LECTIO DIVINA: Un itinerario para leer la Palabra  Religiosas Franciscanas de María Inmaculada Provincia “Nuestra Señora d...
<ul><li>APARECIDA NOS DICE:   </li></ul><ul><li>Entre las  muchas formas de acercarse a la Sagrada Escritura, hay una priv...
<ul><li>Esta lectura orante, bien practicada, conduce: </li></ul><ul><li>al encuentro con  Jesús-Maestro, </li></ul><ul><l...
Con sus cuatro momentos ( lectura, meditación, oración, contemplación ), la lectura orante favorece el encuentro personal ...
La « lectio divina » es una manera de entrar en diálogo con el Dios que nos habla a través de su Palabra.  Podemos represe...
<ul><li>LECTURA </li></ul><ul><li>¿Qué dice el texto? </li></ul><ul><li>Leer el texto de manera atenta y respetuosa </li><...
<ul><li>MEDITACIÓN </li></ul><ul><li>¿Qué me dice el texto? </li></ul><ul><li>Ponerse ante el espejo de la Palabra </li></...
ORACIÓN ¿Qué me hace decirle a Dios? * Orar la Palabra: pido, alabo, agradezco, suplico…
<ul><li>CONTEMPLACIÓN </li></ul><ul><li>Dios se me da a conocer con la experiencia del corazón </li></ul><ul><li>Serenidad...
<ul><li>COMPROMISO </li></ul><ul><li>¿Qué camino de vida me invita a tomar? </li></ul><ul><li>Ver la realidad con la mirad...
 
Jesús y la mujer samaritana Así que llegó a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca del campo que Jacob había dado a su...
Entonces la mujer samaritana le dijo: — ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, siendo yo una mujer samarit...
La mujer le dijo: — Señor, no tienes con qué sacar, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres ...
La mujer le dijo: — Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga más acá a sacarla. Jesús le dijo: — Vé, llama a...
Le dijo la mujer: —Señor, veo que tú eres profeta. Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusal...
Le dijo la mujer: — Sé que viene el Mesías—que es llamado el Cristo—. Cuando él venga, nos declarará todas las cosas. Jesú...
En este momento llegaron sus discípulos y se asombraban de que hablara con una mujer; no obstante, ninguno dijo: “¿Qué bus...
Muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él a causa de la palabra de la mujer que daba testimonio diciendo:...
Si conocieses el don de Dios,  y quién es el que te dice: Dame de beber   ¿Necesitan que, como la Samaritana, les ayuden a...
<ul><li>Ambientar la lectura  </li></ul><ul><li>La lectura del texto ha de ir precedida de un breve silencio o de una orac...
2) Leer el texto en su contexto   <ul><li>La primera pregunta que debe guiar nuestra lectura es: </li></ul><ul><li>¿Qué ex...
Tener en cuenta que en la Biblia encontramos modos de hablar y de escribir distintos a los nuestros (parábolas, relatos de...
3) Leer para entender la vida  Después de esta primera lectura del texto es necesario  exponer nuestra vida a la interpela...
Tener una mirada  penetrante sobre las cosas que pasan a nuestro alrededor: estar atentos a las cosas que nos pasan a noso...
4) Lectura orante   La Biblia debe ser leída en el espíritu con el que ha sido escrita. A través de ella Dios nos habla, y...
5) Lectura Comunitaria Es muy importante que la lectura personal se complemente con la comunitaria En la lectura comunitar...
6) Lectura comprometida  La lectura de la Biblia  tiene como meta la vida. Cuando nos acercamos a leer la Biblia, llevamos...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lectio divina aparecida

4.654 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación, Viajes, Meditación
2 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • DE VERDAD ES DE GRAN AYUDA PARA UNO QUE NO SABE MUCHO GRACIAS POR TU ORIENTACIÒN.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • es una gran ayuda para los misioneros y todos los cristianos que desean conservar el espiritu del mismo Jesus, El maestro que nos habla y nosotros debemos estar atentos a la voz del Señor
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.654
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
100
Comentarios
2
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lectio divina aparecida

  1. 1. LECTIO DIVINA: Un itinerario para leer la Palabra Religiosas Franciscanas de María Inmaculada Provincia “Nuestra Señora de la Merced”
  2. 2. <ul><li>APARECIDA NOS DICE: </li></ul><ul><li>Entre las muchas formas de acercarse a la Sagrada Escritura, hay una privilegiada a la que todos estamos invitados: la Lectio divina o ejercicio de lectura orante de la Sagrada Escritura . </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Esta lectura orante, bien practicada, conduce: </li></ul><ul><li>al encuentro con Jesús-Maestro, </li></ul><ul><li>al conocimiento del misterio de Jesús-Mesías, </li></ul><ul><li>a la comunión con Jesús-Hijo de Dios, </li></ul><ul><li>y al testimonio de Jesús-Señor del universo . </li></ul>
  4. 4. Con sus cuatro momentos ( lectura, meditación, oración, contemplación ), la lectura orante favorece el encuentro personal con Jesucristo y nos lleva al compromiso , al modo de tantos personajes del evangelio: la Samaritana y su anhelo de culto verdadero (cf. Jn 4, 1-42) , Nicodemo y su ansia de vida eterna (cf. Jn 3, 1-21) , el ciego de nacimiento y su deseo de luz interior (cf. Jn 9) , Zaqueo y sus ganas de ser diferente (cf. Lc 19, 1-10) ...
