El sábado enseñaré...
Texto clave: Lucas 11:9-11.
Enseña a tu clase a:
Saber que en la vida de Jesús y en su ministerio, é...
Material auxiliar para el maestro // Lección 7
Concepto clave para el crecimiento espiritual: "Porque todos los
que son gu...
Lección 7 II Material auxiliar para el maestro
Comentario de la Biblia
I. Jesús y el Espíritu Santo
(Repasa, con tu clase,...
Material auxiliar para el maestro // Lección 7
alejado al Maligno. Su relación personal y continua con el Padre lo sostuvo...
Lección 7 // Material auxiliar para ei maestro
{ 3: ¡Aplica! }
• Solo para los maestros: La vinculación que hace Lucas de ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 7 | Jesús, el Espíritu Santo y la Oración | Escuela Sabática

479 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 7 | Jesús, el Espíritu Santo y la Oración | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
479
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
196
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 7 | Jesús, el Espíritu Santo y la Oración | Escuela Sabática

  1. 1. El sábado enseñaré... Texto clave: Lucas 11:9-11. Enseña a tu clase a: Saber que en la vida de Jesús y en su ministerio, él permaneció cerca del Espíritu Santo y llevó una vida de oración modelo. Sentir cuán dependientes son del Espíritu Santo, y de la oración, al andar por el camino cristiano. Hacer: Buscar la conducción del Espíritu, y "orar sin cesar". Bosquejo de la lección: I. Saber: La relación de Jesús con el Espíritu Santo y la oración. A. ¿Cómo consideró Jesús al Espíritu Santo? ¿Cuán necesario fue para él, al ser divino, depender tanto de la conducción del Espíritu? B. ¿Qué función desempeñó la oración en el ministerio de Jesús? C. ¿Qué enseñó Jesús con respecto a la oración? II. Sentir: Dependencia del Espíritu Santo y la oración. A. ¿Cómo podemos nosotros recibir el poder del Espíritu Santo? ¿Cómo reflejan nuestras acciones y caracteres nuestra cercanía al Espíritu? B. ¿Por qué la oración es importante en nuestra vida? ¿Qué revela esto acerca de nuestra conexión con Dios? C. ¿Qué podemos aprender de la vida de oración de Jesús? ¿Cómo nos capacita la oración para pelear las batallas de la vida? III. Hacer: Buscar al Espíritu, y vivir una vida llena de oración. A. ¿Qué seguridad tenemos de tener una vida controlada por el Espíritu? B. ¿Qué significa "orad sin cesar", y cómo manifestamos este principio en nuestra vida? Resumen: La fe y la vida cristianas nacen y se alimentan por el Espíritu Santo, y es esencial que esta vida sea sostenida por medio de un vínculo in­ cesante de oración de alabanza, gratitud, intercesión y dependencia de Dios. Ciclo de aprendizaje Texto destacado: Lucas 3:16; 4:1; 6:12, 13; 22:39-46.
  2. 2. Material auxiliar para el maestro // Lección 7 Concepto clave para el crecimiento espiritual: "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. [...] Pues [...] habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!" (Rom. 8:14, 15). Así como el Espíritu Santo y la oración desempeñaron un papel clave en la vida terrenal de Jesús -desde la concepción hasta las ten­ taciones en el desierto, desde el Getsemaní hasta la cruz-, también debería suceder con nosotros. Un caminar con el Espíritu Santo y una cercanía a él, con una fe inconmovible en el poder de la oración, pueden asegurarnos creci­ miento y desarrollo espirituales, y finalmente la recompensa. { 1: ¡Motiva! } • Solo para los maestros: La estrecha relación de Jesús con el Espíritu Santo nos da el secreto de una vida exitosa de fe. Y esta vida puede ser manteni­ da, desarrollada y santificada por la gloria de Dios si seguimos lo que hizo Jesús: tener un vínculo permanente con Dios mediante la oración. Jesús vivió una vida victoriosa por medio de este vínculo con el Espíritu y mediante su dependencia de su Padre por medio de la oración. También podemos lograrlo nosotros. DIÁLOGO INICIAL: Jesús es la segunda Persona de la Deidad. Él es Dios. Como joven, era plenamente consciente de esto. ¿Por qué, entonces, le fue necesario esperar hasta el descenso del Espíritu Santo, en ocasión de su bautismo, antes de que pudiera comenzar