El sábado enseñaré...
Textos clave: Jeremías 17:1-10; 11:18-23; 12:1-6.
Enseña a tu clase a:
Saber cuán graves son el peca...
Material auxiliar para el maestro // Lección 4
Ciclo de aprendizaje
Pasaje destacado: Jeremías 17:1-10.
Concepto clave par...
Aunque los tatuajes son visibles en el exterior, nuestros pecados a menudo
no lo son. No obstante, están por lo menos grab...
la resistencia del mal. Sin embargo se dirigía, en sus lamentos, adonde todos
debemos llevar nuestras quejas: a Dios.
La c...
allí finalizó su ministerio al terminar su vida. Había aprendido, realmente, a correr
con caballos.
Preguntas para reflexi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática

670 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
670
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
433
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 4 | Represión y Retribución | Escuela Sabática

  1. 1. El sábado enseñaré... Textos clave: Jeremías 17:1-10; 11:18-23; 12:1-6. Enseña a tu clase a: Saber cuán graves son el pecado y su penetración en el corazón humano, así como sus resultados en la sociedad y el ambiente. Sentir aprecio por la lucha de Jeremías con su propio mensaje profético, y la resistencia y las retribuciones constantes que experimentó. Hacer Tomar la determinación de odiar el mal en todas sus manifestaciones y confiar en Dios de tal forma que estemos bien arraigados en él. Bosquejo de la lección: I. Saber: Maldad grabada A. "Engañoso es el corazón más que todas las cosas" (Jer. 17:9). ¿No es este un concepto demasiado exagerado y negativo de la naturaleza humana? ¿Por qué sí o por qué no? B. Si el mal es tan difícil de borrar del corazón, ¿cómo podemos encontrar esperanza de salvación y una manera de salir del pecado? II. Sentir: Luchas personales A. ¿De qué forma reaccionas cuando la gente que está cerca de ti te chas­ quea o, peor aún, te rechaza y te engaña por causa de tu fidelidad a Dios? B. ¿De qué modo reaccionó Dios cuando Jeremías expresó su desánimo espiritual? ¿Por qué debemos llevar a Dios nuestras luchas de fe? III. Hacer: Arraigarse en Dios A. En términos prácticos para tu experiencia cristiana, ¿qué significa la expresión "árbol plantado junto a las aguas"? B. ¿Debemos continuar nuestras oraciones intercesoras por otros, aun cuando ellos persisten en sus malos caminos? Explica tu respuesta. Resumen: El pecado se liga a cada aspecto de la existencia humana y la satura. Jeremías experimentó eso en forma drástica cuando amenazaron su propia vida por causa del mensaje que predicaba. Le contó a Dios sus luchas de fe, y Dios le dio una nueva perspectiva: ¡tú puedes correr con caballos! 48
  2. 2. Material auxiliar para el maestro // Lección 4 Ciclo de aprendizaje Pasaje destacado: Jeremías 17:1-10. Concepto clave para el crecimiento espiritual: La naturaleza terrible del pecado en nuestra vida es una grave realidad y cualquier esfuerzo humano para eliminarlo está destinado al fracaso. El pecado queda pegado. Parece imposible de eliminar. Solo la persona que pone su confianza en Dios será capaz de experimentar la victoria sobre el pecado. { 1: ¡Motiva!} • Solo para los maestros: El libro de Jeremías está lleno de imágenes, lo que hace que sus mensajes sean, para sus lectores, mucho más vividos e inte­ resantes de lo que las meras palabras abstractas pueden lograr. El adagio de que una figura vale mil palabras sigue siendo cierto. Desde las ramas del almendro hasta ollas que hierven y "tablas del corazón". Jeremías pinta cuadros multidimensionales. El uso de imágenes en las Escrituras nos ayuda a comprender realidades desconocidas (tales como Dios y su esfera divina) por medio de realidades conocidas que se relacionan con nuestra vida. Sin embargo, como lectores modernos, tenemos que considerar la distancia en el tiempo y el espacio entre Jeremías y nosotros, lo que nos exige estudiar primero esas imágenes en el contexto histórico y cultural del Antiguo Testamento. El antiguo arte de grabar inscripciones en piedras semipreciosas, que luego servían como sellos perso­ nales