-cas o de fuego, por los agresores, hagan uso deellas o no.“A non domino”Locución latina. Por parte de quien no es pro-pietario. Se aplica a la transferencia de un bien,mueble o inmueble, hecha por quien no es sudueño.A posterioriLocución latina y castellana para la demostra-ción que consiste en ascender del efecto a lacausa, o de las propiedades de una cosa a suesencia. Es también el razonamiento fundadoen hechos de la experiencia científica o históri-ca del hombre.“A potiori”Locución latina. Argumentación de síntesis queconcluye y refuerza un conjunto de juicios, in-dicando la última demostración lógica que conmayor razón corresponde al argumento desa-rrollado. Significa esta locución latina “desdelo más poderoso”, “desde lo más fuerte”, “des-de lo preferible o mejor”.A prioriConforme a su etimología, equivale a la locu-ción “por lo que precede” e indica la demostra-ción consistente en descender de la causa al e-fecto, o de la esencia de una cosa a sus propie-dades. Por oposición con a posteriori (v.),significa toda idea o juicio que la inteligenciaformula sin el concurso de la experiencia histó-rica, mediante el desarrollo descendente de unprincipio universal.A puerta cerradaLa publicidad de los debates judiciales, queconstituye un principio elemental dentro delsistema procesal de la oralidad, tiene una ex-cepción cuando el tribunal considera que aque-lla publicidad puede causar escándalo o afectar,por la índole del delito, la honestidad o el pudorde la parte perjudicada. En tales supuestos eljuicio se celebra sin asistencia de público; esdecir, sin abrirle las puertas de la sala de au-diencia. También se impone de oficio en causasque afectan la seguridad del Estado.A quoDesígnase así al juez inferior cuya resoluciónes recurrida ante el tribunal superior. Empléasetambién para designar el momento a partir delcual pueden producirse ciertos efectos jurídi-cos.A traiciónEn el proceder desleal, y en lo penal específica-mente, este giro adverbial califica lo alevoso olo realizado con refinada perfidia. Tal conductaagrava la sanción de los delitos y hasta lostransforma; por ejemplo, en los ordenamientoscriminales en que esa actitud califica de asesi-nato al que sin ella sería simple homicidio (v.).Así se halla incurso en alevosía (v.) típicaquien delinque a traición.“Ab absurdo”V."ADABSURDUM".Ab initioLocución latina y castellana. Desde el comien-zo o desde tiempo inmemorial o muy remoto.Ab intestatoLocución latina y castellana. Sin testamento. Seaplica tanto alas personas que mueren sin testarcuanto a las que las heredan en esa forma. Uni-das las dos palabras para formar un sola, cam-bia el significado. (v. ABINTESTATO.)Ab iratoLocución latina y castellana. Arrebatadamente,a impulsos de la ira, sin reflexión. Es usada fre-cuentemente en términos forenses para expre-sar el estado anímico de una persona encausadaen un proceso, especialmente en los juicios cri-minales. Puede constituir en ellos una circuns-tancia modificativa de la responsabilidad.“Ab origine”Locución latina. Origen y también linaje o fa-milia; se usa para expresar el origen o principiode las personas, de las cosas y, en general, de loque tenga un proceso de génesis y procreación.Equivale a “desde el comienzo”, “desde el ori-gen”.AbaceríaPuesto o tienda en que se venden comestibles alpor menor.AbacialPropio del abad o de la abadía (v.).
  5. 5. Abad Abandono de bienesAbadJefe superior de una abadía, colegio o iglesiacatedral. | Persona seglar que, por derecho desucesión, posee alguna abadía con frutos secu-larizados.Es abad mitrado el que por concesión pa-pal usa insignias episcopales, y abad “vere nu-llius”, el que no está sujeto a la jurisdicción delobispo, por depender directamente de la SantaSede.AbadengoLa que pertenece al señorío, territorio o juris-dicción del abad (v.).AbadíaMonasterio, bienes y rentas de una comunidadreligiosa cuya autoridad suprema es un abad oabadesa. | Dignidad y funciones de aqué1 o ésta.| Territorio en que uno u otra ejerce su jurisdic-ción. (V. ABAD, ABADENGO,BIEN DE ABADEN-GO.)Abanderamiento de buquesActo de dar nacionalidad a un buque inscri-biéndolo o matriculándolo en los registros queestablece la legislación del país en que se haga,con la documentación que acredite para el usolegal de la bandera nacional. | Matricula de unbuque de otra nacionalidad al otorgarle el dere-cho de izar la bandera de un nuevo país y laprotección correspondiente.AbandonarDejar voluntariamente un bien o una cosa, re-nunciar a ellos. | Desamparar a una persona,alejarse de ella, sobre todo cuando su situaciónse toma difícil o grave por esa causa. | Faltar aun deber, incumplir una obligación. | Desistir,por lo general pasivamente, de lo emprendido,como una reclamación o una acción (Dicciona-rio de Derecho Usual). (V. ABANDONARSE,DE-SISTIMIENTO.RENUNCIA).AbandonarseDescuidar las obligaciones. | No preocuparsedel aseo, presentación y compostura. | Dejarsearrastrar o dominar por pasiones o vicios. IEfectuar revelaciones o confidencias (Dic. Der.usual). (V.ABANDONAR.)AbandonoAcción y efecto de abandonar, de dejar o de-samparar personas o cosas, así como tambiénderechos y obligaciones. Trátase, pues, de unconcepto más amplio que los de renuncia y di-misión, que en ningún caso pueden referirse aobligaciones o derechos que por su naturaleza opor la ley tienen carácter irrenunciable. Así, nocabe renunciar a la obligación de cumplir elservicio militar o a la de votar en las eleccionespolíticas en los países que lo exigen, ni al ejer-cicio de la patria potestad o al deber de prestaralimentos; pero todas esas obligaciones puedenser objeto de abandono, mediante su no ejerci-cio o incumplimiento. Claro es que el abando-no de deberes y de derechos irrenunciablessuele ir acompañado de sanciones penales o ci-viles en contra del abandonante, lo que no suce-de cuando el abandono recae sobre cosas o de-rechos que no son irrenunciables.Abandono de animalesSe produce cuando el dueño de animales man-sos, o de animales domesticados que recobransu libertad, se abstiene de perseguirlos sin de-mora, cesa en su persecución o no los reclama,dejando con su pasividad que se conviertan enbienes nullíus. El propietario de un enjambrehuido de su colmena puede reclamarlo del pro-pietario del predio en que las abejas se hayanposado; si abandona ese derecho, el enjambrepasa a ser propiedad de quien lo tomare.Abandono de bienesAun cuando para algunos autores abandonarunos bienes es sinónimo de renunciar a ellos, eslo cierto que, jurídicamente, existen diferenciasesenciales entre ambos conceptos. Abandonares tanto como derrelinquir, que significa preci-samente abandonar, desamparar. El abandonode bienes consiste, pues, en la dejación materialy voluntaria que se hace de una cosa, no a favorde otra persona, sino convirtiéndola en res de-relicta o en res nullius, según lo que se entiendapor tal, de la que puede apoderarse otra persona (adiferencia de lo que sucede con las cosas perdidaso robadas), siendo requisito indispensable queel abandonante proceda con el propósito deapartarse definitiva e incondicionalmente de lapropiedad del bien abandonado. Es el caso típi-co de quien tira a la basura o deja en medio-dela calle un objeto cuya posesión ya no le intere-sa. De ahí que alguna doctrina afirme que úni-camente son susceptibles de abandono o derre-licción los bienes muebles, pero no los inmue-bles, que pueden ser objeto de renuncia, mas node la dejación material que caracteriza el aban-dono; entre otras razones, porque con respectoa los inmuebles no puede advertirse el acto ex-terno representativo de la intención del dueñode alejarlos materialmente de su esfera patri-monial. La propiedad de los inmuebles no sepuede perder sino mediante una manifestaciónexpresa en tal sentido, que ni siquiera produci-ría efectos mientras no fuese inscrita en el Re-gistro de la Propiedad. En este supuesto, se es-
  6. 6. Abandono de cosas Abandono de la instanciataría frente al hecho expreso de la renuncia y nofrente al tácito del abandono, y si el titular ma-nifestare su voluntad de abandonar la propie-dad por la mera suspensión de derechos, podrállegara perder la posesión y el dominio sobre elinmueble por el transcurso del tiempo, pero en-tonces la institución que entrará en juego no se-rá la del abandono, sino la de la prescripción(v.).Abandono de cosasAbandono de bienes (v.).Abandono de cosas aseguradasFacultad que tiene el asegurado, en casos deter-minados por el Derecho Marítimo (apresamien-to, naufragio, rotura o varamiento del buque,embargo, imposibilidad de que los objetos ase-gurados lleguen a destino, su pérdida o su dete-rioro), para dejar las cosas aseguradas porcuenta de los aseguradores y exigirles las canti-dades que aseguraron sobre ellas. Como reglageneral, el abandono debe ser declarado judi-cialmente.Abandono de destino o residenciaDelito penado en el Código de Justicia Militaren que incurren los jefes y oficiales de las fuer-zas armadas cuando faltan, durante un plazodeterminado, de su destino o residencia sin au-torización jerárquica, o cuando no se presentana su superior después de vencido el plazo paraello, o cuando no llegan al punto de su destinoo se desvían sin motivo justificado del derrote-ro señalado; o cuando estando en marcha lasfuerzas a que pertenecen, se quedan en las po-blaciones sin el correspondiente permiso o pre-textando males supuestos; o cuando hubiesenrecibido orden de marcha y no la emprendiesenen un plazo determinado; o cuando, habiendorecobrado la libertad como prisioneros de gue-rra, no se presentasen a cualquier autoridad mi-litar de su nación.Abandono de familiav. ASISTENCIA FAMILIAR.Abandono de hijosEsta actitud de los padres puede ser realizadade diversas maneras. Una de ellas consiste en elabandono material del hijo (generalmente re-cién nacido) en la vía pública, en la casa deotras personas o en una institución destinada arecoger niños expósitos. Puede consistir tam-bién en desatender o cumplir de mala manera elcuidado físico y moral de los hijos menores. Ypuede finalmente estar representada por el he-cho de que los padres den a sus hijos consejosinmorales o los coloquen dolosamente en peli-gro material o moral.El abandono de hijos constituye causa depérdida de la patria potestad, además