METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA
EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE
EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL.
EXPERIENCIAS
...
ii
Edición: Dr. Cs. Gilberto García Batista
Corrección: Lic. José Luis Leyva Labrada
© sobre la presente edición, sello ed...
iii
Índice
Introducción / 1
La formación profesional compartida: un modelo de Educación
Técnica y Profesional emergente / ...
iv
v
RESUMEN
Las condiciones sociolaborales cubanas, imponen cambios a la
Educación Técnica y Profesional (ETP). Es necesario...
1
INTRODUCCIÓN
La sociedad cubana actual se debate entre la necesidad imperiosa
del desarrollo socioeconómico en todas las...
2
condiciones para la realización del proceso de educación técnica y
profesional. La misma asigna una responsabilidad tota...
3
adquiridas en la propia práctica, mediante la ejercitación, orientada
hacia la solución de problemas de índole profesion...
4
 En Japón, la FP inicial de nivel medio posee relativamente poco
desarrollo, primando su carácter general. Esta, por tr...
5
enseñanza en los oficios pero en el ámbito escolar; es decir, se
desarrollaba dentro de las instalaciones de estas escue...
6
Situación actual de Cuba y su influencia en la ETP.
Las transformaciones socioeconómicas y laborales de Cuba en la
actua...
7
algunos casos superior), en tanto poseen más y mejores recursos
materiales y humanos especializados, que las escuelas po...
8
través de métodos propios de la tecnología, con el objetivo de
satisfacer determinadas necesidades sociales.
En tal sent...
9
contextos educativos en que tiene lugar el proceso de educación
técnica y profesional.
La concepción, ejecución y evalua...
10
Figura 1. Concepción del ciclo de desarrollo del proceso de ETP inicial y
permanente de un trabajador de nivel medio.
L...
11
2004, con la RM 129 pasando por la 81 de 2006 y la 109, 110 y 111
de 2009, hace pensar en dos momentos para la formació...
12
Además, de conjunto con los docentes de la escuela politécnica
participan en la formación vocacional inicial durante la...
13
Es en este nivel organizativo del proceso donde se cuece y se regula
la formación de los profesionales de nivel medio y...
14
realizan fuera de la escuela, por lo tanto su alcance físico se
extiende hasta la entidad laboral.
Un tercer elemento a...
15
 Los docentes y especialistas instructores son los ejecutores de
más del 95 % de las acciones que se planifican en los...
16
1. Los análisis y propuestas, si es preciso, de los contenidos
teóricos – prácticos necesarios a transferir a los alumn...
17
Condiciones de la entidad laboral para desarrollar el proceso de
ETP. Las Aulas Anexas
A pesar de la necesidad e import...
18
programa formativo. Desarrollar la formación profesional en las
condiciones de las empresas con el protagonismo de sus
...
19
en estos escenarios pedagógicos donde recibirá los contenidos
prácticos que hasta entonces recibía en los talleres, áre...
20
de contenidos profesionales por los estudiantes a partir del empleo
suficiente de los recursos materiales, las tecnolog...
21
básicos. Por tanto, no sería necesario ir a la entidad laboral a
desarrollar esta parte del proceso pedagógico, a riesg...
22
de las áreas contables, gastronómicas o los de las especialidades
agropecuarias por ejemplo. Conocer estas característi...
23
Principio de enseñar y aprender produciendo durante las actividades
prácticas en el taller de la entidad productiva.
El...
24
Ideas que promueven el desarrollo del proceso de enseñanza
práctica de Soldadura en las condiciones del taller docente ...
25
Pero si importante es la labor del docente, tan importante es la del
especialista-instructor. El trabajo de este último...
26
de las actividades prácticas con las restantes del plan de producción
y el propio objetivo.
Así, el proceso de enseñanz...
27
de carbono, preparación y soldadura de las juntas soldadas
fundamentales en dicha posición en el espacio.
b) Problemas ...
28
demostrar lo que saben hacer. Para ello en la etapa de preparación
de la actividad es necesario realizar un esfuerzo me...
29
programa de la asignatura, el plan de producción de dicha entidad,
las normas de tiempo tecnológico y el convenio estab...
30
práctica a través de la realización de la tarea de la producción,
consistente en el problema profesional que se pretend...
31
de acero, soldadura de recipientes y el rellenado de superficies
desgastadas, entre otros. Cada puesto cumple determina...
32
de obra. Ejemplo: soldadura de reparaciones eventuales de líneas
de producción, restauración de calderas de vapor, mont...
33
4. El proceso de enseñanza práctica de Soldadura en el taller
docente de la entidad productiva progresa a través de eta...
34
Debe ser de conocimiento también, el modo de funcionamiento, las
áreas, operaciones y tareas de la producción a las que...
35
instructor y el docente, sobre la base de la clase de enseñanza
práctica como modalidad fundamental.
A partir de lo est...
36
condiciones actuales del taller docente de la entidad productiva en
su integración con la escuela politécnica, posibili...
37
de condiciones subjetivas - motivación, interés, compromiso - y
objetivas -tiempo, espacio-” (p. 100).
Resulta útil tam...
38
La preparación se efectúa de manera diferenciada, ya que ambos no
tienen las mismas características en cuanto a nivel c...
39
es posible tanto en la escuela como en la entidad productiva. Se
recomienda utilizar la segunda variante, de modo que e...
40
Se realiza un estudio detallado del modelo del profesional, que
incluye el objeto de trabajo y campo de acción de la es...
41
resuelven, se determina cuántos instructores van a participar en la
clase y se valora el plan de producción. Esto permi...
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE  EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS

258 visualizaciones

Publicado el

Pedagogía 2013

Autores
Dr. C. Juan Alberto Mena Lorenzo
Dr. C. Fermín de la C. Machado Gonzáles
Dr. C. Juan José León Coro
Lic. Armando Acosta Iglesias
Universidad de Ciencias Pedagógicas “Rafael María de Mendive”
Pinar del Río

Dr. C. Margarita León García
Dr. C. Carlos Cuevas Casas
Universidad de Ciencias Pedagógicas “Héctor A. Pineda Zaldívar”
La Habana

MSc. Ramón Páez Miranda
IPE Eduardo Machado Gómez - Artemisa

MSc. Yuset Díaz Placencia
IPA Pedro Concepción Tamargo - Pinar del Río

MSc. Lázaro González Ravelo
Dirección Municipal de Educación - La Palma
Pinar del Río

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
258
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS

  1. 1. METODOLOGÍAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA EMPRESA COMO PARTE DEL PROCESO DE EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL. EXPERIENCIAS Pedagogía 2013 Curso 5 Autores Dr. C. Juan Alberto Mena Lorenzo Dr. C. Fermín de la C. Machado Gonzáles Dr. C. Juan José León Coro Lic. Armando Acosta Iglesias Universidad de Ciencias Pedagógicas “Rafael María de Mendive” Pinar del Río Dr. C. Margarita León García Dr. C. Carlos Cuevas Casas Universidad de Ciencias Pedagógicas “Héctor A. Pineda Zaldívar” La Habana MSc. Ramón Páez Miranda IPE Eduardo Machado Gómez - Artemisa MSc. Yuset Díaz Placencia IPA Pedro Concepción Tamargo - Pinar del Río MSc. Lázaro González Ravelo Dirección Municipal de Educación - La Palma Pinar del Río
  2. 2. ii Edición: Dr. Cs. Gilberto García Batista Corrección: Lic. José Luis Leyva Labrada © sobre la presente edición, sello editor Educación Cubana. Ministerio de Educación, 2012. ISBN 978-959-18-0848- 6 Sello Editor EDUCACIÓN CUBANA Dirección de Ciencia y Técnica Avenida 3ra # 1408 esquina a 16. Miramar, Playa. La Habana. Cuba. Teléfono: (53-7) 202-2259
  3. 3. iii Índice Introducción / 1 La formación profesional compartida: un modelo de Educación Técnica y Profesional emergente / 2 Metodología para el proceso de enseñanza práctica de la soldadura en la entidad laboral. Experiencias en la especialidad Soldadura / 23 Alternativa metodológica para perfeccionar la dirección de la práctica preprofesional. Experiencias en la especialidad Contabilidad / 48 Metodología para el desarrollo de la superación científico-técnica del docente en las entidades laborales. Experiencias en la rama agropecuaria / 60 Metodología para la especialización de los técnicos medios a partir de los cursos de complementación en las empresas. Experiencias en la especialidad agronomía de montaña / 69 Conclusiones / 81
  4. 4. iv
  5. 5. v RESUMEN Las condiciones sociolaborales cubanas, imponen cambios a la Educación Técnica y Profesional (ETP). Es necesario desarrollar un proceso compartido escuela-empresas; ejecutándose actividades que hasta la fecha correspondieron a la escuela. Las entidades laborales o empresas constituyen un excelente contexto para el desarrollo de la enseñanza práctica, cuando esta no pueda realizarse en la escuela, pero no existen suficientes experiencias. Falta base teórica en el orden pedagógico, didáctico y metodológico, para el empleo racional de los nuevos escenarios productivo- docentes existentes en las empresas. Las nuevas propuestas exigen reanalizar el papel de la escuela y la empresa, según sus objetos sociales. El proceso pedagógico profesional se desarrolla dentro de un nuevo modelo formativo: La formación profesional compartida o en la integración; sus pilares esenciales son la vinculación del estudio con el trabajo y la integración de las escuelas politécnicas con las empresas. El nuevo modelo parte de las vivencias y experiencias de los protagonistas del proceso para dar respuesta a las modalidades de la ETP. Se aboga por la necesidad de experimentar y mejorar en la práctica pedagógica vías de solución que propicien respuestas efectivas a los problemas que hoy existen en la ETP cubana, relacionados con la formación de los profesionales de nivel medio.
  6. 6. 1 INTRODUCCIÓN La sociedad cubana actual se debate entre la necesidad imperiosa del desarrollo socioeconómico en todas las ramas de la economía y la creación de una base técnico material que la sustente y consolide. En relación con ello, el Sistema Nacional de Educación (SNE) y en particular el Subsistema de Educación Técnica y Profesional (ETP) deben redirigir su encargo social, en función de líneas estratégicas fundamentales como la formación en cada ciudadano de una conciencia de productores y la consagración al compromiso sociolaboral que le corresponde a cada cual. Todo ello debe erigirse sobre una Pedagogía del esfuerzo y del trabajo. Nunca como ahora ha sido tan importante el papel de las escuelas politécnicas1 , como agencias educativas esenciales de la formación del obrero. A estas instituciones, desde muy temprano se le asignó como misión, la formación y desarrollo de la fuerza de trabajo calificada –obreros y técnicos-, necesaria para el desarrollo en todas las ramas de la producción y los servicios. (PCC, Tesis sobre política educacional, 1975) Sin embargo, resulta difícil comprender el alcance de este encargo sin reconocer el carácter eminentemente social del proceso de educación técnica y profesional. Dicho proceso más que otros, depende de todas las transformaciones de la socioeconomía; así los constantes y lógicos cambios en las esferas de la producción y los servicios, el creciente desarrollo tecnológico, las nuevas formas de organización de la economía, entre otros factores regulados a su vez por la situación económica internacional, obliga a las escuelas politécnicas a reanalizar constantemente sus proyectos formativos. Diversos han sido las propuestas curriculares que se han puesto en practica en los últimos 30 años; cada una de ellas, en su momento, jugó su papel. Sin embargo, ninguna ha concebido con profundidad la necesaria integración que debe existir entre las escuelas politécnicas y las entidades laborales o productivas2 . Desde el año 2009 se ha puesto en práctica una nueva propuesta curricular, ambiciosa en sus aspiraciones y establecedora de nuevas 1 En este concepto se agrupan todas las instituciones educacionales dónde se forman profesionales de nivel medio: institutos y centros politécnicos, escuelas de oficios o centros mixtos. 2 Se asume los conceptos “entidad laboral, entidad productiva o empresa” para referirse a las entidades de la producción y los servicios, atendiendo a la diversificación del mercado laboral cubano actual, compuesto por empresas, centros de gestión contable y entidades del “Trabajo por cuenta propia”.
