Crecer en Cristo
PARA ESTA SEMANA: Juan 3:1-15; Mateo 13:33; 2 Corintios 5:17; Juan
15:4-10; Mateo 6:9-13; Lucas 9:23, 24....
EL EFECTO MARIPOSA
Las mariposas son criaturas asombrosas. ¿Cómo puede una lenta oruga
convertirse en una mariposa llena d...
l u n e s EL CAMBIO DEL VIEJO POR EL NUEVO
Nacer de nuevo es un evento que trae consigo consecuencias eternas.
Esta es la ...
COMENZÓ EN LA PRISIÓN
'"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las co­
sas viejas pasaron; he aquí todas...
Sb
CAMBIO DE CORAZÓN
% J r Max Lucado escribió lo siguiente sobre su experiencia con una cirugía
Agosto corazón: "Me estab...
LA ORACION
Biblia en mano
j ¿De qué manera las diferentes partes dei Padrenuestro pueden ayudarnos a
crecer en Cristo? Mat...
VIERNES RECUERDA
Crecer en Cristo siempre comienza con una muerte. En primer lugar,
la muerte de Cristo en la cruz hace po...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 6 | Joven | Crecer en Cristo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

529 visualizaciones

Publicado el

Lección 6 | Joven | Crecer en Cristo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
529
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
110
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 6 | Joven | Crecer en Cristo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

  1. 1. Crecer en Cristo PARA ESTA SEMANA: Juan 3:1-15; Mateo 13:33; 2 Corintios 5:17; Juan 15:4-10; Mateo 6:9-13; Lucas 9:23, 24. TEXTO CLAVE: "-D e veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios -dijo Jesús" (Juan 3:3). SÁBADO p R E V I E W N uestro Padre celestial nos dio la vida. "Y Dios creó al ser huma­ no a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó" (Gén. 2:7). Mientras la primera pareja permaneció en el amor de Dios, permanecieron en el Edén. Pero sabemos cómo desobedecieron el mandamiento de no comer del árbol del conocimien­ to del bien y del mal. Pero aun cuando hicieron exactamente eso, Dios siguió extendiéndoles su amor a ellos, y a todo aquel que lo siguiera. Su muestra máxima de amor ocurrió en la cruz cuando su Hijo, Jesús, murió por los pecados de la humanidad (Rom. 5:8). Jesús triunfó sobre las fuerzas del mal por su muerte en la cruz. Quien subyugó los espíritus demoníacos durante su ministerio terrenal, quebrantó su poder y aseguró su destrucción definitiva. La victoria de Jesús nos da victoria sobre las fuerzas malignas que todavía buscan controlarnos, y nos permite andar con él en paz, gozo y en la certeza de su amor. En Juan 3:3 y 5, Jesús dice que el que no nace de nuevo "no puede entrar en el reino de Dios". Este nuevo nacimiento implica nacer del Espíritu Santo; implica ser "como niños recién nacidos" que desean "con ansias la leche pura de la palabra [...]. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación" (1 Ped. 2:2). Sí, la Palabra de Dios nos da vida. Así como primero nacemos físicamente y necesitamos ser alimentados para crecer, también necesitamos del nacimiento espiritual y, al ser alimen­ tados por la Palabra de Dios, podemos crecer en Cristo. Un crecimiento así es lo que Dios desea para nosotros. 02Agosto 40 I Lección para jóvenes
