Espacio complementario
Al principio, el bautismo se administró
frecuentemente con el agua corriente de
las fuentes, de los ríos o del mar. Más ta...
La Didajé, dice:
“En cuanto al bautismo, bautizad de
esta manera: Después que hayáis dicho todo lo
que precede, bautizad e...
Este texto demuestra que la forma más normal
era al principio la inmersión. Se comprende así
que desde el siglo IV se cons...
En cuanto a la forma, las estructuras eran muy
diversas; y ni siquiera es posible
caracterizarlas por épocas. En los bauti...
Las rotondas, generalizadas a partir de la
segunda mitad del siglo IV, eran especialmente
aptas para el rito de inmersión:...
A partir del siglo VI, en Occidente empezó a
generalizarse la infusión, mientras en Oriente
se mantenía la costumbre antig...
Más recientemente se
generalizó la costumbre
de situar la pila bautismal
en la parte baja de la
iglesia, a la izquierda de...
Podríamos distinguir tres métodos generales
de concebir la administración del bautismo en
su relación con la arquitectura ...
 Edificar bautisterios separados, volviendo a
la práctica de la era patrística en países
como Italia y Francia
 Combinar el bautisterio con el lugar de culto,
adhiriéndolo a éste. El bautisterio puede
considerarse como un lugar no s...
 Integrar totalmente el espacio destinado al
bautismo en el área de la Iglesia
La costumbre de los
últimos tiempos es
que el bautisterio o
pila se coloque al
fondo de la iglesia,
del lado del evangelio...
Algún autor señala el peligro de que, al situar
el altar en la cabecera de la nave y el
bautisterio a sus pies, se sugiera...
Otros recalcan la vinculación del bautismo con
la Eucaristía. Como escribe Santo Tomás, “por
el bautismo el hombre se orde...
Fundándose en esta objetiva vinculación, en
algunas construcciones modernas se ha
preferido poner la pila bautismal junto ...
Se sitúa a la cabecera de la nave y cerca del
altar mayor, el bautisterio debiera distinguirse
de él por su distinto nivel...
En algunos templos
modernos se ha
emplazado el bautisterio
en el eje principal del
espacio, junto a la
puerta principal, d...
Los liturgistas actuales
se inclinan cada vez
más resueltamente a
situar el bautisterio en
la cercanía del altar.
Afirman ...
En la actual disciplina, el
emplazamiento del
bautisterio junto al altar
parece recomendable
sobre todo por razones de
ord...
En la antigüedad y a lo largo de la Edad Media,
la pila bautismal fue considerada como una
obra plástica monumental. En el...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El bautisterio

1.139 visualizaciones

Publicado el

El bautisterio. Describe la historia de los orígenes y de la evolución del bautisterio de acuerdo a las concepciones teológicas de cada época.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.139
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
38
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El bautisterio