  5. 5. La « lectio divina » es una manera de entrar en diálogo con el Dios que nos habla a través de su Palabra. Podemos representar gráficamente el itinerario de la «lectio divina» de la siguiente manera:
  6. 6. <ul><li>LECTURA </li></ul><ul><li>¿Qué dice el texto? </li></ul><ul><li>Leer el texto de manera atenta y respetuosa </li></ul><ul><li>Detenerse (estar- reposar) sobre el texto </li></ul><ul><li>Descubrir el mensaje de fe </li></ul>
  7. 7. <ul><li>MEDITACIÓN </li></ul><ul><li>¿Qué me dice el texto? </li></ul><ul><li>Ponerse ante el espejo de la Palabra </li></ul><ul><li>Interiorizar. </li></ul><ul><li>Ahondar en la propia vida </li></ul>
  8. 8. ORACIÓN ¿Qué me hace decirle a Dios? * Orar la Palabra: pido, alabo, agradezco, suplico…
  9. 9. <ul><li>CONTEMPLACIÓN </li></ul><ul><li>Dios se me da a conocer con la experiencia del corazón </li></ul><ul><li>Serenidad ante el misterio de Cristo </li></ul>
  10. 10. <ul><li>COMPROMISO </li></ul><ul><li>¿Qué camino de vida me invita a tomar? </li></ul><ul><li>Ver la realidad con la mirada de Dios </li></ul><ul><li>Configuración con Cristo y vida en el Espíritu </li></ul><ul><li>Anuncio, Compromiso y Caridad </li></ul>
  11. 12. Jesús y la mujer samaritana Así que llegó a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca del campo que Jacob había dado a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaria para sacar agua, y Jesús le dijo: —Dame de beber. Pues los discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.
  12. 13. Entonces la mujer samaritana le dijo: — ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, siendo yo una mujer samaritana? — porque los judíos no se tratan con los samaritanos —. Respondió Jesús y le dijo: — Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber,” tú le hubieras pedido a él, y él te habría dado agua viva.
  13. 14. La mujer le dijo: — Señor, no tienes con qué sacar, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob quien nos dio este pozo y quien bebió de él, y también sus hijos y su ganado? Respondió Jesús y le dijo: — Todo el que bebe de esta agua volverá a tener sed. Pero cualquiera que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para la vida eterna.
  14. 15. La mujer le dijo: — Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga más acá a sacarla. Jesús le dijo: — Vé, llama a tu marido y ven acá. Respondió la mujer y le dijo: — No tengo marido. Le dijo Jesús: — Bien has dicho: “No tengo marido”; porque cinco maridos has tenido, y el que tienes ahora no es tu marido. Esto has dicho con verdad.
  15. 16. Le dijo la mujer: —Señor, veo que tú eres profeta. Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: —Créeme, mujer, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca a tales que le adoren. Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.
  16. 17. Le dijo la mujer: — Sé que viene el Mesías—que es llamado el Cristo—. Cuando él venga, nos declarará todas las cosas. Jesús le dijo: — Yo soy, el que habla contigo.
  17. 18. En este momento llegaron sus discípulos y se asombraban de que hablara con una mujer; no obstante, ninguno dijo: “¿Qué buscas?” o “¿Qué hablas con ella?” Entonces la mujer dejó su cántaro, se fue a la ciudad y dijo a los hombres: — ¡Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho!. ¿Será posible que éste sea el Cristo? Entonces salieron de la ciudad y fueron hacia él.
