Compartimos unos consejos para lidiar con los hijos respondones, que tengan una linda tarde.
Queremos compartir con ustede...
trabajo”, esa oportunidad única para crear cercanía habrá desaparecido.
Por eso, es decisivo hacerles saber que cuentan si...
Estas se manifiestan de un estado interior, por tanto, la manera como las enfrentemos afectará
notablemente su reincidenci...
- Consecuencias (castigos) imprevistas. Son las reglas o actitudes que se aplican sin previo
aviso. Son consecuencias desa...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

la adolescencia

118 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
118
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
17
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

la adolescencia

  1. 1. Compartimos unos consejos para lidiar con los hijos respondones, que tengan una linda tarde. Queremos compartir con ustedes un extenso pero muy interesante artículo: Cuando tenemos en casa a un adolescente “RESPONDÓN”. Tómense un tiempo para leerlo, les aseguramos que será muy ilustrativo: Nada es más agotador y estresante que tener en casa un adolescente “respondón”. Ahora bien, como primer paso aclararemos a qué nos referimos con ser “respondón”. Por lo general, es un joven que ha aprendido que puede hacer lo que quiere sin preocuparse por las consecuencias de sus actos porque piensa que el placer “de hacer lo que le place” es superior. Este/a joven ha logrado encontrar cuáles son los puntos débiles de sus padres, sabe cómo sacarlos de sus casillas y de esta manera terminar manipulando a los padres y madres para conseguir aquellos que ellos y ellas desean. Tipos de conductas que hacen que los padres y madres pierden el control (Conducta respondona) Verbal Consiste en decir palabras o frases que humillan, descalifican o desvalorizan a otras personas. El contenido del mensaje que se transmite, por lo general está cargado de resentimiento de tal forma que hace sentir mal a otras personas. Los apodos, insultos, mentiras o palabrotas junto con las bromas pesadas, son un ejemplo común de este tipo de coductas que desesperadamente busca llamar la atención. Física Consiste en manifestar a través de la fuerza física su descontento, desacuerdo o intención de imponer sus deseos. Gestual Esta consiste en manifestar con gestos desagradables e irrespetuosos rechazo hacia lo que otra persona dice, hace o siente, para imponerse su voluntad. El dar la espalda, mirar por encima del hombro, sacar la lengua, hacer gestos con los dedos o el no contestar y mirar en forma desafiante pueden ser manifestaciones de conductas agresivas que se pueden detectar. El Rol del Padre y la Madre: Muchos padres se la pasan gritando, humillando y presionando al adolescente, lo que trae por consecuencia que su palabra, su voz y su ley terminen siendo desvalorizados a los oídos del joven, y es en ese momento en el que la o el joven decide que ya no le importa lo que sus progenitores piensan. Por esto es que los padres deben tener en cuenta que la Autoridad no debe usarse como sinónimo de manipulación, sino como un proceso a través del cual se enseña a los seres humanos a respetar, a entender las consecuencias de sus actos y, por supuesto, a adaptarse a un mundo que necesita reglas para una coexistencia sana y ordenada. Tener autoridad ante los hijos se trata, en primer lugar, de crear el ambiente propicio y buscar el momento adecuado. No es fácil estipular un momento al día para hablar con los hijos e hijas, porque quizá ellas y ellos quieran dialogar algo complejo en el momento menos oportuno. En estos casos se debería dejar todo y atenderle, porque, aunque en ese preciso instante haya cosas muy urgente por un momento aquellos que se está haciendo y de esta manera hacerles saber que no hay nada más importante para nosotros que su bienestar. Si se deja pasar la ocasión, porque “se está ocupado/a” o para que “después lo cuente, porque se tiene mucho
  2. 2. trabajo”, esa oportunidad única para crear cercanía habrá desaparecido. Por eso, es decisivo hacerles saber que cuentan siempre con sus padres, que se está ahí cuando lo necesitan, y que lo estemos realmente. ¿Qué hacer? 1.Estar dispuesto a crecer como padres y madres Los adultos a cargo de adolescentes deben desarrollar cualidades personales como la capacidad de diálogo y de negociación asertiva. 