  7. 7. 2 condiciones para la realización del proceso de educación técnica y profesional. La misma asigna una responsabilidad totalmente superior a las entidades laborales - en ocasiones más del 50%-, las que guiadas por la escuela, deberán asumir mayor protagonismo en la formación profesional. Ello implica un cambio de las formas organizativas tradicionales. Las escuela politécnica, sus órganos de dirección y técnicos, su organización escolar debe transformarse; es decir, para enfrentar los nuevos contenidos se requieren nuevas formas organizativas de las escuelas politécnicas. Para formar profesionalmente la fuerza de trabajo calificada de las entidades laborales en las nuevas condiciones, se requieren transformaciones. En relación con ello, en la práctica, directivos, docentes y especialistas instructores hacen sus aportes y siguen desarrollando la formación de los obreros y técnicos. Como resultado se está gestando un nuevo modelo que tiene como característica esencial la del desarrollo de un proceso de educación técnica y profesional compartido. En el nuevo modelo, se asumen los elementos positivos y se analizan las fallas de los modelos anteriores. Huye de la separación o segmentación de la formación en la escuela y en la empresa, para erigirse en un proceso donde ambos contextos participan en todo el proceso de formación inicial y continua de los profesionales de nivel medio. En este trabajo se muestran diferentes experiencias positivas que se van obteniendo, como parte de la nueva propuesta para desarrollar diversas modalidades de la enseñanza práctica en particular y de la Educación Técnica y Profesional en general LA FORMACIÓN PROFESIONAL COMPARTIDA: UN MODELO DE EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL EMERGENTE Dos principios esenciales en la formación profesional actual Si bien, toda la educación cubana se sustenta en el principio dialéctico materialista de la vinculación de la teoría con la práctica (estudio –trabajo en la expresión martiana), es en la ETP que este postulado alcanza su expresión más alta ya que el modelo de formación se sustenta en la integración de la escuela politécnica con las entidades laborales. Entonces, en este modelo, el estudiante tiene la posibilidad de, en condiciones reales, desarrollar acciones que tributan directamente a objetivos profesionales que lo preparan para una realización plena como futuro trabajador, por lo que las habilidades profesionales son
  8. 8. 3 adquiridas en la propia práctica, mediante la ejercitación, orientada hacia la solución de problemas de índole profesional, lo que eleva la calidad en la formación. Por otra parte, se da la participación activa en la vida social a través de la actividad de trabajo y a la vez, constituye un medio indispensable en la preparación de los jóvenes para su futura profesión. Se desarrollan formaciones psicológicas importantes para el futuro profesional como son la precisión de sus intereses individuales y su relación con los de la sociedad, manifestadas en las actitudes que debe asumir ante la realidad laboral y social lo que tributa al desarrollo de motivaciones autónomas hacia la profesión. La propia actividad laboral, forma una conducta determinada que al ser asimilada, se convierte en un modo de comportamiento habitual que conforma su modo de actuación profesional. Pero lograr la vinculación de la teoría con la práctica, pasa por el nivel en que se logre vincular el trabajo pedagógico profesional conjunto de la escuela politécnica y la entidad laboral, esta última como el destino final de los futuros trabajadores. Asumir este criterio significa ver a las escuelas politécnicas y a las entidades laborales como los dos contextos esenciales en la Formación Profesional (FP). Por tanto la integración entre estas entidades resulta una necesidad. Un análisis de lo sucedido durante los últimos años, muestra una tendencia creciente al fortalecimiento de las relaciones entre las dos entidades. Esta situación trasciende el ámbito nacional, al punto que es difícil encontrar un modelo de formación de profesionales de nivel medio, no importa el país ni su grado de desarrollo, en que no suceda de igual manera. Cualquier modelo que se vea, sea de ETP o de FP, con base en escuelas politécnicas, en centros de formación profesional o en empresas, establece un balance significativo entre el tiempo formativo destinado a ambas entidades. Veamos algunos ejemplos emanados de un estudio de sistematización realizado en trabajos de investigadores como Martínez Espinosa (1998); Moura (2000); Martínez Páez (2001), OEI (2002) y Mena (2011):  Los países de la Unión Europea utilizan modelos como por ejemplo: el Aprendizaje Dual (Alemania, Austria y Suiza), la Formación en Alternancia (Francia), la Formación Concertada (España). En todos los casos se caracterizan porque los estudiantes en la formación inicial alternan períodos de prácticas en empresas con períodos de enseñanza teórica en los centros de FP o en escuelas técnicas o viceversa.
  9. 9. 4  En Japón, la FP inicial de nivel medio posee relativamente poco desarrollo, primando su carácter general. Esta, por tradición, se realiza a través de la capacitación continua en la empresa que va precedida de una formación básica de alta calidad, aunque es justo señalar que esta capacitación es patrimonio de las grandes corporaciones.  En el área latinoamericana en general, subsisten dos modelos formativos: los centros de FP basados en las empresas con una formación a tiempo completo en el centro, seguida por prácticas en empresas (Ej.: Brasil y Colombia) y la conservación de la escuela técnica con mayor autonomía curricular y financiera, que mantiene etapas de prácticas en empresas (Ej.: Argentina, México y Venezuela). Ambas tendencias consideran el acercamiento al mundo laboral como un elemento de importancia. Como puede verse todos los autores y modelos citados, otorgan una importancia cada vez más alta a las relaciones entre los centros educativos y las entidades laborales; al punto que la inmensa mayoría no conciben el proceso pedagógico si en su desarrollo no están presentes ambas instituciones. La integración escuela politécnica – entidad laboral se ha convertido, por tanto en otro principio esencial para la formación de los profesionales de nivel medio. Modelos de ETP utilizados tradicionalmente en Cuba Como en el resto del mundo, en Cuba han estado presentes diferentes modelos de formación para el trabajo. El primero de ellos, vigente incluso antes de la llegada de los colonizadores europeos (1492), fue el modelo de aprendizaje en los oficios, caracterizado por su carácter informal. Se aprendía por observación, por imitación, por tutoría, es decir la enseñanza de un determinado oficio no tenía programa alguno ordenado o estructurado de manera intencional. Este modelo se ha mantenido a lo largo del tiempo3 hasta la actualidad. El continúo desarrollo agrícola de la isla llevó a considerar la necesidad de introducir el modelo de ETP escolarizada en el siglo XIX. Su misión esencial fue formar profesionales con un mayor nivel, con los conocimientos y la práctica necesaria para el desempeño de sus ocupaciones. El modelo intentaba reproducir los principios de la 3 Con la institucionalización del Trabajo por Cuenta Propia como una de las principales fuentes de empleo, en Cuba está retomando fuerza el modelo de aprendizaje en los oficios.
  10. 10. 5 enseñanza en los oficios pero en el ámbito escolar; es decir, se desarrollaba dentro de las instalaciones de estas escuelas. No obstante a ello, se reconoce la necesidad de integrar los estudiantes a los centros de trabajo. Con esta concepción, algunas de las instituciones graduaban a sus estudiantes después que desarrollaran etapas de prácticas en las entidades laborales. Con la ocupación norteamericana, la ETP asumió sus experiencias formativas que reforzaron el modelo escolarizado. La formación tenía lugar en la misma institución escolar, unida a la formación académica y tecnológica. Como resultado, la participación de las entidades laborales durante el ciclo formativo era poca o ninguna. Esta situación provocó el surgimiento del modelo de FP paralela4 (Fereira, 1987). Surgen los centros de formación en entidades laborales. Aún así, no fue significativo el número de escuelas técnicas creadas en el país, por lo que sigue siendo la FP por el modelo de aprendizaje en los oficios la más empleada. Con el triunfo de la Revolución, se refuerza el modelo de FP en la escuela. Sin embargo, la necesidad de integrar las escuelas politécnicas y las entidades laborales fue entendida con rapidez en el orden oficial. La participación de las empresas se ha exigido oficialmente y ha estado presente de diferentes maneras. Muestra de ellos fueron los acuerdos del CECM 356/1978 y 1941/1985, así como las cartas circulares emitidas desde 1991 y vigentes aún. En el orden pedagógico también ha sido concebida y organizada a partir de diferentes modalidades previstas, primero en el Manual de Enseñanza Práctica, Producción y Mantenimiento (1975) y más tarde en el Reglamento de Enseñanza Práctica (RM 327/1985). Más nunca como ahora, la integración escuela politécnica–entidad laboral llegó a ser tan necesaria para la formación de obreros y técnicos de nivel medio competentes, al punto de ser una condicionante. Desde el año 2004 (RM 129) las concepciones formativas con que se realiza la educación técnica y profesional del obrero han ido cambiando, lo que hace pensar en la necesidad de un nuevo modelo. 4 La formación paralela estuvo presente en Cuba hasta 1998, en que el estado le asignó al MINED toda la responsabilidad. No obstante, en la actualidad existen algunas manifestaciones quehacer pensar en un resurgimiento.
  11. 11. 6 Situación actual de Cuba y su influencia en la ETP. Las transformaciones socioeconómicas y laborales de Cuba en la actualidad afectan directamente a la ETP y la obliga a transformarse. Entre los factores que más exigen su perfeccionamiento se encuentran necesidades como: - Producir aceleradamente bienes y servicios de calidad. - Invertir la pirámide ocupacional. - Crecer en la formación de trabajadores productores. - Crecer en la formación de Obreros Calificados y Técnicos Medios. - Hacer corresponder la formación profesional con la demanda del mercado laboral. - Reforzar los valores de la clase obrera. Estas dificultades en el orden macro, han afectado también a la escuela politécnica de manera directa, permitiendo en algunos casos aflorar viejas insuficiencias y en otros contemplando el nacimiento de algunas nuevas. Entre las más marcadas se pueden citar: - Existencia aún de planes y programas de estudio que no responden totalmente a las necesidades de los organismos y empresas. - Falta de recursos materiales para el desarrollo de habilidades y capacidades profesionales. - Falta de creatividad en los docentes para la dirección, en la escuela politécnica y con los recursos que aún se poseen, de actividades prácticas en función del desarrollo de las habilidades básicas profesionales. - Insuficiente control y exigencia de los directivos por la creación de condiciones para el desarrollo de la enseñanza práctica en la escuela politécnica. - Falta de control como parte del trabajo metodológico de los directivos sobre las actividades docentes en las empresas. - Desactualización de la preparación científico técnica de los docentes en general. Como respuesta a esta situación se introducen transformaciones significativas. La más trascendental la constituye el aumento de la participación de las entidades laborales en casi el 50% de la FP (en
  12. 12. 7 algunos casos superior), en tanto poseen más y mejores recursos materiales y humanos especializados, que las escuelas politécnicas. Sin embargo, la tarea resulta sumamente complicada pues por un lado, en la práctica pedagógica no se poseen las experiencias suficientes para dar respuestas a estas pretensiones y, por el otro, se intenta aplicar en las condiciones de Cuba, soluciones experimentadas en otros contextos que tienen, por lo general, altos niveles de desarrollo socioeconómico (formación Dual). La complejidad de la situación evidencia la inutilidad de cualquier modelo anterior; estamos en presencia de una contradicción marcada entre las nuevas exigencias que se hacen a la ETP y las formas en que se desarrolla el proceso. En consecuencia, las circunstancias actuales obligan a repensar los modelos que se han aplicado en los últimos tiempos.5 Acercamiento a un nuevo modelo: La ETP compartida entre la escuela politécnica y la entidad laboral. La necesidad obliga a buscar soluciones a partir de un modelo de ETP propio, que tenga en cuenta la situación cubana abordada con anterioridad. Este nuevo modelo, tiene como piedra angular al proceso de integración escuela politécnica-entidad laboral. Desde sus presupuestos filosóficos, laborales, sociológicos, psicológicos y pedagógicos acerca dos procesos de naturaleza diferentes, vistos como dos encargos con fines desiguales, a saber: el proceso docente educativo, responsabilidad de las escuelas politécnicas, y el proceso de producción de bienes materiales y de servicios, responsabilidad de las entidades laborales. El proceso de FP del trabajador de nivel medio, va dirigido al desarrollo humano. Exige el mismo que los egresados de la ETP desarrollen modos de actuación conforme, no solo a resolver los problemas profesionales propios de sus especialidades, sino también, lograr que sean egresados cuyas convicciones y valores profesionales le permitan vivir en sociedad aportando a ella desde una posición sociolaboral. Por su parte, las especialidades de la ETP parten de la realidad objetiva, delimitada por un grupo de problemas técnicos y profesionales que requieren de la acción del técnico u obrero para resolverlos. Cada profesión está representada por acciones sistemáticas que realiza el profesional de nivel medio, a 5 En los últimos 23 años se han aplicado cinco Resoluciones de Planes de estudio y más de 15 estrategias curriculares diferentes.
