lesa

Presente sermones Infantiles dinámicos
que otrapen los corazones y mentes de

los niños. .. ly de los adultos! 

Es ...
Sermones
que cautivan
a los niños

Cómo preparar y presentar
sermones infantiles poderosos
Beth Edington Hewitt

ducido
Al...
Editorial Mundo Hispano
7000 Alabama Street,  El Paso,  Texas 79904, EE.  UU.  de A. 

Mvwcditorialmh org

Sermones que ca...
Contenido

Reconocimientos ll
Primera parte:  El poder del sermón infantil

l.  Los niños en la “iglesia de la gente grand...
Contenido

0 Historias bíblicas de canastas 67
Dios utiliza cosas comunes y personas normales para hacer su
obra. 

0 Dios...
Contenido

0 Piedras de recordacián 159
Recordar los milagros de Dios del pasado nos ayuda a confiar
en él en cl presente. ...
Reconocimientos

Mi gratitud especial y mi aprecio para: 

Mi esposo Bobby:  por los años de apoyo que me has
dado en la p...
Reconocimientos

Thomas,  Hailey y David;  por sus palabras de ánimo,  refiigio
contra el huracán (Frances y Jeanne),  apoy...
Loe niñoe en la
“igleeia oie la gente grande”

¿Qué es lo que les encanta hacer a los niños?  Piense en eso
por un par de ...
El poder del sermón infantil

Hace varios años,  habia una propaganda comercial en la
televisión que ilustraba cómo un niñ...
El poder del sermón infantil

programas especiales para niños durante el tiempo del
culto.  Hasta donde yo recuerdo,  ni s...
El poder del sermón infantil

rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:5, 10). 
Pablo le escribe al joven Timo...
El poder del sermón infantil

trascendentes de su fe”.  Si se aísla a los niños en su propia
experiencia de adoración,  se...
El poder del sermón infantil

Ahora,  como directora del ministerio infantil y madre de
dos niños pequeños,  cuando miro a...
El poder del sermón infantil

los cultos,  puedo dar testimonio del hecho de que los
adoradores adultos escuchan y aprende...
El poder del sermón infantil

contexto de la vida familiar de todos los días.  La iglesia
representa un papel vital,  pero...
El poder del sermón infantil

encontrar el punto de intersección entre las características
del desarrollo infantil y el co...
El poder del sermón infantil

Además de relacionar las ideas abstractas con acciones
concretas,  necesitamos definir las pa...
El poder del sermón infantil

evangelio de una forma que se conecta con los corazones y
mentes de los niños. 

Los niños t...
Capítulo 3

Preparánolonoe para
impulaar las grandes ideas

Dice un antiguo proverbio chino:  “Dale un pez a un
hombre,  y...
El poder del sermón infantil

unen sus riquezas para fortalecer el culto de adoración para
toda la congregación. 

Uno de ...
El poder del sermón infantil

En las páginas que restan de este capítulo usted verá
cómo utilizar estas preguntas para des...
El poder del sermón infantil

que rechaza cada vez más la verdad absoluta y objetiva.  Te-
niendo en cuenta este desafío c...
El poder del sermón infantil

hogares celestiales” (ver página 127).  O el objeto puede
ser algo que no se menciona direct...
El poder del sermón infantil

eventos principales de la vida de los niños.  Hay deter-
minados momentos del año que son mu...
El poder del sermón infantil

diferentes animales;  consiga que algunas personas uti-
licen disfraces de animales o mascar...
El poder del sermón infantil

Para preparar un gran sermón infantil hace falta tiempo
para desarrollar idea:  creativas y ...
El poder del sermón infantil

los padres,  los líderes de la iglesia y los demás adultos están
reunidos como una audiencia...
El poder del sermón infantil

sienten cerca de mi.  Si los niños están esparcidos a través de
todo el frente del santuario...
El poder del sermón infantil

maestros de la Escuela Dominical para que se los den a los
niños.  Este tipo de simplificació...
El poder del sermón infantil

por mi parte en el culto de los domingos de mañana.  Al
mismo tiempo,  liderar los sermones ...
Capítulo 5

Sermones infantiles
basados en historias

 

Base bíblica:  Lucas 17:11-19; Santiago 1:17

Enfoque:  Debemos a...
Sermones infantiles que usted puede usar

un pequeño pueblo cuando escuchó que algunos hombres
le gritaban (lleve su mano ...
Sermones infantiles que usted puede usar

añadírsele movimientos de las manos.  ¿Qué tal si comparte
la historia de la cre...
Sermones infantiles que usted puede usar

amor de Dios.  Ahora quería decirle a todo el mundo acerca
del Hijo de Dios,  Ie...
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Beth edington   sermones que cautivan a los niños (1)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Beth edington sermones que cautivan a los niños (1)

1.155 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.155
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
91
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Beth edington sermones que cautivan a los niños (1)

