PABLO ESTÁ TRISTE
Pablo era un niño muy feliz. Siempre estaba jugando con
sus amigos, se lo pasaba genial en los recreos. ...
muy bien. Se reían mucho.
 Pero, cuando Pablo se fue con sus padres volvió a ponerse
triste y su abuela también; así, hast...
CAPERUCITA GRIS Y EL PATO
          MIEDICA


                         Caperucita Gris era
                         una ni...
-Ya lo sé, pero tienes que superar el miedo.-
contestó Caperucita.
-Ya lo he superado,¿ no ves que sé cocinar?
Mintió el p...
naranja. Si quieres que te cocine métete en la
olla exprés; o mejor en el horno y pongo las
naranjas a tu lado.
-No tú ere...
LOBITA AZUL
Érase una vez una lobita llamada Lobita Azul. Una mañana la madre de la Lobita Azul le dijo que le
llevara a s...
Las tres entraron a la mansión del abuelo; pero, por desgracia ,se perdieron en la mansión y
empezaron a llorar. El abuelo...
Por eso era una broma todo lo que pasó,
                          y todo esto lo escribió la protagonista
                ...
EL PERRO MÁGICO



Érase una vez dos niños que salieron a dar un paseo. Llegando a casa se
encontraron un perro muy bonito...
los perros decidieron quedárselo como mascota.
Dijo el perro:
   – Vale seremos una familia.
Y vivieron felices y comieron...
LA SEMILLA MÁGICA
Había una vez una niña llamada Dori. Dori un día fue a
comprar al pueblo y vio unas semillas rojas.
Le g...
un pueblo. Dori pensó que se había ido a su pueblo y
bajó rápidamente por el árbol. Fue al mercado y una vez
allí preguntó...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuent

1.214 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.214
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
69
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuent

