El sábado enseñaré...
Texto clave: Lucas 9:20.
Enseña a tu clase a:
Saber reconocer quién es Jesús.
Sentir y abrazar la re...
Materia! auxiliar para ei maestro H Lección 3
teriosamente en una sola persona: el hombre Cristo Jesús" ("Comentarios de
E...
Lección 3 // Material auxiliar para el maestro
momentos de reflexión tranquila o de ira, en momentos de aprecio o de furia...
Material auxiliar para el maestro // Lección 3
II. 'Hijo del Hombre'
(Repasa, con tu clase, Luc. 5:24; Luc. 6:5.)
Hijo del...
Pero Jesús no estaba satisfecho con esas respuestas. Los grandes teólogos,
agnósticos, filósofos, éticos, eruditos y escép...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015

474 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
474
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
232
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015

  1. 1. El sábado enseñaré... Texto clave: Lucas 9:20. Enseña a tu clase a: Saber reconocer quién es Jesús. Sentir y abrazar la realidad experiencia! de quién es Jesús. Hacer: Aceptar su realidad y seguir su mandatos. Bosquejo de la lección: I. Saber: La naturaleza divino/humana de Jesucristo. A. ¿Cuáles son algunos de los veredictos de la historia con respecto a la naturaleza de Jesús? Como adventistas, ¿cómo abordamos estos veredictos? B. ¿En qué forma la confesión de Pedro acerca de la naturaleza de Cristo es fundacional para el evangelio cristiano? ¿Tendría algún sentido el evangelio como las buenas nuevas de salvación sin esa confesión? C. ¿De qué modo la experiencia de la Transfiguración refuerza la singula­ ridad de Jesús? ¿Cuál fue el rol de Moisés y de Elias en el monte de la Transfiguración? D. ¿Cuáles son las implicaciones de los títulos "Hijo de Dios" e "Hijo del Hombre" al ser aplicados a Jesús? II. Sentir: El poder y la presencia de Cristo. A. ¿Cuál es la relevancia de la naturaleza divina de Cristo para nuestra experiencia de la salvación? B. ¿De qué forma la humanidad de Cristo nos hace comprender el precio que él pagó por nuestra salvación? C. ¿Qué clase de respuesta debe evocar en nosotros el mandato ("A él oíd") dado en el monte de la Transfiguración? ¿Por qué? III. Hacer: Aceptar la divinidad/humanidad de Cristo. A. ¿De qué manera la divinidad de Cristo desafía nuestra vida diaria? B. Si alguien ataca tu fe en la divinidad de Cristo, ¿sobre qué base la de­ fenderías? C. ¿Cómo defenderías la relevancia de las dos naturalezas de Cristo en relación con tu salvación? 36 Resumen: "La naturaleza humana del Hijo de María ¿fue cambiada en la naturaleza divina del Hijo de Dios? No. Las dos naturalezas se mezclaron mis-
  2. 2. Materia! auxiliar para ei maestro H Lección 3 teriosamente en una sola persona: el hombre Cristo Jesús" ("Comentarios de Elena G. de White", CBA 5:1.088). Ciclo de aprendizaje Texto destacado: Lucas 9:18-27. Concepto clave para el crecimiento espiritual: "Jesús fue hecho en todo semejante a sus hermanos. Se hizo carne, como somos carne. Tuvo hambre y sed, y sintió cansancio. Fue sostenido por el alimento y refrigerado por el sueño. Participó de la suerte del hombre, aunque era el inmaculado Hijo de Dios. Era Dios en la carne. Su carácter ha de ser el nuestro" (DTG 278). { 1: ¡Motiva! } • Solo para los maestros: La entrada del Hijo de Dios como el Jesús de la historia no fue un accidente. Sus naturalezas divina y humana y su misión en la Tierra son el plan de la Trinidad para lograr el triunfo de Dios en la gran con­ troversia, y asegurar la eliminación del pecado y la derrota aplastante de Satanás, produciendo el triunfo del plan de redención. Recuerda esto como el centro del estudio de esta lección. Diálogo inicial: Sarvepalli Radhakrishnan, un ex presidente de la India y connotado filósofo, dijo que los cristianos son personas comunes que presen­ tan afirmaciones extraordinarias. Una de ellas es la aseveración de que Cristo es realmente Dios y realmente hombre. Ese Dios llegó a ser humano en el proceso de la encarnación, y que retuviera tanto la naturaleza divina como la humana es un milagro imposible de comprender y un hecho que no se puede ignorar. Por ello, el apóstol Pablo dice: "E indiscutiblemente, grande es el mis­ terio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria" (1 Tim. 3:16). Preguntas para dialogar: 1.¿Porqué dice Pablo que la encarnación es "indiscutible"? ¿Qué significa esto? 2. ¿Quién es Jesucristo? Analiza esta pregunta en el contexto de los seis pasos que bosqueja Pablo en 1 Timoteo 3:16. { 2: ¡Explora! } * Solo para los maestros: A lo largo de la historia, los hombres en sus 37