  1. 1. lesa Presente sermones Infantiles dinámicos que otrapen los corazones y mentes de los niños. .. ly de los adultos! Es un desafío preparar sermones infantiles efectivos y adecuados para la edad de los niños, tan dinámicos y con períodos de atención tan cortos. Pero un mensaje infantil sencillo, directo y bíblico puede ocasionar un gran impacto en los niños y en sus padres. ‘Sermones que cautivan a los niños" provee cincuenta mensajes probados por niños y listos para usar, con los que comenzar. Beth Edington Hewitt demuestra cómo estos mensajes pueden estar basados en una historia, un concepto, un elemento o una serie. Y también encontraras herramientas útiles y sugerencias para desarrollar tus propios sennones infantiles poderosos. Con un mensaje iniantil inteligente, puedes hacer aue la Palduu de Dios sea relevante en las vidas diarias de los niños, inspirar a los padres con las verdades bíblicas y comprometer y animar a toda la congregación. "Este libroesmuymotivadore imtrudivopamelpastonelmaestroylos padres. Quiero compartir algunas de estas lecciones con mis nietos de edad escolar" —Vonette Bright, Crusade eduñantil pam Cristo. "Si alcanzas a los niños, alcanzarús a toda la funifo. hit Hewitt som- prende esto y ha provisto un don único y poderoso para la W he puesto este libro en practica" —8. William Vandorbloervton Jn, Pastor fi“ de lo Primera Iglesia Presbiteriano de Holden. "Los niños son una parte muy valiosa de nuestro culto dominical. H libro de Beth Hewitt ayuda a los líderes de la iglesia a incorporar materiales para el sermón infantil de una manera estimulante para todo la conglo- gación" —Cheri DeVos VanderWoide, Junta de Directores, Alticor, Inc. ISBN D-Bll-HBDHÜ-‘l ISBN ‘lTB-Ü-ELI-HBDBD-V Ill Illlll lll ll 780311 4303OJ MIO 43030 9 l í‘ que cuuiívun o. los ltíños ‘W ermones c "Je a los niños Cómo preparar y presentar sermones infantiles poderosos Beili Edinqioit I-iewiii Selmcnes -l Beth Edington Hewitt l
  2. 2. Sermones que cautivan a los niños Cómo preparar y presentar sermones infantiles poderosos Beth Edington Hewitt ducido Al o Ba o EDlTORIAL MUNDO HISPANO
  3. 3. Editorial Mundo Hispano 7000 Alabama Street, El Paso, Texas 79904, EE. UU. de A. Mvwcditorialmh org Sermones que cautivan a los niños. © Copyright 2006, Editorial Mtmdo Hispano. 7000 Alabama SL, El Paso, Texas 79904, Estados Unidos de América. Traducido y publicado con permiso. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción o transmisión total o parcial, por cualquier medio, sin el permiso escrito dc los publicadores. Publicado originalmente cn inglés por Baker Books, Grand Rapids, Michigan, bajo el título Cuptivating Childreifr Serman: © Copyright 2005 por Beth Edington Hewitt. «tt Salvo indicación contraria, las citas bíblicas han sido tomadas de la Santa Biblia: Versión Reina-Valera Actualizada Edición 2006, © Copyright 2006, Editorial Mundo Hispano. Usada con permiso. Editora: Alicia Zorzoli Diseño de páginas: Néaouguen Nodjimbadcm Diseño de la portada: Carlos Aguilar Primera edición: 2006 Clasificación Decimal Dewey: 252.53 Tema: Sermones para niños ISBN: 978-0-311-43030-7 EMI-I Núm. 43030 3M1006 Impreso en Colombia Printed in Colombia Dedicatoria A mis padres, por enseñarme a amar a Iesús y a la iglesia; a mi hermana Mcg, por ser mi amiga más auténtica; a mi esposo Bobby, por creer en mí y darme ánimo para completar el proyecto; a mis hijos Hunter y Sarah Beth, por haber traído tanto gozo a mi vida.
  4. 4. Contenido Reconocimientos ll Primera parte: El poder del sermón infantil l. Los niños en la “iglesia de la gente grande” 15 2. Pague uno, llévese otro gratis 25 3. Preparándonos para impulsar las grandes ideas 37 4. Preparándonos para un sermón infantil exitoso 49 Segunda parte: Sermones infantiles que usted puede usar 5. Sermones infantiles basados en historias 61 - Una mano llena de gratitud 61 Debemos agradecer a Dios por las cosas buenas que hace por nosotros. - Una nueva creación 64 Dios nos cambia desde adentro.
  5. 5. Contenido 0 Historias bíblicas de canastas 67 Dios utiliza cosas comunes y personas normales para hacer su obra. 0 Dios es grandioso 70 Nuestra tarea es decirles a todos que Dios es grandioso. ° José y sus hermanos 75 Cuando los demás nos tratan mal tenemos que responderles tratándolos bien. 0 Ocupa tu lugar en el arca de Noé 76 La Biblia está llena de historias emocionantes de Dios y su pueblo. ' Jugando a las escondidas 60 Si le confesamos a Dios nnesdfos pecados, él nos perdonará. ° ¡Pare! 65 Jesús nunca dejará de amarnos, pero quiere que nosotros dejemos de hacer lo malo. 0 La estatua de oro y el horno de fuego 65 Tenemos que obedecer las reglas de Dios, aún cuando nadie más esté obedeciéndolas. 0 La historia de las semillas 66 La parábola del sembrador nos enseña cómo creeemos como cristianos. 6. Sermones infantiles basados en conceptos 93 ' Un versículo bíblico para’ la vida 95 La Biblia nos da instrucciones para la vida. 0 Una lecclán de Copérnico 100 Dios es el centro de todo en la vida. I Una actitud de siervo 102 Debemos servir a los demás siguiendo el ejemplo de Cristo. ' Insectos en la Biblia 105 Leer la Biblia es emocionante e interesante. Contenido 0 Doble problema 106 Decir la verdad es la mejor manera de librarse de los problemas. 0 Guardando la Palabra de Dios en tu corazón 117 Memorizar versículos bíblicos nos ayuda a llevar la Palabra de Dios dondequiera que vayamos. 0 ¿Eres muy rápido? 114 Dios quiere que le obedezcamos rápidamente. - La vida en el cielo 116 La vida en el cielo será perfecta. o La única cosa que Jesús no puede hacer 119 Jesús es la única persona perfecta que ha vivido. 0 El momento adecuado para orar 121 Podemos orar a cualquier hora del dia. . Sermones infantiles usando objetos 125 - Al amor del amigo no le importa cómo está el tiempo 125 Los verdaderos amigos permanecen juntos tanto en los buenos tiempos como en los momentos dificiles. 0 Carpas terrena/ es y hogares ceiestlales 127 En el cielo recibirás un cuerpo que durará para siempre. 0 Lecciones de una calabaza 150 Dios el Padre nos hizo. Dios el Hijo limpia nuestras vidas del pecado. Dios el Espiritu vive dentro de nosotros. 0 Dios es nuestra fortaleza 152 Podemos hablar con Dios cuando tenemos miedo, nos sentimos solos o estamos preocupados. 0 La cruz viva 154 La cruz es un símbolo de vida. 0 El alfarero y el barro 157 Dios está dándote la forma que él quiere que tengas.
  6. 6. Contenido 0 Piedras de recordacián 159 Recordar los milagros de Dios del pasado nos ayuda a confiar en él en cl presente. 0 El mejor libro de todos 142 La Biblia es el mejor libro de todos, porque contiene las palabras de Dios para nosotros. - La forma de llegar al cielo 144 La forma de llegar al cielo es creer en Jesús, - Tu arma secreta 14-7 Dios nos fortalece para que podamos superar las situaciones dificiles. Sermones infantiles basadqSs en eventos 151 0 La bendición del regreso a clases 151 Jesús comprende lo que es ir a la escuela. 0 Una visita al doctor 155 La disciplina es dolorosa al principio, pero luego hace que nuestra vida sea mejor a medida que crecemos. ° Quiewitis 156 Jesús nos enseña a estar en guardia contra la codicia. v El mejor regalo de Navidad 159 El regalo de Dios de la vida eterna por medio de Jesús dura para siempre. - Cuando pierdes tus dientes 161 Iesús quiere que nos concentremos en él, en lugar de concentraruos en nosotros IIIÍSIIIOS. o Vacaciones de verano 165 Dios está contigo dondequiera que vayas. I Los opuestos de la Pascua 165 En la Pascua hay muchos opuestos. v Tarjetas del día de San Valentín 166 Iesus nos ordena que amemos a las personas dificiles de amar. Contenido 0 El significado de la libertad 172 Jesús nos libera del pecado. 0 ¿De quién es el cumpleaños? 174 Dios es eterno. 9. Sermones infantiles en serie 177 La noche de Navidad en vivo: Introducción 177 La noche de Navidad en vivo: María y José 176 Maria y Jose le dijeron “sí” a Dios. La noche de Navidad en vivo: Los ángeles 161 Los ángeles alabarou a Dios. La noche de Navidad en vivo: Los pastores 164 Los pastores corrieron a ver al niño Jesús. La noche de Navidad en vivo: Los magos 166 Los magos siguieron la estrella. La noche de Navidad en vivo: La cruz de la Navidad 16.9 Jesús nació para morir en la cruz por todas las cosas malas que hemos hecho. Un retrato de Jesús: Introducción 191 Un retrato de Jesús: Sus ojos 192 Jesús sabe lo que es sentirse triste. Un retrato de Jesús: Su boca 1.95 Cuando Jesús habló ocurrieron cosas sorprendentes. Un retrato de Jesús: Sus pies 196 Jesús es la única persona a la que debemos adorar, Un retrato de Jesús: Sus rodillas 200 Iesús nos enseña a hacer lo que Dios quiere. Un retrato de Jesús: Sus manos 205 Jesús resucitó.
  7. 7. Reconocimientos Mi gratitud especial y mi aprecio para: Mi esposo Bobby: por los años de apoyo que me has dado en la prosecución de mis sueños, y por tu ayuda práctica con los niños mientras estaba escribiendo este libro. Eres el amor de mi Vida. Mis hijos Hunter y Sarah Beth: por ser pacientes mientras estaba trabajando y por interrumpirme cuando era hora de divertirnos. Los considero maravillosos. Mi mamá y mi papá, Trisha y Howard Edington: por darme la idea para este libro y aportar ideas valiosas a lo largo del proceso. Me siento muy orgullosa de seguir los pasos de ustedes. Mi familia Sefton, Meg, Billy y Penn: por todos los en- cuentros para jugar, compartir comidas, refugiarnos del hu- racán (Charlie) y desarrollar capacidades de edición. Ustedes son familiares y amigos queridos. Mi familia Hewitt, Caren, Bob, Lisa, Scott, Endsley, ll
  8. 8. Reconocimientos Thomas, Hailey y David; por sus palabras de ánimo, refiigio contra el huracán (Frances y Jeanne), apoyo en computación y cuidado gratuito de los niños. Me siento muy orgullosa de ser parte de la familia de ustedes. Mis dos bisabuelas, Gigi y Nanny: por sus inspiradoras vidas y fe inquebrantable. Son una bendición para mi. Mi familia de la iglesia en Selma, especialmente a Becky y Jim: por el compañerismo en el patio trasero y por avivar el fuego de mi pasión por el ministerio infantil. Atesoro la amistad de ustedes. Mi familia de la Primera Iglesia Presbiteriana en Orlando, especialmente a Carol, Ted y Tino: por todo el trabajo creativo de equipo. Este ligro es el fruto de nuestro ministerio compartido. Mi familia del Compañerismo de la Gracia en Orlando, especialmente a Kelly y Mike: por darle a nuestra familia un nuevo comienzo y una iglesia a la que le podemos llamar nuestro hogar. Me hace muy feliz que seamos amigos. Mis amigas Amy, Sara, Kim, Monique, Jennifer y Paige: por su apoyo amoroso y ánimo a lo largo del camino. Le doy gracias a Dios por ustedes. Mi agente, amigo y profesor, Robert Wolgemuth: por ayudarme a darle vida a este libro. No hubiera ocurrido sin usted. Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginamos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén. Efesios 3:20, 21 (NVI) 12 Primera parte El pooler del eermón infantil
  9. 9. Loe niñoe en la “igleeia oie la gente grande” ¿Qué es lo que les encanta hacer a los niños? Piense en eso por un par de segundos. ¿Qué actividades o situaciones atraen naturalmente a los niños? Una de las primeras cosas en las que pienso es el agua. Ya sea que se forme un pequeño charco de agua en la calle, salte a través de la fuente del parque o esté llena de burbujas en la bañera, a los niños les encanta jugar con agua. ¿Y qué de los helados? No necesitamos enseñarles a los niños cómo comer un helado. Nacen sabiendo cómo lamerlo y metérselo en la boca. ¿Y si hablamos de correr? Coloque a los niños al final de un largo pasillo y alli saldrán. A los niños les encanta correr. A los niños les encanta jugar con masa, colores y pegamento. A los chicos les encanta la música y el baile. Les encanta saltar, trepar y luchar; especialmente a los varones. Les encanta usar su imaginación. Les encanta mirarse en el espejo. Les encanta hablar y hacer preguntas. Les encanta jugar con juguetes. 15
