¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
DRA. C. ESTHER BÁXTER PÉREZ
INSTITUTO CENTRAL DE CIENCIAS PEDAGÓGICAS. MINED
Marzo 2002...
Posteriormente, continuamos profundizando en la importancia de la comunicación, como elemento
básico en la formación del h...
Pudiéramos entonces cuestionarnos: ¿formaron y educaron en valores? A nuestro juicio sí lo
hicieron, y podemos hacer con t...
niveles de enseñanza) con relación a determinados aspectos de su vida. En estos se incluyen: el
trabajo de la escuela; el ...
de analizar entre todos los problemas de disciplina que se presentan en el aula; y el hecho de poder
plantearle cualquier ...
En este capítulo además, se analizan algunos datos obtenidos en los estudios realizados, por el
Instituto Central de Cienc...
Es necesario que todos los que de una u otra forma están comprometidos con la tarea educacional;
(entiéndase por ello a la...
EDUCACIÓN
El término educación, etimológicamente proviene del latín educatio. Acción de desarrollar las
facultades físicas...
decisiva en la formación del hombre a lo largo de su vida, y debe prepararlo tanto para el logro de una
incorporación pers...
Bernad Honore en el libro “ Para una teoría de la formación , dinámica da la formatividad’’ al
referirse a esta categoría,...
identificación con lo que realizan, entre ellas el estudio, y el resto de las actividades en las que
participen en todos l...
todo su desarrollo sistemáticamente. Entonces..., busca o no un resultado de lo obtenido en el
proceso educativo, esto no ...
correspondencia y dependencia del tipo de sociedad en el que niños, adolescentes y
jóvenes interactúan y se forman.
El Dr....
Al respecto, Alexi N. Leontiev expresa que los “motivos” son los impulsos instintivos, inclinaciones,
vivencias emotivas, ...
♦ La existencia de actitudes, opiniones, exigencias y valoraciones propias y un
conocimiento de la realidad que conforman ...
moldear al niño a su imagen, y tanto padres como maestros son los representantes o intermediarios
en la conformación de es...
En su libro “Teoría de la Educación” el pedagogo uruguayo Jorge Bralich, parte de la concepción, que
desde que el hombre c...
Los valores como formaciones complejas de la personalidad, son algo muy ligado a la
propia existencia de la persona, que a...
Tiene el encargo social de enseñar a los niños y jóvenes a vivir a la par de su tiempo y poder valorar
la realidad que los...
Deseamos formar hombres que se caractericen por ser trabajadores, solidarios, colectivistas,
honestos, patriotas, porque c...
♦ ¿ Es esto suficiente para que sean disciplinados?
♦ ¿ Qué ocurre cuando el maestro no está presente, bien sea en el aula...
En la Psicología Social Marxista se plantea que son disposiciones más o menos estables de la
personalidad a reaccionar, an...
Resulta importante trabajar sistemáticamente este componente para desarrollar tanto en niños,
adolescentes o jóvenes por e...
punto de vista cognitivo el sujeto puede conocer y estar convencido de lo importante y valioso de
algún elemento de la rea...
Debemos señalar como aspecto esencial que los valores como estructura compleja de la
personalidad, resultan de naturaleza ...
En el análisis que estamos efectuando es importante tener presente que los valores no se dan
aislados, sino en relación e ...
• mostrar una actitud positiva ante las tareas encomendadas;
• sentir admiración por los trabajadores e identificarse con ...
correspondencia con los puntos de vista de sus autores en dependencia de la teoría que sustentan
o de la disciplina en la ...
También puede entenderse como intercambio, interrelación, diálogo, vida en sociedad, todo ello
relacionado indisolublement...
Alrededor del primer año, aparece el lenguaje articulado, y los adultos; padres y familiares
fundamentalmente deben propic...
En la medida que crece externamente, también sus procesos psíquicos van madurando, y sienten
que forman parte de los mayor...
Mediante la actividad, se señala en la bibliografía consultada, es que se pone de manifiesto el
condicionamiento social de...
que lo rodean, en la actividad y la comunicación; esto permite el desarrollo individual mediante
la apropiación de la expe...
niñas, suelen aceptar lo que el maestro dice, y a estar atento en todo momento a lo que hace y
tratan de imitarlo.
Los pre...
sus compañeros de aula, de su escuela y con sus profesores lo acontecido en ese lapso de
tiempo. Sin dudas estos momentos ...
En la dirección del trabajo pedagógico, el docente al presentar el material de estudio cualquiera
que este sea, ha de ser ...
 las experiencias vividas ;
 su manera de pensar ;
 las actividades que realiza dentro y fuera de la institución ;
 la...
Esta posición y ascendencia privilegiada que ejerce sobre el alumnado, a veces comunicando con un
simple gesto de aprobaci...
Estas funciones no se dan aisladas, en el acto comunicativo directo forman un todo único y en ese
acto, para una persona p...
idea inicial de quien habla, su experiencia y conocimiento. ( no hay una relación directa con la
actividad)
SEGUNDO NIVEL....
previsto cómo se da el flujo de información en uno u otro sentido, a qué nivel comunicativo aspiro o
me propongo se establ...
 los alumnos sienten que ocupan un lugar, y que son comprendidos ;
 las tareas propuestas permiten la participación acti...
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?

234 visualizaciones

Publicado el

DRA. C. ESTHER BÁXTER PÉREZ
INSTITUTO CENTRAL DE CIENCIAS PEDAGÓGICAS.
MINED
La Habana, Cuba
Marzo 2002

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
234
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES?

  1. 1. ¿ CUÁNDO Y CÓMO EDUCAR EN VALORES? DRA. C. ESTHER BÁXTER PÉREZ INSTITUTO CENTRAL DE CIENCIAS PEDAGÓGICAS. MINED Marzo 2002 INTRODUCCIÓN En el año 1989 nos atrevimos a escribir un material, en la colección conocida como Problemas Pedagógicos( que se identifica con interrogantes) que tenía entre sus propósitos, el que pudiera ser consultado o estudiado por maestros, profesores, dirigentes educacionales y por qué no los padres. Los que hayan tenido la oportunidad de leer o estudiar el material de referencia que aborda: La formación de valores ¿ Una tarea pedagógica?, puede que coincidan en preguntarse ¿es más correcto hablar de Formación, o de Educación en Valores? o tal vez ¿habría que hacerlo de ambas cosas a la vez.? Es posible que en el desarrollo de este intento, y con alguna experiencia acumulada, podamos dar respuesta a las interrogantes, al menos en un primer momento, vamos a tratar de responder en alguna medida a la primera y en el desarrollo del contenido a la segunda. Transcurrida más de una década, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la formación de valores sí es una tarea pedagógica : y que todos aquellos docentes, directores, o funcionarios de los diferentes niveles que tuvieron la oportunidad de leerlo o estudiarlo, coinciden en la necesidad hoy más que nunca de fortalecer la educación de las nuevas generaciones en esta dirección.
  2. 2. Posteriormente, continuamos profundizando en la importancia de la comunicación, como elemento básico en la formación del hombre y de los valores como estructura compleja de la personalidad. Esto motivó que tomando como punto de partida la información brindada en diferentes investigaciones en las cuales participamos, escribimos otro material titulado ¿Promueves o facilitas la comunicación entre tus alumnos? que pudo ser editado en el año 1999. En este se aborda esencialmente, la importancia de la comunicación en esta problemática y se hace referencia a una experiencia comunicativa entre los jóvenes acerca de sus valoraciones. La práctica educacional, en la que estamos inmersa, durante más de 30 años como: maestra primaria; directora; asesora; metodóloga; J' de Equipo de Primaria o Supervisora (como se suele decir en otros países) visitando escuelas, entrevistándonos con alumnos, padres, directivos, funcionarios, de los diferentes niveles de dirección; impartiendo seminarios, postgrados o trabajando como profesora en cursos de Maestría o Doctorado en diferentes disciplinas entre ellas: Metodología de la Investigación, Problemas Contemporáneos de la Pedagogía, Teoría de la Educación, Psicología Pedagógica, Aprendizaje Desarrollador , así como el trabajo investigativo que realizamos, justifica el continuar ofreciendo a los docentes y al personal que tiene en sus manos el poder dar continuidad a la obra educativa de la Revolución, nuestras modestas consideraciones en lo que respecta a la formación de las nuevas generaciones. El reto que tenemos por delante, en esta temática no resulta fácil; al contrario, diríamos que hasta cierto punto puede ser controvertida; ya que de entrada desde el punto de vista teórico, existe una tendencia a utilizar indistintamente términos o categorías diferentes al referirse a la educación o formación de valores tales como: las actitudes; los sentimientos; las cualidades de la personalidad; los valores; los motivos o las orientaciones valorativas. Vamos a tratar de aclarar en el desarrollo de estas páginas, lo que cada uno implica en sí mismo; y la interdependencia que existe, ya que como componentes de la personalidad están estrechamente relacionados, pero no son sinónimos. En particular, en un primer momento nos vamos a referir a algo que consideramos fundamental y es al hecho de que la escuela cubana se ha caracterizado siempre por trabajar en función de educar a los niños, adolescentes y jóvenes en las tradiciones patrióticas, revolucionarias, políticas y culturales de la nación. 2
  3. 3. Pudiéramos entonces cuestionarnos: ¿formaron y educaron en valores? A nuestro juicio sí lo hicieron, y podemos hacer con tanta fuerza esa afirmación aunque sea empíricamente, pues de lo contrario no sería posible escribir estas líneas. Por tradición, la escuela cubana, ha desarrollado siempre, un trabajo encaminado a formar ciudadanos, capaces de sentir el orgullo de ser cubanos, rebeldes, independientes, capaces de luchar contra cualquier forma de explotación y de defender la Patria de cualquier amenaza, tanto interna como externa y así lo demostraron los mambises en las Guerras por la Independencia; la generación del centenario, y la actual. La necesidad de profundizar y fortalecer la educación en valores y su formación desde la escuela, es una tarea necesaria hoy más que nunca, en todo el mundo, ya que de ello depende, el poder salvar a lo más preciado que ha existido en el mundo natural, el hombre mismo. En el caso que nos ocupa, tenemos que plantear que durante los primeros años de la década del 90, Cuba se vió abocada a un colapso económico; entre otras causas, por el derrumbe del campo socialista, y el recrudecimiento del bloqueo imperialista. Esto sólo fue posible superarlo, por la firmeza inquebrantable del pueblo ; la iniciativa creadora de todos los comprometidos con esta causa justa; y la puesta en práctica de determinadas medidas económicas, entre ellas: la despenalización del dólar, la reapertura del mercado agropecuario, la autorización del trabajador por cuenta propia y la apertura a un mercado de turismo para lo cual la población en general y los jóvenes en particular no estaban preparados. Lo señalado anteriormente, trajo aparejado en una parte de la población, (pudiéramos decir en algunos jóvenes y adultos) el deterioro de algunos valores como: la honestidad, la responsabilidad, la solidaridad y la honradez; y el reacomodamiento y jerarquía con mayor fuerza de otros . Compartimos la concepción de diversos especialistas de que el sistema de valores está condicionado por las formas de vida de la sociedad en las que el sujeto vive y se desarrolla, lo que origina, que al cambiar las relaciones sociales y fundamentalmente las económicas, se jerarquizan, de una manera diferente los existentes a nivel de sociedad, o se deterioran a nivel de individuo a nuestro juicio aquellos que en su escala de valores no estaban lo suficientemente interiorizados y consolidados, y que alguna situación externa lo llevó a ello. En los últimos años, se han realizado diversos estudios que han tenido como objetivo fundamental: poder conocer, analizar y valorar, las opiniones sociales de los estudiantes (que cursan diferentes 3
