Solidaridad:
La construcción social
    de un anhelo.
    DE CECiLia DoCkEnDorff




    E     X   T   r   a    C    T    ...
La solidaridad real se basa en la comunión humana.
La solidaridad esta en la esencia del desarrollo humano pues no
sería p...
Quiero expresar mi más profunda alegría por el relevo en esta posta
que corremos despertando el potencial de solidaridad d...
Mis deberes
caminan con mi canto.
           Soy y no soy:
      es ése mi destino.
No soy si no acompaño
              lo...
Y póngase
                                                                                                                ...
Resulta significativo que los rasgos negativos que
Ese es el ethos solidario en ciernes: aquella fuerza latente
          ...
Efectos malsanos.
                                                                                  El consumismo es la pr...
Si le falta usted
                                                                                  a un mundo
           ...
Tu silueta va caminando
                                                                                                  ...
Síndromes inhibidores del impulso solidario.
Les llamaremos “síndromes”, en atención a que se
repiten con iguales caracter...
pobreza
                                     DiSTinCiÓn:

                                      calidad de vida
          ...
Si falta su risa
                                                                                  para echarlo a andar,
 ...
Y Magdalena vendrá
                                                                                  caminando
           ...
En suma, la propuesta es de una educación para
                                                                           ...
Tú, enciende el sol.
                                                                                                     ...
Tú, a dibujar
                                                                                   el trigo y la flor.
     ...
La solidaridad real
                                                      se basa en una comunión humana,
                ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Solidaridad: la Construcción Social de un Anhelo

2.122 visualizaciones

Publicado el

Documento escrito por Tencha Miranda, resumen del libro de igual nombre escrito por Cecilia Dockendorff.

Publicado en: Empresariales
1 comentario
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.122
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
54
Acciones
Compartido
0
Descargas
40
Comentarios
1
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Solidaridad: la Construcción Social de un Anhelo

  1. 1. Solidaridad: La construcción social de un anhelo. DE CECiLia DoCkEnDorff E X T r a C T o rEaLiZaDo Por TEnCHa MiranDa
  2. 2. La solidaridad real se basa en la comunión humana. La solidaridad esta en la esencia del desarrollo humano pues no sería posible existir como género sino es a partir de nuestra condición genética que nos lleva a vivir en relación unos con otros. Es esta convicción y la búsqueda en la historia de la solidaridad, lo que nos condujo al encuentro, con la vigente y profética investigación realizada hace 17 años por Cecilia Dockendorff, titulada “Solidaridad, la construcción social de un anhelo”. Hay razones de peso para tomar esta investigación, sintetizarla en este documento de forma totalmente fiel al libro original, a fin de ofrecerla al amplio público para suscitar la conversación y permitirle nutrirse de esta reflexión inteligente y bien fundamentada. agradecer en la persona de Cecilia Dockendorff y fundación Soles, lo que han hecho a fuerza de entrega y tesón, para que nuestro Chile partido en dos, logre algún día superar la fractura de la desigualdad, de la inequidad y de la ausencia de solidaridad, es impagable y nos anima a dar continuidad a ese gran empeño. asumimos por tanto, junto a muchos otros que en silencio lo hacen cada día, tomar el testimonio de esta posta de solidaridad, y, aprovechando la fuerza nueva que emana de la comunión de estas 77 organizaciones reunidas, entregar toda nuestra energía a fin de subir juntos las grandes cumbres que nos esperan, pues creemos que es impensable seguir construyendo este país sin reaccionar ante el creciente deterioro en la calidad y las condiciones de vida de muchos hermanos nuestros. Es con esta certeza, y en la convicción que sólo con el esfuerzo conjunto y mancomundo alcanzaremos lo que ninguna individualidad es capaz de realizar, que como Comunidad organizaciones Solidarias venimos, decidida, insistente y apasionadamente, a invitar a toda la ciudadanía a sumarse, con la lógica del grano a grano, a este gran desafío de fomentar una cultura verdaderamente solidaria. Pedro Alberto Arellano Marín representante del directorio Comunidad organizaciones Solidarias
  3. 3. Quiero expresar mi más profunda alegría por el relevo en esta posta que corremos despertando el potencial de solidaridad de nuestros compatriotas. Creemos en ese potencial, lo hemos visto florecer una y otra vez, a pesar de una cultura que no lo nutre. Y si nosotros en fundación Soles nunca dudamos y aún hoy persistimos, con inmensa satisfacción vemos multiplicado nuestro afán en esta Comunidad organizaciones Solidarias que agrupa a más de setenta voluntades colectivas. no siete sino setenta veces veremos multiplicada la decisión, tal vez ingenua, quizás obstinada, de construir un Chile verdaderamente solidario. a fuerza de persistir lo lograremos un día no tan lejano. Muchos nos han precedido, muchos continúan viviendo como si en realidad fuésemos hermanos, pero una cosa es hacerlo y otra diferente es lograr que lo intente la ciudadanía; es distinto hacer solidaridad que educar en solidaridad. Lo expusimos en el libro que hoy circulará resumido y que contiene las claves para asumir el desafío y “tomar el toro por las astas”. Cuando, después de 17 años nos preparábamos para continuar la lucha por construir un Chile más justo y solidario desde otras trincheras, justo entonces aparecen en el recodo de la pista voluntades listas para continuar la más bella posta jamás emprendida. Gracias, adelante y enhorabuena! Cecilia Dockendorff Presidenta Guía para la acción Solidaria fundación Soles
