www.EscuelaSabatica.es 
El sábado enseñaré... 
Texto clave: Hebreos 12:2. 
Enseña a tu clase a: 
 Saber: 1) que Jesús per...
www.EscuelaSabatica.es 
1: ¡Motiva! 
Solo para los maestros: Algunas personas se sienten incómodas cuando se habla de perf...
www.EscuelaSabatica.es 
Comentario de la Biblia 
I. Una gran nube de testigos (Repasa, con tu clase, Heb. 11.) 
Abel, aunq...
www.EscuelaSabatica.es 
Solo para los maestros: Esta lección indica un claro sendero de fe: manteniendo los ojos fijos en ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática cuarto trimestre 2014

485 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática cuarto trimestre 2014
www.escuelasabatica.es

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
485
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
174
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática cuarto trimestre 2014

  1. 1. www.EscuelaSabatica.es El sábado enseñaré... Texto clave: Hebreos 12:2. Enseña a tu clase a:  Saber: 1) que Jesús perfecciona nuestra fe; o 2) reconocer que las pruebas fortalecen la fe; y o 3) comprender que la verdadera sabiduría está más estrechamente relacionada con el modo en que se vive que con lo que se sabe.  Sentir el gozo de confiar en Dios, recibir su sabiduría y crecer en madurez espiritual.  Hacer la decisión de mirar a Jesús, concentrándose en las realidades eternas. Bosquejo de la lección: I. Saber: Cómo Jesús perfecciona nuestra fe.  A. ¿Qué es fe? ¿De qué manera las pruebas fortalecen la fe? ¿Por qué nos debemos regocijar en las pruebas? ¿Cómo es posible eso?  B. ¿Cuál es la relación entre la fe, la sabiduría y la madurez espiritual? ¿De qué forma obtenemos estos atributos importantes?  C. Seamos ricos o pobres, ¿cómo nos relacionamos con el dinero? ¿Qué es lo peligroso de la riqueza terrenal? II. Sentir: Experimentar el gozo verdadero y duradero.  A. ¿En qué sentido la sabiduría y la madurez espiritual contribuyen al gozo verdadero y perdurable?  B. ¿Qué sentimientos experimentas cuando sabes que estás bien con Dios? III. Hacer: Concentrarse en las realidades eternas.  A. ¿Te es más fácil creer en lo que puedes observar con tus sentidos? ¿Por qué sí o por qué no?  B. ¿De qué modo puedes lograr concentrarte en las realidades eternas de Dios en vez de los placeres y las tristezas de esta Tierra? Resumen: Santiago nos muestra cómo Jesús es el Consumador (Perfeccionador) de nuestra fe, y cómo Dios usa las pruebas para fortalecer nuestra fe. Las pruebas nos enseñan paciencia y perseverancia, y dan sabiduría y madurez espiritual. Santiago enfatiza que la sabiduría verdadera se revela por medio de la mansedumbre y una “buena conducta”, y que la duda lleva a la inestabilidad. Se debe ejercitar la fe para mantenerla viva y crecer. Además, Santiago nos recuerda no atarnos a la riqueza terrenal, sino revelar un espíritu bondadoso y generoso. Ciclo de aprendizaje Pasaje destacado: Hebreos 12:1, 2. Concepto clave para el crecimiento espiritual: Al fijar nuestros ojos en Jesús, el Perfeccionador de nuestra fe, aprendemos que Dios usa las pruebas para fortalecer y purificar nuestra fe.