  4. 4. niveles de enseñanza) con relación a determinados aspectos de su vida. En estos se incluyen: el trabajo de la escuela; el que desarrollan en su grupo escolar y en su medio social, así como los efectos que ha tenido a nivel institucional la labor que se realiza para educar en valores a niños adolescentes y jóvenes. Lo analizado, ha sido un motor impulsor para seguir profundizando en la problemática de los valores, e intentar en esta obra, de interpretar y sistematizar los principales resultados obtenidos. Por otra parte, hemos consultado bibliografía de autores de diversos países, donde se plasman las políticas educativas; las alternativas o los procedimientos, que se utilizan en esta difícil labor. Esto nos ha permitido: conocerlas, analizarlas, valorarlas y compararlas con las que se realizan en nuestro país. Todo lo planteado, nos lleva a estructurar un libro, que consta de cuatro capítulos: el primero, aborda la sociedad y la educación en la problemática de los valores ; en este se tratan de definir las tres categorías mencionadas anteriormente y la relación que existe entre ellas. De igual forma se señala la responsabilidad, que al respecto le corresponde a los diferentes agentes sociales; en particular a la familia y a la escuela; (utilizado este último término, como nombre genérico para cualquier institución educacional ). En el segundo, analizamos la importancia de la comunicación en esta dirección; en general son pocos los estudios que tienen presente este aspecto, cuando de la educación en valores se trata. Esto se manifiesta en la literatura consultada, y en trabajos investigativos realizados, donde se le confiere o se le da muy poca importancia a la comunicación pedagógica, es decir, la que se establece: maestro y alumnos o de estos últimos entre sí. Cuando se hace, se pone en evidencia lo pobre o limitadamente valorada, o tomada en consideración como elemento o indicador importante para conocer, qué sucede en la labor que se realiza en la formación de las nuevas generaciones, como protagonistas directos de la construcción de la nueva sociedad. En particular, una investigación realizada en el año 1992, que tuvo como objetivo fundamental, profundizar en la organización de la vida de la escuela, se pudo constatar que en el nivel primario los alumnos obtienen por cientos de respuestas más altas que los de secundaria y preuniversitario en lo referido a que puedan opinar cuando hay problemas en la escuela; les expliquen los docentes o directivos las decisiones que se toman a nivel de institución; la posibilidad 4
  5. 5. de analizar entre todos los problemas de disciplina que se presentan en el aula; y el hecho de poder plantearle cualquier problema al director.(1) Como puede apreciarse los resultados tienden a ser contradictorios con lo esperado, se supone que en la medida que aumente la edad de los estudiantes, estos deben estar en mejores condiciones y se les debe dar los espacios para poder participar activamente, exponiendo sus criterios y valoraciones en todas las actividades que se realicen en la institución, de las situaciones escolares y extraescolares que merezcan ser objeto de análisis de forma tal que los ayude más en su desarrollo y formación. Es necesario que en todo momento del quehacer escolar, los docentes y el resto de los adultos tomen en consideración esa necesidad de comunicación, que está presente como una de las características básicas de niños, adolescentes y jóvenes. Esto permitirá la realización e instrumentación de una labor más eficiente por parte del colectivo pedagógico, así como tomar a tiempo las medidas oportunas y dar respuesta a los intereses y las inquietudes del estudiantado. La capacidad de comunicación, es fundamental para un buen maestro. En este sentido, la literatura consultada de especialistas que han profundizado en la temática, ponen de manifiesto, que el maestro es uno de los profesionales que debe poseer esta capacidad desarrollada, para poder efectuar un buen trabajo con sus estudiantes, de hecho debe ser un comunicador por excelencia; es precisamente esta el arma fundamental que utiliza para poder tener una alta productividad. El tercer capítulo, y después de haber abordado en los anteriores, algunas premisas necesarias, para poder entender lo que queremos comunicar, trata de dar una respuesta lo más acabada posible a ¿ Cuándo y cómo educar en valores? Por supuesto, su tratamiento y desarrollo, serán objeto más particularizado en la Pedagogía ( ya que esta problemática de los valores es estudiada por diferentes ciencias) y se plantea o sugiere lo que puede hacer la Institución Educacional, desde las edades más tempranas, hasta los jóvenes del nivel medio superior y los universitarios, para obtener mejores resultados en esta labor. 1() Báxter, E. ¿Promueves o facilitas la comunicación entre tus alumnos? Editorial Pueblo y Educación, 1999. Pag.8 5
  6. 6. En este capítulo además, se analizan algunos datos obtenidos en los estudios realizados, por el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas ( ICCP ) del Ministerio de Educación de la República de Cuba. En el cuarto y último capítulo, se hacen determinadas consideraciones metodológicas y se hacen propuestas que pueden o deben ser utilizados por los docentes, para lograr una adecuada educación en valores; independientemente, de la estrecha relación dialéctica que tienen las categorías pedagógicas: instrucción y educación, cada una de ellas posee sus objetivos específicos y su tratamiento diferenciado. Se aborda además el trabajo que realizan especialistas o docentes de diferentes países en esta dirección y sus concepciones al respecto. A continuación, le damos tratamiento al contenido en particular de cada uno de los capítulos y hacemos nuestras reflexiones al respecto. Las conclusiones a las que arriben cada uno de los lectores estarán en dependencia de la significación en lo individual lograda mediante la información ofrecida. No es nuestro propósito que compartan nuestras opiniones o posiciones, sólo esperamos que su lectura y estudio los ayude a analizar, reflexionar y valorar; acerca de lo que proponemos y puedan tener una visión más clara y amplia de lo que significa educar y formar valores; bien como padres, docentes, funcionarios o dirigentes educacionales (en cualquier nivel donde trabajen o cargo que ocupen) dada la importancia que en la actualidad reviste esta problemática. CAPITULO 1. SOCIEDAD Y EDUCACIÓN EN LA PROBLEMÁTICA DE LOS VALORES. 1.1 Concepciones teóricas acerca de las categorías: sociedad, educación, formación y valores. En un capítulo, es imposible plasmar o sintetizar todo el arsenal de posiciones que existen a nivel internacional en lo referido a la conceptualización de las categorías sociedad, educación, valores y formación, así como la experiencia que cada uno de los docentes en particular y la pedagogía como Ciencia en general puedan aportar a esta problemática. Nuestro propósito es más modesto, sólo queremos hacer reflexionar ante la necesidad actual de educar a niños, adolescentes y jóvenes en los valores que sustenta la sociedad en que viven y desarrollan su vida. 6
  7. 7. Es necesario que todos los que de una u otra forma están comprometidos con la tarea educacional; (entiéndase por ello a la familia, a la escuela y a la sociedad) efectúen una labor adecuada para que las nuevas generaciones, puedan actuar consecuentemente en su vida cotidiana y con una posición correcta en la búsqueda constante y sistemática de alternativas y soluciones que contribuyan al desarrollo y conservación de la humanidad. Es oportuno iniciar, tratando de definir cada una de las categorías a que se hace referencia ( sociedad, educación, formación y valores) lo que ayudará al lector en la comprensión de lo que cada una de ellas significa, así como las implicaciones que tienen en la problemática que abordamos. SOCIEDAD En relación a la categoría sociedad podemos señalar que etimológicamente proviene del latín: societas, asociación. En su sentido amplio, es un conjunto organizado de individuos, que tienen relaciones determinadas, unidas por servicios recíprocos. De esta forma puede ser aplicado a un conjunto de animales ( por ejemplo una sociedad de abejas). En un sentido estricto puede definirse como un medio humano organizado en que se integra todo hombre.(2) Para Carlos Marx, la sociedad es el producto de la acción recíproca de los hombres. En su concepción, es válido señalar que no separa la sociedad de la naturaleza, al contrario los seres humanos son vistos como parte del mundo natural, que es la base real de todas sus actividades. Por otra parte, trata la relación entre la sociedad y la naturaleza como un intercambio que se desarrolla históricamente, mediante el trabajo humano y que al mismo tiempo crea y transforma las relaciones sociales entre estos. La producción y reproducción de la vida material, son de igual forma una relación tanto natural como social. En el material ”La escuela y los problemas de la formación del hombre” escrito por un colectivo de autores del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas ( ICCP) ; se plantea que la Sociedad puede ser concebida, como el sistema de relaciones creadas por el hombre y en el cual desarrolla su vida, que se conforman históricamente, basadas en un modo de producción determinado, de donde depende toda la estructura y superestructura del mismo. Es el medio donde el hombre vive, trabaja y se desarrolla. (3) Esta última concepción, es la que asumimos en todo el desarrollo del libro. 2() Diccionario de Filosofía Jacqueline Russ. Editora Jeipione,1995 3() Báxter E. y otros. La escuela y los problemas de la formación del hombre.(ICCP) La Habana Cuba 1994. ( pag.10.) 7
  8. 8. EDUCACIÓN El término educación, etimológicamente proviene del latín educatio. Acción de desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales.(4) Para Demerval Savianni, educación es un fenómeno histórico y social, responsable de la transmisión de la cultura y de la acción mediadora entre lo cotidiano y lo no cotidiano en la formación del individuo. (5) La concepción marxista de educación, hace su aparición alrededor del año 1840; en sus inicios, se concebía en instituciones creadas al efecto y por consiguiente, sus fines se encaminaban a asegurar el desarrollo integral de la personalidad. Transcurrido más de un siglo y tratando de ser consecuente con lo que aspiramos, ya que no nos proponemos hacer en este texto un análisis histórico; encontramos en el material ”Las categorías fundamentales de la Pedagogía como Ciencia y sus relaciones mutuas” ; la necesidad de situar en un primer plano a la educación, como elemento central para garantizar la formación de un hombre capaz de contribuir a la construcción del socialismo y a su desarrollo.(6) Al referirse a la categoría educación se expresa, que este es un proceso conscientemente organizado , dirigido, y sistematizado sobre la base de una concepción pedagógica determinada, que se plantea como objetivo más general , la formación multilateral y armónica del educando para que se integre a la sociedad en que vive, contribuya a su desarrollo y a su perfeccionamiento, y que el núcleo esencial de esa formación deben ser los valores morales. Como puede apreciarse, se hace alusión a la educación que se recibe en la escuela y para nadie es un secreto que esta surge como institución, para conservar la cultura, y garantizar la transmisión de conocimientos en todas y cada una de las generaciones que asisten a ella. Posteriormente trataremos con un mayor nivel de profundidad lo que en la actualidad puede hacer la escuela como institución responsabilizada con el encargo social designado por el Estado. Al abordar esta problemática, partimos de concebir la educación como un fenómeno social históricamente condicionado, como núcleo del proceso socializador, que ejerce una influencia 4() Pequeño Larousse Ilustrado. Miguel del Toro y Gisbert. Instituto del Libro. La Habana Cuba, 1968.(Pag 377) 5() Demerval Savianni. Escola e Democracia.Sau Pablo. Cortez Autores Asociados.1987.(Pag.81) 6(6) Colectivo de autores. Las categorías fundamentales de la Pedagogía como Ciencia y sus relaciones mutuas. ICCP 1998 8
  9. 9. decisiva en la formación del hombre a lo largo de su vida, y debe prepararlo tanto para el logro de una incorporación personal y social activa, como para el disfrute y plenitud de todo aquello que se derive de la misma. José Martí, Héroe de la República de Cuba, al respecto escribió: “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer de cada hombre resumen del mundo viviente, para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo con lo que no podrá salir a flote”. (7) Señaló además que : “ La educación, es la habilitación de los hombres para obtener con desahogo y honradez los medios de vida indispensables en el tiempo en que existen, sin rebajar por eso las aspiraciones delicadas, superiores y espirituales de la mejor parte del ser humano” (8) Con relación a la problemática que nos ocupa escribió: “Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida. En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas conque en la vida se ha de luchar ¨ ( 9) El legado histórico de Martí, al igual que el de otros educadores cubanos como: el padre Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Enrique José Varona , nos lleva a plantear que educar es preparar al hombre para afrontar exitosamente las exigencias sociales y personales de cada etapa de la vida, lo cual parece oponerse en buena medida a las acciones academicistas, formales, autoritarias o aisladas, que muchas veces emprenden los diferentes agentes socializadores. FORMACIÓN. Con relación a la categoría formación, encontramos que esta se refiere a la acción de formar o formarse, según el diccionario Larousse, y se suele utilizar como sinónimo de educación y de instrucción, con lo cual no estamos de acuerdo. En el libro “La escuela y los problemas de la formación del hombre’’ ya mencionado, se señala que los problemas de la formación del hombre, siguen siendo en la actualidad objeto de estudio o de investigación por diferentes especialistas, lo que hace existan diferentes tendencias y concepciones al respecto. 7 Martí J. Obras Completas. Tomo. 8 (pág. 281) Imprenta Nacional de Cuba. La Habana.1961. 8 Martí J. Obras Completas. Tomo. 3 (pág. 53) 9 Ibidem. (pág. 54) 9
