Guía docente

219 visualizaciones

Publicado el

guía

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
219
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
58
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Guía docente

  1. 1. AREA DE DESARROLLO INSTITUCIONAL Departamento de Educación / Temporada 2008 MALETA PEDAGÓGICA Guía para el docente Con la finalización de las obras en las alas laterales proyectada para octubre del 2008 el Solís se completa como Centro Cultural. Por ello vale la pena revisar el largo proceso transitado para brindar a Montevideo de un “coliseo digno” (como se lo denominó en 1856) donde disfrutar de las artes escénicas, porque si bien hoy llegar a la Ciudad Vieja y ver el Teatro Solís es algo habitual, su historia es larga y compleja. A partir de 1830, la Jura de la Constitución marca en Uruguay el inicio del proceso de consolidación como país independiente. En esos años, los intereses de la población montevideana pasaban por la educación, el crecimiento de la ciudad y generar espacios de encuentro y recreación. Las tres construcciones más importantes de Montevideo eran el Cabildo (arquitectura civil), la iglesia Matriz (arquitectura religiosa) y la Ciudadela (arquitectura militar), esta última demolida en 1836, al igual que parte de los muros de la primitiva ciudad colonial.
  2. 2. Pero ser un país independiente no quería decir vivir en paz, ya que durante muchos años las guerras civiles fueron la forma usual para resolver los conflictos: Rivera se alzó contra Oribe (1837-1838), luego contra Rosas, y entre 1839 y 1852 tuvo lugar un largo período de lucha conocido como la Guerra Grande. Era lógico entonces que los intereses generales fueran la preparación de las milicias, la atención a los heridos o el aprovisionamiento; igualmente los habitantes de Montevideo necesitaban momentos de alegría y esparcimiento, que lograban asistiendo a presentaciones de espectáculos de música y teatro. La Casa de Comedias fue la única sala teatral permanente que tuvo la ciudad hasta 1856. Era un galpón con techo de tejuelas a dos aguas que no tenía butacas, por lo cual cada espectador debía llevar su silla. Su programación incluyó comedias, dramas y espectáculos de lírica; durante la guerra, grupos de aficionados, integrantes de la Guardia Nacional (española) o de las Legiones Extranjeras (francesa o italiana) eran quienes representaban en improvisados escenarios circenses, dramas españoles o números musicales de arias italianas.
  3. 3. Recuerdan los memorialistas que una noche de 1840, durante el intervalo de una función en la Casa de Comedias, ocurrió una charla entre Juan Miguel Martínez y Antonio Rius en la cual decidieron promover entre sus conocidos, la idea de crear una sociedad de accionistas para construir un nuevo teatro mas digno de la ciudad y sus habitantes. La propuesta fue tan bien recibida en la co munidad, que se logró reunir un capital de 150.000 patacones en acciones para cumplir con el objetivo.
  4. 4. La comisión responsable de la obra confió la realización del proyecto al arquitecto Carlos Zucchi. El mismo era impresionante, pero fue rechazado argumentando que se debía al alto costo de realización aunque, en un tiempo de guerras civiles, no se descartan también los motivos políticos. Se realizó así un nuevo llamado y finalmente las obras comenzaron el 7 de setiembre de 1841 bajo la dirección del arquitecto español Francisco Garmendia. En tanto, la Guerra Grande continuaba. A principios de 1843 el ejército del general Manuel Oribe sitió Montevideo y la construcción del teatro se detuvo justo cuando se habían terminado los cimientos y las alcantarillas y los muros medían dos varas de altura. Durante este período, los materiales y el dinero de la obra fueron celosamente custodiados por el propio Juan Miguel Martínez. Al finalizar la Guerra los cambios producidos alteraron los usos y costumbres de los habitantes y el diseño de la ciudad: se expandió la planta urbana y caminando por las calles se percibían nuevos acentos, dialectos, olores y sabores llegados a nuestras tierras junto a una gran cantidad de inmigrantes. Con ellos arribó también una larga tradición por las artes