  13. 13. 8 través de métodos propios de la tecnología, con el objetivo de satisfacer determinadas necesidades sociales. En tal sentido, el conjunto de exigencias y situaciones inherentes al objeto de trabajo de cada profesión técnica que requieren la acción de un profesional para su solución, demanda un proceso creador, mediante el cual se obtiene un sistema estructurado y organizado de contenidos y métodos que sintetiza el vínculo de la formación con la profesión. La sociedad y su mercado laboral nos demuestran que el proceso creador referido, en gran medida deja de serlo porque los egresados de la ETP cada vez manifiestan estar menos preparados para satisfacer las demandas de su profesión, lo que se verifica mediante el desajuste que se presenta entre el desempeño sociolaboral real y el exigido. Esta desarticulación, también tiene implicaciones sociales tan importantes como la poca respuesta a la necesidad de garantizar ciudadanos preparados para el necesario desarrollo del país. (Barrios, A. 2005) Se trata entonces de "perfeccionar la obra realizada partiendo de ideas y conceptos enteramente nuevos [...] un sistema educacional que se corresponda cada vez más con [...] el modelo de sociedad que el pueblo de Cuba se ha propuesto crear”. (Castro Ruz, F. 2002:3) Pero este mandato no sería posible si en las respuestas a las necesidades actuales, no se estudian las experiencias de directivos de escuelas y empresas, docentes y especialistas instructores, que son en esencia los verdaderos artífices de la formación de los profesionales de nivel medio. Es preciso aplicar las Ciencias Pedagógicas a la intención de integrar ambos procesos: pedagógico y productivo, para lograr una formación profesional que, respetando los encargos sociales, se comparta en igualdad de responsabilidades entre la escuela politécnica y la entidad laboral; es decir, una ETP compartida. El nuevo modelo de ETP se erige sobre un grupo de fundamentos teóricos y metodológicos, que sustentan el proceso de FP entre la escuela politécnica y la entidad laboral. Con este fin tiene en cuenta las condiciones socioeconómicas y laborales de Cuba, a partir del diagnóstico, estudio, investigación, análisis, reflexión y debate de contenidos esenciales, que posibiliten la formación y desarrollo de los profesionales de nivel medio con la utilización racional de los recursos materiales y humanos existentes en los principales
  14. 14. 9 contextos educativos en que tiene lugar el proceso de educación técnica y profesional. La concepción, ejecución y evaluación exitosa de este modelo requiere elevar el nivel de directivos, profesores y especialistas de las empresas que se desempeñan como docentes y/o tutores en la ETP, a modo de garantizar una preparación científico-pedagógica que posibilite el dominio de los fundamentos esenciales del proceso de ETP. Desde este punto de vista, el modelo exige una reflexión permanente acerca de la importancia del proceso de integración escuela politécnica entidad laboral, como eje central de la formación profesional cubana, que permita a los encargados de su realización el entendimiento y comprensión de los fenómenos educativos que se producen en las diferentes ramas y especialidades, en condiciones de integración. Será entonces una condición prioritaria, la organización en el orden teórico y metodológico, del proceso de integración escuela politécnica- entidad laboral, a partir de las condiciones de sus dos procesos esenciales: el pedagógico de la escuela politécnica y el laboral de la entidad productiva o de servicios. Como resultado, intenta modelar el proceso de educación técnica y profesional en función de lograr un profesional de nivel medio apropiado de los contenidos profesionales de su especialidad, necesarios para dar respuesta a las exigencias de la sociedad y el mercado laboral cubano actual, sobre la base de la concepción, proyección, ejecución y evaluación de una formación compartida entre la escuela politécnica y la entidad laboral. Acercamiento al proceso de ETP desde el modelo de formación compartida Un modelo de ETP de calidad debe considerar a igual nivel, tres fases de relevante importancia, donde la participación de la escuela y la empresa, debe estar a igual nivel. Las fases en cuestión se convierten en variables principales del modelo de ETP compartida. (Figura 1)
  15. 15. 10 Figura 1. Concepción del ciclo de desarrollo del proceso de ETP inicial y permanente de un trabajador de nivel medio. La primera de ella tiene lugar antes del acceso de los estudiantes a la FP inicial. Su propósito esencial estará dirigido a garantizar la entrada de los estudiantes a las especialidades técnico- profesionales con una acertada formación vocacional o al menos con orientación profesional suficiente. En esta fase deberá jugar un papel determinante la relación demanda-formación. En consecuencia, será vital la participación de la entidad laboral que junto a la escuela, trabaja en la preparación para el acceso de los estudiantes a la FP inicial orientados en función de las especialidades seleccionadas. La segunda fase se relaciona con la proyección del trabajo, el desarrollo y evaluación del currículo de cada especialidad materializado en el plan y los programas de estudio correspondientes. Tiene lugar en los dos contextos conocidos: la escuela y la entidad laboral. Aunque las áreas de conocimientos que integran cada currículo, pueden desarrollarse en ambos contextos, las condiciones de recursos – materiales y humanos-, el desarrollo científico técnico lógico y diferente de ambas entidades, así como la necesidad de que los estudiantes entren en contacto con el futuro escenario sociolaboral, desde la propia formación inicial, entre otros factores, justifica que la formación general y básica se desarrolle generalmente en la escuela y la formación profesional específica tenga lugar en la empresa. La realidad de la ETP cubana actual, nos impone un cambio en la mentalidad y el modo de pensamiento que hasta hora hemos tenido sobre la escuela politécnica. La estructura curricular asumida desde Preparación para el acceso al Proceso de ETP Desarrollo y Evaluación del Currículo Incorporación del profesional a la Ent. Laboral PROCESO DE EDUCACIÓN TÉCNICA Y PROFESIONAL COMPARTIDA ESCUELA POLITÉCNICA-ENTIDAD LABORAL. Formación vocacional Orientación profesional Adiestramiento laboral Seguimiento al graduadoEscuela politécnica básica Empresa (Formación Profesional Específica)
  16. 16. 11 2004, con la RM 129 pasando por la 81 de 2006 y la 109, 110 y 111 de 2009, hace pensar en dos momentos para la formación profesional inicial de un trabajador: - El primero tiene como propósito proveer al estudiante de una formación profesional básica, que pase por una formación general relacionada con la especialidad- profesionalizada-; por lo general se desarrolla en la escuela, en tanto las empresas no poseen suficientes condiciones para ello. Esta etapa recibe el nombre de Formación en la Escuela Politécnica Básica. - El segundo tiene como propósito proveer al estudiante de una formación profesional específica y hasta donde se pueda alcanzar, una especialización. Por lo general se desarrolla en la entidad laboral en tres partes: el aula anexa, la práctica laboral y la práctica preprofesional. Tiene lugar con el aprovechamiento de los recursos y escenarios en sus diferentes variantes, unificadas en el concepto talleres docentes de la entidad laboral. Esta etapa recibe el nombre de FP específica en la entidad laboral. La tercera fase se ubica a partir del egreso del profesional, graduado de una especialidad de obrero calificado o de técnico medio. Con la incorporación del profesional a la entidad laboral, comienza su adiestramiento laboral durante un determinado período, este constituye la primera dimensión. El seguimiento al graduado dado por la escuela y la empresa de manera conjunta será la segunda. Las tres fases deben tener estrecha interrelación, en tanto en todas deben participar la escuela y la entidad laboral, los docentes y los especialistas instructores. Una correcta preparación para el acceso garantiza que los estudiantes tengan una información suficiente o al menos mínimo necesaria para que ingresen a la especialidad con información sobre de la profesión en que se formarán. Este proceso de orientación que se refuerza en la escuela y en la entidad laboral, durante el desarrollo del currículo de cada especialidad, deberá garantizar que el estudiante conozca su futuro profesional y a qué se enfrentará en el orden sociolaboral una vez egresado e incorporado a la entidad laboral como obrero o como técnico de nivel medio. Al mismo tiempo, los profesionales que se desempeñan en la producción y los servicios constituyen orientadores naturales de la profesión. Al trabajar con los estudiantes en formación como trabajadores, pueden servir de modelo a imitar, al tiempo que contribuyen al perfeccionamiento del proceso pedagógico, corrigiéndolo, alimentándolo con sus conocimientos y experiencias.
  17. 17. 12 Además, de conjunto con los docentes de la escuela politécnica participan en la formación vocacional inicial durante la educación elemental y en la orientación profesional, en las educaciones precedentes más cercanas a la escuela politécnica, es decir, las que tributan directamente a la ETP. Esto le imprime a las tres fases un carácter de retroalimentación permanente. El presupuesto de espacio concedido, no nos permite ampliar el estudio sobre el nuevo modelo; no obstante a ello, es preciso referirse a algunos de sus componentes importantes. Queda claro que la formación profesional compartida tiene dos contextos esenciales: las escuelas politécnicas en todas sus variantes y las entidades laborales. Para lograr una FP de calidad será preciso armonizar tres procesos fundamentales: el proceso pedagógico, el proceso productivo y el proceso de integración escuela- entidad laboral. Lograr la armonía entre los componentes anteriores significa enriquecer los escenarios pedagógicos que estarán integrados por: las aulas, laboratorios, talleres y áreas docente- productivas de la escuela, así como los talleres docente-productivos de la entidad laboral. Bajo estas condiciones se desarrolla el proceso pedagógico profesional de los trabajadores en formación, que tendrá además otros componentes humanos como: el profesor, el especialista instructor, el grupo estudiantil y el colectivo obrero. El papel del departamento docente en la formación profesional compartida. Funciones de las comisiones de especialistas Por departamento docente se entiende el órgano técnico donde se agrupan los docentes de un área de conocimientos en una escuela politécnica. Así, en una institución de la ETP estas entidades agrupan los docentes de las distintas áreas de conocimientos que componen el currículo como: ciencias exactas, ciencias humanísticas y ciencias técnicas. Los departamentos docentes constituyen el eslabón de mando más cercano al estudiante y se ubica por debajo de la dirección y sus subdirecciones. Aunque en general, estas entidades son responsables de la dirección del trabajo metodológico integrado a la superación y a la investigación, en función de alcanzar la calidad del proceso pedagógico en que se forman los profesionales de nivel medio, son los del área de las ciencias técnicas los que tienen la mayor responsabilidad con la modelación del futuro profesional.