  18. 19. Muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él a causa de la palabra de la mujer que daba testimonio diciendo: “Me dijo todo lo que he hecho.” Entonces, cuando los samaritanos vinieron a él, rogándole que se quedase con ellos, se quedó allí dos días. Y muchos más creyeron a causa de su palabra. Ellos decían a la mujer: — Ya no creemos a causa de la palabra tuya, porque nosotros mismos hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.
  19. 20. Si conocieses el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber ¿Necesitan que, como la Samaritana, les ayuden a sacar el agua, y dejarse interpelar, por las Escrituras? ¿Con frecuencia se sienten ustedes como la Samaritana?
  20. 21. <ul><li>Ambientar la lectura </li></ul><ul><li>La lectura del texto ha de ir precedida de un breve silencio o de una oración para pedir al Señor que nos abra el entendimiento y el corazón para acoger obedientemente su Palabra. </li></ul>ORIENTACIONES para leer la Biblia Los textos deben leerse despacio y sin prisas. No es una novela, ni un periódico, sino un texto muy importante para nosotros. Necesita que le demos tiempo, que la leamos una y otra vez para estar seguros de captar su mensaje.
  21. 22. 2) Leer el texto en su contexto <ul><li>La primera pregunta que debe guiar nuestra lectura es: </li></ul><ul><li>¿Qué experiencia de fe aparece recogida en este texto? </li></ul><ul><li>Cuando leemos la Biblia buscamos precisamente eso. </li></ul><ul><li>Para ello podemos acudir a recursos muy sencillos: </li></ul><ul><ul><li>Informarnos sobre aquella época </li></ul></ul><ul><ul><li>utilizar mapas </li></ul></ul><ul><ul><li>ambientar los textos históricamente con ayuda de introducciones, comentarios, etc. </li></ul></ul>
  22. 23. Tener en cuenta que en la Biblia encontramos modos de hablar y de escribir distintos a los nuestros (parábolas, relatos de milagros, etc.). El mejor criterio para saber esto es leer todos los textos desde el mensaje y la vida de Jesús, que es el centro y la clave para leer toda la Biblia Recordar siempre que la Biblia es una palabra encarnada y que en ella hay que distinguir entre el mensaje perenne y lo que era propio sólo de aquella cultura (matanzas, violencia, discriminación de la mujer...).
  23. 24. 3) Leer para entender la vida Después de esta primera lectura del texto es necesario exponer nuestra vida a la interpelación del mensaje que hemos descubierto. En sus páginas no hay recetas, sino pistas fundamentales para orientar nuestra existencia . Leemos la Biblia para entender nuestra vida. Nosotros no leemos la Biblia para saber más cosas sobre ella o por mera curiosidad.
  24. 25. Tener una mirada penetrante sobre las cosas que pasan a nuestro alrededor: estar atentos a las cosas que nos pasan a nosotros y a la gente que nos rodea, a los signos de cada época. Estar dispuestos a dejarnos interpelar por el texto y por el mensaje que se nos desvela. Esto supone:
  25. 26. 4) Lectura orante La Biblia debe ser leída en el espíritu con el que ha sido escrita. A través de ella Dios nos habla, y para escucharle tenemos que estar en la misma sintonía. Esto significa que la lectura debe hacerse en un clima de oración, lo cual nos exige: Abrir sinceramente el corazón para acoger lo que Dios nos dice a través de su Palabra. Responder a Dios a través de la súplica, la acción de gracias... completando así el diálogo que él mismo comienza. Porque escuchamos a Dios cuando leemos su Palabra y le hablamos cuando le dirigimos nuestra oración.
  26. 27. 5) Lectura Comunitaria Es muy importante que la lectura personal se complemente con la comunitaria En la lectura comunitaria se ponen en juego los diversos carismas y sensibilidades para descubrir con más plenitud el mensaje de la Palabra de Dios, porque las diversas aportaciones hechas desde diversas experiencias de vida desvelan la riqueza de la Escritura con mayor claridad que la lectura individual. La lectura litúrgica es la mayor expresión de esta dimensión comunitaria
  27. 28. 6) Lectura comprometida La lectura de la Biblia tiene como meta la vida. Cuando nos acercamos a leer la Biblia, llevamos nuestra vida y la vida de quienes nos rodean. Al descubrir su mensaje y dejarnos interpelar por él, descubrimos que la Palabra de Dios nos ofrece un impulso para la vida, un camino de conversión. Normalmente, cuando nuestra lectura de la Biblia no desemboca en el compromiso, cada vez nos resulta más difícil de entender lo que leemos.

×