de que enalgunas legislaciones puede dar lugar a otrassanciones, bien de tipo penal, bien de índole ci-vil; por ejemplo, entre estas últimas, la declara-ción de indignidad de los padres abandonantespara suceder mortis causa a los hijos abandona-dos.Abandono de la acciónFacultad de quien ha promovido una acción ju-dicial para no continuarla. Si este abandono semanifiesta expresamente, se llama desistimien-to, y si se hace de manera tácita, no instando elprocedimiento para que la acción prescriba, selo llama perención. A juicio de algunos auto-res, el desistimiento de la acción lleva implícitoel desistimiento del derecho que se estaba re-clamando.Abandono de la expropiaciónConforme a la ley argentina 21.499. se tendrápor abandonada la expropiación, salvo disposi-ción expresa de ley especial, si el expropianteno promueve el juicio dentro de los dos años devigencia de la ley que la autorice, cuando se tra-ta de llevarla a cabo sobre bienes individual-mente determinados; de cinco años, cuando setrate de bienes comprendidos dentro de una zo-na determinada, y de diez años, cuando se tratede bienes comprendidos en una enumeracióngenérica. Esta disposición no rige en los casosen que las leyes orgánicas de las municipalida-des autoricen a éstas a expropiar la porción delos inmuebles afectados a rectificaciones o en-sanches de calles y ochavas, en virtud de las or-denanzas respectivas, ni en los supuestos de re-serva de inmuebles para obras o planes de eje-cución diferida, calificados por ley formal.Abandono de la instanciaPerención. El actor puede abandonar la instan-cia renunciando deliberadamente a continuar elprocedimiento por él iniciado, sin perjuicio dereservarse, si así le conviniere, su derecho a re-novar la demanda en otro juicio, caso en el cualse entenderá que ha hecho abandono de la pre-tensión procesal, pero no de su pretensión jurí-dica. Puede haber abandono tácito cuando elactor deja de instar el procedimiento por des-cuido o negligencia o por determinación cons-ciente, a fin de que su pasividad produzca la ca-ducidad o perención de la instancia. El deman-dado podrá abandonar la reconvención quehubiere formulado o apartarse del procedimien-to o dejar que se le pasen sin actuar ciertos tér-minos procesales, pero su actitud no implica
  7. 7. Abandono de la querella Abandono de servicioabandono de la instancia, porque el juicio semantiene mientras no sea el actor quien loabandone.(V. ABANDONO DE LA ACCIÓN, CADU-CIDAD, DESISTIMIENTO, PRESCRIPCIÓN DE ACCIO-NES.)Abandono de la querellaSe produce cuando la persona particularmenteofendida por un delito del cual nace acción pú-blica, y que en ese concepto actúa como partequerellante, promoviendo el juicio criminal, dejade instar dentro de los plazos legalmente esta-blecidos, o se aparta de la querella y afronta lasresponsabilidades que pudieren resultarle porsus actos anteriores. Otro tanto sucede cuandola querella es por delito sólo perseguible a ins-tancia de parte. También se entiende abandona-da la querella cuando, habiendo muerto o habién-dose incapacitado el querellante, no compare-cieren sus herederos o representantes legales asostenerla dentro de los plazos establecidos porlas leyes procesales. La incomparecencia delquerellante a la citación para el acto conciliato-rio con el querellado, en las causas por calum-nias e injurias, se considera como abandono odesistimiento de la querella.Abandono de menores incapacitadosV.ABANDONO DE HIJOS y DE PERSONAS.Abandono de mercaderíasEn el transporte por tierra, hay avería cuandolos efectos transportados se deterioran sin lle-gar a destruirse; es decir, cuando sufren en suscalidades externas o internas alteraciones quesignifican disminución de su valor (Charny).Esas averías pueden ser parciales, caso en elcual solamente corresponde una indemnizaciónpor el menoscabo sufrido, o totales, equipara-bles a la pérdida o extravío, caso en el cual, silas mercaderfas quedaren inútiles para la ventaOtra forma de abandono de personas, quetambién configura delito, afecta a quien, encon-trando perdido o desamparado a un menor dediez años o a persona herida o inválida o ame-nazada de un peligro cualquiera, omitiere pres-tarle el auxilio necesario, cuando pudiere ha-cerlo sin riesgo personal o no diere aviso inme-diatamente a la autoridad. Bien se advierte queesta forma de abandono no se refiere única-mente a los menores de diez años, sino tambiéna todas las personas, cualquiera sea su edad,que se encuentren en la situación precitada deimposibilidad de actuar por sí mismas. (V.ABANDONO DE HIJOS.)y consumo, el consignatario no estará obligado Abandono de servicioa recibir las mercaderías y podrá dejarlas por Delito que pueden cometer los conductores, ca-cuenta del porteador, exigiendo su valor, al pre- pitanes, pilotos, mecánicos y demás empleadoscio corriente de aquel día, en el lugar de la en- de un tren, de un buque o de una aeronave quetrega. La ley establece la posibilidad de que una dejen, por decisión propia y contra deber, susparte de las mercaderías sea utilizable y otra no, puestos durante sus respectivos servicios, antessupuesto en el cual para las primeras regirá el de llegar a un puerto o al término del viaje fe-sistema de la indemnización del menoscabo, y rroviario, siempre que el hecho no representepara las segundas, el sistema del deje de cuenta. una infracción de mayor gravedad. Si se consi-dera que este delito se encuentra incluido entreAbandono de personasDelito consistente en la realización de actos in-tencionalmente dirigidos a poner en peligro laseguridad física de una persona que no se en-cuentra en condiciones de cuidarse a sí misma.De ahí que el sujeto pasivo del abandono tengaque ser un menor de determinada edad (diez a-ños en la legislación dominante) o un incapaci-tado por enfermedad corporal o mental. Sujetoactivo lo son las personas obligadas al cuidadodel menor o incapaz. Se estima agravante la cir-cunstancia de que de tal abandono resulte gra-ve daño en el cuerpo o en la salud del menor oincapaz, o la muerte, así como también que eldelito sea cometido por los padres contra sushijos y por éstos contra aquéllos, o por el cón-yuge. Contrariamente, se estima atenuante lacircunstancia de que el abandonado sea menorde tres días aún no inscrito en el Registro Civil.si el hecho ha sido realizado para salvar el ho-nor propio de la esposa, madre, hija o hermana.El abandono lo mismo puede efectuarse dejan-do al abandonado en el lugar en que se encon-traba que llevándolo a distinto lugar. El desam-paro moral no configura este delito.Abandono de minas los que atentan contra la seguridad de los me-El caso se produce cuando el dueño o concesio- dios de transporte y comunicación, se advertirá,nario de una mina renuncia a seguir explotán- como lo hacen algunos autores, que es incon-dola, con dejación de ella en forma que la ley gruente extender la responsabilidad delictivadetermina, o cuando el concesionario deja in- no ya a los servidores con actividades específi-cumplidas las obligaciones que la concesión o camente determinadas en la ley, sino “a los de-la ley le imponían. más empleados”, cuando lo cierto es que el
  8. 8. Abandono del buque Abandono del trabajoabandono de servicio por algunos de esos otrosempleados no puede representar peligro ningu-no para el medio de transporte.Los códigos de Justicia Militar determinanlas penalidad& que corresponden a quienes ha-cen abandono de servicio no encontrándose ensu puesto en tiempos de guerra, o dejando elservicio antes de habérsele concedido la bajapor él solicitada, o separándose de su puesto auna distancia que imposibilita el ejercicio de ladebida vigilancia o el cumplimiento de las ór-denes recibidas; o al que abandone la escolta depresos o al centinela que abandona su puesto.(v. ABANDONO DE DESTINO O RESIDENCIA).Abandono del buqueEl dueño o los partícipes de un buque respon-den civilmente, en proporción a su parte; porlos hechos del capitán, en todo lo relativo al bu-que o su expedición. Esa responsabilidad al-canza a las deudas y obligaciones contraídaspor el capitán para reparar el buque, habilitarloy aprovisionarlo, aun cuando el capitán se hayaexcedido de los límites de sus facultades e ins-trucciones. Asimismo responden de las indem-nizaciones en favor de terceros originadas porculpa del capitán en la guarda y conservaciónde los efectos recibidos a su bordo; pero no porlos hechos ilícitos cometidos por los cargado-res, aun cuando fueren practicados con noticiao anuencia del capitán. Tales responsabilidadesse extienden a los actos realizados por quieneshayan subrogado al capitán en sus funciones,aun cuando la subrogación se haya verificadosin noticia del dueño o de los partícipes y auncuando el capitán carezca de facultades parahacerla. Sin embargo, el dueño y los partícipespueden limitar dichas responsabilidades ha-ciendo en escritura pública abandono del bu-que con todas sus pertenencias y de los fletesganados o devengados en el viaje a que se refie-ren los hechos del capitán, a favor de los acree-dores; este abandono no implica transmisiónde la propiedad, salvo cuando se hace a favorde los aseguradores. El abandono no le es per-mitido al propietario o partícipe que sea al mis-mo tiempo capitán del buque, ni al capitán queposea también la calidad de factor o encargadode la administración.Abandono del domicilioSe produce cuando es dejado o sustituido por lapersona domiciliada en é1. Pero como general-mente las legislaciones admiten la posibilidadde carencia absoluta de domicilio, para que suabandono produzca consecuencias jurídicas esnecesario que se desconozca el paradero delabandonante, como sucederfa en los casos deausencia declarada judicialmente con presun-ción del fallecimiento o sin ella. Se prevé tam-bién el caso de abandono del domicilio en paísextranjero, sin ánimo de volver, supuesto en elcual la persona adquiere el domicilio de su na-cimiento.Abandono del empleoLo comete el empleado o funcionario de la ad-ministración pública estatal, provincial o muni-cipal que deja de concurrir sin causa justificadaal desempeño de sus labores, aun cuando lo ha-ga después de haber presentado su renuncia odimisión y antes de que ésta le haya sido acep-tada. Quienes proceden en esa forma incurrenen