  3. 3. Lección 3 // Material auxiliar para el maestro momentos de reflexión tranquila o de ira, en momentos de aprecio o de furia, y de admiración o rechazo, han llamado a Jesús con muchos nombres: desde los majestuosos hasta los malévolos. Pero hay una pregunta que él hizo de la que nadie puede escapar: "¿Quién decís que soy?" ¿Quién es Jesús? ¿Cuál es el significado y las implicaciones de los títulos "Hijo de Dios” e "Hijo del Hombre", que se usan para referirse a Jesús? ¿Por qué la confesión de Pedro en Cesárea de Filipo es fundacional para comprender a Jesús? ¿De qué forma la experiencia de la Transfiguración refuerza la singularidad de Jesús? Al estudiar estas preguntas, re­ cuerda que nuestra comprensión y nuestra respuesta tienen implicaciones eternas. Comentario de la Biblia I. Hijo de Dios (Repasa, con tu clase, Luc. 1:31-35.) "Cual Jesús no hay otro nombre". Como sus seguidores, cantamos esa línea. Pero la singularidad de Jesús no es una expresión poética o filosófica vacía, sino que señala lo que es, y lo que ningún otro ser puede ser. Esta singularidad se expresa en los evangelios por medio de dos títulos: "Hijo de Dios" e "Hijo del Hombre". "Hijo de Dios" se usa para referirse a Jesús más de 45 veces en el Nuevo Testamento, y la mayoría está en los evangelios. Marcos, cuyo evangelio fue el primero en ser escrito, comienza su narración con la afirmación directa de que es el "principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios" (Mar. 1:1). Por eso, sin que la segunda Persona de la Deidad descendiera para vestirse de la naturaleza humana, no podría haber redención del pecado. Lucas, escribiendo a gentiles, nota que en Jesús la Deidad ha dado el mejor regalo del Cielo a la humanidad: "Hijo del Altísimo", "Santo Ser", "Hijo de Dios" (Luc. 1:31-35). El triple homenaje de Lucas no deja lugar a dudas de que Jesús es plenamente Dios. En realidad, como escribe el apóstol amado, los evangelios fueron escritos "para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre" (Juan 20:31). Que la divinidad de Cristo no es una opción ni un objeto de componendas es claro por el hecho de que Satanás usó eso como el punto central de sus tentaciones para desviar a Jesús de la misión que le dio su Padre (Mat. 4:3, 6; Luc. 4:3, 9). Considera: El título "Hijo de Dios" denota la unión y la igualdad esenciales dentro de la Deidad. "Cristo [...] era uno solo con el Padre eterno, uno solo en naturaleza, en carácter y en propósitos; era el único ser que podía penetrar en todos los designios y fines de Dios" (PP12). ¿Por qué Jesús, mientras estuvo sobre la Tierra, no dejó de ser Dios? Da apoyo bíblico para tu respuesta. 38
  4. 4. Material auxiliar para el maestro // Lección 3 II. 'Hijo del Hombre' (Repasa, con tu clase, Luc. 5:24; Luc. 6:5.) Hijo del Hombre es la designación que solo Jesús se aplicó a sí mismo, y aparece más de 80 veces en los evangelios, 25 de las cuales está en Lucas. Aunque el título enfatiza la naturaleza humana que tomó sobre sí la segunda Persona de la Deidad (Fil. 2:5-8), proporciona numerosas vislumbres de la naturaleza, la misión y el ministerio del Jesús encarnado. Sí, Jesús, el Hijo del Hombre, vivió como una persona corriente (Luc. 7:34; 9:58), pero como el Hijo del Hombre también pretendió la autoridad divina de perdonar pecados (Luc. 5:24), se proyectó a sí mismo como el Creador (Luc. 6:5), definió su misión como mesiánica de buscar y salvar lo perdido (Luc. 19:10) por medio de su propia muerte y resurrección (Luc. 18:31; 11:30) y, finalmente, determinó concluir la gran controversia por medio de su retorno escatológico (Luc. 9:26; 21:27; 22:69; 18:8). De este modo, el título Hijo del Hombre es singular, y define a Jesús, el Hombre Universal, en quien, misteriosamente, la divinidad y la humanidad se combinaron por "un vínculo que nunca se ha de romper" (DTG 17), de modo que la gran controversia pueda llegar a su triunfo definitivo. Preguntas para dialogar: 1. Pide a los miembros de tu clase que lean Daniel 7:9,10,13 y 14. ¿A quién se refiere "uno como un hijo de hombre"? ¿Cuál es el significado de los eventos que preceden y que siguen a esta frase en Daniel 7? 