üeectc
(lueAído-í. padAeA:
Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección
en la fecha señalada. Los...
dades.
La gracia de Dios suple todas nuestras necesi-
UeAÁÍUÜM - jXClAXt ttl£47W^U^ClA, "He aquí Dios es salvación mía; me...
£ec£Íún 6
tienen padre, pero deseo criarlos
en el temor de Dios.
-jesús, Hijo del Hombre,
¿dónde estás? -gritó un pescador...
£ecció~n, 6
que tiene comida en su bolso! Avancé hacia
él y le dije que no era mucho lo que tenía:
solamente cinco panecil...
£ecc¿<m 6
Jueves
Comparte
Cuando la gente
regresó a sus ho­
gares compartió el
alimento que había
sobrado y lo que
habían ...
Viernes
Lee Juan 6:35 y
Salmo 103:3 al 5.
¿Qué promete Jesús
en estos versículos
que suplirá?
Repite el versículo
para mem...
^cdcunmteett fa u íi
INSTRUCCIONES
¿Cómo debemos disfrutar de nuestra
vida en Cristo? Descúbrelo al encontrar un
versículo...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 6 | Intermediarios | Sin limites | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

619 visualizaciones

Publicado el

Lección 6 | Intermediarios | Sin limites | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
619
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
252
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 6 | Intermediarios | Sin limites | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

