Para el 19 de diciembre de 2015
SÁBADO
12Diciembre
De vuelta a Egipto
PARA ESTA SEMANA: Jeremías 40:7-16; Jeremías 41 al 4...
TORTAS PARA LA REINA
A lo largo del libro de Jeremías, Dios amonesta a su pueblo por adorar
a los ídolos. Estas personas e...
LUNES
14Diciembre
rtH
A
19
GRACIA INDESEADA
Jerusalén estaba en ruinas. El muro estaba roto; el palacio, quemado;
el Templ...
LA HERENCIA MÁS RICA DE ISRAEL
En muchos aspectos la vida de Jeremías pareció ser un fracaso. Nadó
para predicar a un pueb...
MIÉRCOLES
16Diciembre
8b
A
19
LA DECISIÓN ES TUYA
Luego de que Babilonia diezmara a Israel, el remanente de Judá se negó
a...
ORACIÓN, SANIDAD, PERDÓN,
RESTAURACIÓN: UNA COMUNIDAD DE AMOR
El pueblo de Judá está en problemas; están en guerra contra ...
VIERNES
18Diciembre
RECUERDA
A pesar de las advertencias y los ruegos, Jeremías descubrió que el pue­
blo de Israel Iba a ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática

743 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
743
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
300
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 12 | De vuelta a Egipto | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 19 de diciembre de 2015 SÁBADO 12Diciembre De vuelta a Egipto PARA ESTA SEMANA: Jeremías 40:7-16; Jeremías 41 al 43; Éxodo 16:3; Números 16:13; Jeremías 44. TEXTO CLAVE: "Que el Señor tu Dios sea un testigo fiel y verdadero contra nosotros, si no actuamos conforme a todo lo que él nos ordene por medio de ti" (Jer. 42:5). PREVIEW CA lguna vez quisiste mudarte a la casa donde vivías? ¿Volver a un trabajo anterior? ¿Asistir a tu antigua escuela? ¿Reunlrte con un viejo amigo? ¿Vivir tu antigua vida de soltero libre? I Piensas en esas situaciones "viejas", y recuerdas lo conten­ to, seguro y vivo que te sentías. Si tan solo pudieras volver a vivir esos momentos una vez más, todo estaría bien. Nada es tan atrayente como volver atrás. ¡Nada! Pero, volver atrás no es lo mejor para ti. De hecho, tus mentores y amigos más cércanoste advierten enérgicamente que no lo hagas. Quie­ nes te conocen mejor saben cómo era la vida en aquellas circunstancias pasadas, así que, te tratan de convencerte de que volver atrás no es lo que debes hacer. Para nada. Nunca. Algunos, hasta dicen que estás delirando. "Vas a estancarte en ese estilo de vida", te advierten. "¿Recuerdas? ¡Luchaste tanto por salir de eso! ¡Lo has logrado! ¡No vuelvas atrás!" "¡No es lo que crees!", te dice otro. Tus confidentes verbalizan esto tan enfáticamente que por un momento piensas que pueden tener razón; pero solo por un momento. Ignoras las palabras, descartas los comen­ tarios, porque no hay forma de que ellos sepan de qué están hablando. Tratan de la mejor manera posible, pero no sirve de nada. Te decidiste. Ignoras las advertencias y los consejos; aunque tienen razón. Las cosas malas que tuviste que enfrentar se han atenuado con el tiempo. Así que, te diriges hacia atrás. Te diriges "a casa". De vuelta a Egipto. 82 / Lección para jóvenes
  2. 2. TORTAS PARA LA REINA A lo largo del libro de Jeremías, Dios amonesta a su pueblo por adorar a los ídolos. Estas personas eran descendientes directos de la generación del Éxodo que había sido librada de la esclavitud. Esa vez, Dios había indicado a Moisés que dijera a la gente: "Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto, y de que los he traído hada mí como sobre alas de águila" (Éxo. 19:4). El único pensamiento de Dios era bendecir a su pueblo, pero los años de esclavitud habían causado que ellos temieran a su autoridad. El miedo a Dios apareció por primera vez en el Edén. Cuando Adán y Eva pecaron, su reacción inicial fue coser hojas de higuera para cubrirse y esconderse cuando Dios los llamó. Pero ¿deja de amarnos nuestro Padre celestial cuando desobedecemos? ¡No! "Cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo" (Rom. 5:10). En el Sinaí, los israelitas