HISTORIA BULLDOG FRANCES
Llegados a este punto, tenemos una raza a la que hay que suavizar el carácter para que se pueda dedicar, por ejemplo, ¿com...
Finales del siglo XIX en Francia   <ul><li>Fue entonces cuando la clase alta, a través de los cocheros y de las casas de c...
Inglaterra entre los albores de 1900 y 1953   <ul><li>¿Que paso en Inglaterra mientras tanto? Cuando el Bulldog Francés ap...
<ul><li>Pero esto, como dice su presidenta actual, Vivien Watkins, forma parte de la urdimbre. La trama, como ella también...
Bulldog Francés en Alemania   <ul><li>En un libro sobre el B.F. recientemente publicado, el autor dice: &quot;... el mérit...
<ul><li>Hoy el B.F. ha superado dos espantosas guerras. Dos veces los criadores han tenido que recoger lo que les fue deja...
La historia del Club Internacional para el Bulldog Francés  IKFB Alemania 1909-1999   <ul><li>Si se busca información sobr...
<ul><li>Hasta 1909 los Bulldog Francés se llevaron en el &quot;Kontinentaler Bulldog-Klub&quot; (Club Continental del Bull...
Bulldog Francés en Francia   <ul><li>A finales del siglo XIX desfilaba por los Campos Elíseos, los días de buen tiempo, un...
Origen de una raza   <ul><li>Una persona elige un animal que le gusta debido a alguna desviación de estructura. Se esmera ...
<ul><li>Los americanos se extrañaron de que, en una raza relativamente reciente que en pocos años había conseguido un buen...
Primeros criadores de Bulldog Francés   <ul><li>Estos viejos criadores, fanáticos, desdeñosos de la publicidad y de los ac...
GALO LUPERA REYES
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Historia Bulldog Frances

785 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
785
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
24
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Historia Bulldog Frances

  1. 1. HISTORIA BULLDOG FRANCES
  2. 2. Llegados a este punto, tenemos una raza a la que hay que suavizar el carácter para que se pueda dedicar, por ejemplo, ¿como perro de compañía? ¿para dar aviso? Quizá las dos cosas. El Pug, como se llama en Inglaterra al Carlino, parece que tuvo mucho que ver, en darle al Bulldog mas diplomacia. Los ejemplares no deseados se eliminaban, pero ¿se vendieron algunos a precio mas bajo? Estos, quizá destinados a las clases humildes, eran desdeñados por los amantes del bulldog nacional. A partir de aquí tenemos ya dos líneas raciales diferentes: el Bulldog Inglés y el English Toy Bulldog. De este último se deriva el Bulldog Francés. Principios del XIX Revolución Industrial en Inglaterra Inexplicablemente, los Toy Bulldogs se hicieron muy populares en la región de Nottingham. Cuando la crisis económica del siglo XIX favoreció la emigración del grupo de los textiles a Francia, la mayoría de los encajeros de Nottingham se trasladaron a Caláis y se llevaron a sus pequeñas mascotas. Se distinguían por sus orejas en forma de concha. Este pequeño Bulldog cruzado con los &quot;terrier-boules&quot; (no confundir con el bull terrier), que se encontraban en manos de los carniceros y tratantes de ganado del matadero de la Villette de París, dieron forma al Bulldog Francés. Un poco después los cocheros, zapateros, vendedores ambulantes y hasta agentes de la policía se entusiasmaron con el &quot;pequeño boule&quot;. Se convirtió en la mascota parisina de los artesanos y gente humilde. Su físico, su reducido tamaño, su peculiar fisonomía y su carácter, absolutamente encantador, se adueñaron de los aficionados a los perros de cara chata. También fue el favorito de las mujeres de las casas publicas, donde las &quot;chicas de la Belle Époque&quot; lo mantenían, quizá, como una excentricidad.
