Para el 20 de septiembre de 2014 
Muerte y 
resurrección 
,PARA ESTA SEMANA: Juan 11:11; 1:1-4; Lucas 8:54, 55; Juan 5:28,...
AQUEL QUE VIVE” D 14 
O M IN G O Ab rir algo libera lo que estaba bajo llave; da acceso a algo que no esta­ba 
disponible....
LUNES 15 Septiembre 
t = 
— j r ~ 
» 
A 
10 
UN PLAN DIVINO 
¿Alguna vez dormiste tan profunda y satisfactoriamente, que c...
¿DÓNDE ESTÁ, OH, MUERTE, 
TU VICTORIA? 
"Consumado es", proclamó Jesús cuando estaba a segundos de com­pletar 
su misión. ...
m i é r c o l e s MÁS QUE ESPERANZA 
i J l Jesús aseguró que, si confiamos en él, nos dará vida eterna. Esta pro- 
S e p t...
¿ESTARÁS LISTO? 
Nos es muy difícil aceptar la muerte. Nos negamos a creer que nuestros 
amados ya no están con nosotros, ...
V I E R N E S RECUERDA 
m ím "Los escritores del Nuevo Testamento hablan como si la plenitud de 
S e p tiem b re Cristo re...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 12 | Joven | Muerte y resurrección | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

421 visualizaciones

Publicado el

Lección 12 | Joven | Muerte y resurrección | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
421
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
124
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 12 | Joven | Muerte y resurrección | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014

  1. 1. Para el 20 de septiembre de 2014 Muerte y resurrección ,PARA ESTA SEMANA: Juan 11:11; 1:1-4; Lucas 8:54, 55; Juan 5:28, 29; Mat. 5:22, 29; Juan 11:38-44. TEXTO CLAVE: "Entonces Jesús le dijo: -Y o soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera" (Juan 11:25). SÁBADO 13 preview Los griegos, en un intento de explicar la entrada del pecado en el S e p tiem b re I mundo, idearon la historia de la hermosa, pero trágicamente cu­riosa Pandora. Según esta historia, Pandora fue la primera mujer le n la Tierra, por pedido del dios griego Zeus. Más tarde, otro dios griego, Prometeo, enojó a Zeus al robar fu ego del cielo para dárselo a los seres humanos. Zeus comenzó su venganza permitiendo que Pandora se casara con el hermano de Prometeo, Epimeteo. En cierto momento, Pandora recibió una caja que debía entregar a Epimeteo o a su hermano, Prometeo. Pero, como puedes imaginar, la curiosidad de Pandora pudo más que ella, y abrió la caja. Los contenidos malignos, maliciosos y enfer­mizos que Zeus enviaba para Prometeo salieron volando y cayeron sobre la tierra. Pero antes de que Pandora pudiese cerrar la caja, una cosa más se escapó hacia el mundo: la esperanza. Muchos de los elementos de este m ito griego son, irónicamente, simila­res a la historia de la creación bíblica. Ad án y Eva cedieron a su curiosidad y, como consecuencia, el pecado y sus terribles consecuencias, incluyendo la muerte, entraron al mundo. Afortunadamente, no servimos a un Dios motivado por la venganza, como en la historia de Pandora. El Creador del universo dejó la gloria celestial para morir por nuestra salvación. Jesús proclama con seguridad: "[Yo soy] el que vive. Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infier­no" (Apoc. 1:18). Gradas a su resurrección, tenemos paz porque nosotros también podemos, al creer en él, vencer el pecado y la muerte (Juan 3:16). Esta es la mejor promesa que existe hoy. ¡Que Zeus le gane a eso! 82 / Lección para jóvenes