  10. 10. El poder del sermón infantil Hace varios años, habia una propaganda comercial en la televisión que ilustraba cómo un niño responde ante algo que le gusta mucho. La escena se abre en el dormitorio de los padres. Ellos están profiindamente dormidos. De repen— te entra su hijo en el dormitorio, completamente vestido. Trepa en la cama y comienza a sacudir a sus padres por los hombros mientras les dice: “¡Despiértense! ¡Despiértensel ¡Me prometieron que hoy me llevarían a McDonald’sI”. Los adormecidos padres alcanzan el reloj que está junto a la cama para ver qué hora es. El padre bosteza y dice: “Vuelve a la cama, hijo. Son las tres de la mañana”. Ese es un niño al que le encanta McDonald’s. Se levanta temprano. Se viste por su propia cuenta. Está listoigara ir. Sería muy bueno si los niños respondieran de esta manera para ir a la iglesia. Sería maravilloso si los niños se despertaran temprano el domingo de mañana, se pusieran su propia ropa y despertaran a sus padres con el mismo entusiasmo que el niño dc la publicidad comercial de McDonald’s: “¡Despiértense! ¡Despiértense! ¡Me prome- tieron que hoy me llevarían a la iglesial”. ¿Es ese solamente un sueño? Puede ser. Pero quiero señalar lo siguiente: debe haber algo acerca de la iglesia que a los niños les encante. No estoy hablando de la Escuela Dominical ni de las golosinas del momento de compañerismo, Hablo de algo que los niños esperen en la “iglesia de la gente grande”, el culto de adoración, la hora del evangelio, el tiempo de campaña evangelistica en la carpa grande; sea cual fuera Ia manera en que lo llamen en su iglesia. Permítame regresar por un momento a la publicidad de McDonald’s. ¿Qué es lo que a los niños les gusta tanto de McDonald’s? En realidad, es el menú infantil: una hamburguesa de tamaño para niños o las miniaturas de pollo, papas fritas, una bebida y un juguete. Los restaurantes 16 Los niños en la “iglesia de la gente grande” de comida rápida han aprendido que a los niños les gusta que haya algo que sea especialmente para ellos. Las iglesias necesitan tener algo especial solamente para los niños en el contexto del culto. De eso se trata el sermón infantil. Es un mensaje especializado para niños, incorporado al culto de alabanza general. Si su iglesia no está ofreciendo un sermón infantil durante el tiempo de adoración comunitaria, espero que este libro le inspire para iniciar la costumbre. Los sermones infantiles pue— den hacer que los niños lleguen a amar la experiencia del culto, haciéndolos sentir bienvenidos y valorados por su fa- milia de la iglesia. Pero los efectos anexos a los grandes sermones infantiles se extienden más allá de los corazones y mentes de los niños. Pueden beneficiar a toda la congre- gación. Lo: rei/ manes infantiles ron una manera tangible a mostrar que lo: niños ocupan un lugar importante en el reino de Dior. Muchas iglesias dicen que los niños y las familias son importantes para la congregación, pero excluyen o separan a los niños de la participación en las actividades más importantes de la vida de la iglesia. El culto es una de las ocasiones en las que sucede esto. En general, los cultos de alabanza son planificados por adultos y para adultos. La selección musical, el lenguaje, el texto bíblico y la duración del sermón, todos están orientados hacia el corazón, la mente y el rango de atención de los adultos. Aunque una iglesia nunca se promocionaria a sí misma como “sólo para adultos”, así es como muchos de los cultos de adoración se sienten para los niños y sus padres. Como soy hija de un pastor, tengo muchos recuerdos in- fantiles de estar en la “iglesia de la gente grande”. Se esperaba que mi hermana, mi hermano y yo nos sentáramos quietos y escucháramos el sermón de papá. N0 Sc ofrecían 17
  11. 11. El poder del sermón infantil programas especiales para niños durante el tiempo del culto. Hasta donde yo recuerdo, ni siquiera había un bo- lctin para niños ni una cartelera para llamar nuestra atención, La “iglesia de la gente grande” era mi lugar acondicionado para los adultos en el que se esperaba que los niños se adaptaran. Recuerdo a mamá dándonos caramelos a mitad del culto para ayudarnos a sobrellevarlo. Pero, aparte de ese momento destacado, sentarse en el culto cons- titula algo que debía sersoportado, no necesariamente disfrutado, Si los niños asistían al culto de alabanza, se esperaba que permanecieran sentados, quietos y en silencio. Hoy en día sabemos mucho más que hace treinta años de cómo crecen y se desarrollaiiï" los niños. Este conoci- miento ha promovido una transformación en la paternidad, la educación, el entretenimiento y el comercio para niños. Nuestra sociedad está llena de ambientes y productos que consideran a los niños. Los niños crecen en hogares seguros para niños, y viajan de un lugar a otro en vehículos con asientos especiales o asegurados con cinturones de segu- ridad. Los juguetes son diseñados para cada etapa del desarrollo, para estimular el cerebro del niño, prote- giéildolo al mismo tiempo de ahogarse con las partes pequeñas. Los parques de diversiones se especializan en crear el mundo al nivel de la mirada de un niño. Algunas peluquerias emulan los caballitos de un carrusel o imitan aviones para que los chicos se sienten en ellos mientras les hacen su corte de cabello. Los centros comerciales cuentan con salones de juego interiores. Los supermercados proveen carros con forma de automóvil para cargar las compras. Cada vez hay más lugares que responden creativamente a la pregunta que hacen los padres: “¿Qué cosa ofrecen ustedes que le guste a mis niños? ”. Es tiempo de que la iglesia se trepe al vagón de la 18 Los iúños en la “iglesia de la gente grande” integración de los niños, no solamente porque la sociedad moderna lo demanda, sino porque Jesús fue un modelo al respecto. Leemos en la Biblia que una multitud trajo a sus niños para que conocieran a Jesús cara a cara (Marcos 10213-16). Querían que Jesús pusiera sus manos sobre ellos y los bendijera. Cuando aquellos padres llegaron, Jesús estaba en medio de una acalorada discusión acerca del divorcio con un sospechoso grupo de fariseos. Era una situación tensa. El tema que estaba siendo tratado verda- deramente no era apropiado para los oídos de los menores. Cuando los padres empujaron a través de los adultos para hacer llegar a sus hijos cada vez más cerca de Jesús, los discípulos los detuvieron. Les dijeron a los padres que no lo molestaran. Estaba ocupado. Pero Jesús escuchó la repri- menda de los discípulos e inmediatamente cambió el centro de su atención de los fariseos a los niños y sus padres. Se inclinó para alzar a los niños y sentarlos en su regazo. Entonces procedió a darles a sus discípulos, los fariseos y toda la multitud, uno de sus propios minisermones. Dijo: “Dejad a los niños venir a mí, y no les impidáis; porque de los tales es el reino de Dios” (Marcos 10:14). Las Escrituras dicen que Jesús puso sus manos sobre la cabeza de los niños y oró por ellos. En esta historia, Jesús demuestra lo importantes que son los niños en el reino de Dios. Es un asunto que se reitera a lo largo de las Escrituras. Es interesante notar que la Biblia registra las experiencias infantiles de grandes hombres, como Jose’, Moisés, Samuel y David. Cuando estos hombres eran pequeños, Dios estaba obrando en sus vidas para llevar a cabo sus propósitos. Jesús dijo: “Y cualquiera que en mi nombre reciba a un niño como este, a mí me recibe. .. Mirad, no tengáis en poco a ninguno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles en los cielos siempre ven el 19
  12. 12. El poder del sermón infantil rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:5, 10). Pablo le escribe al joven Timoteo: “Evita que te desprecien por ser joven; más bien debes ser un ejemplo para los creyentes en tu modo de hablar y de portarte, y en amor, fe y pureza de vida” (l Timoteo 4:12, VI’). Desde la pers- pectiva bíblica, la infancia no es meramente una etapa por la que uno tiene que pasar en el camino hacia la adultez. La infancia es un tiempo con un propósito y significado divinos. Los sermones les dan a los ninos la oportunidad de enseñar alos adultos. Los adultos se benefician al adorar junto a los niños, porque estos poseen el tipo de fe que a Dios le agrada. Siempre están listos para! confiar y creer. Son es- pontáneos. Son brutalmente honestos. Son expresivos. Son dependientes. En TranfiJrming Children into Spiritual Champions (Transformando a los niños en campeones espirituales), George Barna declara: “Dios disfruta de la naturaleza y personalidad de los niños. Las Escrituras identifican específicamente atributos como la sinceridad, la humildad, la ingenuidad, la Vulnerabilidad y la simplicidad como cualidades que se encuentran en los niños, y Dios las atcsoram. Cuando los niños están en el culto y se les da la posibilidad de expresarse, los adultos tienen la oportunidad de aprender de ellos y emular su fe infantil. He aquí una meta importante para recordar: el propósito de la adoración es agradar a Dios. Y la adoración de los niños es agradable para Dios. Muchas veces, la adoración organizada llega a tratarse más de lo que nosotros nece- sitamos que de lo que Dios merece recibir de nosotros. Vamos al culto de alabanza para ser inspirados, para recargar nuestras baterías para la semana que tendremos por delante, y para encontrar refugio de un mundo que cada vez tolera menos nuestras creencias y nuestra moral. Con este enfoque 20 Los niños en la “iglesia de la gente grande” distorsionado de la adoración, muchos adultos sienten que los niños los apartan y distraen del espíritu de adoración. Es que ellos hablan en momentos inapropiados. Se mueven. Rayan ruidosamente el boletín de la iglesia. Muchas veces son los padres los que claman con más intensidad por un ambiente libre de niños. Muchos de ellos ven al culto como una oportunidad para tener un paréntesis en su labor como padres. Pero la adoración no se trata de nosotros y lo que nosotros queremos. La adoración se trata de Dios y lo que Dios quiere. Dios desea las alabanzas de su pueblo; in- cluyendo a los niños. El plan de Dios fue que los bebés y los niños pequeños le alabaran. Dice en Salmos 8:2: “De la boca de los pequeños y de los que todavía maman has establecido la alabanza”. Si para Dios es importante que los niños se involucren en la alabanza, para nosotros también debe ser importante. Finalmente, los sermones infantiles ofrecen una forma im- portante de intluir intencionalmente a los ninos en la experiencia de alabanza comunitaria. Muchas iglesias ofrecen experiencias de alabanza alternativas, sólo para niños. La “iglesia infantil” puede ser popular para padres e hijos. Pero hasta en la “iglesia infantil” que cuente con la mejor alabanza existe un peligro escondido: si los niños nunca adoran con los adultos durante sus años formativos, ¿cómo aprenderán que la “iglesia de la gente grande” es importante y deseable? Ivy Beckwith pregunta: “Si los niños nunca son incluidos en nuestros rituales y prácticas de adoración comunitaria, ¿cómo aprenderán a valorarlos? ”2. Continúa hablando para señalar que “el culto no es única- mente el momento en que es ministrado el contenido de la fe, sino también la ocasión en que las iglesias comunican sus sentimientos, sus matices sutiles y los significados 21
  13. 13. El poder del sermón infantil trascendentes de su fe”. Si se aísla a los niños en su propia experiencia de adoración, se perderá mucha de la expe- nencia comunitaria de la familia de su iglesia. Los sermones para niños proveen una manera de alcanzar a las necesidades de los niños en un entorno de adoración adulta, y por tanto los preparan para una adoración significativa para cuando sean adultos. Hace poco reemplazaron una buena parte del camino de entrada a nuestra casa. Mi esposo y yo consideramos que sería fantástico que nuestros niños pusieran sus manos en el cemento fresco para dejar un recuerdo de esta etapa de sus vidas. Lamentablemente, el camión del cemento llegó cuando yo estaba haciendo rtibndados con los niños. Cuando entré en el garaje y noté que ya habían echado el cemento estacioné el auto, salí de ‘un salto y corrí a ver cómo estaba la superficie. Era demasiado tarde. El cemento se sentía húmedo al tacto, pero el sol veraniego ya lo habia endurecido demasiado como para que se pudiera dejar algún tipo de marca. ¡Qué triste! ¡Qué oportunidad perdida! Cuando los niños son pequeños, son como el cemento recién echado. Son impresionables. Es por eso que es im- portante incluir a los niños en el culto comunitario desde pequeños. Los niños que tienen experiencias significativas en la adoración son más propensos a valorar la adoración corporativa al madurar hacia la adultez. En el libro Spiritual Milestone: (señalamientos espirituales), los autores destacan que hay tres áreas generales del desarrollo infantil. Desde el nacimiento hasta los siete años, los niños están en la “etapa de ser impresos”. En ese tiempo, los niños absorben todo lo que les pre- sentamos. “Lo que creen acerca de Dios durante ese tiempo es más que nada el reflejo de lo que nosotros (los padres) 22 Los niños en la “iglesia de la gente grande” creemos“. Desde los siete hasta los quince años, los niños están en la “etapa de ser impresionados: [Ellos] tienen la mayor receptividad para nuestros valores y creencias, con el potential de asumir esas creencias como propias. .. Los niños comienzan a buscar su identidad espiritual durante este tiempo, y necesitamos aprovechar la oportunidad cuando se presenta“. Luego de los quince años, los adolescentes están en su “etapa de entrenamiento”, y son mucho menos receptivos a nuestros valores y creencias cristianos acerca de la adoración‘. Es muy probable que prueben y desafien aquello que se les ha enseñado. Estas reflexiones nos enseñan que necesitamos incorporar a los niños a la “iglesia de la gente grande” cuando son lo suficientemente jóvenes como para ser todavía receptivos a nuestros valores y creencias acerca de la adoración. Si esperamos hasta que nuestros hijos lleguen a la adolescencia, puede ser que hayamos perdido una oportunidad crucial de enseñarles que la adoración es importante. Cuando yo era pequeña y los domingos por la mañana me sentaba en el banco de la iglesia, ’ tenía un pequeño juego que consistía en contar cuántas personas a mi al- rededor tenían cabello blanco. Luego contaba las de cabello gris. Finalmente sumaba cuántas personas usaban anteojos. Perfeccioné mi técnica lo suficiente como para mantener mi cabeza quieta y sólo mover los ojos de un lado al otro, recorriendo las filas de personas. Era una manera de man- tenerme ocupada durante el culto de adoración. Con el tiempo, este sencillo juego me enseñó más que eso. Me enseñó que la presencia de los adultos mayores es muy im- portante para una congregación saludable. Los adultos mayores proveen madurez en la fe, profundidad de expe- riencia y un firme sentido de la historia que constituye un eje para el sentido de identidad de la iglesia. 23
