SÁBADO
17Octubre
el 24 de octubre de 2015 naReprensión
y retribución
PARA ESTA SEMANA: Jeremías 17:5-10; 17:1-4; 11:18-23;...
EL PROFETA DUBITATIVO
El libro de Jeremías comienza presentando al profeta. Su trasfondo y su
llamado al ministerio profét...
LUNES
19Octubre
EL PROBLEMA DE JUDÁ
Cuando Dios llamó a Jeremías a profetizar, el pueblo se habla aleja­
do de él y adorab...
UNA DE DOS MANERAS
"Bajo el gobierno de David el pueblo de Israel ganó poder y rectitud al
obedecer la ley de Dios. Pero l...
MIÉRCOLES
21Octubre
§b
A
n/i
NEGAR LA NEGACIÓN
Dios amaba al pueblo de Judá; por eso envió profetas para advertirles
sobre...
¿ES ESTE EL TRABAJO MÁS
DIFÍCIL DEL MUNDO?
¿Te gustaría ser un profeta? No es una carrera muy popular en estos
días. No se...
VIERNES
23Octubre
RECUERDA
A pesar de la fidelidad que Dios había demostrado a Israel, en la lección
de esta semana vemos ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 4 | Reprensión y Retribución | Escuela Sabática

719 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 4 | Reprensión y Retribución | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
719
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
376
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 4 | Reprensión y Retribución | Escuela Sabática

  1. 1. SÁBADO 17Octubre el 24 de octubre de 2015 naReprensión y retribución PARA ESTA SEMANA: Jeremías 17:5-10; 17:1-4; 11:18-23; Juan 3:19; Jeremías 12:1-6; 14:1-16. TEXTO CLAVE: "Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza" (Jer. 17:14). PREVIEW C uando asistí a la universidad, a finales del siglo pasado, tomé una clase sobre BASIC, un lenguaje de programación. Uno de los simples comandos que aprendimos fue lo proposición "si/ entonces". Si uno de los factores está escrito, se programa una simple respuesta para que lo siga. "Si x + x + x = 60, entonces divide por 2". Si uno de los elementos no aparece, la simple respuesta no sucede. Podrías agregar tantos comandos si/entonces como quisieras en un pro­ grama, cada uno con relación a un factor, una pequeña situación o una pieza del programa. El ministerio de Jeremías para con los israelitas en el siglo VI a.C. pa­ rece ser una serie de comandos si/entonces ensordecedores. Es algo así: "Israel, si piensas volver, vuélvete a mí -afirma el Señor- Si quitas de mi vista tus ídolos abominables y no te alejas de mí; si con fidelidad, justicia y rectitud juras: 'Por la vida del Señor', entonces "en él serán benditas las naciones, y en él se gloriarán" (Jer. 4:1, 2). Dios les estaba diciendo que si se alejaban del mal y dedicaban sus corazones a él, él no soltaría su ira por sus pecados. ¿Quién no escucharía esta proposición y, con hu­ mildad y sentido común, se aseguraría de que se cumpliera el "requisito de programación"? Esta semana estudiaremos las consecuencias del terco rechazo de una nación a escuchar y obedecer la proposición si/entonces de Dios. Descu­ briremos qué sucede a cientos de miles de personas cuando tienen oído selectivo. Y descubriremos cómo distinguir entre las personas que hablan falsamente contra el nombre de Dios y quienes hablan la verdad de Arriba. 26 / Lección para jóvenes
  2. 2. EL PROFETA DUBITATIVO El libro de Jeremías comienza presentando al profeta. Su trasfondo y su llamado al ministerio profético dan el tono al resto del libro. El trasfondo de Jeremías estaba ligado a una línea de sacerdotes. Su padre, Jilquías, había sido un sacerdote de Israel (Jer. 1:1-3), así como también su abuelo antes que él. Es así como podemos asumir que el joven Jeremías estaba a punto de convertirse también en sacerdote. Sin embargo, el llamado al ministerio profético fue más fuerte que su linaje sacerdotal. El Señor tenía otro plan para su siervo: planes de "esperanza" (Jer. 29:11). El llamado de Jeremías llegó en el decimotercer año del reinado de Josías, 