  18. 18. 13 Es en este nivel organizativo del proceso donde se cuece y se regula la formación de los profesionales de nivel medio y con ese propósito deberá dar seguimiento directo al estudiante durante todo el ciclo formativo. De este modo, los contenidos de todas las asignaturas del plan de estudios – generales, básicas y específicas -, así como las actividades que se desarrollen durante el ciclo, deben responder a la concepción formativa que, desde el primer año, se diseñe en este órgano. Como regularidad uno de los problemas fundamentales que tradicionalmente han presentado y presentan los planes de estudios de la ETP, con sus correspondientes adecuaciones, es la lógica y rápida pérdida de correspondencia de sus contenidos con las exigencias y demandas de preparación profesional del sistema productivo y/o de servicios. A pesar de que la envergadura del problema y su inaplazable urgencia han influido en la mejoría reconocida en los últimos proyectos curriculares, es justo aceptar que los cambios de paradigmas tecnológicos y su lógica transformación en la organización del trabajo, son más ágiles que las transformaciones en los planes de estudio. Cuando estos cambios en las entidades laborales se producen y no se tienen en cuenta en los planes y programas de estudios, la formación de los profesionales se torna obsoleta. Es el departamento docente del área técnica, quien no debe permitir la obsolescencia del proyecto formativo actuante. En esta función el referido órgano, tiene que mantenerse actualizado y en contacto directo con la entidad laboral. En el modelo de ETP compartida se asigna una responsabilidad superior al departamento docente del área técnica. El hecho de que las actividades docentes de enseñanza práctica tengan lugar, preferentemente en las entidades laborales y además sean impartidas por los especialistas instructores, cambia sensiblemente las funciones tradicionales del departamento. En primer orden el claustro del mismo se enriquece con la entrada de los especialistas de la entidad laboral, que necesitan estar capacitados para asumir las responsabilidades de su nueva función. En segundo lugar, estos nuevos docentes deben rendir cuenta de su gestión al departamento, en su función de fiscalización de la formación profesional. De igual modo, deberá fiscalizar las actividades docentes de enseñanza práctica que en mayoría se
  19. 19. 14 realizan fuera de la escuela, por lo tanto su alcance físico se extiende hasta la entidad laboral. Un tercer elemento a no descuidar en las funciones del departamento docente del área técnica, es la actualización científico técnica sistemática de los profesores de la escuela. No cabe dudas que la mejor solución a esta necesidad de superación, está en su vinculación planificada a la entidad laboral por determinados períodos. Si bien la escuela es responsable de la formación básica – general y profesional –, la entidad laboral y sus especialistas deben transmitir las particularidades de la especialidad. Ello, más que dividir la formación en partes, exige tener presente la organización escolar, principalmente en los departamentos docentes del área técnica. En el sistema de trabajo de la escuela, se debe tener en cuenta los nuevos escenarios de modo que las acciones de dirección del proceso de ETP se extiendan hasta la entidad laboral. Asumir estos presupuestos anteriores significará que el departamento docente del área técnica tiene que estar en el centro del proceso de formación profesional y, por consiguiente en él debe nacer y de él dependerá el proceso de integración con las entidades laborales. Una revisión realizada a distintos informes sobre el cumplimiento de diferentes convenios de integración -con sus respectivos planes de acción- entre las escuelas politécnicas y las entidades laborales, permite apreciar que la inmensa mayoría de las acciones pedagógicas de integración son dirigidas por los docentes y los especialistas instructores; ambos pertenecen al departamento docente del área técnica. El propio estudio arrojó uno de los mayores inconvenientes y/o barreras que ha tenido y tiene el desarrollo de un proceso de integración efectivo y que ha sido el ignorar, soslayar o no darnos cuenta de que:  Las acciones de integración deben concebirse sobre la base de los intereses departamento docente del área técnica (conocidos los problemas profesionales a solucionar), en tanto es allí donde se fragua la formación del futuro obrero. En virtud de ello, debe existir correspondencia entre la planificación, el desarrollo y la evaluación de las acciones de integración y donde todo lo acordado tiene el mimo nivel de importancia, en tanto va dirigido a la integralidad de la formación profesional.
  20. 20. 15  Los docentes y especialistas instructores son los ejecutores de más del 95 % de las acciones que se planifican en los convenios de integración, por tanto deben estar informados sistemáticamente del estado de la integración y su trabajo deberá ser evaluado con sistematicidad  La integración no es un momento ni mucho menos un conjunto de acciones aisladas; es un proceso que comienza prácticamente desde la captación de los estudiantes, pasa por todo el ciclo formativo y se extiende en correspondencia con la continuidad del proceso de ETP a lo largo de la vida laboral.  Los departamentos docentes del área técnica, como máximos ejecutores de la formación profesional, deben recibir asesoramiento de expertos o de especialistas. Para ello será necesario que en cada especialidad a nivel de escuela existan comisiones que cumplan con esta función. La propia experiencia pedagógica obtenida por diferentes instituciones educativas y las correspondientes entidades laborales, relacionadas con las especialidades que forman, permite afirmar que una de las fortalezas que pueden surgir para asegurar el trabajo de los departamentos docentes, son las Comisiones de Especialistas. Estas comisiones se integran por los docentes más experimentados de una especialidad técnica y por especialistas seleccionados que representan los intereses de la entidad laboral. Por la importancia de esta comisión, debe estar integrada además, por profesores de la facultad de Ciencias Técnicas de las Universidades de Ciencias Pedagógicas u otros profesionales que se designan a conveniencia. Las comisiones de especialistas han funcionado en los últimos años, pero en el nivel central. Su propósito esencial ha sido el diseño y fiscalización de la aplicación de proyectos curriculares en el orden científico técnico con relación a una rama técnica y profesional determinada. Sin embargo la propia experiencia nos ha convencido de la validez de su existencia al nivel de la escuela y de la entidad laboral. A este nivel dicha comisión tendrá como objetivo fundamental, velar por el desarrollo adecuado del proceso de ETP en una especialidad o rama determinada. Poseen un grupo de funciones, a través de las cuales debe cumplir sus objetivos, que la convierten en reguladora del proceso de formación profesional. Dentro de ellas se encuentran:
  21. 21. 16 1. Los análisis y propuestas, si es preciso, de los contenidos teóricos – prácticos necesarios a transferir a los alumnos de acuerdo con la realidad de los procesos productivos y de servicios de un territorio, de las entidades laborales integradas y de sus perspectivas de desarrollo. 2. La validación de los conocimientos, habilidades y capacidades rectoras por años de estudio y las cualidades y valores profesionales a desarrollar en los estudiantes, de acuerdo con las exigencias de la formación de un profesional de nivel medio competente. 3. Asesorar y proponer a las direcciones de ambos sectores - educativos y empresariales-, en la forma y tipos de superación o capacitación a realizar a los técnicos y obreros directos a la producción, que se desempeñarán como especialistas instructores. 4. Recomendar los contenidos esenciales en que los profesores deben mantenerse actualizados continuamente, a partir de la vinculación a las entidades laborales. 5. Participar en la validación, acreditación y evaluación sistemática, parcial y final de los estudiantes, en correspondencia con el profesional de nivel medio que requiere el mercado laboral. 6. Determinar las condiciones de recursos existentes en la escuela politécnica y la entidad laboral, para el desarrollo de la formación profesional básica y específica de los profesionales en formación. 7. Proponer y participar en la definición de las tareas integradoras, trabajos científicos e investigativos, orientados a la formación profesional y a la solución de los problemas reales de las escuelas politécnicas y las entidades laborales. 8. Participar en el seguimiento de los graduados, evaluar el impacto social y retroalimentar el sistema de formación profesional. La comisión de especialistas fortalece el trabajo del departamento docente del área técnica. Su creación y funcionamiento constituye un paso de avance y constituye un escalón superior en el proceso de integración escuela politécnica – entidad laboral, lo que a la postre significa una garantía para alcanzar mayor calidad en el proceso de ETP de los trabajadores de nivel medio. Lograr una integración efectiva entre la escuela politécnica y la entidad laboral, debe constituir un propósito esencial del departamento docente del área técnica. En consecuencia la integración debe ser una prioridad en su sistema de trabajo.
  22. 22. 17 Condiciones de la entidad laboral para desarrollar el proceso de ETP. Las Aulas Anexas A pesar de la necesidad e importancia de un proceso de ETP compartido o integrado, no cabe dudas que lograrlo resulta una tarea difícil. En la práctica, conseguir este propósito constituye un problema no solo para las escuelas politécnicas, sino también para las entidades laborales. Si bien la integración debe abarcar todas las etapas del proceso de formación profesional vistas anteriormente, será preciso reconocer que la transformación más significativa de la ETP cubana actual lo constituye la necesidad de ejecutar las clases de enseñanza práctica en las instalaciones de la entidad laboral. Si bien es cierto que las entidades laborales poseen basta experiencia en la atención a estudiantes durante las prácticas preprofesionales, por lo general en ellas no se han desarrollados clases de enseñanza práctica siguiendo los requerimientos y estructura didáctica de este tipo de actividad docente en la escuela. Tampoco sus profesionales poseen suficientes conocimientos y habilidades para un desempeño docente eficaz. Constituye esta una función educativa que rebasa sus responsabilidades tradicionales en la ETP, en tanto siempre han dado una formación más específica y utilitaria. Es indiscutible que la Clase de Taller o de Enseñanza Práctica constituye la forma fundamental de organización del proceso de ETP. La calidad de esta actividad pedagógica va marcada por la preparación y el trabajo de los docentes que la desarrollan y por las condiciones existentes para su ejecución, entre otros aspectos. Estas actividades pedagógicas tradicionalmente fueron desarrolladas en las instalaciones de la escuela politécnica y, aunque desde hace años, oficialmente se reconoció la posibilidad de que fueran ejecutadas en las entidades laborales (RM 327/1985) cuando las escuelas no tuvieran condiciones, no existen suficientes vivencias. Cuando estas se han impartido, por la solución de emergencia que constituyeron en su momento histórico, no fueron realizadas con la base organizativa y soporte metodológico y didáctico requerido. El proceso de formación de un alumno en la entidad laboral, al igual que en la escuela, debe ser planificado (organizado y secuenciado), ejecutado (con método), guiado (doblemente, por el instructor de la empresa y por el profesor) y evaluado (con criterios predeterminados por ambos). Exige, por tanto, una estrategia metodológica, un