  10. 10. Bernad Honore en el libro “ Para una teoría de la formación , dinámica da la formatividad’’ al referirse a esta categoría, no llega a dar una definición acabada de lo que implica, ni tampoco da un concepto, lo que hace es considerarla como la función evolutiva del hombre. El mencionado autor no toma en consideración el resto de los factores o agentes sociales que participan en esta formación, aunque posteriormente en esa misma obra expresa, que el hombre se forma y desarrolla bajo la influencia de determinadas fuerzas, que pueden ser externas o internas, tanto sociales como naturales, organizadas y espontáneas, asistemáticas, en fin con todo aquello con lo que interactúa; lo que deja cierta huella en su conciencia, en su conducta y en sus cualidades de la personalidad, sin embargo todo es producto de su capacidad biológica determinada por la herencia. Para los pedagogos cubanos, la formación del hombre es el objetivo de la Educación en su concepción más amplia y se concibe, como el resultado de un conjunto de actividades organizadas coherente y sistemáticamente, que le permite actuar consciente y creadoramente. En el material del Grupo de Pedagogía del ICCP encontramos que esta categoría guarda una estrecha relación con aprendizaje y desarrollo. Así tenemos que aunque los pedagogos en la época de la colonia en Cuba, no definen explícitamente estas categorías, sí ocupan un lugar importante en las ideas educativas que sustentan, y la formación del hombre es considerada como la unidad entre el pensar el sentir y el actuar. En la república neocolonial, según estos autores, el desarrollo se utiliza como sinónimo de formación; y a partir de la década del 60, aparece como tendencia a identificar o vincular más la formación con la esfera afectivo motivacional y el desarrollo con la esfera cognitiva. La categoría formación guarda también una estrecha relación con la educación que reciben los estudiantes a nivel de aula, esto debe ser así pues cuando el maestro, dirige su acción no sólo al proceso de aprendizaje de determinados conocimientos, o al desarrollo de habilidades y capacidades, sino que también hace que sus alumnos experimenten vivencias positivas con lo que aprenden, se emocionen, interesen y motiven; los está educando y formando integralmente como personalidad. El actuar de esta forma, permite penetrar en las mentes y en los corazones de cada uno de los estudiantes, y lograr una interrelación dialéctica entre lo cognoscitivo y lo afectivo, tan necesaria para un aprendizaje desarrollador, lo que les servirá para desarrollar sentimientos de pertenencia e 10
  11. 11. identificación con lo que realizan, entre ellas el estudio, y el resto de las actividades en las que participen en todos los momentos de sus vidas. Lo anterior nos lleva a la consideración, tal vez no abordada de esta forma, por algunos estudiosos de estas categorías, de que es necesario trabajar en una Educación en Valores, partiendo de que ésta la propicie la familia, la escuela y el medio social. Para ello se requiere que el sujeto conozca el carácter objetivo de cada uno de los valores, y vivencie y experimente en lo individual y colectivo aquellos parámetros o indicadores algunos estudiosos de estas categorías, de que positivos que los caracterizan. Esto hace necesario e imprescindible, poner a los niños, adolescentes, jóvenes o adultos en situaciones de experimentar en lo personal los valores adquiridos, para entonces poder decir, que se han formado en estos determinados valores y no otros. ¿Entonces, se educan y se forman ? pensamos que sí; la educación va dirigida a la formación del hombre, y debe dar respuesta a ¿qué tipo de hombre hay que formar para vivir en una determinada sociedad? de ello se derivan los objetivos o propósitos que se tracen como meta los centros educacionales de los diferentes niveles de enseñanza. Asumimos que la formación de un sujeto (en este caso el estudiante) vamos a entenderla como el resultado de la educación recibida, que se evidencia en una posición activa en su aprendizaje y desarrollo, así como en la actitud positiva que pone de manifiesto en aspectos fundamentales de su vida; entre ellos: la familia, el estudio, el trabajo y la patria. Tal vez sería necesario aclarar, que existe en la actualidad una gran confusión en esta dirección, es decir entre educación en valores o su formación, puesto en evidencia en los diferentes textos consultados y más recientemente en el evento Pedagogía 2001 lo que nos lleva a cuestionarnos : ¿ES LA EDUCACIÓN EL PROCESO Y LA FORMACIÓN EL PRODUCTO? Si somos consecuente con lo planteado, sin lugar a dudas que la Educación de un sujeto, (léase niño, adolescente o jóven) está presente desde que se nace, y por supuesto, en los primeros momentos de la vida y durante su desarrollo. Es así sin temor a equivocarnos, porque la familia (independientemente del nivel cultural o país donde viva) constantemente evalúa, o se cuestiona hasta donde ha llegado, cuáles son las manifestaciones adecuadas o no que asume el hijo o la hija al que educa, en términos de sentimientos, actitudes o conductas; de igual forma lo hace durante 11
  12. 12. todo su desarrollo sistemáticamente. Entonces..., busca o no un resultado de lo obtenido en el proceso educativo, esto no niega que en la medida que se educa, se obtiene de manera mediata un producto, en este sentido podríamos asegurar que tanto educación como formación marchan de la mano como causa y consecuencia; en consonancia con una de las categorías de la dialéctica. VALORES Para el conocimiento y profundización de los valores y su relación con la educación, resulta necesario plantear que los valores como categoría, son estudiados por la Axiología, ( del griego axio- valor y logos-tratado o estudio )que constituye, la teoría filosófica que conceptualiza las nociones de lo valioso, en el campo de lo que es bello, estético y verdadero, como esencias y cualidades contenidas en las creaciones humanas. En la Axiología, tanto el propio concepto de valor, como la educación y formación de ellos, y su jerarquía, ya de hecho resulta una problemática tanto teórica como práctica para aquellos que se propongan el estudio de esta temática. A continuación hacemos referencia brevemente a cómo es su tratamiento, por representantes de diferentes Ciencias Sociales; para ello nos apoyamos en el contenido que aparece en el libro: La formación de valores.” Una campaña de espiritualidad y de conciencia” (10) Desde el punto de vista filosófico el Dr. José R. Fabelo, señala que para entender esta categoría es necesario tomar en consideración tres planos de análisis: ♦ El sistema objetivo de valores (estos vistos como parte constitutiva de la propia realidad y de la significación social que le atribuye el sujeto que valora). ♦ Los valores subjetivos o de la conciencia ( forma en que la significación social es reflejada en la conciencia individual ). ♦ Sistema de valores institucionalizados ( que evidencian el modo de organización y funcionamiento de la sociedad en la que el sujeto vive y se desarrolla) Lo planteado nos lleva a considerar a los valores, como una compleja formación de la personalidad, contenida no sólo en la estructura cognitiva, sino fundamentalmente en los profundos procesos de la vida social, cultural y en la concepción del mundo del hombre, que existen en la realidad, como parte de la conciencia social y en estrecha 10 Colectivo de autores. La formación de valores. Una campaña de espiritualidad y de conciencia. La Habana. Cuba. 1996. 12
  13. 13. correspondencia y dependencia del tipo de sociedad en el que niños, adolescentes y jóvenes interactúan y se forman. El Dr. Cintio Vitier, al abordar los valores desde una perspectiva histórica, refiere que en Cuba cuando se habla de los principios fundadores y fines axiológicos hay que remontarse a las concepciones pedagógicas vigentes desde el siglo anterior en las figuras del padre Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Rafael Ma. de Mendive y que culmina con los postulados y el pensamiento revolucionario de José Martí. Expresa además que sólo la columna vertebral de nuestra historia, que dió hombres como Céspedes, Agramonte, Maceo, así como un pueblo capaz de acompañarlos en la lucha, por preservar la patria de la injerencia extranjera, es lo que nos puede enseñar quiénes somos y hasta donde somos capaces de llegar. La Dra. en Ciencias Sociológicas Ma. Isabel Domínguez, refiere que la problemática de los valores requiere un enfoque dialéctico dada su complejidad. En el caso particular de su formación en los jóvenes, señala que en el caso de aquellos que aún no se han insertado socialmente, que no tienen una calificación, no han formado una familia, cuando aparece algún acontecimiento en la vida de índole económica, que pueda modificar su sistema de relaciones o su actividad, esto adquiere para ellos una connotación diferente,( tanto en su afectación concreta como en su representación subjetiva) a como puede ser asimilado por otros jóvenes o adultos. En lo abordado por esta especialista no hay una definición explícita del concepto de valor, pero sí ofrece un conjunto de elementos que desde el punto de vista sociológico es necesario tener presente para una formación adecuada de estos en los jóvenes. Para el Dr. en Ciencias Psicológicas Fernando González Rey, los valores son todos los motivos que se constituyen, y se configuran en el proceso de socialización del hombre, y en todos los sistemas de relaciones se estructuran valores, que permiten al hombre su expresión en las distintas esferas en el que está inmerso. Realmente el argumento de que los valores son motivos, tiende a confundir y en nuestra modesta opinión, los valores son una estructura más compleja de la personalidad y condicionan los motivos, lo que hace muy difícil explicar uno por la significación del otro, independientemente de la estrecha relación existente entre ambos. 13
  14. 14. Al respecto, Alexi N. Leontiev expresa que los “motivos” son los impulsos instintivos, inclinaciones, vivencias emotivas, intereses y deseos que experimenta el sujeto ante los fenómenos de la realidad y que están íntimamente relacionados con las necesidades. (11) Para González Rey, ( y coincidimos con el autor ) los valores se configuran mediante la experiencia de la persona concreta que está en formación y desarrollo, lo que está determinado por el sistema de relaciones que establece con sus coetáneos, su familia, el medio que lo rodea y por la naturaleza de las actividades que realice y el protagonismo que desempeñe en estas. El Dr. en Ciencias Pedagógicas Gilberto García Batista, en el material al que hicimos referencia, expresa que para la Pedagogía, la formación de valores, es en esencia un problema de la educación de la personalidad. Para ello se deben dar un conjunto de condiciones positivas, que así lo permitan, entre las que señala: ♦ tomar en cuenta las necesidades del sujeto que se educa; ♦ respetar la dignidad de cada uno; ♦ establecer relaciones con una adecuada comunicación; ♦ promover la creatividad y sean protagonistas directos de su propia formación. Como puede apreciarse, hay coincidencia entre los diferentes especialistas, en lo referido al necesario protagonismo del estudiante para lograr una adecuada formación. Hemos efectuado hasta aquí un análisis tal vez limitado, de cómo se concibe la educación y formación de valores desde el prisma de representantes de diferentes ciencias; realmente nuestro propósito era ofrecer solamente, algunas regularidades a nuestro juicio muy importantes, pero no dar una explicación e interpretación acabada del tratamiento de esta problemática en general. Dada la importancia que tiene la educación y formación de la personalidad, para todos los docentes, resulta oportuno plantear que por personalidad, vamos a entender, aquella estructura psicológica integral que surge en el proceso de la vida del hombre, sobre la base de la asimilación por éste de formas sociales de conciencia y del sistema de sus necesidades. Esta estructura comprende: ♦ Una diferenciación de su persona, como un todo único que se alcanza gracias a un nivel de autoconciencia y autovaloración. 11 Leontiev, A.N. Actividad. Conciencia. Personalidad. Editorial Pueblo y Educación.1981.(Pag.155) 14
