HUELLAS EN LA ARENA
Una noche tuve un sueño: Caminaba por la playa con el Señor y, en el telón del cielo, se proyectaban escenas de mi vida.
En todas las escenas destacaban  dos pares de pisadas en la arena:  unas eran las mías  y las otras del Señor .
Con gran asombro, descubrí que, muchas veces,  sólo se veía un par de pisadas.
Eso sucedía en los momentos  más difíciles de mi vida.  Me volví, muy inquieto,  y pregunté al Señor:
,   Señor, Tú me dijiste, cuando decidí seguirte, que me acompañarías a lo largo del camino, pero he observado que, en los...
¿ Por qué, Señor, me abandonaste cuando más te necesitaba?.
Entonces, Él, clavando en mí su mirada infinita, me contestó:
"Mi querido hijo, jamás te abandoné.  Cuando sólo viste  en la arena  un par de pisadas,... eran las mías.  ¡¡Te llev...
Sobran los comentarios. Tengo una reflexión  pendiente. ¿Sueño  o  realidad?  Sobran comentarios. Tengo una reflexión  pen...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Huellas en la arena

1.157 visualizaciones

Publicado el

Si eres creyente, ya sabes que esto es una realidad.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.157
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Huellas en la arena

  1. 1. HUELLAS EN LA ARENA
  2. 2. Una noche tuve un sueño: Caminaba por la playa con el Señor y, en el telón del cielo, se proyectaban escenas de mi vida.
  3. 3. En todas las escenas destacaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor .
  4. 4. Con gran asombro, descubrí que, muchas veces, sólo se veía un par de pisadas.
  5. 5. Eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Me volví, muy inquieto, y pregunté al Señor:
  6. 6. , Señor, Tú me dijiste, cuando decidí seguirte, que me acompañarías a lo largo del camino, pero he observado que, en los peores momentos de mi vida, sólo había en la arena un par de pisadas. ¡No comprendo !
  7. 7. ¿ Por qué, Señor, me abandonaste cuando más te necesitaba?.
  8. 8. Entonces, Él, clavando en mí su mirada infinita, me contestó:
  9. 9. "Mi querido hijo, jamás te abandoné. Cuando sólo viste en la arena un par de pisadas,... eran las mías. ¡¡Te llevaba en brazos!!.
  10. 10. Sobran los comentarios. Tengo una reflexión pendiente. ¿Sueño o realidad? Sobran comentarios. Tengo una reflexión pendiente.

×