  14. 14. El poder del sermón infantil Ahora, como directora del ministerio infantil y madre de dos niños pequeños, cuando miro a los bancos de la iglesia los domingos de mañana, busco los bucles rubios y las colas de caballo castañas de los niños dispersos entre los adultos de cabellos blancos y grises. La presencia de niños también es crucial para una congregación sana. Los niños proveen frescura de fe, emoción de vivir y un xáslumbre del futuro que fortalece a toda la familia de la iglesia. Los niños tienen un lugar importante en los bancos, junto a los adultos. Es nuestra responsabilidad lograr que sientan que pertenecen allí. 24 Capítulo 2 Pague uno, llévese otro gratía El comercio en el que hago mis compras, presenta cada semana ofertas de “pague uno, llévese otro gratis”. Una semana, si usted compraba una botella de salsa ketchup al precio normal, recibía gratuitamente otra botella del mismo tipo de salsa. A la semana siguiente sería el cereal: compre una caja, llévese la segunda gratis. No necesita presentar cupones ni presentar una tarjeta de descuentos. Es una manera muy sencilla y directa de ahorrar dinero. Dado que soy la principal compradora, cocinera, proveedora de meriendas y antojos culinarios instantáneos de la casa, estas ofertas realmente me animan. Existe un poderoso efecto de “pague uno, llévese otro gratis” inherente en los grandes mensajes infantiles. Los receptores del mensaje infantil son los niños. Pero dado que el sermón infantil tiene lugar en medio de un santuario lleno de adultos, los mayores reciben un mensaje adicional gratuito. En mis diez años de liderar sermones infantiles en 25
  15. 15. El poder del sermón infantil los cultos, puedo dar testimonio del hecho de que los adoradores adultos escuchan y aprenden a la par de los niños. Lo sé porque muchos adultos me lo han confesado. Los sermones infantiles apelan a los adultos por tres razones. En primer lugar, son fáciles de recordar. Un buen sermón infantil procura comunicar un punto principal en cinco minutos, aproximadamente. Es más fácil recordar un mensaje corto completo que un sermón de veinte o treinta minutos desde el púlpito. Un buen sermón infantil muchas veces incluye una propuesta u otras actividades creativas que llaman la atención tanto de los niños como de los adultos, y deja una impresión permanente. El lenguaje y las palabras bíblicas pueden ser dificiles de edïender. Un buen sermón infantil traduce estas complejidades en frases sencillas que los niños y adultos pueden comprender sin dificultad. El hecho de que una persona sea adulta no quiere decir que este adiestrada para la comprensión bíblica o familiarizada con el vocabulario eclesiástico. Los sermones infantiles son una manera respetuosa de comunicar las historias y los conceptos bíblicos básicos para todas las edades, sin rebajar ni avergonzar a nadie. En segundo lugar, los sermones infantiles reconectan a los adultos con su propia niñez. Les da a los adultos la opor— tunidad de volver a ser niños. En su libro Let the Children Come (Dejad venir a los niños), Brant Baker escribe: “Po- dríamos decir que todas las personas que se sientan en la congregación son nada más que niños crecidos. A esa parte de nosotros no le alcanza solamente con sentarse y mirar: también queremos jugar. Los sermones infantiles ofrecen la consumación de la experiencia de enseñanza interge- neracional“. Utilice varias veces uno de los sermones infantiles de Brant Baker acerca de la división del mar Rojo’. En este 26 Pague uno, llévese otro gratis mensaje para niños, ellos son los israelitas y están al final del santuario. La congregación es el mar Rojo. Los adultos se ponen de pie y se dirigen hacia los pasillos hasta que sc forma una sólida pared de personas. Ante la orden de Moisés (representado por un niño voluntario), el mar Rojo se divide (los adultos regresan a los asientos, creando un camino despejado), permitiendo que los israelitas caminen sobre tierra seca (los niños se mueven a través de la con- gregación hacia el frente del santuario). Pero cuando los israelitas están llegando a la otra orilla del mar Rojo, per- ciben que el ejército egipcio (los ujieres de la iglesia armados con mangueras de jardín, raquetas, palos de golf y otras “armas”) los persigue insistentemente. Moisés vuelve a hacer la señal; las aguas del mar Rojo se cierran sobre el ejército egipcio (los adultos regresan a los pasillos para detener al ejército), y este es barrido por las aguas. Dios ha rescatado milagrosamente a los israelitas. Esta manera creativa de volver a contar una historia bíblica conocida entusiasma a toda la congregación. Los adultos, que normalmente permanecen sentados en silencio a lo largo del culto, disfrutan de la oportunidad de re- presentar un papel activo en la historia, por amor a los niños. He visto a adultos representar las olas para el arca de Noé, balar como una oveja para la historia de la Navidad, lanzar inmensas pelotas de playa de un lado a otro del santuario y aprender lenguaje de señas para comunicar ver- sículos bíblicos sencillos, juntamente con los niños. En tercer lugar, los sermones infantiles modelan el entre- namiento espiritual para los padres que están en la congregación. La Biblia nos enseña que Dios espera que los padres sean los principales educadores espirituales de los niños. La fe es transmitida de generación en generación, no tanto durante una hora de culto dominical sino en el 27
  16. 16. El poder del sermón infantil contexto de la vida familiar de todos los días. La iglesia representa un papel vital, pero secundario con respecto al de los padres, enla nutrición espiritual de los niños. Los domingos son un tiempo para que los padres sean renovados y animados espiritualmente al buscar que sus niños conozcan, amen y vivan para Jesucristo. Durante un sermón infantil, los padres pueden observar cómo se comunican las verdades bíblicas a los niños. Tienen la oportunidad de observar cómo otro adulto explica los con- ceptos teológicos de una manera apropiada para la edad, o cómo lucha por responder las aparentemente interminables preguntas acerca de asuntos vitales de la fe. La meta no es “maravillar” a los padres con prtÉentaciones y contenidos perfectos; la meta es lograr que los padres cristianos sientan que hablar con los niños acerca de Dios es algo normal, natural y posible para ellos. Un domingo, mi sermón infantil se trató de lo que significa para los cristianos la libertad. Hable acerca del hecho de que libertad no significa la ausencia de reglas. La libertad nos es dada por medio de ‘Cristo mientras obedecemos sus reglas y vivimos de la manera correcta. Para aclarar el punto, até a un niño de la cabeza a los pies para mostrar cómo el pecado —la desobediencia a las reglas de Dios— nos atrapa en lugar de liberarnos. La madre del niño al que até vino a hablarme al terminar la reunión. Dijo: “Estoy tan contenta por el mensaje que usted compartió hoy. .. Hemos estado luchando con nuestro hijo en casa. Está resistiendo todas las reglas familiares. Acabamos de tener una conversación con él acerca de esto hoy de mañana. Ahora puedo usar esta lección para recordarle que es lo que las reglas de Dios realmente hacen en nuestra vida”. Un beneficio adicional de los sermones infantiles es equipar a los padres con verdades bíblicas que puedan 28 Pague uno, llévese otro gratis relacionar con las experiencias que viven sus hijos. Para brindar un mayor apoyo a los adultos en el aspecto espiritual de la paternidad, es efectivo darles un compo- nente “hágalo en casa” con los sermones infantiles. Si el tema del sermón infantil es la importancia de leer la Biblia, entonces deles a los padres un folleto que explique cómo leer la Biblia con sus niños en casa, y cuáles son las Biblias infantiles que la iglesia recomienda. Los mensajes infantiles “Insectos en la Biblia” (ver página 105) y “Un versículo bíblico para la vida” (ver página 93) que se encuentran en este libro están diseñados para salpicar la vida hogareña al darles a los padres tareas específicas que llevar a cabo con sus niños alrededor del estudio de la Biblia y la memorización de versículos bíblicos. Para la serie “La noche de Navidad en vivo” (ver página 177), encontrarnos unos adhesivos para pegar en las ventanas con la escena de la Navidad y una meditación devocional para distribuir entre nuestras familias. Durante “La bendición del regreso a clases” (ver página 151), se les pide a los padres que participen directamente con sus hijos en el sermón infantil. Deles a- los padres información acerca del concepto bíblico de las bendiciones con unas pocas ideas para las bendiciones que pueden poner en práctica en casa. El boletín de la iglesia es un muy buen espacio para “promocionar” los sermones infantiles y proveerles a los padres información breve y útil para el entrenamiento espiritual. Como hemos visto, los sermones infantiles tienen el potential de estimular a toda la congregación. Esto, sin embargo, no ocurre automáticamente. Seguir estos pasos no asegura el éxito. Los sermones infantiles pueden ser aburridos, confusos o simplemente un entretenimiento superficial sin contenido sólido. Para entregar un sermón infantil con impacto intergeneracional usted tiene que 29
  17. 17. El poder del sermón infantil encontrar el punto de intersección entre las características del desarrollo infantil y el contenido bíblico relevante. Un buen sermón infantil les habla directamente a los niños acerca de los asuntos de la fe de manera que los puedan comprender y los asimilen en sus vidas diarias. Atrapa su atención. Toca las experiencias con las que ellos se enfrentan. Responde las preguntas que hacen. Hace que la Biblia sea real y relevante. Para hacer bien esto, tiene que conocer el trasfondo de los niños, que’ les interesa y cómo piensan. He aquí algunas características del desarrollo in- fantil que se relacionan directamente con el proceso de los sermones infantiles efectivos. Las níñor son pmradwer ¿(meditar y lítzruler. Ellos no comprenden completamente los conceptos abstractos o el lenguaje simbólico. Los sicólogos y educadores concuerdan en que los niños no son capaces de procesar el pensamiento abstracto hasta el final de la niñez, entre los doce y los catorce años. Dado que la mayoría de los niños que par- ticipan en los sermones infantiles son menores de doce, es importante utilizar lenguaje concreto y expresar exacta— mente la verdad bíblica que uno quiere enseñar. Este puede ser un verdadero desafío, porque una buena partede la Biblia contiene conceptos y principios abstractos. Las frases como “Dios es amor”, “El Señor es mi pastor” o “Jesús es la luz del mundo” son todos conceptos abstractos expuestos a que los niños los malinterpreten. Jesús enfrentó un desafio semejante para comunicar los conceptos espirituales a sus discípulos. En Juan 41531-34 se puede encontrar un ejemplo de esto. Los discípulos ani- maron a Iesús para que comiera algo. Parte del trabajo de ellos consistía en atender las necesidades del Maestro. Los discípulos deben haber estado preocupados por la con» díción fisica de Jesús. Pero él les dijo: “Yo tengo una 30 Pague uno, llévese otro gratis comida para comer que vosotros no sabéis” (v. 32). Esto confundió a los discípulos. Decian entre ellos: “¿Acaso alguien le habrá traído algo de comer? ” (v. 33); seguían pensando en términos concretos. Para ellos, la comida era un pedazo de pescado y un pedazo de pan de cebada. Pero Jesús se refería a algo diferente cuando usó la palabra “comida”. Él estaba hablando acerca de la fortaleza y nutrición que se experimentan cuando uno hace la vo- luntad de Dios. Les dijo: “Mi comida es que yo haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra” (v. 34). jesús estaba hablando de la comida en términos abstractos. Para comunicarnos claramente con los niños necesi» tamos utilizar las palabras en sus significados concretos. La comida significa un sándwich de manteca de maní y mermelada. En lugar de preguntarle a los niños si enfrentan algún problema “Goliat”, les preguntamos: “¿Qué cosa grande te preocupa o te asusta? ”. Por otra parte, el hecho de que a los niños les resulte dificil comprender el pensamiento y el lenguaje abstractos no significa que los abandonemos completamente. El amor es un concepto abstracto que utilizamos con los niños per- manentemente. Como padres, constantemente les decimos “te amo” a nuestros pequeños mientras los abrazamos, los hamacamos y los besamos. Nuestras acciones amorosas vinculadas con las palabras “te amo” les enseñan a nuestros hijos lo que significa el amor. Ivy Beckwith explica: Para permitir que nuestros niños pequeños comprendan los conceptos abstractos, los padres y maestros ilecesitan relacionarlos con algo concreto y hacerlo cada vez que la acción se PFCSCDLH o el concepto es discutido. “ Cada vez que una acción concreta es vinculada a un concepto abstracto, el niño se acerca más a comprender la idea mayor. “ 31