627 a.C. La Escritura señala que Josías fue el último rey justo de Judá. Luego de su muerte, en 609 a.C., cada rey que ascendió al trono de Judá no fue digno de la responsabilidad. Una época tan oscura de la biografía de Israel requería un hombre de valor, fe y amor por Dios. Luego de discutir con el Señor, Jeremías finalmente cedió su propia voluntad. Su vida se destaca como un símbolo de servicio y de sumisión a Dios. Cuando Joacaz ascendió al trono, se volvió evidente que la reforma de Josías había significado una erradicación forzosa de la idolatría; y que el pueblo adoraba a Dios externamente, pero no de corazón. Los sacerdotes, los profetas y el pueblo llevaron a Jeremías ante las autoridades, con el ruego de que lo mataran por sus denuncias sobre la maldad de la ciudad (Jer. 26:8-11). Todas las persecuciones de Jeremías fueron consecuencia de sus acusaciones directas respecto de los pecados de Israel y de la falsa sensación de seguridad de la nación. Profetas no Inspirados proclamaban falsos mensajes de paz, y señalaban al Templo y al favoritismo de Dios para con Israel como salvaguardas contra el terror. Todo esto llevó al pueblo a caer (Jer. 7:4). Por denunciar los caminos pecaminosos de Israel y presentarles las consecuencias de sus acciones, que culminarían con el juicio de Dios sobre la nación, Jeremías pasó por un periodo de severa depresión (Jer. 9:1). En su corazón había una lucha entre su amor por su pueblo y su amor por la Ley de Dios. Definitivamente, Jeremías era el hombre adecuado para la labor; alguien que amaba a quienes Dios amaba, que lloraba a causa del pecado y sus consecuencias; un hombre que proclamaba el último mensaje de advertencia, aun cuando su vida corría peligro. Necesitamos más personas como Jeremías hoy. Biblia en mano .................. ......................— ............ —........................... ■■ j Lee Jeremías 17:5 al 10. ¿Qué vitales principios espirituales encontramos aquí, especialmente a la luz de la gran controversia entre Cristo y Satanás? j ¿Cómo puedes aprender a confiar en Dios más de lo que has confiado hasta ahora? ¿De qué modo puedes vivir por fe, ahora mismo, y hacer lo que es correcto ante los ojos de Dios? Lección para jóvenes / 27 DOMINGO 18Octubre A ñ d
  3. 3. LUNES 19Octubre EL PROBLEMA DE JUDÁ Cuando Dios llamó a Jeremías a profetizar, el pueblo se habla aleja­ do de él y adoraba a los dioses de naciones paganas que vivían cerca. Jeremías habla de los "altares" que habían sido construidos, sobre los cuales se sacrificaban ofrendas a "imágenes de madera" (Jer. 17:2). Al hacer sacrificios a dioses paganos y ofrendar incienso a Baal (Jer. 11:17), negaron al Dios que tanto los había bendecido. El problema de negación de Israel se veía agravado porque escuchaban a falsos profetas, que profetizaban mentiras en el nombre de Dios (Jer. 14:14). Dios les había dicho, a través de Jeremías, que estaba a punto de "exterminarlos con la espada, el hambre y la peste" (Jer. 14:12). Pero el pueblo no escuchaba, así que, Dios dijo a Jeremías que no orara por ellos. Cuando ayunaran, él no oiría sus oraciones ni aceptaría sus ofrendas. El pueblo estaba en negación por creer a los falsos profetas que decían que ni la espada ni la peste afectarían la tierra (14:15). Sus pecados estaban escritos con "cincel de hierro" y grabados con "punta de diamante" sobre las tablas de sus corazones (Jer. 17:1). Al abandonar a su Dios, habían abandonado su herencia (Jer. 17:4). Al vivir en negación, habían perdido la bendición y la protección de Dios. Y, como resultado, estaban por convertirse en esclavos de sus enemigos en una tierra extranjera. La profecía de la espada, el hambre y la peste se cumpliría a pesar de lo que los falsos profetas dijeran. El pueblo de Judá decía ser el pueblo especial de Dios, pero sus acciones lo negaban. Al exponer Jeremías el