sanciones que pueden ser, según los casos,de orden disciplinario, civil o penal. El abando-no del empleo se encuentra vinculado penal-mente con el delito de violación de los deberesde los funcionarios públicos.Abandono del fletev. ABANDONO DEL BUQUE.Abandono del hogar conyugalLa mujer casada se encuentra obligada a habi-tar con su marido en la residencia que éste fije;si falta a tal obligación, el marido puede solici-tar las medidas judiciales necesarias para elreintegro de la esposa al domicilio conyugal,además del derecho de negarle alimentos, salvocuando de la convivencia pueda resultar peligropara la vida de la mujer. El marido está obliga-do a vivir en una misma casa con su mujer y aprestar a ésta los recursos necesarios. El aban-dono voluntario y malicioso, por parte de cual-quiera de los cónyuges, de la vida en común escausa de divorcio.Abandono del inmueble hipotecadoFacultad que tiene legalmente el tercer posee-dor del inmueble hipotecado, para librarse deljuicio de los ejecutantes si no estuviere perso-nalmente obligado como heredero, codeudor ofiador del deudor. Debe entenderse que tiene lacalidad de tercer poseedor quien adquiere el in-mueble hipotecado y no se ha comprometido apagar la deuda hipotecaria o el que permaneceajeno al crédito hipotecario principal, porque elacreedor no lo aceptó como deudor delegado, osi se trata de un legatario cuyo objeto está hipo-tecado.Abandono del trabajoEn la compleja intensidad de la vida laboralmoderna es frecuente el caso de que los trabaja-dores dejen el trabajo a veces de manera transi-toria y a veces de manera definitiva, ya sea enforma colectiva, ya sea en forma individual;
  9. 9. Abandono noxal Abducciónbien con finalidades reivindicatorias de tipogremial, bien por razones de disconformidadcon el empleador. El abandono colectivo cons-tituye la situación de huelga (v.). El abandonoindividual representa una ruptura del contratode trabajo. Si ese abandono es realizado sincausa justificada, puede dar lugar al despido deltrabajador sin indemnización, por lo menoscuando es reiterado, habiendo el derecho en fa-vor del patrono a reclamar indemnización porfalta de preaviso. La inasistencia reiterada deltrabajador no representa abandono cuando me-dian razones suficientes que la justifiquen, co-mo la enfermedad.Abandono noxalEn el Derecho Romano llamabase así el que seproducía en los casos de delito en que la vícti-ma, ejerciendo la denominada acción noxal, re-clamaba del padre o del dueño el abandono delhijo, del esclavo o del animal causante del da-ño, para que le fuesen entregados y poder resar-cirse sobre ellos de los perjuicios sufridos.AbaratamientoDisminución más o menos sostenida de los pre-cios en uno o más artículos o mercaderfas. Pue-de deberse a imposición del poder públicocuando fija valores máximos por debajo de losque se habían desbordado. Puede deberse a lacompetencia mercantil, que suele tender a eli-minar a algún rival para después desquitarse.Puede resultar también de la popularidad de unproducto, que permite rebajarlo por el aumentode la clientela. Entra igualmente en lo factibleque este hecho, cada vez más raro en la fiebreespeculativa moderna y ante las desvalorizacio-nes frecuentes de las monedas, provenga de lamultiplicación productora y de la experienciaen ésta, lo que permite abaratar los costos ycompartir esa disminución con los adquirentes(Luis Alcalá-Zamora).AbastecedorEl que provee de las subsistencias con cierta re-gularidad o en cuantía apreciable en una activi-dad o ramo del comercio.AbastecerSuministrar víveres y otros productos de prime-ra necesidad.AbastecimientosAcción y efecto de abastecer o abastecerse; osea, de proveer de bastimentos o provisionespara el sustento de una ciudad, de un ejército,así como de otras cosas necesarias.AbastoProvisión de bastimentos; en especial, la de ví-veres (Dic. Acad).AbateLa Academia recoge dos significados de estevocablo. Uno histórico, el eclesiástico de órde-nes menores, y simple tonsurado a veces, quevestía traje clerical a la romana. Otro, más ac-tual, referido al presbítero de Francia o Italia yal que en una u otra ha residido mucho tiempo.Puede decirse de ellos más típicamente que sonnuestros curas, pero sin esa jerarquización, pa-ra algunos, de lo extranjerizante.AbdicaciónEsta voz significa etimológicamente la acción yel efecto de abdicar, la de ceder o renunciar a lasoberanía de un pueblo o a otras dignidades oempleos. La definición es acertada en cuantoestá referida a la renuncia de dignidades o em-pleos; pero resulta errónea en cuanto a la renun-cia de soberanía, porque, atribuido principal-mente el concepto a la renuncia que hacen losreyes de su función (corona), en las monarquíasconstitucionales, inversamente a lo que sucedeen las de tipo absolutista, la soberanía no co-rresponde al monarca, sino al pueblo. La abdi-cación de dignidades o empleos distintos de losque afectan al monarca se llama dimisión o re-nuncia. Es también la cesión o renuncia a opi-niones, derechos o ventajas, así como la priva-ción de un estado favorable, de un derecho, fa-cultad o poder.Abdicación de la tutelaInstitución del Derecho Romano, designada co-mo abdicatio tutelae, consistente en la renunciaal cargo de tutor por simple declaración no jus-tificada. Según la referencia que de ella se da enEnciclopedia Jurídica Omeba, esa instituciónse mantuvo hasta la época de Ulpiano para to-das las clases de tutela, distinguiéndose el actodel tutor testamentario, que podía renunciar aella sin cederla, del tutor legítimo, que podíacederla sin renunciar. Funcionó válidamentehasta Cicerón y, con relación a los impúberes,hasta los tiempos de Augusto, en el año 14 a. C.Se termina cuando Marco Aurelio estableceuna legislación sobre causas de excusa para eldesempeño de la tutela testamentaria, y eso úni-camente con referencia a la de los impúberes.AbducciónRapto de un individuo, cualquiera sea el medio(fraude, violencia o persuasión) que se empleapara efectuarlo.
  10. 10. Abejar AbogadismoAbejarParaje o lugar donde están situadas las colme-nas de abejas. Los abejares pueden ser fijos opermanentes, caso en el cual se equiparan a losbienes inmuebles, o portátiles, equiparados alos bienes muebles, porque no integran el desti-no económico del inmueble en que se hallan.(v. ABANDONO DE ANIMALES).Abejasv. ABANDONO DE ANIMALES.“Aberratio causae”Locución latina. Se produce “cuando, en virtudde una desviación no esencial del curso causalinicial, la manera como se ha producido el re-sultado delictivo perseguido por el autor es dis-tinta de la que éste creyó llevar a efecto” (R. C.Núñez). El ejemplo típico que dan los tratadis-tas es el de la madre que quiere dar muerte a unhijo arrojándolo a la corriente de un río paraque se ahogue; pero la criatura no muere aho-gada, sino por haber golpeado su cabeza contrauna piedra.Se ha discutido en doctrina si la ignoranciadel autor material del hecho, sobre la nuevamodalidad del curso causal promovido y de-senvuelto por él, excluye su dolo respecto delresultado. Mas, para Núñez, la respuesta debeser negativa, “porque el dolo inicial estaba fun-dado en un desenvolvimiento causal eficaz paralograr el resultado obtenido”.“Aberratio delicti”Locución latina. Se produce cuando el agenteincurre en error en la representación de la per-sona contra la cual se quiere dirigir el delito,como sucedería en la hipótesis de matar a unapersona por confundirla con otra, si bien algu-nos autores estiman que no se trataría de unaaberrutio ictus (v.), sino de un error en el obje-to.“Aberratio ictus”Locución latina. Error accidental opuesto alerror excusante; pues, mientras éste recae en laesencia del hecho y puede suprimir toda la ideade culpabilidad, aquél afecta a circunstanciaspuramente fortuitas que no desvirtúan el propó-sito delictivo del agente, aun cuando cambienel sujeto pasivo del delito. Tal es el caso dequien, disparando un arma de fuego contra cier-ta persona para matarla, mata a otra contra laque no iba dirigido el tiro.AbigeatoDel lat. abigere (echar, empujar, arrear, robar elganado). Delito que consiste en el hurto de bes-tias o ganados arreándolos, porque es ésa la for-ma material de ejecutarlo, cuando no se trate deanimales que pueden llevarse cargados. En laslegislaciones antiguas, el abigeato era castiga-do con penas severas, y en las modernas, entreellas la argentina, constituye agravante del hur-to.Abigeo o abigeroEl que comete el delito de abigeato (v.).AbintestatoProcedimiento judicial que tiene por finalidadla declaración de quiénes sean los herederos dela persona que murió sin testar y la adjudica-ción a ellos de los bienes de la herencia. (V. ABINTESTATO.)AbjuraciónAcción y efecto de abjurar; acto o situación dequien bajo juramento se retracta, repudia o des-dice, ante autoridad competente, de una creen-cia religiosa o idea política por considerarlaerrónea. Tiene sólo valor histórico. En el Dere-cho Canónico se mantiene la abjuración o jura-mento por el cual un hereje renuncia a sus erro-res y hace profesión de fe católica.AblegaciónFacultad que en el Derecho Romano tenía elpadre o la madre en ejercicio de la patria potes-tad para condenar a sus hijos al destierro.AbogacíaProfesión que ejerce el abogado (v.).AbogadescoEn sentido despectivo, perteneciente o relativoal abogado o a su profesión.AbogadismoIntervención excesiva de los abogados en losnegocios públicos; más concretamente, en lapolítica y en la gobernación de un país. En cier-to modo: aun cuando no en forma absoluta, tie-ne igual sentido que la palabra militarismo (v.),de uso constante. La diferencia entre uno y otroconcepto está en que los abogados intervienenen el gobierno del Estado a titulo personal, porexplicable razón de sus conocimientos jurídi-cos, pero sin representar a sus corporaciones,en tanto que los militares lo hacen a título de ta-les y ostentando una representación colectiva.Por eso no cabe calificar de militarista la inter-vención que unos militares tengan en la políticasi lo hacen a título particular, usando de igualderecho que los demás ciudadanos, como tam-poco resulta adecuado afirmar que la política ola gobernación del Estado tienen carácter abo-gadista por el solo hecho de que sean muchoslos abogados que se dedican a esas actividades.