  1. 1. PABLO ESTÁ TRISTE Pablo era un niño muy feliz. Siempre estaba jugando con sus amigos, se lo pasaba genial en los recreos. Vino al cole una niña llamada Sandra, era muy guapa y todos los chicos iban detrás de ella. Pablo no quería ir detrás suya, le daba vergüenza. Cuando Pablo llegó a su casa sus padres le dieron una mala noticia. Ellos le dijeron: -Tu abuelo ha muerto, lo sentimos. Pablo dijo: -¿Qué abuelo el que me hacía reír siempre o el que no? -El que te hacía reír siempre. Dijeron sus padres. Pablo se fue a su cuarto a llorar. Al día siguiente nada le salió bien. Hacía cosas que no tenía que hacer, repetía exámenes sacando buena notas, etc. Todo esto le ocurría porque su abuelo se había ido al cielo. Intentaban animarlo siempre, pero no podían. En los recreos siempre estaba solo, porque no tenía ganas de jugar a nada. Sacaba malas notas, no tan malas, pero,tampoco tan buenas como las de antes. Le costaba reírse sin su abuelo. Después de clase se iba a su cuarto a llorar hasta que no le quedaba ninguna lágrima. Estaba triste un día tras otro; y nublado para él un día tras otro. Pablo no quería saber nada de nadie, siempre pensaba en su abuelo cuando se lo pasaban muy bien. Él sabía que llegaría su hora, pero no tan pronto. Se quedó un tiempo en casa de su abuela para acompañarla y que no estuviera sola. Los dos se lo pasaron
  2. 2. muy bien. Se reían mucho. Pero, cuando Pablo se fue con sus padres volvió a ponerse triste y su abuela también; así, hasta que se vieron otra vez. Al volverse a encontrar Pablo y su abuela se pusieron muy felices, aunque el abuelo se hubiera ido. Se quedó en casa de su abuela un año. Su abuela dijo: -¡Me encanta que mi nieto se quede aquí mucho tiempo! Pablo contestó: -A mí también me gusta. Los dos se fueron al parque y al volver para la comida todo estaba tranquilo, porque siempre gritaban, y exclamó Pablo: -¡Gruauauaua! Su abuela preguntó: -¿Qué haces? -Lo que hacía con el abuelo, gritar. Dijo Pablo. Y empezaron a comer. Después de comer jugaron al parchís, a la oca, etc. Esa tarde se lo pasaron genial. Olvidaron que el abuelo ya no estaba, y recuperaron la sonrisa. Pablo era más feliz y jugaba mucho con su abuela y con sus amigos; y su abuela era muy feliz al ver que tenía un nieto muy bueno y alegre. Ana Almaźan. FIN.
  3. 3. CAPERUCITA GRIS Y EL PATO MIEDICA Caperucita Gris era una niña muy graciosa que tenía 11 años. Su madre le pidió que se quedara en su casa que ella iba al entierro de su abuela que había muerto por un lobo que se la comió. Su pato cogió unas tijeras y dijo: -Caperucita corta el hilo con las tijeras, pero ten cuidado y no te cortes- dijo el pato. -Vale y, ¿por qué no lo haces tú?- contestó Caperucita. -Porque tú ya sabes que q.... qu... que yo soy un mie....... mied... miedi..... miedic.... miedica ya lo sabes.- respondió el pato.
  4. 4. -Ya lo sé, pero tienes que superar el miedo.- contestó Caperucita. -Ya lo he superado,¿ no ves que sé cocinar? Mintió el pato. -No que va ahora verás... Ven conmigo que vamos a cocinar una tortilla de patatas.- Reclamó el pato. -Vale. - Sé que mientes, respondió Caperucita. El pato sabía que él mentía y cuando estaba preparando la tortilla,los huevos los partió en la cabeza de Caperucita y los removió en su pelo. Caperucita le preguntó: -¿Por qué me haces eso?, ¿no sabes cocinar?, ¿no me habías dicho que sí?,dijo sin extrañarse mucho Caperucita. -Lo siento, pero, es que no entiendes lo que he hecho, te los he partido para cocinarte mejor ja,ja,ja. -No eso está mal, tú no debes hacer eso la que tendría que cocinar soy yo porque mi mamá dice que los animales no cocinan, las personas los cocinamos y por eso y... ¿Tú no querrás que yo te cocine? ,porque... yo soy una experta en cocina y sobre todo cocinando patos a la
  5. 5. naranja. Si quieres que te cocine métete en la olla exprés; o mejor en el horno y pongo las naranjas a tu lado. -No tú eres una niña buena y yo me voy de casa, me voy de vacaciones a la playa. -Claro para cocinarte bien con el sol-Contestó Caperucita. El pato se fue de vacaciones y vino al mes siguiente quemado . A Caperucita y a su madre les parecía que el pato olía muy bien porque se asó. Caperucita y su madre fueron hacia la puerta y....... ¡PUM! Se lo comieron. Su madre se arrepentía...... de no haberlo cocinado antes porque estaba muy rico. FIN Autor/a: Natalia Aranda Valle.