problema de Judá, citó una verdad que Dios le había dado: el corazón humano es "engañoso" y "no tiene remedio" (Jer. 17:9). Esto muestra que Dios veía el problema de negación de Judá como un problema universal entre los seres humanos. A causa del pecado de Adán, todos nacemos con una naturaleza pecaminosa. El apóstol Pablo nos dice que todos hemos pecado y estamos privados de la gloria de Dios (Rom. 3:23). Como resultado, nosotros también tenemos la tendencia a vivir en negación. Cuando Jesús habló con Nicodemo, le detalló el plan de salvación. Le explicó por qué el Hijo vino a la tierra, cómo sería levantado y moriría, y cómo a través de su muerte todos tendrían acceso al regalo de la vida eterna (Juan 3:14-16). Pero Jesús conoce el corazón humano, y le dijo a Nicodemo que aunque "la luz vino al mundo" (Juan 3:19), los seres humanos negarían el regalo de Dios porque son malvados y aman más la oscuridad que la Luz. Aun cuando el amable Salvador nos anima a acudir a él para encontrar reposo del estrés y las cargas de la vida (Mat. 11:28, 29), nosotros decimos, en negación, que no hay reposo ni paz en este mundo. Biblia en mano j Lee Jeremías 17:1 ai 4. ¿Cuáles fueron algunas de las advertencias que Jeremías dio al pueblo? j ¿El pecado grabado en el corazón? Es un pensamiento atemorizador, ¿verdad? ¿Qué nos dice esta imagen acerca de cuán profunda e intensa es la obra de purificar nuestros corazones? ¿Cuál es la única manera de lograrla? 28 / Lección para jóvenes
  4. 4. UNA DE DOS MANERAS "Bajo el gobierno de David el pueblo de Israel ganó poder y rectitud al obedecer la ley de Dios. Pero los reyes siguientes procuraron ensalzarse a sí mismos. Se atribuyeron la gloria por la grandeza del reino, olvidándose de cuán completamente dependían de Dios. Se consideraron sabios e independientes debido a los honores que les tributaban hombres falibles y descarriados. Se volvieron corruptos e inmorales y se rebelaron contra el Señor, apartándose de él para adorar los ídolos. "Dios los toleró mucho tiempo, y con frecuencia los llamaba al arre­ pentimiento. Pero se negaron a escuchar, y al fin Dios se manifestó por medio de castigos para mostrarles cuán débiles eran sin él [...]. "Las alianzas de los israelitas con sus vecinos paganos resultaron en pérdida de su identidad como pueblo peculiar de Dios. Fueron leudados por las malas prácticas de aquellos con quienes hicieron alianzas prohi­ bidas. Su asociación con los mundanos les hizo perder su primer amor y su celo por el servicio de Dios. [...] "Lo que le sucedió a Israel le pasará a todos los que vayan al mundo en busca de poder, apartándose del Dios viviente. Los que rechazan a Aquel que es poderoso y fuente de toda fortaleza, y se asocian con los del mundo para depender de ellos, quedan débiles en poder moral como lo son aquellos en quienes confían. "Dios se presenta con ruegos y promesas a los que están cometiendo faltas. Trata de mostrarles sus errores y de llevarlos al arrepentimiento. Pero si se niegan a humillar su corazón delante de él, si se esfuerzan por ensalzarse por sobre él, tiene que manifestárseles por medio de castigos. No se aceptará de parte de los que insisten en deshonrar a Dios, apoyán­ dose en el brazo del poder del mundo, ninguna apariencia de estar cerca de Dios ni ninguna afirmación de que hay unidad con él" (CBA 4:1.177). Biblia en mano ........ —- ........................................... / "Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas" (Juan 3:19). ! Lee Jeremías 11:18 al 23. ¿Qué sucede aquí? ¿A qué nos recuerdan algunas de esas imágenes? j ¿Cuándo fue la última vez que oíste algo que sabías que era correcto pero, sencillamente, no querías escuchar? ¿Cuál fue tu reacción inicial? En casos como este, ¿por qué necesitamos aprender a tomar nuestra cruz? Lección para jóvenes / 29 MARTES 20Octubre L A 04