  15. 15. ♦ La existencia de actitudes, opiniones, exigencias y valoraciones propias y un conocimiento de la realidad que conforman una concepción científica y moral del mundo. ♦ La capacidad de influir conscientemente en la realidad que lo rodea, para cambiarla y cambiarse a sí mismo. ♦ Una existencia determinada de sentimientos, intereses y necesidades con una adecuada jerarquía de valores, y de motivos dominantes y estables. Tomando en consideración los objetivos propuestos y su importancia para la Pedagogía, a continuación vamos a tratar de profundizar más explícitamente en cómo se da la relación de los valores con la educación. 1.2 Los valores y su relación con la educación. Es importante tener presente, el nexo que se establece entre la educación que reciben los sujetos de manera particular y los objetivos sociales a que debe dar respuesta de manera general; es decir la necesaria contribución que debe brindar la educación al desarrollo individual por una parte y al desarrollo social por la otra, como expresa la Dra. en Ciencias Pedagógicas Amelia Amador ¨ como dos polos de una cuerda en tensión que representan los puntos de llegada y de partida respectivamente en el trabajo educacional ¨.(12) El desarrollo del individuo es un proceso regido por leyes socio-históricas, en el cual desempeñan un papel esencial, en el plano ontogenético, aquellas condiciones que en el plano filogenético dieron lugar al surgimiento del hombre: su actividad, la comunicación con otros y consigo mismo, a partir de la satisfacción de necesidades vitales, que le permiten la conservación de la especie de la cual forma parte. A partir de la consideración del hombre como ser social, podemos plantear que la interrelación personalidad-sociedad es la relación social fundamental que determina la dirección de la personalidad, si bien hay que tener en cuenta que esta relación tiene un carácter bilateral, donde el hombre, el ser humano, no es sólo objeto, sino también sujeto en este sistema. El sociólogo francés Emile Durkhein en su libro ”Las reglas del método sociológico” señala que la educación tiene como objetivo fundamental el hacer social al individuo, que el medio social tiende a 12 .La Escuela y los problemas de la formación del hombre. Obra citada.Pag.9. 15
  16. 16. moldear al niño a su imagen, y tanto padres como maestros son los representantes o intermediarios en la conformación de esa imagen.(13) De igual forma Juan Delval, en su libro “Los fines de la Educación” plantea que la educación, es un fenómeno amplio y complejo, donde tienen una gran responsabilidad, padres, maestros y adultos en general; y que tanto los medios de comunicación, como las instituciones sociales educan, de ahí concluye que toda la sociedad educa.(14) En la concepción que sustentamos, partimos de la consideración de que la personalidad se educa, forma y desarrolla, no sólo bajo la influencia de acciones dirigidas hacia la finalidad del sistema educacional, sino también en un amplio contexto social, puesto que el sujeto vive en una sociedad, donde los valores ocupan un nivel relevante. En múltiples ocasiones, tanto padres como maestros piensan, que las nuevas generaciones no están preparadas o no pueden hacer determinadas tareas porque estas resultan muy difíciles, o porque por primera vez se enfrentan a ella. La esencia radica en que con una mezcla o dosis de paternalismo no los dejan ni tomar decisiones ni actuar según consideren, en el fondo tienen el temor de que pasen los mismos trabajos que ellos pasaron. Es necesario que todos los integrantes de la sociedad, comprendan la importancia y trascendencia de que cada generación sea puesta en una situación tal, que pueda dar de sí, el máximo posible de sus potencialidades (en correspondencia con sus capacidades, aptitudes y habilidades) en beneficio de todos y de cada uno de los individuos que están inmersos en ella. Formar hombres que posean las cualidades y valores que esperan los adultos en particular y la sociedad en general, es un proceso contínuo y complejo, que requiere en primer lugar, la precisión de los objetivos de carácter educativo que se quieren lograr, es decir: qué tipo de hombre se necesita para vivir en una sociedad determinada, teniendo presente las características de las edades y de los grupos y del momento histórico cultural concreto dado. Por lo general los grupos, en dependencia de las circunstancias tienen objetivos comunes y en esa dirección deben trabajar los educadores, lo que constituye una premisa para lograr la interiorización y adquisición de aquellos valores, que son necesarios para una incorporación adecuada y consecuente con lo que la sociedad necesita. 13 . Durkhein, E. Las reglas del método sociológico. Instituto Cubano del Libro.1972. 14 . Delval, J. Los fines de la Educación. Siglo veintiuno editores. Segunda edición.1996 16
  17. 17. En su libro “Teoría de la Educación” el pedagogo uruguayo Jorge Bralich, parte de la concepción, que desde que el hombre comenzó a plantearse su propia vida como problema, se preguntaba y respondía cuáles serían aquellas actividades que con el tiempo serían reconocidas como educativas.(15) Autores de diferentes nacionalidades, coinciden en que la educación en su sentido más amplio, es el resultado de las relaciones sociales que establecen los hombres entre sí, y de las condiciones y el modo de vida en el que están inmersos. Esto hace que al cambiar las condiciones objetivas, sobre todo las económicas, políticas y sociales, en las que viven y actúan, éstas van a originar modificaciones en su manera de pensar, sentir y actuar y por consiguiente en su jerarquía de valores. En el proceso de formación del hombre, están presentes una serie de factores objetivos, pero, no se pueden dejar de mencionar los de carácter subjetivo, es decir el sistema de influencias educativas que actúan de forma organizada, dirigida y sistemática, así como aquéllas que resultan de naturaleza más espóntanea y asistemática. Precisamente la actividad educativa dirigida sistemáticamente, de una manera organizada y coherente, garantiza de una forma sólida la formación y el desarrollo del individuo. La educación como proceso, tiene como fin la preparación del hombre para la vida; y en este sentido, no se puede obviar, que cada período histórico se caracteriza por un determinado nivel de desarrollo de las relaciones de producción y de las fuerzas productivas, así como de las relaciones ideológicas existentes. Como parte de la superestructura, la educación está condicionada y determinada por el desarrollo del proceso histórico y de la actividad social y productiva de los hombres. El sistema de valores que cada sujeto posee, está directamente vinculado con las formas de vida de la sociedad, lo que origina que las transformaciones en ésta influyen en su acomodamiento y jerarquía, lo que tiene lugar mediante una tenaz lucha ideológica; esto debe ser tomado en cuenta por los maestros, a los efectos de no perder la oportunidad en cada momento de trabajo, de hacer consciente a sus estudiantes de lo correcto e incorrecto en cada una de sus acciones y el por qué de esa valoración. 15 Bralich, J. Teoría de la Educación.S/A 17
  18. 18. Los valores como formaciones complejas de la personalidad, son algo muy ligado a la propia existencia de la persona, que afecta a su conducta, configura y modela sus ideas y condiciona sus sentimientos, actitudes y sus modos de actuar. La escuela como institución y cada maestro en particular se deben proponer, organizar actividades tomando en consideración, los intereses y necesidades de los educandos, donde estos asuman un rol protagónico desde su concepción, donde puedan defender su acuerdo o desacuerdo y expresar sus puntos de vista para su realización. Sólo así harán suyos los objetos y fenómenos de la realidad y aprenderán a valorar el mundo circundante. Cada sociedad es portadora de determinados valores, que son asimilados por el niño adolescente o joven, en forma de orientación valorativa, de acuerdo con las particularidades de la sociedad en que vive, las características de cada etapa de su desarrollo, y la experiencia personal; esto es muy importante que el maestro lo domine, lo que le permitirá dirigir más adecuadamente su labor pedagógica. Este complejo proceso de educación, responde a todo el sistema de influencias educativas, en el que ocupa un lugar fundamental la escuela y la familia. Reiteramos que los valores constituyen un contenido de la educación, y su formación un proceso básico para elevar la calidad en la labor que se realiza con las nuevas generaciones. Los valores responden a los intereses y necesidades de la sociedad, están presentes en el tipo de hombre que la misma requiere y que condiciona la política educativa que orienta la labor escolar. La efectividad de la labor de la escuela y de los docentes, no puede limitarse a los resultados docentes que alcanzan los alumnos en las diferentes asignaturas, la misma debe apreciarse en un objetivo más amplio, la formación de un hombre capaz de pensar, sentir y actuar integralmente, en correspondencia con las necesidades de la sociedad, y el marco concreto de la comunidad, barrio o zona donde interactúa sistemáticamente y se desarrolla como personalidad. Como institución social, a la escuela le está dada la máxima responsabilidad en la educación y formación de las nuevas generaciones, conjuntamente con otras fuerzas educativas a las que debe tratar de orientar, estimular y con las cuales debe coordinar la actividad educativa durante la vida escolar. 18
  19. 19. Tiene el encargo social de enseñar a los niños y jóvenes a vivir a la par de su tiempo y poder valorar la realidad que los rodea, apreciar el mundo circundante en perspectiva y estar preparados para actuar consecuentemente en su transformación y desarrollo, científico y social. En la introducción llamamos la atención del uso indistinto que se hace en ocasiones de los términos o categorías: actitudes, sentimientos, valores , cualidades de la personalidad entre otros; de ahí que trataremos de establecer sus nexos y relaciones así como, sus posibles diferenciaciones. 1.3 Relación e interdependencia entre cualidades de la personalidad, actitudes y valores. Cuando vamos a referirnos a cómo es una persona, casi siempre lo hacemos tomando en consideración aquellas regularidades o rasgos típicos que caracterizan su manera de pensar, sentir o actuar. Por lo general es así, porque el desarrollo de la personalidad constituye algo típico, peculiar y particular de cada individuo. La personalidad deviene en una historia singular de logros y transformaciones personales, y la misma está compuesta estructuralmente por diferentes componentes, los que son extraordinariamente complejos y diversos, entre los que se encuentran: las convicciones, los valores, motivos, intereses, rasgos del carácter y las actitudes ante la vida. El concepto cualidad de la personalidad refleja el resultado de un proceso, en el que las experiencias interpersonales y de interacción con el medio, los principios, valores y normas sociales propios de una sociedad son asimilados por sus miembros, convirtiéndose en sus propios valores y normas, que los orientan a actuar consecuentemente con rasgos que poseen una cierta estabilidad. Toda cualidad de la personalidad está formada por tres aspectos esenciales: ♦ Conocimiento y comprensión del significado y contenido de la cualidad y sus formas de conducta, ♦ Motivación para actuar conforme a la cualidad deseada, ♦ Las formas de conducta en las que se expresa la cualidad. Planteados los aspectos de una cualidad, es de interés enfatizar de manera especial en las condiciones fundamentales del proceso de su formación para la personalidad; para esto hay que partir de la relación de las cualidades con el resto de los elementos señalados anteriormente; en el caso particular que nos ocupa lo abordamos con las actitudes y los valores. 19
  20. 20. Deseamos formar hombres que se caractericen por ser trabajadores, solidarios, colectivistas, honestos, patriotas, porque constituyen valores básicos de nuestra sociedad. De esta forma, puede decirse que el punto de partida en la formación de cualidades es el proceso de asimilación de determinadas normas y valores, en el que la influencia del adulto( padres, familiares, maestros,) desempeña un papel decisivo, donde el niño, adolescente o joven comienza a desarrollar formas de conducta que responden a esas normas y valores que paulatinamente va incorporando. La historia singular que cada sujeto posee, no impide que puedan determinarse particularidades o rasgos comunes que caracterizan a las personas que se encuentran en un mismo grupo etáreo. En este sentido puede decirse que cada persona es semejante a otras y a su vez distinta a las demás . Queremos detenernos, para señalar un error que se comete a diario al considerar que la manifestación por parte del niño de formas de conductas acorde con determinados valores sociales, es un criterio suficiente para considerar que se ha formado en él una determinada cualidad. Sin lugar a dudas, estas formas de conductas constituyen un elemento principal de las cualidades de la personalidad, es mediante ellas que es posible juzgar a una persona como responsable, respetuosa o no. Es necesario reconocer que para que se forme una cualidad, no basta con que el sujeto manifieste estas formas de conducta, sino que es necesario que al asimilar las normas y valores sociales, estos se conviertan en motivos de carácter interno que lo orienten a actuar en correspondencia con dichas normas y valores. ¿ Cuándo podemos decir que se ha formado y se posee una determinada cualidad ? Al menos cuando se cumplan y estén presentes dos condiciones básicas: ♦ Asimilación de normas y valores como motivos de carácter interno, ♦ Conductas estables. Partiendo de esto, no resulta difícil comprender por qué debe considerarse como un error, el juzgar la formación de cualidades únicamente a partir de que se manifiesten las formas de conducta correspondientes. Podemos ilustrar lo anterior partiendo de un caso muy frecuente, y es lo referido a la disciplina; en muchas ocasiones observamos que el maestro se esfuerza por lograr que sus alumnos actúen en correspondencia con las normas disciplinarias de la escuela y su único objetivo, es que se comporten disciplinadamente. Cabría preguntarnos: 20