  11. 11. Abogado Abogado de DiosEn otro sentido, la Academia señala quetambién se entiende por abogadismo la aplica-ción inadecuada de los métodos de los aboga-dos a cuestiones extrañas a la abogacía (v.).AbogadoEn latín se llamaba advocatus, de ad (a) y vocu-tus (llamado), a quien se requería para asesoraren los asuntos judiciales o, también, para actuaren ellos. Abogar equivalía a defender en juicioa una persona por escrito o de palabra, o inter-ceder por alguien hablando en su favor. La ins-titución pasó al antiguo Derecho castellano, sibien fueron conocidos con las denominacionesde voceros y personeros, porque usaban sus vo-ces para ejercitar la defensa y porque repre-sentaban a las personas por ellos defendidas.Pero hay que distinguir entre el hecho deabogar y la profesión de abogar, pues pareceevidente que aquél es anterior a ésta. Así, porejemplo, entre los hebreos había personas que,fuera de todo interés económico, asumían la de-fensa de quienes no podían ejercerla por sí mis-mos. Otro tanto sucedía en Caldea, Babilonia,Persia y Egipto. Allí los sabios defendían suscausas ante el pueblo congregado para juzgar-las. En los primeros tiempos de Grecia, emplea-ban sus dotes oratorias para defender ante elAreópago los derechos de sus amigos. Hastaahí la función de abogar.La profesión de abogar se inició, al pare-cer, con Antisoaes, que, según se dice, fue elprimer defensor que percibió honorarios por laprestación de sus servicios de abogado, normaque fue seguida por otros oradores. Sin embar-go, se afirma que Pericles fue en Grecia el pri-mer abogado profesional. En Roma, la institu-ción siguió una trayectoria parecida. En unprincipio estuvo atribuida la defensa a personasque no eran profesionales, sino que ejercían suministerio como consecuencia de la obligaciónque pesaba sobre los patronos de defender asus clientes (v. CLIENTELA). Mas el enorme de-senvolvimiento del Derecho Romano y la com-plejidad de sus normas hizo imprescindible queesa actuación patronal derivase en una profe-sión jurídica, encomendada a personas que fue-sen al mismo tiempo grandes oradores y gran-des jurisconsultos. Tal vez Cicerón fue el pro-totipo de aquellos abogados romanos y siguesiendo uno de los más grandes que la historiaha conocido.En un concepto moderno, abogado es elperito en el Derecho positivo que se dedica adefender en juicio, por escrito o de palabra, losderechos o intereses de los litigantes, así comotambién a dar dictamen sobre las cuestiones opuntos legales que se le consultan. La profesiónde abogado ha ido adquiriendo, a través de lostiempos, cada vez mayor importancia, hasta elextremo de que ella representa el más alto ex-ponente de la defensa no ya de los derechos in-dividuales, sino de la garantía de los que laConstitución establece. Es, además, el másfuerte valladar contra los abusos a que propen-den los poderes públicos, especialmente en losregímenes de facto, dictatoriales o totalitarios.De ahí la hostilidad que esos sistemas de go-bierno han dedicado siempre a los abogadosdesde los tiempos antiguos, pasando por Napo-león, hasta los actuales Estados policiales, designo izquierdista o derechista. Por eso alguienha dicho que los abogados son igualmente de-nostados por los tiranos y por los necios. Con-trariamente, los regímenes democráticos y libe-rales respetan y enaltecen el ejercicio de la abo-gacía y declaran en sus Constituciones lainviolabilidad de la defensa en juicio de la per-sona y de sus derechos.Abogado acusadorEl letrado que promueve, en nombre de su pa-trocinado y víctima presunta, una querella con-tra alguien o varios, a los que considera respon-sables y punibles en delitos privados. | Tam-bién, sin esa iniciativa, el que coadyuva con elfiscal en los delitos de acción pública. (V. ABO-GADO DEFENSOR.)Abogado canónicoEl que, admitido por el obispo para desempeñaresa función ante la jurisdicción eclesiástica, de-fiende los derechos de los litigantes. Se requie-re para ello ser católico no excomulgado, ma-yoría de edad, buena fama y doctorado en De-recho Canónico o, por lo menos, pericia en esadisciplina (canon 657). La admisión puede te-ner carácter general o estar referida a una solacausa.Abogado consultorEl requerido para determinar, por escrito o ver-balmente, en un asunto jurídico. | El letradoque, con el nombramiento pertinente o el con-trato del caso, tiene por misión dictaminar enlos negocios referentes a un organismo o em-presa, habitualmente y cabe que hasta con ex-clusividad (L. Alcalá-Zamora).Abogado de DiosEn la Congregación de Ritos, dependiente de laSanta Sede, se llama así el funcionario que tie-ne a su cargo defender la procedencia de la bea-tificación o canonización de una persona en elproceso seguido a tal efecto. (V. ABOGADO DELDIABLO.)
  12. 12. Abogado de la iglesia AbonoAbogado de la iglesiaAsí eran llamados los defensores de una iglesiao monasterio, pero el concilio celebrado enReims el año 1148 tuvo que prohibir la actua-ción de tales protectores, a causa de los abusosque cometían, lo que daba ocasión a constantesquejas y protestas.Abogado de oficioEl que, ejerciendo libremente la profesión, esdesignado por la autoridad judicial, o por lascorporaciones de abogados, de acuerdo con laley, para la defensa de los pobres.En la Argentina esta función, en materia ci-vil, está asignada a los defensores oficiales, siel interesado no lo designa, y en materia penal,si el acusado no quiere defenderse a sí mismoni designar defensor, el juez se lo nombrará deoficio.Abogado de secanoLetrado que no ejerce ni sirve para ello. | Tam-bién el que, sin haber cursado la jurisprudencia,entiende de leyes o presume de ello (Dic.Acad.). Se usa la locución en sentido peyorati-vo.Abogado defensorEn lo civil y en general, el que toma a su cargolos intereses de una de las partes frente a la otra.| En lo penal, el encargado de actuar en nombrede una persona acusada de un delito (Dic. Der.Usual).Abogado del diabloFuncionario que, en la Congregación de Ritos,contradice a quien defiende la beatificación ocanonización de una persona. (V. ABOGADO DEDIOS.)Abogado del EstadoLetrado que tiene por principales cometidos ladefensa del Estado en juicio y el asesoramientoadministrativo. En España se ocupa también dela liquidación de derechos reales o impuestos.Abogado fiscalAunque sea abogado por letrado en Derecho,su función veladora del interés público haceque se lo conozca más por la abreviación de fis-cal (v.) o como ministro fiscal o público.AbogarEjercer como abogado (v.). | Defender o acusarcon tal carácter en la jurisdicción civil o en lapenal. | En general, apoyar, sustentar.AbolengoAscendencia o progenie de abuelos y antepasa-dos con respecto a determinada persona. Há-blase también de bienes de abolengo con refe-rencia al patrimonio o herencia que proviene deaquellos antepasados.AboliciónAcción y efecto de abolir, abrogar, suprimir oanular una ley, decreto, uso, costumbre. (V. DE-ROGACIÓN.)AbolicionismoEsta voz hace referencia ala posición doctrinalque, en materia jurídica o social, lucha por laderogación de leyes o costumbres que se esti-man atentatorias contra principios humanos omorales. Entre los movimientos abolicionistasmás destacados, cabe señalar los que propug-nan la desaparición de la esclavitud, de la penade muerte, de la prostitución y del consumo dealcohol.AbolorioAbolengo (v.).AbonadorPersona que abona al fiador, y en su defecto seobliga a responder por él (Dic. Acad). De ahíque, en las relaciones jurídicas, el abonador seacon respecto al fiador lo mismo que éste con re-lación al deudor principal.Por extensión, también es llamado asíquien ante terceros, especialmente un juez o untribunal, afirma las buenas condiciones de otrapersona.(V. ABONO DE TESTIGOS.)AbonarCalificar de bueno, acreditar. | Salir fiador deuna persona. | Satisfacer o pagar y asentar en ellibro de cuenta y razón cualquier partida a favorde una persona.AbonaréDocumento o resguardo usado comúnmente,en las negociaciones o asignaciones de carácteradministrativo, por el cual se asegura el pago osimplemente se promete, con respecto a unacantidad de dinero o en especie. Los famososasignados de la Revolución francesa no eranotra cosa que esta clase de promesa crediticiade carácter público.AbonoEn general, la acción y el efecto de abonar (v.).| En lenguaie comercial, el hecho de la admi-sión en cuenta o el asiento en favor de algunoen su cuenta. | Garantía ofrecida por un fiadorsobre el cumplimiento de lo prometido por par-te del contratante. | Se habla también de abonode fianzu aludiendo a la información que da deser propios, seguros y libres los bienes queobliga un deudor, arrendatario particular u otro
  13. 13. Abono de testigos Abortoque toma sobre sí alguna responsabilidad parala seguridad de una deuda, obligación o contra-to. | En materia administrativa recibe este nom-bre la garantía que, para seguridad de un cargoo función pública, se da a favor del empleado ofuncionario. | Modalidad de algunos contratosen virtud de la cual las partes se aseguran la pe-riodicidad o la renovación de la prestación, ob-jeto del contrato. | Recompensa que por servicioso circunstancias especiales se da a los empleadospúblicos, generalmente militares, reconocién-doles -es decir, abonándoles- años de servi-cio no prestados efectivamente, aunque asícomputados por circunstancias valoradas.Abono de testigosManifestación hecha por terceras personas conel fin de justificar la idoneidad y la veracidadde los testigos a quienes se recibe declaraciónen una información sumaria sin citación de laparte contraria y, que por razones de ausencia omuerte, no pueden acudir a ratificarse ante eltribunal en el período de prueba.Abono del tiempo de prisiónLa detención que se sufre durante la substan-ciación de una causa, por surgir cuando menossospechas vehementes de que alguien es res-ponsable de un delito de cierta gravedad, nosignifica nada en lo penal para el que luego essobreseído o absuelto. Pero, de ser condenado auna pena privativa de libertad, se le computacomo parte ya cumplida de esa condena.Parece equitativo que la libertad perdidapreventivamente se tome en cuenta, y a-esto sele llama abono del tiempo de prisión, para lasanción impuesta luego.Prolongados sumarios y lentos plenariosllevan a veces a que esa detención supere el en-carcelamiento dispuesto por el fallo. No abre“crédito” para futuras infracciones.AbordajeEn Derecho Penal configura un delito de pirate-ría y se caracteriza por la aproximación de unanave a otra con el propósito de apresarla o apo-derarse de todo o de parte de su contenido. | EnDerecho Marítimo, equivale a roce o choque deuna embarcación con otra, que puede ocurrirpor causa fortuita o de fuerza mayor; por dolo,impericia o negligencia del capitán de uno delos buques, o por culpa de los capitanes o tripu-laciones de los respectivos buques. Con arregloalas causas del abordaje, se determinan las res-ponsabilidades derivadas de éste.Abordaje aéreoEn sentido estricto, toda colisión entre dos omás aeronaves en vuelo. | En sentido más am-plio y, con miras a la reparación del perjuicioocasionado, se consideran provenientes de abor-daje, aunque no haya habido colisión, los danosque una aeronave en vuelo produce a otra aero-nave en vuelo también.El abordaje aéreo da lugar a la responsabi-lidad por daños, que recae sobre la aeronaveculpable. Habiendo culpa concurrente, la pro-porción en la responsabilidad, en este caso soli-daria, se establece según la gravedad de la faltade cada uno. La fuerza mayor y el caso fortuitoexcluyen la responsabilidad.AbortarProducirse o provocar el parto antes de que seaviable el feto. (V. ABORTIVO, ABORTO, FETICI-DIO.)AbortivoSe dice del feto expulsado del seno maternocuando carece de viabilidad legal. Tales seresse declaran incapaces de heredar aun cuandotengan ya forma humana definida y permanez-can con vida algunos instantes. Naturalmente.avanzado el embarazo pueden crearse zonas ycasos dudosos, en especial desde el sexto mesde la concepción. | El nacido antes de tiempo,pero que sobrevive, lo cual no obsta a su plenapersonalidad jurídica. Caso más típico y fre-cuente: el de los sietemesinos. | Substancia coneficacia para producir el aborto y no precisa-mente con fines terapéuticos para la embaraza-da. Su aceptación o punición se debate conahínco en el siglo XX y existe generalizada im-punidad (L. Alcalá-Zamora).AbortoAcción de abortar, parir antes de que el fetopueda vivir. Ese hecho tiene dos significadosmuy diferentes: uno de ellos, de escaso o nin-gún interés jurídico, se produce cuando la ex-pulsión anticipada del feto ocurre de maneranatural; es decir, espontánea; porque entonceslo único que sucede es la desaparición de losderechos que hubieren podido corresponder ala persona por nacer. Cosa distinta se presentacuando la salida del feto del claustro materno seprovoca de manera intencional mediante inges-tión de drogas o ejecución de manipulacionesproductoras de ese resultado o que lleven la in-tención de producirlo. En este último supuesto,el acto puede constituir delito o no. Será hechodelictivo cuando la provocación del aborto noesté justificada por ninguna razón suficiente.Por lo contrario, no sera delito cuando se tratede un aborto terapéutico practicado por pres-cripción médica y por profesional médico, a finde evitar el peligro para la vida o la salud de lamadre.