  2. 2. EL EFECTO MARIPOSA Las mariposas son criaturas asombrosas. ¿Cómo puede una lenta oruga convertirse en una mariposa llena de gracia? Después de su nacimiento, la oruga come de manera continua por tres semanas. Cuando el momento es apropiado, la oruga se cristaliza por dos semanas. Nadie sabe con se­ guridad qué le sucede a la crisálida; pero se desarrolla un proceso increíble antes de que surja la mariposa. Luego de preparar sus hermosas alas, la mariposa se echa a volar y así comienza el asombroso ciclo de la vida. Nuestro crecimiento en Cristo es similar. Así como la oruga descarta su antiguo ser para convertirse en algo totalmente diferente, un cristiano muere al yo para convertirse en una nueva criatura en Cristo. Lo primero que notamos de una oruga es su voraz apetito, un atributo que deberíamos compartir espiritualmente. De no haber comido cons­ tantemente, la oruga no tendría suficiente grasa y masa para soportar la transformación. De la misma manera, no podemos ser transformados por Dios, si no dedicamos suficiente tiempo de calidad cada día para "comer" y "digerir" la Palabra de Dios, el Pan de Vida. La segunda y más decisiva parte de la vida de la oruga es la etapa de la crisálida. Así como la oruga descarta su cuerpo en esta etapa, nosotros debemos dejar al yo para desarrollar un carácter como el de Cristo. Al elegir ignorar nuestros deseos egoístas, nuestra determinación se afirma y protege nuestro corazón, per­ mitiéndole a Jesús transformarnos desde el interior. Este proceso puede llegar a ser muy difícil. Es por eso que debemos comer vorazmente de la Palabra de Dios. Así, cuando lleguen los momentos difíciles, podremos recordar sus promesas, consejos y mandamientos. Morir al yo es una tarea diaria. Cada día eres transformado poco a poco en una persona hermosa y devota, que Dios mismo respeta. Y cuando Jesús vuelva, te dará también un cuerpo nuevo. Por ahora, permite que su gloria brille a través de ti. Crece cada día en su amor y verdad, hasta que él regrese. Biblia en mano ...............—.......- ............................................................. j Lee la conversación de Jesús con Nicodemo, registrada en Juan 3:1 al 15. ¿De qué manera explicó Jesús el significado de nacer de nuevo? ! Piensa en cómo produjo el Señor tu conversión. No importa si fue en circuns­ tancias dramáticas o mediante un proceso largo e imperceptible. ¿De qué forma has experimentado el nuevo nacimiento? Lección para jóvenes / 41
  3. 3. l u n e s EL CAMBIO DEL VIEJO POR EL NUEVO Nacer de nuevo es un evento que trae consigo consecuencias eternas. Esta es la razón por la cual "debemos nacer de nuevo". No es su función proveer un arreglo temporario o un estado volátil. David le pidió a Dios que creara en él un corazón limpio (Sal. 51:10), y eso demuestra una realidad muy diferente: una posición ante Dios vestidos con la justicia de Cristo (Eze. 36:26; Zac. 3:1-4). Esta nueva posición se conoce comojustificación, y sucede cuando aceptamos la gracia de Jesús. Por la fe en Cristo, su justicia nos es imputada. Pasamos a estar bien con Dios gracias a Cristo, nuestro Sustituto (2 Cor. 5:21). Como pecadores arrepentidos, experimentamos un perdón pleno, completo. Este camino hacia un cambio completo se camina día a día. Nacer de nuevo también es un regalo del Espíritu Santo. No lo pode­ mos ganar o heredar. Sin embargo, es importante que reconozcamos que, cuando nacemos de nuevo, no perdemos nuestra consciencia o control sobre nuestra vida. Significa que, porque estamos comprometidos con Dios, él cambia nuestra filosofía, nuestros valores, nuestra orientación y nuestro propósito en la vida. Nuestro carácter es transformado, y nuestras acciones comienzan a basarse en valores. Esta transformación se conoce como santificación. Santificación: el caminar diario (Luc. 9:23, 24; Juan 3:1-16; Tito 3:4-7) Parece que Nicodemo no tenía idea del impacto que representaba nacer de nuevo. No entendió que esta experiencia trasciende lo temporario y lo físico. No hay beneficios de protección. No