  2. 2. AQUEL QUE VIVE” D 14 O M IN G O Ab rir algo libera lo que estaba bajo llave; da acceso a algo que no esta­ba disponible. Cuando colocas una contraseña para "bloquear" tu celular, s e p t iem b re estás evitando que otras personas accedan a tu información en el caso que se te pierda o te lo roben. Hoy en día, se puede bloquear un celular a través de una contraseña numérica o reconocimiento de huella digital. Y como usuario, tú eres libre de restricciones. Todo tu contenido está disponible y accesible para ti. Con un teléfono "desbloqueado", eres libre de utilizar tu dispositivo móvil cuando quieras y de la manera que desees. El libro de Apocalipsis presenta a Jesús como quien tiene la llave del Hades y de la muerte. La muerte y la resurrección de Jesús nos muestran que él realmente tiene la llave para "desbloquear" las tumbas de aquellos que murieron en él. En su segunda venida, abrirá las tumbas de aquellos que murieron viviendo en él. Pablo dice: "El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero" (1 Tes. 4:16). Aquellos que murieron en Cristo son liberados de su estado de muerte, que los ha apartado de la vida. ¡Cuando mueren, aquellos que están en Cristo duermen en aquel que venció a la muerte! C uando entendemos esta preciosa verdad, estamos preparados para eludir los engaños que Satanás tiene para nosotros, porque él sabe que tiene poco tiempo. Pero muchos serán engañados por sus astutas estrategias. La Biblia declara que Dios es la fu en te de to d a la vida. Es así que tenemos una descripción detallada de la naturaleza de la vida y de la muerte, de parte de aquel que es responsable p or la vida en primer lugar. Es imperativo, entonces, que acudamos a la Biblia como la fuente de autoridad, para aprender sobre asuntos relacionados con la muerte. Biblia en mano / / ¿De qué manera describió Jesús la muerte de su amigo Lázaro? Juan 11:11. Dado que entendemos que la muerte es un sueño inconsciente, ¿por qué la enseñanza de la resurrección es tan crucial para nosotros? A Lección para jóvenes / 83
  3. 3. LUNES 15 Septiembre t = — j r ~ » A 10 UN PLAN DIVINO ¿Alguna vez dormiste tan profunda y satisfactoriamente, que cuando te despertaste no tenías ¡dea de qué momento del día era? La Biblia describe la muerte como un sueño similar a este: profundo, tranquilo, y pacífico hasta la segunda venida. Los muertos ya no saben qué sucede en el mundo (Ecl. 9:5, 6, 10). Es por eso que no pueden "cuidarnos". ¿Puedes imaginar la tristeza y agonía que le causaría a una madre, en el cielo, ver a su hijo sufrir problemas en la Tierra? En Lucas 23:43 Jesús le dijo a uno de los criminales en la cruz: "Te aseguro [...] hoy estarás conmigo en el paraíso". Jesús no quiso decir que el hombre iría literalmente derecho al cielo cuando muriera. La declara­ción de Jesús al ladrón fue una confirmación poderosa de que, cuando te aferras al Salvador con un corazón sincero, incluso si es en el último minuto, serás salvo. La esperanza de la resurrección (Juan 1:1-4; 14:6) Jesús fue humilde y obedientemente a la cruz, para que nosotros pu­diésemos tener la esperanza de la resurrección. Él fue pobre y humillado, para que nosotros fuéramos ricos y elevados. Él dio su vida, para que nosotros pudiésemos obtener vida eterna. Él experimentó resentimiento, odio, y deshonra. Él sintió cada abuso, cada látigo, cada espina, cada clavo, y eligió sufrirlos. Cristo es el camino que va de esta tierra al cielo. Con su humanidad toca esta tierra, y con su divinidad toca el cielo. Si le das tu vida a Cristo sinceramente, aunque mueras una muerte terrenal, recibirás el regalo de la vida eterna cuando él regrese. El gran Conquistador (Juan 5:21; 10:17,18; 11:38-45; 1 Cor. 15:17-20) Solo Dios tiene el poder de resucitar a los muertos, porque él es el dador de la vida. Jesús usó la muerte y la resurrección de Lázaro para mostrar la gloria de Dios (Juan 11:1-45). M o s tró la comunión entre Dios el Padre y Dios el Hijo. Jesús murió por nuestros pecados