respondieron a la promesa de Dios con una promesa: "Cumpliremos con todo lo que el Señor nos ha ordenado" (Éxo. 19:8). Ochocientos años después, sus descendientes apelaron a Jeremías, esperando que sus promesas de obediencia cambiaran la actitud de Dios para con ellos (Jer. 42:2-5). Pero cuando Dios reafirmó su amor, no fue lo que ellos querían escuchar. El propósito del sistema patriarcal instituido a través de Abraham era preservar el conocimiento de que "el Padre mismo los ama" (Juan 16:27). Cuando el remanente de los descendientes de Abraham que habían es­ capado de la invasión babilónica se dirigió a Egipto, se encontró rodeado de idólatras. Casi cada cultura de Oriente cercano y del Mediterráneo adoraba a una diosa del cielo, conocida como la "Reina del Cielo". En Egipto, la diosa era conocida como Isis; en Babilonia era Ishtar; y para los judíos la diosa era llamada Astarté. Aunque sus ciudades y pueblos estaban totalmente destruidos a causa de su idolatría, el pueblo eligió aferrarse a sus falsos conceptos de la divinidad antes que volver sus corazones al Dios verdadero. En lugar de, sencillamente, aceptar las promesas demostradas por su padre Abraham, cuya fe "se le tom ó en cuenta como justicia" (Gál. 3:6), el pueblo de Dios en la época de Jeremías quemó incienso, ofreció ofrendas y horneó tortas especiales para la diosa que ellos creían que podía influir para que Dios los mirara favorablemente. Confiaron más en sus propios esfuerzos por apaciguar a la Deidad que en las perfectas promesas del Todopoderoso. Biblia en mano .............. ..... ....— ■ I Lee Jeremías 40:7 al 16. ¿Qué mensaje se dio (de nuevo) al pueblo? ¿Cuál es la Importancia de la palabra "remanente" usada en el versículo 11? y LeeJeremías 41. ¿Qué nuevo problema afrontaría ahora el "remanente"? y Los pecados de Ismael y sus hombres atemorizaron a quienes eran ajenos a aquellos. ¿Qué nos dice esto acerca de cómo, por nuestra desobediencia, producimos dolor y sufrimiento, aun a aquellos que no tienen nada que ver ? Lección para jóvenes / 83 DOMINGO 13Diciembre <P A 10
  3. 3. LUNES 14Diciembre rtH A 19 GRACIA INDESEADA Jerusalén estaba en ruinas. El muro estaba roto; el palacio, quemado; el Templo, destruido; y el pueblo de Dios, cautivo, con excepción de un pequeño grupo que tuvo que quedarse para cuidar la tierra (Jer. 39:8-10). Guedalías era el gobernador, y prometió paz y prosperidad si la gente servía a los caldeos (Jer. 40:9-11). La vida era buena asi, hasta que fue asesinado por un hombre llamado Ismael, que tenía sangre real y estaba trabajando para el rey de los amonitas (Jer. 41:1-3). Luego de que Ismael eliminara a los hombres que se le oponían, tom ó cautivos y se dirigió con ellos a la tierra de los amonitas. No obstante, los oficiales del ejército de Judá fueron tras él y trajeron a los cautivos de regreso. Pero, como temían la respuesta de Babilonia, cuando se enteró de la muerte de Guedalías el remanente de Judá decidió escapar a Egipto (Jer. 41:4-18). Una decisión de obediencia (Jer. 42) Camino a Egipto, el pueblo se detuvo, pidió la dirección de Dios y pro­ metió obedecerlo (Jer. 42:1-6). Diez días después, Jeremías se encontró con la gente y le dio un mensaje de esperanza y advertencia. Dios no que­ ría que Judá continuara teniendo problemas. Dijo que si permanecían en su tierra prosperarían, y tanto Dios como Nabucodonosor les mostrarían compasión (Jer. 42:7-12). Pero si dejaban la tierra, habría calamidad. Si el remanente de Judá iba a Egipto, experimentarían hambre, enfermedad y guerra. Morirían en Egipto. Era su elección (Jer. 42:13-19). Los hombres que lideraban al grupo fueron arrogantes, y dijeron que Jeremías era un mentiroso. Tomaron la decisión fatal de volver a Egipto (Jer. 43:1-7). Pensaron saber más que Jeremías, más que Dios mismo. No creyeron. No confiaron. No escucharon. Dios estaba listo para mostrar misericordia y compasión