Vente para Alemania Pepe XIII
Dame un cigarro. ¿Cómo dices? Dame un cigarro. Lo siento no tengo. Dame un cigarro. Te he
di...
Foto de un pie: Ejemplos de alunizaje.

Eso sí. Podréis llamarme pijo, inconformista, o incluso quisquilloso, pero señores...
Pie de una foto: Saltimbanquis entre las calles del raval

Pero ni siquiera en los sitios con mayor fama puede uno asegura...
Entonces una voz me saco de mi trance, un brasileño del tamaño de una nevera adulta, y los
ojos rojos como recién llegado ...
Que decepcionante fue, jamás me habían atracado peor, ni siquiera pase miedo, ni siquiera
sabía q estaba siendo atracado. ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Vente Para Alemania Pepe Xiii

188 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Viajes, Empresariales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
188
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Vente Para Alemania Pepe Xiii

  1. 1. Vente para Alemania Pepe XIII Dame un cigarro. ¿Cómo dices? Dame un cigarro. Lo siento no tengo. Dame un cigarro. Te he dicho que no tengo. Dame un cigarro. Toma anda, que eres un pesado. Dame otro. ¿Quéee? Dame otro. Ni de coña. Dame otro. Jooder que tío más pesado. Dame otro. Tómalo y lárgate ya. Dame el paquete... Capitulo 13: Manos arriba, esto es un atraco El arte del robo y del atraco podría considerarse una expresión artística de lo más compleja y digna de estudio, incluso de admiración, es un arte lleno de matices, tácticas, estratagemas y artimañas de lo más creativas e inesperadas, no todo el mundo vale, hay quien usa la fuerza bruta, y quien en cambio hace uso de una insistencia demoledora para la víctima. Es un arte antiquísimo que ha pasado de generación en generación durante milenios. Es más, dicen que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, mmmm, tengo mis dudas. Si ladrón puede ser considerado un oficio como Makinavaja no se cansaba de afirmar. Es sin duda el robo, el trabajo más antiguo del mundo, lo practicábamos aun antes de ser humanos, ya que en el mundo animal habitado por nuestros antepasados el robo de huevos por ejemplo, ha estado siempre a la orden del día. Pies de fotos: Ejemplos de ladrón. Crecer en Villaverde te curte. En un barrio como el mío, cuando eres niño la vida callejera se encuentra en el término medio de la de un pueblo en el que pasas tol día en la calle, y una gran ciudad en la que el anonimato de la multitud sirve como escudo para las más endiabladas travesuras. Aprendes por las buenas o por las malas, a diferenciar gitanos y kinkis, que un mosquetón no solo sirve para el montañismo, y que dejarle tu bici a un niño que acabas de conocer podría no ser lo más recomendable. Aun así, creo que mi barrio siempre tuvo una fama inmerecida, no es en absoluto un barrio tan peligroso como se dice, a excepción de q decidas poner una joyería con un precioso escaparate lleno de oros, platas y abalorios tan solo protegidos por una flamante luna de cristal, ¿A quién se le ocurre?, es como poner un caramelo en la puerta de un colegio… Alunizaje al canto.
  2. 2. Foto de un pie: Ejemplos de alunizaje. Eso sí. Podréis llamarme pijo, inconformista, o incluso quisquilloso, pero señores, como en casa no te atracan en ninguna parte, tiene uno que recorrerse decenas de países y ciudades para darse cuenta de ello, es triste pero así es. No hablaré de Berlín o Suecia, porque lo más cerca que he estado de ser atracado allí, ha sido al comprar un brick de vino Don Simón al precio de 5 euros. Estas navidades andaba por el barrio barcelonés del Raval, allí donde Makinavaja visitaba la oficina, debían ser alrededor de las ocho de la tarde cuando un tipo me toco el hombro por la espalda, me