  4. 4. Mis deberes caminan con mi canto. Soy y no soy: es ése mi destino. No soy si no acompaño los dolores de los que sufren: imposible no evocar este poema de neruda. son dolores míos, imposible no escuchar la palabra del poeta nuestro, en las voces de estos tantos hombres y mujeres. PaBLo nErUDa imposible no escuchar el eco de sus pisadas de pobres y las de los no pobres que los acompañan. imposible no quedar conmovido al leer tanta línea hilada a modo de presentación telar mapuche, con las experiencias de estos hombres y mujeres de nuestro pueblo. Las voces de esta partitura fueron transcritas, sonido a sonido, por Cecilia Dockendorff, quien crea, a partir de ellas y con ellas, un concierto de cuatro movimientos llamado: “Solidaridad: La construcción social de un anhelo” . imposible no traer a la memoria: los materiales que forman mi canto y el canto de ustedes que es el mismo canto y el canto de todos que es mi propio canto, de Violeta. nuestra mirada quiere descifrar signos, sin ser sabia competente, en este volver a hace 17 años , para re–leer y re–escuchar y unir esas voces vividas, al canto de las voces que vienen del viviendo el día de hoy. Se trata de fragmentos escogidos por la resonancia que tiene su contenido profético. no se pierda de vista, entonces, que se trata, en la mayoría de los casos, de “solos” cantados a capella, que pertenecen a una armoniosa y contundente obra madre que abrazó “todas las voces… Todas”. * Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. Unicef 1 internacional, Mideplan, 2ª Edición, 1995. Esta investigación fue realizada entre julio y diciembre de 1991 y completada durante el 2 primer semestre de 1992. * aCLaraCiÓn Esta sintesis hecha de citas textuales no sigue la estructura del libro. respeta la cursiva empleada por la autora para destacar las textualidad de las opiniones. Para citar página y párrafo entre parentesis, no se respeta el canon establecido, con el fin de favorecer limpieza del texto. Las citas poéticas que acompañan el inicio de cada tema no pertenecen al texto original. ________________________________________ Tencha Miranda
  5. 5. Y póngase el calcetín, paloma mía y véngase a cocinar el nuevo día. Todo está listo, el agua, el sol y el barro el despertar pero, si falta usted no habrá milagro. Joan Manuel Serrat. DE La SoCiEDaD CiViL El despertar de la sociedad civil es una promesa y una receptores y de los ricos meros donantes. En la esperanza de superación de la pobreza. solidaridad que apunta a mejorar la calidad de vida, ricos y pobres se transforman en donantes y Si la pobreza sigue siendo unánimemente considerada receptores a la vez, enriqueciéndose ambos en el “el mayor problema social” y el más grande “desafío encuentro solidario. (142–1) de la modernidad”, el despertar de la sociedad civil constituye una promesa y una esperanza de contar a partir de lo recogido en las variadas conversaciones con una fuente inexplotada de nuevos recursos para sostenidas, y de las reflexiones que ellas han suscitado enfrentar su superación. Para ello es necesario, aun si a lo largo de este texto, ha quedado en evidencia se sostiene que la pobreza es un problema estructural que en nuestra sociedad está viva una ética solidaria. (139-3), situarse en el plano de la cultura y apostar al Y, por muy poco visible que ella sea, o por muy despertar solidario de la sociedad civil. no se trata de adormecida que se encuentre actualmente, no plantear, de manera simplista, que la solidaridad de resulta aventurado sostener que puede transformarse la sociedad civil va a erradicar la pobreza mágica en un nuevo ethos solidario que vaya impregnando o fácilmente. Se trata de escuchar y atender a las crecientemente nuestra cultura. (178–1) proposiciones e ideas propias de la sociedad civil, en aspectos del ethos modernizador acarrean efectos cuanto a su capacidad de hacerse cargo y aportar a malsanos para la sociedad. Gráficamente, los la superación de la pobreza. (141–2) describían como “invadiéndonos” o “haciéndonos Estrategias culturales para mejorar la calidad de vida. caer”, como es el caso del individualismo, el consumismo o la apatía. La respuesta ante estos La noción de calidad de vida responde mejor a la efectos malsanos surge como un potencial solidario acción solidaria de la sociedad civil por dos razones: capaz de contrarrestar dichos efectos, en la medida una, porque los componentes de la calidad de vida en que logre articularse y encontrar condiciones desbordan ampliamente los aspectos económicos, favorables para su plena expresión. (180–2) y la otra, porque no hace de los pobres meros 1 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  6. 