a su pueblo. Sabía que no podían cambiar su conducta así como un leopardo no puede cambiar sus manchas (Jer. 13:23). Pero si tan solo se hubieran vuelto a él, les habría dado un nuevo corazón y un nuevo espíritu (Eze. 36:26). Dios les había dado algunas condiciones por su propia seguridad, pero estas condiciones no eran difíciles de cumplir. Él se disponía a escribir sus leyes en sus corazones y mentes (Jer. 31:33). Llamó a su pueblo a confiar en él, pero rechazaron su llamado. Como escribió Isaías: "En el arrepentimiento y la calma está su salvación, en la serenidad y la confianza está su fuerza, ¡pero ustedes no lo quieren reconocer!" (Isa. 30:15). Biblia en mano ............ / Lee Jeremías 42. ¿Qué mensaje poderoso se encuentra aquí, no solo para ellos, sino también para todo aquel que busca la conducción del Señor en oración? / La vida o la muerte, la bendición o la maldición. ¿Qué clase de elecciones estás tomando, cada día, ya sea para vida o para muerte? 84 / Lección para jóvenes
  4. 4. LA HERENCIA MÁS RICA DE ISRAEL En muchos aspectos la vida de Jeremías pareció ser un fracaso. Nadó para predicar a un pueblo rebelde sobre el desastroso final de su historia como nación. Estaban sufriendo las consecuencias de cientos de años de desobediencia. Pero Jeremías insistió en que había esperanza, si tan solo escuchaban y obedecían. "Si este consejo se hubiese puesto en práctica a través de los siglos que siguieron, ¡cuán diferente habría sido la historia de Israel! Solo podía esperar que realizara el propósito divino si conservaba en su corazón reverencia por la santa palabra de Dios. Fue el aprecio por la Ley de Dios lo que dio a Israel fuerza durante el reinado de David y los primeros años del de Salomón; fue por la fe en la palabra viviente como se hicieron reformas en los tiempos de Elias y de Josías. Y a esas mismas Escrituras de verdad, la herencia más preciosa de Israel, apelaba Jeremías en sus esfuerzos de reforma. Donde­ quiera que ejerciera su ministerio, dirigía a la gente la ferviente súplica: 'Oíd las palabras de este pacto' (Jer. 11:2); palabras que les hacían comprender plenamente el propósito que tenía Dios de extender a todas las naciones un conocimiento de la verdad salvadora" (PR 343). Jeremías podría haber escapado del país arrasado por la guerra de Judá y el pueblo rebelde que lo ignoraba, ridiculizaba, aprisionaba y hacía su vida miserable. Pero él eligió identificarse con el pueblo de Dios; aquellos pobres débiles que habían permanecido en Judá para que las malezas no crecieran en la tierra. Luego de que su nuevo líder fuera asesinado y estas personas fueran persuadidas a escapar a Egipto, Jeremías les rogó que se quedaran, y profetizó más desastres para quienes desobedecieran la instrucción de Dios de quedarse. Y una vez más declaró que Dios mostra­ ría misericordia a aquellos que reconocieran la palabra de Dios y fueran fieles a él. Él los salvaría de la espada y los llevaría nuevamente a Judá. "En medio de las ruinas que veía en derredor, Jeremías podía decir: 'Es por la misericordia de Jehová que no somos consumidos', y su oración constante era: 'Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvá­ monos a Jehová' (Lam. 3:22, 40)" (ibíd. 339). Judá nunca escuchó los ruegos de Dios a través de Jeremías, y final­ mente su destrucción fue completa. Pero Jeremías no fue un fracasado. Pronto, tú mismo podrás sorprenderlo con tus palabras de aprecio por su testificación fiel. Biblia en mano — .... -...— .......................... ...-.........- .............. ! Lee Jeremías 43:1 al 7. ¿Qué hicieron ellos? j Lee Éxodo 16:3 y Números 16:13. ¿Qué paralelos existen entre lo que el pueblo dijo a Jeremías y lo que sus antepasados dijeron a Moisés? j ¿Cuán a menudo permitimos que los sentimientos y las pasiones oscurezcan nuestro juicio o aun anulen un claro "Así dice Jehová"? ¿Cómo podemos protegernos, para no permitir que nuestras emociones y deseos nos dominen? (Ver 2 Cor. 10:5.) Lección para jóvenes / 85 MARTES 15Sepiembre c A 15