  18. 18. El poder del sermón infantil Además de relacionar las ideas abstractas con acciones concretas, necesitamos definir las palabras abstractas en un lenguaje que pueda ser comprendido por los niños. Si usted les está hablando a los niños acerca del pecado, utilice la palabra “pecado” y a continuación deflnala. Por ejemplo puede decir: “Pecado es desobedecer las reglas de Dios”. Arrepentirse significa dejar de hacer lo malo y comenzar a hacer lo correcto. En la Pascua, cuando hable acerca de la resurrección, defina la palabra. Resurrección significa “volver a la vida”. Al preparar sermones infantiles apro» piados para su edad no puede asumir que los niños conocen las definiciones de los términos teológicos que usted está utilizando. Debe tomar un brevelïmomento para definir sus términos abstractos y asegurarse de que los niños com- prenden lo que está tratando de enseñarles. La: niños usan todo m cuerpo para aprender. A los niños les gusta mucho moverse. Les gusta tocar cosas, saborearlas, olerlas, verlas. Les gusta hacer. participar activamente. Estos no son métodos tradicionalmente asociados al culto comu- nitario. La mayoría de los cultos implican pararse, sentarse, cantar, en algunos casos ponerse de rodillas y, en buena medida, escuchar. Sentarse y escuchar reciben un puntaje bajo en la lista de las actividades favoritas de los niños. Por v lo tanto, deberíamos limitar las actividades de sentarse y escuchar para los niños en la iglesia. Un buen sermón infantil capitaliza las maneras en que los niños aprenden mejor: por medio del movimiento y la experiencia sensorial. Hace poco mi esposo y yo estábamos enseñando en la clase de preescolares de la Escuela Dominical. Los niños estaban jugando contentos en los diferentes centros de aprendizaje. Cuando se acercó el momento de nuestra his- toria bíblica le dí a la clase la advertencia de que ya casi era el momento de limpiar la habitación para prepararse para la 32 Pague uno, llévese otro gratis historia bíblica. Ben, un niño de tres años, me dijo: “No quiero sentarme a escuchar una historia bíblica”. Le respondí: “Pero, Ben, note vas a sentar a escuchar. Vamos a representar la historia todos juntos”. Sus ojos se dilataron de entusiasmo mientras se unía al esfuerzo por limpiar el salón para que pudiéramos llegar a la historia bíblica. Aquella mañana jugamos a ser el ejército israelita que tenia miedo de pelear con Goliat, representado por mi esposo, mientras nos escondíamos detrás de las mesas del salón. Entonces nos imaginamos que éramos tan valientes como David porque confiábamos en Dios. Enfrentamos a Goliat e hicimos de cuenta que balanceábamos nuestras hondas sobre nuestras cabezas, haciéndolas girar una y otra vez, hasta que la piedra imaginaria voló para golpear a Goliat en la cabeza. La historia bíblica cobró vida. Lo mismo puede ser cierto en el culto comunitario. El sermón infantil es el momento en que la Biblia cobra vida para los niños. Varios de los sermones infantiles que hemos incluido en este libro ponen a los niños en movimiento. Ya sea que corran una carrera alrededor del santuario, repre- senten el Salmo 139, trepen a una escalera o jueguen un juego de tira y afloja, el movimiento asegura que los niños son participantes involucrados en lugar de observadores aburridos. Un domingo del Día de los Enamorados, los niños ayudaron a compartir el ‘amor de Dios con otros repartiendo globos con forma de corazón en la congre- gación. En Navidad, he utilizado a los niños para crear una guirnalda navideña humana. También nos hemos puesto coronas y viajado desde el oriente (la entrada) hasta el establo (la plataforma), como lo hicieron los sabios cuando buscaban al niño Jesús. Permítame decirle esto: no se trata de moverse porque sí. No solamente estamos haciendo representaciones en la iglesia. Estamos comunicando el 33
  19. 19. El poder del sermón infantil evangelio de una forma que se conecta con los corazones y mentes de los niños. Los niños tienen período: corta: de atención. Una regla básica dice que los niños tienen un período de atención de un minuto por cada año de vida. Un niño de cinco años tiene un período de atención de cinco minutos. Esto significa que los sermones infantiles deben ser cortos y sencillos. Los grandes mensajes para niños siguen el prin» cipio “entra, vé al punto, sal”. El líder “entra” rápidamente, captando la atención de los niños. Entonces “Va al punto”, compartiendo el concepto bíblico y relacionándolo cuida- dosamente con la vida diaria de los menores. Una oración corta es la mejor manera de ‘ïáfilirï Debemos resistir la tentación de sermonear largamente a los niños, leer largos pasajes de las Escrituras o destacar más de un punto importante acerca de la historia bíblica. Esto significa que los líderes de los sermones infantiles deben preparar cuida- dosamente lo que van a decir, asegurarse de agilizar las historias bíblicas y los pasajes de las Escrituras para captar su esencia, no necesariamente todo su contenido. “Más” no significa “más” en el mundo de la comunicación con los niños. Cuánto más hablemos, menos será lo que los niños escucharán y recordarán. La historia de Iesús bendiciendo a los niños ilustra los desafíos y beneficios de ministrar tanto a los adultos como a los niños al mismo tiempo (Marcos 1013-16). Para los discípulos, los niños estaban interrumpiendo a Jesús mientras éste enfrentaba asuntos del mundo adulto. Para Iesús, los niños eran un recordatorio bien recibido de lo que se trata el reino de Dios. En lugar de ignorar a los niños o comprometer otro momento para compartir con ellos, Jesús dejó lo que estaba haciendo, les concedió toda su atención por unos momentos, y entonces continuó. Me 34 Pague uno, llévese otro gratis gusta mucho pensar en Iesús inclinándose al nivel de los niños para tomarlos en sus brazos y bendecirlos mientras los adultos están de pie observando y escuchando. Es una imagen de la interacción efectiva entre generaciones. Es un ejemplo de por qué los sermones infantiles son tan efectivos para toda la congregación. 35
  20. 20. Capítulo 3 Preparánolonoe para impulaar las grandes ideas Dice un antiguo proverbio chino: “Dale un pez a un hombre, y lo alimentarás por un día. Enséñale a un hombre a pescar, y lo alimentarás por toda la vida”. Este libro le du cincuenta sermones infantiles probados en la práctica que usted puede utilizar en su iglesia inmediatamente. Pero más que eso, este libro está diseñado para enseñarle cómo desarrollar una vida entera de sermones infantiles propios. Un gran mensaje para niños comienza con una gran idea. Pero, ¿de dónde vienen las grandes ideas? Una de las fuentes para las ideas es el contenido del sermón para adultos. En un mundo perfecto, el sermón para los niños y el de los adultos deberían complementarse en el culto. Cuando estoy preparando el sermón infantil, la primera pregunta que hago es: “¿Cuál es el tema y el texto bíblico del sermón para adultos? ”. Si el tema y el texto bíblico son apropiados para los niños, desarrollo una versión infantil del mensaje para los adultos. Estos sermones complementarios 37
  21. 21. El poder del sermón infantil unen sus riquezas para fortalecer el culto de adoración para toda la congregación. Uno de los gozos de mi vida en el ministerio ha sido servir en el equipo de liderazgo de la iglesia con mi padre. Durante ocho años, papá fiie el pastor principal y yo la directora del ministerio infantil. Aquellos años de trabajo en equipo me enseñaron el valor de la conexión entre el ser» món infantil y el de los adultos. En la época de la Navidad, papá planificó una serie de sermones titulados “Rostros en el pesebre” que hacían referencia a los diferentes personajes de la primera Navidad. Siguiendo su dirección, trabajé con mi equipo para desarrollar la serie “La noche de Navidad en vivo” (ver página 177) para los rfiños, enseñándoles acerca de los mismos personajes en un formato más condensado. Alrededor del Día de la Independencia en nuestro país, papá predicó un sermón sobre del tema de Dios vy la nación. Mi sermón infantil fue “El significado de la libertad” (ver página 172). Cuando papá predicó acerca de “Los cuatro hombres en el horno ardiente”, los niños representaron la historia de Sadrac, Mesac y Abednego durante el sermón infantil (ver página 85). Aquellos años de trabajo en equipo también me en- señaron principios importantes para la adaptación de los sermones infantiles partiendo del mensaje para adultos. En primer lugar, el sermón para adultos muchas veces es multi- facético, conteniendo varias ideas principales. El mensaje para niños correspondiente deberá tratar con una sola idea principal. Uno debe escoger el mensaje más destacado para comunicarlo a los niños. En segundo lugar, las historias bíblicas y los textos apropiados para adultos necesitan ser condensados y editados para los niños. Esto muchas veces significa dejar de lado los detalles y saltear las genealogías y personajes periféricos que no son esenciales en el desarrollo 38 Preparándonos para impulsar las grandes ideas principal de la historia. En otras instancias necesitara omitir o rebajar alguno de los temas (como el contenido sexual o la violencia) que no sean, apropiados para los oídos de los menores. Siempre es una buena idea definir brevemente los términos o las tradiciones culturales que puedan resultar poco familiares para los niños, a medida que uno presenta el mensaje. Estas indicaciones le ayudarán a crear una porción del mensaje para adultos adecuada para los niños. Por otra parte, hay ocasiones en los que no tiene sentido utilizar el sermón para los adultos como una base para el infantil. Algunas veces el tema del sermón no es relevante para las vidas de los chicos. En otras ocasiones existe un tema candente para las vidas de los pequeños pero que no afecta a los adultos de la misma manera; como por ejemplo el co- mienzo de un nuevo año escolar. En esas situaciones es más importante atender a las necesidades específicas de los niños que conectar el mensaje para niños con el de los adultos. i ï-mones infantiles independientes de los de los adultos Para disparar una lluvia de ideas para los sermones infantiles independientes, me hago las siguientes preguntas: ¿Qué historia bíblica puedo contar? ¿Cuál es el concepto bíblico que los niños necesitan aprender y aplicar a sus vidas? ¿Qué objeto ilustrativo puedo utilizar para ensenar una verdad espiritual? ¿Qué evento en la vida de los niños puedo relacionar con la Biblia? ¿Qué serie de sermones infantiles puedo crear para enseñar un tema multifacético? 39
  22. 22. El poder del sermón infantil En las páginas que restan de este capítulo usted verá cómo utilizar estas preguntas para desarrollar sermones infantiles creativos. Ideas relacionadas con historias A los niños les gustan mucho las buenas historias. Gracias a Dios, la Biblia está llena de ellas. Contrariamente a lo que algunos niños han experimentado en la iglesia, las historias bíblicas no son aburridas. Algunas de las historias más jugosas de todos los tiempos se encuentran en la Biblia. La manera en que contamos las historias bíblicas debería ser tan cautivante como la propia historia. Los niños se desentienclen rápidamente de las historias largas y complicadas leídas directamente de la Biblia. La mejor manera de contar historias bíblicas a los niños es de- cirles: “Hoy les voy a contar una historia bíblica maravillosa, y necesito la ayuda de ustedes”. Involucrar activamente a los niños en el relato de las historias bíblicas ahuyenta el abu- rrimiento y lo echa fuera del santuario. Esta participacion puede tomar variedad de formas. Los niños pueden repre- sentar la historia. Pueden hacer efectos sonoros. Pueden sostener objetos ilustrativos. Pueden utilizar disfraces. Pue- den repetir palabras o frases de la historia. Cuando usted les da a los niños algo que hacer en la historia bíblica, ellos escucharán y aprenderán. Además, seleccione historias bíblicas que sean intere- santes para los niños. Yo utilizo los libros de historias bí- blicas para niños y los manuales para las clases de Escuela Dominical para guiarme en lo que es más apropiado para las edades de los niños. Las historias bíblicas que incluyen niños y animales son naturalmente interesantes para los chicos. Ellos también disfrutan de las historias acerca de los 40 Preparándonos para impulsar las grandes ideas milagros. Busque historias que combinen acción y emoción. Cuando haya seleccionado la historia, editela para que encaje en el contexto del espacio dedicado al culto y las limitaciones de tiempo estipuladas para el sermón infantil. Muchas veces esto significa pasar por alto detalles o in- formación contextual de la historia que llevaría demasiado tiempo explicar. Aún las historias bíblicas más cortas pueden ser interpretadas de diferentes maneras. Resista ‘la tentación de hablar demasiado acerca de los diferentes significados de * la historia, seleccionando, en lugar de ello, m1 punto prin- cipal que quiera comunicar. Aunque no vaya a leer una historia completa di1'ecta- mente de la Biblia, es importante que los niños sepan que la historia que les comparte proviene de ella, no solamente de su imaginación. Para hacerlo, tenga la Biblia consigo mientras cuenta la historia. Ábrala en el pasaje donde está escrita. Comparta la referencia bíblica con los niños. Hasta puede agregar un comentario como: “La historia de hoy proviene del libro de Génesis, en la Biblia. Sabemos que esta es una historia real, porque las historias de la Biblia son auténticas”. Ideas relacionadas con conceptos El apóstol Pablo les escribió a los Romanos: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados me- diante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos IZQ-NVI). Así como en el tiempo de Pablo, los valores de nuestro mundo postmoderno se levantan en abierto contraste con nuestros valores cristianos. Los niños de nuestras iglesias de hoy están creciendo en una sociedad 41