  1. 1. Espacio complementario
  2. 2. Al principio, el bautismo se administró frecuentemente con el agua corriente de las fuentes, de los ríos o del mar. Más tarde se ha supuesto que, en las domus-ecclesiae donde se congregaban los cristianos, habría un baño que serviría para el rito bautismal. Aún en las catacumbas han quedado restos evidentes del bautisterio.
  3. 3. La Didajé, dice: “En cuanto al bautismo, bautizad de esta manera: Después que hayáis dicho todo lo que precede, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo con agua viva. Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua… si no dispones ni de la una ni de la otra, derrama sobre la cabeza tres veces el agua en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”
  4. 4. Este texto demuestra que la forma más normal era al principio la inmersión. Se comprende así que desde el siglo IV se construyeran estructuras especiales, al principio muy en conexión con el aula litúrgica, y luego, al menos en Occidente, aisladas de ellas, mas no totalmente independientes.
  5. 5. En cuanto a la forma, las estructuras eran muy diversas; y ni siquiera es posible caracterizarlas por épocas. En los bautisterios autónomos se observan plantas rectangulares, cuadradas, hexagonales, pero, sobre todo, rotondas, octogonales y circulares.
  6. 6. Las rotondas, generalizadas a partir de la segunda mitad del siglo IV, eran especialmente aptas para el rito de inmersión: los bautizados bajaban por una estrecha escalera de tres o más gradas y ascendían por otras tres gradas del lado opuesto.
  7. 7. A partir del siglo VI, en Occidente empezó a generalizarse la infusión, mientras en Oriente se mantenía la costumbre antigua. Cuando en el siglo VIII se generalizó el bautismo de infantes, se fue renunciando a una instalación que había perdido utilidad: los grandes bautisterios con piscina fueron remplazados por grandes pilas, puestas sobre un basamento en un anexo o capilla de la iglesia.
  8. 8. Más recientemente se generalizó la costumbre de situar la pila bautismal en la parte baja de la iglesia, a la izquierda del ingreso, es decir, del lado del evangelio. Esta situación está incluso exigida por el ceremonial del bautismo. Actualmente, el Derecho canónico, es muy poco explícito en cuanto al bautisterio.
  9. 9. Podríamos distinguir tres métodos generales de concebir la administración del bautismo en su relación con la arquitectura de Iglesia:
  10. 10.  Edificar bautisterios separados, volviendo a la práctica de la era patrística en países como Italia y Francia
  11. 11.  Combinar el bautisterio con el lugar de culto, adhiriéndolo a éste. El bautisterio puede considerarse como un lugar no separado, pero sí distinto del aula litúrgica, con su estructura propia, discernible en la arquitectura exterior.
  12. 12.  Integrar totalmente el espacio destinado al bautismo en el área de la Iglesia
  13. 13. La costumbre de los últimos tiempos es que el bautisterio o pila se coloque al fondo de la iglesia, del lado del evangelio y cerca de la puerta.
  14. 14. Algún autor señala el peligro de que, al situar el altar en la cabecera de la nave y el bautisterio a sus pies, se sugiera inconscientemente la idea de que el bautisterio es un lugar insignificante y de poca categoría, y prefiere situarlo en la parte alta de la iglesia, p. ej., en la cabecera de una de las naves laterales.
  15. 15. Otros recalcan la vinculación del bautismo con la Eucaristía. Como escribe Santo Tomás, “por el bautismo el hombre se ordena a la Eucaristía…”. De hecho vemos que a los antiguos bautisterios se les proveyó pronto de un altar, de manera que, inmediatamente recibido el bautismo, los nuevos cristianos participaran en el banquete eucarístico.
  16. 16. Fundándose en esta objetiva vinculación, en algunas construcciones modernas se ha preferido poner la pila bautismal junto al presbiterio, posición que tiene también sus ventajas desde el punto de vista pastoral
  17. 17. Se sitúa a la cabecera de la nave y cerca del altar mayor, el bautisterio debiera distinguirse de él por su distinto nivel; al altar le conviene una posición elevada; al bautisterio, una depresión del pavimento, que sugiera que hemos sido “sepultados con Cristo por el bautismo en su muerte”, para resucitar con Él a una nueva vida.
  18. 18. En algunos templos modernos se ha emplazado el bautisterio en el eje principal del espacio, junto a la puerta principal, de manera que todo el que entra tenga que pasar junto a él. Así se logra que, a lo largo de la vida, el cristiano recuerde con frecuencia el sacramento.
  19. 19. Los liturgistas actuales se inclinan cada vez más resueltamente a situar el bautisterio en la cercanía del altar. Afirman que los niños nacidos de padres cristianos pertenecen en cierta medida a la Iglesia. Han sido concebidos por una madre que el sacramento del matrimonio santificó no sólo para ella misma, sino para toda vida que de ella naciera.
  20. 20. En la actual disciplina, el emplazamiento del bautisterio junto al altar parece recomendable sobre todo por razones de orden pastoral. Es conveniente que los fieles sean frecuentemente testigos de este sacramento y que con ese fin se busquen un lugar de máxima visibilidad.
  21. 21. En la antigüedad y a lo largo de la Edad Media, la pila bautismal fue considerada como una obra plástica monumental. En el románico se le dio una forma masiva y roqueña, una piedra que fuera símbolo de Cristo mismo. en el gótico se prefirió una forma de copa. Más tarde fue descuidada por el arte cristiano. Hoy, la pila bautismal vuelve a cobrar su verdadera dignidad. Este “vas sacrum” guarda el agua que nos hace hijos de Dios.

×