6. Resulta significativo que los rasgos negativos que Ese es el ethos solidario en ciernes: aquella fuerza latente exhibe actualmente nuestra sociedad civil sean en la ciudadanía que no se conforma con la actual percibidos como síntomas de una enfermedad y no calidad de vida ni de los ricos ni de los pobres. (180–3) como rasgos permanentes o constitutivos de ella (…): La enfermedad es básicamente, entonces, Es en la propia experiencia donde se funda el una situación transitoria, superable (…). Llamaremos ethos solidario, y, por supuesto, en el deseo, que a a esta posible mejoría el despertar de la sociedad su vez nace de una necesidad humana básica. La civil, dado que la enfermedad puede ser vista como activación de la solidaridad como conducta en la adormecimiento de dos grandes capacidades de sus sociedad chilena constituye una aspiración, y su miembros: la participación y la solidaridad. (133–1) fuerza para llevarla a una eventual realización se basa en la intensidad de dicha aspiración. Es por ante los síntomas más malsanos de la enfermedad ello que se puede hablar de ethos, porque no se que aqueja a la sociedad civil –el hecho “aberrante” trata de proposiciones teóricas para cambiar el de mantener desigualdades sociales tan grandes que modelo económico o de grandes estrategias para permiten la reproducción de la pobreza–, el despertar erradicar la pobreza, realizadas por expertos. no de la solidaridad es rescatado por muchas voces es el Estado sino la sociedad civil, el conjunto de como uno de los posibles remedios. nuestro potencial ciudadanos comunes y corrientes, como los que de solidaridad aparece, también, como un antídoto aparecen en las conversaciones a lo largo de este al haber “caído” en el individualismo y el consumismo. texto, la que demuestra poseer los gérmenes de El despertar de la capacidad solidaria es considerado un ethos solidario, cuya vigencia se proyecta en el el inicio de un proceso de sanación. (137–2) plano del accionar de la propia sociedad civil: la vida cotidiana, la cultura. (180–5) Desde un enfoque científico, el despertar de la solidaridad se transforma en un llamado a satisfacer una a pesar de las críticas mayoritarias al modelo necesidad humana básica, sin la cual peligra la salud económico, el ethos solidario no aparece exigiendo mental de las personas. Varios especialistas coincidían un cambio previo en el terreno económico para en que la solidaridad no es prescindible para el ser comenzar a expresarse en su propio dominio, humano, las vidas de las personas preocupadas de sí el cultural (…); la fuerza del ethos solidario es mismas, como fomenta esta cultura en que vivimos, constructiva, sumativa y creadora, que rompe con se van empobreciendo peligrosamente. Coincidían, los tradicionales encasillamientos ideológicos, que no finalmente, en que ofrecer cauces para expresar requiere de consensos doctrinarios, sino que apela a solidaridad es sanar a la gente. (138–2) una disposición humana y valórica consciente ya, en Se trata, pues, del despertar de la gran suma de “cada mayor o menor medida, en todos los chilenos. (181–1) unos” que es la sociedad civil. Despertar que equivale El ethos solidario que se vislumbra es más bien una a pasar de la pasividad, la indiferencia y el desencanto conciencia y, en consecuencia, una opción lúcida a una participación activa, que no sólo signifique desde la autonomía individual, por ver, escuchar y expresar demandas y exigir derechos, sino más bien sentir al semejante como a un igual. (181–2) hacerse cargo de los problemas cotidianos de la comunidad. Participación que significa organización y Dicha conciencia aparece como el resultado de movilización sociales; en una última instancia, aceptar una vivencia personal más que de la adhesión a el protagonismo que le corresponde a la sociedad civil. códigos morales. ¿Qué reporta ser solidario? Es lo Un protagonismo que lleve a que Chile se “constituya único que desarrolla al ser humano, es la máxima como país”, vale decir, se integre, supere la dualidad realización personal. Hoy estamos engañados por la enferma. Un Chile que se haga cargo de la pobreza, falacia de que la felicidad está exclusivamente en el que luche por dejar atrás las diferencias aberrantes placer personal, pero la espiral del placer individual y supere el individualismo y el egoísmo, a través de finalmente nos deja vacíos. (181–3) actualizar y ejercer su potencial solidario. (138–4) 2 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  7. 7. Efectos malsanos. El consumismo es la principal causa de la delincuencia común. No es la gente pobre la que comete delitos, sino aquel que se desquicia por las altas expectativas de consumo a que lo lleva la sociedad y las pocas oportunidades que tiene de obtención de esos bienes. (123–2) El consumismo se manifiesta, también, en un apetito y una pugna desmedidos por tener remuneraciones PoTEnCiaL SoLiDario cada vez más altas (…): Se sigue luchando por tener adormecido remuneraciones más altas sin darse cuenta que eso afecta las remuneraciones más bajas. (124–1) ¿Cómo se ve un país cuya sociedad civil es percibida como enferma? resumiendo diversas opiniones, se ve sin identidad, un país incomunicado, con una ciudadanía pasiva, El individualismo es percibido como opuesto al aletargada, con falta de líderes sociales y poca compromiso con el otro, al compromiso social. Es confianza en sus políticos y representantes. A esto se percibido como una tentación, una especie de agrega una percepción de decadencia de los valores atracción que nos hace “caer” en ella (…). nadie tradicionales, una apatía y desmotivación de la juventud, parece adoptar voluntaria y positivamente el un desempeño de los medios de comunicación que individualismo hoy, a juzgar por las expresiones que, termina agravando todos estos síntomas sin que se lo en general, lo perciben como “imponiéndose” o haya propuesto. (124–2) “penetrando” sin que sea deseado (…). Se habla de La pasividad, el letargo, el desencanto que aquejaría a la tendencia a sacar provecho cada uno por su lado, la sociedad civil, tiene que ver también con la imagen de sálvese quien pueda o de cada uno se rasca con que proyectan la política y otras instituciones sociales. nos sus propias uñas y el que se fregó, se fregó. Todo esto encontramos con numerosas expresiones que muestran implica que la gente en general es indiferente, que una desconfianza por parte de la ciudadanía, en el hay mucho egoísmo y que los efectos que provoca en quehacer político. (125–2) la solidaridad son desastrosos. (122–1) Pero los medios de comunicación no sólo aparecen El individualismo se hace