  23. 23. 18 programa formativo. Desarrollar la formación profesional en las condiciones de las empresas con el protagonismo de sus especialistas en la actividad docente, exige además de la preparación de estos, ya referida, la ejecución de una clase de enseñanza práctica que, aunque mantiene su estructura didáctica, deberá tener en cuenta las características del nuevo escenario pedagógico. Algunos cuestionan si es posible la actividad docente en la entidad laboral. En nuestra opinión sería iluso negarlo, pues significa no reconocer que el aprendizaje en los oficios estuvo en la génesis misma de la ETP. Pero, por lo general la transmisión de saberes profesionales en la empresa ha estado signada por la utilitariedad, en tanto su objeto social va dirigido a producir bienes y servicios para la sociedad. El aprendizaje en la entidad laboral está estrictamente orientado y limitado por la lógica del trabajo productivo o de servicios. El aprendizaje debe ser parte del proceso, la observación del estudiante debe ser aguda y sistemática, guiada por el especialista instructor y el docente. Por lo general el alumno no participa en tareas complejas desde el comienzo y esto demora más que en la escuela. Los procesos productivos y/o de servicios no pueden afectarse en función del aprendizaje. Por otro lado, el especialista de la entidad laboral es rentable y obtendrá ganancias en relación con su productividad, la que irá en relación directa con el aprovechamiento eficiente del tiempo que ocupa su jornada laboral. Es decir, a la entidad laboral le es difícil ajustarse a la nueva responsabilidad asignada y, para ser parte de la educación integral del obrero necesita preparación. El taller, el laboratorio, el centro investigativo o el área de campo de la entidad laboral constituyen magníficos escenarios para la formación profesional específica, pero funcionan en condiciones de producción y de servicios. Este elemento deben dominarlo los encargados de la preparación de los futuros trabajadores, pues si bien no se debe olvidar la estructura didáctica de la clase práctica (RM 327) tampoco se debe soslayar que la misma responde también a las leyes y principios del nuevo espacio pedagógico. La decisión de desarrollar clases teórico-prácticas y prácticas en las entidades laborales, no por necesaria es sencilla, pues requiere, por una parte que los estudiantes se integren a estas entidades de manera consciente y organizada, y por la otra que sean asimilados
  24. 24. 19 en estos escenarios pedagógicos donde recibirá los contenidos prácticos que hasta entonces recibía en los talleres, áreas y laboratorios de la escuela. Todo ello exige una proyección adecuada en el orden organizativo, metodológico y didáctico del proceso, de manera conjunta entre la escuela politécnica y la entidad laboral. Ejecutar el proceso de ETP en una entidad laboral, además de deseo y convencimiento de aquellos que tienen capacidad de decisión, se exige que existan condiciones que faciliten la formación del futuro obrero, apropiado de contenidos profesionales más amplios y necesarios cada día. Aunque existen condiciones para que la escuela politécnica y la entidad laboral aúnen esfuerzos a fin de lograr una integración efectiva, en la práctica pedagógica este proceso resulta complejo. Como respuesta a esta situación se retoman las Aulas Anexas, una de las transformaciones más trascendentales del nuevo modelo formativo. Su propósito esencial está relacionado con el desarrollo de clases en talleres, laboratorios, áreas de producción, etc., de las entidades laborales. Deben contribuir, fundamentalmente, al desarrollo de conocimientos y habilidades de los estudiantes a partir del empleo de los recursos materiales, las tecnologías existentes y la participación, como profesores, de los especialistas de la producción de mayor experiencia. Para algunos, la creación de Aulas Anexas en entidades laborales constituye una novedad, sin embargo no lo es totalmente. La Resolución Ministerial 327 (op. cit), referida a las clases de enseñanza práctica, establece en sus artículos 26 y 28, que se utilizarán las áreas de la entidades laborales, “para realizar aquellas que no es posible con la BME que dispone el centro docente.” y para ello será preciso seleccionar cuidadosamente entidades que “reúnan las condiciones para garantizar que los alumnos desarrollen los hábitos y habilidades necesarias” (p. 16) Por el poco tiempo que tiene esta transformación, resultaría prematuro aventurarse a ofrecer una definición de Aulas Anexas. No obstante a ello, en una primera aproximación se tienen presentes los criterios de Mena y Machado (2011) que las consideran como “escenarios pedagógicos, ubicados en las entidades laborales con el objetivo de desarrollar clases teórico-prácticas y prácticas en talleres, laboratorios, áreas de producción y/o servicios, de campo, salas de máquinas, etc., sin que se afecten los procesos productivos. Deben contribuir, fundamentalmente, a la apropiación
  25. 25. 20 de contenidos profesionales por los estudiantes a partir del empleo suficiente de los recursos materiales, las tecnologías existentes y la participación como profesores, de los especialistas más integrales de la producción y donde los docentes de la escuela sirven de complemento”.(p. 4) El trabajo en Aulas Anexas puede asumir diferentes variantes organizativas, como: - De manera sistemática a lo largo del curso. Es decir, todas las actividades docentes son ejecutadas en la entidad laboral. - En un período concentrado que puede tener diferentes plazos de duración, bloqueando en contenido. Pueden concentrarse determinados contenidos teóricos en una etapa, que tiene lugar en la escuela politécnica, para más tarde realizar actividades prácticas concentradas en las entidades laborales. - En períodos alternos, con docencia en las instalaciones de la escuela politécnica y de la entidad laboral, por ejemplo: en una misma semana se imparten los contenidos de las asignaturas de formación general y básica en la escuela politécnica, de manera concentrada y el resto de los días se concentra la formación técnica en la empresa. De igual forma pueden desarrollarse determinados contenidos técnicos de carácter teórico en la escuela y los de carácter práctico en la empresa, etc. Sin embargo, la complejidad de esta actividad obliga a tener presentes algunos elementos de gran significación. Como modalidad del proceso de integración no se debe obviar: - El grado de conciencia y de los directivos y especialistas de las entidades laborales sobre la responsabilidad que asumen y la preparación que deben adquirir para lograrlo. - El trabajo en Aulas Anexas debe ser parte de los convenios de integración escuela politécnica-entidad laboral; es decir, no sustituyen la integración. - Que la ETP debe estar basada en una concepción de formación profesional compartida entre la escuela politécnica y la empresa, por tanto ambas tienen responsabilidades que determinar con antelación ¿qué les corresponde a cada cuál? - No debe olvidarse que por muy deprimida que se encuentre, en la escuela existe base material de estudio posible a emplear para la formación y desarrollo de determinados contenidos profesionales
  26. 26. 21 básicos. Por tanto, no sería necesario ir a la entidad laboral a desarrollar esta parte del proceso pedagógico, a riesgo de ocasionar entropías en el proceso productivo. - Pensar siempre en el principio de utilizar los recursos de las empresas en función de aquello que es necesario e imprescindible para la formación del obrero. Ideas o principios a tener en cuenta en el modelo de ETP compartida. Las nuevas condiciones en que hoy se exige el desarrollo de la enseñanza práctica cubana conducen a pensar y reflexionar sobre este aspecto. En consecuencia, el modelo de ETP compartida tiene como base general a los principios de la Pedagogía de la ETP; sin embargo está sustentado por los principios establecidos para el proceso de integración escuela politécnica-entidad laboral (Mena, 2008). A saber: El carácter rector de la escuela politécnica, en la planificación, ejecución y evaluación del proceso de integración con las entidades laborales. El carácter mediador de los docentes y especialistas instructores en el proceso de apropiación de contenidos profesionales, por los profesionales de nivel medio en formación. El carácter activo del obrero en formación, en el proceso de apropiación de contenidos profesionales, como resultado de la integración escuela politécnica – entidad laboral. Asumir estos principios significa reconocer que la integración actúa como elemento determinante del proceso de enseñanza-aprendizaje en la empresa. Sin embargo, la complejidad del mismo obliga a profundizar en él y realizar un análisis más detallado. Desde este presupuesto, no sería posible desarrollar el proceso de enseñanza práctica en la entidad laboral sin tener en cuenta tres postulados esenciales no previstos hasta ahora, ellos son: El carácter diverso y diferenciado de las especialidades técnicas y profesionales. Significa reconocer que las características propias de cada especialidad influyen y en ocasiones determina la dirección efectiva de la clase práctica en la empresa. De este modo, no serán iguales los requerimientos materiales y organizativos de un proceso de producción industrial, que los de un proceso de servicios como los
  27. 27. 22 de las áreas contables, gastronómicas o los de las especialidades agropecuarias por ejemplo. Conocer estas características, significa tener en cuenta el carácter diferenciado de la concepción didáctica de la clase, en función de las diferentes especialidades técnicas y profesionales. La subordinación-adecuación del proceso docente a las características del proceso productivo de la empresa Por lo general, las actividades de la enseñanza práctica se desarrollaban en la escuela politécnica y tenían objetivos docente- productivos. Sin embargo el cambio de escenario cambia el carácter de los objetivos que ahora son productivo-docentes. Ello responde a la condición de que el proceso pedagógico se desarrolla en las condiciones del proceso productivo de la empresa. El estudiante se vincula al colectivo laboral asumiendo sus costumbres y estilos, desempeñan trabajos individuales bajo la tutoría del especialista y del profesor; comienza a relacionarse de manera directa con el colectivo obrero. Es preciso compatibilizar los métodos de enseñanza del proceso pedagógico con los métodos tecnológicos del proceso productivo. De igual manera Acosta Iglesias (2012), hace una propuesta de un grupo de postulados básicos que son de suma importancia en el modelo propuesto. Entre ellos se encuentran los siguientes Principio del carácter integrado del trabajo del docente y el especialista instructor para la dirección del proceso de enseñanza práctica en la empresa. Dado en la necesidad de la estrecha relación entre el trabajo de especialistas y docentes para la dirección -preparación, desarrollo y evaluación- de la clase práctica en la empresa. El docente aporta los contenidos psicopedagógicos, didácticos, metodológicos y organizativos de la asignatura a partir de los contenidos profesionales que deben vencer los estudiantes durante el sistema de actividades docentes. El especialista por su parte aporta los conocimientos relacionados con la especialidad, la organización del trabajo y la experiencia laboral. Ambos actúan como un par dialéctico que en la dirección de la clase se necesita y se complementa. Resulta este un tema novedoso, al que la práctica pedagógica enriquecerá con otras concepciones, criterios y experiencias. La reflexión queda abierta a otras propuestas.
  28. 28. 23 Principio de enseñar y aprender produciendo durante las actividades prácticas en el taller de la entidad productiva. El estudiante aprende, se forma en condiciones de producción reales, el proceso productivo y/o de servicios no se puede interrumpir para dar paso al proceso pedagógico. Este último se desarrolla en condiciones de producción. Para aprender, el estudiante resuelve problemas profesionales reales de distintas categorías, según la etapa del proceso, que forman parte del propio proceso productivo de la entidad laboral. Como resultado el especialista instructor y/0 el docente enseñan y el profesional en formación aprende produciendo. Principio del carácter diferenciado en la enseñanza práctica en relación al nivel de complejidad de los problemas profesionales. Por este principio, la enseñanza práctica transita por distintos niveles de complejidad, en relación directa con los diferentes problemas profesionales que pueden existir en una empresa. Será preciso que el estudiante aprenda y consolide sus conocimientos trabajando en la solución de problemas profesionales simples, medios y complejos. En este orden el profesor y el especialista instructor graduarán los grados de dificultad del contenido durante el aprendizaje del estudiante. El futuro profesional de nivel medio transitará de manera gradual por diferentes problemas de la producción y los servicios y en ese tránsito se apropiará de los contenidos profesionales de su especialidad. METODOLOGÍA PARA EL PROCESO DE ENSEÑANZA PRÁCTICA DE LA SOLDADURA EN LA ENTIDAD LABORAL. EXPERIENCIAS EN LA ESPECIALIDAD SOLDADURA Según la RM 327 de 1985, la enseñanza práctica está integrada por diferentes modalidades. En la misma RM se destaca como la más importante de todas a la clase de enseñanza práctica. Si bien su desarrollo en la escuela politécnica es complejo en el orden didáctico y metodológico, esta complejidad aumenta cuando se realiza en la entidad laboral. Sin embargo, aunque difícil, es posible su desarrollo en este escenario. En relación con ello Acosta 2012 muestra algunos resultados que son dignos de tener en cuenta. Como paso previo a esta experiencias se plantean un grupo de ideas que son esenciales para le ejecución de dicho proceso.