  5. 5. escénicas. Los deseos de construir un teatro también continuaban intactos. El 20 de enero de 1852 se retomaron las obras del cañón central – es decir, sala, escenario, vestíbulo, camarines y depósito -; la construcción de las alas laterales demoró 18 años más. Finalmente, un lunes frío y despejado, coincidiendo con la celebración de la Declaratoria de la Independencia, el 25 de agosto de 1856 se inauguró el anhelado teatro. Luego de largas discusiones decidieron llamarlo Teatro de Solís, en homenaje al intrépido navegante que descubrió el Río de la Plata. A los años se eliminó el “de” y quedó Teatro Solís.
  6. 6. Aquella noche, la plazoleta iluminada y embanderada para la ocasión albergó una multitud desde temprano. Para que la espera fuese más placentera, la Comisión organizó un concierto de la banda del regimiento de artillería, lanzó globos de papel y convidó a los presentes con leche recién ordeñada en el tambo lindero al teatro. El espectáculo de la función inaugural fue la ópera “Ernani” del compositor italiano Giuseppe Verdi. Entre los asistentes se encontraban el presidente de la República Don Gabriel Antonio Pereira, ministros, miembros del cuerpo diplomático, visitantes que cruzaron desde la ciudad de Buenos Aires e integrantes de la sociedad de la época. La fiesta culminó con fuegos artificiales y a partir de aquella noche inaugural, la farola que se encuentra en el tímpano del frontón del edificio, se enciende para anunciar a la población que en el Teatro Solís hay función. Del teatro privado al teatro público: Durante varios años el Teatro Solís funcionó como una empresa privada teniendo como objetivo principal conseguir fondos para completar la construcción del edificio. Con este fin, arrendaban la sala a las compañías extranjeras que solían visitar con frecuencia nuestras tierras. Pero los avances de la tecnología provocaron cambios en los gustos del público; fue notorio el crecimiento de salas de cines en los barrios y de escuchas aficionados al radioteatro, que alternaron su tiempo libre con los espectáculos teatrales. La pérdida de rentabilidad llevó a que finalmente, el 24 de junio de 1937, durante la dictadura de Gabriel Terra, los accionistas del Teatro Solís resolvieran venderlo. Lo compró el Municipio de Montevideo en $600.000, comenzando entonces una nueva etapa de su historia. Luego de varias reformas, su reapertura - ahora como teatro público - se produjo nuevamente un 25 de agosto, pero esta vez de 1946. Esta adquisición trajo implícito el compromiso de los poderes públicos en la gestión y producción cultural. Se creó la Comisión de Teatros Municipales
  7. 7. que fundó la Comedia Nacional (1947), la Escuela Municipal de Arte Dramático - EMAD (1949), el Museo y Biblioteca del teatro y los Coros Municipales; también se reorganizó la Escuela Nacional de Música y se creó la Orquesta Sinfónica Municipal, hoy llamada Orquesta Filarmónica de Montevideo. En el año 1996 y a pedido de la comuna, la Universidad de la República realizó estudios sobre las condiciones técnicas y edilicias del teatro. El informe manifestaba la precariedad de las instalaciones, hecho que determinó el cierre en 1998 para someterlo a la más profunda intervención de su historia. La obra demandó seis años de trabajos de restauración y reforma con mano de obra de cientos de profesionales, técnicos y obreros. El resultado fue un Teatro Solís renovado, acorde a las necesidades de este tiempo. Otra vez un 25 de agosto pero del 2004, reabrió la sala con una “Gala Lírica” interpretada por la Orquesta Filarmónica de Montevideo dirigida por el
  8. 8. Mtro. Federico García Vigil y la participación de consagrados cantantes nacionales y extranjeros. El escenario es el lugar donde se realizaron los mayores cambios. La superficie se amplió un 80% y el volumen un 100%. Se instaló maquinaria escénica de última generación que permite representar espectáculos que requieran un gran despliegue de luz, sonido y movimientos escénicos. Hoy tenemos un Teatro más confortable, más cómodo y seguro. En el subsuelo del vestíbulo se instalaron la Sala de Exposiciones, la Sala de Proyecciones y la Tienda de Regalería. Pero las reformas no fueron sólo en sus paredes. Recogiendo las mejores tradiciones y proponiendo innovaciones técnicas y un nuevo modelo de gestión - eficaz y eficiente -, el Teatro Solís busca alcanzar