  14. 14. Abrevadero AbsolverOtro caso de impunidad del aborto, segúndeterminan algunas legislaciones, es el que sepractica sobre mujer idiota o demente que ha si-do violada, siempre que se haga con consenti-miento de sus representantes legales. Ha sidomateria de discusión en la doctrina si ese dere-cho de abortar debería concederse a la mujerque, sin ser idiota ni demente, ha quedado en-cinta a consecuencia de una violación. Todavíaqueda otra causa de posible exención o atenua-ción de la responsabilidad para aquellos casosdel llamado aborto honoris causa, el que tienepor finalidad ocultar la deshonra de la mujer,generalmente soltera, que queda embarazada,concepto que actualmente resulta anacrónicopor cuanto la idea del honor en su sentido se-xual ha variado radicalmente.AbrevaderoEstanque, pilón o paraje del río, arroyo o ma-nantial a propósito para dar de beber al ganado.Tales elementos pueden encontrarse situadosen terrenos de dominio público o de propiedadprivada. El abrevadero tiene importancia jurí-dica en materia de servidumbres, entre las cua-les el Derecho Romano admitía la servitus (v.)pecoris ad aquam appulsi, consistente en la fa-cultad de conducir el ganado a abrevar en elfundo ajeno.AbrevarConducir el ganado a que beba agua. | Utilizarla servidumbre de abrevadero (v.).AbreviadorFuncionario de la curia romana que forma partede un colegio instituido por Sixto IV y cuyosmiembros tienen a su cargo abreviar las preceso súplicas y hacer las minutas de las bulas apos-tólicas.Abrogaciónv. ABOLICIÓN y DEROGACIÓN.AbsentismoAusentismo.(v)AbsoluciónAcción y efecto de absolver (v.).Absolución canónicaActo de levantar las censuras y reconciliar conla Iglesia a un excomulgado. No debe confun-dirse este indulto eclesiástico con la absoluciónsacramental que el confesor otorga al peniten-te. Esta es habitual y privada. La canónicaconstituye acto solamente del jerarca que pro-nunció la excomunión (v.) , y suele hacerse conigual publicidad (Dic. Der. Usual).Absolución de la demandaResolución judicial que definitivamente deses-tima la pretensión contenida en la demanda delactor y libera de ella al demandado (Couture).Absolución de posicionesDeclaración que se presta bajo juramento, opromesa, sobre puntos concernientes a lascuestiones ventiladas en un procedimiento ci-vil. Constituye la declaración de las partes o li-tigantes.Las posiciones, que ya los romanos cono-cieron a través de la interrogatio in iure, y quelos franceses denominan de manera muy pecu-liar como “interrogatoire sur faits et articles” opreguntas, se reservan hasta la audiencia res-pectiva. Se formularán de manera clara y con-creta, referidas cada vez aun hecho, redactadasen forma afirmativa y relacionadas con la con-troversia. El juez puede modificar el orden ytérmino de las posiciones, sin alterarlas, y eli-minar las manifestaciones inútiles. Puede sos-tenerse que, si lasposiciones son la forma o laspreguntas, las respuestas integran el fondo deesta prueba y la confesión (v.).AbsolutismoSistema del gobierno absoluto. El concepto deabsolutismo suele estar referido a las monar-quías en las que el monarca estaba por encimade la ley (legibus solutus), puesto que era lafuente de ésta. Tal concepto, que pudo ser apli-cable sin restricciones a las monarquías orien-tales, no lo era a las occidentales, pues los reyeso emperadores anteriores a los regímenes cons-titucionales tenían ciertas limitaciones a su ab-solutismo, impuestas unas veces por la tradi-ción y la costumbre y otras por imposición di-recta de los gobernados; así, en todo loreferente a la designación y al orden sucesorio.Precisamente por eso las monarquías absolutasno deben confundirse con los regímenes dicta-toriales, tiránicos o totalitarios.AbsolutoIlimitado, sin restricciones. | Pleno. | Dominan-te. Predominante. (V. MAYORÍA ABSOLUTA, PO-DER ABSOLUTO Y RELATIVO.)AbsolutorioQue implica o lleva consigo absolución (v.) depena, delito o deuda.AbsolverDar por libre de algún cargo u obligación. | Re-mitir a un penitente sus pecados en el tribunalde la confesión o levantarle las censuras en quehubiere incurrido. | Dar por libre en juicio civil
  15. 15. Absorción Abuelastro o abuelastrao criminal al demandado o al encausado (Dic.Acad.).En otro sentido, se habla de absolver posi-ciones con referencia a la declaración judicial,o confesión en juicio (v.), que presta un litigan-te a instancia del contrario.AbsorciónConcentración de facultades o atribuciones. |Preocupación. | Consumo o empleo total, sobretodo referido a fondos y capitales. | Fusión deempresas, por incorporarse una de ellas a otramás importante o de gran influjo. | Transferen-cia total de fondos de una cuenta a otra. | Inclu-sión legal de la pena por infracciones acceso-rias o menores en la sanción del hecho princi-pal. Así, la pena del homicidio absorbe la de laslesiones o heridas determinantes de la muerte, yhasta violencias y mutilaciones que por sí solasno hubieran causado la occisión; esto, sin per-juicio de la eventual agravación que el ensaña-miento (v.) provoque.“Absque ulla conditione”Locución latina. Sin ninguna condición. Apli-cada a las obligaciones, expresa que no estánsujetas a circunstancias o hechos restrictivos deninguna clase. En tal sentido se trata de obliga-ciones puras.AbstenciónJurídicamente se refiere a un acto negativo, de-cidido libremente por el sujeto o impuesto porla ley, y cuyas consecuencias pueden ser impu-tadas a quien se abstiene. (V. BENEFICIO y DERE-CHO DE ABSTENCIÓN.)Abstencionismo electoralSituación en que se colocan quienes, teniendoderecho a votar en unas elecciones, resuelvenno hacerlo, generalmente por razones políticasde disconformidad con el gobierno o con quie-nes convocan al acto electoral.Donde el voto es obligatorio, tal posiciónarrostra las consiguientes sanciones, consisten-tes en multas o en negativa temporal de ciertacolaboración en la esfera pública del país.Abstracción cambiariaPrincipio aplicable a los títulos de crédito, con-forme al cual sus efectos quedan desvinculadosde la causa que haya tenido la creación de talestítulos. Esta desvinculación tiene distintas ma-nifestaciones y límites, según sean las circuns-tancias del caso y, particularmente, la situaciónprocesal en la que se la pretenda plantear. Enlos juicios ejecutivos, los efectos de la abstrac-ción son prácticamente absolutos, pues los vi-cios que afecten la causa del documento no seencuentran normalmente entre las excepcionesoponibles a la ejecución. En los juicios ordina-rios, por el contrario, pueden hacerse valer con-tra un título de crédito sujeto al principio de laabstracción cambiaria las defensas basadas enla causa que tal título haya tenido; en este con-texto, la abstracción no pasa de ser, normal-mente, una presunción de causa lícita, que pue-de ser atacada mediante distintos medios deprueba. En los concursos, la verificación de cré-ditos instrumentados en títulos en principio abs-tractos requiere, bajo el Derecho argentino, la de-mostración de la causa lícita de tales créditos.AbstractoAparte las acepciones de inmaterial o intelec-tual que el adjetivo posee, en su enfoque másjurídico expresa la carencia de causa o razón deun acto, contrato o negocio. (V. ACTOS ABS-TRACTOS, CONTRATO y NEGOCIO ABSTRACTO.)AbsueltoEn el proceso civil, el demandado o reconveni-do al que la sentencia declara a cubierto de lapretensión formulada en la demanda o en la re-convención (v.). | En lo penal, el reo o acusadoal que se declara inocente o al que, cuando me-nos, se deja libre y a cubierto de toda sanción. |En lo religioso, penitente que ha recibido la ab-solución sacramental tras la confesión (LuisAlcalá-Zamora).AbsurdoContrario y opuesto a la razón. | Dicho o hechorepugnante a la razón (Dic. Acad.).En el lenguaje de la lógica, todo lo que es-capa a sus leyes formales, convirtiéndose enuna cosa irreal, por cuanto no condice con elpensamiento normal de los hombres acerca delos objetos, del mundo y sus relaciones (A. V.Silva).Tiene importancia en el enjuiciamiento ju-rídico y en el debate forense, ya que la demos-tración, aunque sólo sea dialéctica, de la absur-didad de una cosa, de una interpretación o deuna pretensión, las privaría de eficacia.Esa demostración se puede también hacermediante el procedimiento de la reducción alabsurdo, modo de argumentar encaminado aprobar que una proposición es verdadera por-que la contraria es falsa o imposible. Ya en elDigesto se decía que resulta absurdo que tengamayor derecho aquel a quien se ha legado unfundo que el heredero o el mismo testador si vi-viera.Abuelastro o abuelastraPadre o madre, respectivamente, del padrastroo de la madrastra (v.). | Segundo o posterior
  16. 16. Abuelos Abuso de firma socialmarido de la abuela, o segunda o ulterior mujerdel abuelo.Los nexos jurídicos con el nietastro o lanietastra son muy tenues. Persiste algún impe-dimento matrimonial por la afinidad y cabe al-guna obligación alimentaria. Pueden surgirtransmisiones patrimoniales sucesorias indirec-tas, por heredar los afines a los consanguíneosde un primer causante de éstos (L. Alcalá-Za-mora).AbuelosPadre o madre (o padre y madre, más propia-mente) de la madre o del padre, o de ambos.Constituye el segundo grado de parentescoconsanguíneo en la línea recta ascendente. Es-tán obligados a prestar alimentos a sus nietoscuando son pobres, obligación que también re-cae en éstos para con aquéllos. Son herederosab intestato a falta de otros parientes con mejorderecho. A falta de los padres, les correspondepreferentemente el ejercicio de la tutela o, enalgunas legislaciones como la de Méjico, el dela patria potestad.AbusoAcción y efecto de abusar; de usar mal, excesi-va, injusta, impropia o indebidamente de algu-na cosa o de alguien. | En sentido jurídico loconstituye el hecho de usar de un poder, de unafacultad, de un derecho o de una situación, asícomo también de una cosa, más allá de lo lícito.El abuso tuvo, en lo que respecta a las cosas,una legitimidad en el Derecho Romano cuandodefinía el dominio como el derecho no solo deusar y de disfrutar de una cosa, sino también deabusar de ella. Esta legitimidad del abuso hasubsistido en materia civil hasta nuestros días.Pero, frente a esa excesiva facultad, se abrencamino las teorías y las legislaciones que atri-buyen a la propiedad una función social. (V.ABUSO DEL DERECHO.)Abuso contra la honestidadEn la legislación penal española, el delito quecomete un funcionario público, y solamente él,que solicita sexualmente a mujer con la quetenga asuntos pendientes por razón del cargo oque tenga encomendada su custodia o vigilan-cia, especialmente en cárcel o prisión.La figura expone a error técnico con el abu-SO deshonesto (v.), en el que los reos pueden sertodos y todas también las víctimas en materiade moralidad femenina, pero sin llegar a los de-litos más graves en materia sexual, con otrosnombres y con sanciones mayores. (V. INCES-TO, VIOLACIÓN.)Abuso de armasDelito consistente en disparar un arma de fuegocontra una persona, aun sin herirla, o hiriéndo-la, si a este hecho correspondiese una pena me-nos grave. Algunos códigos extienden el delitoa la agresión que se comete con cualquiera otraclase de armas, aunque no se cause herida, sibien suele considerarse que el empleo