2. Compara el "Hijo del Hombre [que] no tiene dónde recostar su cabeza" (Luc. 9:58) con el "como un hijo de hombre" en Daniel 7, que tiene autoridad y majestad. ¿Qué lecciones acerca de la Encarnación puedes aprender de esta comparación? III. El Cristo de Dios (Repasa, con tu clase, Luc. 9:18-20.) "¿Quién decís que soy?" (Luc. 9:20). Jesús hizo la pregunta estando en Cesárea de Filipo (Mat. 16:13), una ciudad pagana, conocida por la abundancia de dioses, que variaban desde los dioses sirios que descendían de Baal hasta los dioses y las diosas griegos y romanos. El paisaje de la ciudad estaba mar­ cado por decenas de templos y la pompa de la adoración del César, apoyados por la riqueza, el poder y el orgullo de Roma, y los diversos aspectos de un gran imperio. Contra este telón de fondo, Jesús les preguntó a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que soy yo?" (Luc. 9:18). La gente que escuchaba a Jesús lo vio confrontarse con los fariseos; escuchó sus historias, las más grandes en la historia de la moral y la ética; lo vio sanar a los enfermos, restaurar a los ciegos, calmar el mar embravecido y resucitar a los muertos. Cada uno tenía respuestas diferentes para la gran pregunta de Jesús: respuestas tan variadas como un profeta -Elias o Juan el Bautista- resucitado. 39
  5. 5. Pero Jesús no estaba satisfecho con esas respuestas. Los grandes teólogos, agnósticos, filósofos, éticos, eruditos y escépticos de la historia no pueden proveer la respuesta que él buscaba. Él quería una respuesta personal, salida de lo profundo del corazón. Su pregunta es: "¿Quién decís que soy?" (vers. 20). Esto demanda una respuesta que refleje una decisión personal y revele un compromiso sin reservas. Tal respuesta provino de Pedro: "El Cristo de Dios" (Luc. 9:20). "Cristo era esencialmente Dios y en el sentido más elevado. Era con Dios desde toda la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. El Señor Jesucristo, el divino Hijo de Dios, existió desde la eternidad como una persona distinta, y sin embargo era uno con el Padre. Era la excelsa gloria del cielo. Era el Comandante de las inteligencias celestiales" [MS 1:290, 291). PREGUNTA PARA DIALOGAR: A la pregunta de "¿Quién es Jesús?", los discípulos informaron que la gente creía que era Elias, uno de los profetas, o Juan el Bautista. ¿Por qué eran inadecuadas estas respuestas? Lección 3 // Material auxiliar para el maestro { 3: ¡Aplica! } • Solo para los maestros: Durante la noche anterior a la crucifixión, hubo una sesión de preguntas y respuestas entre los miembros del Sanedrín y Cristo. Lean Lucas 22:67 al 70, y dialoguen de qué modo se aplica a nuestra comprensión de la singularidad de Jesús. PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR: ¿Qué podemos aprender del uso de "Hijo del Hombre" e "Hijo de Dios" en la conversación registrada en Lucas? { 4: ¡Crea! } • Solo para los maestros: “Cuando deseemos estudiar un problema profundo, concentremos nuestra mente en lo más maravilloso que jamás haya acontecido en la Tierra o en el cielo: la encarnación del Hijo de Dios. Dios dio a su Hijo para que muriera una muerte de ignominia y de vergüenza. |...] Se humilló a sí mismo para sufrir con la raza humana, para ser afligido en todas las tribulacio­ nes de los seres humanos" ("Comentarios de Elena G. de White", CBA 7:916). ACTIVIDADES: 1. Pide a tu clase que enumeren algunos de los problemas que surgen cuando piensan en la Encarnación. 2. Dios dio a su Hijo para morir por nuestros pecados. Comparte cómo expresarías tu agradecimiento por ese sacrificio. 40

×