puedes pedirle a alguien que lo haga por ti. Tú debes nacer de nuevo! Así como los discípulos no entendieron el reino de Dios y el ministerio de Jesús, Nicodemo tampoco entendió el proceso de conversión y la esencia de la nueva vida en Cristo. Nacer de nuevo no significa que perdemos nuestra consciencia o el control sobre nuestra vida. En lugar de eso, significa que estamos com­ prometidos con Dios, al punto que le permitimos que cambie nuestra manera de pensar, nuestros valores, nuestra conducta, y las razones por las que vivimos. Para ser santificados, necesitamos involucrarnos en algunas actividades espirituales como la oración, el estudio de la Biblia, ayudar a los necesi­ tados, confraternizar, adorar, etc. Así, con cada día que pasa, progresa también nuestro sanamiento y transformación, y recibimos de Cristo victorias crecientes sobre los poderes de las tinieblas. Biblia en mano ■■■■...................— ....................... j ¿Qué nos dicen los siguientes textos acerca de lo que realiza en nosotros el nuevo nacimiento? Tito 3:5-7; 2 Cor. 5:17; Gál. 6:15. 04Agosto Medita en tu vida durante las últimas veinticuatro horas. ¿Hasta qué punto aquellos que se relacionan contigo perciben a Cristo en tus palabras, actitudes y acciones? Ora acerca de los rasgos de tu carácter que todavía necesitan ser modelados por el Espíritu Santo. 42 / Lección para jóvenes
  4. 4. COMENZÓ EN LA PRISIÓN '"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las co­ sas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas' (2 Cor. 5:17). Por medio del poder de Cristo, los hombres y mujeres han roto las cadenas de los hábitos pecaminosos. Han renunciado al egoísmo. El profano se transformó en reverente, el borracho, en sobrio, el libertino, en puro. Almas que habían manifestado la semejanza de Satanás han llegado a transformarse a la imagen de Dios. Este cambio, en sí mismo, es el milagro de los milagros. El cambio realizado por la Palabra es uno de los más profundos misterios de ella. No lo podemos entender; solamente podemos creerlo, como lo señalan las Escrituras: 'Cristo en vosotros, la esperanza de gloria'" (HAp 379). Durante los últimos años, he estado Involucrado en el ministerio de la prisión y he sido testigo de este "misterio" muchas veces. El tiempo y el espacio no me permiten compartir las transformaciones que he observado en las vidas de hombres y mujeres que una vez fueron controlados por Satanás, pero que ahora están viviendo una vida nueva en Cristo. Estos cristianos nacidos de nuevo estaban huyendo de Dios una vez, viviendo vidas pecaminosas, sin preocuparse por nada o nadie fuera de ellos mismos. Ahora, están leyendo su Palabra diariamente, orando unos por otros, y compartiendo las buenas nuevas con los otros reclusos. Para ellos, este cambio de corazón comenzó en la prisión. Para muchos otros, el deseo de buscar a Dios comenzó en otro lugar. No importa dónde empezó. Una vida nueva ha surgido, y la promesa del amor de Dios vive en ellos. "La obra de gracia en el corazón no es una obra instantánea. Se efectúa por una vigilancia continua y cotidiana, y creyendo en las promesas de Dios. A la persona arrepentida y creyente, que alberga fe y anhela con fervor la gracia renovadora de Cristo, Dios no la devolverá vacía. Le dará gracia. Y los ángeles ministradores la ayudarán mientras persevera en sus esfuerzos para avanzar" (Fi/212). "En sus esfuerzos por alcanzar el ideal de Dios, el cristiano no debería desesperarse de ningún empeño. A todos es prometida la perfección moral y espiritual por la gracia y el poder de Cristo. Él es el origen del poder, la fuente de la vida" (MGD 107). Biblia en mano — .... ...................- — ..................... / ¿Qué nos enseñan estos textos acerca de permanecer continuamente en Cristo? Juan 15:4-10. ! ¿Cuáles son los mayores obstáculos que te impiden permanecer, constantemen­ te, unido a Cristo? ¿Qué pasos puedes dar, a fin de superarlos o eliminarlos? Lección para jóvenes / 43