su ministerio? ¿Por qué fue necesa­ rio que Cristo buscara la voluntad de Dios mediante la oración durante todo su ministerio y aun hasta sus días finales? { 2: ¡Explora! } • Solo para los maestros: "La oración de Cristo [en su bautismo) en favor de la humanidad perdida se abrió camino a través de todas las sombras que Satanás había proyectado entre el hombre y Dios, y dejó un claro canal de comunicaciones hasta el mismo Trono de la gloria. Las puertas fueron dejadas entreabiertas, los cielos fueron abiertos y el Espíritu de Dios -en forma de una paloma- circundó la cabeza de Cristo y se oyó la voz de Dios que decía: 'Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia' ".-"Comentarios de Elena G. de White", CE4 5:1.054. La oración y el Espíritu Santo fueron la fuente de la fortale­ za de Cristo al luchar contra cada obstáculo que Satanás puso en su camino. Al estudiar esta lección, concentra a la clase en Jesús y el Espíritu, en Jesús y su vida de oración, y en Jesús y nuestra vida de oración. 85
  3. 3. Lección 7 II Material auxiliar para el maestro Comentario de la Biblia I. Jesús y el Espíritu Santo (Repasa, con tu clase, Luc. 4:14-18.) Los cuatro evangelios registran el descenso del Espíritu Santo sobre Jesús en ocasión de su bautismo (Mat. 3:16; Mar. 1:10; Luc. 3:22; Juan 1:32), y este vínculo había de durar toda su vida. Armado con el poder del Espíritu, Jesús afrontó los ataques de Satanás en el desierto y triunfó sobre sus estratagemas para desviarlo de su misión y hacerlo dudar de su lugar en la Deidad (Luc. 4:1-13). La proximidad de Cristo con el Espíritu en el desierto nos enseña dos verda­ des importantes: las tres Personas de la Deidad están conectadas por un lazo eterno en relación con la derrota de Satanás y la salvación de la humanidad. Segundo, la vida humana misma puede ser victoriosa y dedicada a Dios solo si conocemos, obedecemos y practicamos la Palabra de Dios inspirados por el Espíritu. Esto es cierto ya sea que tengamos hambre o pobreza, o estemos atraídos por las tentaciones que el mundo ofrece, o aun en medio de las pruebas de la veracidad de las promesas de Dios. Una vida de obediencia por el Espíritu es una vida vinculada a Cristo y, por ello, victoriosa. Además, el vínculo entre Cristo y el Espíritu resultó claro en Nazaret, donde Cristo afirmó: "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres" (Luc. 4:18). Esta predicación involucraba la transmisión del evangelio en todas sus dimensiones: redención del pecado, curación de los enfermos, restauración de los quebrantados, proclamación de la libertad a los cautivos, apertura de los ojos de los ciegos y resurrección de los muertos (Luc. 4:18, 33-35; 8:29, 51-56). PREGUNTA PARA DIALOGAR: Vivir en Jesús es vivir en el Espíritu (ver Rom. 8:14). ¿Cuáles son las impli­ caciones de esta afirmación? II. Jesús y su vida de oración (Repasa, con tu clase, Luc. 3:21; 22:39-46.) El primer acto de Jesús después de su bautismo fue estar solo en oración y comunión con su Padre. Necesitaba tiempo para considerar el sendero que lo esperaba. Podía ver la Cruz a la distancia, pero esa distancia no debía dismi­ nuir su visión ni arruinar el propósito por el que había venido. Así, por cuarenta días permitió que su alma luchase, se estabilizara y se fortaleciera. Un alma en comunión con Dios es un desafío para el diablo. La victoria de Cristo en el conflicto con Satanás muestra cuán estrecha e íntima era su relación con el Padre (Luc. 4:1, 2). Aunque el sentido de misión mantenía centrada su dirección, la dependencia de la Palabra de Dios y la comu­ nicación continua con él por medio de la oración permitieron a Jesús mantener 86