cultura. cuestionados por su falta de colaboración frente al problema de la pobreza y a su contribución a mantener El modelo económico, considerado responsable la separación entre los dos Chile no integrados. Su del fomento del individualismo, extiende, como principal contribución a la enfermedad de la sociedad acabamos de ver, su dominio desde el plano civil se percibe como la reproducción acrítica de económico al resto de la vida social: al plano de la “anti-valores” que van conformando una cultura, un cultura. (123–1) modelo cultural ajeno a los objetivos más apreciados En relación al consumismo –el otro rasgo del modelo por los chilenos, los que incluyen la solidaridad. Este económico considerado factor de agravamiento en modelo cultural está imponiéndose cotidianamente, la enfermedad de la sociedad civil–, encontramos principalmente, a través de la televisión. (128–1) también expresiones que lo perciben como algo que Este aspecto negativo es parte de una visión más amplia y se nos impone, que de alguna manera nos arrastra. constituye más un diagnóstico, que suscita propuestas de resulta curioso que algo tan voluntario como el acción transformadora, que una actitud derrotista. (128–2) consumo pueda percibirse como algo impuesto. 3 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  8. 8. Si le falta usted a un mundo enfermo y con canas, ¿quién va a hacerle la cama? y ¿quién le peinará la frente? y ¿quién le lavará la cara? Si falta su risa Herida a causa de la para echarlo a andar. DESiGUaLDaD: Joan Manuel Serrat Chile DoS La enfermedad consistiría en el hecho “aberrante”, ParTiDo En según una expresión, de tolerar y mantener la existencia de desigualdades sociales tan grandes como las que separan a los ricos de a los pobres. al dejar de abordar la pobreza como un problema económico, que compete principalmente al Estado, y Es la existencia de la pobreza la que permite ver a verla en su dimensión de desigualdades “aberrantes”, Chile partido en dos. (74–1) entre los miembros de una sociedad, se hace posible entender que se hable de una enfermedad. Esta La dualidad significa, entonces, que la existencia enfermedad no es entonces del Estado, sino de la de la pobreza establece sólo dos categorías de sociedad civil. Tampoco se trata de una enfermedad chilenos: pobres y ricos. Frente a otras estratificaciones económica, sino humana, más específicamente, una sociales –que distinguen clases bajas, medias y altas, enfermedad moral. (121–1) con subdivisiones en cada categoría–, la noción de pobreza implica que todos los que no pertenecen a así como con respecto al Estado, dado su propósito esa categoría son, inevitablemente, ricos. Y aunque de promover la solidaridad y superar la pobreza, el no queramos oír ese mensaje ni identificarnos con esa modelo económico terminaba metiéndolo en un etiqueta, aquellos que son pobres nos devuelven esa “zapato chino”, con respecto a la sociedad civil, este identidad. (74–2) modelo económico es percibido como alentando las tendencias anti solidarias, vale decir, agravando la Vista como desigualdad, la pobreza revela una enfermedad de la sociedad civil. (121–2) sociedad enferma. ¿Cómo toleramos esta enfermedad? Utilizando una Cuando el acento se traslada de la pobreza a la eficaz herramienta: el prejuicio. desigualdad aparece el fenómeno en su dimensión más amplia (…). Bajo esta mirada, en que la pobreza El prejuicio no es una mentira, sino una distorsión útil aparece no sólo en su dimensión económica, sino de lo que consideramos una realidad (…). El prejuicio también de relaciones humanas y, por lo tanto, mantiene la distancia y evita que ocurran estos éticas, el que exista la pobreza revela que somos cambios que alterarían el estado de cosas actual, una sociedad insana (…). La enfermedad de nuestra la enfermedad de la sociedad. El prejuicio actúa sociedad dual no consiste en la existencia de la como un poderoso tranquilizante, que adormece las pobreza como fenómeno o problema económico, emociones negativas que pueden surgir de la relación sino en el hecho de aceptar y vivir en medio de entre ricos y pobres, como el miedo, la frustración, la grandes desigualdades sociales… (77–2) impotencia, la culpa o el sufrimiento. (78–1) 4 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  9. 9. Tu silueta va caminando con el alma triste y dormida. Ya la aurora no es nada nuevo pa´tus ojos grandes EL PrEJUiCio, y pa´tu frente. un mecanismo de defensa: Ya el cielo y sus estrellas no nos vemos se quedaron mudos lejanos y muertos pa mente ajena. Los Blops. El mecanismo al que recurrimos para escamotear esa inhibir dicho impulso para no arriesgar nuestros bienes culpa, y para lo cual el prejuicio nos ayuda mucho, económicos o nuestra tranquilidad psicológica, es simplemente no ver a los pobres. El prejuicio nos negando a los pobres, no viéndolos. Cuando leo ayuda en la medida que nos ofrece una imagen del todos esos informes desastrosos del Banco Mundial, de pobre que, por un lado, nos hace creer que realmente cuánta gente se muere por minuto y todo lo demás, los estamos viendo y, por otro, justifica nuestra lejanía, no me gusta leerlo, me cuesta…; lo leo, es un dato nuestro no involucramiento. El prejuicio suplanta la más, pero yo estoy en Las Condes, yo tengo que mirada real, impide el conocimiento directo. Por su preocuparme de mi libro, y estoy pololeando, no me parte, la culpa nos obliga a aferrarnos al prejuicio. (99–1) preocupo de la pobreza. Yo conscientemente sé que existe la pobreza y sé que existe el sufrimiento y quisiera ¿Qué pasaría si realmente viéramos a los pobres? hacer lo posible para aliviar el sufrimiento, pero… (100–1) ¿Qué te pasa a ti si vas por la calle y ves un niñito que “ojos que no ven, corazón que no siente”. te pide limosna y se parece a un hijo tuyo? ¿Te pasa algo, no? Uno se siente tironeado en lo fundamental de