  5. 5. Sb CAMBIO DE CORAZÓN % J r Max Lucado escribió lo siguiente sobre su experiencia con una cirugía Agosto corazón: "Me estaban llevando a cirugía, y él [el médico) me interrogó acerca de si tenía alguna pregunta final. (No la mejor elección de palabras.) Intenté ser ingenioso. -Usted va a quemar el interior de mi corazón, ¿no es así? -Cierto. -Piensa matar las células que se están portando mal, ¿cierto? -Ese es el plan. -Mientras esté por ahí, ¿podría apuntar su pequeño soplete hada un poco de mi codicia, egoísmo, superioridad y culpa? Él sonrió y respondió: -Lo lamento, eso está fuera de mi salario. Y lo estaba, pero no está fuera del de nuestro Dios. Él está en el "ne­ gocio de cambiar corazones".' Todos hemos conocido a un "cristiano recién nacido" que ha cam­ biado dramáticamente para mejor. Ya sea que hayas sido cristiano por mucho tiempo, o que recién estés comenzando, puedes preguntarte: "¿Realmente ha cambiado mi corazón?" Un cambio de corazón no es como cambiar de ropa. La naturaleza pecaminosa que heredamos no permitirá un cambio fluido sin que Jesús tome el control y nos moldee haciéndonos una nueva creación. Y como el rey David, tenemos que orar día a día pidiendo un corazón limpio (Sal. 51:10). El cambio del corazón y la mente es un proceso. Aquí hay algunas ¡deas que puedes tomar: Siéntete malpor elpecado que hay en tu corazón. Este es el comienzo del cambio. El Espíritu Santo ya está trabajando en ti, así que pídele a Dios que te perdone y limpie tu mente, para vivir una renovación espiritual y moral. Decide seguir a Cristo diariamente. Ora continuamente para que él cree en ti un corazón y una mente limpios. Él comenzará a trabajar en ti inmediatamente, dándote "nuevos pensamientos" y una preocupación sincera por otros. Ora por un espíritu firme, obediencia y una fe inquebrantable. Cuando oras por un espíritu renovado, le permites a Dios crear un nuevo yo. De­ pende completamente de Dios; y luego toma decisiones acordes a eso. Acciones santas surgirán. Nunca dejes de orar para que Dios renueve tu corazón. Él tiene planes para ti, y solo si realmente estás recreado en Jesús, podrás caminar en el camino de la luz (Efe. 2:10). A f í f í Biblia en mano j ¿Qué significa Lucas 9:23 y 24? I ¿Cuándo fue la última vez que moriste al yo? ¿Qué te dice tu respuesta, espe­ cialmente a la luz de los textos de hoy? ' Max Lucado, "God Changes Hearts", consultado el 19 de noviembre de 2013 en http://devotionalsdaily.com/god-changes-hearts/ 44 / Lección para jóvenes
  6. 6. LA ORACION Biblia en mano j ¿De qué manera las diferentes partes dei Padrenuestro pueden ayudarnos a crecer en Cristo? Mat. 6:9-13. j "Señor, enséñanos a orar" (Luc. 11:1) es un pedido siempre relevante, no im­ porta cuánto tiempo haya pasado desde que aceptamos a Cristo como nuestro Salvador. ¿En qué aspecto de tu vida de oración todavía necesitas crecer, por la grada de Dios? JUEVES 07La oración es el privilegio de una conversación personal con Dios. Es a través del Espíritu Santo que podemos comunicarnos: hablar y escu- Agosto char. Si esperamos crecer en Cristo a través de nuestra vida de oración, entonces, ya sea orando en privado o en público, debemos confiar en que Dios nos guiará