y resucitó de los muertos para ilustrar que la muerte no tiene poder sobre él, y para liberarnos de nuestros pecados. Jesús murió y conquistó la muerte, para que podamos vivir eternamente. ¿Qué eliges: la vida o la muerte? Biblia en mano ..................................... .............. ...... ................... y Lee Juan 1:1 al 4. ¿Qué está implícito en estos versículos, que nos muestra el poder de Jesús para resucitar a los muertos? j ¿De qué forma ocurre la resurrección? Luc. 8:54, 55. ! La muerte es tan común que la damos por sentada. Entonces, ¿cómo podemos aprender a confiar en las promesas de Dios acerca de la vida eterna, aun cuan­do, por ahora, la muerte parece ser la vencedora? 84 I Lección para jóvenes
  4. 4. ¿DÓNDE ESTÁ, OH, MUERTE, TU VICTORIA? "Consumado es", proclamó Jesús cuando estaba a segundos de com­pletar su misión. La victoria había sido ganada. Jesús vino a la tierra para redimirnos luego de la decepcionante caída del hombre. El plan de salvación se había cumplido y el diablo había sido vencido. "Cu and o Jesús, pendiente de la cruz, exclamó: 'Consumado es', las peñas se hendieron, tembló la tierra y se abrieron algunas tumbas. "Al resurgir él triunfante de la muerte y del sepulcro, mientras la tierra se tambaleaba y los fulgores del cielo brillaban sobre el sagrado lugar, algunos de los justos muertos, obedientes a su llamamiento, salieron de los sepulcros como testigos de que Cristo había resucitado. Aquellos fa­vorecidos santos salieron glorificados. Eran santos escogidos de todas las épocas, desde la creación hasta los días de Cristo. De modo que mientras los príncipes judíos procuraban ocultar la resurrección de Cristo, hizo Dios levantar de sus tumbas cierto número de santos para atestiguar que Jesús había resucitado y proclamar su gloria" (PE 183). Se vio la gloria de Dios cuando él salió victorioso de la tumba. "¿Dónde está, oh, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh, sepulcro, tu victoria?" (1 Cor. 15:55). Jesús nos ha mostrado que nosotros también podemos conquistar la tumba, al permanecer en él. Podemos ver este concepto ejemplificado en todas las veces que tocó y sanó a los enfermos. Jesús no solo vino a la tierra a salvarnos, también vino a mostrarnos cómo vivir una vida cristiana, una vez que él regresara al cielo. El apóstol Juan nos muestra que en Jesús hay vida, y que él es la luz de los hombres. Aunque nos hemos alejado del camino de la vida eterna, Jesucristo se dio a sí mismo como un sacrificio para que pudiéramos tener una nueva vida. "Por la transgresión, los hijos del hombre se hacen súbditos de Satanás. Por la fe en el sacrificio reconciliador de Cristo, los hijos de Adán pueden ser hechos hijos de Dios. A l revestirse de la naturaleza humana. Cristo eleva a la humanidad. Los hombres caídos son colocados donde pueden, por la relación con Cristo, llegar a ser en verdad dignos del nombre de 'hijos de Dios'" (CC 14). Lo que Jesús nos está ofreciendo hoy es un triunfo sobre la derrota. Lo que el mundo tiene para ofrecer no tiene comparación con los beneficios de permanecer bajo el cuidado de sus manos. Él acepta a todas las per­sonas que acudan a él y permanezcan con él, para ser llenos del Espíritu Santo y para esparcir su gozo y sus bendiciones al mundo. MARTES 16 Septiembre Biblia en mano ! SI bien todos, finalmente, seremos resucitados de entre los muertos, cada uno tendrá uno de dos destinos eternos. ¿Cuáles son? Juan 5:28,29. I M edita en el destino final que nos espera a cada uno. Si hay alguna cosa interponiéndose entre la vida eterna y tú, ¿por qué no eliges, ahora mismo, deshacerte de eso? Después de todo, ¿puede haber algo más valioso que la vida eterna? A Lección para jóvenes / 85