de un ar-ma que no sea de fuego debe castigarse con me-nor pena.Abuso de autoridadMal uso que hace un funcionario público de laautoridad o de las facultades que la ley le atri-buye. El abuso de autoridad configura delitoen ciertos casos, tales como dictar resolucionescontrarias a la Constitución o a las leyes; no e-jecutar éstas cuando su cumplimiento corres-pondiere; omitir, rehusar o retardar ilegalmentealgún acto de su función; no prestar el auxiliorequerido; proponer o designar para un cargopúblico a persona carente de los requisitos le-gales necesarios; abandonar el cargo con dañopara el servicio público antes de habérsele ad-mitido la renuncia. Esta relación no tiene carác-ter limitativo. La figura del abuso de autoridadse vincula con el delito de violación de los de-beres de los funcionarios públicos y con los deviolación, estupro, rapto o abuso deshonestocometidos por determinados parientes.Abuso de confianzaSe incurre en él cuando, para la comisión deciertos delitos afectantes del orden patrimonial,el agente se vale de las facilidades que le pro-porciona la persona perjudicada y que son debi-das a la confianza que le dispensa. Esa circuns-tancia, calificativa del delito, puede darse en laestafa y en el hurto, como en el llamado hurtodoméstico o famular. También, en los delitoscontra la honestidad.Abuso de firma en blancoDelito consistente en utilizar la firma de otrapersona puesta en un documento o papel queestá total o parcialmente sin llenar, extendiendoen él un escrito en perjuicio del firmante o deun tercero.Abuso de firma socialSe entiende por tal el que comete el socio deuna sociedad colectiva utilizando la firma so-cial en perjuicio de sus consocios o de otraspersonas. Ese hecho puede dar origen a una ac-ción civil por daños y perjuicios, o auna acciónpenal, cuando el agente haya actuado fraudu-lenta o dolosamente.
  17. 17. Abuso de menores o incapaces Abuso del derechoAbuso de menores o incapacesLlámase así el delito que comete quien, preva-liéndose de las necesidades, pasiones o inexpe-riencia de un menor o incapaz, le hace firmarcualquier documento que produzca daño en lapersona del incapaz o de un tercero. Este delitoconfigura una forma de defraudación.Abuso de poderAbuso de autoridad (v.).Abuso de superioridadCircunstancia agravante de la responsabilidadcriminal, señalada en algunos códigos y que secaracteriza por el empleo de fuerza, uso o apro-vechamiento de medios físicos de ataque exce-sivos, desproporcionados o desiguales en rela-ción con los que están al alcance del ofendidopara su defensa. La figura descrita tiene simili-tud con la alevosía (v.), por cuanto imposibilitao dificulta la defensa del agredido.Abuso del derechoEjercicio del mismo más en perjuicio ajeno queen beneficio propio. | El empleo antisocial dealguna facultad jurídica. I| Acción u omisión ju-rídica, positivamente protegida, que lesiona unlegítimo interés, desprovisto de correlativa oconcreta defensa.1. La posición romanista. En los antece-dentes históricos de la Enciclopedia Jurídica, elabuso de derecho se apoya en el aforismo ro-mano: “Jure suo utitur, naeminem laedit”(Quien usa de su derecho, a nadie perjudica).Lo ratifica así. con algún dejo dubitativo, Gayo,como cuando expresa: “Nullus videtur dolo fa-cere, qui suo juri utitur” (No parece obrar condolo quien usa de su derecho). También Ulpia-no, de modo más rotundo, declara que: “Jurisexecutio nom habet injuriam” (El ejercicio deun derecho no implica injuria).Sin embargo, ese mismo ordenamientoprohibía excavar en el propio fundo para des-viar las aguas de una fuente ajena, y la desvia-ción de un curso de agua de la finca propia.Otro argumento extraído de las fuentes ro-manas como apoyo de la supuesta licitud delabuso del derecho, tal cual entiende éste la teo-ría moderna, se extrae de la definición de domi-nio como jus utendi et abutendi (cual derechode usar y abusar); pero el “jus abutendi” (v.) pa-rece que se refería a la posibilidad de consumirla cosa, cuando entrara en su naturaleza, másque a la de destruirla o deteriorarla por la per-versidad de perjudicar a algún interesado.En las fuentes antiguas hispánicas se cita,como muestra de precepto contrario al abusodel derecho, la ley del Fuero Juzgo que castigala tardanza maliciosa de los hermanos en per-mitir el matrimonio de sus hermanas, a fin deheredarlas (Lib. III, tít. I).2. Elaboración teórica moderna. La mismapertenece indudablemente a la doctrina france-sa de fines de siglo XIX y comienzos del XX. Noobstante, conviene destacar algún definido atis-bo medioeval, como el contenido en la PartidaIII: “Ca según que dijeron los sabios antiguos,maguer el hombre haya poder de hacer en lo su-yo lo que quisiera, pero débelo hacer de maneraque no haga daño ni tuerto a otro” (tít. XXXII,ley 19).Ya en la formulación contemporánea y aldecir de Saleilles. “el ejercicio anormal de underecho; el ejercicio contrario al destino econó-mico o social del derecho subjetivo”. Para Jos-serand, “un acto será normal o abusivo, segúnse explique, o no, por un motivo legítimo”,concepto que constituye la verdadera piedra an-gular de toda la teoría del abuso del derecho; ypor motivo legítimo entiende “el criterio perso-nal y especializado de ese otro criterio univer-sal y aun abstracto que es dado por el destinosocial de los distintos derechos”. Algún autor,como Desserteaux, reduce el abuso del derechoal conflicto de derechos (v.), cuando se trata dediferentes planteamientos.La teoría del abuso del derecho ha sido re-cogida por Planiol en los siguientes conceptos:“Los derechos no son casi nunca absolutos: lamayoría son limitados en su extensión y some-tidos para su ejercicio a condiciones diversas.Cuando se sale de estos límites, o no se obser-van esas condiciones, uno se desenvuelve, enrealidad, sin derecho. Puede haber abusos en laconducta de los hombres, pero no cuando éstosejercen sus derechos, sino cuando los rebasan;el hombre abusa de las cosas, pero no abusa delos derechos. En el fondo, todo el mundo estáde acuerdo; solamente donde unos dicen: hayuso abusivo de un derecho, los otros respon-den: es un acto realizado sin derecho. Se de-fiende una idea justa con una fórmula falsa”.La tesis es ésta: “El derecho cesa donde elabuso comienza, y no puede haber uso abusivode un derecho cualquiera, por la razón irrefuta-ble de que un solo y mismo acto no puede ser, ala vez, conforme a derecho, y contrario a dere-cho”.3. Recepción legislativa. Modernamente,desde el Código Civil alemán, casi todos los or-denamientos condenan explícitamente el abusodel derecho. Así, el citado cuerpo legal germa-no dispone: “Es inadmisible el uso de un dere-cho cuando sólo puede tener por objeto causardaño a un tercero” (art. 226). El Código de las
  18. 18. Abuso deshonesto AcatamientoObligaciones suizo declara lo siguiente: “Cadacual ha de proceder en el ejercicio de sus dere-chos y en el cumplimiento de sus obligacionessegún las reglas de la buena fe. El abuso mani-fiesto de un derecho carece de protección le-gal” (art.2o). El Código Civil peruano se expre-sa así: “La ley no ampara el abuso del derecho”(art.2o). Igualmente, el texto similar mejicanoestatuye: “No es lícito ejercitar el derecho depropiedad de manera que su ejercicio no déotro resultado que causar perjuicios a un terce-ro, sin utilidad para el propietario” (art.840).Al reformarse, en 1974, el título preliminardel Cód. Civ. esp., tras establecer como preám-bulo de plena juridicidad (v.) que los derechosdeben ejercitarse conforme a las exigencias dela buena fe, se proclama de manera explícita lacondena de las actitudes antijurídicas que pre-tenden escudarse en alguna potestad legal. Alrespecto se dice: “La ley no ampara el abusodel derecho o el ejercicio antisocial del mismo.Todo acto u omisión que por la intención de suautor, por su objeto o por las circunstancias enque se realice sobrepase manifiestamente los lí-mites normales del ejercicio de un derecho, condaño para tercero, dará lugar a la correspon-diente indemnización y a la adopción de lasmedidas judiciales o administrativas que impi-dan la persistencia en el abuso” (art.7o).Abuso deshonestoDelito consistente en cometer actos libidinososcon persona de uno u otro sexo, menor de ciertaedad. privada de razón o de sentido, o medianteel uso de la fuerza o intimidación, sin que hayaacceso camal. Este delito se agrava cuando elsujeto activo es un pariente en determinadogrado, un sacerdote o un encargado de la edu-cación o guarda del sujeto pasivo.“Abusus”Voz latina que hace referencia al derecho quetenían los propietarios de abusar de la cosa queles pertenecía, hasta el punto de poder destruir-la. Representaba, pues, un aspecto de lo quehoy se llama abuso del derecho. | En otra inter-pretación, más cautelosa en cuanto al ejerciciodominical, potestad de consumir por el uso unacosa, un bien.AcademiaOriginariamente, casa con jardín, cerca de Ate-nas, junto al gimnasio del héroe Academo, don-de dieron sus enseñanzas Platón y otros filóso-fos. | En la actualidad, sociedad científica, lite-raria o artística establecida con autoridadpública (Dic. Acad.). | También, la casa en quese reúnen los académicos.Esa clase de academias existe en gran can-tidad de países y tienen importancia dentro delas disciplinas jurídicas, porque entre aquellasinstituciones ocupan destacado lugar las de De-recho o Jurisprudencia y las de Ciencias Mora-les y Políticas.Las academias tienen como finalidad pro-mover el desarrollo y estudio de la rama del sa-ber que a cada una de ellas corresponde y sue-len tener carácter oficial.Llámanse también academias los estable-cimientos en que se instruye a quienes han dededicarse auna carrera o profesión. Pueden, se-gún los casos, ser de índole pública o privada.AcantonamientoAcción y efecto de acantonar fuerzas militares.| Sitio en que hay tropas militares. | Capitant di-ce que es la instalación, en casa de un habitante,de un efectivo de tropas, animales y materialsin tener en cuenta las condiciones reglamenta-rias de alojamiento y sin otra condición que re-servar el lugar indispensable para la viviendade los habitantes de la casa.En mejor técnica española conviene hablarpara lo definido por Capitant como de aloja-miento (v.), por cuanto los cantones son guarni-ciones sui géneris en que no hay convivenciacon civiles (L. Alcalá-Zamora).AcaparamientoAdquisición de grandes cantidades de un biencualquiera de manera que su demanda normal,por la escasez artificial, provoque el alza de losprecios. (v. AGIO, MONOPOLIO.)AcarreadorConfinados los carros, cuyo conductor era entiempos pasados el acarreador o carrero, enmedios rurales más o menos atrasados, las fun-ciones de este transportista se consideran en lavoz porteador (v.).AcarreoEn general, transporte de efectos o mercade-rías. | En particular, ese porte en carro.De acarreo se llaman las tierras traídas depunto distante al actual, singularmente por laacción de las aguas de los ríos y de las lluvias.Su enfoque jurídico se establece a través de laaccesión, el aluvión, la avulsión y la mutaciónde cauce (v.).AcatamientoRespeto, observancia, cumplimiento, obedien-cia voluntaria a un precepto o autoridad, aun-que ello requiera cierto esfuerzo o provoque al-guna repugnancia. (v. DESACATO.)