  3. 3. Finales del siglo XIX en Francia <ul><li>Fue entonces cuando la clase alta, a través de los cocheros y de las casas de citas, descubrió y empezó a enamorarse de este pequeño perro de inquietante y persuasiva mirada. Inmortalizado por Toulouse-Lautrec, en su cuadro &quot;Le marchand des marrons&quot; en 1897, el Bulldog Francés, paseaba los grandes bulevares. Mistinguett, Colette, Mac Orland, el rey Eduardo VII con su perro Peter en Inglaterra, fueron algunos personajes aficionados de la raza. Es de destacar el perro de la princesa Tatiana de Rusia , Ortino, su esqueleto fue encontrado junto al de su dueña cuando exhumaron los restos hace unos años. En Austria, en Alemania y por supuesto en Estados Unidos la raza adquirió un notable protagonismo. La carrera del Bulldog Francés empezó de verdad en 1880 al fundarse una asociación que, cada semana, reunía a una cincuentena de aficionados y criadores parisienses. En 1885 se abrió el primer registro con carácter provisional. El Bulldog Francés participó con ese nombre por primera vez en una exposición oficial en 1887. Al año siguiente se elaboraron los estatutos del club a iniciativa de Marcel Roger, primer presidente elegido y gran amante de la raza. Sin embargo, hubo que esperar diez años para que la Sociedad Canina se interesara de verdad por la raza. Esto ocurrió cuando la Sociedad Central Canina Francesa sugirió que, el grupo formado por Gordon Bennett, llamado los Amantes del Bulldog Francés, y el Bouledoge Club de Francia (presidido por Marcel Roger) se unieran. Tanto los unos como los otros lo admitieron, y de ahí surgió el Club del Bouledoge Francés tal y como lo conocemos ahora. El presidente fue Menans de Corre y el vicepresidente Gordon Bennett. </li></ul>
  4. 4. Inglaterra entre los albores de 1900 y 1953 <ul><li>¿Que paso en Inglaterra mientras tanto? Cuando el Bulldog Francés apareció </li></ul><ul><li>en Inglaterra en 1898, provocó un verdadero escándalo en los medios británicos. </li></ul><ul><li>Así, por ejemplo, se podía leer en la prensa especializada que: &quot; los ingleses, que siempre hemos tenido un gran afecto por nuestro perro nacional, tenemos que rechazar ese pequeño engendro indescriptible que han traído a nuestro país, por mas que lo llamen bulldog francés&quot;. Es un poco incomprensible tanto escándalo, ya que, como hemos visto, perros con estas características no eran del todo desconocidos en estas tierras. Y aun mas, en una ilustración del año 1849 aparecía un pequeño bulldog, llamado Nottingahm Frank, propiedad de William Tupper, que ya tenía características de esta raza. Tan solo se diferenciaba en la cola, que era larga. Esta ilustración fue publicada en 1904 en el Kennel News. En una exhibición, organizada por el Kennel Club, en 1893, G. R. Krehl mostró, fuera de concurso, a sus pequeños bulldogs importados de Francia. Al año siguiente el Kennel Club programó una clase aparte para esta clase de perros, llamados French Bulldog. El peso no debería superar las 20 libras, o sea, aproximadamente 10 kilos. En unas fotos de 1915 se puede encontrar al Coronel Rommilly y a Mrs. Rommilly con algunos de sus campeones. Si bien, es sabido que Mrs. Romilly consiguió su primer Frenchy en 1894. Ellos estuvieron muy unidos a los acontecimientos del French Bulldog Club de Inglaterra. A su primera presidenta, Lady Lewis, se la puede ver en una foto de la epoca, con sus perros en los jardines de Harpton Court, en Herefordshire. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Pero esto, como dice su presidenta actual, Vivien Watkins, forma parte de la urdimbre. La trama, como ella también lo llama, empezó, a partir de 1945, con los pioneros en el resurgimiento de la raza, después de haber estado casi todo paralizado por causa de la guerra. El puente entre la urdimbre y la trama lo establecieron: Mrs. Helen Colman, Mrs.David Sugden y Mrs. Gladys Loseby. Sus afijos (Nork, Silpho y Millhouse), le dieron un buen empujón al Frenchie a través de las importaciones que hicieron de perros americanos: Ch. Hunk's Bequest, Berbay's Le Boy, Rodney Erie Perie, Rodney Bon Chance y Keysoe Ambassador. Todos ellos compartiendo un antecesor común. El gran americano Ch. Nellcote Gamin, que fue, de hecho, padre de Hunk. Junto a Millhouse apareció en escena, en 1930, Gladys Anderson, con su afijo The Moorings, ella fue capaz, a pesar de los difíciles años de guerra, de mantener algunos perros. A &quot;Froggie&quot;, como era llamada cariñosamente, se la puede ver en una foto mostrando al Ch. Bijou of Milmai, en la exposición del Club en 1952. Mas tarde llegaría a ser la presidenta del Club. Todos ellos ejercieron una gran influencia en la raza y tuvieron grandes éxitos como criadores. El Ch Mark of Millhouse tuvo una influencia mítica en la raza, así como Ch. Fifi of The Moorings. </li></ul>