  9. 9. excelencia en la calidad artística y accesibilidad de toda la población a sus propuestas. Por ello, además de los espectáculos en la sala principal, el público accede ahora a visitas guiadas, puede disfrutar de videos de danza, música, teatro y ópera, así como ciclos de charlas, talleres y conferencias sobre diversos aspectos de las artes escénicas. A lo largo de éstos 150 años de historia, pasaron por su escenario artistas nacionales y extranjeros de gran renombre en las diferentes ramas de las artes escénicas: el tenor Enrico Caruso, las actrices Sara Bernhardt, Lola Membrives o Margarita Xirgu, así como Luis Jouvet, Jean Vilar y Vittorio Gasman. También los músicos Arthur Rubinstein, Andrés Segovia y Paco de Lucía; los cantantes Carlos Gardel, Joan Manuel Serrat o Caetano Veloso y los bailarines Anna Pavlova, Isadora Duncan, Vladimir Vassiliev, Alicia Alonso y Sara Nieto, entre otros tantos.
  10. 10. Muy recordadas son también las presentaciones de artistas nacionales. Desde su creación, fue recinto natural de las actuaciones de la Comedia Nacional; algunos integrantes del elenco han sido Alberto Candeau, China Zorrilla, Enrique Guarnero, Juan Jones, Estela Medina, Maruja Santullo, entre otros. De la música mencionamos tan sólo a Los Shakers, Totem, Jaime Roos, Fernando Cabrera, Ruben Rada y Eduardo Darnauchans, pero la lista es innumerable. Desde su reapertura en el 2004, recibió “Las 1001 noches” de la Comedia Nacional, el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, el Ballet Nacional de Chile, el Grupo Corpo, el Ballet Stagium de San Pablo, la Compañía Cisne Negro; también los músicos Hermeto Pascoal, Paulinho Mosca y Toquinho desde Brasil , Fito Paéz, Adriana Varela y Susana Rinaldi desde Argentina. En el rubro orquestas, han pasado la Sinfónica de San Pablo, el Maestro Zubin Metha con la Filarmónica de Israel, el Maestro Daniel Bareimboim, y la Orquesta de San Petersburgo. A nivel nacional varias generaciones de artistas ya han circulado por aquí: Jorge Drexler, Daniel Viglietti y Mario Benedetti, Bajofondo Tango Club, Pepe Guerra, el dúo Larbanois – Carrero, El Sabalero y también “Murga Madre” como exponente del carnaval.
  11. 11. Junto a las clásicas temporadas de teatro de la Comedia Nacional y los conciertos de la Orquesta Filarmónica de Montevideo, volvieron a la ciudad las temporadas de danza y de ópera. Hasta el momento se han presentado “La Bohéme" y “Tosca” de Giacomo Puccini, “La Traviata” y “Rigoletto” de Giuseppe Verdi y “Carmen” de Bizet. Este año están programadas “Il Trovatore” de G. Verdi y Madame Butterfly de G. Puccini.
  12. 12. Una rápida mirada a este más de un siglo y medio de historia, deja como saldo la relevancia que tuvo el Teatro Solís en la conformación artística de los ciudadanos, en la difusión y conformación del gusto por el disfrute de las artes. Su propia historia estrechamente ligada a los avatares de la República: sus tiempos de paz, de guerras, de fracasos y de triunfos. Hoy, no es posible pensar la prosperidad y el desarrollo cultural del país sin un generador de desarrollo social como el Solís, que pone en escena espectáculos de todo el mundo, que promueve la profesionalización de los artistas y el desarrollo de las artes escénicas nacionales, impulsando la búsqueda de la excelencia artística y el compromiso social con la comunidad. Este desafío se acrecienta a partir de la finalización de las obras de las alas laterales en octubre del 2008. La responsabilidad del nuevo Centro Cultural contará con 6000 metros cuadrados mas para programar actividades: la sala Zavala Muniz renovada, una sala de conferencias, otra de exposiciones y eventos, además de un centro de Investigación, Documentación y Difusión de las Artes Escénicas (CIDDAE) abierto al público También los elencos residentes - Comedia Nacional y Orquesta Filarmónica - tendrán salas de ensayo y oficinas allí así como espacio para un nuevo restorán. Para la realización de estos trabajos se demolió prácticamente todo el interior de las viejas alas y se conservaron las fachadas. La nueva Zavala Muniz de 286 metros cuadrados recibirá 300 espectadores adoptando diferentes configuraciones espaciales: circular, bi-frontal y frontal permitiendo montar diferentes tipos de espectáculos. El nuevo Centro Cultural Teatro Solís es hoy un edificio histórico patrimonial, considerado el mayor referente de las artes escénicas del país y te espera, como siempre, de puertas abiertas. Acorde a los tiempos actuales, también es posible acceder a más información en la página web www.teatrosolis.org.uy. Allí, además de la programación y encontrar información histórica ampliada, es posible realizar una Visita Virtual al edificio y conocer documentación, registros fotográficos y fílmicos de 150 años de historia, en el CIDDAE virtual.

×