  19. 19. Acatólico Acceso carnalAcatólicoCreyente en Cristo que no es católico (v.), pesea ello.AccedenteQue accede o consiente. La Academia reservael participio para los tratados hechos entre prín-cipes.AccederConsentir en lo solicitado. | Avenirse a lo pro-puesto o querido, base de los contratos. | Ce-der en opiniones o derechos, para llegar a unacuerdo, conciliación o transacción (Dic. Der.Usual).“Accensus” o “adcensus”Voces latinas. Persona que actuaba como su-balterno en cualquier clase de actividades, porlo común a las órdenes de los magistrados quegozaban del imperium, como los cónsules, pre-tores, dictadores y emperadores. Al principioeran elegidos de entre los soldados; posterior-mente, de entre los libertos.Primitivamente, los accensi constituían unacategoría de ciudadanos que figuraba en la cla-sificación atribuida a Servio Tulio y se desem-peñaban como soldados complementarios. Enla época clásica ejercían la función de ujieresen los tribunales.“Acceptilatio”Voz latina. En el Derecho Romano era una for-ma de extinguir las obligaciones; consistía ge-neralmente en el acto por el cual el acreedor ha-cía constar, con una declaración de voluntad,que había recibido lo que le debía el deudor.Podía ser verbis o litteris, según que la obliga-ción se hubiese contraído de palabra o por es-crito.AccesiónAdemás de sus significados etimológicos deacción y efecto de acceder, de consentir en loque otro solicita y quiere, y de cópula camal,jurídicamente hace referencia al modo de ad-quirir el dominio según el cual el propietario deuna cosa hace suyo no solo lo que ella produce,sino también lo que se le une o incorpora porobra de la naturaleza o por mano del hombre, opor ambos modos ala vez, siguiendo lo acceso-rio a lo principal. Capitant define la institucióncomo modo de adquisición de la propiedad re-sultante de la incorporación natural de una cosaa otra más importante. Para ese autor, la acce-sión se llama artificial si procede de la manodel hombre. Señala como ejemplo de la acce-sión natural, el aluvión (v.), y de accesión arti-ficial, las plantaciones y construcciones. ParaEscriche, un modo de adquirir lo accesorio porpertenecemos la cosa principal, o el derechoque la propiedad de una cosa mueble o inmue-ble da al dueño de ellas sobre todo cuanto pro-duce o sobre lo unido accesoriamente por obrade la naturaleza o por mano del hombre, o porambas causas a la par, y de ahí que pueda sernatural, industrial o mixta.Accesión continuaDerecho que tenemos a las cosas cuando, porunirse a las nuestras, forman un solo cuerpomediante la accesión natural (de la naturaleza),industrial (de la mano del hombre) o mixta,partícipe de ambas. Recibe aquel nombre por lacontinuidad o unión de dos o más cosas. Secontrapone a la accesión discreta (v.), segúnlos términos de G. Cabanellas y L. Alcalá-Za-mora.Accesión de animalesDerecho del dueño de un predio para adquirir eldominio sobre los animales domesticados que,gozando de libertad, emigran y contraen la cos-tumbre de vivir en esa finca. Para que ese dere-cho de dominio se produzca. es necesario queel propietario del fundo no se haya valido-deningún artificio para atraerlos; pues, si lo hu-biere hecho, estará obligado a devolverlos o aindemnizar al propietario de los animales si és-tos no pudieren ser identificados.Accesión de posesionesReunión, en el poseedor actual, de las posesio-nes de dos personas diferentes, la suya y la deun poseedor anterior del cual trae causa, parapoder así, sumadas ambas, prescribir más rápi-damente (Cabanellas).Accesión discretaDerecho a las cosas que nacen de las nuestras(como las crías de animales) y a los productosde nuestras fincas. Llámase discreta por la se-paración de cuerpos. Se opone a la accesióncontinua (v.) (Dic. Der. Usual).AccesoAcción de llegar o acercarse. | Entrada o paso.Acceso carnalActo de penetración sexual del órgano genitalmasculino en el cuerpo de otra persona, cual-quiera que sea su sexo, se haga por vía normalo por vía anormal. Son expresiones equivalen-tes ayuntamiento camal, yacimiento, coito,concúbito y cópula. En Derecho Penal ofrecegran importancia, puesto que el concepto afectalos delitos de adulterio, estupro, corrupción yviolación.
  20. 20. Accesorias de la condena Accidente de trabajo o del trabajoAccesorias de la condenav. PENA ACCESORIA.Accesorias legalesReclamaciones de orden secundario que tomanel carácter de complementos judiciales, talescomo las costas y los intereses, que se solicitanconjuntamente con el objeto principal de la de-manda.AccesorioLo que depende de lo principal o se le une poraccidente. En el lenguaje iurídico se dice que loaccesorio depende de lo principal, porque todolo que complementa y depende de algo con e-xistencia independiente y propia, es accesorio.En el Derecho Civil son cosas principales lasque pueden existir por y para sí mismas, y co-sas accesorias, aquellas cuya existencia y natu-raleza están determinadas por otra cosa ala queestán adheridas o de la cual dependen. En lasobligaciones, una es principal y otra accesoria,cuando aquélla es la razón de la existencia deésta.“Accessorium sequitur principale”Aforismo latino que establece el principio nosolo de que lo accesorio sigue a lo principal, si-no también de que la naturaleza jurídica de loprincipal se transfiere a lo accesorio.AccidentalLo que no es esencial, y por ello puede concu-rrir o no en algo o en alguien. | Casual o fortui-to. | Causado por accidente (v.) o referente a él.(v. SOCIEDAD ACCIDENTAL.)“Accidentalia iudicii”En el Derecho Romano, se consideraban partesaccidentales o extraordinarias de la fórmula lasque no eran típicas de acción alguna, pero quepodían ser insertadas en cualquier fórmula siasí lo querían las partes, a condición de que sereuniesen determinadas circunstancias y quetuviesen suficiente importancia para la poste-rior resolución del juez. Partes accidentales dela fórmula eran la exceptio y la praescriptio(Peña Guzmán y Argüello).“Accidentalia negotii”Locución latina. Con tecnicismo romano, cláu-sulas que las partes pueden incluir en el nego-cio jurídico sin que varíen su contenido ni SUSefectos; cabe señalar entre ellas la condición, eltérmino, el modo, la fianza, la cláusula penal yotras similares (Peña Guzmán y Argüello).AccidenteCalidad o estado que aparece en alguna cosa,sin que sea parte de su esencia o naturaleza. |Suceso eventual que altera el orden regular delas cosas o del que resulta daño para las perso-nas o cosas. | Pasión o movimiento del ánimo. lIndisposición o enfermedad que sobreviene re-pentinamente y priva de sentido, de movimien-to o de ambas cosas (Dic. Acad.).Accidente de trabajo o del trabajoPara Marestaing, “la lesión corporal prove-niente de la acción súbita y violenta de una cau-sa exterior”. Según Cabanellas, “el sucesoanormal, resultante de una fuerza imprevista yrepentina, sobrevenido por el hecho del trabajoo en ocasión de éste, y que determina en el or-ganismo lesiones o alteraciones funcionales,permanentes o pasajeras”.Dentro de un concepto clásico y romanísti-co de la responsabilidad, ésta se deriva del doloo de la culpa, pudiendo tener la segunda un sen-tido penal o civil. Ateniéndonos al aspecto es-trictamente civil, una persona sólo era civil-mente responsable por los actos ocasionadosculpable o negligentemente. Mas a fines del si-glo pasado empiezan a surgir las teorías de laresponsabilidad objetiva o por el hecho de lascosas, una de cuyas primeras manifestacionesfue la del riesgo profesional, según la cual sehizo recaer sobre el patrono la responsabilidaddel accidente de trabajo sufrido por el trabaja-dor en el ejercicio de sus labores o con ocasiónde éstas, y ello, con entera independencia deque el accidente se hubiera producido por laculpa o negligencia del patrono, el cual queda-ba obligado a resarcir ala víctima (o a sus dere-chohabientes) del daño en su capacidad laboral.El empleador había creado, en su provecho, unriesgo y tenía que afrontar sus consecuencias,de las que sólo podía eximirse demostrandoque el accidente había sido intencionalmenteproducido por la víctima o debido a su faltagrave. De ese modo se llegó a una verdadera in-versión de la carga de las pruebas. No era yaque el trabajador accidentado tenía que probarla culpa del patrono, sino que era el patronoquien, para liberarse de la responsabilidad, estabaobligado a acreditar no ya su falta de culpa, sinola culpa grave del trabajador. Fácilmente se ad-vierte que esto constituyó, probablemente, unade las revoluciones más trascendentales en lahistoria del Derecho. Es importante destacarque no basta ya aducir la culpa del trabajador.sino que se ha de probar que ésta fue grave, yaque la culpa leve o la ocasionada por la impru-dencia profesional no exime al patrono de res-ponsabilidad.No hay para qué añadir que la cuantía de lareparación es distinta según sea el daño sufridopor el trabajador, En su fijación difieren las di-