  5. 5. MIÉRCOLES 16Diciembre 8b A 19 LA DECISIÓN ES TUYA Luego de que Babilonia diezmara a Israel, el remanente de Judá se negó a seguir los preceptos de Dios. Incluso después de acudir a Jeremías, pro­ meter obediencia y pedir específicamente nuevas promesas de la dirección de Dios (Jer. 42:1-6), ignoraron cada respuesta que Jeremías les comunicó. Muchos cristianos modernos son como el Judá de Jeremías. Sus acu­ saciones pueden estar dirigidas tanto a nuestra iglesia cristiana moderna como a nosotros como individuos. Todos conocemos las leyes; repetimos los conceptos cada semana en la Escuela Sabática. Oramos, pidiendo di­ rección divina al estudiar la información que ya está en la Biblia... y que a menudo ignoramos. Decimos conocer el camino de Dios y ser fieles a él, pero persistimos en mantener las apariencias. Nuestra conducta, la manera en que vestimos y el deseo de emitir epítetos ocasionales en la ruta demuestran que, generalmente, no es fácil distinguirnos de nuestros vecinos agnósticos o ateos. Hasta podemos llegar a temer lo que nuestros amigos puedan pensar de nosotros por nuestras peculiaridades religiosas. Es cierto que probablemente no hayamos matado a nadie y que nunca lo hagamos, pero ¿a eso se estaba refiriendo Jeremías? A través de él, Dios pidió a su remanente que 1) viviera en su país, 2) cumpliera sus leyes, 3) no permitiera que el miedo gobernara sus vidas y elecciones diarias y 4) se arrepintiera de su inclinación a seguir dioses falsos. Básicamente, debían seguir los mismos Mandamientos que Jesús reiteró muchos años después en Juan 13:34. Así como Dios los amaba, debían amar a otros. La pregunta para nosotros hoy es: ¿Cómo aplicamos un empolvado libro del Antiguo Testamento, y su evidente mensaje histórico apocalíptico, a la vida moderna? En lo más profundo de mi ser, ¿me identifico con las personas del remanente de Jeremías? Como creyente, debo elegir cómo responder a las acusaciones de Jeremías. ¿Seguiré mejorando mi aplicación de las leyes de Dios en mi vida? ¿Buscaré nuevas maneras de mejorar mi conexión con él, para estar en el mundo sin ser del mundo (Juan 15:19), y aceptaré lo que esa decisión pueda significar en mi vida? ¿Dedicaré tiempo para estudiar y orar, con el fin de entender las verdades eternas contenidas en las leyes de Dios? ¿Mostraré a Dios a las personas que me rodean (ya sean desconocidos o miembros de mi familia) viviendo de acuerdo con las leyes que Dios detalló en su Palabra? La decisión, como siempre, es mía. Y tuya. Biblia en mano - ......... —........................................................... y LeeJeremías 43:8 al 13. ¿Qué dijo Dios por medio de Jeremías? y Piensa también en el simbolismo de que los Israelitas querían volver a Egipto para encontrar seguridad. ¡Qué ironía! En un sentido espiritual, ¿dequé maneras podemos nosotros ser tentados a “volver a Egipto", para encontrar aquello que pensamos que no podemos encontrar con el Señor? 86 / Lección para jóvenes
  6. 6. ORACIÓN, SANIDAD, PERDÓN, RESTAURACIÓN: UNA COMUNIDAD DE AMOR El pueblo de Judá está en problemas; están en guerra contra los cal­ deos. Así que, piden a Jeremías que pregunte a Dios qué deberían hacer. No quieren quedarse en Judá; quieren volver a Egipto. Jeremías regresa con la respuesta de Dios y les dice que deben quedarse donde están. La gente discute, diciendo que Jeremías es un mentiroso y que está traba­ jando para los caldeos, con el fin de tomarlos cautivos en Babilonia. Lo que sigue muestra una imagen de Dios que no siempre consideramos. La manera en que nos imaginamos a Dios afecta lo que pensamos sobre él. ¿Lo imaginamos como amante? Si es amante y todopoderoso, puede evitar que sucedan cosas malas. Entonces nos preguntamos por qué no lo hace. Decimos que nos dio libertad de elección porque