  5. 5. MIÉRCOLES 21Octubre §b A n/i NEGAR LA NEGACIÓN Dios amaba al pueblo de Judá; por eso envió profetas para advertirles sobre las consecuencias de su desobediencia. Pero en lugar de hacer caso de esas advertencias, eligieron el camino de la negación. A través de la historia vemos los peligros de la negación, desde el primer pecado de Adán y de Eva hasta el rechazo de Jesús. ¿Cómo podemos evitar la negación en nuestras vidas? Aquí hay seis pasos que podemos seguir. Determinarse ser humilde. Jeremías advirtió a la gente: "Fuiste enga­ ñado [...] por el orgullo de tu corazón" (Jer. 49:16). Cuando edificamos un espíritu humilde y enseñable, podemos aceptar la verdad y hacer los cambios necesarios en nuestra vida. Animar, no "dispararle", al mensajero. Jeremías tuvo que entregar algunos mensajes directos a la gente; pero ellos no lo apreciaron, sino que planearon matarlo (Jer. 11:19). Un gran paso para evitar la negación es escuchar con la mente abierta (e incluso buscar) la sabiduría de per­ sonas piadosas. Notar las advertencias de Dios. Lee los mensajes de Dios en la Biblia. Sus tiernas apelaciones a su pueblo: ser humilde, dejar de lado el orgullo, rechazar el pecado y el egoísmo, amar a Dios y a los demás, son igual­ mente importantes hoy en día. Ignorar las apariencias. Jeremías se quejó: "¿Por qué prosperan los malvados? ¿Por qué viven tranquilos los traidores?" (Jer. 12:1). A menudo parece ser así, pero las personas serán castigadas por los pecados de los cuales no se arrepintieron. Como Dios prometió: "Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras" (Jer. 17:10). Admitir tus pecados. Dios rogó al pueblo: "¡Vuelve, apóstata Israel! [...] porque soy misericordioso [...] Tan solo reconoce tu culpa, y que te rebelaste contra el Señor tu Dios" (Jer. 3:12, 13). Confesar nuestros pe­ cados y rebelión abre la puerta al crecimiento. Mirar hacia arriba. Dios tenía planes maravillosos para el pueblo de Judá. Su visión incluía que "en él serán benditas las naciones, y en él se gloriarán" (Jer. 4:2), "como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente [...] y sus hojas están siempre verdes [...] y nunca deja de dar fruto" (Jer. 17:8). Pero tristemente tuvo que decirles: "Por tu culpa perderás la herencia que yo te había dado" (Jer. 17:4). Dios tiene planes maravillosos para nosotros también, si tan solo le permitimos guiarnos. Biblia en mano .... ......................................... .... .......................................... j Aunque Jeremías estaba hablando de su propia situación, ¿con qué tema universal estaba luchando en Jeremías 12:1 al 4? ¿Cuál fue la actitud del profeta hacia quienes lo herían? ¿Qué nos dice esto acerca de la humanidad aun de los más fieles siervos de Dios? j ¿Cómo podemos aprender a confiar en Dios a pesar de todas las cosas que ocurren, que parecen no tener sentido para nosotros? 30 / Lección para jóvenes
  6. 6. ¿ES ESTE EL TRABAJO MÁS DIFÍCIL DEL MUNDO? ¿Te gustaría ser un profeta? No es una carrera muy popular en estos días. No se recibe mucho dinero amonestando a las personas por sus pecados y prediciendo un desastre inminente. Pero ese era, básicamen­ te, el trabajo de Jeremías, y posiblemente a veces hubiera preferido ser granjero, bombero o cualquier otra cosa. Hubo algunos profetas en sus días que encontraron un camino más fácil. Tenían profecías optimistas y brillantes. Hacían que la gente se sintiera bien, como cuando le dices a alguien que se ve bien en su foto de perfil de Facebook. Pero Jeremías no tenía ese tipo de profecías. Sus profecías llamaban la atención de la gente a su maldad, y los animaba a arrepentirse. A veces puede funcionar amonestar a la gente manteniendo comen­ tarios negativos hacia el mismo grupo político. Los programas de debate radiales logran esto. Pero Jeremías no podía; tenía que entregar mensajes poco halagadores