  21. 21. ♦ ¿ Es esto suficiente para que sean disciplinados? ♦ ¿ Qué ocurre cuando el maestro no está presente, bien sea en el aula u otra actividad ? En ocasiones, se pueden dar casos de alumnos que manifiestan determinadas conductas indisciplinadas, lo que puede estar determinado por diferentes causas, y en ausencia del maestro no exista esa llamada disciplina, y quizás podamos inferir que en estos alumnos no se ha logrado aún la formación de la cualidad de ser disciplinado. Evidentemente , es posible no se ha haya logrado un adecuado desarrollo de los componentes motivacionales y cognoscitivos de la cualidad, lo que explica el comportamiento que asume en ausencia del maestro. Como educadores no debemos limitarnos solamente a obtener formas de conducta deseables, sino que éstas deben estar respaldadas por motivos internos, que impulsen al escolar a comportarse en forma positiva por propia convicción, de otra forma tendrá un carácter situacional y dependerá siempre de que exista un control externo. Cuando esto sucede, habremos logrado una asimilación formal de formas de actuar en determinadas situaciones y no una verdadera formación de cualidades. Podemos considerar que las cualidades representan el conjunto de rasgos, típicos de las formas de pensar, sentir y actuar de un sujeto, en correspondencia con la asimilación de normas, valores y convicciones; presentan una relativa independencia de la situación, y se manifiestan en conductas habituales concretas y estables. Al analizar el término actitud, como una de las categorías fundamentales de la Psicología y a su vez como uno de los componentes de la personalidad, podemos señalar que su estudio surgió por el deseo de dar una explicación desde el punto de vista científico al por qué los individuos actúan de una u otra forma. Para los especialistas que profundizan en el estudio de la personalidad, las actitudes resultan un fenómeno psíquico complejo. Según Krech y Crutchfield (1993) la actitud es una organización duradera de los procesos motivacionales, perceptuados y conocidos con respecto a algún aspecto del mundo circundante. Para Castelleijos (1995) las actitudes son tendencias o predisposiciones relativamente estables de la conducta en relación con un objeto o sector de la realidad. 21
  22. 22. En la Psicología Social Marxista se plantea que son disposiciones más o menos estables de la personalidad a reaccionar, ante una situación o conjunto de situaciones, de una manera sistemática y uniforme. Se señala que no son conductas, sino disposiciones (estado interno) que llevan al sujeto a actuar en determinada dirección, ya sea positiva o negativamente. En esencia expresan la toma de posición del individuo Son más o menos estables, pueden ser modificadas tanto en un sentido como en otro; surgen por la interacción del sujeto (en este caso el alumno) con el medio social que le rodea, de ahí la importancia de que padres y docentes traten de que ese medio sea lo más favorable posible. Las actitudes están conformadas en su estructura por tres componentes: el cognoscitivo, el afectivo, y el conativo, los que se explican a continuación. El cognoscitivo comprende todo lo referido al conocimiento, experiencias, creencias, pensamientos y dominio consciente que el sujeto tiene del objeto o situación de la realidad. Pudiéramos plantear que es el componente informativo de la actitud, es lo que se conoce en esencia acerca del objeto. Con relación a este componente, es necesario que los alumnos estén informados de una manera adecuada del contenido a desarrollar en cualquiera de las actividades que realicen. Para lograrlo, se deben utilizar todos los recursos y procedimientos que estén al alcance - entre ellos una comunicación lo suficientemente efectiva y afectiva- para obtener una comprensión clara y asequible. Lograr lo anterior implica, tener en cuenta las características de los alumnos, así como sus potencialidades, (capacidad de asimilación). Un diagnóstico acertado permite proponer tareas, en correspondencia con las posibilidades reales de cada cual, de lo contrario se origina un bloqueo, difícil de superar posteriormente, lo que crea por supuesto una actitud de rechazo o indiferencia y esto ha de evitarse siempre , ya que no educa ni ayuda , al contrario puede traer conflictos e inseguridad . El componente afectivo representa la satisfacción, emoción, preferencia, o los sentimientos tanto positivos como negativos, que influyen en la valoración realizada por el sujeto acerca de un objeto, otro sujeto o situación con lo que interactúa, en esencia es lo que se siente hacia el objeto donde se focaliza la actitud. 22
  23. 23. Resulta importante trabajar sistemáticamente este componente para desarrollar tanto en niños, adolescentes o jóvenes por ejemplo, el amor a la Patria; utilizando todos los recursos que brinda la comunidad para sensibilizarlos con las cosas bellas, importantes, agradables y significativas que lo rodean , que es la base para la formación adecuada del patriotismo. Lograr además que estén atentos y dispuestos a ayudar a los compañeros con dificultades y sientan orgullo y satisfacción al hacerlo; que experimenten vivencias positivas en el cuidado de su escuela, aula, pupitre. Que participen activamente en su conservación y limpieza, sólo así sentirán que esto les pertenece y desarrollarán el sentimiento de identidad que les permitirá posteriormente defenderlo de cualquier amenaza tanto interna como externa. Especial importancia reviste la acción de padres y docentes en el surgimiento de las nuevas relaciones que experimentan en su desarrollo, y han de estar atentos a las opiniones sociales y sentimientos que comienzan a formarse así como a las necesidades morales. En este sentido para el docente es fundamental desarrollar actividades que fortalezcan la creación de verdaderos colectivos. El componente conativo evidencia las acciones concretas, o la declaración de las intenciones; es la manifestación externa, práctica y observable en actuaciones de gestos y expresiones verbales que tiene el sujeto, frente a un objeto o situación de la realidad. Es en esencia lo que se expresa o es observable, es una toma de decisión o ejecución de una acción , y lo que nos permite conocer en una mayor o menor medida la existencia o no de una actitud. Este componente está íntimamente relacionado con los dos anteriores y muy especialmente con el afectivo,( lo que no entra por el corazón , no entra por la razón , repetimos a diario) de ahí que para poder desarrollarlo, lo más adecuadamente posible, es necesario que las actividades que se organicen refuercen y enriquezcan las ideas, las emociones, la satisfacción, los sentimientos, intereses, y las necesidades de carácter moral, política y social que poseen los educandos en el nivel de enseñanza que se encuentren cursando. Para lograr lo anterior, los estudiantes tienen que tener la posibilidad de participar activa y conscientemente en el desarrollo de las clases, las actividades patrióticas, recreativas, políticas, productivas, deportivas y culturales desde su concepción y planificación; en ellas deben tener la oportunidad de jugar un rol protagónico, sólo así podrán poner en evidencia lo que saben y sienten. Estos tres componentes no se dan aislados, sino en estrecha relación e indisoluble unidad dialéctica, aunque en ocasiones observamos contradicciones entre ellos, puede darse el caso que desde el 23
  24. 24. punto de vista cognitivo el sujeto puede conocer y estar convencido de lo importante y valioso de algún elemento de la realidad circundante y sentir un determinado interés o satisfacción por querer actuar positivamente, sin embargo a la hora de manifestarse o de actuar lo hace negativamente, incluso en contra a veces de sí mismo. Tendríamos entonces que preguntarnos: ♦ ¿ por qué ? ♦ ¿ cuál fue el motivo que lo llevó a actuar así ? Por lo general, la esencia de estas contradicciones, tienen su origen en una o varias causas que la están determinando, y éstas pueden ser de naturaleza personal o social, originando en ocasiones, que lo que se conoce o se siente no se corresponde con lo que se hace. La búsqueda del ¿por qué esa actuación? es tarea tanto de los docente como de los padres, indagando por todos los medios posibles, cuál o cuáles son las causas que están actuando e influyendo en una dirección u otra. En el libro Psicología Social de Luis Gómez Jacinto y Jesús M. Canto Ortiz , se señala que las actitudes son constructos a los que se atribuye la capacidad de explicar y predecir el comportamiento social y guardan una estrecha relación con otros conceptos afines como son los valores.(16) Los valores constituyen: • Un concepto mucho más amplio que el de actitudes, esto explica que al analizar un valor específicamente , en este pueden estar presentes varias actitudes. • Una categoría que trasciende de una u otra forma a los objetos y situaciones mientras que las actitudes se centran por lo general en un objeto, o situación mucho más concreta. Siguiendo lo planteado por los autores señalados anteriormente, encontramos algo interesante, y es lo referido a los rasgos característicos de valores y actitudes, así tenemos: • Los valores son un modo general de comportamiento; en tanto que el objeto de una actitud está claramente definido. • Los rasgos en los valores, dada su estructura compleja no poseen una dirección definida, mientras que en las actitudes van a suponer siempre un cierto grado de aceptación o rechazo. 16 Gómez, J. y Canto Ortiz(coordinadores) Psicología Social. Biblioteca EUDEMA.Ediciones pirámides.S.A.Pag.60-61 24
  25. 25. Debemos señalar como aspecto esencial que los valores como estructura compleja de la personalidad, resultan de naturaleza más central y estable que las actitudes, en ellos se incluye la creencia según la cual el objeto sobre el que se focaliza el valor, es deseable o no con independencia, por lo general, de la propia posición de la persona. Es reconocido por diversos autores que una de las funciones psicológicas de tipo motivacional que cumplen las actitudes, es precisamente la función expresiva de los valores. Esto hace que estas reflejen los valores más relevantes que una persona tiene sobre el mundo y sobre sí mismo, de ahí que también se suelen identificar las actitudes como indicadores de los valores que posee un individuo.(17) Desde el punto de vista psicológico, al denominar el aspecto subjetivo de los valores tenemos que diferenciar la conceptualización que se hace desde un enfoque idealista y uno materialista. Así tenemos que, desde el punto de vista idealista: ♦ Hiebsch, Vorweg, y Sheriff refieren que estos no son más que un sistema de actitudes; ♦ S.Toetzel, los denomina como una posición que asume el sujeto en la vida; ♦ T.M. Newconb, los consideran como una actitud organizada interna. En el enfoque materialista: ♦ V.Yadov, señala que los valores son una disposición de la personalidad; ♦ Scholz, los reconoce como sentido personal; ♦ Friedrich y Voss valor para sí ; ♦ Mujina, orientación valorativa. Para esta última autora, la orientación valorativa se relaciona directamente con: • los modelos valorativos que imperan en la familia, el grupo, clase, y en el sistema social en el que está inmerso; • las propias orientaciones motivacionales que posee el sujeto . De hecho analiza esa orientación valorativa como una característica psicológica global de la personalidad, coincidiendo con lo señalado anteriormente de que los valores son una estructura compleja de esta. 1(17) Sarabia 1992 ( pag.135) 25