gire para descubrir un tipo alto y grande, que me acercó un cigarro apagado a la cara y contra todo pronóstico me dijo: - ¿Tienes hora? - Habría apostado un riñón a q me iba a pedir fuego. Factor sorpresa como método de confusión de la víctima, esto empieza bien pensé… - No, lo siento - Y continúe andando. Entonces se coloco a mi altura y empezó a decirme cosas fuera de total lógica ¿Intentas confundirme? Lo estas consiguiendo. -No te entiendo, déjame - Entonces es cuando me di cuenta de estar siendo víctima del atraco más surrealista de mi vida. El tipo empezó a dibujar una extraña danza en el aire, se coloco frente a mí y saltando colaba su pierna izquierda tras la derecha, para volver a saltar y repetir el movimiento ¿acaso robaba para pagarse las clases de ballet? Empecé a mirar a mi alrededor suponiendo que otros de sus compinches se acercarían por detrás para robarme la cartera mientras yo me quedaba absorbido por su danza, pero, allí no había nadie, mientras él seguía con sus saltos y piruetas. Me sentía como una hembra de pavo real siendo cortejada por un macho en celo ¿todo ese arte para mí? Me di cuenta q su baile me había obligado a colocarme en un lateral de la acera, sus manos se acercaban a mi chaqueta y me encontraba sin salida. ¿No era muy pronto para toqueteos? Invítame a una copa antes al menos. Por lo que me vi obligado a empujarle para quitarle de mi camino, temiendo empezar una pelea, sin embargo el tipo simplemente retrocedió a trompicones, para volver de nuevo a la carga con su sicodélico baile, hasta tres veces tuve que empujarle para que se diera cuenta que si quería algo de mí, sería mejor comprarme rosas e invitarme a un buen restaurante. No fue un atraco muy productivo, pero fue sin duda el método más variopinto que jamás nadie intentó conmigo ¡Atracar bailando! Tiempo después me arrepiento de no haberle soltado 5 duros al menos, tanto esfuerzo y creatividad merecían ser recompensados.
  3. 3. Pie de una foto: Saltimbanquis entre las calles del raval Pero ni siquiera en los sitios con mayor fama puede uno asegurarse. Pondremos como ejemplo Brasil, en concreto Rio de Janeiro, conocido lugar no solo por sus furgolistas, su samba, su carnaval y sus caipiriñas. Sino tb por sus guetos llamados favelas, lugares que harían estremecerse incluso a un reportero de callejeros. Fama una vez más totalmente inmerecida. Claro, uno ve “Ciudad de Dios”, y se sugestiona, una peli basada en la vida de las favelas, en la que hasta los niños llevan pistola, y piensa; que bien te tienen que atracar allí… El avión había aterrizado apenas hacia 3 horas, tiempo suficiente para instalarnos en el hotel, intercambiar 4 palabras con el taxista y el conserje, darnos cuenta que necesitaríamos algún tiempo más para acostumbrar nuestro oído al brasileño y comprar un par de cervezas en un puesto ambulante para disfrutarlas en la playa de Copacabana en mitad de la noche. La playa estaba desierta, mucho mejor, así podría disfrutar con más tranquilidad el paquete de cigarrillos que acaba de comprar por medio euro. Arranqué el precinto y golpeando el paquete contra mi otra mano extraje de él un cigarro, lo coloque en la boca y lo prendí fuego, pegué un trago a la cerveza y admiré a mi hermano que estaba a mi lado en silencio con los ojos perdidos en la inmensidad de la playa… Foto de pie: Copacabana, su cerveza y sus favelas