a través de nuestros pensamientos, impresiones y del liderazgo del Espíritu Santo. s ® í El Padrenuestro, que se encuentra en Mateo 6:9 al 13, es una oración modelo que muchos usan para recitar. Nuestras oraciones no deberían ser una colección de palabras repetidas, sino que deberían revelar el estado de nuestro corazón. Cindy tenía dos años de edad cuando armó su primera oración, luego de recibir un gran pato de chocolate en la cena. Bajó su cabeza y dijo: "Querido Señor, gracias por el pato. Amén". Le habló a Dios desde su co­ razón. Si esperamos crecer en nuestra vida cristiana, debemos orar desde el corazón y no, de memoria. Recuerda que Dios quiere que compartamos con él nuestros pesares, alegrías, necesidades y agradecimientos. Debe­ mos abrirle nuestro corazón bajo toda circunstancia. Juan 15:7 dice: "Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá". Si queremos crecer en Cristo y llegar a ser el tipo de jóvenes adultos que Dios quiere que seamos, debemos permitir que las palabras de Jesús habiten en nosotros. Permitir que las palabras de Jesús habiten en nosotros no significa que solo leemos la Biblia o la lección de Escuela Sabática. Muchos de nosotros tenemos varias Biblias en nuestra casa, pero solo podemos repetir de memoria uno o dos versículos bíblicos. Cuando las palabras de Cristo habitan en nosotros, experimentamos crecimiento porque nos asemejamos más a él. Sus palabras se convierten en una parte integral de nuestra vida diaria. Nuestras conversaciones, nuestras acciones y nuestros pensamientos son dirigidos por la Palabra de Dios, que está viva en nuestros corazones. Él promete que recibiremos lo que pedimos. Entonces, ¿por qué muchas de nuestras oraciones no reciben respuesta? Nuestra vida de oración está en aprietos y nuestro crecimiento debilitado, porque nuestra relación con Cristo está en aprietos. Una vida de oración poderosa surgirá cuando la poderosa Palabra de Dios habite en nosotros, y nosotros habitemos en él. A Lección para jóvenes / 45
  7. 7. VIERNES RECUERDA Crecer en Cristo siempre comienza con una muerte. En primer lugar, la muerte de Cristo en la cruz hace posible nuestra nueva vida: libre del dominio de Satanás (Col. 1:13, 14), libre de la condenación del pecado (Rom. 8:1), libre de la muerte que es el castigo del pecado (Rom. 6:23); además, trae reconciliación con Dios y con los hombres. En segundo lugar, la muerte del yo hace posible que tomemos la vida que Cristo ofrece. En tercer lugar, como resultado de lo anterior, caminamos en novedad de vida. CONSIDERA » Investiga sobre la metamorfosis de una oruga que se convierte en una mariposa. Medita en las similitudes entre crecer en Cristo y el proceso de una oruga que se convierte en mariposa. » Haz un dibujo que ilustre cada uno de los frutos del Espíritu en acción (Gál. 5:22, 23). » Canta el himno 453 del Himnario adventista. Luego, escribe una cuarta estrofa que hable sobre tu deseo personal de ser como Jesús. AMPLÍA Elena de White, El camino a Cristo, "El secreto del crecimiento", pp. 67-75. Creencias de los adventistas del séptimo dia, "Crecer en Cristo", pp. 147-160. 08Agosto Colaboraron esta semana: Joshua A. Cadogan, Christ Church, Barbados, Indias Occidentales; Annaus F. Charles, Christ Church, Barbados, Indias Occidentales; Matthew Greaves, St. Philip, Barbados, Indias Occidentales; Tyrone Taylor, Christ Church, Barbados, Indias Occidentales; Annaus F. Charles, Christ Church, Barbados, Indias Occidentales; Marcelle Best, Christ Church, Barbados, Indias Occidentales; Lyn Brewer, Brooklyn, Nueva York, EE.UU. 46 / Lección para jóvenes

×