  29. 29. 24 Ideas que promueven el desarrollo del proceso de enseñanza práctica de Soldadura en las condiciones del taller docente de la entidad productiva. El desarrollo de estas ideas se centra en el refuerzo de la enseñanza práctica de Soldadura en el contexto productivo, considerando la labor integrada de los especialistas - instructores y docentes, así como las distintas etapas por las que transita este proceso, en la formación del obrero calificado en el escenario de la entidad productiva. Se tiene en cuenta también la solución de los problemas profesionales a partir de la aproximación sucesiva a su complejidad en cada puesto de trabajo. Ellas son: 1. El proceso de enseñanza práctica en las condiciones del taller docente de la entidad productiva exige el trabajo integrado del especialista - instructor con el profesor de la escuela politécnica. Enseñar requiere de previsión y planificación. Debe lograrse integrar los esfuerzos del especialista - instructor y del docente hacia el alcance de cualquier objetivo durante el proceso. La capacidad de organización, planificación, ejecución y evaluación, para actuar como un todo en la formación del obrero será un rasgo distintivo. En esta idea se evidencia que al proceso lo distingue su contextualización en las condiciones de un taller, que no fue concebido para desarrollar en él actividades propias de la docencia en la formación del profesional. El mencionado proceso se desarrolla inmerso en la actividad productiva de la empresa; por ello asume su dinámica y se condiciona a sus fines, a partir de la conciliación de las actividades. Esta relación se caracteriza no solo por ser participativa, sino también por su carácter cooperativo y desarrollador, lo cual propiciará la instrucción, la educación y el desarrollo, por medio de la actividad, la comunicación e interacción entre los sujetos participantes en este proceso. Para el desarrollo de la enseñanza práctica de Soldadura en cada taller docente, la preparación de ambos profesionales es básica, aprovechando las fortalezas de uno en la preparación del otro. El profesor tiene que conocer todos los elementos de la entidad productiva para poder guiar adecuadamente a los estudiantes y además, prepararse teórica y metodológicamente para orientar a los especialistas - instructores.
  30. 30. 25 Pero si importante es la labor del docente, tan importante es la del especialista-instructor. El trabajo de este último cumple objetivos de carácter político - ideológico, pedagógico y de carácter social. Por ello es vital la preparación que logre a partir de su integración con el docente de la escuela politécnica, para la formación profesional de los estudiantes. A través de esta reciprocidad en su labor se fortalece la formación de aspiraciones e intereses por la profesión en el futuro obrero, que a su vez permite que se consolide el desarrollo de dichas motivaciones. El estudiante se encuentra en contacto con el contenido del trabajo real, se le da margen para su responsabilidad y creatividad disminuyendo la monotonía, cuestiones a ser atendidas mediante el trabajo colectivo del docente y el especialista - instructor. Para ello es oportuno retomar lo relacionado con la planificación, asumiendo esta como la proyección de un plan de acciones metódicamente organizado para obtener un objetivo determinado, en este caso el desarrollo del proceso de enseñanza práctica de Soldadura en las condiciones del taller docente de la entidad productiva, durante la formación del obrero calificado; pues resulta una necesidad y debe realizarse con un carácter intencional. 2. El trabajo en el taller docente de la entidad productiva debe partir de una aproximación sucesiva a la complejidad del problema profesional. Un aspecto que debe caracterizar esta idea, es lograr una adecuada correspondencia con la realización sistémica de acciones, tanto por el especialista - instructor, el docente y el obrero calificado en formación, que conduzcan a la solución del problema profesional, por lo que no se puede ver como una actividad aislada, sino que su final debe permitir la realización de otros trabajos de mayor envergadura profesional en el taller, que son decisivos en los procesos productivos, desde una perspectiva integradora y generalizadora. En correspondencia con lo anterior la aproximación sucesiva a la complejidad del problema profesional, es entendida aquí como el tránsito progresivo de los obreros calificados en formación por las diferentes tareas de la producción durante la enseñanza práctica en el taller docente de la entidad productiva, en el proceso de solución de las mismas. Se persigue lograr la sistematización del contenido, a partir de que se establezcan los nexos y dependencias de cada una
  31. 31. 26 de las actividades prácticas con las restantes del plan de producción y el propio objetivo. Así, el proceso de enseñanza práctica de Soldadura tendrá como principio y fin el planteamiento y solución de dichos problemas en las condiciones reales del proceso productivo desde la óptica formativa, sin perder de vista la aproximación progresiva a su complejidad. Atendiendo a los propósitos formativos, los problemas se ordenan según su grado de complejidad y precisión de realización; han de estar en correspondencia con las condiciones físicas, los conocimientos, habilidades y hábitos de los obreros calificados en formación en la etapa de la enseñanza correspondiente. Se clasifican los problemas profesionales según el grado de complejidad, en consecuencia existen: Problemas profesionales simples: consistentes en tareas sencillas de producción, con un bajo grado de dificultad; su solución no requiere profundas explicaciones, ni gran esfuerzo en relación con lo que se necesita hacer y cómo hacerlo, ya que se centran en que la operación a realizar es única o predominante y no exige del operario preparación especial alguna. Por estas razones transitan por la familiarización, reproducción y aplicación de algunos conocimientos técnicos adquiridos en clases. Desde el punto de vista formativo tienen el propósito, en principio, de desarrollar habilidades en cuanto a: la interpretación de la documentación técnica, uso y manejo de las máquinas, dispositivos y herramientas de trabajo, sin lo que no se puede comenzar el estudio de las operaciones básicas como la preparación de las superficies, la selección de materiales, la aplicación de las medidas de seguridad y salud en los talleres docentes, el encendido y regulación de la llama, así como el cebado del arco eléctrico. Los problemas simples a enfrentar por el obrero calificado en formación, entran dentro del campo de la soldadura de piezas de acero con bajo contenido de carbono (menor al 0,3 %) en posición plana. El espesor es un elemento a considerar, puesto que según disminuye se dificulta, en cierta medida, la operación de soldadura. Para este caso se atribuye de 3 a 6 milímetros. Las operaciones que se afrontan en los problemas simples están relacionadas con: el punteado de piezas, depósito de cordones, recargue y relleno de superficies lisas en aceros de bajo contenido
  32. 32. 27 de carbono, preparación y soldadura de las juntas soldadas fundamentales en dicha posición en el espacio. b) Problemas profesionales de mediana complejidad: estos tienen la característica, que las tareas a realizar requieren del dominio de las acciones y operaciones principales de que consta el trabajo. Los problemas a resolver exigen de la aplicación de los conocimientos, habilidades y hábitos de la profesión correspondientes a esa etapa de la enseñanza práctica; ellos cuentan de varias operaciones, por lo que el operario precisa una mayor preparación. A esta tipología de problemas pertenecen aquellos que tienen que ver con la aplicación de la soldadura en las posiciones horizontal sobre un plano vertical y vertical descendente en piezas de acero con contenido medio de carbono (entre 0,3 y 0,5 %). Si el espesor del metal oscila entre 2 y 3 milímetros puede manifestarse también una mediana complejidad. Aquí se señalan: el recargue y relleno de superficies cilíndricas; el corte recto por arco eléctrico y oxiacetilénico; preparación y soldadura de tuberías fijas corrientes, recipientes y depósitos no presurizados; preparación y soldadura de las juntas soldadas fundamentales en las citadas posiciones. c) Problemas profesionales complejos: incluyen todas las operaciones en sus distintas formas y conexiones. Durante su ejecución los obreros calificados en formación combinan las operaciones estudiadas y obtienen con mayor solidez, las habilidades, hábitos y valores profesionales necesarios para el mundo laboral. En la fabricación y/o reparación de artículos la preparación y soldadura de las distintas juntas en las posiciones vertical ascendente y sobre-cabeza, la soldadura de aceros con alto contenido de carbono (mayor de 0,5 %) y aleados, la presencia de espesores menores a 2 milímetros, el corte múltiple y escalonado, la soldadura de las fundiciones ferrosas y de metales no ferrosos, así como la soldadura en calderas de vapor, tuberías, recipientes o depósitos presurizados, constituyen problemas complejos. La solución de estos problemas requiere de creatividad, laboriosidad y responsabilidad entre otros factores. Se solicita del obrero calificado en formación, capacidad para la búsqueda de diferentes variantes de solución, plantear los pasos tecnológicos a seguir, seleccionar las herramientas, instrumentos, equipos y en general los útiles necesarios; los estudiantes deben
  33. 33. 28 demostrar lo que saben hacer. Para ello en la etapa de preparación de la actividad es necesario realizar un esfuerzo mental para buscar algo que no se halla directamente a disposición, ya sean nuevos conocimientos técnicos o procedimientos y métodos mediante los cuales resolver el problema con independencia y creatividad Lo anterior expresa que en este contexto se exige el diagnóstico del nivel de partida de los obreros calificados en formación, que incluye el conocimiento de sus necesidades y potencialidades para el dominio de las distintas operaciones, lo que permitirá conocer si están preparados para llegar a la vía de solución del problema profesional. Se debe tener en cuenta también, la definición del objetivo u objetivos a lograr a corto, mediano y a largo plazo. Los docentes y especialistas - instructores deben identificarlos con precisión, definir su nivel de prioridad y tener claridad de los plazos para su cumplimiento. Dentro de los que se deben lograr a largo plazo se encuentran los objetivos generales declarados en el plan de estudio de la especialidad y los del plan de producción semestral o anual de la entidad productiva; los de mediano plazo son los específicos por años, los del programa de la asignatura, así como los previstos en la producción semanal o mensual del taller docente y a corto plazo los de una unidad del programa o de la clase de enseñanza práctica en particular, relacionados con la actividad productiva diaria. Es importante considerar la dimensión temporal para el tratamiento de los problemas profesionales durante la enseñanza práctica de Soldadura. Esta debe tener un carácter flexible, depende fundamentalmente de la complejidad del problema, de las características de los obreros calificados en formación y el nivel de desarrollo que alcancen. Al transitar de un nivel a otro los estudiantes deben dominar las operaciones básicas, el contenido de cada actividad. Algunos estudiantes necesitan mayor tiempo que otros para asimilar los conocimientos y adquirir la habilidad que exige un determinado procedimiento en las labores de soldadura, lo que está en dependencia de la destreza y lleva a tener presente un tratamiento diferenciado dentro del colectivo estudiantil. A partir de los presupuestos anteriores la categoría tiempo se puede valorar en función de lo general y lo particular. El proceso de forma integral no se detiene en el tiempo, dado por el cumplimiento legal de la cantidad de horas previstas para la enseñanza práctica en la entidad productiva, en correspondencia con el plan de estudio, el
  34. 34. 29 programa de la asignatura, el plan de producción de dicha entidad, las normas de tiempo tecnológico y el convenio establecido escuela politécnica - entidad productiva. En lo particular, como cada problema profesional complejo contiene operaciones y pasos tecnológicos simples, los estudiantes que no hayan logrado en el tiempo preestablecido en los documentos citados anteriormente, el dominio de las habilidades prácticas, efectuarán dichas acciones simples y aquellos más aventajados las de mayor envergadura, buscando que la enseñanza tire del desarrollo en ambos casos para que ninguno se estanque. 3. La enseñanza práctica de Soldadura debe ser concebida teniendo en cuenta la rotación por puestos de trabajo y redes de talleres docentes. Por puesto de trabajo se entiende la parte del área de producción establecida a cada obrero (o brigada) y dotada de los medios de trabajo necesarios para el cumplimiento de una determinada tarea del proceso de producción. (Sasson (2005). Asimismo se concibe la rotación por puesto de trabajo como el cambio de un estudiante entre dos o más puestos de trabajo del mismo nivel y contenido tecnológico y/o funcional. En este caso se realiza con el propósito de que los obreros calificados en formación puedan apropiarse de las habilidades correspondientes a cada actividad. Es importante destacar que si se trata de un solo puesto de trabajo, la rotación puede implementarse también. Se proyecta entonces entorno de las operaciones que contiene la actividad a realizar. Más adelante se explicará cómo proceder en este caso. Para asimilar el proceso de enseñanza práctica de Soldadura en los puestos de trabajo, los talleres docentes de las entidades productivas deben reunir ciertas condiciones: recursos materiales, medios de protección, personal calificado, ubicación geográfica conveniente, variedad de producción, e inclusive, voluntad para acoger la tarea, entre otros. Las formas más extendidas de organización de la enseñanza práctica de Soldadura en los puestos de trabajo de los talleres docentes de las entidades productivas son: En un solo puesto de trabajo, se realiza en aquellos casos en que el taller docente de la entidad productiva no cuente con varios puestos, o no estén dotados con los equipos, dispositivos, instrumentos, materiales y personal calificado, indispensables para la enseñanza
  35. 35. 30 práctica a través de la realización de la tarea de la producción, consistente en el problema profesional que se pretende solucionar. Este puesto de trabajo está diseñado para realizar una o un grupo reducido de operaciones en presencia de una producción unitaria o en serie pequeña. Ejemplo: Soldadura de cerchas, corte de chapas, reparaciones, entre otras. El especialista - instructor desarrolla, en inicio, una enseñanza práctica frontal; para ello realiza las demostraciones necesarias de manera que los estudiantes, puedan observar las acciones que contiene el problema profesional y se comprueba la asimilación del contenido práctico; posteriormente el grupo se subdivide de manera racional y los estudiantes se ubican en áreas dependientes del puesto de trabajo e irán rotando por cada una de ellas. La figura 2 muestra la rotación por tres operaciones básicas en el puesto de trabajo de soldadura. En este tiempo el especialista - instructor y el docente controlarán la actividad, realizando la enseñanza tutorial que cada caso requiera. Figura 2. Ejemplo de rotación de tres subgrupos en un solo puesto de trabajo. En presencia de varios puestos de trabajo, el equipo, los dispositivos, instrumentos y herramientas utilizadas por el obrero, pueden ser empleados en una misma actividad o en una mayor variedad de trabajos u operaciones como por ejemplo: el corte de planchas por el procedimiento oxiacetilénico, la soldadura de vigas 1. Selección de los materiales para la soldadura. 2. Preparación de las superficies y materiales para la soldadura. 3. Ejecución de la soldadura. Subgrup o 3 Subgrup o 1 Subgrup o 2