Es porque tenemos un corazón que siente que tenemos su ser biológico de animal que pertenece a una historia que cerrar los ojos o mirar para otro lado, para no ver. de compartir. Por esto mismo, en tanto uno no quiere ni para oír a los pobres: Nadie nos escucha, se queja compartir, evita la mirada. Pero si mira y lo que ve es una pobladora. Y si no los vemos ni los oímos, hacemos a alguien que podría ser su hijo…, puede reaccionar como que no existieran. (100–2) con indignación ante un modo de vida que lleva a la La pobreza no puede estar en esa imagen de país pobreza en la negación del compartir. (99–2) moderno, próspero, que todos queremos tener: es Según este científico, entonces, biológicamente un estorbo. En realidad, a la modernidad parecen estamos compelidos a hacernos cargo del otro. Pero molestarle los pobres. (100–3) ocurre que al mismo tiempo queremos preservar, y Por ahora, sólo hablamos de los pobres, todavía no los en lo posible acrecentar, nuestro propio bienestar vemos. individual, que a la larga puede resultar deteriorado Los pobres no están ni siquiera cuando se trata de si dejamos operar nuestro impulso solidario. frente planificar acciones para enfrentar la pobreza. (101–1) a esta contradicción, nos resulta más conveniente 5 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  10. 10. Síndromes inhibidores del impulso solidario. Les llamaremos “síndromes”, en atención a que se repiten con iguales características en la mayoría de las personas y son fácilmente identificables como SínDroMES “conductas tipo”. Dichos síndromes se encuentran anti solidarios bastante difundidos y, más allá de la situación de “enfermedad” que caracteriza nuestra sociedad civil, permiten entender por qué, a pesar de no quererlo, continuamos indiferentes ante desigualdades sociales que, en el fondo, nos avergüenzan. (129–1) “Sacar agua con el dedo”: ante la magnitud del problema de la pobreza, cualquier esfuerzo parece inútil. Síndrome “de la desconfianza”: Sospechas respecto de ¡Es algo desesperante! Porque podría darlo todo, podría la honradez o la eficiencia de los intermediarios. dar todo, todo lo que tengo y no solucionaría nada. Existe una difundida desconfianza en la sociedad civil Además, yo quedaría pésimo y me transformaría en con respecto a la honestidad, la transparencia y la un problema más; entonces, realmente, no sirve de eficacia con que actúan las instituciones o personas nada… Una intención de colaboración termina frustrada, encargadas de distribuir o hacer llegar la ayuda creando una culpa y redundando en una desesperanza solidaria a los destinatarios (…). Las campañas son los aprendida. (129–2) mayores blancos de la desconfianza (…). También las De la desesperanza aprendida se pasa luego a la instituciones supuestamente solidarias y el propio Estado justificación (…), detrás de la cual también se percibe una (…). al parecer, el hecho que haya dinero involucrado voluntad solidaria frustrada (…) y, como es algo imposible constituye una de las más importantes fuentes de de solucionar, justificamos el no hacer nada. (129–3) desconfianza (…). También provoca desconfianza la Síndrome del “tonto útil”: temor a ser instrumentalizado. ineficacia o el “descuido” (…): Hay poca transparencia; El temor a ser utilizado para propósitos ocultos de otro cuando se recolecta, no se sabe si las cosas llegan a la constituye un fuerte obstáculo a la libre expresión de la gente. Todo es muy poco transparente. (131–2) solidaridad (…). Las sospechas de instrumentalización Síndromes “de la dependencia” y “del recaen no sólo en los partidos políticos, sino también en la aprovechamiento”. iglesia, en el Estado. (130–2) resulta generalizada la opinión de que la ayuda Síndrome del “¿por qué yo?”: irritación por la pasividad de solidaria puede generar dependencia entre los los demás. beneficiarios y también de que éstos pueden ¿Por qué yo y no los demás? ¿Por qué siempre tengo aprovecharse de la ayuda más allá de sus que ser yo el que…? al parecer resulta mucho más fácil necesidades. (132–1) sumarse a una iniciativa de acción solidaria cuando El “cuidado con el dar” surge tanto del temor a la los demás también lo hacen, y hay una sensación de dependencia como del temor al aprovechamiento. injusticia cuando los otros no colaboran. obviamente, mientras menos personas se involucren en tareas solidarias, (132–2) Los síndromes y síntomas de enfermedad se suman especialmente si están orientadas a enfrentar la pobreza, para explicar la pasividad de la sociedad civil frente a por la magnitud de esta situación, más esfuerzos tendrán la pobreza. que hacer los que están participando. Los sentimientos Si los sumamos a los síntomas de enfermedad que de incapacidad e impotencia aumentan; se siente que observamos anteriormente, tenemos un panorama algo se está uno solo contra todo. Pero no sólo se trata de más claro respecto de por qué, aun deseando que no impotencia el “¿por qué yo?”, sino, fundamentalmente, exista la pobreza, nuestra sociedad civil, en general, se de irritación por la pasividad de los demás y la injusticia de mantiene pasiva frente a su persistencia. (133–1) ser el único que entrega su esfuerzo. (131–1) 6 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  11. 