  6. 6. Bulldog Francés en Alemania <ul><li>En un libro sobre el B.F. recientemente publicado, el autor dice: &quot;... el mérito sobre la existencia del B.F. de hoy en día debe de ser compartido por Inglaterra, Francia y USA&quot;. Está en lo cierto para estos tres países pero, ¿ni una palabra para Alemania? Aprovecho ésta oportunidad para echar un poco de luz sobre la historia de la crianza alemana. Es imposible separar a Suiza, Austria y Alemania de la historia de la crianza en el comienzo del siglo XX. Austria y Suiza empezaron a criar aun primero, sobre 1890. En Alemania, Max Hartenstein, un prominente criador, que tenía un gran criadero de varias razas cerca de Plauen, vino a Berlín y puso toda su experiencia en la cría del B.F. El conocía la raza, de sus viajes a París desde 1870 e importo algunos Frenchies destacados para su criadero Plavia. La descendencia de aquellos perros tuvo su influencia en la crianza de Austria y Suiza llegando a ser la base de la cría en Alemania. Pronto Berlín y Munich se convirtieron en los centros de cría del B.F. En Munich, una tal Mrs M. Muller (kennel v.d. Muhle) dominaba la crianza en el sur de Alemania y tenia buena conexión con Viena. En una exposición en París en 1913 los ejemplares de Max Hartenstein ganaron todos los primeros premios y su Patricia Plavia fue Mejor de Raza entre los 120 ejemplares inscritos. Esto debería probar la alta calidad de sus perros. En 1909 el Club Alemán fue fundado en Munich, como Club Internacional, por gente de cuatro naciones: España, Alemania, Inglaterra y Austria (nota de la traducción: John Blacker, español; Heinrich Knotz alemán; Ernest Langford, inglés y Marianna Muller, austríaca). Entre los miembros estaba Max Hartenstein. El primer Studbook del club fue publicado en 1913, había catalogados 306 B.F. de los 58 criaderos en Alemania, Austria y Suiza. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Hoy el B.F. ha superado dos espantosas guerras. Dos veces los criadores han tenido que recoger lo que les fue dejado. Pero, ellos descubrieron, con éxito, nuevas líneas a base de añadir sangre fresca y mucho entusiasmo. Ahora (n.d.t.1989), el Studbook solo registra los Frenchies en la República Federal, no hay muchos contactos con la República Democrática, ni siquiera en la cría de perros. Aun así, acaba de publicarse el nº 35 en el cual el B.F. llega a la cifra de 15.132 y la calidad de los perros esta dando de que hablar. Después de la ultima guerra vemos pocos criaderos grandes y cada vez mas criaderos pequeños, los cuales suelen trabajar una línea especial y todavía es difícil hablar sobre una típica cría alemana. Junto al importante impacto realizado por algunos perros de Inglaterra (Lancefield, Selholme) siempre hubo un continuo intercambio de crías con Holanda. Desde luego muy útil para ambos. De cualquier forma, los que no sabíamos antes, sabemos ahora, que hubo y sigue habiendo Frenchies preciosos en Alemania. Quizá, en un futuro libro sobre el B.F. se pueda leer: &quot;... el mérito sobre la existencia del B.F. de hoy en día pertenece a Inglaterra, Francia, USA y Alemania, y nunca debemos olvidar que sin las contribuciones de Austria, Suiza, Países Bajos y Bélgica es posible que hubiéramos perdido el tren&quot;. (Si Charles Petit no hubiera sido capaz de importar a &quot;Loupi&quot; desde Bélgica a París &quot;Rabot de Beaubourg&quot; nunca habría visto la luz) </li></ul><ul><li>Frank Wolter.&quot;The French Bulldog&quot;. Inglaterra 1989 </li></ul>