  36. 36. 31 de acero, soldadura de recipientes y el rellenado de superficies desgastadas, entre otros. Cada puesto cumple determinado número de producciones que pueden estar interrelacionadas o ser independientes. Bajo estas condiciones la enseñanza práctica se organiza dividiendo el grupo de obreros calificados en formación y cada subgrupo se ubica en los puestos de trabajo disponibles, donde recibirán la instrucción por parte de cada especialista - instructor responsable del respectivo sitio, en función de la tarea de la producción la cual es aprovechada para tratar el contenido del programa que se corresponda. Por supuesto, en este acto no se debe obviar la labor educativa, ni la asesoría metodológica y cooperación en general de los docentes participantes en la actividad. De ser necesaria la rotación, por presentarse operaciones o actividades diferentes en los puestos de trabajo, se procede como se representa en la figura 3. Figura 3. Ejemplo de rotación de cuatro subgrupos en igual número de puestos de trabajo. La enseñanza práctica de Soldadura puede efectuarse en un puesto de trabajo móvil, en el que las actividades de la producción no se realizan en un lugar fijo, sino variando con frecuencia dicho lugar dentro de la propia entidad productiva o fuera de ella, es decir a pie Puesto de trabajo D. Puesto de trabajo C. Puesto de trabajo A. Puesto de trabajo B. Subgrupo 3 Subgrupo 4 Subgrupo 2 Subgrupo 1
  37. 37. 32 de obra. Ejemplo: soldadura de reparaciones eventuales de líneas de producción, restauración de calderas de vapor, montaje de estructuras de edificaciones o naves para almacenes, etcétera. Para el traslado de los obreros calificados en formación hacia el lugar del trabajo, se deben extremar las medidas organizativas y de seguridad, pues en la mayoría de los casos hay que transitar por distintas áreas dentro de las instalaciones de la fábrica o auxiliarse de algún medio de transporte si se trata de una labor externa. Como en las tipologías anteriores, si el grupo es numeroso se subdivide y se desarrolla la enseñanza práctica mediante la rotación por cada operación que contenga el problema profesional a resolver. El especialista - instructor y el docente mediarán las acciones y operaciones durante la actividad. Otra forma usada en la enseñanza práctica de Soldadura, es la que se desarrolla a través de los puestos de trabajo de las redes de talleres docentes. Se manifiesta fundamentalmente en la soldadura de aceros aleados y otras aleaciones no ferrosas, utilizando por ejemplo el gas Argón o el CO2. Muy pocos talleres cuentan con este equipamiento; en el territorio pinareño solo tres lo poseen, por lo cual se requiere de la rotación por cada uno de ellos para que los obreros calificados en formación puedan interactuar con dichas tecnologías. De igual modo, existen ciertas entidades productivas donde prevalecen actividades de soldadura más específicas como: la soldadura de tuberías, de recipientes o depósitos, de radiadores, etc.; otras brindan servicios de misceláneas, lo que reafirma la necesidad de la referida rotación, para proporcionar una formación polivalente como se solicita a la fuerza de trabajo calificada para insertarse en el mundo laboral actual. Como característica distintiva estos talleres docentes cuentan, por lo general, con uno o dos puestos de trabajo. Siendo así, para la realización de las actividades prácticas, el especialista -instructor y el docente proceden a subdividir el grupo y establecen la rotación por las tareas del puesto de trabajo según se estableció en los casos anteriores. Esta idea al igual que las anteriores brinda la posibilidad de proyectar los momentos o etapas por las que transcurre el proceso de enseñanza práctica de Soldadura, durante la formación del obrero calificado en la entidad productiva.
  38. 38. 33 4. El proceso de enseñanza práctica de Soldadura en el taller docente de la entidad productiva progresa a través de etapas secuenciadas, durante la formación del obrero calificado en contacto directo con los problemas profesionales de la producción. En virtud de esta idea debe exponerse que este proceso al realizarse en el entorno productivo bajo la dirección del especialista - instructor, con la asesoría metodológica del docente de la escuela politécnica, adquiere matices diferentes a lo que ocurre, tradicionalmente, en la institución escolar. Se trata de dinamizar y atemperar la enseñanza práctica de Soldadura en este contexto. Su esencia consiste en que es necesario establecer un orden sucesivo y ordenado en el proceso. El tiempo es también un componente fundamental de la teoría de la enseñanza, en la medida en que este impone el límite en cuanto al término de duración de las actividades docentes productivas, lo cual permite regular el proceso interactivo entre los que enseñan y los que aprenden. A continuación se explican las etapas: Etapa I: Familiarización con la entidad productiva y el puesto de trabajo. Esta etapa tiene el propósito de familiarizar a los futuros obreros con el mundo laboral y en particular para su estancia en el taller docente de la entidad productiva donde recibirán las actividades de enseñanza práctica. La familiarización, como su nombre lo indica, presupone que el obrero calificado en formación conozca primero el nuevo ambiente en el cual se inserta. Esta no debe circunscribirse a un recibimiento en una reunión informativa sobre la entidad productiva y a un breve recorrido por las instalaciones de la misma. Con este procedimiento se margina el concepto en sí de la etapa. Debe verse como un proceso y no de manera simple; el acto de recibimiento es un momento del mismo. La inserción de los estudiantes en las entidades productivas para el desarrollo del proceso de enseñanza práctica debe ser efectuada del modo más formal posible. Debe organizarse un encuentro con los dirigentes del taller, obreros destacados y graduados de las escuelas politécnicas. En este contacto, la dirección del taller dará a conocer las características generales de la entidad, su objeto social de la entidad productiva, su papel en la economía nacional, etc.
  39. 39. 34 Debe ser de conocimiento también, el modo de funcionamiento, las áreas, operaciones y tareas de la producción a las que se enfrentan los obreros, así como los materiales y productos utilizados. Es necesario sensibilizar a los estudiantes sobre las normas técnicas de las operaciones y las medidas de seguridad e higiene, para la protección del medio ambiente y la salud del hombre como productor de bienes materiales desde su propio puesto de trabajo, considerando este sitio como la célula fundamental del proceso productivo. Se trata de revelar aquellos elementos que pueden incidir sobre la salud o seguridad de los estudiantes y trabajadores en general. Como se ha expresado, esta actividad es considerada como un proceso que inicia con la llegada de los estudiantes a la entidad productiva y que finaliza cuando concluye el período establecido para la enseñanza práctica en este contexto, que en este caso comprende un semestre del curso escolar. Esto se justifica porque independientemente que se realicen las acciones descritas en un primer momento a desarrollarse en una sesión de trabajo, que pudiera denominarse familiarización inicial, cada nuevo problema profesional exige que el especialista - instructor y el docente se familiaricen a sí mismos y a los obreros calificados en formación con los medios de trabajo y procedimientos a emplear. Las acciones de familiarización llevan unida la toma de conciencia de los participantes en el proceso, en especial de los estudiantes, sobre la disciplina laboral, la ayuda mutua, la responsabilidad individual y colectiva para que el proceso de enseñanza práctica de Soldadura en el contexto de la entidad productiva, se desarrolle con la calidad requerida. Etapa II: Desarrollo dirigido al tratamiento de los problemas profesionales y a la consolidación de los conocimientos, habilidades y hábitos. Esta etapa es la de mayor duración, contempla el período de impartición de los contenidos del programa Prácticas de Soldadura, planificados en correspondencia con las tareas del plan de producción de la entidad productiva. Tiene como objetivos solucionar los problemas profesionales y con ello consolidar los conocimientos, habilidades, hábitos y valores en los obreros calificados en formación mediado por el accionar metodológico del especialista -
  40. 40. 35 instructor y el docente, sobre la base de la clase de enseñanza práctica como modalidad fundamental. A partir de lo establecido en la Resolución Ministerial (RM) número 327 (1985) y por el Colectivo de autores del ISPETP (2007), aunque centran fundamentalmente el análisis en la concepción de la clase taller para la escuela politécnica, se realiza una propuesta del contenido y estructura didáctica de la clase de enseñanza práctica en las condiciones del taller docente de la entidad productiva, que permita guiar metodológicamente el tratamiento a los problemas profesionales y contribuya al logro de los objetivos trazados. Esta contempla tres fases: preparatoria de la actividad práctica, abordaje del problema profesional de la producción y cierre de la actividad práctica, que deben desarrollarse en este orden. Etapa III. Evaluación de los resultados. Esta otra etapa se concibe para la evaluación como un eslabón del proceso docente educativo, en este ámbito, relativo al proceso de enseñanza práctica de Soldadura en la entidad productiva. Se basa en la naturaleza holística, dialéctica y consciente del proceso, así como en su carácter complejo, multidimensional, participativo y desarrollador. Vista de manera estrecha, se dirige a la constatación del grado de cumplimiento o acercamiento al objetivo, pero en su sentido más amplio comprende el grado de respuesta que el resultado da al proceso como un todo, o sea, en correspondencia, a la demanda social, al objeto de la profesión, al problema profesional, al objetivo, al contenido y al método; de esta manera se evalúa el proceso en todas sus dimensiones y se puede determinar en qué medida se lograron los objetivos propuestos. Este acto constituye un balance de las etapas descritas arriba. El análisis del cumplimiento de los requisitos técnicos y económicos generales, constituye un elemento a tener en cuenta, como también las relaciones entre el costo y el precio de los materiales y de los artículos de la producción sobre los cuales recayó la acción. Esto como parte del desarrollo de la cultura económica. Los actos descritos anteriormente se desarrollan con carácter participativo y democrático, sin olvidar la función directriz del especialista - instructor y del docente. La identificación de las etapas del proceso de enseñanza práctica de Soldadura, durante la formación del obrero calificado en las
  41. 41. 36 condiciones actuales del taller docente de la entidad productiva en su integración con la escuela politécnica, posibilitó el proceso de abstracción necesario en el investigador para valorar un conjunto de regularidades que se refieren seguidamente. Contenido de la metodología El Objetivo general de la metodología es: implementar la concepción didáctico-metodológica para el proceso de enseñanza práctica de Soldadura en la entidad productiva durante la formación del Obrero Calificado. 1ra etapa. Caracterización de las entidades productivas y selección de los especialistas - instructores. Objetivo: caracterizar las entidades productivas y seleccionar los especialistas-instructores, determinando sus limitaciones y potencialidades, para la implementación de la concepción didáctico- metodológica a través de la metodología propuesta. Proceder metodológico. Acciones a desarrollar. Para iniciar esta etapa es preciso examinar las condiciones que deben reunir las entidades productivas para el desarrollo del proceso de enseñanza práctica de Soldadura. También se deben tener en cuenta los resultados del diagnóstico inicial que aportan elementos a la caracterización. Se recomienda tener presente las propuestas para su selección, realizadas por (León García, 2003; León García y Martín, 2007 y Mena 2008), entre ellas: el lugar en que está enclavada la Empresa y sus características, objeto social que posee, potencial científico técnico, desarrollo tecnológico, organización y funcionamiento de sus instalaciones, cantidad y condiciones de los puestos de trabajo que posee la Empresa, posibilidad de desarrollo de los posibles instructores, prestigio de la Empresa en la comunidad, posibilidades que posee para la preparación y actualización de los docentes. Respecto a la selección de los especialistas - instructores se retoma lo planteado por Mena (2008) en cuanto a que: “… al determinar los indicadores para la misma es importante seguir criterios de integralidad, fundamentalmente sobre los especialistas instructores, los que deben poseer al menos nivel medio básico, como garantía, no solo de preparación profesional, sino de posibilidad de tratar los contenidos profesionales. La selección incluye, además, el análisis
  42. 42. 37 de condiciones subjetivas - motivación, interés, compromiso - y objetivas -tiempo, espacio-” (p. 100). Resulta útil también el criterio de los autores (Abreu, 1997; León García, 2003; Martín, 2003; Brito y Guzmán, 2007 y Mendoza, 2008), los cuales plantean un conjunto de condiciones a considerar, entre las que no deben faltar una excelente preparación científico - técnica y tecnológica en el área de los conocimientos en que se desempeñan; preparación didáctica - metodológica elemental para que puedan desarrollar adecuadamente las actividades docentes y extradocentes en el contexto productivo. Estos autores son del criterio que, además, dichos agentes deben poseer preparación psicopedagógica elemental para conseguir trabajar con la diversidad de estudiantes con que se relacionan; actitudes morales y sociales coherentes con el proceso revolucionario cubano, ya que se convierten en un modelo a imitar por sus estudiantes; sólida preparación política e ideológica; adecuada actitud ante su superación profesional, entre otras. - Determinación de las potencialidades y limitaciones de los especialistas - instructores para la implementación de la concepción didáctico-metodológica a través de la metodología propuesta. Con ayuda de la información ofrecida en el diagnóstico inicial y la constatación actual se reconocen las potencialidades y necesidades de cada uno de los sujetos seleccionados, con la intención de prepararlos para que puedan enfrentar con aptitud el proceso. En cuanto a sus necesidades, estos agentes precisan de la preparación elemental en el orden psicopedagógico y didáctico - metodológico, de tal manera que muestren conocimientos mínimos indispensables de aspectos como: características de los estudiantes, componentes de la clase, estructura de la clase de taller en el ámbito productivo, rol de los participantes; en resumen el dominio de la concepción didáctico-metodológica que se propone en tal sentido. 2da etapa. Preparación de los docentes y especialistas - instructores que participarán en la implementación de la concepción mediante la metodología. Objetivo: Preparar a los docentes y especialistas - instructores que participarán en la dirección del proceso de enseñanza práctica de Soldadura en el taller docente de la entidad productiva, a través de la Metodología. Proceder metodológico. Acciones a desarrollar.