11. pobreza DiSTinCiÓn: calidad de vida La calidad de vida puede mejorar Pobreza y (mala) calidad de vida no son lo mismo. independientemente de la cantidad de recursos Cuando hablamos de pobreza, estamos incluyendo materiales. calidad de vida; pero ello no significa que sean exactamente equivalentes. Lo serían si la calidad El bienestar sicosocial es uno de los componentes de vida dependiera exclusivamente de los objetos fundamentales de la calidad de vida y puede ser materiales (…). Hay muchos componentes de la logrado, entre otras cosas, con una adecuada política calidad de vida que no se pueden comprar; por lo de recreación, puesto que muchos de los indicadores tanto, pueden faltarles a los ricos y, contrariamente, de mala calidad de vida, especialmente entre los sobrarles a los pobres (…). La pobreza no aparece, pobres, tienen que ver con su falta. (104–2) en esta distinción, como una sumatoria de carencias, Muchos de los componentes sicosociales de la ni la riqueza como una sumatoria de bienestares. calidad de vida son gratis. (105–1) Con respecto a la calidad de vida, tanto ricos como pobres aparecen teniendo carencias, por una parte, y Una recreación sana, una entretención creativa, puede satisfacciones, por otra. (103–2) contrarrestar graves deterioros de la calidad de vida de los jóvenes, como lo son la drogadicción, la apatía, el Calidad de vida no es un concepto económico; tiene aburrimiento y, tal vez, la falta de una actitud positiva que ver con desarrollo humano. hacia la vida, la sociedad y el futuro. (105–2) La noción de calidad de vida cruza las dos grandes algunos componentes de una buena calidad de vida. categorías de la sociedad dual: pobres y ricos. no podemos afirmar entonces que pobreza sea sinónimo El ser respetado, tomado en cuenta, valorado como de mala calidad de vida, como tampoco que riqueza persona, tratado con deferencia, consultado en las sea sinónimo de buena calidad de vida. El que opiniones, son expectativas asociadas a una buena riqueza y buena calidad de vida no sean sinónimas calidad de vida. La satisfacción de necesidades indica que la calidad de vida no depende sólo de básicas, incluyendo el afecto y el cariño: … Las personas cosas materiales ni es, por tanto, un tema económico. marginadas no necesitan sólo una ayuda material, sino Lo económico, aunque central, en relación con la que necesitan compromiso de parte de la persona que pobreza, deja fuera importantes componentes que, a ayuda. Porque, según ellos, la calidad de vida no se falta de conceptos más precisos, se reúnen a menudo satisface sólo con cosas, sino que también con afecto, en la categoría amplia de “lo humano”. (104–1) cuidado, preocupación, entrega y acogida. (105–3) 7 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  12. 12. Si falta su risa para echarlo a andar, venga conmigo y el gallo a cantar, que hay que empezar un día más. Tire pa´elante que empujan atrás. Joan Manuel Serrat La “miseria psicológica” y el “vacío existencial”, es la solidaridad, la que al mismo tiempo constituye ejemplos de mala calidad de vida. el mejor instrumento para mejorarla, se desprende El sufrimiento psicológico, el vacío existencial que entonces que la solidaridad no es un camino que provoca un sentido de la vida centrado en el pretenda, ni pueda, solucionar el problema de la consumo, la competencia, el rendimiento en el hacer, pobreza, pero sí elevar la calidad de vida, tanto de los no son obviamente privativos de los ricos, pero se pobres como de los ricos. (107–2) expresan con mayor intensidad como parte del estilo Carencias que se desprenden de la riqueza. de vida que produce la riqueza. (106–2) La experiencia de la solidaridad constituye una ... En relación con la discusión de si los pobres son necesidad básica del ser humano y, en esa medida, o no más solidarios que los ricos, las conclusiones es fundamental para nuestra salud mental… Ser apuntaban a la existencia de un potencial solidario solidario no es sólo un imperativo ético, sino una universal en el ser humano, que, en el caso de los práctica necesaria que conduce a nuestro bienestar pobres, se desarrolla dadas sus condiciones de psicosocial, como dicen los especialistas; en nuestras existencia y, en el caso de los ricos, tiende a atrofiarse, palabras, a una mejor calidad de vida (…). Si el ser también como resultado de sus condiciones de vida. solidario mejora la calidad de vida del donante y (97–2) éste, con su acto solidario, ayuda a mejorar en algún El deterioro que es visualizado como el más grave en aspecto la calidad de vida del receptor, tenemos un torno a la vida de los ricos es el de la falta de sentido doble efecto. Este resultado doble de la solidaridad más profundo, más enriquecedor de la existencia, no en la convierte, según esta perspectiva, en el mejor términos materiales sino psicológicos o espirituales… (98–1) instrumento para elevar la calidad de vida. (107–1) La falta de sentido, el vacío existencial asociado a La distinción entre pobreza y calidad de vida nos la riqueza, en tanto ésta no es capaz de satisfacer ha llevado a considerar que ambos, tanto ricos las necesidades más profundas del ser humano, es como pobres, requieren mejorar su calidad de vida. definida por un filósofo como miseria psicológica… Desde esta perspectiva, entonces, lo que le falta a la Existen, sin embargo, entre los ricos, graves situaciones pobreza no es riqueza, sino una mejor calidad de vida. de carencias que no se ven y que reciben, por ende, Y si uno de los componentes de la calidad de vida escasa ayuda. (98–2) 8 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  13. 