  1. 1. üeectc (lueAído-í. padAeA: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las acti­ vidades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. X it e has entusiasmado tanto en hacer algu- G S> n a cosa que hasta te olvidaste de qué hora era? Estabas tan ensimismado que ni siquiera pensaste en comer, hasta que de pronto la inco­ modidad de tu estómago te lo recordó. Eso es lo que lesucedió a una multitud depersonas que se habían reunido para escuchar a Jesús. Imagina que tú formabas parte de esa multitud. (Textos claves y referencias: Marcos 6:30-44; Juan 6:1-15; El Deseado de todas las gentes, pp. 332-339.) C ' Domingo Lee "Sin límites". Aprende Comienza a aprender el ver­ sículo para memo- rizar. Comparte Prepara un sándwich y compártelo con al­ guien en tu familia o con un amigo. Comenta cómo jesús pudo alimen­ tar a cinco mil per­ sonas sin mucho más que eso. Ora Agradece a Dios por sus dones. Sábado Haz la actividad para esta semana que está en la pá­ gina 45.
  2. 2. dades. La gracia de Dios suple todas nuestras necesi- UeAÁÍUÜM - jXClAXt ttl£47W^U^ClA, "He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH jehová" (Isaías 12:2). Sabía que debería haber ido enseguida a casa. Pero, como era un hermoso día pri­ mavera!, decidí seguir a la multitud que iba hacia la playa. Me entretuve escuchando sus conversaciones. -Lo vimos hace poco -dijo un hombre que olía a mar-. Mi hermano lo siguió en nuestro bote. -Yo caminé hacia acá con la esperanza de encontrarlo. -¿Dónde podrá estar? -preguntó un hombre ataviado con ropa de viaje de buena calidad-. Tengo que verlo antes de ir a pasar la Pascua en jerusalén. -Yo deseo que bendiga a mis hijos -dijo una mujer con tres criaturas- No Lunes Imagina que eres un periodista. Entrevista a Andrés, el niño con la co­ mida y a alguno de la multitud. Calcula Cuenta las casas que hay en tu cuadra. Si vive un promedio de tres personas en cada casa, ¿cuántas calles como la tuya se necesitarán para albergar a cinco mil personas?
  3. 3. £ec£Íún 6 tienen padre, pero deseo criarlos en el temor de Dios. -jesús, Hijo del Hombre, ¿dónde estás? -gritó un pescador. -¿Crees que puede oírte? -preguntó el viajero burlona­ mente. -¡Mamá, mira! -dijo un niño repentinamente. La multitud guardó silencio, y todos miraron en la misma direc­ ción. Jesús bajaba por la colina. Se detuvo y comenzó a hablar. No sé cuánto tiempo pasamos allí escuchando sus enseñan­ zas. ¡Nos dio tanta esperanza!, lo que no hacían los sacerdotes ni los dirigentes. Hasta los niñi- tos se mantenían tranquilos. De pronto, noté que el sol descen­ día por el oeste. Mi estómago había comenzado a reclamar co­ mida. Oí que los discípulos de­ cían a jesús que debíamos irnos porque era hora de comer. Jesús les contestó en forma extraña: "Dadles vosotros de comer". Uno a quien llamaban Felipe miró extrañado a jesús y pre­ guntó: -¿A dónde podríamos com­ prar suficiente comida para ali­ mentarlos a todos? También yo me había pre­ guntado lo mismo. La aldea más cercana distaba tres kilómetros, y aquí había bastante más gente que en la mayor parte de las aldeas. Además, se habría necesitado la cantidad de siete salarios men­ suales para pagar por los alimen­ tos. -¿Cuánta comida pueden encontrar entre la gente? -pre­ guntó jesús. Los discípulos se dedicaron a averiguarlo. Yo me había concentrado tanto en es­ cuchar a jesús que había olvi­ dado mi bolso que contenía pan y peces. Le eché una mirada. Un discípulo llamado Andrés lo miró al mismo tiempo y gritó: -¡Aquel muchacho parece Martes Recuerda Piensa en la mejor vaca­ ción que hayas tenido. ¿Qué hizo que fuera tan especial? Lee Busca y lee Marcos 6:32 al 35. jesús había programado tener una corta vacación con los discípulos. ¿Cómo crees que se sintieron cuando vieron a toda la gente que los había seguido? Contesta ¿Cuál era la diferencia entre la respuesta de Jesús y la de los discípulos? Ora Pide a Dios que te ayude a amar a la gente como Jesús la ama.
  4. 4. £ecció~n, 6 que tiene comida en su bolso! Avancé hacia él y le dije que no era mucho lo que tenía: solamente cinco panecillos y dos peces. Se los entregué. Andrés comentó incrédulo que sería imposible alimentar a todos con tan poca comida. Jesús no hizo caso del comen­ tario y ordenó que le llevaran los alimentos. -Felipe, Pedro y Andrés, sienten a la gente en grupos de cincuenta -dijo jesús-. Y asegú­ rense de que todos me vean. Miércoles Escribe En un cuaderno o en tu diario de estu­ dio de la Biblia escribe cómo te habrías sen­ tido si Jesús te hubiera pedido que encontraras comida para cinco mil personas. Piensa ¿Existen en tu vida situaciones imposi­ bles? Oro Pide a Jesús que se encargue de resolver las situaciones difíciles e imposibles y que te ayude a considerarlas desde su perspectiva.
  5. 5. £ecc¿<m 6 Jueves Comparte Cuando la gente regresó a sus ho­ gares compartió el alimento que había sobrado y lo que habían aprendido. Comparte con al­ guien lo que jesús ha hecho en tu vida. Nombra Haz una lista con cinco cosas que es posible conseguir gratuita­ mente. Descubre el regalo gratuito que Dios nos ofrece, en Romanos 6:23. Ora Agradécele por ese regalo. La gente se sentó con expresiones de alivio. Cuando todos habfan ocupado sus lugares, Jesús miró hacia el cielo, bendijo el pan, lo partió y entregó los pedazos a sus discípulos. Ellos llenaron cestas con pan y pescado, y las distribuyeron entre la gente. Los panes y los peces que mi madre me había dado nunca me habían parecido tan sabrosos. Los discípulos y jesús no comieron hasta que todos los demás habían re­ cibido alimento. Sobró una cantidad considerable de co­ mida. La gente estaba feliz. -Me cuesta creer que Jesús haya hecho esto -co­ mentó el pescador. -Aunque puedes sentirlo en tu estómago -comentó riendo el viajero-. ¿Qué más pruebas necesitas?
  6. 6. Viernes Lee Juan 6:35 y Salmo 103:3 al 5. ¿Qué promete Jesús en estos versículos que suplirá? Repite el versículo para memorizar a tu familia. Busca Encuentra el significado de la pa­ labra "salvación" en un diccionario. Escribe en un cua­ derno tu versículo para memorizar, sustituyendo algunas palabras por las que aparecen en la defi­ nición de salvación. Acepta Escribe o pro­ nuncia una oración como aceptación de las provisiones de la gracia de Dios. -No me refiero a eso -dijo el pescador. -Ya lo sé -replicó el viajero- Estoy impa­ ciente por regresar a mi país para contarlo a mis amigos. -¡Sé que Dios proveerá lo necesario para mis hijos y para mí! -exclamó la madre que había buscado la bendición de jesús para sus hijos. -jesús nos dio pan -comentó su hijo mayorcito. Mientras los discípulos distribuían el pan que había sobrado para que lo lleváramos a casa, yo pensaba en laforma en que jesús nos había alimentado con sus propias manos. Sí, yo había provisto la comida, pero él había creado los peces. Había dado la luz del sol, la lluvia y la tierra para cultivar la cebada con que se hacía el pan. Ciertamente tenía poder para librarnos de los roma­ nos, y también del pecado y de la muerte.
  7. 7. ^cdcunmteett fa u íi INSTRUCCIONES ¿Cómo debemos disfrutar de nuestra vida en Cristo? Descúbrelo al encontrar un versículo en este laberinto de letras. Puedes buscar de lado a lado y de arriba hacia abajo o viceversa, pero no en forma diagonal. Comienza en la letra Y de color violeta de la primera línea y termina en la letra A de color violeta de la última línea. Y 0 H E y E N 1 D 0 P A R O H E V N 1 D 0 P A R A A H 0 y E N T E N C V N A 0 E V E N 1 E U Q A N V G U V E N 1 D 0 Q U E T 1 N E E N 1 D 0 P A N A E D E T 0 D D 0 p A R V C N A Y P A G N E T A L E u Q A R A N H E V E N 1 D o P A R A E N A B U N D A N C 1 A P

×