  26. 26. En el análisis que estamos efectuando es importante tener presente que los valores no se dan aislados, sino en relación e interdependencia y aunque desde el punto de vista didáctico, podamos expresar aquellos indicadores que definan o caractericen cada uno de ellos, resulta difícil encontrar en la práctica el que exista un sujeto que sea responsable y no sea laborioso, por sólo citar un ejemplo. A continuación, hacemos referencia a valores fundamentales que debe poseer el ser humano y aquellos indicadores que de una u otra forma van a estar presente y pueden caracterizarlos. PATRIOTISMO • identificarse con las principales tradiciones patrióticas y culturales de su país; • demostrar alegría y orgullo por el suelo en que nació; • admirar, respetar y defender la historia patria; sus símbolos y atributos; • conocer los hechos históricos y amar a los héroes y mártires de la patria; • estar dispuesto a defender la patria de cualquier amenaza, tanto externa como interna; • amar y cuidar la naturaleza... SOLIDARIDAD • ofrecer ayuda desinteresada a todo el que la necesite; • manifestar sensibilidad ante lo que acontece a su alrededor; • rechazar cualquier manifestación de egoísmo, individualismo y ostentación; • identificar las causas justas y estar dispuesto a defenderlas; • poseer un alto espíritu colectivista y practicarlo sistemáticamente; • compartir intereses y responsabilidades comunes en las tareas asignadas... RESPONSABILIDAD • desarrollar con eficiencia y calidad las tareas asignadas; • conocer los deberes correspondientes en todo momento; • sentir satisfacción con lo que hace; • identificar y cumplir con las normas de comportamiento social; • realizar cualquier tarea aunque no sea de su agrado; • asumir de forma independiente cualquier labor... LABORIOSIDAD 26
  27. 27. • mostrar una actitud positiva ante las tareas encomendadas; • sentir admiración por los trabajadores e identificarse con ellos; • manifestar satisfacción y alegría por los resultados de su trabajo; • rechazar cualquier manifestación de acomodamiento o vagancia; • tener hábitos positivos de asistencia y puntualidad ante el trabajo; • mostrar constancia y disciplina en todo lo que hace; • sentir la necesidad de estar haciendo algo en todo momento… HONESTIDAD • estar dispuesto a decir la verdad siempre; • asumir de manera crítica o autocrítica lo incorrecto de sus acciones; • rechazar la hipocresía, la doble moral y la traición; • ser consecuente y fiel con sus principios; • aceptar los errores cometidos en lo individual o colectivo; • ser sincero, digno y fiel en todas sus actuaciones... En el caso del docente, (para lograr en sus alumnos la incorporación de estos o de otros valores), significa en muchas ocasiones o generalmente, modificar esquemas, maneras de pensar y actuar y transformar la forma en que cotidianamente transcurre el proceso educativo; es convertirlo en algo dinámico, interesante, flexible, donde la implicación personal este presente en todo momento. Para ello se hace imprescindible que tanto los docentes, como los estudiantes en unión de los dirigentes, tengan la oportunidad de concebir y vivenciar en lo individual y colectivo las diferentes acciones a acometer en la institución educacional. Lo abordado hasta aquí, está determinado en alguna medida, por la adecuada comunicación que se establezca entre los diferentes sujetos que interactúan cotidianamente, de ahí que el siguiente capítulo está dirigido a profundizar en esta dirección. CAPÍTULO 2. IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN EN LA EDUCACIÓN Y FORMACIÓN DE VALORES.. Introducción Al igual que otros términos utilizados en las Ciencias Pedagógicas, la comunicación ha sido objeto de diferentes definiciones por estudiosos de esta problemática, esto hace que lo hagan en 27
  28. 28. correspondencia con los puntos de vista de sus autores en dependencia de la teoría que sustentan o de la disciplina en la que incursionan. Consecuentemente puede tratarse de un medio lingüístico, o tema del lenguaje; como un proceso terapeútico (muy practicado en las sociedades modernas) o también puede ser concebido , como un proceso pedagógico donde va a estar presente la relación que se establece entre maestros y alumnos y de estos últimos entre sí. El tiempo de permanencia de los estudiantes en los centros educacionales, así como en las funciones a estas instituciones asignadas, hace necesario profundizar seriamente en el conocimiento de la problemática: la comunicación en la escuela, y la que se da entre los educandos. En el proceso de apropiación de la cultura, el hombre no está asilado, desde las primeras edades está en relación con otros, que paulatinamente van descubriendo ante él los conocimientos y experiencias contenidas en los objetos, en la vida social, en el lenguaje, los cuales le sirven de modelo en las relaciones con otras personas y como contraposición, le permiten el conocimiento de sí mismo. Esto hace por tanto, que el proceso de comunicación, adquiera singular importancia en la formación de la personalidad y de los valores, como componente fundamental de ésta. La verdadera fuente del desarrollo del sujeto que se educa y de la formación de valores, acorde con el medio social en que vive, constituye la adquisición por éste de la experiencia socio-histórica, lo que no ocurre en forma pasiva, sino asumiendo un rol protagónico en cada una de las actividades que realiza, en el sistema de relaciones que establece y teniendo como guía( en el caso de niños adolescentes y jóvenes) al adulto, en comunicación con éste y consigo mismo, en unas condiciones sociales de vida concreta, donde pueda experimentar y vivenciar todo lo legado por la humanidad hasta ese momento histórico. La comunicación ejerce su influencia desde las edades más tempranas, en la adolescencia y juventud esta se torna intensa, de ahí la necesidad de valorarla por parte de los maestros en su labor educacional como componente específico y necesario. 2.1.- La comunicación y la actividad en la formación del hombre ¿Qué entendemos por comunicación? La comunicación apareció tardíamente como categoría en la Psicología, esta se concibe como un proceso de interacción social, mediante la utilización de símbolos y sistemas de mensajes que se producen como parte de la actividad humana. 28
  29. 29. También puede entenderse como intercambio, interrelación, diálogo, vida en sociedad, todo ello relacionado indisolublemente con las necesidades productivas de los hombres, y no puede existir sin el lenguaje; comunicación es pensamiento compartido y no puede existir pensamiento sin palabra. Es un proceso mediante el cual un individuo utilizando símbolos, palabras, gestos, actitudes, comparte una idea, una información con otro u otros, y en esta forma que puede ser inconsciente, trata a su vez de modificar la conducta de los que entran en comunicación y a su vez la de él mismo. Comunicación, es hacer común a dos o más individuos, un contenido semántico cualquiera, por medio de diversos recursos técnicos (lenguaje oral, imágenes gráficas y visuales entre otras); en este caso difiere del concepto transmisión. Desde que el hombre comenzó a hablar, la palabra devino en el primero y más importante medio de comunicación, como envoltura material del pensamiento. ¿Por qué fue necesario el lenguaje? por la necesidad de los hombres de comunicarse entre si, producto de la complejización de los medios de producción, de ahí que la comunicación existe desde los primeros momentos de la existencia humana. La esencia humana no es algo abstracto, inherente al individuo, sino que es el conjunto de todas las relaciones sociales; y la necesidad de comunicación de cada época es consustancial a ésta. El desarrollo de la sociedad, en cada una de las formaciones económicas trajo aparejado la búsqueda de nuevos medios de comunicación; así surgieron los papiros, la imprenta, la radio, el teléfono, la televisión y más recientemente INTERNET por sólo nombrar algunos. En su evolución histórica, la función de la comunicación en general estuvo dirigida en su esencia a: trasmitir información; organizar el trabajo conjunto, y a conservar la estructura política de la sociedad y en su función individual, toma en consideración el papel diferente que corresponde a cada etapa del desarrollo ontogenético del sujeto. Así tenemos que durante los primeros tres meses de vida, la forma de comunicación va a estar determinada por la relación emocional que establezca el niño con los padres y familiares, son ellos los que le van a posibilitar el conocimiento de ese mundo externo, de lo bello, hermoso, adecuado y correcto de lo que le rodea. En esta dirección, la comunicación que se establece es básicamente mediante gestos y expresiones, a lo que el niño responde inicialmente con risas o llantos, como respuesta a los niveles de satisfacción o insatisfacción que experimenta. 29
  30. 30. Alrededor del primer año, aparece el lenguaje articulado, y los adultos; padres y familiares fundamentalmente deben propiciar su desarrollo, utilizando para ello en todo momento diferentes recursos. Así tenemos, la necesaria conversación adecuada en el uso de palabras correctas y no mediante diminutivos o sustitutos, han de tener presente, que para el niño todo lo que le rodea es nuevo y debe apropiarse correctamente de ello y estimulándolos constantemente en sus avances. Antes de su ingreso a la vida escolar, el niño ya tiene una experiencia adquirida, bien en el seno familiar o institucional, lo que se conoce en la bibliografía como etapa prescolar, que resulta rica en vivencias, que propician el conocimiento y relación con el medio que lo rodea, incluyendo la adquisición de normas y hábitos de comportamiento, producto del sistema de relaciones y actividades en las que ha estado inmerso. En el escolar pequeño, se continúa la formación de cualidades morales, cuando se crean condiciones para que estén presentes en sus formas de actuar y se conviertan en manifestaciones habituales de conducta. La adquisición en los niños de una conducta estable y el surgimiento, sobre su base de cualidades de la personalidad, se logra exitosamente sólo cuando el ejercicio de determinadas conductas se realizan por un motivo positivo, " así “ reconocido y sentido” por ellos. En estos escolares está presente el juego, donde no sólo satisfacen sus necesidades de movimiento, sino también las cognoscitivas y principalmente las de comunicación. En éste se fomenta el apoyo mutuo y la cooperación, promoviendo en los que participan en él la responsabilidad, y además fomenta la confianza de lo que es capaz de hacer cada uno, favoreciendo la autoestima y el respeto a los demás. Elegir juegos donde todos se sientan bien, sean aceptados, participen activamente y se diviertan favorece la educación y formación de valores como: la responsabilidad, solidaridad, honestidad por sólo citar algunos. De igual forma, los cuentos en estas edades resultan actividades propicias para trabajar con los alumnos, el análisis de las cualidades y actitudes positivas o negativas que trasmiten los protagonistas principales, se convierten en fuente directa para influir de una manera directa en la conciencia de los pequeños, ellos son capaces de criticar o asumir el mensaje que se trasmite de una manera positiva o negativa y así lo hacen saber, siempre y cuando se les de la oportunidad de escucharlos y efectúar los análisis y reflexiones correspondientes. 30
  31. 31. En la medida que crece externamente, también sus procesos psíquicos van madurando, y sienten que forman parte de los mayores, la pañoleta cambia de color (en el caso de Cuba que pertenecen a una organización estudiantil la Organización de Pioneros José Martí) y ya pueden incorporarse y realizar actividades que en años anteriores no era posible, en ellas tienen la posibilidad de establecer un sistema de relaciones personales de mayor complejidad, y la oportunidad de asumir con responsabilidad determinados roles , convirtiéndose en pre-adolescentes, como se señala en la literatura consultada. En la adolescencia la necesidad de relación es la actividad fundamental, sobre todo con sus coetáneos, prefieren estar con sus iguales, y por lo general todo lo consultan con éstos; en esencia consideran que por ser de su misma edad, los entienden mejor y son más capaces para ayudarlos, además creen tienen la razón o están mejor informados. Investigaciones realizadas, han puesto de manifiesto que cuando existe un conflicto de naturaleza amorosa bastante engorrosa, o un problema muy fuerte, por ejemplo en nuestros adolescentes existe la tendencia a buscar un consejo y apoyo en el adulto, bien sean los padres (la mamá en primer lugar) o maestros que les ofrecen confianza y seguridad. Es una etapa del desarrollo evolutivo muy importante, sensitiva y trascendental cuando de la educación y formación de valores se trata; en la búsqueda de su autoafirmación y autovaloración son críticos, a veces no aceptan el criterio adulto por el status que este ocupe, sino por el ejemplo personal con el que se identifican y posteriormente imitan. La participación en actividades ricas en contenido afectivo y emocional, donde sientan satisfacción y alegría en su realización, donde perciban que ocupan un espacio y puedan demostrar con su actuación de lo que son capaces, ha de ser potenciado por los adultos responsabilizados con su educación, a los efectos de orientarlos adecuadamente, sólo así harán suyos los valores a los que la sociedad donde viven aspira. La actividad es una categoría esencial en la formación de la personalidad, constituye el eslabón que vincula directamente al hombre con la realidad que lo rodea. Fue Vigotsky quien sistematizó el principio de la interiorización de lo externo en lo interno y esto solo se logra mediante la actividad humana. En este sentido no es una reacción, ni un conjunto de reacciones sino un sistema que posee estructuración, transformaciones internas, y un desarrollo. 31