  2. 2. www.EscuelaSabatica.es 1: ¡Motiva! Solo para los maestros: Algunas personas se sienten incómodas cuando se habla de perfecto, o perfección. Es cierto que nadie fuera de Jesús es “perfecto”, pero él es el “iniciador y perfeccionador de nuestra fe” (Heb. 12:2, NVI). ¿Qué significa tener fe perfecta (o completa), y cómo se logra? Actividad/análisis inicial: David y Nancy Guthrie eran iguales a cualquier pareja de padres que esperan el nacimiento de su hijo. Pero, cuando nació la pequeña Hope [Esperanza], pronto dio señales de que algo andaba mal en ella. La recién nacida no podía chupar, y tenía pies deformes. Los análisis revelaron que Esperanza tenía el Síndrome de Zellweger, una enfermedad que “devasta cuerpos esenciales en cada célula, llamados peroxisomas. Los recién nacidos con Zellweger tienen daños cerebrales severos, a menudo son ciegos y sordos, incapaces de tomar alimentos por la boca”.–David Van Biema, “Modern-Day Job: When God hides His face”. No hay tratamiento o cura conocidos para este síndrome, y Esperanza vivió solo 199 días. La probabilidad de tener un gen recesivo para este síndrome es de 1 en 160; y David y Nancy supieron que eran portadores. “La probabilidad de que dos portadores se encuentren y tengan un niño que sufra del síndrome es más o menos de 1 en 100.000”, según el artículo citado. Después de la desgarradora experiencia con la bebé Esperanza, David decidió hacerse una vasectomía. La probabilidad de que una mujer quede embarazada después de que su esposo se haga ese procedimiento es de aproximadamente 1 en 2.000. Un año y medio más tarde, Nancy estaba embarazada otra vez. Un análisis demostró que el bebé tenía el Síndrome de Zellweger. Antes de su primer cumpleaños, este bebé estaría compartiendo una tumba con su hermana, Esperanza. “Si Dios me pide sufrir esto”, dijo Nancy, “creo que él tiene algo importante que quiere hacer por mi intermedio, aunque más no sea en mi corazón”. Pensando en Job, Nancy reflexionó que “él fue bendecido por medio de su quebranto, por su incesante búsqueda de Dios. Tuvo una relación nueva y más íntima con Dios, que nunca hubiera encontrado sin dolor y tristeza. En los días más oscuros, hemos experimentado una fuerza y una paz sobrenaturales. No podemos ver los propósitos ocultos de Dios, pero hemos decidido ser fieles y seguir caminando hacia él en la oscuridad”.–David Van Biema, “Modern-Day Job: When God hides His face”. Considera: En esta historia, Nancy afirma que Job “tuvo una relación nueva y más íntima con Dios, que no hubiera encontrado sin dolor y tristeza”. ¿Qué te parece? ¿Es posible tener una relación fuerte e íntima con Dios sin haber experimentado dolor y tristeza? ¿Por qué sí o por qué no? 2: ¡Explora! Solo para los maestros: Es importante notar que Santiago vincula la sabiduría con el tipo de pruebas que el pueblo de Dios afrontará al fin del tiempo. Tal sabiduría es la “posesión actual del remanente justo, lo que les permite resistir y perseverar en las pruebas de esta época”.–Peter H. Davids, The Epistle of Ja mes, pp. 71, 72. Esta clase de sabiduría es un don, por fe. Se yergue en la prueba y, si escuchamos la palabra de Dios buscando esta sabiduría, será nuestra (Mar. 11:24). Muestra cómo estos temas que se hallan en Santiago son similares a los del remanente en Apocalipsis 14:12, que se refiere a la “paciencia” o perseveran cia de quienes tienen la “fe de Jesús”, y viven para verlo venir (Apoc. 14:14-16). Enfatiza que Jesús es el Perfeccionador de nuestra fe (Heb. 12:2) y hace eso por diversos medios, incluyendo pruebas que edifican la fe, nos dan sabiduría y nos conducen a lo eterno en vez de a las cosas temporales.
  3. 3. www.EscuelaSabatica.es Comentario de la Biblia I. Una gran nube de testigos (Repasa, con tu clase, Heb. 11.) Abel, aunque le costó la vida, siguió las instrucciones de Dios acerca del sacrificio que debía presentar para adorarlo. Enoc vivió en una comunión tan estrecha con Dios que fue trasladado al cielo. Noé estuvo casi solo en un mundo escéptico a punto de ser destruido. Abraham dejó su hogar y su país por una “[patria] mejor” que Dios le había prometido. Sara creyó en la promesa de Dios de que tendría un hijo, aunque era algo físicamente imposible. Todos ellos, y otros mencionados en Hebreos 11, pusieron su fe y su confianza en la palabra y la promesa de Dios, aunque pudieron no haberlas entendido y no vieron su cumplimiento total. Muchos de estos héroes eran una especie de “remanente fiel”: estuvieron casi solos cuando la gran mayoría de la