u oficiales, o sobre tabletas de piedra para conservar los registros, forma la base de las representaciones e ilustra cuán extendido está el pecado al estar grabado profundamente en nuestros corazones. La clase debería notar que es imposible borrar el pecado de nuestra vida, al menos con fuerzas humanas. Diálogo inicial: El arte del tatuaje es tan antiguo como la Biblia misma. Levítico 19:28 habla en contra de ello, en el contexto de la prohibición de la mutilación propia. Se estima que diez millones de personas en los Estados Unidos tienen por lo menos un tatuaje grabado en su cuerpo. Para muchos, comienza con la decoración de su cuerpo como una forma de expresión pro­ pia, liberadora, con una imagen que hace algún tipo de afirmación. Desde confesiones de amor en el pecho, hasta dragones amenazantes en las espaldas, los tatuajes vienen en todo diseño imaginable y se colocan en cualquier parte concebible del cuerpo. No obstante, todos ellos tienen una cosa en común: son extremadamente difíciles de borrar o deshacer, y muchas personas que se han tatuado -un cincuenta por ciento, para ser precisos- lo lamentó luego. Eliminar un tatuaje es difícil, doloroso, muy caro, y puede invo­ lucrar la abrasión, uso de ácidos o de tratamientos con rayos láser, lo cual tiene sus propios riesgos y efectos colaterales. 49
  3. 3. Aunque los tatuajes son visibles en el exterior, nuestros pecados a menudo no lo son. No obstante, están por lo menos grabados tan profundamente como un tatuaje; incluso, más profundamente, ya que un tatuaje solamente está de­ bajo de la piel, pero el pecado está grabado en el corazón. Sin embargo, ¿por qué esta realidad no debe desanimarnos en nuestra lucha contra el pecado? { 2: ¡Explora!} • Solo para los maestros: Jeremías siente los trágicos resultados de la extensión del pecado en su propia vida cuando sus propios conciudadanos de Anatot conspiran contra él (Jer, 11). Lo sacude tan severamente que cuestiona su propio ministerio (Jer. 12). Aun cuando no participa de la maldad reinante, tiene que sentir, como todos los demás, los resultados del pecado en el país durante una prolongada sequía. No obstante, en la oscuridad del mal y de la resistencia que lo confronta a cada momento, hay pequeños rayos de esperanza que brillan a través del texto bíblico que estudiamos esta semana. Comentario de la Biblia I. La conspiración en Anatot (Repasa, con tu clase, Jer. 11:18-23; Neh. 7:27.) Anatot, distante unos cinco kilómetros al noreste de Jerusalén, era el pue­ blo natal de Jeremías y, probablemente, fue donde sucedió una de sus peores experiencias, en las que sus conciudadanos se volvieron contra él para matarlo. La versión de los LXX (Septuaginta) y la Vulgata traducen el versículo 19 como "pongamos madera en su pan", lo que ha llevado a sugerir que los hombres de Anatot querían envenenar al profeta. Dios reveló a Jeremías el plan asesino y le dio un mensaje de castigo contra los aldeanos que culmina en el versículo 23: "Y no quedará remanente de ellos". Como un castigo justo, fueron condenados a ser completamente destruidos en el exilio babilónico. Sin embargo, hay una nota interesante a esta historia. Según Nehemías 7:27, hay 128 "varones de Anatot" en la lista de los que regresaron del exilio. Estaban entre el remanente que eligió abandonar las comodidades de Babilonia y regresar a Jerusalén para reconstruir el Templo y la ciudad. Considera: ¿Cuál es nuestra respuesta cuando la gente más cercana a no­ sotros se vuelve contra nosotros por causa de nuestra relación con Cristo? II. Correr con caballos (Repasa, con tu clase, Jer. 12:1-6.) Jeremías 11 al 20 contienen seis "confesiones de Jeremías", que toman la forma de lamentos y expresan sus luchas personales con los mensajes que tenía que entregar. A menudo los lamentos se hacían quejas cuando experimentaba Lección 4 // Material auxiliar para el maestro 50
