La Sexualidad En El Matrimonio

9.449 visualizaciones

Publicado el

Tema tratado según perspectiva bíblica

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
9.449
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
43
Acciones
Compartido
0
Descargas
183
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La Sexualidad En El Matrimonio

  1. 1. LA SEXUALIDAD EN EL MATRIMONIO Ricardo y Anita www.ricardoyanitablogspot.com
  2. 2. Introducción <ul><li>Una de las fuerzas más poderosas y misteriosas en la vida es la de la sexualidad humana. </li></ul><ul><li>Nos acompaña y nos afecta desde la cuna hasta la tumba. </li></ul><ul><li>La sexualidad no está restringida a los órganos genitales ni al acto sexual, sino que tiene que ver con todo nuestro ser. </li></ul><ul><li>Todo lo que pensamos, sentimos y hacemos, lo ejecutamos a partir de nuestra identidad sexual, es decir, como hombres o como mujeres. </li></ul>
  3. 3. Introducción <ul><li>Vivimos una época saturada de símbolos sexuales y con acceso casi ilimitado a la información sobre el sexo. </li></ul><ul><li>Lo que nos hace falta son criterios para discernir y manejar esa información, y para guiar nuestra conducta. ¿Dónde encontramos estos criterios? </li></ul><ul><li>Algunas voces reclaman autoridad para pronunciarse sobre la sexualidad, tales como la ciencia, la iglesia, la cultura y la Biblia. </li></ul>
  4. 4. 1. El sexo desde la perspectiva bíblica <ul><li>1.1. El sexo es parte del plan original de Dios en la creación (Gén. 1:27, 28) y por lo tanto es bueno (Gén. 1:31). </li></ul><ul><li>Tan bueno es el sexo, que no debe ser rebajado a una simple función biológica o glandular, ni debe ser espiritualizado, negado o despreciado. </li></ul><ul><li>Tan bueno es el sexo, que para desarrollarse a plenitud necesita de una relación madura, responsable y permanente. Por eso, Dios lo coloca dentro del marco del matrimonio (Gén. 2:24). Cuando se hace violencia a este diseño divino, el sexo suele convertirse en una fuente de frustración, insatisfacción y desencanto. </li></ul>
  5. 5. 1. El sexo desde la perspectiva bíblica <ul><li>1.2 . La Biblia da por sentado que la relación sexual de la pareja es un don, una bendición y un evento gozoso. </li></ul><ul><li>El mandato para procrear ( Gén. 1:28 ) es dado a la primera pareja antes de la introducción del pecado. El sexo no tiene nada que ver con el “pecado original”, ni está limitado a la procreación (Gén. 2:18). Su objeto primordial es el compañerismo. </li></ul><ul><li>Génesis 2:25 describe un ambiente erótico sin sombra de vergüenza. “Tanto el hombre como su mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza de estar así” (Dios Habla Hoy). </li></ul><ul><li>Génesis 18:12 cita las palabras de Sara, la esposa de Abraham, refiriéndose a la relación sexual como “deleite”. Se sobreentiende una relación sexual permanente de los dos, aunque ya entrados en años, en espera de la promesa del hijo. </li></ul><ul><li>Si Génesis afirma nuestra sexualidad, como resultado del acto creativo de Dios, </li></ul>
  6. 6. 1. El sexo desde la perspectiva bíblica <ul><li>Si Génesis afirma nuestra sexualidad, como resultado del acto creativo de Dios, el libro del Cantar de los Cantares la celebra en su intensidad, ternura, fidelidad, mutualidad y belleza (ver, por ejemplo: Cantares.4:1-7;8:6,7 ). </li></ul><ul><li>Proverbios 5:15-19 anima a ejercitar la vida sexual de la pareja en los años maduros. </li></ul><ul><li>En 1 Corintios 7:3-5 San Pablo recomienda una vida sexual continua, en un plano de igualdad entre esposo y esposa, y de mutua responsabilidad y entrega. </li></ul>
  7. 7. 2. De dónde provienen las dificultades <ul><li>2.1. De una mala interpretación de la Biblia. </li></ul><ul><li>2.2. De la cultura imperante. </li></ul><ul><li>2.3. De la crianza que recibimos. </li></ul>
  8. 8. 3. Sugerencias para el desarrollo de una vida sexual saludable <ul><li>3.1. Reconozca que el sexo es natural, bueno y placentero. Dios lo creó. </li></ul><ul><li>3.2. Dialogue con su pareja sobre sentimientos, actitudes y expectativas de cada uno en lo que respecta al sexo. Que no tengamos vergüenza de hablar de lo que Dios no tuvo vergüenza de crear. </li></ul><ul><li>3.3. Muestre y guíe a su cónyuge en las maneras cómo le agrada ser aproximado/a, acariciado/a e incitado/a al juego y al acto sexual. </li></ul><ul><li>3.4. Procure crear un “ambiente propicio” (de aceptación, ternura y reconciliación) permanente en donde el sexo no es usado como mecanismo de control, poder o manipulación. </li></ul>

×