gente pensaba de otro modo. Enoc vivió en una época en que la maldad era desenfrenada; no obstante, “se mantuvo incontaminado por los pecados que prevalecían en la época cuando vivió. Del mismo modo, nosotros podemos conservarnos puros y sin mancha” (TI 2:111). Considera: ¿Qué héroes de Hebreos 11 son más significativos para ti como ejemplos de fe, y por qué? ¿Cómo explicarías la diferencia entre la fe verdadera y la falsa? Piensa en Hebreos 11:3 y 6, y en esta declaración de Obreros evangélicos: “La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce fruto en obediencia. La presunción se atiene también a las promesas, pero las emplea como lo hizo Satanás, para disculpar la transgresión. [...] No es fe la que pretende el favor del Cielo sin cumplir las condiciones en que se ha de otorgar la misericordia. La verdadera fe tiene su cimiento en las promesas y provisiones de las Escrituras” (p. 274). ¿Qué acciones específicas nos estimula a hacer esta “grande nube de testigos”? (Ver Heb. 11:13-16; 12:1). II. Mirar a Jesús del principio al fin (Repasa, con tu clase, Heb. 12:1- 4.) A Jesús se lo llama el “autor y consumador [perfeccionador]” de la fe (Heb. 12:2). La fe en sí misma es un don, y su autor es Jesús. La palabra para “autor” es arjégos, y se usa en el Nuevo Testamento únicamente para Jesús. Él es el “autor de la vida” (Hech. 3:15) y de nuestra salvación (Heb. 2:10). En Hebreos, la palabra arjégos se refiere a la obra de Jesús de abrir un sendero de salvación para que los creyentes sigan. Esa fe nace al escuchar las palabras de Jesús (Rom. 10:17) y encontrar la salvación en él. Él también es el consumador de nuestra fe, porque solamente quien tomó nuestra naturaleza (Heb. 2:14-18) y fue tentado como nosotros pero sin pecar (Heb. 4:15, 16) puede darnos el poder de obedecer y enseñarnos a resistir la tentación. La fe crece al estudiar su vida y pensar acerca de la forma en que él trató a otros, en especial a sus adversarios. “Ni siquiera por un pensamiento cedió a la tentación. Así también podemos hacer nosotros. [...] Mientras estemos unidos con él por la fe, el pecado no tendrá dominio sobre nosotros. Dios extiende su mano para alcanzar la mano de nuestra fe y dirigirla a asirse de la divinidad de Cristo, a fin de que nuestro carácter pueda alcanzar la perfección” (DTG 98, 99). Considera: ¿Por qué se dice del remanente que vive justo antes de que re- grese Jesús que no solo guarda los mandamientos de Dios sino también “la fe de Jesús” (Apoc. 14:12)? ¿De qué manera se relacionan estos dos atributos? ¿Cuántas semejanzas encuentras entre Enoc y los que vivirán para ver venir a Jesús? (ver Patriarcas y profetas, pp. 73-77). Lee otra vez Santiago 1:2 al 4 y Apocalipsis 14:12. ¿Cuál es la relación entre resistir la tentación, soportar con paciencia las pruebas y el desarrollo del carácter? 3: ¡Aplica!
  4. 4. www.EscuelaSabatica.es Solo para los maestros: Esta lección indica un claro sendero de fe: manteniendo los ojos fijos en Jesús, es más fácil concentrarse en las realidades eternas que en las temporales, lo que nos ayuda a soportar las pruebas con paciencia, fortaleciendo y purificando nuestra fe. Esta fe y paciencia dadas por el Cielo, y que se describen en Santiago 1:3 y 4, son los mismos dos atributos mencionados en Apocalipsis 14:12. ¿De qué modo esta realidad nos ayuda a “contar como sumo gozo” cuando sufrimos pruebas? Preguntas de reflexión y aplicación: La Biblia nos habla de poner “la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col. 3:2). Un autor afirma que “a diferencia de la opinión popular, tener una mente celestial siempre nos inspira para ser mejores en lo terrenal”.–Keith Krell, “Heavenly Minded and Earthly Good”. 1. ¿Qué significa concentrarse en las realidades eternas y “poner la mira en las cosas de arriba? ¿De qué forma hacemos esto mientras vivimos en la Tierra? 2. ¿Qué son las “realidades eternas”, y por qué debemos concentrarnos en ellas? 3. La fe es un don, pero ¿cómo lo recibimos? (Ver Rom. 10:17.) 4: ¡Crea! Actividad: Invita a tu clase a participar en las siguientes actividades:  1. Canta un himno que te dio valor durante un momento difícil en tu vida, o prepara un cartel destacando las palabras del himno.  2. Trae algunas fotos tomadas en una época cuando Dios estuvo muy cerca de ti. Comparte la historia acerca de esa época con alguien que podría estar necesitando un poco de ánimo.  3. Pasea unos momentos al aire libre y busca maneras en que Dios ha producido belleza, aun en circunstancias menos que ideales.

×