Jardín Florido: Una leyenda de Córdoba
<ul><li>Arribo a la Argentina en 1914. Estuvo en el Hotel de los Inmigrantes. </li></ul><ul><li>Su nombre era Fernando Ber...
Caballero de ley- Raúl Montachini <ul><li>Calle 9 de julio esquina Rivera Indarte corazón elegante de mi docta ciudad. Don...
<ul><li>El piropo elegante que el caballero brinda a la cordobesita que acaba de pasar la niña se da vuelta y esboza una s...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Jardín

757 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
757
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
23
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Jardín

  1. 1. Jardín Florido: Una leyenda de Córdoba
  2. 2. <ul><li>Arribo a la Argentina en 1914. Estuvo en el Hotel de los Inmigrantes. </li></ul><ul><li>Su nombre era Fernando Bertapelle. </li></ul><ul><li>Dejó en Italia a su madre y a su novia </li></ul><ul><li>Aquí desempeñó distintos trabajos: mozo, encargado, mayordomo, etc. </li></ul><ul><li>Regresó a Italia y descubrió que su madre y su novia habían muerto. </li></ul><ul><li>Volvió y se transformó en un mito de la Córdoba floreciente. </li></ul><ul><li>Lo bautizaron Jardín Florido. </li></ul>
  3. 3. Caballero de ley- Raúl Montachini <ul><li>Calle 9 de julio esquina Rivera Indarte corazón elegante de mi docta ciudad. Donde late la vida al compás de los gritos, de los trinos y los versos del cieguito cantor. </li></ul><ul><li>Con su paso altanero se acerca un viejecito que guarda veinte abriles dentro del corazón. Quién no lo conoce ahí va Jardín Florido en el ojal prendido su infaltable clavel. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>El piropo elegante que el caballero brinda a la cordobesita que acaba de pasar la niña se da vuelta y esboza una sonrisa que es como una caricia para el galán de ley. </li></ul><ul><li>Pasaron muchos años y el centro de la Docta lo vio todos los días sus calles caminar y se fue marchitando el clavel de su pecho que a la dama de negro no pudo galantear. Galanterías finas piropos respetuosos quedaron en el aire del centro cordobés un clavelito blanco se fue rumbo al olvido murió Jardín Florido, caballero de ley. </li></ul><ul><li>Canción extraída del disco “Pan del Agua” de Pablo Lozano </li></ul>

×