  23. 23. El poder del sermón infantil que rechaza cada vez más la verdad absoluta y objetiva. Te- niendo en cuenta este desafío cultural, con mayor intención debemos transmitirles a nuestros niños las verdades bíblicas y conectar esas verdades a su vida diaria. Los sermones infantiles conceptuales son una manera de hacerlo. En lugar de comenzar con una historia bíblica, estos sermones infantiles parten de un concepto bíblico que se les va a enseñar a los niños. En “Una lección de Copérnico” (ver página 100), el concepto transmitido a los niños es el propósito de la vida. El mundo nos enseña a centrarnos en nosotros mismos para enfrentar la vida. La vida se trata de lo que nosotros queremos y de lo que nosotros tenemos. Como cristianos, nuestras vidas (Íeben tener a Dios como centro. El propósito de nuestra vida es manifestar la gran- deza de Dios y someternos a su voluntad. En “Una actitud de siervo” (ver página 102), la definición mundana de gran- deza es contrastada con las acciones de la mayor persona que jamás haya vivido: Jesucristo. Iesús nos mostró qué es lo que determina la verdadera grandeza: no es el dinero, ni las posesiones, ni la popularidad, sino la manera en que ser- vimos a Dios y a las demás personas. Hace poco tiempo, mi hijo vio en la televisión una pro- paganda comercial de cereales. Me rogó que se los com- prara. En mi siguiente visita al supermercado compré lo que pensaba que era el cereal del que él había visto la pro- moción. Se lo presenté orgullosamente a mi hijo cuando llegué a casa. En lugar de un gozoso “¡Qué bueno! ”, él se lamentó: “Mami, ese no es el cereal correcto. El que quiero es el que te hace sonreír y reír todo el día. Eso es lo que dice el aviso”. Ahora fui yo la que se rió. Trate de explicarle que no existe un cereal que te haga sonreír y reír todo el día. No lo creyó. Se fue enojado de la cocina, con lágrimas en los ojos. Luego de consolarlo pensé: “¡Este podría ser un 42 Preparándonos para impulsar las grandes ideas excelente sermón infantill”. Los anuncios televisivos nos dicen que podemos comprar cosas que nos harán felices. La Biblia nos enseña que la verdadera satisfacción solamente se puede encontrar en Dios (ver Isaías 55:2 y Salmo 633-5). Para generar sus propias ideas para los sermones infantiles relacionados con conceptos, utilice una Biblia de estudio para hacer una lista de conceptos con los versículos bíblicos correspondientes, que se relacionen con la vida diaria de los niños. Estos conceptos pueden ser el amor, el perdón, el compartir, las posesiones, la amistad, el dinero, el temor, la ira, la envidia, la oración, el cielo y la muerte. Elija un ejemplo de cómo define el mundo cada uno de estos conceptos, y entonces compare y contraste el concepto del mundo con la verdad bíblica. Finalmente, presente un ejemplo de cómo funciona la verdad bíblica enla vida diaria. M625 re/ acianadza con objetoa Utilizar objetos es una de las mejores maneras de lograr que los niños presten atención a lo que está diciendo. A los niños les gusta mucho Ver objetos que se relacionan con lo que están aprendiendo. Es todavía mejor si los pueden tocar. Usted descubrirá que la mayoría de los sermones infantiles que hay en este libro utilizan objetos de una manera o de otra. Dificilmente presento un sermón infantil con las ma- nos vacías. Un sermón infantil objetivo comienza con una cosa —como por ejemplo masa para jugar, una cuerda, una es- calera, una calabaza- y utiliza el objeto para trazar el camino hacia una verdad espiritual. Un objeto puede ser alguno de los mencionados efectivamente en el texto bíblico, como por ejemplo la carpa en “Carpas terrenales y 43
  24. 24. El poder del sermón infantil hogares celestiales” (ver página 127). O el objeto puede ser algo que no se menciona directamente en la historia o el texto pero que relaciona una verdad espiritual de alguna manera concreta. Los disfraces, sombreros, juguetes, dibujos, comida, instrumentos musicales y carteles, todos constituyen excelentes objetos instructivosvCualquier cosa que constituya una buena representación visual del con- cepto que está intentando enseñar es un buen elemento. Advertencia: los objetos se pueden salir de control. Si no tiene cuidado, los objetos pueden apropiarse del sermón infantil. Un domingo, para ilustrar cómo Dios nos protege, reproduje algtmos efectos sonoros de tormenta y abrí cuatro grandes sombrillas de golfilÏLes dije a los niños que se refugiaran debajo de aquellas sombrillas. Respondieron muy bien. Pero eso fue todo lo que escucharon de lo que dije. A medida que se amontonaron en sus propios mundos debajo de las sombrillas, los niños estaban tan entusias- mados de estar allí que comenzaron a conversar y reíise en voz alta. Pronto estaban discutiendo quien sería el siguiente en sostener la sombrilla y compartiendo historias de tor- mentas unos con otros. Dado que ellos eran los que estaban bajo las sombrillas y yo no, no podía hacer contacto visual con ellos para obtener su atención. Mis repetidos intentos de que dejaran de hablar fileron inútiles. Comencé a trans- pirar. La congregación reía nerviosamente. Finalmente reco- nocí: “¡Perdí el controll”, les quité las sombrillas a los niños y murmuré una breve oración final. Nunca volveré a utilizar sombrillas. Así como el propósito de los condimentos es añadir un matiz sin ocultar el sabor del ingrediente principal, los bue- nos elementos añaden sabor al sermón infantil sin distraerlos del mensaje. Para asegurarse de obtener los efectos deseados al utilizar un objeto, aplique las siguientes sugerencias: 44 Preparándonos para impulsar las grandes ideas 1. Utilice objetar seneillox. Usted sentirá más confianza en el uso de los elementos si estos no son demasiado complicados para V operarlos, sostenerlos o manipu- larlos. 2. Pruebe lo} objeto: para aregurarre de que funcionen. El hecho de que haya leído acerca de una idea, un experimento científico u otra lección objetiva en un libro no significa que usted lo podrá aplicar. Primero pruébelo personalmente. 3. Prattique el uJo de lo: objetos delante del espejo. Ase- gúrese de sostener su elemento de tal manera que todos lo puedan ver y que, al M5510 ÜCmPOa 1° Pfle‘ dan ver a usted, 4. Deeiola anticipadamente si necesita que alguien le ayude con los objetos. Puede comprometer anticipa» damente a un ayudante adulto o reclutar sobre la marcha a algun niño para que le ayude. 5. Astagurese de que lor elementos sean del tamaño adecuado para el lugar del eulto. Si está en un gran templo con muchos niños, los objetos deberán ser grandes. Si el lugar es más pequeño, puede utilizar objetos también más pequeños. 6, Daga preparado un plan alternativo para el tasa de que el objeto no funcione. ¿Qué les dirá a los niños y a la congregación si el objeto no funciona? No’ es el fm del mundo, pero necesita tener una estrategia al- ter-nativa por si eso ocurre. ldeae relaoíanadae con eventos Otra excelente manera de generar ideas creativas para los sermones infantiles es relacionar la verdad bíblica con los 45
  25. 25. El poder del sermón infantil eventos principales de la vida de los niños. Hay deter- minados momentos del año que son muy importantes para los niños; por ejemplo, el comienzo de clases, los cum- pleaños, la Navidad y el inicio del verano. Busque historias y pasajes bíblicos que puedan ayudar a los niños a atravesar estas experiencias significativas. Mientras escribía este libro estábamos en medio de una época de muchos huracanes en Florida. Nuestro estado fue alcanzado por cuatro diferentes huracanes en el transcurso de dos meses. En nuestra ciudad se suspendieron las clases, los eventos deportivos se cancelaron, y las casas se quedaron sin energía eléctrica. Nuestra iglesia suspendió sus cultos un domingo porque ese día iba a lldlgar uu huracán. Al do- mingo siguiente, cuando volvimos a ir al templo, sentí que debía hablar con los niños acerca de sus experiencias con los huracanes. Para el momento del sermón infantil traje mis pertrechos para el caso de huracmes, y les hablé de cómo la Biblia nos puede ayudar a prepararnos para el mal tiempo. Reparti’ los “Versículos bíblicos de preparación para los huracanes”, para que los niños los colocaran en la caja de los pertrechos para el caso de huracanes en sus casas. Este es un ejemplo de cómo relacionar las experiencias de los niños con principios bíblicos acerca de la confianza en Dios y la oración cuando uno siente temor. Los sermones infantiles relacionados con eventos tienen el poder de hacer que la Palabra de Dios sea relevante para la vida diaria de los niños. Para muchos de ellos, la Biblia parece anticuada. Fue escrita hace mucho tiempo. Contiene palabras, nombres y lugares que es dificil que los niños comprendan sin la ayuda de los adultos. Probablemente sea el libro más largo que se animará a los niños a leer. Por tanto, cuando podemos conectar la Biblia con eventos actuales de la vida de los niños les estamos enseñando que 46 Preparáudonos para impulsar las grandes ideas la Palabra de Dios los puede ayudar a comprender la vida de hoy en día. ldeae relacionadas con eeríes Una de las mejores maneras de reunir recursos para ideas creativas es desarrollar una serie de sermones infantiles a lo largo de varias semanas. Los niños aprenden más cuando las lecciones son repasadas y reforzadas de semana en semana. El efecto residual de sumar una lección a la siguiente ayuda a los niños a desarrollar un entendimiento comprehensivo de historias y conceptos complejos. Los sermones seriales funcionan particularmente bien al- rededor de las épocas previas a la Navidad y la Pascua, pero se pueden usar en cualquier momento del año siempre que haya alguna planificación anticipada. Estas son algunas ideas para los sermones seriales: I “Te pesqué”: historias bíblicas que tienen que ver con peces de cualquier forma y tamaño. Vístase como un pescador para contar las historias. 0 “Gabriel y Miguel”: dos ángeles de Navidad que ha- cen preparativos en la tierra para el nacimiento de Iesús. ¿Dónde nacerá el niño? ¿Quiénes serán los padres? ¿Quiénes recibirán el anuncio del nacimiento? 0 “Cuenta regresiva para el comienzo de clases”: los temas que los niños enfrentan al regresar a la escuela. Enfrente un asunto por semana: obedecer a la maestra, hacer las tareas, recibir boletines de calificaciones, hacer amigos. 0 “Safari bíblico”: historias bíblicas dinámicas que in- volucren animales. Prepare figuras recortadas de los 47
  26. 26. El poder del sermón infantil diferentes animales; consiga que algunas personas uti- licen disfraces de animales o mascaras de animales que los chicos puedan usar. ¿Qué es lo que las historias de animales nos enseñan acerca de Dios y/ o las personas? Aunque los sermones seriales requieren bastante pre- paración anticipada, aportan una energía y una anticipación del momento del sermón infantil únicas. Despiertan la curiosidad de los niños. Cuando le pregunten: “¿Qué va a hacer la semana próxima”, puede responder: “¡Vas a tener que venir a la iglesia y verlo tú mismol”. Creo que la creatividad es un rasgo que todos here- damos de nuestro Dios Creador. ¡Ñingtina persona ni tipo de personalidad cuenta con el toque exclusivo del mercado de la creatividad. El potencial para la creatividad existe en todos nosotros. Los cinco tipos de sermones infantiles presentados en este capítulo pueden ayudarle a estirar y fortalecer el músculo de su creatividad. Además de estos tipos, le animo a buscar dos o tres personas apasionadas por el ministerio infantil que quieran compartir con usted ideas para los sermones infantiles. Este proceso grupal puede transformar sus buenas ideas en un maravilloso producto final. La creatividad fluye en el ambiente de un grupo. Finalmente, pase todas sus ideas creativas por el filtro de la realidad. El siguiente capítulo le dará la información que necesita para transformar sus ideas creativas en sermones infantiles que funcionen en el mundo real. 48 Capítulo 4 Preparánalonoo para‘ un sermón infantil exítoeo Las lecciones más importantes acerca de los sermones infantiles las aprendí no tanto de mi entrenamiento post- universitario ni en mis primeros años como educadora cris- tiana, sino de observar a mi padre preparar y presentar sus sermones. Como muchos ministros, papá pasa una buena porción de sus horas ministeriales preparando los sermones para los domingos por la mañana. Cuenta con un detallado sistema para desarrollar un programa de sermones para el año, tiempo de investigación y escritura mensual, y pre- paración profunda semanal. Como resultado de este enfoque disciplinado a la preparación de los sermones, presenta sermones reflexivos y apasionados completamente de me- moria una semana tras otra. Aunque los sermones infimtiles requieren mucho menos trabajo que el que lleva desarrollar mensajes para adultos, mi padre me enseñó que la buena preparación es la clave para la presentación de los grandes sermones. 49