a toda la población. Si amonestas a todos, al poco tiempo estarás comiendo solo en la cafetería. Pero en el caso de Jeremías, la consecuencia era peor que no ser popular: la gente conspiró para matarlo (Jer. 11:18-23). Esta es la razón por la que las personas solo debieran ser profetas si reciben el llamado a serlo. Y hoy muy pocos de nosotros somos llamados a ser profetas. Nuestra responsabilidad está en saber cómo responder a los mensajes proféticos; es decir, cómo responder a las personas que proclaman la verdad. ¿Queremos tener amigos que sean honestos sobre nuestra condición, o queremos rodearnos de personas que nos ayuden a escondernos de nuestras debilidades; el tipo de personas que le dicen a un moribundo: "¡Te ves genial!"? Escuchar la verdad es un regalo; pero es un regalo que solo los verda­ deramente humildes pueden aceptar. "Los seres humanos ocasionalmente tropezamos con la verdad", dijo Sir Winston Churchill; "pero la mayoría se levanta y se marcha rápidamente como si nada hubiese pasado".' Hoy se recuerda a Jeremías como un profeta "mayor". Los tátara- tátara-nietos de quienes trataron de matarlo veneran su nombre. ¿Cuánto apreciamos a las personas que nos dicen la verdad? Biblia en mano — ...................................... / Lee Jeremías 14:1 al 10. ¿Qué sucede aquí? I Lee Jeremías 14:11 al 16. ¿De qué forma entendemos esto? 1 Winston Churchill, Goodreads, recuperado el 28 de enero de 2015, https://www.goodreads.com/ quotes/33-men-occasionally-stumble-over-the-truth-but-most-of-them. Lección para jóvenes / 31 JUEVES 22Octubre A ñA
  7. 7. VIERNES 23Octubre RECUERDA A pesar de la fidelidad que Dios había demostrado a Israel, en la lección de esta semana vemos que el pueblo lo había rechazado. Lo que es peor, estaban en negación sobre la realidad de la relación que tenían con él. Él les suplicó que volvieran a él, pero ellos se negaron; sentían que estaban lo "suficientemente bien" en su estado actual. ¿Cuántas veces Dios nos busca, nos promete cosas buenas y restauración, pero nosotros sentimos que estamos "suficientemente bien"? ¡Debemos abrirle nuestro corazón, para volver a él! CONSIDERA » Medita en los pasos detallados en la sección "Cómo hacer" de esta semana. Ora, y pide a Dios que te revele las áreas de tu vida en las que estás en negación, para poder invitarlo a que se haga cargo de esas áreas. » Dibuja o pinta una imagen que represente el abismo entre el pueblo de Israel y Dios, según los versículos de esta semana. Comparte tu obra de arte con tu clase de Escuela Sabática. » Haz una caminata por la naturaleza. Usa el tiempo para orar (en voz alta, si es necesario) y reconectarte con Dios. » Acércate a un amigo en quien confíes, y comparte con él las áreas de tu vida en las que sientes que estás rechazando lo que Dios quiere para ti. Pide a tu amigo que ore contigo en tu búsqueda por reconciliarte con Dios. » Crea una lectura que tu clase de Escuela Sabática pueda repetir, que describa específicamente la lucha de la lección de esta semana. Usa versículos de esta semana al escribirla. » Lee el libro de Jeremías y celebra el hecho de que Dios no se alejó de su pueblo para siempre (ver Jer. 29:10-14). » Haz una lista de las áreas de tu vida en las que notas que el Señor te está pidiendo algo, pero tú te estás negando. Ora por la lista, confesa tu terquedad, y pídele ayuda para hacer los cambios. AMPLÍA Isaías 63:9; Jeremías 31:3; Oseas 11:4. Elena de White, El camino a Cristo, "Amor supremo", pp. 9-15. Colaboraron esta semana: Tim Late, Hagerstown, Maryland, EE.UU.; César Grassiotto, Hagerstown, Maryland, EE.UU.; George E. Rice, Greencastle, Pennsylvania, EE.UU.; Laura Sámano, Hagerstown, Maryland, EE.UU.; LoriPeckham, Sharpsburg, Maryland, EE.UU.; Kim Peckham, Sharpsburg, Maryland, EE.UU.; Allison Sauceda, Dayton, Ohio, EE.UU. ÍA 32 / Lección para jóvenes

×