  5. 5. m i é r c o l e s MÁS QUE ESPERANZA i J l Jesús aseguró que, si confiamos en él, nos dará vida eterna. Esta pro- S e p tíem b re mesa debe darnos esperanza y paz. Pero debo ser honesto y decir que me es difícil sentir el gozo que él quiso que sus palabras expresaran. ¿Es posible escuchar algo tantas veces, que deje de tener efecto? Pienso en todas las veces que escuché a mi pastor hablar de la "bendita esperanza" de la resurrección, cuántas veces yo hablé de eso, canté acerca de eso y leí sobre eso. Pero aún así, a veces la resurrección parece una esperanza lejana que solo es relevante para quienes están a punto de morir. ¿Te preguntas si la promesa de resurrección para vida eterna tiene alguna implicación práctica para el hoy? Si es así, yo te respondería de la siguiente forma: Aprende a amara tu prójimo. Ya que existe la resurrección, tu vecino hoy podría llegar a ser tu vecino para siempre. Recuerda que la resurrec­ción no es solo para ti y tus amigos. Dios quiere salvar a todos (2 Ped. 3:9). En ese todos, puede haber algunas personas que no quieras. Por ejemplo, el compañero de trabajo que trató de desautorizarte, la persona en la iglesia que esparció rumores sobre ti, o el amigo al cual le faltaste el respeto y a quien nunca le pediste perdón. No podremos acordar no cruzarnos en el más allá. Busca una razón específica por la cual amar a tu prójimo. Esto no es fácil, pero si hay una situación en la cual se aplique la promesa de Mateo 19:26, es esta. Algunas personas parecen imposibles de amar, pero Jesús dijo que con Dios "todas las cosas son posibles". Olvida todas las veces que las personas te han tratado mal. Deja que Dios se encargue de esas situaciones. Pídele que te ayude a perdonar a esas personas. Algunas de ellas pueden llegar a vivir cerca de ti, en el cielo. Biblia en mano ...... .............. ....— ....................................... ..... -- y Lee Lucas 16:19 al 31. ¿Qué lección transmite esta parábola (especialmente en los versículos 27 al 31)? ¿Cuál es el problema de usar esta parábola para enseñar que los seres humanos van al paraíso o al infierno inmediatamente después de la muerte? / ¿Qué advertencias pronunció Jesús con respecto al infierno? Mat. 5:22, 29, 30; 23:33. 8 6 / Lección para jóvenes
  6. 6. ¿ESTARÁS LISTO? Nos es muy difícil aceptar la muerte. Nos negamos a creer que nuestros amados ya no están con nosotros, y es difícil entender cómo podremos S e p tiem b re vivir sin ellos. Esto me hace pensar en cuán afortunados somos de que Jesús haya muerto y resucitado, haciendo posible que él viva en nosotros. Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, au n ­que muera" (Juan 11:25). Mu cho s de nosotros tememos la muerte. Nos preocupa qué sucederá luego de la resurrección. Pero parecemos olvidar que, si vivimos para Cristo, no nos debería preocupar el resultado final. En la resurrección, seremos llamados para estar con las personas que vivieron por Cristo a través de todos los tiempos. En Juan 14:6, Jesús dice: "Yo soy el camino, la verdad y la vida [...]