  4. 4. Material auxiliar para el maestro // Lección 7 alejado al Maligno. Su relación personal y continua con el Padre lo sostuvo en cada batalla de su vida. Como humano, Jesús usó el poder de la oración para mantenerse conectado con la Fuente de energía del cielo De este modo, antes de la elección de los Doce, la transfiguración, la ba­ talla en el Getsemaní, o la muerte en la cruz (Luc. 6:12, 13; 9:28-36; 22:39-46; 23:46), Jesús se volvió a la oración para tener fuerzas, dirección y conducción de su Padre. "Como hombre, suplicaba al Trono de Dios, hasta que su huma­ nidad se cargaba de una corriente celestial que conectaba a la humanidad con la divinidad. Por medio de la comunión continua, recibía vida de Dios a fin de impartirla al mundo" (DTG 330). III. Jesús y nuestra vida de oración Por su enseñanza y por su ejemplo, Jesús esperaba que sus discípulos tuvie­ ran una vida de oración si habían de gustar la bondad de Dios, ser participantes de su misión y tener éxito en la lucha diaria contra los engaños de Satanás. ¿Qué clase de vida de oración debemos tener nosotros? El Evangelio de Lucas registra que Jesús nos dio algunos principios generales sobre la oración, una oración modelo y algunas cualidades que deben caracterizar la oración. Principios generales que deben guiarla oración de un cristiano: Orar por sus enemigos (Luc. 6:28); orar por la obra mundial de Dios (Luc. 10:2); orar pidiendo coraje espiritual (Luc. 18:1); orar con confesión y humildad (vers. 10-14); orar siempre (Luc. 21:36); orar para no caer en la tentación (Luc. 22:40, 46). La oración modelo (Luc. 11:1-4): El Padrenuestro reconoce la centralidad de Dios. Una oración debe comenzar allí; de otro modo, deja de serlo. La oración también toma nota de nosotros: somos el otro extremo de la cadena vinculante de la oración. Por un lado, reconocemos la supremacía de Dios, la prioridad de su Reino y la perpetuidad de su voluntad. Por el otro, rogamos por nuestro sustento, por poder para vencer las vueltas de la vida y para vivir más allá de lo desconocido y no probado. Nuestros pasado, presente y futuro están bajo la vigilancia y la promesa de un Dios que nunca falla. Cualidades que deben caracterizar la vida de oración: Siguiendo el modelo del Getsemaní, nuestras oraciones deben tener, en su núcleo central: "No mi voluntad, sino la tuya". Cuando eso sucede, la oración es significativa: acción de gracias, dependencia continua de Dios, persistencia, penitencia, humildad, etc. (Luc. 11:5-8; 18:9-14). PR EG U N TA PARA DIALOGAR: "No te dejaré, si no me bendices" (Gén. 32:26). Ese es un buen ejemplo de oración importuna. ¿Qué otros ejemplos podrías dar? 87
  5. 5. Lección 7 // Material auxiliar para ei maestro { 3: ¡Aplica! } • Solo para los maestros: La vinculación que hace Lucas de Jesús con el Espíritu Santo no termina con los evangelios. En el libro de los Hechos, el segundo tomo de la historia de la iglesia cristiana (el primero es el Evangelio de Lucas), notamos la dinámica persuasiva del Espíritu Santo en la vida de la comunidad cristiana, su misión y sus ministros. En realidad, solo Lucas registra la instrucción dada después de la Resurrección de que sus discípulos debían quedar en Jerusalén hasta que fueran "investidos de poder desde lo alto" (Luc. 24:49) como una condición para ir hasta los confines de la Tierra con el mensaje del Salvador crucificado y resucitado. PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR: 1. ¿Por qué Lucas comienza el libro de los Hechos repitiendo la promesa del Espíritu Santo (Hech. 1:7, 8) que hizo Jesús, y luego el cumplimiento de la promesa en Pentecostés mientras los apóstoles estaban continuamente en oración (Hech. 2)1 2. ¿Cómo se combinan el Espíritu y la oración para lanzar el mayor movi­ miento sobre la Tierra: la iglesia de nuestro Dios eterno? ¿Qué logro maravilloso es posible y necesario hoy? { 4: ¡Crea! } • Solo para los maestros: Lucas registra que Jesús estaba constante­ mente en oración, y esto es cierto antes de las crisis o los eventos más importantes en su ministerio, tales como las tentaciones en el desierto (Luc. 4:1-3), la elección de los Doce (6:12,13) y Getsemaní (22:39-46). Pide a tu clase que imagine situa­ ciones de crisis posibles, invitándolos a compartir cómo orarían y qué conducción bíblica buscarían. Algunas de estas crisis o eventos podrían incluir: Pérdida del trabajo..................................... Salmo 23 Un ser amado sufre de cáncer ................................ Infidelidad del cónyuge............................................... Casamiento de un hijo o una hija............................... 88

×