13. Y Magdalena vendrá caminando del cerro hacia el mar mientras su pueblo dormido sueña volverla a encontrar. foMEnTo DE Julio Zegers. potencialidades El fomento requerido, entonces, es aquel que se caracteriza justamente por ofrecer acciones, vivencias concretas, que vayan produciendo el cambio a partir, más que de las ideas o el discurso, de la experiencia misma. (146–2) Sólo un fomento eficaz puede contrarrestar a otro. La gente espera que se fomente un cambio. nuestros interlocutores denuncian que el Es necesario fomentar un cambio cultural. Se trata individualismo está “penetrando”, “se ha impuesto”, de transformar hábitos y prácticas cotidianas para nos ha hecho a todos “caer” en Él, nos está construir un país verdaderamente solidario…; es “invadiendo”. Estas expresiones permiten descubrir importante plantear la formación hacia la solidaridad; que el poder del individualismo para invadirnos no se habla de un necesario cambio de mentalidad, de obedece tanto a nuestras necesidades como a un incentivar a todo nivel. (144–2) bien logrado fomento. (146–3) Se trata de fomentar el potencial solidario de los Hay que reconocer y utilizar la enorme fuerza del chilenos. fomento. no se trata, sin embargo, de fomentar un cambio El fomento, bien logrado, resulta prácticamente cultural desde una posición ideológica, con miras a irresistible. Es una conclusión alarmante y un modelo de sociedad teóricamente formulado, sino tranquilizadora, a la vez. alarmante, como en el caso del fomento de capacidades y potenciales humanos de la drogadicción (…). El fomento, en este caso, que la propia gente considera necesario para su es directo y certero: los traficantes van, esperan y bienestar, como lo son, por ejemplo, la participación y seducen en las mismas puertas de las escuelas, liceos la solidaridad. Se trata (…) de estimular el despertar de y colegios. Conocer el poder del fomento puede ser la sociedad civil. Se trata de lograr que se actualice la tranquilizador, en la medida que ese mismo tipo de “capacidad instalada”, que se exprese el “potencial acción de fomento, directa, certera y eficaz, pueda solidario” de los chilenos. (145–1) ser puesta en práctica en relación a conductas y valores como la participación y la solidaridad. Hay fomento no es exhortación a través del discurso. que estimular lo bueno para que aflore, decía un no es la exhortación la que puede producir cambios, joven convencido de que lo que no se fomenta, no sino el facilitar las acciones, las experiencias. (146–1) aflora. (147–1) 9 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  14. 14. En suma, la propuesta es de una educación para la solidaridad dirigida a toda la sociedad civil, asumida concretamente por todos los agentes socializadores. (153–2) El encuentro: un camino para superar la división DiSTinCiÓn: Sólo la cercanía es capaz de romper el miedo que infunde el prejuicio. (108–1) HaCEr Y EDUCAR El conocimiento mutuo disuelve la desconfianza. solidaridad La cercanía implica conocimiento y éste la posibilidad de establecer lazos afectivos… Por el contrario, el desconocimiento distante engendra miedo y desconfianza. (108–2) Estuvimos en Punta de Tralca (…). Había jóvenes desde la comuna de Pudahuel hasta la comuna de al hablar de educación para la solidaridad se está Las Condes (...). Al final, unos chiquillos de aquí abajo haciendo una distinción fundamental: por un lado, decían: oye, nosotros creíamos que ustedes nada están las acciones solidarias, que son muchas en el que ver con nosotros, y ahora nos damos cuenta de país, pero desde cualquier perspectiva insuficientes, que son iguales. Y hubieron llantos, porque se dieron y, por otro lado, la conducta solidaria cotidiana cuenta de que eran iguales, que ellos son personas, de todos los ciudadanos, no sólo de aquellos que que no los podían separar las cosas materiales. Este están laboralmente vinculados a acciones solidarias relato entrega valiosos descubrimientos en relación específicas. La acepción de educación para la a los efectos positivos del encuentro. En primer lugar, solidaridad aquí utilizada se refiere al fomento de la emocionante experiencia que significa la ruptura valores y conductas en todos los componentes de la de un prejuicio largamente sostenido. Parece ser que sociedad civil, más que a la elaboración de nuevos el despertar de un engaño, el descubrir una nueva proyectos que beneficien a algún grupo determinado verdad, conlleva una emoción de profundidad de personas. Por ello es que se habla de un cambio particular. Por eso el llanto y, además, porque cultural, se habla de fomentar una cultura solidaria. el reconocimiento de igualdad, de cercanía y (147–2) apertura entre los seres humanos también es, de por Hacer solidaridad, sin educar para la solidaridad, no sí, una experiencia emocionante. Por otra parte, lo logra un cambio cultural. (149–2) gratificante del encuentro estimula una necesidad La convicción de que la educación para la de compartir la experiencia con aquellos que no la solidaridad debe ser aterrizada en acciones muy han tenido. Se produce un efecto multiplicador del específica, es unánime (…). Existe el reconocimiento encuentro. (109–2) básico de que la solidaridad se aprende, pero se Si queremos un país solidario, la gran tarea es crear aprende en la práctica, ejerciéndola. (150–1) espacios de encuentro. También se propuso que el fomento de la solidaridad Yo creo que en Chile todavía existen grandes no fuese sobre la base de crear culpas, sino instando espacios de gratuidad, esto en los sectores populares; a una acción gozosa y evocando nuestros valores en los sectores del barrio alto, también existen grandes internalizados en la niñez, en lugar de acusaciones espacios de solidaridad, pero lo que nos falta es que sobre falta de solidaridad. …Educar en forma esos espacios de gratuidad se encuentren. Y esa es la entretenida, no llorona ni latera, en la que uno se gran tarea que yo creo nos corresponde. (111–1) sienta que es eficaz. (153–1) 10 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  15. 