. Nadie llega al Padre sino por mí". Él tiene el poder de levantarnos a nosotros y a nuestros amados que murieron en él. Ascenderemos al cielo con él. Sabiendo esto no debería­mos temer el regreso de Jesús, a menos que estemos viviendo una vida de pecado. "Pues Dios juzgará toda obra, buena o mala, aun la realizada en secreto" (Ecl. 12:14). Por más trillado que parezca, nuestra razón más importante para vivir es vivir para Dios. Cada día debería ser parte del proceso de acercarnos más y más a él. Apocalipsis 16:15 dice: "¡Cuidado! ¡Vengo como un ladrón! Dichoso el que se mantenga despierto, con su ropa a la mano, no sea que ande desnudo y sufra vergüenza por su desnudez". Un ladrón nunca te advertiría que está yendo a tu casa. Los ladrones llegan sin anunciarse, sin darnos tiemp o de prepararnos. Un sistema de seguridad es una forma de combatir a los ladrones. Una alar­ma así te advierte que alguien no deseado entró a tu casa. A s í es como debiéramos vivir como cristianos: totalmente preparados para el regreso de Jesús. La "alarma" puede ser nuestra forma constante de preparación para su regreso. ¿Tendrás las baterías cargadas? Biblia en mano — — — <— «— — — — — _ _ _ _ _ _ _ _ _ y ¿Por qué la resurrección de Lázaro fue el milagro supremo del ministerio terre­nal de Cristo? Juan 11:38-44. ! ¿Cuál es la relación entre la resurrección de Cristo y la nuestra? ¿Por qué su resurrección es tan importante para nuestra salvación? 1 Cor. 15:17-20. I La muerte es tan poderosa que solamente aquel que creó la vida puede res­taurarla. ¿Qué nos d ice esta verdad acerca de por qué debemos confiar en que Jesús puede resucitarnos tal como lo prometió, y que lo hará? J U E V E S 18 Lección para jóvenes / 87
  7. 7. V I E R N E S RECUERDA m ím "Los escritores del Nuevo Testamento hablan como si la plenitud de S e p tiem b re Cristo resucitando de la muerte fuera el primer acontecimiento de ese género en la historia total del universo. Él es 'el primer fruto', 'el primero O de la vida'. Él ha forzado la puerta que estaba cerrada desde la muerte del primer hombre. Él se ha enfrentado, ha luchado y ha vencido al rey de la muerte. Todo es distinto desde que él lo realizó. Este es el comienzo de la nueva creación; en la historia cósmica se ha inaugurado un nuevo capítulo".1 CONSIDERA » Realiza una caminata en la naturaleza y disfruta de la creación de Dios (la vieja creación). Busca diferentes maneras en que Dios ejemplifica "metamorfosis" en el mundo natural. Lleva una libreta contigo y anota todos los ejemplos que encuentres, tanto en el mundo vegetal como en el mundo animal. » Medita en cómo Dios, a través de Jesús, está utilizando su poder trans­formador en tu vida para guiarte al cumplimiento final de su promesa de resurrección y eternidad con él. Usa este tiempo para agradecerle a Dios por la vida abundante que te da ahora, y por la esperanza que te da de un futuro eterno con él, en el cielo y la Tierra Nueva. » Pídele a un amigo que te acompañe en un momento de devoción, experiencia comunitaria, o exploración de la naturaleza para tener una experiencia más profunda y social de la esperanza, y la abundancia de vida que tenemos en Cristo. » Dibuja, pinta o prepara un gráfico digital que exprese tu crecimiento en Cristo. i » Comparte con algunos de tus amigos, tu familia o la clase de Escuela Sabática las experiencias de tu recorrido personal a través de la lección de esta semana. Comparte también de qué manera la esperanza de la resu­rrección y la eternidad con Jesús está impactando tu caminar espiritual. AMPLÍA 1 Corin tios 15:26; 1 Corin tios 15:52-54; 1 Tesalonicenses 4:14-18; Apocalipsis 20:5, 6; 14:13. Creencias de los adventistas del séptimo día, "La m u e r te y la resurrec­ción", pp. 389-402. 1 C. S. Lewis, Los milagros (Nueva York: Haper Collins, 2006), p. 229. Colaboraron esta semana: Wyndi Ambrose, St. Croix, U.S. Virgin Islands; Juan A. Cabrera, Burtonsville, Maryland, EE.UU.; Abigail Harewood, Tortola, British Virgin Islands; Samuel C. Moses Jr., Tortola, British Virgin islands; Robert Fuller, Arlington, Virginia, EE.UU.; Dimitri Smith, Tortola, British Virgin Islands; Jean A. Kellner, Fulton, Marylalnd, EE.UU. 88 i Lección para jóvenes

×