  4. 4. Entonces una voz me saco de mi trance, un brasileño del tamaño de una nevera adulta, y los ojos rojos como recién llegado de la tomatina de Buñol, se acercó balbuceando algo que no entendí del todo, pero que por sus gestos interprete como un: -¿Tienes un cigarro? - Claro. Saque de nuevo el paquete y le ofrecí uno, lo cogió, y se lo coloco en la oreja. - blablab bla blab bla- Que interprete como un ¿tienes fuego? Saque el mechero y lo prendí frente a su cara. Fue entonces cuando todo se desmorono, cuando todo dejo de tener lógica, cuando todos mis esquemas se rompieron. En vez de encenderse el cigarro y retirarse, o bien encenderlo, quedarse con el mechero y pedirme todo el paquete, opciones totalmente plausibles en las tierras de las que procedo. Nuestro amigo brasileño ignoro mi mechero, me cogió de la camiseta por el pecho y empezó a balbucear aun más fuerte. - BLABLA BALA BLAB BALA. Me quede callado y confuso, mire lentamente el puño sobre mi pecho, y alcé la cabeza para mirarle de nuevo a los ojos. Él seguía gritando. Miré a mi hermano extrañado. Hice una mueca y me encogí de hombros. - ¿Que dice este? ¿Querrá otro cigarro?... ¿Quieres otro cigarro? -le pregunte- No te preocupes, si vale medio euro el paquete, te doy los que quieras, no te doy el paquete entero por no ir a comprar otra vez. Lo saque y se lo ofrecí, sin embargo él siguió gritando y apretando mi pecho, mientras con la otra mano se tocaba un bulto bajo la camiseta que sobresalía de la parte izquierda del pantalón (analizándolo a posteriori nos dimos cuenta que el bulto pretendía ser una pistola) Yo cada vez más confuso llegue a plantearme encenderle yo mismo el cigarro y ponérselo en la boca. Entonces mi hermano se dio cuenta, sabe más el diablo por viejo… ¡¡¡Estábamos siendo atracados!!! ¿Cómo no nos los había dicho antes? Es que sino uno no se da ni cuenta. Mi hermano agarró el brazo del brasileño a la altura del antebrazo y empezó a decirle: - Sueltale, dejale. Vamos a llamar a la policía. ¡¡¡Policia!!! ¡¡¡Policia!!¡ Fue en ese momento cuando yo me di cuenta, menos mal que estaba mi hermano allí para cerciorarse del atraco, sino yo habría acabado encendiéndole todo el paquete cigarro por cigarro y colocándoselos en la boca antes de descubrir que era lo q realmente estaba pasando. - Ahhhhhh!!! ¿Que nos estas atracando? Haberlo dicho antes Entonces la frustración invadió a nuestro querido atracador, soltó mi camiseta, se dio la vuelta, se encendió el cigarro con su propio mechero y saco de debajo de su camiseta el bulto, que resultó no ser más que una lata de cerveza. Mientras suspiraba y negaba cabizbajo la abrió para desaparecer con ella entre las arenas de la playa. Pie de foto: Zé pequeño dándolo todo, de chico y de grande.
  5. 5. Que decepcionante fue, jamás me habían atracado peor, ni siquiera pase miedo, ni siquiera sabía q estaba siendo atracado. El atraco es un arte, es como la seducción, todo el mundo sabe que insinuar excita más que enseñar, por eso en los striptease la gente no se despelota directamente, en un proceso constante. Se empieza por un cigarro (eso lo hizo bien) y poco a poco la víctima se va dando cuenta de lo q está pasando, hasta que ya es demasiado tarde. Nunca hay q llegar al contacto físico si no es necesario, ¿para que se han inventado las amenazas? Para acojonar, si me amenazas con darme una ostia, me acojono y te doy lo q quieras, pero si directamente me la das, ¿Para qué te voy a dar nada si la ostia me la llevo igual? Más de una vez me he llegado a plantear contactar con el Kiki, el Coco, el Loco, el Chino y el Johnatan y contratarlos para dar clases magistrales de atraco y coacción por todo el mundo, que da vergüenza ir por ahí y que te atraquen así de mal. Después de todos estos consejos, casi cualquiera debería ser capaz de practicar un atraco de un modo elegante y efectivo. Un último consejo para aquellos hombres temerosos de Dios. Recordar que: “el mejor día para pecar es el domingo, que es cuando Dios está de descanso” Un abrazo Pepe

×