  6. 6. LOBITA AZUL Érase una vez una lobita llamada Lobita Azul. Una mañana la madre de la Lobita Azul le dijo que le llevara a su abuelo Fernando, que vivía en la ciudad un regalo porque era su cumpleaños. Lobita iba muy contenta cuando se encontró con la feroz alumna de la escuela Nuestra Señora de la Encarnación, la llamaban Capi porque era la capitana de juegos del colegio. Era una alumna a la que le tenían mucho apreció porque sin ella no habría más diversión y los alumnos estarían muy triste. Lobita salió corriendo porque le daba mucho miedo, Capi le siguió hasta la mansión de su abuelo. Una vieja mujer de ochenta y cinco años lo vio todo, así que esta anciana entró también. No sé sabe por qué, pero esa vieja mujer se parecía mucho a la... ¡madre de Lobita Azul! ¡Qué extraño!
  7. 7. Las tres entraron a la mansión del abuelo; pero, por desgracia ,se perdieron en la mansión y empezaron a llorar. El abuelo Fernando era muy listo y sabio, pues era ya muy viejo. Más tarde, Lobita Azul se puso a llorar y el abuelo la encontró. Lobita estaba muy contenta de verlo y le contó lo que pasó. Los dos llamaron a la policía y les dijeron que Capi era muy buena pero que si había hecho eso pues... sería mala, ya que la había perseguido, junto con la anciana. La llevaron a las dos a la cárcel y resulta que la vieja mujer era...¡La madre de Lobita Azul!,ya sabemos porque se parecían tanto...También porque era el Día de los Inocentes.
  8. 8. Por eso era una broma todo lo que pasó, y todo esto lo escribió la protagonista esa misma noche en su diario. FIN MARÍA ESCOZ VILCHES 5ºA
  9. 9. EL PERRO MÁGICO Érase una vez dos niños que salieron a dar un paseo. Llegando a casa se encontraron un perro muy bonito y decidieron llevárselo a su casa escondido en una mochila para que su madre no lo viera. Cuando llegaron a su casa la madre notó algo raro en ellos. Cuando llegaron a la habitación de la niña decidieron llamar al perro Luna. -¡No!, dijo el niño:-Es macho se llamará Tobi. El perro dijo: – No me gusta ninguno de los dos nombres, me llamo Fiti. Los niños se asustaron. La niña dijo: – ¿Qué has dicho? – Que me llamo Fiti ¿y vosotros? – Yo soy Kika y este es mi hermano Juan Antonio. Los niños se asustaron aún más. -Podemos ser amigos si mi madre nos deja. dijo el niño. El niño le dijo a su madre que habían encontrado un perro mágico, pero la madre no se lo creyó. Un día la madre subió a la habitación de la niña y vio al perro hablando. La madre se asustó mucho y llamó a los niños, los niños les dijeron que era bueno y como a la madre le gustaban mucho
  10. 10. los perros decidieron quedárselo como mascota. Dijo el perro: – Vale seremos una familia. Y vivieron felices y comieron perdices. FIN Autora: kenia María González Zamora. 5º A.
  11. 11. LA SEMILLA MÁGICA Había una vez una niña llamada Dori. Dori un día fue a comprar al pueblo y vio unas semillas rojas. Le gustó mucho el color y las compró. Al día siguiente sembró la semilla y a los pocos días un árbol creció tanto que llegó a las nubes. Dori decidió escalar y cuando llegó al final del árbol había un hombre diminuto y ese hombre la llevó a su pueblo diminuto. La reina del pueblo le dio una misión a Dori. Esa misión era encontrar en el bosque mágico a una paloma azul, porque esa paloma era el tesoro más valioso de la reina. Después de un tiempo Dori fue a buscar a la paloma azul. En el bosque Dori tuvo muchos problemas. Su primer problema era el río. Ese río llevaba un agua tóxica que si la tocabas te fundías. Para pasar el río ató una cuerda a un extremo de un árbol y así pudo saltar el río. Después se encontró con el valle encantado. Una vez allí, Dori le preguntó al primer árbol que se encontró que si había visto a la paloma azul. El árbol le respondió que la paloma se había dirigido hacia
  12. 12. un pueblo. Dori pensó que se había ido a su pueblo y bajó rápidamente por el árbol. Fue al mercado y una vez allí preguntó al panadero de su pueblo y él le dijo que sí la había visto y que se dirigía a la pescadería. Dori fue a la pescadería y capturó a la paloma azul. Subió por el árbol y le dio la paloma azul a la reina. El pueblo estaba muy agradecido y por eso le dieron 100 monedas de oro y Dori se puso muy contenta, pero cuando iba a bajar por el árbol, el árbol había desaparecido. El árbol lo tenía un gigante. Dori viajó al mundo de les gigantes y se enfrentó contra el gigante pero, no pudo con él. Entonces Dori le dio las 100 monedas a cambio del árbol y el gigante aceptó. Al final Dori se quedó sin las monedas, pero con la satisfacción de haber capturado ella sola la paloma azul. FIN

×