  32. 32. Mediante la actividad, se señala en la bibliografía consultada, es que se pone de manifiesto el condicionamiento social de la psíquis humana, la psicología del individuo y el desarrollo de la personalidad, pudiéramos sintetizar expresando que no es más que un conjunto de acciones y de operaciones para obtener un resultado. B.G.Ananiev, expresa un concepto de actividad, donde incluye las más diversas formas organizadas de interacción del hombre con su medio, y entre ellas señala que la comunicación es un modo específicamente humano de organización de la actividad. En el plano pedagógico, el papel del profesor, su estilo de dirección, la forma como organiza la actividad, las relaciones que establece con sus estudiantes, resulta muy importante para educar y formar esa personalidad. En esta dirección la Dra. en Ciencias Pedagógicas, Margarita Silvestre Oramas señala: ”En la organización de la actividad docente se deberá lograr, mediante los diferentes tipos de actividad que se conciban, la combinación adecuada del trabajo individual y colectivo” (18) En muchos momentos de la actividad de estudio por ejemplo, el alumno se enfrenta con nuevas exigencias, orientadas por la significación concreta material de un objeto, con el cual se relaciona mediante un conjunto de operaciones que garantizan además de la adquisición de información, la creación de: hábitos, habilidades, operaciones y otros componentes de capacidades más complejas. En lo señalado anteriormente, es trascendental la adecuada orientación del docente y una comprensión efectiva y afectiva por parte del estudiante, lo que va a estar determinado en buena medida por la comunicación que se establezca entre ambos, así como la posibilidad de comunicarse con el resto de los alumnos de su aula. La concepción de que en el desarrollo del sujeto, la actividad individual no existe por sí sola, es necesario tenerla presente por los educadores; ésta se relaciona necesariamente con la que realizan los otros, de ahí que más que una categoría propia de la Psicología deviene en categoría socio-histórica que condiciona el sistema de valores, del que el estudiante se debe apropiar y hacer suyo. Lo planteado nos lleva a concebir, que la existencia social está determinada entonces por la relación que establece el sujeto, ( la personalidad )con el mundo material y con el resto de aquellos 18 Silvestre, M. Aprendizaje , educación y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación. 1999. pag. 17 32
  33. 33. que lo rodean, en la actividad y la comunicación; esto permite el desarrollo individual mediante la apropiación de la experiencia socio-histórica en el que está inmerso. La actividad conjunta se encuentra internamente relacionada con la interacción de las personas es decir: la relación sujeto-objeto y sujeto-sujeto, que se mediatiza por las reacciones activas tanto positivas como negativas que se establecen en ese intercambio. El niño al nacer, se encuentra rodeado de objetos y ciertos fenómenos naturales creados por el hombre y su desarrollo se produce en el proceso de apropiación de ese mundo, con la mediación necesaria del adulto. Los cambios en el contenido y en la estructura de la actividad, unido al progreso científico técnico, elevaron el valor de los factores humanos en la producción y dirección social, ampliando así las formas colectivas de actividad, lo que condicionó la necesidad de profundizar en la problemática de la comunicación. Lo analizado, nos lleva a plantear que en el desarrollo de la personalidad y la estructuración en la jerarquía del sistema de valores que cada uno posee, van a estar determinado por la actividad y comunicación que el sujeto realice. Es por ello que en una situación de dirección del proceso educativo necesariamente hay que tener presente:  el ¿para qué? ( objetivos ) ,  el ¿qué? ( contenido ) ,  el ¿cómo? ( métodos ) ,  el ¿con qué? ( medios ) y  ¿cuál es el resultado? (evaluación) ; coincidiendo con las categorías de la Didáctica como Ciencia. Además de estas interrogantes habría también que tomar en consideración el clima emocional que caracteriza las relaciones interpersonales, es decir los motivos, los intereses y las necesidades de los estudiantes:  ¿a quién está dirigido? (características del individuo y del grupo) ,  ¿dónde se efectúa? (condiciones materiales del área o local ) ,  ¿en qué momento?, ( hora, día, etapa del curso) y  ¿cómo es la atención a los sujetos? ( tratamiento a las particularidades individuales). El docente en su labor tiene necesariamente que analizar y valorar que no es igual trabajar con niños pequeños, adolescentes o jóvenes. En el caso de los primeros, en esas edades, los niños y las 33
  34. 34. niñas, suelen aceptar lo que el maestro dice, y a estar atento en todo momento a lo que hace y tratan de imitarlo. Los pre-adolescentes y adolescentes ya asumen una posición más crítica y reflexiva, en muchas ocasiones, tratan de comentar con el compañero que está a su lado lo que está aconteciendo, lo que no representa un acto de indisciplina, sino algo esperable en estas edades , aunque sin lugar a dudas origina que la dirección del proceso educativo se torne algo más complejo, pero, posible de realizar conociendo las características de estas edades y lo esperable en cada situación (si se conoce a cada alumno en particular y su medio familiar y entorno más cercano). En el caso de los jóvenes, se vuelven mucho más exigentes, en ellos no basta con tratar de trasmitirles una información, sino que es necesario establecer un diálogo, donde puedan exponer sus ideas, cuestionarse el contenido, discutir posiciones, lo que les permitirá continuar desarrollando su autovaloración, autoestima y autoafirmación como personalidad. Las condiciones materiales no son determinantes, pero sí resulta importante que aun en los casos más difíciles, esto no debe ser una barrera para el adecuado desarrollo del proceso educativo. Una explicación en el momento oportuno, y con argumentos convincentes hace que esta situación se minimice y puede hasta llegar a crear una atmósfera muy positiva y lo suficientemente agradable en el sistema de relaciones que se establezca. Otro aspecto a tomar en consideración, que favorece la existencia de un adecuado clima emocional, es el momento en que se desarrolla la actividad; si por ejemplo nos refiriéramos a la clase, entonces tendríamos que decir lo siguiente: en investigaciones efectuadas se ha puesto de manifiesto que los días más productivos de la semana son el martes y el jueves, y en cuanto al día, los turnos de clases que resultan más efectivos son el segundo de la mañana y el que puede aparecer en los horarios a partir de las tres (3 p.m) de la tarde. De igual forma la etapa del curso también requiere análisis; en el caso de la primaria después de cada una de las Semanas de Receso Docente, los alumnos que no han asistido a la actividades de la escuela por una u otra causa, regresan con deseos e interés de continuar aprendiendo, de volver a su escuela, de poder comunicarse con sus compañeros de aula; los que asisten tienen la posibilidad de disfrutar de variadas e interesantes actividades programadas. Los de los niveles superiores después de celebrar el fin de año y su coincidencia con el triunfo de la “Revolución Socialista”, también regresan con deseos de estar en su escuela, intercambiar con 34
  35. 35. sus compañeros de aula, de su escuela y con sus profesores lo acontecido en ese lapso de tiempo. Sin dudas estos momentos se convierten en espacios que deben ser utilizados por los docentes para el análisis y la reflexión tratando de propiciar el intercambio de opiniones, deseos y aspiraciones de cada uno de los estudiantes. El tomar en consideración el clima emocional, eleva la capacidad de trabajo y permite esfuerzos inusitados, en tanto la no atención a lo emocional, puede anular las potencialidades esperadas en relación a la dinámica de la capacidad de trabajo. Así tenemos que actividades que interesen fuertemente, pueden convertir un lunes o un viernes en los días más maravillosos de la semana lo que puede estar determinado por el nivel de desarrollo alcanzado. Otro aspecto fundamental es la necesidad de utilizar un lenguaje coherente, claro sencillo y lo suficientemente atractivo, instrumentar formas organizativas que estimulen la realización de tareas en parejas, pequeños grupos o en equipos; asuman roles diferentes, y así manifestar hasta que punto son responsables. Los contenidos de aprendizaje, por lo tanto han de planificarse de forma tal que lleguen a los alumnos, mediante la programación de actividades variadas y diferenciadas, acorde a las potencialidades de cada uno de ellos, donde tengan la oportunidad de hacer un esfuerzo personal, y vivenciar que pueden alcanzar niveles superiores. La comunicación en general, se utiliza ante todo para caracterizar las relaciones interpersonales, consiste en transmisión y aceptación de significados y posee dos aspectos: el objetal, que expresa el contenido, y el interpretativo referido al sentido en que se trasmite ese contenido y las interrelaciones que se establecen entre los sujetos que entran en comunicación. En el caso que nos ocupa, las que se efectúan entre docentes y alumnos o de estos entre sí. La base de la comunicación entonces, tendríamos que buscarla en el sistema general de significados y las reglas de su utilización. De aquí se deriva que el intercambio de conocimientos, consideraciones, soluciones a cuyo aseguramiento se dirige la comunicación se subordina a la solución conjunta de la tarea y para ello es importante:  la obtención de una información suficiente y necesaria ;  la asimilación adecuada del material ;  la revelación de los nuevos conocimientos ;  la adecuada trasmisión de órdenes ; 35
  36. 36. En la dirección del trabajo pedagógico, el docente al presentar el material de estudio cualquiera que este sea, ha de ser capaz de brindar al estudiante en cada momento, de forma directa o indirecta ( él mismo o con la utilización de otros medios) una información lo suficiente amplia, variada y accesible para que se apropie y haga suyo el contenido, de una forma activa, tome conciencia de lo que adquiere, que más sabe o puede hacer, qué ha cambiado para él y donde pueda experimentar satisfacción y alegría por lo nuevo y por su enriquecimiento y se le cree la necesidad de buscar nuevas informaciones al respecto. Para el logro de lo anterior, la vía, el método y las formas que se utilicen resultan de gran relevancia, en ocasiones se crea una barrera en la comunicación; esto está dada porque la trasmisión de la orden no se efectúo adecuadamente, y el estudiante no la cumple, no porque no quiera, sino porque no la entendió, o efectúa la tarea incorrectamente por la percepción e interpretación que hizo de esta. En la educación y formación de valores, y el papel de la comunicación en esta, el docente debe garantizar en todo momento que el estudiante reflexione y tome conciencia de la necesidad y utilidad del dominio adecuado, correcto y útil de los contenidos trabajados, lo que favorece extraordinariamente el logro de un aprendizaje desarrollador. No es posible planificar ni pensar en paralelo, es decir en una dirección van los conocimientos que deben ser aprendidos en un nivel, disciplina, o una determinada asignatura y en otra dirección se desarrollan actividades en determinados espacios, como por ejemplo: las acampadas, la atención a jardines, parcelas, huertos, los actos patrióticos o revolucionarios, los encuentros o concursos de conocimientos, los desfiles martianos, ( por solo citar algunas) para educar en valores. Resulta vital y trascendental para la labor educacional el planificar, organizar y desarrollar las actividades de forma tal que los estudiantes puedan interiorizar y hacer suyos los valores portadores de las mismas, bien sea durante las clases, los turnos de reflexión y debate o en cualquiera de las tareas que realicen. En el proceso de comunicación, necesariamente el docente tiene que tener presente el hecho, de que mediante este, le es posible el intercambio con cada uno de sus estudiantes acerca de múltiples aspectos de sus vidas, entre los que podemos señalar:  el tipo de relaciones que establecen con sus padres y familiares;  cuáles son sus condiciones de vida ; 36
