El sábado enseñaré
Texto clave: Jeremías 9:1-26.
Enseña a tu clase a:
Saber lo que significa, según la Biblia, conocer a D...
Material auxiliar para el maestro // Lección 7
Ciclo de aprendizaje
Pasajes destacados: Romanos 1:25; Jeremías 10:1-15.
Co...
Tal vez un joyero, hace unos 4.500 años, tuvo una idea, adquirió los mate­
riales, e hizo el ídolo. ¿Qué ídolos modernos p...
Material auxiliar para el maestro // Lección 7
reducir nuestro conocimiento de Dios a un ejercicio intelectual en vez de u...
Lección 7 // Material auxiliar para el maestro
{ 3: ¡Aplica!}
• Solo para los maestros: Podemos mantener nuestras convicci...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 7 | La crisis continúa | Escuela Sabática

314 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 7 | La crisis continúa | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
314
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
76
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 7 | La crisis continúa | Escuela Sabática

  1. 1. El sábado enseñaré Texto clave: Jeremías 9:1-26. Enseña a tu clase a: Saber lo que significa, según la Biblia, conocer a Dios, y qué sucede cuando no tenemos conocimiento de él. Sentir aprecio por las razones que tuvo Jeremías para elegir la forma de un lamento al contarle a Dios su profundo dolor por la elección del pueblo de adorar a la criatura en vez de a su Creador. Hacer: Reflexionar sobre las áreas en las que nuestra vida causa dolor a Dios, y practicar el arrepentimiento en el verdadero sentido bíblico. Bosquejo de la lección: I. Saber: Conocer a Dios A. ¿Qué significa conocer a Dios? ¿Por qué esto es más que un saber intelectual como, por ejemplo, el conocer la doctrina de Dios? B. ¿Cuáles áreas de nuestra vida se ven afectadas en forma práctica por el conocimiento que tengamos de Dios? II. Sentir: Lamento A. Uno de los dolores más profundos es la muerte un ser amado. ¿Qué quería comunicar Dios mediante el lamento fúnebre que Jeremías pro­ clamó en el capítulo 9? B. ¿Qué significa, en términos prácticos, el adorar a la criatura en vez de al Creador? III. Hacer: Arrepentimiento A. Arrepentimiento no es una palabra popular. ¿Cómo es el verdadero arrepentimiento bíblico? B. Hay momentos cuando debemos mantenernos firmes como Jeremías, y llamar a otros al arrepentimiento. ¿Cuáles son los peligros que esto podría implicar? Resumen: Conocer o no conocer a Dios se refleja de maneras prácticas en nuestra vida. El conocimiento relacional se traduce en una conducta cristiana. Donde falta el conocimiento de Dios, entra la idolatría en todas sus formas y hay necesidad de un verdadero arrepentimiento. 84
  2. 2. Material auxiliar para el maestro // Lección 7 Ciclo de aprendizaje Pasajes destacados: Romanos 1:25; Jeremías 10:1-15. Concepto clave para el crecimiento espiritual: Como seres huma­ nos caídos, a menudo encontramos más fácil adorar a la criatura en vez de adorar al Creador. La verdadera adoración requiere una relación íntima entre nuestro Creador y nosotros, que se base en el reconocimiento de nuestra si­ tuación pecaminosa, el arrepentimiento y el recibir la salvación. Es mucho más fácil adorar las cosas que podemos controlar o aun a personas que podemos manipular. { 1: ¡Motiva!) • Solo para los maestros: Los ídolos siempre han sido poderosos, y lo siguen siendo. Es interesante estudiar en el libro de Jeremías que lo opuesto a conocer a Dios a menudo está relacionado con una conducta injusta o con la idolatría. En otras palabras, si no tengo un conocimiento salvador de Dios, "cono­ ceré" algo para llenar este vacío, y me "inclinaré" ante una cosa creada o criaturas en lugar de hacerlo ante el Creador. Aunque los ídolos de los tiempos bíblicos no nos atraigan para adorarlos en nuestros días, hay suficientes ídolos modernos que podrían proveer una buena contextualización del mensaje de Jeremías. Si es posi­ ble, lleva a la clase una figura del objeto arqueológico que se describe más abajo. Puede encontrarse en libros de arqueología o en el sitio web del Museo Británico. Diálogo inicial: En las décadas de 1920 y 1930, Sir Charles Leonard W