nos ama y no nos creó para ser robots. Así que, si elegimos pecar no es gran cosa, porque Dios nos dio esa elección en primer lugar. Muchas de nuestras Imágenes de Dios fueron creadas en Cuna. Can­ tamos canciones como "M i Dios me ama" y "Cristo ama a niños como yo". Pero ¿hemos escuchado alguna vez a niños que canten sobre la ira de Dios? ¿Los has escuchado repetir una lección en la que aprendieron lo que sucede cuando las personas no escuchan a Dios? También están aquellos que han crecido en una cultura en la que el amor de Dios es tan enfatizado que el Señor termina pareciendo ignorante de los terribles pecados que cometemos día a día. ¿Cómo comenzamos a pensar que pecar no es tan terrible? Cuando oramos y pedimos perdón, Dios lo escribe en su libro. Y todo está bien, ¿cierto? ¡No! Eso no es en absoluto lo que Dios hizo en el libro de Jeremías; y no creo que sea lo que hace hoy. La maldad del pueblo de Dios llegó a tal punto que él dice, en Jeremías 44:27, que no está vigilando a los judíos para bien, sino que los observa de cerca porque recibirán las consecuencias de su maldad. ¿Qué hizo que un Dios amante, misericordioso y justo los tuviera "en la mira"? Lo cierto es que Dios les había advertido. Jeremías 44:4 habla de los siervos que envió para advertir a la gente que deje sus caminos de maldad. La Biblia nos da instrucciones claras sobre cómo vivir una vida feliz y los caminos que debemos seguir. A veces, Dios tiene que disciplinarnos cuando nos alejamos. Biblia en mano —- —— .................. ■ — — y Lee Jeremías 44:1 al 10. ¿Qué hacían los cautivos en Egipto? / ¿Qué sorprendente respuesta le dieron a Jeremías cuando los confrontó? (Jer. 44:15-19). j ¿Qué sucede con aquellos que, sumergidos en el pecado y la incredulidad, parecieran estar muy bien, mientras que, en ocasiones, los cristianos fieles pasan por terribles pruebas? ¿Cómo enfrentamos esta realidad? Lección para jóvenes / 87 JUEVES 17Diciembre A 19
  7. 7. VIERNES 18Diciembre RECUERDA A pesar de las advertencias y los ruegos, Jeremías descubrió que el pue­ blo de Israel Iba a tomar sus propias decisiones. Esas decisiones estaban basadas sobre sus sentimientos y miedos, y solo les traerían sufrimientos y esclavitud. Los mensajes de Jeremías son relevantes para los cristianos hoy en día. Tenemos la elección de volver a nuestro "Egipto" o seguir la dirección de Dios. Aunque podemos "conocer la verdad", ¿permitiremos que cambie nuestro corazón y nuestro carácter? ¿Tomaremos la decisión de seguir a Dios y dejar atrás nuestro "Egipto"? CONSIDERA » Haz una representación sobre Jeremías y el pueblo de Israel, cuando anunciaron que querían volver a Egipto. » Analiza tus acciones dianas y compáralas con aquellas con las cuales Israel estaba involucrado. ¿Hay algún cambio que debes hacer perso­ nalmente, según el mensaje de Jeremías? » Diseña un mural con la historia de Jeremías y las cosas que has apren­ dido sobre su ministerio durante este trimestre. » Escribe una carta dirigida a Jeremías, en la cual le dices cuánto ad­ miras que haya permanecido fiel a la verdad, aunque nadie lo haya escuchado. » Compón una canción basada sobre Jeremías 31:33. » Analiza el rol de liderazgo que Jeremías desempeñó en la historia de Israel, aunque era un joven. » Piensa ideas sobre cómo puedes alcanzar a otras personas con un mensaje moderno, similar al de Jeremías, que toque sus corazones y los ayude a tomar buenas decisiones en la vida. AMPLÍA Elena de White, Profetas y reyes, cap. 37: "Llevados cautivos a Babi­ lonia", pp. 333-341. Colaboraron esta semana: Kristi Rich, Bozeman, Montana, EE U U G u y Whítworth, Byron Bay, Nueva Gales del sur, Australia; Sarah Holloway, Ringgold, Georgia, EE.UU.; Cheryl Des Jaríais, Ringgold, Georgia, EE.UU.; Phil Peck, Charlo, Montana, EE.UU.; Jason King, Gakona, Alaska, EE.UU.; Deena Bartel-Wagner, Whitesboro, Nueva York, EE.UU. 88 / Lección para jóvenes

×