15. Tú, enciende el sol. Tú, tiñe el mar, y tú, descorre el velo La LÓGiCa DE que oscurece el cielo, los granos de trigo y tú, ve a blanquear la espuma y la nube, la nieve y la lana, y tú, conmigo así como lo relata la fábula en la que las hormiguitas logran trasladar un granero entero, acarreando de a a cantar la mañana. un grano de trigo, la idea básica de esta propuesta Joan Manuel Serrat. apela al poder de cambio que alcanza la sumatoria de múltiples e innumerables pequeñas acciones transformadoras… Una tarea enorme, como lo es en nuestro país la superación de la pobreza, puede provocar una reacción paralizante en la medida en que, aparentemente, por mucho que se haga jamás será suficiente… Sin embargo, la misma enorme Se necesitan caminos, canales, cauces, claros y tarea puede suscitar, por el contrario, una reacción simples. Ello parece una condición indispensable entusiasta y constructiva para enfrentarla apelando a para que la gente llegue a traducir en acciones su esta lógica. (153–1) potencial solidario. (155–1) … El problema de la pobreza es de tal magnitud … Uno de los desafíos de la pobreza es que no es y complejidad que no puede ser solucionado sólo homogénea, es múltiple. Eso significa que hay que por el Estado, ni tampoco por medio de un número pensar soluciones diversas y específicas… Se puede limitado de estrategias. Dicha lógica postula que producir mucho más impacto si se focaliza. (156–1) las posibilidades de solución aumentan en la medida que crecen y se diversifican los aspectos … Las acciones solidarias tienen que tener resultados del problema, enfrentados a través de múltiples y toda la gente tiene que tener recompensa: el que acciones. Las expectativas de éxito están cifradas, da, el que recibe, todos. Si no, no resulta. (156–2)… Si entonces, en la labor de numerosas hormiguitas, yo leo en los diarios que hay muchos pobres en Chile, cada una acarreando, incesantemente, un grano no puedo hacer nada, pero si a mí me invitan a ir a de trigo… Debemos revitalizar el esfuerzo pequeño Pomaire el fin de semana a ayudar a sacar basura, yo hecho por miles de personas. no tengamos miedo de voy, es una cosa precisa. (157–1) hacer cosas chicas, porque, multiplicadas por miles, Tal vez, la fábula no lo dice, pero podemos imaginar hacemos cosas grandes. (154–1) que al comienzo sólo una pocas hormiguitas creyeron La lógica de los granos de trigo parece capaz, que serían capaces de trasladar el granero y entonces, de transformar un proyecto imposible, como empezaron a acarrear de a un grano de trigo ante la superación de la pobreza, en una tarea alcanzable. la incrédula mirada de sus compañeras. Pero poco a Ello requiere que los ciudadanos, en lugar de sentirse poco el entusiasmo y la perseverancia de las pioneras paralizados ante la inmensidad de la tarea, tengan la lograron contagiar a las demás. El efecto demostrativo posibilidad de asumir pequeños granos de trigo, en el constituye un eficaz factor de cambio de conducta, convencimiento de que su acción se sumará a miles como lo sabe bien la publicidad, pero puede llegar a de otras y ahí encontrará su eficacia. (154–2) saberlo también la solidaridad. (158–1) 11 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  16. 16. Tú, a dibujar el trigo y la flor. Tú, hace de viento, dales movimiento y tú, da calor. Tú,amasa los montes. Tú, al pozo a baldear y tú, conmigo y el gallo a cantar. Que hay que empezar ¿Quién tomará un día más. Tire pa´elante que empujan atrás. EL Toro Por LaS aSTaS? Joan Manuel Serrat El papel de los agentes de socialización es insustituible Es necesario fomentar un cambio cultural. rescatamos en la tarea de ir creando una cultura solidaria: la noción de fomento como el medio considerado los distintos espacios en que vivimos nuestra vida capaz de aportar a este cambio más eficazmente cotidiana son justamente nuestros agentes de que la exhortación vía discurso o la espera no socialización, o sea, toda la gente vive su vida intervencionista. La primera traducción práctica cotidiana entre la familia, el trabajo y los medios de este fomento fue la proposición de una amplia de comunicación; algunos, en las iglesias y gran educación para la solidaridad realizada a través de cantidad, en la escuela. Entonces, la vida cotidiana y una acción concertada y permanente de todos los los agentes de socialización son lo mismo. (174–3b) agentes de socialización (…) ¿Cómo se producirá esa concertación de voluntades, de creatividad, de Parece estar claro que la acción convocante tiene que capacidad de programar y actuar? (174–1) ser a partir de un organismo… Pero, ya sea una institución especializada creada especialmente o alguna otra ya alguien tiene que iniciar el proceso. existente, parece indispensable cuidar que dé garantías El despertar de la sociedad civil es visto como un de independencia y universalidad. (176-3) proceso, más que como un evento único producto La solidaridad debe ser convocada por gente muy de la acción de un actor social aislado. Sin embargo, confiable. dicho proceso requiere ser “echado” a andar por “alguien”. (174–2) Los requisitos van más allá de otorgar confianza y dar garantías de no instrumentalización. Se pide, además, El desafío pondrá a prueba no sólo la capacidad que conozcan de cerca a los sectores populares de ese “alguien” para concertar a los agentes o, mejor aún, que se pertenezca a ellos (…). Pero, socializadores y a todos los actores llamados a asumir vengan del sector que vengan, se pide que sean la educación ciudadana para la solidaridad, sino símbolos de honestidad, de entrega, de compromiso también la capacidad de éstos para darle fuerza y con los valores humanos. Tiene que ser gente cuya continuidad a dicha tarea. (174–3) imagen en el país sea intachable. (178–1) 12 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO
  17. 17. La solidaridad real se basa en una comunión humana, no sólo es la entrega de dinero. No es el dar usual; más bien, es el sentir con el otro, ponerse en el lugar del otro, estar uno con el otro, sentir al otro como parte de uno. (22–4) Las expresiones anteriores no dicen ni que lo material es poco importante, ni que no haya que dar. Más bien reflejan una jerarquía de visiones de la solidaridad, que van desde la ayuda material, pasando por el afecto, la entrega de tiempo, el trabajo voluntario, el compromiso, hasta la comunión humana, vale decir, el sentimiento profundo de ser uno con el otro. (22–5) 13 Cecilia Dockendorff, Solidaridad: La construcción social de un anhelo. EXTRACTO

×