  8. 8. La historia del Club Internacional para el Bulldog Francés IKFB Alemania 1909-1999 <ul><li>Si se busca información sobre la historia del IKFB en los escasos libros que hay sobre el Bulldog Francés, se encuentran las siguientes líneas: &quot;En un día radiante de verano del año 1909, cuando 4 criadores serios y amantes del Bulldog Francés estaban sentados juntos en una mesa del Parkhotel en Munich y mientras discutían con afán el desarrollo de la crianza sintieron la necesidad de una agrupación de todos los criadores en un club, fundandose así el Internationale Bouledogue Français-Club. Los cuatro fundadores del club pertenecían a cuatro naciones y así justificaron el epíteto &quot;Internacional&quot;. Eran John Blacker (España), Heinrich Knotz (Alemania), Ernest Langford (Inglaterra) y Maria Muller (Austria). Este club internacional progresó muy rápido&quot;. Pero como tantas veces, la verdad tenía un aspecto diferente. El nacimiento de éste nuevo club, que después cambio su nombre de IBFC a IKFB, no logró ser ni por lo mas remoto tan fácil. Su fundación tenía mas bien el efecto de meterse en un avispero. </li></ul>90 años del IKFB
  9. 9. <ul><li>Hasta 1909 los Bulldog Francés se llevaron en el &quot;Kontinentaler Bulldog-Klub&quot; (Club Continental del Bulldog) de Berlín, y fueron inscritos en sus libros de cría. También el &quot;Schosshund-Klub&quot; (Club del Perro Faldero) de Berlín se sentía competente para ésta raza. Reaccionaron enérgicamente ante la idea de un club especial y con la ayuda de la prensa cinológica se llevaron a cabo enconadas disputas. Cuando el &quot;Kontinentaler Bulldog-Klub&quot; afirmó que el IBFC se había declarado injustamente el único club especial de ésta raza, el miembro fundador, John Blacker, tuvo que reaccionar con una protesta publicada en el &quot;Sportblatt für Züchter und Liebhaber von Rassehunden&quot; (revista deportiva para criadores y amantes de los perros de raza) el 23.09.1909. &quot;En función de miembro de la junta directiva de éste club debo protestar enérgicamente contra tales difamaciones. Un club de perros falderos que lleva el Bulldog Francés ni por lo mas remoto es un club especial, un club de Bulldog que trabaja para tres variedades, sí es un club especial para Bulldog, pero no un club especial para el Bulldog Francés, porque no se dedica exclusivamente a ésta raza y así resulta que el IBFC es y seguirá siendo el único club especial de ésta raza en Alemania. Las afirmaciones de ese panfletario son por eso falsas y las afirmaciones falsas son, según su declaración, contrarias a las buenas costumbres deportivas&quot;. Devotamente John Blacker </li></ul>
  10. 10. Bulldog Francés en Francia <ul><li>A finales del siglo XIX desfilaba por los Campos Elíseos, los días de buen tiempo, un faetón tirado por dos caballos alazanes conducido por un no menos elegante caballero con sombrero de copa, chaqueta negra y pantalones a cuadros. El mozo, con librea, pantalones de piel y botas, estaba tan reluciente como el barniz del carruaje. Entre estos dos personajes, un pequeño Bouledogue caille con un parche brindle que le cubría parte de un ojo y una oreja, bien firmemente asentado sobre su trasero, presidía el paseo. Todos los caricaturistas de la época dibujarán a esta tripulación legendaria. </li></ul>
  11. 11. Origen de una raza <ul><li>Una persona elige un animal que le gusta debido a alguna desviación de estructura. Se esmera mas de lo acostumbrado para cruzarlo con otro parecido y obtendrá así un producto orientado hacia el sentido de lo que desea. Estos ejemplares producidos se dispersan lentamente en su entorno ¿se les puede llamar raza distinta? ¿Quién se acordara de estos ejemplares? Esto puede aplicarse a la mayoría de las razas en su comienzo. Parecen poco interesantes fuera de un pequeño grupo de aficionados. Este fue el caso del Bulldog Francés. Será pues difícil poder dar una fecha oficial sobre su aparición. Este perro se origina por la elección de ejemplares de características especiales que fueron cruzados entre si, por la selección de los ejemplares obtenidos y, de nuevo, volver a cruzar estos sujetos seleccionados. En principio se puede admitir que esta raza surgió del cruce de Terrier y Bulldog Inglés. No del Bulldog Inglés grande sino del ligero de los años 1848, representado en algunos grabados en compañía de Terriers (¿intencionadamente?). Sin embargo, nuestro tipo de Bulldog Francés con sus características propias, sus orejas de murciélago entre otras, que le distinguen de todas las razas conocidas, y que jugaron un gran papel en su destino, fue el resultado de un persistente y juicioso trabajo, emprendido con placer y ardor por los primeros criadores. Ellos tenían el conocimiento perfecto del perro que querían originar y de él tenían una imagen ideal. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Los americanos se extrañaron de que, en una raza relativamente reciente que en pocos años había conseguido un buen desarrollo, no se pudiera encontrar un testigo ocular autorizado para aportar pruebas de lo que sabían: &quot;Eso prueba, decían, que los orígenes de esta raza no suscitaron en Francia ningún interés digno de consideración y que el desarrollo de su cría fue dejado al azar, a la indiferencia e, incluso, al abandono&quot;. Se puede decir que este &quot;perro de carnicero&quot;, como le llamaba la Sociedad Canina francesa en esta época era, en efecto, desdeñado del gran publico. La moda eran los Caniches, los Habaneros, los Toy Terriers, etc. Los aficionados parisienses a los perros de compañía no comprendían ni la belleza, ni el encanto de este pequeño monstruo achaparrado, de aire altanero y adusto. Era tolerado, a lo sumo, en las caballerizas, detrás de los pasos de sus cocheros, para atrapar ratas. En efecto, él no sobrepasó el lecho de los caballos a la espera de ser, veinte años después, el &quot;chouchou&quot; de las damas. Los americanos, al contrario, enamorados de esta raza, admitían mal que fuera menospreciada de este modo. Ellos no dudaron de que los hombres de 60 ó 70 años, que habitaban los arrabales de París, podrían proporcionarles la información que buscaban en vano. </li></ul>
  13. 13. Primeros criadores de Bulldog Francés <ul><li>Estos viejos criadores, fanáticos, desdeñosos de la publicidad y de los acontecimientos externos, no salían mucho de su casa. Modestos trabajadores en su mayoría, hacían de la cría del Bulldog Francés su pasatiempo favorito, su descanso, su orgullo. No escatimaron ni dinero ni esfuerzo en la búsqueda de un tipo de perro por el que sentían atracción. No se repetirá nunca suficiente que fue un reducido grupo de comerciantes modestos y pequeños artesanos los que dieron origen al pequeño Bulldog Francés: vinateros, cabreros, carniceros, vendedores de queso, traperos... Casi sin dinero y con insuficientes medios, pero siempre guiados por su ideal, estos auténticos aficionados condujeron la raza a un grado de perfección tal que inspiró la admiración de los amantes de las razas de perros de todo el mundo y que hizo, pasado el tiempo, la fortuna de los criadores extranjeros. &quot;Este pequeño perro, a pesar de lo que se ha dicho y escrito, procede de nosotros, los trabajadores franceses. Por lo tanto es a nosotros, los que hemos dado origen a esta raza, a los que todos los países han tenido que acudir. Es posible que este perro haya salido de un Terrier inglés o de un Bulldog inglés, o para ser mas exactos, de un cruce de Terrier y de Bulldog, lo que parece mas probable, pero el Bulldog Francés, tal y como lo poseemos, con orejas derechas y su porte ágil y alegre, resultado de una raza bien fijada, es nuestra obra&quot;. Así hablaba M. Charles Roger, uno de los mas estimados y viejos criadores, buen conocedor de la raza. Fue juez durante varios años en la exposición canina de las Tullerias y tuvo su primer Bulldog Francés en 1870 a la edad de 14 años. Sin embargo, existía otra teoría defendida por ingleses y americanos. La idea era de M. Krehl, entre otros, en la que se decía que el Bulldog Francés descendía del Dogo de Burgos a través del Dogo de Burdeos en línea directa. Esta opinión fue compartida por la Sociedad Canina francesa y por el autor inglés J.W. Stubbs. A pesar de que el Dogo de Burgos, y, por consiguiente, el Dogo de Burdeos son los grandes ancestros de todos los Bulldogs de la época, ¿cuántos años hubieran sido necesarios para reducir el tamaño del Dogo de Burdeos a la talla de un Bulldog Francés? </li></ul>
  14. 14. GALO LUPERA REYES

×