  27. 27. El poder del sermón infantil Para preparar un gran sermón infantil hace falta tiempo para desarrollar idea: creativas y técnicas lie comunicación. La noche del sábado es demasiado tarde para soñar con objetos visuales atractivos o para elaborar escenarios para su sermón infantil del día siguiente. Cuanto más tiempo pueda dedicar a orar buscando la guía de Dios, hacer algo de estudio profundo y desarrollar una lluvia de ideas, más probable será que se presente con un sermón infantil crea- tivo. Yo trato de tener un tema en mente por lo menos con dos semanas de anticipación. Lo mantengo en el fondo de mi mente mientras sigo adelante con el resto de mi trabajo. Anoto algunas de las ideas que se me ocurren. Entonces dedico un tiempo específico unagfsemana antes de la pre- sentación para hacer un borrador del bosquejo y comenzar a reunir todo lo necesario. El miércoles o jueves antes de presentar el sermón infantil dominical, escribo un guión detallado. Con los años he descubierto que el hecho de escribir exactamente lo que voy a decir asegura que diga las cosas clara y concisamente. Dado que los sermones in- fantiles son cortos, no puedo darme el lujo de divagar ni de irme por las ramas. La disciplina de escribir un guión me ayuda a lograr que cada palabra sea importante. Finalmente, dedico la tarde del sábado a memorizar el guión y prac- ticarlo en voz alta para poder presentar mi sermón infantil de memoria el domingo de mañana. La cantidad adecuada de tiempo adelantado hace posible que uno pueda obtener la ayuda de otras personas con el sermón infantil. He delegado a personas de la congregación que elaboren los objetos, dibujen figuras, cosan disfraces, aten globos y preparen bolsas de cosas que los chicos llevaran a sus casas. Para delegar tareas y compartir la carga del trabajo inevitable para lograr un sermón infantil creativo, uno tiene que ser respetuoso del tiempo de los demás. Eso quiere decir 50 Preparándonos para un sermón infantil exitoso ir varias semanas adelantado en la agenda, para no estar solicitando ayuda a último momento. Hacer las cosas con tiempo también puede ahorrar dinero. Muchas veces ordeno objetos o solicito que me lleven a casa elementos por catá- logo o a través de Internet. Esperar hasta el último momento para comprar lo necesario muchas veces sale más caro. Tam- bién hay comerciantes locales que donarán alimentos, impresiones, servicios u otros objetos cuando se les comu- nica con tiempo. Las series de mensajes infantiles requieren la mayor planificación anticipada. Una buena regla es imitar la estra- tegia de planificación de los vendedores minoristas. Una vez pasado el cuatro de julio, los comercios inmediatamente presentan las ofertas de vuelta a clases. Luego del primer día de clases, las calabazas decoradas y los disfraces llenan las góndolas comerciales. ¡A principios de octubre las luces, los decorados y los adornos navideños están por todas partes! Utilice este mismo enfoque por temporadas del año en la planificación de sus sermones infantiles. Esto significa que una serie de sermones infantiles navideños debería plani- ficarse al comienzo del otoño. Debería comenzar a hacer acopio de ideas para la Pascua a fines de enero*. Llegado este punto puede que usted piense que estoy exagerando un tanto en cuanto a la preparación de los sermones infantiles. Puede ser que esto suene como un montón de trabajo innecesario y demasiada atención para una parte tan pequeña del culto de alabanza. Creo que si vale la pena presentar los sermones infantiles en el culto comunitario, vale la pena hacerlo bien. El culto dominical es de mucha importancia en la vida de la iglesia. Los niños, ‘La autora se está refiriendo a feriados patrios y estaciones del año correspondientes al hemisferio norte. (Nota de la editora). 51
  28. 28. El poder del sermón infantil los padres, los líderes de la iglesia y los demás adultos están reunidos como una audiencia cautiva para una muestra semanal del ministerio infantil. Es una maravillosa opor- tunidad de comunicar la emoción del mensaje del evangelio con los más pequeños, inspirar a los padres y edificar el apoyo de la congregación para el ministerio dedicado a los niños, todo al mismo tiempo. Le animo a que se remangue, encienda sus instintos creativos y dedique algo de tiempo y energía para dar a luz sermones infantiles que realmente hagan la diferencia en cuanto a la manera en que su iglesia adora como comunidad. Para preparar un gran sermón infantil también tendra’ que estar preparado para las tra-iferuras espontánea: ele los ninos. En el ambiente de la Escuela Dominical puede repasar continuamente las reglas de clase con los niños. Puede colocar alfombritas para que los chicos se sienten durante el tiempo de la historia y así evitar que se sienten unos sobre otros. Puede separar silenciosamente a los niños que están conversando unos con otros o peleando por un juguete. Si todo esto fracasa, puede traer jugo y galletitas, y tener una merienda. En el ambiente del culto, dirigir el comportamiento de los niños es un desafio supremo. En primer lugar, los niños de las edades entre dos y doce años pasarán al frente para el sermón infantil. Este amplio rango de edades engendra diferente tipo de comporta- mientos. Los chicos mayores generalmente están acostum- brados a escuchar a un maestro en el contexto de un grupo. Para los niños menores, un sermón infantil puede ser una experiencia completamente nueva. Seguido, cuando los niños pasan al frente para el sermón infantil, muchas veces sienten que son el centro de la atención. Esto puede resultar en dos extremos de comportamiento. Estar en una multitud hace que algunos niños se sientan tímidos e 52 Preparándonos para un sermón infantil exitoso inmówles. Para otros niños, sin embargo, estar frente a una audiencia es lo máximo. Ponen caras graciosas, hablan en voz alta, imitan sus expresiones o saludan a sus padres. La con- gregación puede empeorar la situación riéndose de las cosas graciosas que los niños dicen o hacen. El comportamiento espontáneo y la energía de los niños son ciertamente parte de la motivación para incluirlos en el culto. Sin embargo, existen algunas cosas que es importante hacer para evitar que el desempeño de los niños y la reacción de la con- gregación opaquen el mensaje del sermón infantil. Recomiendo invitar a los padres a pasar al fiente con sus hijos para el sermón infantil. Los padres pueden sentarse con sus niños o cerca de ellos. Usted va a necesitar algunos adultos esparcidos entre el grupo de niños para ayudar con el‘ control del grupo. Cuando Lm niño esté hablando en voz alta, parándose y saludando o luchando con un amigo, uno de los adultos sentados cerca puede llamarle amablemente la atención y redirigir su comportamiento mientras usted continúa con su mensaje. El domingo de Pascua, un niño de dos años llamado Carter pasó al frente para su primer sermón infantil. Estaba emocionadísimo por estar allí. Se paró y comenzó a saludar con la mano a su mamá que estaba sentada en la con- gregación. Entonces, mientras yo comenzaba mi mensaje, Carter siguió preguntándole a su mamá en voz alta: “¿Dónde está papá? ¿Dónde está papáP”. Gracias a Dios, su papá estaba sentado cerca. Dejé lo que estaba haciendo y ayude’ a Carter a encontrar a su papito. Desde la seguridad del regazo de su padre, Carter participó hermosamente en el sermón infantil con el resto de los niños. Ese es uno de los beneficios de tener a los padres cerca de sus hijos durante este tiempo especial del culto. También pienso que es importante que los niños se 53
  29. 29. El poder del sermón infantil sienten cerca de mi. Si los niños están esparcidos a través de todo el frente del santuario les pido que se acerquen antes de comenzar. Cuanto más cerca esten los niños de la acción, más atención prestarán. Me gusta hacer buen contacto visual con ellos, y hasta estirar la mano y tocar el hombro de un niño que puede parecer distraído. Si un niño interrumpe o tiene mal comportamiento durante el sermón infantil y no hay un adulto cerca para ayudar, trato de no desconcentrarme o desanimarme. Los niños no están en el nivel de aprendizaje en el que pueden controlar su comportamiento. Es normal que de vez en cuando se porten mal. Si un niño habla mientras yo lo estoy haciendo y las indicaciones no Werbaies no están dando resultado, le digo tranquilamente: “Juan, es mi turno de hablar. Necesito que escuches”. Si una niña quiere com- partir una historia personal larga justo en medio del sermón infantil, le digo: “Jennifer, me gustaria mucho escuchar tu historia cuando terminemos. En este momento necesito que mc escuches”. Entonces me asegurará de ponerme al día con Jennifer al final del culto para escuchar cuida- dosamente su historia. En las raras ocasiones en las que un niño persevera en su mal comportamiento de tal manera que el resto de los niños ya no prestan atención, detenga el sermón infantil, con mucha calma pida la asistencia de un padre u otro adulto, espere que retiren al niño del grupo y entonces termine el mensaje. A lo largo de los años he trabajado con algunos niños que se vuelven particularmente activos durante los ser- mones infantiles. Ellos aprenden rápidamente que pueden provocar risa orando en voz demasiado alta, o haciendo preguntas tontas o simplemente haciéndose los graciosos frente a la congregación. Aunque hacer reír a la con- gregación de vez en cuando no hace daño, el sermón infantil 54 Preparándonos para un sermón infantil exitoso no es una función semanal de entretenimiento. A la larga, es una falta de respeto hacia los niños y hacia Dios permitir que esta dinámica pervierta el culto. Si un niño se comporta mal repetidamente durante el sermón infantil, llamo a los padres a su casa para hablar de la situación. La meta no es apagar el espíritu del niño sino dirigir su comportamiento hacia maneras apropiadas para el contexto del culto. Para preparar nn gran sermón infantil hace falta que arteal rea eficiente con m tiempo. Con esto quiero decir que necesita tener un plan de acción que mantenga las cosas en rápido movimiento para que el sermón infantil reciba la atención de los niños. Preparar objetos, seleccionar vo- luntarios y entregar materiales pueden ser pérdidas de tiempo. La planificación cuidadosa puede lograr lo mejor de estas actividades. Muchas veces consigo algunas personas para que me ayuden a sostener objetos o ponerles los disfraces a los niños. Un ayudante puede ir haciendo el trabajo de pre- paración mientras yo estoy instruyendo a los niños acerca de lo que vamos a hacer durante el sermón infantil. Si necesito niños que se ofrezcan para alguna tarea en especial durante el sermón, generalmente los comprometo por adelantado. Si tengo que entregarles algo a los niños para que lo utilicen durante el sermón infantil, generalmente lo hago a medida que van pasando al frente. Y claro, los ayudantes aceleran este proceso. Si hay algo que darles a los niños para que lleven a casa, usted puede usar ayudantes para que entreguen los ma- teriales luego dc la oración, o usted mismo se los puede entregar cuando van saliendo del templo al final del culto. En nuestra iglesia los niños salen del culto luego del sermón infantil para ir a la Escuela Dominical. Para ahorrar tiempo cn el culto, les entrego los materiales para llevar a casa a los 55
  30. 30. El poder del sermón infantil maestros de la Escuela Dominical para que se los den a los niños. Este tipo de simplificación asegura que la mayor parte del tiempo del culto está dedicada a enseñar en lugar de gastarla en preparar objetos o distribuir materiales. Finalmente, prepararse rlgnzfica ertar lírto para lo ines- perado. El culto del domingo por la mañana es como la televisión -en vivo: cualquier cosa puede suceder, y la función debe continuar. Cuando uno piensa en determinadas posi- bilidades por adelantado, puede evitar ser copado por el pánico o congelarse en caso de recibir un impacto directo en medio de la presentación de un sermón infantil. Por ejemplo, ¿qué haría usted si un objeto que cons- tituye la pieza principal de su sellinón infantil no funciona correctamente? Una vez presenté un sermón infantil que implicaba que un niño intentara golpear una pelota con un bate de béisbol con los ojos vendados. Trataba de dejar claro que tienes que tener tus ojos puestos en la pelota para acertarle, así como Pedro necesitó tener los ojos puestos en Jesús cuando caminaba sobre el mar (ver Mateo 1422-33). El problema surgió cuando el niño vendado agitó‘ el bate y golpeó de lleno la pelota. Puede ser que haya sido suerte, o quizás este niño era un jugador de béisbol superdotado, pero arruinó el punto que yo intentaba destacar. ¿Qué haría usted si eso le sucede? ¿Qué haría si un chico se siente indispuesto en medio de su sermón infantil? Puede ser desagradable pensarlo, pero puede suceder. ¿Cuenta con artículos de limpieza cerca? ¿Qué les podría decir a los otros niños? ¿Continuaría con el sermón u oraría por el niño que se siente mal? Un domingo por la mañana me desperte’ con laringitis. No podia hablar más fuerte que un susurro. No había nadie que pudiera tomar mi lugar. Fue el sermón infantil más silencioso que he compartido. ¿Cuenta con un plan 56 Preparándonos para un sermón infantil exitoso alternativo en caso de que se enferme o tenga una emergencia familiar? Es una idea muy buena tener archivado en la iglesia un sermón con un guión completo que no requiera accesorios. En un instante, otra persona del equipo o un voluntario podria leer rápidamente el guión esa mañana y compartir el sermón infantil. ¿Y qué sucede si el niño que se está comportando mal durante el sermón es el suyo? Mi hija está justamente ahora en una etapa en la que se vuelve muy tímida y dependiente cuando estoy dirigiendo el sermón infantil. Gracias a Dios, mi esposo la sostiene en su regazo lo suficientemente ale- jada de la acción para que se sienta segura. Si nene hijos que participan del culto, ¿existen asuntos que debería enfientar mientras dirige el sermón? Corregir a su hijo mientras está enseñando a otros hijos puede ser incómodo. Si su hijo necesita atención especial mientras usted está dirigiendo la adoración, obtenga la ayuda de su esposo o esposa, o la de otro padre. Tal vez la estrategia más importante al lidiar con lo inesperado es mantener un buen sentido del humor, Brant Baker escribió: “La capacidad de reir, con los niños y de uno mismo, será de tremenda ayuda para descomprimir al- gunas de las situaciones más vergonzosas que inevitablemente acnrriran“. Si sus sermones infantiles son interrumpidos por una situación vergonzosa que promueve la risa de todos, ríase con ellos. Los niños aprenderán lecciones muy importantes acerca de la gracia y la humildad, y lo que significa ser parte de la familia de una iglesia por la manera en que usted atraviese esos momentos dificiles. Finalmente, permítaine decirle una palabra acerca de la preparación de su corazón para los sermones infantiles. Por muchos años ha sido parte de mi trabajo compartir los sermones infantiles. Siento una responsabilidad profesional 57