oo- lley excavó las tumbas reales de Ur, la antigua ciudad sobre el río Éufrates, donde nació Abraham. En un pozo profundo, llamado por Woolley "el gran pozo de la muerte", se encontraron artefactos hermosos; uno de ellos era una estatua de 45 centímetros de altura, que mostraba una cabra apoyada sobre el tronco de un árbol queriendo alcanzar las hojas de arriba. Woolley primero la identificó como el carnero que encontró Abraham enredado entre los arbus­ tos, de la historia del sacrificio de Isaac (ver Gén. 22:13). Sin embargo, estu­ dios posteriores revelaron que era un motivo religioso popular de las imágenes del antiguo Cercano Oriente, mostrando el árbol de la vida, que era adorado en el contexto de ritos de fertilidad. Aunque el motivo bien puede haber tenido un origen bíblico (recuerda, en el Edén había un árbol de la vida), este árbol se relacionó con la fertilidad y llegó a ser adorado por todo el Cercano Oriente. La adoración al Creador fue reem­ plazada por la adoración a la criatura. Sin embargo, si uno analiza el objeto, es "solo" una estatua cuyo cuerpo es de nácar, con patas y cabeza cubiertas con oro, cuernos de lapislázuli (una piedra semipreciosa) y genitales de oro (lo que indica su importancia en la antigua adoración del culto a la fertilidad). 85
  3. 3. Tal vez un joyero, hace unos 4.500 años, tuvo una idea, adquirió los mate­ riales, e hizo el ídolo. ¿Qué ídolos modernos puedes identificar? ¿Cómo fueron hechos y qué los hace atractivos como motivo de adoración? { 2: ¡Explora!} • Solo para los maestros: Necesitamos darnos cuenta de que cada pecado tiene un eco, no solo en nuestra vida aquí sobre la Tierra, sino también en el cielo. Y esto va más allá del guardar registros. Es acerca de un Dios que siente dolor cuando sus hijos se equivocan. Así como hay gozo por cada pecador que vuelve a Dios (ver Luc. 15:7,10), hay también tristeza por cada pecador que no se arrepiente. Los padres que ven a sus hijos hacer elecciones equivocadas pueden tener una vislumbre de lo que le pasa a Dios. Esto es porque todo lo vinculado con las relaciones ha sido profundamente afectado por el pecado. El concepto bíblico de "conocer" a Dios ilustra este punto. Comentario de la Biblia El evangelio, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, no es muy complicado. Cuando perdemos de vista a Dios, surgen relaciones alter­ nativas (a menudo llamadas "idolatrías"); él trata de sanar nuestra relación quebrada al llamarnos al arrepentimiento pero, tristem ente, nosotros a m e­ nudo nos resistimos. Esto es lo que Jeremías experimentó como portavoz (profeta) de Dios. I. Llanto por falta de conocimiento (Repasa, con tu clase, Jer. 9:1-26.) El llanto de Jeremías, en este capítulo, es en realidad el llanto de Dios. Re­ petidamente se usa la expresión íntima del pacto, "mi pueblo" (por ej., vers. 1, 2, 7). El llanto de Dios (por medio del profeta) nos recuerda la emoción similar de Jesús cuando contemplaba a las multitudes que eran como ovejas sin pastor (Mat. 9:36), o cuando lamentó la muerte de Lázaro (Juan 11:35). Tiene que ver con relaciones y, específicamente, con relaciones rotas. Dios, por medio de Jeremías, menciona la crisis de relacionamiento con su pueblo: "No me conocen". Cuatro veces se usa en este capítulo la raíz hebrea yada'Cconocer") (Jer. 9:3, 6, 16, 24), pero el significado no se refiere tanto a la capacidad intelectual de retener información acerca de alguien, sino la relación más íntima entre un hombre y su esposa según el Antiguo Testamento: "Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín" (Gén. 4:1). Así, la falta de conoci­ miento de Dios es una falta de relación con él; y por el contrario, el conocimiento de Dios es lo único acerca de lo cual podemos presumir con seguridad (ver Jer. 9:24). Considera: ¿Cómo conoces a Dios? ¿De qué maneras somos tentados a Lección 7 // Material auxiliar para el maestro 86