2. La serenidad la tenemos que poner los adultos Los hijos probablemente tendrán salidas de tono, levantarán la voz o discutirán apasionadamente. Pretender una conversación afable con un hijo o una hija adolescente es no entender su registro. Ante una mala contestación, acompañada del consabido portazo; al observar por enésima vez que su ropa en la habitación esté amontonada sin orden alguno; es posible que nos dejemos llevar por los nervios y les intentemos corregir a gritos. Con nuestros gritos, los adolescentes podrían interpretar que todavía les tratamos como si fueran niños, que no los consideramos como los adultos que pretenden ser, aumentan las emociones encontradas y el malestar general y, no nos engañemos, la corrección deviene inútilmente y les hacemos pensar a ellos y ellas que tienen el control. Por el contrario, si ante estas dificultades reaccionamos con calma, mostrándonos cordiales y amables, pero firmes así como adecuadamente molestos, les estamos ofreciendo la afectividad madura y los límites que necesitan. Al mismo tiempo, les damos un buen ejemplo de serenidad, como aquella virtud imprescindible para el amor, que nos hace mantener un estado de ánimo apacible y sosegado aún en las circunstancias más adversas, encontrando soluciones a través de una reflexión detenida y cuidadosa, sin engrandecer o minimizar los problemas. 3. No olvidar que son seres humanos Uno de los errores más frecuentes que cometemos al enfrentar a un hijo/a imponente es olvidar que son seres humanos, personas reales con debilidades, virtudes, sentimientos y limitaciones personales y que como tales debemos enfrentar el reto de educarlos. Es, entonces, un buen comienzo el reconocer su “malacrianza” como un comportamiento que merece ser revisado al ser parte de la conducta humana, nunca para tomar medidas punitivas, sino buscar el crecimiento del muchacho o la muchacha. 4. Es importante aprender a reconocer los mensajes no verbales Es importante aprender a reconocer los mensajes no verbales que respaldan el comportamiento “respondón” de nuestros hijos e hijas, cada una de sus acciones tiene una razón de ser, y el aprender a interpretar nos puede ayudar a comprender determinadas acciones que a simple vista desconcertarán al más devoto de los progenitores, pero que en el fondo lleva un mensaje de búsqueda, de ayuda y de atención. 5. Reconocer las CONDUCTAS AGRESIVAS
  3. 3. Estas se manifiestan de un estado interior, por tanto, la manera como las enfrentemos afectará notablemente su reincidencia o la suspensión de las mismas. 6. Asumir el control por las propias emociones Mantenerse tranquilo quizás sea uno de las conductas más difíciles de aprender, nuestro ejemplo juega un papel relevante al enseñarle al joven que a pesar de que es más fácil perder el control, tomar decisiones en momentos de ira nos pueden llevar a lastimar al otro irremediablemente. 7. Reflexionar Detenerse a pensar antes de decir o hacer algo, ante la respuesta “malcriada” de nuestro hijo/a. 8. Los Padres debemos procurar acuerdos Hay que saber ceder en lo superficial, para “ganar” en lo esencial. Cuando se llega a un acuerdo se produce un compromiso y el compromiso une. 9. Optimismo “Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable”. Probablemente como consecuencia de su actitud de rebeldía, hemos de admitir que muchas veces con nuestros hijos/as adolescentes observamos la actitud exactamente opuesta, es decir, tendemos a ver y juzgar sus cosas y gustos, en su aspecto más desfavorable. Toda persona, y en la etapa de la adolescencia con mucha más razón, necesitan del reconocimiento de los demás para sentirse valorada, y en definitiva, para sentirse querida. ¿Cuántas veces nos sorprendemos destacando a nuestros hijos las cosas que hacen mal? Si bien, no debemos olvidarnos de las cosas que deben mejorar. No obstante, también es imprescindible destacar sus éxitos, sus logros, valorar con elogios oportunos las cosas que hacen bien, que seguro que son muchas. 10. No al GRITO El grito no debe ser un instrumento de comunicación en ninguno de los miembros de la familia. Los padres pueden ser firmes sin gritar, lo hijos puede solicitar, o expresar desacuerdo, sin gritar. El grito debe tomarse como una falta de respeto. 11. Enseñe a sus hijos e hijas a ser responsables Tanto por lo que sienten como por lo que hacen, una de los medios para cumplir con este punto, es el definir consecuencias para cuando “respondan” irrespetuosamente. Tome en cuenta lo siguiente: - Consecuencias (castigos) previstas. Es cuando el joven ha sido advertido de lo que le sucederá si hace una determinada acción. Son las consecuencias desagradables que aguardan como respuesta a una conducta inaceptable.
  4. 4. - Consecuencias (castigos) imprevistas. Son las reglas o actitudes que se aplican sin previo aviso. Son consecuencias desagradables que se otorgan ante conductas indeseables que ha cometido tu hijo. Este tipo de consecuencia trata de evitar que se repita la conducta. - Consecuencias (castigos) con oportunidades. Se ofrece una consecuencia ante determinada conducta, pero se concede la oportunidad de rectificar en dos ocasiones antes de recibirlo. - La consecuencia debe ser proporcionado a la conducta nunca humillar ni maltratar al joven. Por Alexandra Gómez Psicóloga Fuente: Website de Enfoque a la Familia

×