  31. 31. El poder del sermón infantil por mi parte en el culto de los domingos de mañana. Al mismo tiempo, liderar los sermones infantiles es una oportunidad santa. Me siento responsable de enseñarles la Palabra de Dios a los niños de una manera que a Dios le agrade. Mi esperanza es que los niños entiendan a Dios más claramente y le amen más profundamente como resultado de lo que experimentan durante el sermón infantil. Mis momentos favoritos de preparación tienen lugar los domingos de mañana antes del culto mientras nuestro grupo de adoración se reúne para un momento de oración. Cada uno de nosotros juega un papel diferente en el culto de adoración, así que este tiempo de oración nos ayuda a concentrarnos en honrar y exalta-uf juntos a Dios. Le animo a preparar su corazón en oración antes de dirigir a los niños en alabanza. Más allá de todos los objetos coloridos, exóticos disfraces y técnicas creativas, los grandes sermones infantiles son para glorificar a Dios. 58 . ... ... ... ... ... ... ... . . .fissrszsa. rasts. ... Sermonea ínfantílea que uáted puede uaar
  32. 32. Capítulo 5 Sermones infantiles basados en historias Base bíblica: Lucas 17:11-19; Santiago 1:17 Enfoque: Debemos agradecer a Dios por las cosas buenas que hace por nosotros. Preparación: Ninguna Sermón: Esta mañana vamos a utilizar nuestras manos para contar una historia bíblica. Levanten las dos manos y flexionen los dedos para entrenarlos. Ahora estamos listos. Quiero que hagan todo lo que yo hago con las manos. Un día, Jesús iba viajando rumbo a Jerusalén (haga que aos ae m: dealer caminen lentamente). Iba pasando junto a 61
  33. 33. Sermones infantiles que usted puede usar un pequeño pueblo cuando escuchó que algunos hombres le gritaban (lleve su mano al oido, como si estuviera escu- chando). Eran diez hombres. Cuenten conmigo: l, 2, 3, 4, . ..9, 10 (aloe sus dedos a medida que euenta). Estos diez hombres gritaron (lleve sus manos a la boca como una bocina): “Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros. ..”. Lo que pasaba era que estos diez hombres (levante sus diez dedos) padecían de una enfermedad llamada lepra. Es una enfermedad de la piel que produce llagas muy dolo- rosas en todo el cuerpo (pase suavemente una de sus manos por la otra). Estos hombres tenian que vivir fuera del pueblo (aleje sus manos de su cuerpo, como empujando), separados de sus amigos y su far-ilfilia, porque era muy co- mún contagiarse la lepra de alguien que la padecía. Jesús les respondió a los hombres con lepra (lleve sus manosa la boca, como una bocina): “Vayan, busquen al sacer- dote del pueblo y muéstrenle que estan bien”. Los hombres deben haber pensado que lo que Jesús decía era raro, por- que cuando miraron sus manos (mire sus manos) seguían teniendo las llagas dolorosas (pase suavemente una de sus manos por la otra). Pero de todas maneras empezaron a caminar (haga eaminar a sus diez dedos) hacia el pueblo. Mientras iban, ocurrió un milagro. Volvieron a mirar sus ma- nos (mire sus manos) y la lepra había desaparecido. Aquellos hombres casi no podían creer lo que veían (frote sus ojos con sus manos). ¡Estaban sanos! (aplauda). La Biblia dice que sólo uno de los hombres (levante un dedo) regresó a decirle gracias a Jesús. Este hombre cayó al suelo a los pies de Jesús agradeciéndole por lo que había hecho. Jesús le preguntó: “¿No eran diez los hombres que sané? (levante los diez dedos) ¿Dónde están los otros nueve? ” (mueva un pulgar hacia abajo). La Biblia no nos dice por que los otros nueve hombres 62 Sermones infantiles basados en historias no regresaron a agradecerle a Jesús. Tenemos que usar nuestra imaginación. Puede ser que los otros estuvieran tan emocionados que se olvidaron de decir gracias. Tal vez algunos de ellos tenían algunas cosas que querían hacer primero. Estaban demasiado ocupados. No estamos seguros de por qué sólo un hombre dio las gracias. Pero lo que sabemos es que todas las cosas buenas de nuestra vida vienen de Dios. La Biblia (junte sus manos con las palmas haria arriba, simulando un libro abierto) dice: “. ..todo lo bueno y perfecto que se nos da, viene de arriba, de Dios” (Santiago 1:17, VP). Puede ser que nosotros también algunos días nos olvidamos de decirle gracias a Dios. Tal vez estemos demasiado ocupados o demasiado emocionados cuando nos sucede algo bueno como para decir una oración de agradecimiento. Así que vamos a orar ahora mismo con nuestros ojos abiertos. Vamos a usar nuestros dedos para decirle a Dios diez cosas por las que estamos agradecidos: Querido Dios, gracias por. .. (anime a los niños a mencionar sus respuestas. Repita lo que ellos dicen mientras usted cuenta hasta diez con sus dedos. Tenga listas varias respuestas para agregar, para el caso en que sean neeesarias). Tc amamos, Señor. Amén. La voz de la experiencia: Usted no puede obligar a los niños a participar en un sermón infantil, pero puede ani- marlos. Al comenzar puede decir: “Esto va a ser divertido, así que quiero que todos usen sus manos”. Si la parti- cipación empieza a disminuir en medio de la historia puede animarlos diciendo: “ Zsperen, necesitamos intentar de nuevo. No veo que se estén moviendo las manos de todos”. Otros posibles sermones infantiles: A cualquier historia bíblica que involucra números y/ o acción pueden 63
  34. 34. Sermones infantiles que usted puede usar añadírsele movimientos de las manos. ¿Qué tal si comparte la historia de la creación contando los días con sus dedos e inventando un movimiento de la mano para representar los objetos creados cada día? Una Base bíblica: Hechos 9:1-20; 2 Worintios 5:17 Enfoque: Dios nos cambia desde adentro. Preparación: Necesitará hacer tres grandes carteles para este sermón infantil: uno con un gusano al frente y una figura de Saulo (un personaje bíblico con cara de enojo) y su nombre del otro lado; uno con un capullo al frente y una luz brillante con las palabras “Encuentro con Jesús” en la otra cara; y uno con una gran mariposa al frente y la figura de Pablo (un personaje bíblico con un rostro feliz) y su nombre al otro lado. Puede conseguir que alguien le haga estos dibujos o encuentre figiuas y las agrande. Necesitará voluntarios o niños que le ayuden a sostener estos carteles mientras usted presenta el mensaje. Sermón: ¿Sabían ustedes que las mariposas pueden enseñarnos acerca de un personaje de la Biblia? Sí que pueden. Las mariposas nos enseñan acerca de un hombre llamado Pablo. Déjenme mostrarles a qué me refiero. Las mariposas no nacen siendo mariposas. Nacen siendo 64 Sermones infantiles basados en historias gusanos (levante el cartel son el gusano). Los gusanos se arrastran y se mueven por el suelo. Así es como empieza su vida. Entonces los gusanos encuentran un lugar en una hoja o en la rama de un árbol, y allí se pegan y comienzan a construir una protección a su alrededor que se llama capullo (levante el cuadra con el capullo). Cuando llega el mo- mento, el gusano sale del capullo transformado en una hermosa mariposa (levante el cartel con la mariposa). ¿No es un cambio maravilloso? La historia de esta mariposa me recuerda a la de Pablo, que se encuentra en el libro de Hechos. Pablo no siempre fue conocido como Pablo. Cuando nació, su nombre era Saulo (voltea el cartel con ¿[gusano pum revelar lufigum ¡le Saulo). Saulo no creía que Iesús fuera el Hijo de Dios. No seguía a Jesús. En realidad trataba de impedir que la gente siguiera a Jesús. Lo que la Biblia dice es esto: “Saulo perseguía a la iglesia, y entraba de casa en casa para sacar a rastras a hombres y mujeres y mandarlos a la cárce ” (Hechos 8:3, VP). Un día, Saulo iba viajando con sus amigos a un pueblo llamado Damasco para arrestar a los cristianos que vivían allí. Mientras iban caminando, una luz brillante del cielo alumbró repentinamente a Saulo (voltea el cartel del capullo). Él cayó al suelo. La luz era tan brillante que no podía ver nada. Pero podía escuchar. Y lo que escuchó fue increíble. Escuchó que Iesús le decía: “¡Saulo! ¡Saulo! ¿Por que me lastimasP’. Jesús le estaba diciendo a Saulo que al lastimar a las personas que le seguían, estaba lastímando al propio Jesús. De repente, Saulo se dio cuenta de que había estado completamente equivocado acerca de Iesús. Saulo fue transformado en una nueva persona (walter: el ¿Miel con la mariposa). En realidad no cambió por fuera. Los cambios en la vida de Saulo fueron por dentro. Él creyó que Jesús era el Hijo de Dios. Su corazón fue llenado del 65
  35. 35. Sermones infantiles que usted puede usar amor de Dios. Ahora quería decirle a todo el mundo acerca del Hijo de Dios, Iesús. Dios le dio un nuevo nombre a Saulo, para demostrar que ahora era una nueva persona. El nuevo nombre de Saulo fue Pablo. Pablo llegó a escribir: “El que está mudo a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; lo que ahora hay, es nuevo” (2 Corintios 5:1 7, VP). Cuanto más sabemos de Jesús, más lo amamos; cuanto más lo seguimos, más transformados somos desde nuestro interior, de la misma manera que fL1e cambiado Pablo. ¡No nos transformamos en mariposas! Nos transformamos en personas que son cada vez más parecidas a Iesús. Vamos a orar: Querido Dios, dümbianos desde nuestro interior. Haz que seamos personas que te amemos y viva- mos para ti. En el nombre de Iesús, amén. La voz de la experiencia: Asegúrese de que los carteles sean lo suficientemente grandes como para que los vean los niños y la mayoría de la congregación. Si en su santuario usan proyector, proyecte las mismas imágenes mientras está presentando el sermón infantil. Tarea domiciliaria: Existen muchas maneras de extender la enseñanza más allá del tiempo del sermón infantil con el tema de las mariposas. Podría proveer una mariposa re- cortada para llevar a casa y un breve devocional para las familias. Yo visité una iglesia que tenía una muestra de gusanos en el área del edificio dedicada al ministerio in- fantil: Cada semana los niños observaban el progreso de los gusanos. Cuando los gusanos se transformaban en mari- posas, los niños las soltaban al aire libre. 66 Hístoriae Base bíblica: Éxodo 2:1-9; Juan 621-13; Hechos 923-25 Enfoque: Dios utiliza cosas comunes y personas normales para hacer su obra. Preparación: Necesitará muchas canastas: una canasta, una muñeca bebé y una pequeña sábana para la historia de Moisés; una pequeña canasta para el almuerzo del mu— chaeho y doce canastas para las sobras; una canasta grande en la que quepa un niño para la historia de Pablo siendo bajado por el muro de la ciudad. Sermón: Hoy voy a contarles tres historias bíblicas dife- rentes, y las tres tienen que ver con canastas. Quiero que sepan que Dios usa cosas comunes, como las canastas, y personas normales, como ustedes y yo, para hacer su obra. Preparen sus oídos, mentes y corazones, y escuchen estas “Historias bíblicas de canastas”. Nuestra primera historia bíblica se encuentra en el libro de Éxodo. Se trata de un pequeño niño llamado Moisés. Moisés nació en un tiempo muy peligroso. Su familia vivía en un país llamado Egipto. Egipto era gobernado por un faraón, que es algo así como un rey. Faraón no adoraba a Dios. No le gustaban las personas que adoraban a Dios. Los padres de Moisés adoraban a Dios y sabían que Dios tenía planes muy especiales para su pequeño bebé. Ellos sabían que tenían que proteger al bebé Moisés de Faraón. Así que la madre de Moisés construyó una canasta especial que serviría de bote para el bebé Moisés (levante la canasta). Lo puso cuidadosamente allí dentro (coloque la muñeca m la 67

×