  21. 21. Accidente de tránsito Acción aquilianaversas legislaciones. Sin embargo, cabe afirmarque el accidente puede haber dejado a la vícti-ma una incapacidad meramente temporal, unaincapacidad parcial permanente para el trabajoo una incapacidad absoluta y también perma-nente. Y aun dentro de esta última calificación,entra en lo posible que haya quedado incapaci-tado, como gran inválido, para desenvolverseen los menesteres de la vida diaria y necesiteauxilio de otra persona. Si el accidente ha pro-ducido la muerte del trabajador, la indemniza-ción corresponde a la viuda, a los hijos o a otraspersonas que estuvieren a su cargo y que reú-nan las condiciones que las diversas legislacio-nes especifican.Si bien en una acepción vulgar se entiendepor accidente el daño que se produce de mane-ra súbita y violenta, en el sentido laboral que seestá examinando, esa idea no es aplicable, yaque puede estar representado por una dolencialatente que es revelada por el trabajo, así comopor una enfermedad específica del trabajo o ge-nérica ocasionada en el trabajo. (V. ENFERME-DADES DEL TRABAJO.)Accidente de tránsitoEs el que sufre una persona por el hecho de untercero, cuando aquélla transita por vías o para-jes públicos, generalmente a causa de la inten-sidad, la complejidad y la velocidad del tráficode vehículos. Su manifestación habitual y fre-cuentísima es el choque de automotores y elatropello por ellos de los peatones. En el con-cepto clásico de la responsabilidad, para exigir-la al autor del daño, tenía la víctima que probarla culpa de aquél (negligencia, imprudencia, in-fracción de reglamentos). Pero, al abrirse pasoen las legislaciones la teoría de la responsabili-dad objetiva o por el riesgo creado, se invirtie-ron los términos, estableciéndose la presunciónde culpa del causante del daño, quien sólo po-drá eximirse de responsabilidad demostrandounas veces que de su parte no hubo culpa (si eldaño se causó con las cosas de que se sirve otiene a su cuidado), y otras, que la culpa fue dela víctima o de un tercero (si el daño se causópor el riesgo o vicio de la cosa). Y como cual-quier vehículo constituye un elemento queofrece riesgo, resulta evidente que se ha im-plantado en algunas legislaciones la responsa-bilidad por el hecho de las cosas, con la consi-guiente inversión de la prueba.Accidente en el trayectoMás conocido como accidente "in itinere": esel que sufre el trabajador cuando va al trabajo ocuando vuelve de él. Acerca de si debe ser in-demnizado por el patrono, se ha dividido ladoctrina, y también la jurisprudencia de los di-versos países, en tres tendencias bien definidas:su exclusión absoluta, su inclusión incondicio-nal y su inclusión condicionada a determinadascircunstancias (medios obligados de transporte,caminos distantes o peligrosos). Sin embargo,la tendencia prevaleciente en la doctrina, en lalegislación y en la jurisprudencia es la de reco-nocer que los accidentes “in itinere” debenconsiderarse como laborales a efectos del resar-cimiento.AcciónLa Academia de la lengua, tomando esta voz ensu acepción jurídica, la define como derechoque se tiene a pedir alguna cosa en juicio, y mo-do legal de ejercitar el mismo derecho, pidien-do en justicia lo que es nuestro o se nos debe.Para Capitant, es el remedio jurídico por el cualuna persona o el ministerio público piden a untribunal la aplicación de la ley a un caso deter-minado. Y para Couture es el poder jurídicoque tiene todo sujeto de derecho, consistente enla facultad de acudir ante los órganos de la ju-risdicción, exponiendo sus pretensiones y for-mulando la petición que afirma como corres-pondiente a su derecho.Bien se advierte que la acción está referidaa todas las jurisdicciones. (V. ACCIONES.)Acción administrativaLa que ejercitan los particulares frente a la ad-ministración pública, en su carácter de tal y nocomo persona jurídica del Derecho Civil, parareclamar los derechos de que se crean asistidos,bien porque el particular considere ilegal y lesi-vo para sus intereses el acto realizado o la reso-lución dictada por la administración, bien por-que ésta trate de impedir que aquél lesione elinterés público en materia reglada.Acción anualEn el procedimiento romano, la de origen pre-torio que sólo cabía entablar en el plazo de unaño, contado desde la posibilidad de ejerciciopor el interesado. | En la actualidad cabe aplicareste tecnicismo a las varias acciones cuya pres-cripción se produce por el transcurso de un ano(G. Cabanellas y L. Alcalá-Zamora).Acción aquilianaEn Derecho Romano, la originada en la leyAquilia, para reprimir como delitos ciertos he-chos preestablecidos y lesivos de los derechosajenos. Si bien en un principio tal acción se re-fería a los daños causados a las cosas corpora-les, se extendió después a todo daño injusta-mente causado.
  22. 22. Acción arbitraria Acción de agravaciónAcción arbitrariaEn el Derecho Romano, aquella en la cual eljuez ordenaba, a su arbitrio-y de ahí la deno-minación-, que el demandado diera al deman-dante una garantía, en la cual subordinaba lacondena, en todo caso pecuniaria, al incumpli-miento de tal orden. Todas las acciones realeseran arbitrarias, y también algunas de las ac-ciones personales (Dic. Der. Usual).Acción cambiariaEn lo mercantil, la que corresponde al portadorde una letra de cambio, para demandar su cobrodel librador o de cualquiera de los endosantes,a su elección, dada la responsabilidad solidariade éstos. No ha de tratarse de letra perjudicada,por no haber cumplido los requisitos de presen-tación, aceptación y protesto en su caso. | Laque pueden ejercitar los endosantes o avalistaspara resarcirse de la letra por ellos pagada yfrente al librador o endosantes anteriores. (V.LETRA DE RECAMBIO O DE RESACA.)Acción civilLa que se ejercita mediante la interposición dela correspondiente demanda ante los jueces deesa jurisdicción, a efectos de reclamar el dere-cho de que el accionante se cree asistido.Acción civil emergente del delitov. ACCIÓN PENAL.Acción confesoriaLa que en el Derecho Romano tendía a protegerun derecho de servidumbre. Es una acción realvinculada a la libertad del dominio privado y alejercicio de los derechos que de éste se derivan.En el Derecho actual esta acción se ejerce tantopara la protección de servidumbres activascuanto para el amparo de otros derechos reales.Acción constitutivaRecibe este nombre la que tiene como finalidadla creación, modificación o extinción de un de-recho o situación jurídica.Acción contrariaEn la exposición de las acciones diversificadasque realizan G. Cabanellas y L. Alcalá-Zamora,se indica que se trata de la que compete al deu-dor que ha cumplido con la obligación dimana-da de un contrato o de otra fuente obligatoria,para resarcirse, a cargo del acreedor, de las pér-didas o gastos legítimos hechos a consecuenciade tal relación jurídica. Deriva de actos extrín-secos a la obligación primitiva. (V. ACCIÓN DI-RECTA.)Acción criminalMaterialmente, el elemento físico o de ejecu-ción externa del delito, como matar o robar. |Procesalmente, la que corresponde para pedirel castigo de un delito y la reparación de susefectos. Ahora bien, todo delito produce dosacciones, a menos de excepcional indemnidadpersonal o patrimonial: una civil, para reclamarel resarcimiento y el interés de los daños causa-dos, y criminal la otra, para el castigo del delin-cuente y satisfacción de la vindicta pública (v.)(L. Alcalá-Zamora).Acción cuasi servianaLa reconocida al acreedor pignoraticio (v.)contra cualquier poseedor de la prenda, paraperseguir las cosas afectadas a esa garantía ytodos sus frutos (Dic. Der. Usual).Acción de abandonoSegún expone Luis Alcalá-Zamora, con estaexpresión se comprende un complejo de activi-dad o de pasividad, según el enfoque que seprefiera para el acto de abandono, y un even-tual acudimiento contencioso ante los tribu-nales. Lo primero se concreta por la declara-ción formal de que el asegurado hace dejaciónde las cosas aseguradas a favor del asegurador,que con ellas, a más de la prueba del siniestro,cuando hayan perecido totalmente en éste, tie-ne una posibilidad de compensación residual.De otra parte, cuando el asegurador noacepta la situación y hay que resolverla por lavía judicial, entonces, según sigue manifestan-do el autor citado, ejercita la acción de abando-no, con finalidad plural, por cuanto persigue:1”) que se reconozca la procedencia del aban-dono material, 2o) que se reconozca la perti-nencia del abandono jurídico o traslación dederechos anteriores sobre lo asegurado a favordel asegurador, y 3o) que, muy probablemente,sea fase previa a la reclamación forzosa de lacantidad que el seguro debe abonarle a la vícti-ma patrimonial. (v. ABANDONO DEL BUQUE yDE COSAS ASEGURADAS.)Acción de agravaciónDenomínase así la que puede ejercer la víctimaya resarcida de un accidente laboral cuando ex-perimenta, con posterioridad, un empeoramien-to en su salud física o mental que sea imputablea tal infortunio. Contra la autoridad tradicionalde la cosa juzgada, se admite esta revisión. pre-cisamente por fundarse en una situación nueva,que el fallo precedente no había podido teneren cuenta. No se trata de enmendar un error ju-dicial, sino de superar una absoluta imposibili-
  23. 23. Acción de alimentos Acción de reduccióndad de prever la evolución ulterior de la incapa-cidad laboral.Acción de alimentosLa que se ejercita en su reclamación. (V. ALI-MENTOS.)Acción de amparoAmparo (v.).Acción de colaciónLa procesal que se ejerce para obtener la cola-ción de bienes (v.) en una sucesión o las rectifi-caciones pertinentes o pretendidas en la mate-ria.Acción de complementoLa que persigue en juicio el complemento de le-gítima (v.) para un heredero forzoso.Acción de condenaLa que se ejerce cuando al órgano jurisdiccio-nal se le pide que imponga una situación jurídi-ca al sujeto pasivo de la acción. La finalidadconsiste tanto en obtener la declaración de underecho como su ejecución por medio de unasentencia (Dic. Der. Usual).Acción de desalojoLlamada también de desahucio, es la que ejer-cita el arrendador para el lanzamiento del arren-datario de una finca rústica o del inquilino deun predio urbano.Acción de despojoLa concedida a cualquier poseedor despojado ya sus herederos para recobrar la posesión de losinmuebles, aunque sea viciosa, sin obligaciónde presentar título alguno ante el despojante,sus herederos y cómplices, aun