  4. 4. Material auxiliar para el maestro // Lección 7 reducir nuestro conocimiento de Dios a un ejercicio intelectual en vez de una relación personal? II. Arrepentimiento y rechazo (Repasa, con tu clase, Jer. 26: 1-17; Hech. 17:30.) Tenemos que recordar que el libro de Jeremías no está ordenado cronoló­ gicamente. El capítulo 26 de Jeremías -que está fechado antes que el capítulo 2 5 - registra el sermón que el profeta predicó en el Templo a comienzos del reinado de Joacim, en algún momento entre 609 y 608 a.C. Todavía existía la posibilidad de arrepentirse y evitar el exilio, pero el tiempo se estaba acabando. Era una aplicación práctica de lo que Dios había bosquejado teóricamente con la imagen del alfarero, en Jeremías 18. "Quizá oigan, y se vuelvan cada uno de su mal camino" (Jer. 26:3); pero la reacción no fue positiva, y Jeremías fue arrestado y juzgado en el tribunal. Sin embargo, el acusado, parecido a lo que le sucedió a Esteban en el Nuevo Tes­ tamento (ver Hech. 7), llegó a ser el acusador; y los versículos 8 al 16 describen un juicio completo en el que Dios, por medio de Jeremías, usó otra oportunidad para llamar a su pueblo al arrepentimiento. Jeremías no estaba tan preocupado por la amenaza de muerte inminente como por el destino de su pueblo. Considera: Los líderes de Judá no podían soportar el escuchar el mensaje de Jeremías y que hablara acerca de la posible destrucción de Jerusalén y del Templo. Esto no cuadraba con su cosmovisión, porque el Templo había llega­ do a ser un ídolo y su mera presencia era para ellos un seguro contra Babilonia (ver Jer. 7:4). En forma similar, ¿qué mensajes no quisiéramos escuchar hoy? III. Mantenerse de parte de Dios (Repasa, con tu clase, Jer. 26:17-24; Hech. 5:34-41.) Así como Gamaliel se mantuvo de parte de los apóstoles después de que Pedro fue liberado de la prisión y regresó al Templo a predicar, Dios levantó a "algunos de los ancianos", que defendieron a Jeremías y evitaron la sentencia de muerte. Para hacerlo, citaron Miqueas 3:12, lo que indica que su mensaje -inicialm ente proclamado durante el tiempo de Ezequías, unos cien años antes de Jeremías- ya se había escrito y se le había adjudicado el estatus de canónico. Las palabras de Miqueas fueron escuchadas y aceptadas, pero no las de Jeremías, lo que creó un fuerte contraste entre el fiel rey Ezequías y el infiel rey Joacim. Sin embargo, el mensaje de Miqueas, repetido con convicción y en el momento apropiado, disipó la grave situación en que se encontró Jeremías. Considera: Mantenerse de parte de Dios no es fácil en medio de un ambiente hostil y con la presión de sus pares. ¿Qué podría impedirte hablar por Dios? 87
  5. 5. Lección 7 // Material auxiliar para el maestro { 3: ¡Aplica!} • Solo para los maestros: Podemos mantener nuestras convicciones solamente en favor de alguien o algo que conocemos. Conocer a Dios es un ejercicio de experiencia y de relación, que lleva a apartarse de toda forma de idolatría; lleva a fuertes convicciones bíblicas y una conducta éticamente correcta. Es alentador para nuestra propia fe ver que Jeremías no estaba completamente solo, sino que hubo algunos que se mantuvieron de su lado. Preguntas para reflexionar y aplicar: 1. La idolatría implica sacrificios a los ídolos que creamos. En el antiguo Is­ rael, a veces hasta era el sacrificio de un niño. ¿Cuáles son las cosas o personas que estamos tentados a sacrificar en los altares de este mundo? 2. ¿Cómo podemos hacer que el mensaje de arrepentimiento sea una parte positiva de nuestra experiencia cristiana y del mensaje de la iglesia? { 4: ¡Crea!} • Solo para los maestros: Los medios desempeñan hoy un papel central en la mayoría de las sociedades. Desde los televisores a los celulares, de las computadoras (ordenadores) a las tabletas, somos constantemente bombar­ deados con los ídolos de este mundo. Como cristianos, necesitamos evaluar en forma crítica nuestro uso y dependencia de los medios. Actividad individual o grupal: Anima a los miembros de tu clase a ponerse de acuerdo para realizar un "ayuno" de medios por cierto período de tiempo, durante la semana próxima; o quizás, en forma individual y cuando sea posible, que pasen un día (u otro lapso de tiempo) sin celular, televisor u otros dispositivos electrónicos. El sábado siguiente, invítalos a informar a la clase de su experiencia. 88

×