  43. 43. 38 La preparación se efectúa de manera diferenciada, ya que ambos no tienen las mismas características en cuanto a nivel cultural y preparación profesional. No obstante deben incluirse elementos comunes referidos al proceso de enseñanza práctica, inmerso en la actividad productiva e individual en función de las necesidades de cada uno de ellos, sin perder de vista su carácter continuo y sistemático, por las transformaciones que acontecen tanto en la institución educacional como en la industrial. Como contenidos comunes se debe incluir la información que aporte conocimiento y actualización sobre la enseñanza práctica en la integración escuela politécnica - entidad productiva: resoluciones ministeriales (en especial la RM 327 de 1985 y la 111 de 2009), planes de estudio, acuerdos del CECM, cartas circulares, programas, y otros aspectos que se consideren. Además, se debe incluir la preparación a realizar con ambos factores para operar con la concepción y la metodología elaborada para su implementación. En el plano individual se organizará la superación entorno aquellos elementos imprescindibles, sobre la base de los resultados del diagnóstico realizado. Es pertinente considerar los criterios que distingue Mena (2007), en su artículo: La integración a las entidades laborales. Una forma para elevar la calificación científico-técnica del profesor de la ETP, pues destaca aspectos importantes que son tenidos en cuenta en esta etapa. La integración a las entidades productivas se convierte en la principal vía para la preparación técnica y tecnológica del docente. Los especialistas - instructores juegan un papel preponderante en esta tarea. Pueden contribuir mediante su participación en el desarrollo de actividades prácticas, conferencias, seminarios a docentes en la escuela politécnica y/o en la entidad productiva. La preparación de los especialistas instructores ha sido abordada en la obra de distintos autores. Entre ellos se encuentran (Cortijo, 1996; Abreu, 1997; León García, 2003; Soler, 2006; Errasti, 2010 y Mena, 2011), entre otros. Como elemento común estos investigadores expresan la necesidad actual y futura de una constante superación que les permita adaptarse al cambio y ser agente promotor del mismo, para el desarrollo de actividades y acciones educativas, a partir de recursos metodológicos que estimulen una eficiente formación del obrero calificado en la entidad productiva. La misma ha de ser ejecutada por docentes de la escuela politécnica, con experiencia en la enseñanza práctica. Su realización
  44. 44. 39 es posible tanto en la escuela como en la entidad productiva. Se recomienda utilizar la segunda variante, de modo que el especialista - instructor no tenga que abandonar su puesto de trabajo por un período prolongado; para ello se debe aprovechar el tiempo de capacitación que tienen previsto en su contrato de trabajo. Las formas a utilizar deben ser acordadas en los convenios de integración. Dentro de ellas están los: despachos, contactos, visitas, intercambio profesional, la ayuda metodológica, el taller metodológico, entre otras. En este caso se realizó, en inicio, un taller metodológico en cada entidad productiva. Se debe destacar que la vía esencial de preparación de los docentes y especialistas-instructores en este proceso, lo constituye la actividad preparatoria para la clase y de la clase de enseñanza práctica en el contexto productivo como principal forma organizativa, la cual transita por varias fases que serán analizadas a continuación. Contenido de las fases de preparación para la clase y de la clase de enseñanza práctica en las condiciones del taller docente de la entidad productiva. La preparación más efectiva de esta actividad docente - productiva en las condiciones de un taller en producción, requiere del especialista-instructor y del docente el cumplimiento de las siguientes fases: preparación básica, preparación previa al planeamiento de la clase y preparación de la clase, las cuales difieren de lo estipulado para la escuela politécnica en cuanto a su contenido e interacciones que se establecen. a) La preparación básica: se ejecuta como la primera fase en la preparación para las clases de enseñanza práctica; sus acciones implican, obligatoriamente, la realización de un trabajo metodológico del especialista-instructor de la entidad productiva, bajo la orientación y apoyo del docente de la escuela politécnica. Este último prepara al especialista-instructor en función de la metodología a seguir durante la actividad, de manera que pueda determinar y establecer la interrelación entre los componentes no personales del proceso: demanda social, objeto de la profesión, problema profesional, objetivo, contenido, método, medios, forma de organización de la enseñanza y evaluación. De igual modo, debe prestarse atención al estudio de las relaciones entre los sujetos participantes: obrero en formación, grupo estudiantil, colectivo obrero, docente, especialista - instructor.
  45. 45. 40 Se realiza un estudio detallado del modelo del profesional, que incluye el objeto de trabajo y campo de acción de la especialidad. El análisis de las tareas y ocupaciones, así como los objetivos y habilidades por año a alcanzar en los futuros obreros es importante. El programa de la asignatura práctica con que van a trabajar y su relación con otras del plan de estudio será objeto de valoración. También se estudian las orientaciones metodológicas de la asignatura, el contenido y la bibliografía correspondiente, lo que le permite conocer el nivel, extensión y profundidad de los conocimientos. El resultado de las valoraciones que realizan los integrantes de la comisión de especialistas (MINED - SIME), a nivel nacional y en el territorio, sobre el plan de estudio y los programas, así como las directrices de trabajo del subsistema de ETP, prioridades, regularidades e indicaciones para cada curso escolar enfatizando en la integración escuela politécnica - entidad productiva, deben ser consultadas. El análisis y determinación de los objetivos, contenidos del programa, las habilidades profesionales a trabajar en la actividad práctica, los recursos materiales, humanos, de tiempo y de espacios necesarios para la docencia en la entidad productiva, adecuados según las necesidades del territorio, resultan aspectos elementales a tener en cuenta en esta preparación básica. La delimitación de cómo el contenido a trabajar tributa a los valores fundamentales no se debe perder de vista; el amor al trabajo, el amor a la profesión y a la clase obrera son fundamentales a desarrollar en el obrero como garantía de formación del resto de los valores que integran el modelo del profesional. Esta fase comprende el análisis de la documentación tecnológica la cual incluye: los planos de piezas y de estructuras, normas técnicas, información legislativa, precios de la materia prima, manuales de uso de las máquinas y equipos, especificaciones técnicas, informes técnicos de las revisiones y mantenimientos periódicos realizados, entre otros, que debe poseer el departamento de Normalización Metrología y Control de la Calidad u otro responsabilizado con esta tarea en la entidad productiva. La disponibilidad y condiciones de base material de estudio con que cuenta el taller docente de la entidad productiva es otro elemento a valorar; aquí se establecen también los puestos de trabajo claves, los tipos de problemas profesionales que como generalidad se
  46. 46. 41 resuelven, se determina cuántos instructores van a participar en la clase y se valora el plan de producción. Esto permitirá conocer si la enseñanza se puede desarrollar en forma frontal o no y si es necesario establecer la rotación por puestos de trabajo en un mismo taller docente o por las redes de talleres docentes, para cumplimentar los contenidos que exige el programa. Por otra parte, permite que el especialista-instructor se retroalimente de los aspectos contenidos en la entrega pedagógica de los obreros en formación. Esto presupone el seguimiento de los logros y dificultades que existen en la formación profesional de los estudiantes. Esta fase se realiza durante el período de preparación antes de iniciar la docencia en la entidad productiva. La adecuada preparación que se haga en ella, constituye una premisa determinante para contribuir al logro de los objetivos, de la clase de enseñanza práctica integrada a la producción. b) La preparación previa al planeamiento de la clase: consiste en el estudio que realiza el especialista - instructor de los contenidos en cuestión que va a desarrollar, sobre la base de lo que establece el programa y la realidad objetiva de la producción en la entidad productiva para la jornada de clases. El trabajo exige una sólida preparación en el aspecto técnico e incorporar aspectos básicos del trabajo pedagógico que le permitan comunicarse adecuadamente con los estudiantes y poder transmitir sus conocimientos, habilidades, destrezas y experiencias. En esta fase se hace un análisis general de la relación problema profesional-objetivo-contenido. El objetivo como componente rector determinará aquellos contenidos técnicos que estén relacionados con elementos que permitan su aplicación práctica en la solución de los problemas reales de la producción, vinculados a la profesión que estudie el obrero en formación, lo que los prepara para la vida laboral. El docente continúa siendo el encargado de la preparación teórica y metodológica del especialista-instructor de la entidad productiva. La dosificación de los contenidos es efectuada con la participación de los dos agentes, de acuerdo al tiempo del que se dispone, los problemas profesionales que se resuelven en la entidad productiva, la base material de estudio, el nivel de los conocimientos, habilidades, hábitos y valores alcanzados por los obreros en

×