  37. 37.  las experiencias vividas ;  su manera de pensar ;  las actividades que realiza dentro y fuera de la institución ;  las representaciones positivas o negativas que poseen de los objetos y fenómenos de la realidad ;  qué tipo de orientación es la que prevalece en ellos y poseen una mayor significación ;  por cuáles aspectos de la vida tienen un mayor interés;  cuáles son sus principales conflictos y necesidades, cuyo conocimiento es de gran importancia. Para ello el diálogo abierto y franco donde se logre un clima de confianza y respeto mutuo, favorece extraordinariamente el poder penetrar en el mundo interno del sujeto en formación y tomar las medidas oportunas a tiempo. También resulta de gran interés para el trabajo pedagógico conocer que las formas y el contenido de la comunicación van a estar condicionadas por:  la función social del sujeto que entra en comunicación ,  la posición que ocupa en el sistema de relaciones ,  su pertenencia a una u otra comunidad ( país, provincia, zona, barrio ) Analizar lo planteado nos lleva a la consideración de que, la única actividad profesional que depende fundamentalmente de la comunicación es la Actividad Pedagógica, es por ello que al docente se le reconoce como un comunicador por excelencia. Independientemente de que en la literatura, se recoge que en actividades productivas de cualquier naturaleza un gran volumen del tiempo invertido en su organización se dedica a la comunicación. El docente tiene la función social asignada por el Estado, de la educación y formación de las nuevas generaciones, y es oportuno señalar que en las primeras edades de la etapa escolar como señalamos anteriormente, su palabra se convierte en ley para el estudiante, este es percibido como el que nunca se equivoca y siempre tiene la razón, en muchas oportunidades por encima de los padres y familiares. 37
  38. 38. Esta posición y ascendencia privilegiada que ejerce sobre el alumnado, a veces comunicando con un simple gesto de aprobación o rechazo, lo correcto o incorrecto de una acción, suele perderse en ocasiones cuando se trabaja con estudiantes de niveles superiores. Si bien es cierto, que en el sistema de relaciones y por el estatus, falsa o erróneamente se puede llegar a considerar que el único que tiene que trasmitir el mensaje es el docente, las investigaciones efectuadas han puesto en evidencia que en la comunicación pedagógica donde las relaciones existentes no sólo son aquellas que se dan entre el docente y los alumnos sino también de estos entre sí, entonces es oportuno la necesidad del intercambio de roles en estas relaciones, ya que no se trata de trasmitir y recibir un mensaje sino de apropiarse de este. En esta comunicación los estudiantes deben poder debatir puntos de vistas, defender criterios, asumir posiciones, sólo así se puede hablar de una educación y formación de valores; para ello es esencial que hagan cuestionamientos, que discutan, reflexionen, y puedan valorar el mundo circundante, esto consecuentemente les permitirá aprender a valorarse, lo que resulta esencial para una adecuada formación. En el acto comunicativo el dominio y conocimiento del entorno social del estudiante, sus características, tradiciones, costumbres, hábitos de convivencia resultan de vital interés para el docente. Lo que éste desea comunicar sólo será efectivo si posee dominio de la imagen mental de sus estudiantes, de sus representaciones acerca de los fenómenos de la realidad de ahí que en su labor, tiene que lograr la existencia de la comunidad de imágenes. Lo contrario origina que se convierta en algo ajeno a los estudiantes y de hecho algo inalcanzable; es como si el docente hablara o tratara de comunicar en un idioma y el estudiante en otro, por lo que no se dan las condiciones para que éste pueda recibir y hacer suyo el mensaje. En el estudio y profundización del papel de la comunicación en el desarrollo de la vida humana tenemos que cumple múltiples funciones, pero entre ellas se destacan:  la informativa que tiene como objetivo, la trasmisión y recepción de información ;  la reguladora que permite establecer la retroalimentación de la efectividad del mensaje y  la afectiva valorativa que toma en consideración la esfera emocional de los que entran en comunicación. 38
  39. 39. Estas funciones no se dan aisladas, en el acto comunicativo directo forman un todo único y en ese acto, para una persona puede haber una transmisión de información en tanto para otra u otras puede ser una descarga emocional. El predominio de una u otra función va a estar condicionado entre otras causas por las características del mensaje, la vía que se utilice y el estado emocional del que ocupe el rol de emisor o perceptor. Hemos abordado en general hasta aquí, aquellos aspectos que por su importancia deben ser objeto de análisis y reflexión por los docentes en su quehacer escolar diario. A continuación profundizamos en la clase como proceso comunicativo, por ser de hecho una de las actividades que más ocupa el tiempo de los escolares a nivel de institución educacional y su trascendencia en la formación de la personalidad, y de los valores como componente fundamental en la estructura de ésta. 2.2. La clase como proceso comunicativo En este epígrafe, vamos a tratar de abordar más profundamente las implicaciones que puede tener la clase como acto comunicativo y su importancia en la educación y formación de valores en los estudiantes. Estudiosos y especialistas reconocen la existencia de diferentes niveles de comunicación, los que han de ser del dominio de los docentes, a los efectos de organizar de una manera más eficiente su labor educativa. La comunicación no se da siempre de la misma forma, y consecuentemente sus efectos varían en dependencia del intercambio comunicativo y del contexto en que esta comunicación se efectúa. Estos niveles permiten de una u otra forma ofrecer una visión de los tipos de regulación de la comunicación, y del sistema de relaciones que se establecen en nuestro caso a nivel de aula. Resulta importante tomar en consideración que la calidad de estas relaciones amplían o limitan el desarrollo de los educandos que entran en comunicación, en dependencia del nivel interactivo al que se trabaje en cada caso, es por ello que los abordamos explicitando lo que cada uno implica. NIVELES DE COMUNICACIÓN PRIMER NIVEL. Consiste en la trasmisión y recepción de la información y significa la nivelación de las diferencias existentes en la información inicial de los individuos que entran en comunicación, (en este caso maestro y alumnos) el que habla tiene una anticipación de cómo percibe el que escucha(receptor). Este último se dedica a reconstruir el contexto de la información recibida: 39
  40. 40. idea inicial de quien habla, su experiencia y conocimiento. ( no hay una relación directa con la actividad) SEGUNDO NIVEL. En este se da una trasmisión y recepción mutua de significados. La comunicación en este caso está directamente relacionada con la actividad conjunta, para solucionar un tarea común. Conduce a cierta diferenciación de las funciones, no sólo en la actividad sino también en la comunicación que se relaciona con ella. Se da un intercambio de conocimientos, análisis, consideraciones, soluciones a cuyo aseguramiento se dirige la comunicación y esta se subordina a la solución conjunta de la tarea, (solución de una tarea común). TERCER NIVEL Se refiere a la formación y valoración común de significados, se aspira a comprender la posición del otro, los puntos de vista recíprocos, atender las opiniones de los demás, (aunque no se esté de acuerdo). En este nivel la comunicación se dirige a la formación de una valoración común, de los resultados obtenidos por el aporte de cada uno de los participantes . El proceso de comunicación posee en este caso el carácter de acuerdo, desacuerdo; contraposición de puntos de vista, diálogo interactivo. (relación directa y una toma de posición en la actividad.) El análisis de los tres niveles de comunicación señalados anteriormente, permiten al docente profundizar en la importancia y trascendencia que tiene la comunicación en la formación de la personalidad, sin dudas el tercer nivel es el que más posibilidades da en esta dirección , y en la medida que sea posible, tomando en consideración determinadas premisas, el proceso educativo debe organizarse en esta dirección. Resulta importante lograr explotar al máximo el tercer nivel, a los efectos de preparar y entrenar a los alumnos en la necesidad de aprender a asumir posiciones en la vida, donde puedan manifestarse tal y como son y tengan además la oportunidad de confrontar con sus iguales y sus docentes sus opiniones y reflexiones ante cualquier hecho de la vida diaria. Indudablemente, el docente durante el desarrollo de sus clases, toma en consideración cuál de los niveles señalados es más factible de poner en práctica, lo que está en dependencia de determinadas aspectos entre ellos: la edad de los estudiantes, el nivel de escolaridad en que se encuentren, el contenido que es objeto de enseñanza-aprendizaje, los avances obtenidos, las dificultades que se mantienen, sus intereses, necesidades y motivos. Lo planteado anteriormente, acentúa la necesidad de concebir la clase con un criterio comunicativo, lo que supone abordarla en función de una tarea comunicativa, donde se tenga 40
  41. 41. previsto cómo se da el flujo de información en uno u otro sentido, a qué nivel comunicativo aspiro o me propongo se establezca el sistema de relaciones, lo que implica buscar diferentes alternativas que exijan el desempeño de diferentes roles por los estudiantes, propiciando entre otros aspectos el desarrollo del lenguaje oral y el escrito. El lenguaje que utilice el estudiante durante el proceso de comunicación, constituye generalmente un indicador que permite valorar el nivel de implicación personal y social que posee ante la tarea que realiza. Esto requiere por parte del docente saber escuchar y dar el tiempo suficiente para que puedan pensar y elaborar con sus palabras lo que van a comunicar bien sea en forma escrita u oral. En la comunicación oral, es importante en el caso del docente o cualquier adulto, no perder de vista que para que exista una adecuada y eficaz comunicación, se requiere analizar previamente aspectos como los siguientes:  lo que se dice ;  cómo se dice ;  delante de quién se dice ;  en qué situación se establece la comunicación. Lo señalado es necesario tenerlo en cuenta cuando estamos frente a una situación aúlica. No siempre lo que está comunicando el docente es entendido por el estudiante; en ocasiones este no tiene la base o dominio anterior de la materia, que le facilite la adquisición del nuevo conocimiento, de ahí que no pueda recepcionar lo que se está trasmitiendo. La información tiene que ser variada, diferenciada, repetida, emocionalmente significativa, utilizando para ello varios canales, bien sean orales o escritos tales como: el contraste de colores, subrayados, entonación de la voz, a los efectos de que el estudiante pueda captar el mensaje adecuadamente. Para obtener resultados satisfactorios, en la labor educativa que se realiza en el aula, no siempre es aconsejable sancionar o regañar a los estudiantes frente a personas que le resulten ajenas, esto crea de hecho una barrera en la comunicación muy dañina tanto para docentes como para estudiantes. Una adecuada relación maestro alumno, logra elevar los niveles de preparación de los sujetos que entran en comunicación, a tales efectos consideramos que esto va a estar determinado en buena medida sí:  el maestro brinda el suficiente afecto y seguridad a sus alumnos ; 41
  42. 42.  los alumnos sienten que ocupan un lugar, y que son comprendidos ;  las tareas propuestas permiten la participación activa de todos ;  el maestro propicia actividades conjuntas, donde todos tengan una responsabilidad que cumplir ;  se respeta la individualidad de cada estudiante y  se efectúa al terminar cada actividad una valoración y autovaloración de la satisfacción y logros obtenidos La motivación que el escolar llega a formar en sus interacciones con el maestro, la seguridad, confianza y bienestar que experimente, se convierten en adquisiciones importantes para el trabajo independiente. De igual forma permite que se vaya creando en ellos los rasgos de responsabilidad y solidaridad, tan necesarios en todo ser humano. Resulta necesario para una mejor comprensión de lo que tratamos de comunicar, plantear que la Comunicación Pedagógica es un proceso que se desarrolla en el ámbito escolar, donde interactúan básicamente el colectivo de profesores, los alumnos, los trabajadores del centro y en alguna medida la familia, intercambiando mensajes en correspondencia con los objetivos trazados por la institución. Consideramos que este proceso será productivo, sólo en la medida en que exista intercambio de roles, de mensajes y de canales de información, donde cada uno de los componentes actúe adecuadamente, lo contrario origina ruido en el sistema y por supuesto fallas que no ayudan al desarrollo del proceso. Para que se de una adecuada comunicación pedagógica y por consiguiente que influya positivamente en el desarrollo de la personalidad de los educandos, es necesario que los docentes en primer lugar reflexionen ante las siguientes interrogantes:  ¿ Durante el desarrollo de las clases en algún momento el estudiante asume el rol de emisor?  ¿ Por lo general es el maestro el que asume el papel de emisor ?  ¿ Conviene que en oportunidades se efectúe un intercambio de roles?  ¿ Resulta importante la función de receptor en el docente ?  ¿ Qué nivel de utilidad puede reportar el que el docente cumpla la función de receptor? 42

×