  4. 4. la resistencia del mal. Sin embargo se dirigía, en sus lamentos, adonde todos debemos llevar nuestras quejas: a Dios. La confesión presente, en el capítulo 12, sigue el modelo del Salmo 73 y hace la pregunta eterna: "¿Por qué prospera el camino del impío?" Su clamor a Dios (nota que Dios prefiere nuestros gritos antes que el silencio de la indife­ rencia) es respondido por el Todopoderoso con tierna ironía en dos preguntas retóricas (Jer. 12:5), con las que señala la realidad de que todavía vendrían cosas peores contra Jeremías. Sin embargo, ambas imágenes implican la promesa de que Dios equiparía a Jeremías para correr con caballos y navegar las complejas situaciones que parecían los matorrales espesos del valle del Jordán. Considera: ¿Por qué es apropiado acercarnos a Dios con nuestras propias luchas espirituales, dudas y aun quejas? III. Sequía espiritual (Repasa, con tu clase, Jer. 14:1-16.) Judá estaba sufriendo una sequía. El plural en el texto hebreo, "sequías", puede referirse a la intensidad o la ocurrencia repetida de la catástrofe natural. Todos buscaban agua con desesperación. La calamidad llegó a ser un gran igualador social para la gente. Las cisternas finalmente se habían secado (ver Jer. 2:13). En todo este pasaje, continuamente, se conecta el desastre natural con la dimensión espiritual de él. Ahora, de repente, la gente se vuelve a Dios (vers. 7-9), pero sus súplicas son duras acusaciones ("¿Por qué eres [...] como valiente que no puede librar?" [vers. 9]) y apelan a la obligación de Dios de salvarlos. Pero Dios no puede ser obligado. Hasta le prohíbe a Jeremías interceder en oración por este pueblo testarudo (vers. 11), porque todo el sistema religioso está pervertido por formas externas (vers. 12) y por falsos profetas (vers. 13-15). Han alcanzado el punto de no retorno y Dios dice: "sobre ellos derramaré su maldad" (vers. 16). El mal siempre vuelve sobre quien lo originó. Considera: Dios le prohibió a Jeremías orar por su pueblo. ¿No debemos continuar intercediendo en favor de otras personas, aun si ellas continúan con su conducta pecaminosa contra Dios? Explica. ¿Por qué Dios reaccionó tan drásticamente en esta situación? { 3: ¡Aplica!} • Solo para los maestros: Hay algunos temas difíciles en esta lección: Jeremías es amenazado por sus propios conciudadanos y sufre por pecados que no cometió: Dios rehúsa escuchar más a Judá y aun le pide al profeta que deje de orar por ellos. No obstante, Dios todavía tiene un mensaje para Judá. Jeremías lo entregó fielmente, e incluso llegó al punto de ir a Egipto con los últimos judíos que no fueron deportados a Babilonia -aunque fuera en contra de su consejo-, y Material auxiliar para el maestro // Lección 4 51
  5. 5. allí finalizó su ministerio al terminar su vida. Había aprendido, realmente, a correr con caballos. Preguntas para reflexionar y aplicar: 1. Piensa en "las confesiones de Jeremías" (Jer. 11-20) y pregunta cómo Jeremías pudo trabajar en medio de sus luchas y lamentos, y todavía seguir siendo un fiel mensajero de Dios hasta el mismo fin. 2. La historia de los hombres de Anatot es un monumento a la gracia. ¿En qué otros ejemplos puedes pensar en los que Dios salvó a personas que estaban destinadas a la destrucción (en la Biblia y fuera de ella)? { 4: ¡Crea!} • Solo para los maestros: Dios quiere que crezcamos en nuestra rela­ ción con él. Él también quería que Jeremías creciera y, por ello, presentó la imagen de caballos que corren. Crecer también implica ejercitar (y entrenar) nuestra fe en Cristo. Como clase, concéntrense en el aspecto de ejercitar la fe. Actividad grupal o individual: 1. Piensa en una actividad esta semana que puede aumentar tu vigor. Una sugerencia sería hacer algo de ejercicio físico, incrementando la intensidad a lo largo de la semana (p. ej., comenzar con una caminata rápida de diez minutos, y aumentar el tiempo cada día hasta llegar a treinta minutos). 2. Como clase, tomen un momento al comienzo de la lección de la semana próxima para invitar a los miembros a compartir sus experiencias individuales con el ejercicio físico realizado. Analiza de qué modo pueden aplicar esto a la experiencia del crecimiento espiritual. Lección 4 // Materia! auxiliar para e! maestro 52

×